Disfrutamos de los ecosistemas sin saber lo que son — ¿Qué es un ecosistema? ¿Por qué los maltratamos?

Un ecosistema es un sistema biológico constituido organismos vivos y el medio físico donde se relacionan. Algunos ecosistemas son reconocidos y la opinión general es que deberían conservarse. Así ocurre con los arrecifes de coral, las selvas tropicales o las sabanas africanas. En cambio, hay otros ecosistemas que son sistemáticamente maltratados y no hay conciencia de que sean ecosistemas valiosos. A veces, es triste constatar que se defienden verbalmente los ecosistemas lejanos mientras se maltratan los paraísos cercanos. Veamos unos ejemplos:

Bosque: Para algunos, si no está protegido no tiene valor

Unas 12.000 hectáreas de bosque ardieron en Huelva (septiembre 2020), un clásico punto negro de incendios en Andalucía. El gobierno local (PP) dijo literalmente en boca de su consejera de Desarrollo Sostenible que esos árboles no tienen mucho valor ecológico. Es cierto que unas 1.600 hectáreas eran de eucaliptos de la empresa papelera Ence y, aunque los eucaliptos son tal vez mejores que los naranjos, no dejan de ser cultivos y no bosques. No obstante, las palabras de la consejera indignaron a mucha gente que se sentía incomprendida ante la pérdida de un patrimonio natural inmenso, pues también ardieron dehesa de encinar, pinares, pastos y monte bajo.

La incultura ambiental es grande en la clase política. Lo vemos cada día. Por eso es importante proteger los ecosistemas con alguna de las muchas figuras de protección que existen: Parque Nacional, Parque Natural, Red Natura 2000, ZEPA… porque para algunos lo que no está protegido, no es valioso. Para otros, incluso aunque esté protegido sigue sin ser valioso (véanse las agresiones a Doñana o el caso de El Algarrobico almeriense, por citar solo dos ejemplos). Para evitar el colapso ambiental deberíamos, como mínimo, proteger el 50% del planeta y no destrozar el resto.

Río y cloaca son sinónimos en muchas ciudades

Llevamos tantos años sin bañarnos en los ríos principales que creemos que eso es lo normal, pero no. Los ríos no son solo el lugar más cómodo para tirar lo que nos sobra. Los ríos son ecosistemas y de su buen estado depende nuestra calidad de vida. La incultura ambiental es tan grande que aún hay algunos que piensan que el agua de los ríos se tira al mar y no entienden ni lo más elemental del ciclo del agua.

Algo estamos haciendo muy mal mientras no podamos bañarnos con seguridad en todos los ríos y en cualquier tramo. España es el peor ejemplo: la falta de depuradoras lleva a España a pagar la mayor multa de su historia a la UE. Ya hemos pagado 32,7 millones de euros por incumplir una directiva de hace 29 años, y la multa sigue subiendo, porque la directiva sigue sin cumplirse. Un ejemplo clásico es Nerja en Málaga que no deja de echar aguas residuales al río Chíllar y al mar. El río Cega (Segovia) es solo otro río más contaminado por los agricultores. ¿A qué clase de políticos elegimos en España?

Una playa es un ecosistema, no un centro de ocio

Tortugas vuelven, para desovar, a playas desiertas por el confinamiento

Tortugas vuelven, para desovar, a playas desiertas por el confinamiento

En las playas hay mucha biodiversidad, aunque algunos solo ven las moscas, cuando les molestan. Las playas son ecosistemas muy valiosos y cada vez más, debido a que están desapareciendo las pocas playas “naturales” que quedan. Se llenan de casas, de turismo, de espigones, de puertos deportivos, de piscinas y de campos de golf. Regenerar playas artificialmente con arena es también una mala inversión económica y ambiental.

Las tortugas se quedan sin lugar donde desovar y las aves se tienen que ir a otros lugares, al menos durante el verano. ¿Consentiríamos que los mejores bosques fueran invadidos por turistas en masa? Por eso, proponemos que al menos el 10% de todas las playas (todas) sea acordonado y no se invada nunca, ni en verano. Perderemos zona de baño, pero ganaremos en educación ambiental y compartiremos espacio con nuestras hermanas las tortugas, las aves… y las moscas.

Un desierto no es algo muerto

Todos hemos escuchado alguna vez eso de que en el desierto teníamos que poner paneles solares. Las renovables son una punta de lanza del ecologismo, pero no siempre las renovables son ecológicas. En los desiertos hay mucha biodiversidad, aunque no todo el mundo la vea ni la valore. Llenar el desierto con paneles solares no es ecológico y menos aún cuando tenemos millones de hectáreas sin paneles solares en todas las ciudades. La ocupación de territorio por paneles solares también puede ser problemática en otros ecosistemas. En Extremadura, por ejemplo, han denunciado que el boom de la energía fotovoltaica está eliminando suelo agrícola y amenazando la conservación de especies amenazadas y en peligro.

El paraíso puede no tener árboles

También se desprecian ciertos ecosistemas solo por no tener árboles: humedales, pastizales, matorrales, turberas, praderas, tundras… Un ejemplo andaluz lo tenemos en la herriza o brezal mediterráneo, un ecosistema marginado del Parque Natural de los Alcornocales. Posee una gran biodiversidad y un gran valor ecológico y paisajístico, pero ha sido injustamente despreciado por no tener árboles.

El ser humano no es propietario de todos los ecosistemas. Les debemos un respeto a las especies que allí viven, por ecologismo, por animalismo, por ética y por puro egoísmo, porque necesitamos la naturaleza para vivir y porque nos gusta la estética de sus paisajes.

La educación ambiental falla de nuevo

Si no conocemos ni respetamos los ecosistemas cercanos, ¿cómo vamos a respetar los ecosistemas que tenemos lejos?

Destruir ecosistemas genera dinero y trabajo para unos pocos, pero destruye algo valioso a largo plazo para la humanidad. Las generaciones más jóvenes se están quejando y se quejarán por lo que están haciendo sus padres hoy. Sin educación ambiental, vamos mal. Y así vamos.

♥ Aprende más:

Publicado en Biodiversidad, Ciencia, Contaminación, Denuncias, Energía y Contaminación, Medio Ambiente | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

Limpieza ecológica: lo más importante es limpiar menos y sin tóxicos

Cada vez hay más gente interesada en productos y servicios ecológicos de todos los sectores: alimentación, viajes, cosméticos, higiene, limpieza, energía… Con respecto a la energía, es bien sabido que la más ecológica no es la energía renovableLa energía más ecológica es la que no se consume. Igualmente, en muchos casos los productos y servicios más ecológicos son los que no se compran.

