Lobbys Energéticos en España: Estafa, Corrupción, y Crisis Energética

Por Daniel Senderos Oraá, @danielsenderos

La parte fija del recibo de la luz ha subido tanto que pagamos más, aunque gastemos menos, y no fomenta el ahorro.

La parte fija del recibo de la luz ha subido tanto que pagamos más, aunque gastemos menos, y no fomenta el ahorro.

Cada día vivimos en un mundo más globalizado y competitivo donde los grandes lobbys energéticos campan a sus anchas, imponiendo sus reglas y normas de juego, sin que el poder político sea capaz de pararles y ponerles en su sitio. Estos lobbys energéticos solo buscan el enriquecimiento a toda costa sin importarles para nada las consecuencias sociales o ambientales que pueden acarrear allá donde desarrollan sus actividades.

En España no pasan desapercibidos (el caso español está ampliamente documentado). El lobby energético en España sigue marcando sus propias normas de juego, y sin que nadie controle sus actividades son favorecidos por los gobiernos que legislan. Uno de los casos más conocidos fue el del Gobierno de Aznar, que favoreció a las eléctricas con la concesión y reconocimiento del déficit tarifario. Desde entonces, han obtenido miles de millones de beneficio.

Desde la política, es hora de poner freno a esos abusos porque la única forma de pararlos es modificando las leyes que les protegen y favorecen. Es hora de que se modifiquen las leyes que en este país amparan y protegen a estos lobbys energéticos. Una de las primeras que habría que modificar es la actual Ley Energética y del sector eléctrico que lo único que hace es enriquecer a las compañías energéticas a cuenta del consumidor, quien sale perjudicado con subidas indiscriminadas del recibo de la luz. Como ejemplos, la exagerada subida de la parte fija del recibo de  la luz que no incentiva el ahorro ni la eficiencia, o el autoconsumo de electricidad que el gobierno se niega a regular para favorecer a las grandes industrias energéticas.

Y yo me pregunto: ¿qué es déficit tarifario? ¿Quién controla ese déficit? ¿Quién pone precio al KWh? La respuesta es bien sencilla: Las propias grandes eléctricas. Y por eso tanta gente se está cambiando de empresa eléctrica a otras con garantía de electricidad de origen 100% renovable.

Es hora de avanzar y modificar la actual Ley Energética y del sector eléctrico que solo sirve para que los gobiernos de turno usen el recibo de la luz como una medida recaudatoria al servicio de una política energética corrupta que atenta contra las economías familiares, convirtiéndolo, de hecho, en un recorte más de derechos.

Desde el punto de vista social, las familias han sufrido un incremento de más de un 11% en la factura de la luz en lo que va de año. Un incremento sin precedentes, que ha desencadenado una nueva crisis, la crisis energética, donde miles de familias de este país no pueden pagar la luz y el gas, convirtiéndose en un lujo para muchas de ellas encender la luz, cocinar, o calentarse.

Desde la política, esto no puede permitirse y tampoco podemos permitir leyes que favorezcan a ciertos lobbys energéticos sacrificando el bienestar de los ciudadanos de este país. Es hora de rectificar ciertas políticas energéticas. Es hora de dar al pueblo lo que es del pueblo y no entregar lo del pueblo en bandeja a estos lobbys energéticos que desgraciadamente nos controlan y controlan nuestra política energética.

Más información relacionada:

Publicado en Energía y Contaminación, Malas noticias, Medio Ambiente, Noticias de España | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Encíclica para la Madre Tierra: “Laudato Si”, del Papa Francisco I (Resumen)

Resumen de la Encíclica ecológica, Laudato Si, del Papa Francisco I.

Resumen de la Encíclica ecológica, Laudato Si, del Papa Francisco I.

El Papa Francisco I ha publicado la encíclica “Laudato Si” (Alabado Seas, 2015) con la que pretende aclarar el mandato católico “divino” del Génesis (1, 28) de dominar y someter la Tierra, incluyendo aves y peces. Ya no vale todo para conseguir desarrollo o bienestar humano a corto plazo, porque “la gravedad de la crisis ecológica nos exige a todos pensar en el bien común” (párrafo 201).

Sin duda, una encíclica así era necesaria. Ya no se puede argumentar que la Iglesia Católica no haya dejado claro la magnitud del problema ecológico y el camino a seguir. Benedicto XVI escribió ya una encíclica sobre los problemas sociales y ambientales, pero sin duda Francisco I es mucho más directo y claro. En muchos aspectos, los argumentos y las soluciones de este Papa coinciden literalmente con las que los grupos ecologistas llevan proponiendo desde hace años. Lo único que falta es que los fieles sigan tan acertadas enseñanzas y cambien su estilo de vida… pero cambiar es difícil ¿o no?

