Tu sostenibilidad mirando en tu frigorífico: ¿Te atreves a publicar tus puntos por persona?

La huella de carbono debería estar visible en la publicidad y en las etiquetas de todos los productos, servicios y empresas. Sin embargo, es ocultada o manipulada (greenwashing). La ley debería obligar a publicar esa información para que el consumidor tenga motivos para elegir —o descartar— un producto por su contaminación. Una vez más, los que hacen las leyes se alían con las grandes empresas para perjudicar a los consumidores y, por supuesto, también al medioambiente (la reciente Ley de Residuos es un buen ejemplo de ello).

Puntos en el frigorífico/congelador

De forma aproximada, podemos evaluar nuestra huella ecológica por la alimentación mirando en el frigorífico. Basta con ir sumando puntos según los productos que se tengan: tipo, cantidad y sus envases. Con respecto a la cantidad, sumaremos los puntos que se indiquen por cada ración aproximada para una persona.

Empecemos a sumar:

  1. Suma 1 punto por cada envase de usar y tirar que tengas (sin valorar su tamaño). Se sumará un punto por cada envase que se vaya a tirar (o reciclar) tras un único uso. Ejemplos: un punto por el plástico de una cuña de queso, un punto por cada lata, un punto por cada yogur plastificado, por las botellas de plástico, etc.
    • Si el envase no se reutiliza, se suma un punto. Por simplicidad, no es preciso entrar en el detalle de si es un envase de plástico para yogur o un tetrabrik (un tipo de envase que no se recicla porque es muy caro). Lo más cómodo es sumar primero todos los envases, anotar la cifra, y luego pasar a evaluar los contenidos y el resto de alimentos.
    • También debes mirar los alimentos en el congelador y sumar tanto los envases originales como los que hayas introducido tú (por ejemplo, en bolsas de un único uso). De hecho, cada alimento congelado debería sumar 3 o 4 puntos extra por el consumo energético. No obstante, para simplificar, podemos obviar ese detalle.
    • Si separas bien tus envases en los contenedores de reciclaje, podrías rebajar un 10% tus puntos por este apartado. Reciclar es importante, pero no es comparable a la sabia elección de no comprar productos en envases de usar y tirar.
  2. Suma 5 puntos por cada ración de alimentos con carne roja como ingrediente principal (ternera, cerdo, cordero, embutidos, paté…). En esta categoría entra cualquier alimento con esos ingredientes como principales. Por ejemplo, jamón, carne en salsa, filetes de cerdo o ternera, etc. Hay que sumar 5 puntos por cada ración por persona, más o menos, sin hacernos trampas. No olvides mirar también en el congelador. Por cierto, el cerdo es carne roja, aunque las empresas hagan publicidad de lo contrario.
  3. Suma 4 puntos por cada ración de carne blanca, pescado o mariscos (pollo, pavo, caracoles, almejas, gambas…). Puedes sumar solo 2 puntos si el pescado/marisco es vegetariano y si no ha sido pescado con artes tan nocivos como la pesca de arrastre o las piscifactorías (boquerones, sardinas, jureles…). Recuerda: Una lata de atún pequeña debe puntuar 5 puntos (con el punto del envase) y, por si no lo sabías, es un producto poco sano que debes evitar a toda costa.
  4. Suma 3 puntos por cada lácteo y por cada huevo. Por supuesto, hay que sumar por cada yogur, por cada helado, por cada vaso de leche y por cada ración de tortilla o queso (12 puntos por un cuarto de queso, aproximadamente). La leche vegetal sumará un punto por el envase, si no está hecha en casa (sin necesidad de mirar la materia prima ni el origen).
  5. Suma 2 puntos por cada ración con algún producto animal en los que NO sea el ingrediente principal (carne, pescado, huevos, miel…). Por ejemplo, un plato de guisantes con jamón, un revuelto de espárragos, o un potaje de garbanzos que tenga algo de carne (chorizo, morcilla, tocino…). Si no hay ingredientes de origen animal, cero puntos a sumar. Tal vez esto te anime a cocinar legumbres sin carne.
  6. Suma 1 punto extra por otros productos procesados que no se hayan elaborado en casa (comida precocinada, pizzas o masa de pizza, hummus…). Si el producto está empezado se suma lo mismo que si está sin empezar. Ten en cuenta que serán 2 puntos al sumar el envase (si es de usar y tirar).
  7. Finalmente, suma 1 punto por frutas y verduras que no sean de temporada o que provengan de lejanos países. Si no lo sabes, no sumes puntos, pero recuerda que tienes que: a) aprender a distinguir las hortalizas de temporada: y b) fijarte en la procedencia de lo que compras (o preguntar al que hace la compra). Frutas y verduras locales y de temporada, no suman puntos, pero sus envases suman si son de usar y tirar o se compraron con esos envases (aunque no estén ya en el frigorífico).

Valoración de los puntos por persona

Los puntos obtenidos hay que dividirlos por el número de personas que viven (y comen habitualmente) en el hogar.