El objetivo de este artículo no es proponer productos ecológicos de limpieza (aunque propondremos algunos), sino proponer que se limpie menos y con menos tóxicos. Debemos ser conscientes de que cada vez que limpiamos algo, estamos ensuciando otra cosa (aunque sea agua, que habría que depurar bien antes de liberarla a la naturaleza, cosa que no siempre se hace).

Hay productos de limpieza muy tóxicos, negativos para tu salud y la del medioambiente, como la lejía, el agua fuerte, antibacterianos, dietanolamina, desatascadores químicos, limpiadores de WC, ambientadores, etc. Esos productos deberían, sencillamente, desaparecer de nuestra cesta de la compra y pasar a emplear otros más respetuosos. Te recomendamos que leas los libros Carro de Combate y Residuo Cero donde encontrarás valiosas sugerencias (resumidas en esos enlaces).

En muchas ocasiones, solo limpiar con agua es suficiente. El agua es un poderoso disolvente y no es preciso desinfectar todo. Los niños que crecen en ambientes muy “limpios” son personas más propensas a padecer algunas enfermedades (como alergias). En la naturaleza no hay ambientes asépticos, libres de polvo o “suciedad”. La obsesión por la limpieza no solo nos hace perder tiempo y dinero, sino que empleamos y contaminamos valiosos recursos que suelen ser muy difíciles de limpiar, como el aire que respiramos y el agua. ¿Cuánto daño hace la lejía una vez que abandona nuestro hogar? No lo sabemos. Lo que sabemos es que las depuradoras de aguas residuales no pueden eliminar todos los productos químicos diluidos.

Por fortuna, lentamente se va extendiendo la costumbre de usar agua con vinagre como limpiador universal. Desinfecta y quita bien la grasa. También se está poniendo de moda afeitarse y depilarse menos y el no planchar para ahorrar energía y reducir la crisis climática. Los ahorros económicos y ecológicos son grandes, pero sabemos que hay normas “sociales” que no podemos eliminar en un abrir y cerrar de ojos. Sin embargo, ¿qué debemos hacer con las normas que hacen más daño que beneficio?

Un problema añadido es si convives con personas que no piensan como tú en materia de limpieza. La limpieza es un típico tema de discusión entre cualesquiera que compartan hogar. No nos queda otra alternativa que dialogar, negociar y ceder (algo siempre).

Ser ecologista no es del todo fácil, pero no estamos proponiendo que no se limpie, sino que se limpie menos y, sobre todo, con conciencia de todo lo que usamos para eso que llamamos “limpiar”. Los productos tóxicos que usamos en nuestra casa, salen de nuestra casa y contaminan el planeta. Debemos conocer las consecuencias y de dónde viene y a dónde va todo lo que usamos. No es fiable que el envase del detergente ponga que es “ecológico” o “biodegradable”… ¡y menos si viene en un envase de usar y tirar!

Para terminar, os animamos a hacer vuestro propio jabón casero. Es muy fácil y servirá para multitud de usos: lavadora, friegasuelos… incluso para el cuerpo, evitando productos más tóxicos y contaminantes (transportes, plásticos…). No te arrepentirás si hoy decides probar a limpiar menos o a usar menos cantidad de ese limpiador que crees que es imprescindible. En nuestras manos está ser limpios… con el planeta.

♥ Artículos que te gustarán:

Publicado en Agua, Consumo, Contaminación, Limpieza, Sostenibilidad | Etiquetado , , , , | 1 Comentario

Nueva mirada a los pequeños depredadores de la casa: las arañas

Una araña y un humano se encuentran. ¿Quién se asusta más?

Cuando vemos una araña es frecuente que el cuerpo se ponga en alerta. Esta reacción defensiva es natural, un instinto de conservación primitivo. Una vez repuestos del susto inicial, los latidos del corazón se van desacelerando y comienza la mejor parte, donde nuestro razonamiento se pone en acción. Si estamos en el campo generalmente nos retiramos, pero si estamos en casa ¿qué haremos con ellas? Surgen rápidos pensamientos casi inconscientes que determinan nuestra acción “las arañas pican” (realmente no pican, muerden, pero ese es otro tema) “si no la mato, me puede picar”. Pobre araña. Debemos hacerle un juicio justo, ya que somos la especie predominante. A veces el juicio no demora mucho y la solución más sencilla es buscar un zapato.

Pero también pueden surgir pensamientos de misericordia hacia estos animalitos. Es cierto que pueden mordernos y algunas pocas especies incluso infringir mucho daño, pero también, si investigamos más, aprenderemos que muchas arañas no son peligrosas y que hay motivos para su existencia en un ecosistema, alimentándose de moscas, mosquitos, hormigas y otros insectos aún más molestos que las arañas. Además, reflexionaremos que en tamaño e inteligencia nosotros llevamos la ventaja. Es donde nuestra corteza cerebral —que en la prehistoria nos permitió tallar la mejor punta de sílex o trabajar en equipo— hoy puede trabajar dentro de una cultura que busca la inclusión de todos, buscar los derechos de todos, comprender a todos, y considerar también los derechos de las arañas. Así que es hora de darles una oportunidad. Si ya lo ha hecho, ¡felicitaciones!

Entonces… ¿qué hacer cuando vemos una araña en casa?