En lo que sigue vamos a resumir algunas de las ideas más importantes de “Laudato Si” poniendo entre paréntesis los párrafos donde aparecen y con enlaces recomendados para ampliar información de cada tema concreto. Al final, añadimos unas fotos de algunos textos de la encíclica, además de algunos tuits del pontífice.

LA CLAVE PARA ENTENDER LO QUE PASA: “TODO ESTÁ CONECTADO”

Podríamos resumir toda la carta en una frase cuya comprensión y sentimiento son clave en el problema social y ambiental global: “Todo está conectado” (16, 91, 117, 240). Esta es una carta dedicada a la madre tierra que “clama por el daño que le provocamos a causa del uso irresponsable y del abuso de los bienes” (2): suelo, agua, aire, y seres vivientes. En primer lugar, estamos dentro de una “compleja crisis socio-ambiental” (139) que requiere una “ecología integral” que conecte causas y consecuencias, que conecte, por ejemplo, la inocencia de beber agua embotellada con la contaminación global de aire, tierra, y mar.

El Papa recuerda al Patriarca Bartolomé al hacer suya su afirmación de que tenemos que reconocer «nuestra contribución -pequeña o grande- a la desfiguración y destrucción de la creación». Promulga, que acciones como destruir la biodiversidad biológica, degradar la tierra, contribuir al cambio climático, destruir bosques, humedales, y manglares, contaminar aguas, suelo, aire… son “pecados contra la creación” (8, 24, 38, 39).

La inspiración la encuentra en San Francisco de Asís, que “es el ejemplo por excelencia del cuidado de lo que es débil y de una ecología integral, vivida con alegría y autenticidad. Es el santo patrono de todos los que estudian y trabajan en torno a la ecología. (…) En él se advierte hasta qué punto son inseparables la preocupación por la naturaleza, la justicia con los pobres, el compromiso con la sociedad y la paz interior” (10). San Francisco de Asís daba a todas las criaturas, por más despreciables que parecieran, el nombre de hermanas, y su austeridad no era algo exterior sino reflejo de la “renuncia a convertir la realidad en mero objeto de uso y de dominio”. De ahí, que el Papa pida que nos sintamos íntimamente unidos a todo lo que existe, y tal vez así “la sobriedad y el cuidado brotarán de modo espontáneo” (11). El Papa nos cuenta la tierna anécdota de San Francisco cuando “pedía que en el convento siempre se dejara una parte del huerto sin cultivar, para que crecieran las hierbas silvestres, de manera que quienes las admiraran pudieran elevar su pensamiento a Dios, autor de tanta belleza” (12). El propio título de esta encíclica significa “Alabado Seas”, con el que San Francisco de Asís empieza un poema para alabar a Dios y a todas las cosas, desde el “hermano Sol”, hasta el “hermano viento”, la “hermana agua”, el “hermano fuego”… y por supuesto, todas las criaturas (87).

El Papa advierte a los creyentes de algunas actitudes que obstruyen los caminos de solución: negar el problema, indiferencia, resignación, confianza en soluciones técnicas… (14). Pero quiere que nadie dude de que “el actual sistema mundial es insostenible” (61).

PROBLEMAS TERRIBLES, SOLUCIONES MUY SIMPLESEl consumo genera daños ambientales

El Papa hace un recorrido, que reconoce incompleto, por problemas graves y muy importantes. Entre ellos destaca la contaminación y el cambio climático, citando los agrotóxicos y la tecnología, acusándola de resolver un problema creando a veces otros (20, 34). El llamamiento es claro para reducir el consumo y evitar tantas basuras (21), promoviendo un “modelo circular de producción que asegura recursos para todos y para las generaciones futuras”, por lo que es fundamental “limitar al máximo el uso de los recursos no renovables, moderar el consumo, maximizar la eficiencia del aprovechamiento, reutilizar y reciclar” (22). Son ideas en la línea de cualquier ecologismo básico desde hace décadas, aunque hay también fuertes argumentos que sostienen que el mero consumir menos, no sirve de nada. Por otra parte, aunque el pontífice denuncia la deforestación para la agricultura (23), la desaparición de ecosistemas con su enorme utilidad (140), y el abuso de oligopolios de semillas (134), no se muestra muy contundente contra los transgénicos (133, 134), ni comenta que el abuso de alimentos basados en carne animal agrava todos esos problemas. Tal vez resulta muy duro para un argentino hablar de los terribles problemas del consumo de carne.