  • Lo ideal son cero puntos por persona, y a eso tenemos que tender, aunque cueste.
  • Un valor menor a 50 puntos por persona es bastante razonable, teniendo en cuenta la sociedad consumista y cortoplacista en la que vivimos; y lo mal que nos han educado. Esperamos que puedas reducir aún más esa cifra. Intenta reducir tus puntos a la mitad y luego, a cero. ¡Ánimo!
  • Pasarse de 50 puntos por persona es tener mucha huella ecológica dentro del frigorífico/congelador.
  • Si te pasas mucho de 50 puntos por persona, entenderás mejor que nadie por qué el planeta está cada vez peor. Por fortuna, lo sabes y tienes muy fácil bajar esa mala puntuación.
  • Ejemplo: eliminar el yogur, elimina muchos puntos: 4 puntos por yogur (1 por el envase y 3 por ser lácteo). Si tenías dos yogures, piensa que ambos suman 8 puntos. Hacer el yogur tú mismo te ahorrará impacto ambiental, pero no mucho, por culpa de los lácteos. Puedes quitar un par de puntos por cada lácteo si tienes tu propia vaca y la tratas con dignidad, es decir, sin dejarla embarazada a la fuerza y cuidándola hasta el final de su vida (incluso cuando deje de excretar leche).

Otra forma de reducir tus puntos es almacenando menos comida en el frigorífico y en el congelador. Intenta no ser de esas personas que siempre tienen problemas para meter cosas nuevas. Eso también reducirá la comida que se estropee.

Observaciones y conclusiones

  • No se tiene en cuenta si la carne es de ganadería intensiva o extensiva, o si es de procedencia local o no, porque el impacto es prácticamente el mismo. La producción de carne tiene un impacto tan elevado que su transporte no es significativo (puede ser un 10% o menos).
  • Recuerda: La carne con menos impacto ambiental es mucho peor que las verduras con mayor impacto.
  • Si usas alimentos ecológicos, puedes RESTAR 1 punto por cada ración.
  • Si te parece que la partición de puntos no es muy justa, te dejamos que restes un 10% de tus puntos. Esperamos que eso tranquilice tu conciencia, pero que sea sin hacerte trampas. Recuerda que, para simplificar, no hemos sumado puntos de alimentos fuera del frigorífico.
  • Puedes hacer el conteo una vez a la semana y pegarlo en la puerta para que toda la familia vea si estáis subiendo o bajando puntos. Recuerda escribir en el papel «Objetivo: CERO PUNTOS».
  • Si tu dieta es muy diferente al resto de la familia, puedes quitar los alimentos que no son para ti. Por ejemplo, si eres vegano, vegetariano o flexitariano en una familia que no lo es.
  • No se tienen en cuenta factores como la huella hídrica de cada alimento, la cual no es fácil de conocer. Sin embargo, se sabe muy bien que los productos de origen animal consumen mucha más agua que los productos vegetales. La mejor forma de ahorrar agua no es ducharme menos, ni ducharse rápido.
  • En un futuro es posible que haya que cambiar estos valores. Por ejemplo, subir los puntos de los alimentos de origen animal o bajar el valor límite de 50 puntos. La sociedad cambia.

Por supuesto, podemos seguir «sumando» puntos de productos fuera del frigorífico, pero lo importante es tomar conciencia de qué productos debemos evitar. También, deberíamos tener en cuenta factores que quedan fuera del frigorífico: transporte que empleamos, consumo energético, ropa, productos de limpieza, electrodomésticos, si tienes tu dinero en un banco ético, si tus inversiones son éticas, a qué empresas multinacionales das tu dinero, etc.

♦ Aprende cómo mejorar más:

Acerca de Pepe Galindo

Estamos en el mundo para aprender y ayudar y, si es posible, disfrutar. Es autor de libros como "Salvemos Nuestro Planeta", "El buscador de lo inefable" y "Relatos Ecoanimalistas"; ademas de publicar regularmente en dos blogs: 1) blogsostenible.wordpress.com y 2) historiasincontables.wordpress.com
Esta entrada fue publicada en Alimentación, Consumo, Energía, Sostenibilidad y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Tu sostenibilidad mirando en tu frigorífico: ¿Te atreves a publicar tus puntos por persona?

  1. Pepe Galindo dijo:

    A raíz de este artículo nos ha contactado Findasense, la agencia de comunicación de Tetra Pak. Nos dicen básicamente que:

    1. Es cierto que el reciclaje de los tetrabricks tiene «un largo camino que recorrer» y que están investigando en ello. Con esto reconocen (tal vez sin querer) que el reciclaje es deficiente.
    2. Que el reciclaje del cartón (solo del cartón) se puede hacer y que en España, hay dos plantas recicladoras, en Zaragoza y Lleida. Nuestra duda es si es allí donde se separa o si allí solo se recicla. Le hemos preguntado dónde se separa y si se puede visitar la planta. Las dificultades de estas plantas han salido publicadas en prensa bastantes veces.

    3. Que los demás materiales del tetrabrik «es posible reciclarlos», aunque su proceso no está optimizado. Como le hemos contestado, nuestra crítica no es a que sea o no «posible» sino a que NO SE ESTÁ RECICLANDO. De poco sirva que sea posible, si no se realiza.

    Incluso, aunque se reciclara, nuestra crítica es más feroz, porque estamos en contra de cualquier envase de usar y tirar. Por tanto, el tetrabrik está muy lejos de ser un envase sostenible o sensato. Entendemos que su modelo de negocio se base en que esto no se sepa, pero les hemos tranquilizado diciéndoles que nuestros medios y potencial para llegar a la gente es mínimo. Con cualquier campaña barata, los tetrabrik pueden seguir teniendo la inmerecida buena fama.

  2. Pingback: Talas en la calle Arabial – ecologistas en acción – granada

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s