Primer paso: Démonos un tiempo para observarla y ver de qué especie se trata si nos es posible. Siempre es bueno conocer qué especies viven en nuestra zona, y cuáles son realmente peligrosas. Para lo segundo, podemos consultar con una institución de salud local. En algunas partes del mundo viven especies cuya mordedura requiere atención inmediata mediante la colocación de antídoto dentro de las primeras 24 horas. Se trata de las arañas del genero Loxosceles, las cuales pueden vivir en las casas y la puedes ver paseando por las paredes o el piso. Las especies peligrosas de ese género son las que viven en Sudamérica, pero su picadura es muy rara incluso en las zonas donde son frecuentes. Igualmente peligrosa es la viuda negra, pero a ésta le gusta más el jardín. En cambio, la picadura de la araña de patas largas (familia Pholcidae) solo causará dolor pero nada grave; y las pequeñas arañas saltarinas (familia Salticidae, la mayor familia de arañas) no muerden en absoluto, incluso pueden cogerse con las manos sin ningún temor, con cuidado de no dañarlas. Por su parte, los opiliones también tienen 8 patas pero no son arañas y no son en absoluto peligrosos. Se distinguen fácilmente porque los opiliones no tienen la típica cintura que tienen las arañas

Segundo paso: Si la araña no es muy peligrosa, lo ideal es dejarla allí si no te estorba. Pero si has decidido sacarla fuera de la casa y no quieres lastimarte ni lastimarla, hay muchas maneras de cogerla, mi preferida es la menos dañina para ella, que es hacerla subir a una hoja y así la transporto. Si la araña es veloz, requiere muchos reflejos de tu parte y no recomiendo este método si te da miedo. Otra forma es utilizando un vaso transparente (para que veas donde está) y una hoja de papel, o mejor aún, un cartón fino y firme. Se cubre la araña con el vaso con cuidado de que no se enganche ninguna pata, ya que la araña en afán de liberarse podría quedar mutilada. Luego deslizamos el cartón por debajo del vaso con suavidad dejando que el animalito suba. Ya tenemos la araña para transportarla fuera de casa y soltarla en un lugar que sea adecuado para ella. Recordemos que nuestra casa era su medioambiente, pero todo depende de las diferentes situaciones en que nos encontremos.

La mayoría de las arañas no te harán ningún daño

La mejor manera de alejar a los animalitos que no nos gustan de la casa, es mantener la casa sin desperdicios, ya que estos atraen a las presas de las arañas. Antes de usar insecticidas —que a la larga nos van a perjudicar también a nosotros— hay mil maneras de llevarnos en paz con insectos y arácnidos, los cuales han estado en el planeta muchos millones de años antes que nosotros.

Christian Mier y Terán Jibaja
Médico, ecologista y divulgador científico desde Perú
Instagram: @faunadelperu

♥ Te gustará también leer:

Publicado en Animalismo, Biodiversidad, Liberación, Medio Ambiente | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Educar en la reducción de residuos y en la sosteniblildad para generar cambios ecosociales

Recreos saludables y sin generar residuos, un programa de TFFSPequeños gestos que se repiten a diario en las aulas, debidamente planificados dentro de las tareas docentes, pasan a convertirse en hábitos.

En mi aula de Educación Infantil del CEIP Ángel Zapata de Murcia, empezamos una campaña con un doble objetivo: aprovechar el momento del almuerzo en la escuela para cooperar con las familias en la consolidación de hábitos de alimentación saludable y de reducción de residuos. Queremos generar hábitos que cuiden nuestro entorno.

El procedimiento a seguir es sencillo si se cuenta con la implicación de las familias, por lo que es fundamental explicarles las finalidades del plan al inicio de curso, como un aspecto más de la acción tutorial y resolver las posibles dudas que surjan, dudas que suelen estar referidas al desconocimiento y a la falta de concienciación ante la necesidad de reducir residuos, puesto que ya sabemos que, como dijo Greenpeace, reciclar no es suficiente y el reciclaje no funciona en España: Greenpeace sacó el informe Maldito Plástico en el que demuestra que Ecoembes miente: España apenas recupera el 25% de los envases plásticos, lo cual es mucho menos de lo que dice Ecoembes (77%).

En nuestro proyecto, ambos objetivos se consideran cumplidos si se descarta de los almuerzos la bollería industrial y cualquier bebida envasada, y se sustituye por alimentación saludable: bocadillo, fruta fresca y de temporada, hortalizas (zanahorias, tomates…) y/o bollería casera, dentro de una fiambrera o cualquier otro envoltorio reutilizable. Para beber, siempre agua, en una cantimplora o botella reutilizable que puedan abrir y cerrar con autonomía. En un futuro hay muchas cosas por hacer, tales como evitar también la bollería casera —por su alto contenido en azúcar y porque desplazan a las frutas y hortalizas y tambien concienciar del problema de los productos de origen animal y animar a hacer bocadillos veganos.

En los grupos de niños de tres años puede ocurrir que se tenga que recordar a alguna familia una vez iniciado el curso las premisas del plan, especialmente a las de nueva incorporación. Cuando son más mayores, son los propios estudiantes los que se encargan de recordárselo a sus familias.

Este es el procedimiento seguido con el que se han ido reduciendo progresivamente los residuos en todo el centro, curso tras curso. Ahora las papeleras están prácticamente vacías, el patio limpio y los hábitos en la gran mayoría de casos, consolidados.

Desde Teacher For Future Spain (TFFS, Profesores por el Futuro) hemos dado un paso más allá: queremos generalizar los hábitos relacionados con la sostenibilidad, de manera que puedan desarrollarse en los 28.000 centros educativos españoles. Para ello, y por segundo año, hemos lanzado el plan #28000xelClima en el que ofrecemos un conjunto de propuestas de actividades para llevar a cabo en las aulas, orientaciones para iniciar cambios para una gestión más sostenible de los centros educativos, así como pequeñas acciones individuales y colectivas que pueden generar los grandes cambios ambientales y ecosociales que necesitamos.Infografía del Programa Recreos Residuos Cero RR0

El programa Recreos Residuo Cero forma parte de este plan. Para participar hay que cumplimentar un sencillo formulario de inscripción y ponerse manos a la obra. Tenemos disponibles muchos recursos para motivar y ayudar a su implantación en cualquier etapa educativa.

El pasado curso, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, reconoció la labor realizada por los centros que participaron en el programa Recreos Residuo Cero, mediante un diploma que hicimos llegar a los 650 centros inscritos.

Este curso escolar 2020-2021 el plan #28000xelClima cuenta con el respaldo del ministerio citado y el de Educación, además del apoyo y el reconocimiento del Dr. Fernando Valladares, científico del CSIC y experto en investigación sobre la salud de la Humanidad, y de Nacho Guadix, responsable de educación en derechos de infancia de UNICEF. También contamos con el apoyo de numerosas entidades colaboradoras que nos acompañan en este reto.

Conxi Arlandis Catalá, maestra de Educación Infantil
Teachers for Future Spain, @future_spain

♥ Te gustará también:

Publicado en Agua, Alimentación, Basura, Buenas noticias, Consumo, Educación, Medio Ambiente | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Tenemos que desaprender lo que nos han enseñado: Necesitamos EDUCACIÓN AMBIENTAL y otros gobernantes

La educación es esencial para formar personas (no meros trabajadores). Pero… ¿qué hacemos cuando nos damos cuenta de que nos han educado mal?

Cada vez más gente es consciente de que la forma de vivir que nos han transmitido nuestros padres y la sociedad no es posible continuarla, sea por cuestiones éticas, económicas, laborales o ambientales. Esos cuatro motivos están enredados y forman las cuatro caras de un tetraedro insostenible.

Algo hemos hecho mal cuando la economía mundial depende de que la gente compre lo que no necesita. No lo estamos haciendo bien cuando la economía y el estilo de vida de millones de personas dependen de destrozar el planeta. La realidad es que necesitamos pocas cosas y solo viviremos bien dentro de esta crisis (o de la que viene) si aprendemos a vivir de otra forma y nos negamos a vivir como nos han educado.

Ejemplos: transporte, comida, trabajo… insostenibles

Millones de personas han crecido en familias con uno o varios coches. Es comprensible que no conciban vivir sin coche y que lo vean como una máquina “necesaria”. El coche es el miembro más importante de la familia. Si un miembro de la familia falta, la vida sigue, pero sin coche no se puede vivir. Así lo sienten millones de personas. Sus padres y la sociedad les han enseñado a que la vida sin coche no tiene sentido y entonces, cualquier ataque al coche lo perciben como algo personal, como un ataque a su libertad personal (como si la libertad fuera lo más importante, cuando no lo es).

Lo mismo ocurre si “atacas” los viajes en avión, el consumo de carne industrial, el trabajar demasiado o incluso comprar bebidas azucaradas. Tanta libertad está asfixiándonos a todos.

Por supuesto, para ciertos oídos hablar de decrecimiento es demasiado extremo. Es tabú. Algunos prefieren seguir pensando que el planeta es infinito, porque eso les da libertad para seguir su estilo de vida consumista. Muchas facultades de Economía siguen enseñando teorías que ya se han demostrado falsas (como bien justificaron Georgescu-Roegen, De Jouvenel o Klein).

Sería ideal convencer a toda esa gente del error que supone su estilo de vida. Sin embargo, nos encontramos ante un problema tal vez mayor: los que ya se han dado cuenta de esa insostenibilidad, no saben cómo reconfigurar sus vidas para ser coherentes entre lo que se piensa y lo que se hace. En otras palabras: nos han educado para vivir de forma consumista e insostenible y ahora no tenemos herramientas para vivir de otra forma. Es un problema muy complicado que hay que afrontar con tanta paciencia como urgencia. Desgraciadamente, no hay recetas fáciles e infalibles, pero sin duda, hay que invertir mucho en educación ambiental.

La sociedad actual nos ha envenenado y ahora somos drogadictos; adictos al placer inmediato y a la comodidad de un sistema de vida insostenible. ¿Cómo podemos desintoxicarnos y liberarnos de esa esclavitud? Lo primero es reconocer nuestro error y tomar conciencia de que el cambio es posible. Cualquier paso, por pequeño que sea, es una victoria. Caminar o ir en bicicleta un único día, en vez de ir en coche, es una gran victoria. Planificar las vacaciones para ir en tren es una victoria mil veces mayor. Minimizar el consumo de carne, pescado, leche y huevos tiene una influencia brutal en todo este sistema tóxico. Decidir tener menos hijos es una decisión muy responsable.

Corregimos o colapsamos

Un nuevo estudio dice que los ecosistemas oceánicos probablemente colapsarán esta década. ¿Dejarán hoy de pescar los barcos industriales y los arrastreros? ¿Alguien ha visto a los políticos planificar una transición para la flota pesquera?

Puede que los científicos se equivoquen. Pero no nos engañemos. Si los científicos se confunden será por un puñado de años. Hay que ser muy ciego para pensar que nuestro sistema de vida se puede mantener eternamente creciendo (en lo económico y en devastación). Escuchemos a los científicos más que a los políticos. A los políticos hay que escucharlos menos y exigirles más. Y sobre todo, elegir a otros que entiendan “algo” del problema al que nos enfrentamos.

La firme voluntad de avanzar en una vida más respetuosa es imparable. A algunos les ayuda pensar en lo que responderán cuando las generaciones futuras pregunten: ¿tú hiciste algo para evitar el colapso?

♥ Te gustará también:

Publicado en Consumo, Denuncias, Educación, Sostenibilidad | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

Libro “El día que dejé de comer animales” de Javier Morales (resumen)

Resumen del libro Escritor, periodista y profesor de escritura, Javier Morales aclara que la intención de este libro (Silex ediciones, 2017) no es conseguir más vegetarianos o veganos sino que cambie la mirada que tenemos “hacia los animales más próximos, los que acaban en nuestro plato”.

Javier Morales se declara un fan de Elizabeth Costello, novela del Premio Nobel de literatura sudafricano J.M. Coetzee. Ese libro dice que le ha marcado y que lo tiene muy subrayado. En uno de los pasajes de mayor relevancia para él cuenta cómo, siendo niño, Albert Camus vio cómo su abuela le cortaba el cuello a una gallina. El grito de dolor de la gallina se grabó en la memoria del pequeño y le hizo escribir contra la guillotina, lo cual llevó a la abolición de la pena capital en Francia. Esto demuestra que aunque las gallinas no hablen, se comunican perfectamente.

El autor se pregunta: “¿Qué es lo que nos lleva a comer unos animales y a rechazar a otros?” Para contestar sugiere el libro de la psicóloga Melanie Joy titulado ¿Por qué amamos a los perros, nos comemos a los cerdos y nos vestimos con las vacas? Resumiendo, la respuesta no es porque los perros y las vacas sean muy distintos, “sino porque la percepción que tenemos de ellos es distinta”. De hecho, todos los animales somos bastante parecidos: tenemos ojos como los del pulpo, los brazos son aletas modificadas, el pelo tiene el mismo origen que las escamas de reptiles o las plumas de las aves…

El libro incluye entrevistas a personajes de la talla de Jorge Riechmann y Óscar Horta. Del primero podemos destacar que al hablar sobre si el ser humano es omnívoro, hay que reconocer que sí, “pero con mucha más alimentación vegetal que animal” y, en todo caso, la ganadería industrial es inaceptable, tanto por la crueldad hacia los animales como por los graves problemas ambientales que genera y que la convierte en una industria insostenible para el planeta. Lo que es insostenible no puede ser defendido con ningún argumento.

Por su parte, Horta es autor de libros como En defensa de los animales y del blog Ética más allá de la especie y afirma: “Si tuviéramos que vivir la vida de los animales y luego la nuestra, esto es, primero vas a ser una vaca a la que acabarán llevando al matadero y luego una persona a la que le ofrecen la carne o una alternativa, sin duda elegiríamos lo segundo”. Uno de los libros que más influyó en Horta fue Liberación animal, de Peter Singer (autor de Ética práctica, un libro también esencial para el animalismo). Para Horta, el concepto de especismo tiene una relevancia mayor al de veganismo, pues no se trata solo de no causar daño a los animales, sino de no discriminar a aquellos seres o individuos que no pertenecen a una determinada especie. La discriminación no solo incluye tratar mal a alguien, sino también tratarlo peor de lo que se merece o peor que a otro individuo solo por ser diferente.

También se mencionan cuentos de Isaac Bashevis Singer como El matarife o El escritor de cartas. En este último se expresa cómo el ser humano se ha autoproclamado rey de la creación, con derecho a usar a todas las demás criaturas pero “en relación con ellas, todas las personas son nazis; para los animales se trata de un eterno Treblinka. Y no obstante, el hombre pide compasión al cielo”. De ese autor extrae la cita: “No me hice vegetariano por mi salud, sino por la salud de las gallinas”.

Con respecto a la salud, se deja claro que tanto una dieta vegana, vegetariana u omnívora puede ser buena o mala según como se haga, pero ¿es ético comer carne pensando en nuestra salud? “No nos comeríamos a otra persona aunque los médicos nos garantizaran que la carne humana es buena para nuestro tracto digestivo”. La única carencia que puede tener alguien que se decida por una dieta vegana o vegetariana es la vitamina B12, pero hay suplementos alimenticios fáciles de tomar y baratos, que son los mismos suplementos que dan al ganado. Sobre esto recomienda el libro de Lucía Martínez, Vegetarianos ConCiencia, la cual también es entrevistada y concluye que la salud de los vegetarianos es, en general, mejor (igual esperanza de vida, pero menos sobrepeso, menos incidencia de ciertas enfermedades, no tienen más anemia…).

El libro recuerda que la carne industrial tiene estas características adicionales:

  • Está aderezada con hormonas sintéticas (algunas cancerígenas), antibióticos, pesticidas, herbicidas y fungicidas. Una de las consecuencias es la resistencia a los antibióticos de algunos patógenos.
  • Los trabajadores suelen trabajar con muy malas condiciones laborales (suelen ser inmigrantes sin papeles en Estados Unidos).
  • El medio ambiente también sufre con esta industria: calentamiento global (el ganado contribuye entre el 7 y el 18% de las emisiones mundiales), contaminación de agua, eutroficación, erosión, ocupación de territorios… La agricultura y la ganadería ocupan alrededor del 34% de la superficie terrestre del planeta. Un tercio de los campos de cultivo es para producir alimentos para los animales, a lo que hay que sumar las hectáreas que se usan para pastizales y para granjas. Casi el 80% de la tierra agrícola se destina directa o indirectamente al ganado para producir carne, lácteos o huevos.

Otros entrevistado es Javier Moreno, fundador de Igualdad Animal, el cual está conforme con lo que dijimos en otra publicación, afirmando que los animales “no pueden ser partícipes de su propia liberación”, y nos regala esta reflexión: “Uno piensa que, cambiando la actitud cambias el hábito, pero también ocurre al revés. Si cambias un hábito también puede cambiar tu actitud”. Por ejemplo, si uno se acostumbra a comer hamburguesas vegetales, será más fácil que asimile el respeto a los animales. Por eso es importante fomentar los alimentos veganos como el seitán, el queso vegano.

También entrevista a Ruth Toledano, fundadora de El caballo de Nietzsche, una de las pocas secciones animalistas de un periódico. De ella, destacamos cuando ante el maltrato animal dice que “mucha gente cree que no puede hacer nada. Y lo cierto es que, por una vez, una de las soluciones está al alcance de nuestras manos. Basta con dejar de comer carne”.

Con Rafael Doctor Roncero habla del cinismo y de la falta de compromiso del mercado del arte, guiado por los intereses de la “alta burguesía” a cuyos deseos se pliegan los artistas. Él se hizo vegano y afirma: “Descubrí que quedarme en el vegetarianismo era un autoengaño”. Finalmente, aparece Marta (no pone su apellido) de Salvando Peludos, un refugio donde los animales viven y donde morirán por causas naturales, sin que nadie los lleve al matadero. Ella llegó al mundo animalista a partir del feminismo, como una consecuencia inevitable, pues si luchas contra una discriminación es inevitable luchar contra todo tipo de discriminación. En el refugio, el autor es testigo de cómo los animales interactúan entre sí y con los humanos, de forma similar a un perro o un gato, y se pregunta si después de ver eso serían capaces algunos de comerse a esos animales.

“Detrás del consumo de animales hay potentes intereses económicos” que intentarán que nada cambie y que no veamos el sufrimiento de los animales. Ni siquiera querrán que vamos que los animales tienen sentimientos. Algunos usan la intolerancia de una minoría de veganos para atacar al veganismo pero la cuestión principal es si podemos hacer algo en nuestra forma de vida para reducir el sufrimiento de los animales y el impacto ambiental. El autor dice que ya no compra ropa con cuero o con materiales que procedan de los animales, pero tampoco se ha desecho de la que tenía porque uno de sus lemas es “usar la ropa hasta que sea inservible”.

Finalmente, el autor sostiene que “resituar a los animales, convertirlos en mis iguales, me ha hecho mejor persona” y que “podemos vivir, y vivir muy bien, sin explotarlos”. También hay que mencionar las ilustraciones de Paco Catalán, el dibujante animalista por excelencia.

♥ No te pierdas todo esto:

  1. Encarecer la carne y el pescado, una medida más que necesaria.
  2. ¿Es ético comer huevos? No, y además es innecesario: Tortilla de espinacas vegana.
  3. Los lácteos no son éticos ni sostenibles: 6 razones para no tomar leche, yogur, queso o helados no veganos.
  4. Libro animalista “La elefanta que no sabía que era una elefanta” de L. Braitman (Resumen).
  5. ¿Quién será líder de la liberación animal?
  6. Montar a caballo y toda la hípica se basa en esclavizar animales.
  7. Razones para SER VEGETARIANO, vegano o flexitariano.
  8. Fotos del libro y de algunas de sus páginas en nuestro Instagram:

View this post on Instagram

📗Una de las secciones de más éxito de Blogsostenible es nuestra colección de libros resumidos 📗Los temas principales de los libros son ecologismo y animalismo 📗Pero también hay: filosofía, psicología, economía, política, pedagogía, consumo… y todos GRATIS, para que captes la esencia de muchos libros leyendo solo un resumen 📗Uno de los libros más recientes es el de la foto. Lee algunas partes del libro en todas las fotos adjuntas y lee el resumen de todos los libros en esta web: https://blogsostenible.wordpress.com/libros-gratis/ #Libro #LibroAnimalista #LibrosResumidos #Animalismo #Ecologismo #Medioambiente #CrisisClimática #CrisisAmbiental #Crisis #MaltratoAnimal #Veganismo #Vegetarianismo #Vegan #Animales #ElDiaQueDejeDeComerAnimales #JavierMorales #Blogsostenible #ResumenAnimalismo #Carne #ComerCarne #Pescado #ComerPescado

A post shared by BlogSOStenible Ecología (@blogsostenible) on

Publicado en Alimentación, Animalismo, Cambio Climático, Consumo, Contaminación, Denuncias, Industria, Maltrato animal, Sostenibilidad, Veganismo, Vegetarianismo | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Libro “Viaje al centro de la mente” de D.J. Siegel (resumen) – Cómo la empatía y conexión con los demás seres influyen en tu salud y felicidad

Investigaciones recientes sobre la mente del neuropsiquiatra Daniel J. Siegel, en su libro Viaje al centro de la mente (2017), revelan que la mente es un término abstracto que incluye muchas cosas, desde la sensación de estar vivos, hasta la conexión con todo lo externo, junto con la conciencia, la manera en que somos conscientes y el procesamiento de información. La mente es tan poderosa que, para Siegel, “si queremos cambiar el curso del estado global del planeta deberemos transformar la mente humana”.

En este libro explora todas las características de la mente y ese camino lleva a descubrimientos asombrosos sobre lo que significa ser humano y sobre cómo vivir una vida sana y plena.

Empatía y presencia para mejorar la mente humana

Para Siegel, la mente no es solo actividad cerebral sino que en la mente influye todo el cuerpo y todas nuestras relaciones. Son muchas las cosas que desconocemos de la mente, pero sabemos que en ella hay energía e información que fluyen dentro de nosotros y entre nosotros. Este “entre nosotros” debe entenderse de una forma amplia, no solo entre individuos de nuestra especie sino “entre nosotros, los demás y el mundo”. A este complejo sistema debe unirse la interpretación subjetiva personal. Todo este cóctel influye en la salud mental y en el bienestar humano. Una de sus conclusiones es que “nos sentimos mejor, pensamos con más claridad y nuestro cuerpo funciona mejor cuando atendemos y respetamos la subjetividad” de los demás, es decir, cuando somos empáticos (intentando “sentir la vida interior” de los demás). Además, cuando nos sentimos respetados, las mentes se conectan y se producen efectos de crecimiento y curación. “Ser amables con los demás, respetar las diferencias y cultivar conexiones compasivas es vivir una vida integrada”.

Otra característica de una mente equilibrada es vivir plenamente en el presente, aceptar la realidad sin dejarse llevar por cómo nos gustaría que fueran las cosas y “aceptar que el ahora es todo lo que hay” (el pasado y el futuro no existen). Esto “exige que nos desprendamos de la necesidad de controlar” y que aceptemos las incertidumbres que siempre hay en la vida. Cuando no aceptamos algo, surge el conflicto o la enfermedad. Cuando sentimos que las cosas van mal es porque hay algo que no nos gusta. Siegel nos advierte de que “este conflicto entre lo que es y lo que esperamos que sea puede hacer que estar plenamente presentes nos resulte muy difícil”.

Einstein recomendó sentirnos conectados al Universo

En una carta publicada en un periódico en 1972, Einstein hablaba de que vivimos nuestras vidas como si estuviéramos separados del resto de seres, pero esto es una “alucinación óptica de la conciencia”, una prisión donde nos encerramos a nosotros mismos y de la que solo salimos, en palabras del propio Einstein, “ampliando nuestro círculo de compasión hasta abarcar a todos los seres vivos y a la totalidad de la naturaleza en su belleza”.

Para Siegel, este estado ilusorio de “separación” conlleva problemas tales como tratar la naturaleza como si fuera un vertedero. “Cuando abrimos nuestra mente con presencia experimentamos la naturaleza profundamente interconectada de nuestra vida. Sentimos que la Tierra forma parte de nosotros, que es un cuerpo mental extendido que forma parte de lo que somos tanto como el cuerpo físico en el que vivimos”. De esta forma, llegamos a donde han llegado muchas sabias tradiciones ancestrales (ascetas, filosofías orientales como el budismo, etc.): “cuando descendemos a la presencia experimentamos la profunda interdependencia e interconexión que hay entre todos en este mundo” (ver cita completa).

¿Implica lo anterior que las teorías de Darwin sobre la competencia son falsas? No, pero eso es solo una mínima parte de la verdad. La teoría de la evolución de Darwin dice que los seres vivos compiten entre sí provocando la supervivencia del más apto (que no del más fuerte). Sin embargo, la científica Margulis puso el foco en los procesos de cooperación que encontramos en la naturaleza y que son mucho más decisivos y más numerosos. En la naturaleza encontramos cooperación entre miembros de la misma especie y entre miembros de distintas especies (en simbiosis, por ejemplo), pero también a nivel celular. Millones y millones de células de distinto tipo están cooperando constantemente para que los organismos prosperen. Sin cooperación hubiera sido imposible la existencia de seres tan complejos como algunos primates que estudian hasta la mente.

Los estudios de Siegel, Darwin, Margulis e incluso de Félix Rodríguez de la Fuente sirven para entender que todos los seres humanos estamos conectados entre nosotros y con lo demás. Es posible que la cooperación produzca más armonía y la competencia más dolor, pero ambos son parte de la evolución.

Además de la empatía, de la conexión y de vivir el presente, Siegel propone “cultivar el asombro por el simple hecho de estar vivos”, teniendo en mente que “nuestra manera de vivir y de actuar puede inspirar a personas que nunca hemos conocido”.

♥ Nota: Sobre este libro recomendamos el relato Cómo superé la pérdida de un ser querido, en el que se explica la teoría de Siegel para la integración entre rigidez y caos, lo cual da lugar a una mente sana y tranquila.

♥ Si te ha gustado lo anterior, no dejes de leer lo siguiente:

Publicado en Amor, Ciencia, Curiosidades, Educación, Filosofía, Medio Ambiente, Objetivo de vivir, Psicología, Salud, Solidaridad | Etiquetado , , , , , , , , , | 1 Comentario

El reciclado de vidrio contamina el municipio de Ajalvir y una zona protegida

En el municipio de Ajalvir (Madrid) se encuentra Recycling Hispania, empresa dedicada al tratamiento del vidrio procedente de la Comunidad de Madrid. Este proceso se lo encarga Ecovidrio, empresa que gestiona el reciclado de vidrio en España, y se ha convertido en un desastre ecológico.

Pincha en la foto para ver otras imágenes y más información sobre este desastre ambiental.El vidrio que llega desde los contenedores verdes produce en su proceso de reciclado unos desechos de vidrio mezclados con tapas, tapones, corchos, etc., que se deben tirar a un vertedero autorizado. Para ahorrarse los costes de vertido la empresa ha ido acumulando esos residuos en el terreno. Esto ha originado miles de toneladas formando montañas de desechos, rompiendo las vallas e invadiendo los campos de alrededor. Estas acumulaciones se vienen produciendo desde 2009.

La Ley 22/2011 de Residuos y Suelos Contaminados establece que los residuos no peligrosos almacenados no se pueden acumular más de dos años. Estas toneladas llevan más de 10 años allí.

La zona de Ajalvir donde está enclavada la empresa está en la ZEPA protegida “Estepa cerealista de los ríos Jarama y Henares” (Zona de Especial Protección para las Aves). Esto ocasiona un problema medioambiental que afecta tanto a la ciudadanía como a los animales del entorno.

Ecovidrio (encargado de la gestión del reciclado del vidrio) y la Comunidad de Madrid (a la que se le ha demandado ayuda reiteradamente desde el año 2010) no están haciendo nada para solucionar este problema. Solo se ha multado a la empresa una vez y obviamente no ha sido suficiente.

Estos hechos demuestran que el reciclaje de vidrio no es tan ecológico como nos han querido hacer creer, tal y como ocurre también con el reciclaje de otros envases (véase este vídeo corto). El reciclaje requiere enormes cantidades de energía (y otros recursos), a la vez que produce gigantescas toneladas de residuos. Por sus características, los envases de vidrio deberían reutilizarse antes que reciclarse. El único envase ecológico es aquel que se reutiliza pues, como dice Greenpeace, reciclar no es suficiente.

Desastre Ecológico Ajalvir, @DAjalvir

♦ Información relacionada:

Publicado en Basura, Consumo, Contaminación, Malas noticias, Noticias de España, Sostenibilidad, Zonas protegidas | Etiquetado , , , | 1 Comentario

Greenwashing es una forma elegante de decir que nos engañan: el caso de Estrella Damm y su cerveza verde

Si no compras bebidas ni alimentos en lata ni plástico, la empresas tendrán que producir menos.

Si no compras bebidas ni alimentos en lata ni plástico, la empresas tendrán que producir menos.

¿Está de moda ser ecologista o solo parecer ecologista? Las grandes empresas lo tienen claro. Creen que los consumidores son felices comprando cosas que parezcan respetuosas con el medioambiente. Pocos sectores se escapan a estas mentiras. Hasta hay compañías aéreas que han pretendido que su negocio se vea como ecológico cuando es uno de los mayores focos de contaminación mundial. Otro ejemplo muy claro está en un reciente anuncio de cerveza.

La cerveza verde es marrón

Estrella Damm ha sacado un anuncio de publicidad con letra y música de Joan Dausà en el que proclama que “debe haber otra manera de vivir”. La empresa no ha contestado a nuestro crítico tuit en la que la acusábamos de greenwashing. ¿En qué consiste su apuesta por lo ecológico?

—¿Van a usar todos o algunos de sus ingredientes ecológicos?
—No.
—¿Van a usar todos o algunos de sus ingredientes de origen local?
—No.
—¿Serán todos sus envases sean retornables?
—No.
—¿Van a usar pinturas ecológicas?
—No.
—¿Van a dejar de vender cerveza a grandes distancias?
—No.
—¿Van a transportar sus mercancías por tren cuando sean largas distancias?
—No.
—¿Van a dejar de hacer publicidad?
—No.
—¿Van a apoyar proyectos ecosociales o a plantar árboles?
—No.
—¿Van a dejar de vender productos en lata o en plástico?
—No.
—Entonces… ¿qué van a hacer?
—Solo sustituir por cartón las anillas de plástico de sus latas. Es decir, de todas las grandes cosas que pueden hacer, solo hacen la más insignificante. Ahora bien, se gastan millones en publicidad para que se sepa bien que han ahorrado unos gramos de plástico por cada pack de latas. Todo lo que contaminan las latas en su fabricación y como residuo no lo verás en los anuncios de cerveza. Recuerda: solo puede ser sostenible beber bebidas en envases retornables (vidrio o grifo).

Esto es greenwashing

Cuando una empresa dice que es respetuosa, tal vez está ocultando algo. Dañar el medioambiente e incumplir los derechos humanos es rentable, aunque no lo digan en sus anuncios de publicidad. El lavado verde (greenwashing) consiste en engañar o en no decir toda la verdad: las empresas ensalzan atributos supuestamente respetuosos con el medio ambiente y socialmente aceptables, a la vez que esconden los graves problemas ambientales o sociales que causan. Como el caso de la citada cerveza.

Es triste afirmar que muchos productos que se anuncian como “verdes” esconden información o son directamente mentiras. Controlar esas mentiras es el trabajo de los gobiernos. Los votantes debemos exigirlo. Kathrin Hartmann, autora del documental ‘La mentira verde’, se pregunta: ¿Por qué es legal que los productos que están en las tiendas favorezcan la destrucción ambiental?

Los gobiernos deberían hacer leyes que penalicen la destrucción ambiental. Si los votantes no lo exigimos, esto no va a cambiar.

Dar dinero a grandes empresas es sinónimo de contribuir a la degradación ambiental. Da lo mismo que esas empresas sean energéticas (BP, Shell, Repsol, Endesa, Iberdrola…), de alimentación (Unilever, Coca-Cola, Pepsi, Nestlé…) o de otros productos (Ikea, Tesla, Inditex…). Las grandes empresas, incluyendo las empresas que cotizan en bolsa, son muy nocivas para los intereses de la mayoría del planeta (véanse unos ejemplos).

El culmen del éxito del greenwashing se lo lleva Ecoembes. Si hubiera un premio Nobel a la mejor mentira verde habría que concedérselo a esta empresa (que supuestamente es sin ánimo de lucro pero cuyos directivos ganan más que los de empresas con ánimo de lucro). Ecoembes es una empresa formada por algunas de las empresas más contaminantes del mundo y se encarga de que parezca que es correcto vender productos en envases de usar y tirar con el argumento del reciclaje. Pero es mentira. Apenas nada se recicla y ellos se dedican a engañar en TV y en otros medios de comunicación para que su negocio no pare y sus ingresos tampoco.

Aunque se reciclara todo el plástico y metal que convertimos en residuo, el sistema es insostenible, porque reciclar tiene también un alto impacto ambiental (transporte, energía…). Por supuesto, es mejor reciclar que no hacerlo, pero reciclar no es suficiente ni sostenible.

Los clientes de las grandes empresas que dañan el medioambiente son culpables o corresponsables. Ahora bien, mucho más culpables son los inversores de esas empresas y los gobiernos, los cuales permiten leyes para que esas mentiras y sus grandes daños ecosociales sean legales.

¿Qué podemos hacer?

Según todo lo visto, pareciera que no podemos comprar nada, pero eso también es mentira. Hay tres reglas muy sencillas para el que no quiera estar investigando todo lo que compra:

  1. Compra poco.
  2. Compra productos cuya procedencia sea lo más cercana posible (no compres ni siquiera fruta si viene de más de mil kilómetros).
  3. Vota a partidos políticos que se comprometan de verdad con el medioambiente (en política también hay mucho greenwashing).

Para los ciudadanos más avanzados hay algunas reglas más: no comprar en los supermercados, la Cadena VERDE, nuestros cinco consejos simples y efectivos, dudar de las cosas muy baratas, comprar cosas de segunda mano, así como comprar en empresas pequeñas aunque no se preocupen por su imagen verde. Suelen ser las más respetuosas.

♦ Te gustará leer:

 

Publicado en Comercio justo, Consumo, Contaminación, Denuncias, Malas noticias, Noticias de España, Noticias del Mundo, Sostenibilidad | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | 9 comentarios

Protejamos como mínimo un 50% del planeta para evitar el colapso ambiental

En España, a veces ni las zonas protegidas se respetan.Economistas y científicos de todo el planeta piden que se proteja un tercio de la superficie del planeta para evitar el colapso ambiental. Redondean a un 30% y se ponen un objetivo de 10 años. Hacerlo tendrá costes, pero las ventajas compensarán con creces porque… ¿cuánto vale evitar el colapso ambiental?

Nosotros nos preguntamos si un 30% es suficiente. ¿Significa eso que el 70% restante del planeta podemos arrasarlo como lo estamos haciendo? ¿No estamos siendo un poco condescendientes y permisivos con el Homo sapiens?

Según el gobierno español, España solo tiene protegido el 14,6% de su territorio y el 4,9% de sus mares. Solo Canarias, Cataluña y La Rioja superan ese ridículo 30% propuesto.

Por otra parte, una reciente sentencia del Tribunal Supremo da la razón a SEO/Birdlife y crea un poderoso precedente a favor del ecologismo. La sentencia establece que absolutamente todos los proyectos y actividades en territorio Red Natura 2000 tienen que tener un control ambiental. Eso supone un 30% del territorio. La Red Natura 2000 no tiene protección legal expresa y en la práctica era solo una figura “decorativa”. Esta sentencia —si se cumple— supondría al menos una protección mínima (lo que no implica una protección suficiente para garantizar la conservación y evitar el colapso ambiental global). No olvidemos que España podría recibir otra multa ambiental de Europa por su mala gestión de la Red Natura 2000.

Conservar el planeta sano supone también conservar valiosos recursos económicos: turismo, agua, salud, pesca, reducir el riesgo de pandemias… El informe aludido anteriormente deja claro que las pérdidas de hábitat natural y biodiversidad “causarán graves y costosas inundaciones, cambio climático, aparición de enfermedades, escasez de agua potable, pérdida de polinización de cultivos, caída de la productividad y otros riesgos”. Invertir esfuerzos (y dinero) en protección ambiental es la inversión más rentable en la actualidad. ¿Cuánto cuesta la polinización de las plantas en cultivos y en plantas silvestres? ¿Cuánto dinero nos ahorramos evitando enfermedades e inundaciones? ¿Por qué tenemos que valorarlo todo desde el punto de vista económico?

Vivimos en un planeta en el que los que más contaminan y deforestan no solo no pagan los daños que generan, sino que se llevan beneficios que son de todos. En España, los cambios en la ocupación de suelo son muy preocupantes. Véanse los sangrantes casos de Doñana o de Murcia, por ejemplo.

Proteger el 30% de territorio es solo un pequeño gesto que nos acercaría a la sostenibilidad, pero haríamos mal si pretendemos contentarnos con eso. También Bruselas ha pedido que se proteja el 30% de las aguas europeas. Recordemos que España solo tiene protegido el 4,9% de sus mares y sigue siendo legal la pesca de arrastre a pesar de los graves daños que ocasiona. Si somos mínimamente sensatos, haríamos bien en proteger el 50% de tierras y mares, porque ya hemos destruido bastante. Cada puerto o aeropuerto, cada carretera, cada granja o cada edificio supone una usurpación de espacio a la naturaleza y ya hemos sobrepasado bastantes límites del planeta.

Con el objetivo de aumentar las zonas protegidas, pedimos a todos los ciudadanos que busquen en su entorno zonas valiosas en tierra y en mar y que propongan su protección escribiendo a sus representantes políticos de todos los partidos e instituciones a todos los niveles (gobiernos locales, autonómicos, nacionales, diputaciones, el defensor del pueblo, grupos ecologistas, partidos políticos…). También sugerimos organizar recogidas de firmas y poner un comentario a este artículo.

♦ Más información:

Publicado en Biodiversidad, Contaminación, Medio Ambiente, Noticias de España, Noticias del Mundo, Zonas protegidas | Etiquetado , , , | 2 comentarios