Consciente del grave problema de contaminación, el papa pide desarrollar más las energías renovables y reemplazar de forma “urgente” los combustibles fósiles (26). Afirma que los países pobres debieran “contar con la ayuda de los países que han crecido mucho a costa de la contaminación actual” (172) y denuncia que en muchas ocasiones los países poderosos llevan su contaminación y tóxicos a otros lugares (173).

Respecto al agua, denuncia que “el hábito de gastar y tirar alcanza niveles inauditos” y que “se han rebasado ciertos límites máximos de explotación del planeta sin que hayamos resuelto el problema de la pobreza” (27). El Papa critica que el agua sea privatizada en “algunos lugares” cuando “es un derecho humano básico” (30). “No pensemos solamente en los vertidos de las fábricas. Los detergentes y productos químicos que utiliza la población en muchos lugares del mundo siguen derramándose en ríos, lagos y mares” (29). Al leer esas palabras se nos abren los ojos de esperanza, al comprender que es momento de gastar menos detergentes, menos suavizantes, menos tintes de colores… y de hasta hacer nuestro propio jabón casero natural.

Respecto a la biodiversidad, el Papa resalta que se están perdiendo especies y que la diversidad es necesaria para la vida (33, 34). Como una de las causas resalta que “carreteras, los nuevos cultivos, los alambrados, los embalses (…) van tomando posesión de los hábitats y a veces los fragmentan de tal manera que las poblaciones de animales ya no pueden migrar ni desplazarse libremente” (35). Por todo eso, pide que todas las criaturas sean valoradas “con efecto y admiración” (42). Según todo lo dicho, construir una autovía es pecado, al menos casi siempre, lo cual no debería extrañar, pues la ética de Jesús es muy exigente.

También habla el pontífice de la degradación social y del deterioro de la calidad de vida (43). Por citar algunos detalles, critica la exclusión social, la violencia… o incluso el “mundo digital”, cuando no favorece el vivir sabiamente por aumentar el “ruido dispersivo”, pues es una “acumulación de datos que termina saturando y obnubilando” (47). No olvida que “el deterioro del ambiente y el de la sociedad afectan de un modo especial a los más débiles del planeta” (48), por lo que “un verdadero plan ecológico se convierte siempre en un plan social” (49).

Respecto a la población, el Papa tiene parcialmente razón al afirmar que “el crecimiento demográfico es plenamente compatible con un desarrollo integral y solidario. Culpar al aumento de la población y no al consumismo extremo y selectivo de algunos, es un modo de no enfrentar los problemas” (50). Y decimos que tiene parcialmente razón porque, aunque es cierto que el consumismo es la principal causa de los problemas ambientales, también es cierto que la población no puede crecer infinitamente, y el Papa no sólo no se atreve a poner límite, sino que ni siquiera se atreve a hablar de ese límite, aunque sí dice explícitamente en otro párrafo que el mundo es finito (106), y que al hablar de “uso sostenible” hay que tener en cuenta “la capacidad de regeneración de cada ecosistema” (140, 190). ¿Por qué no habla abiertamente de que ese límite del planeta afecta directamente al límite en la población? ¿Contradice eso algún principio básico del catolicismo? ¿Tal vez algunos radicales religiosos, que gustan de tener muchos hijos, le inundarían el Vaticano de protestas? Lo cierto es que la superpoblación y el consumismo son dos graves problemas y no tiene ningún sentido separarlos.

Sin embargo, alguien sí podría acusar al Papa de radical al resaltar que “se desperdicia aproximadamente un tercio de los alimentos que se producen, y el alimento que se desecha es como si se robara de la mesa del pobre” (50, 95). También critica la minería, en particular del oro y del cobre, porque contaminan en exceso (51), pero… ¿por qué no cita ni denuncia casos concretos? Tampoco se atreve a denunciar a las “multinacionales, que hacen aquí [en países pobres] lo que no se les permite en países desarrollados” (51). Algunos estudios sugieren, por ejemplo, que África entrega a los países ricos un 50% más de lo que recibe.

“Los pueblos en vías de desarrollo (…) siguen alimentando el desarrollo de los países más ricos a costa de su presente y de su futuro” (52), y por eso, el Papa pide “que los países desarrollados contribuyan a resolver esta deuda limitando de manera importante el consumo de energía no renovable, y aportando recursos a los países más necesitados para apoyar políticas y programas  de desarrollo sostenible“.

El Papa critica “la debilidad de las reacciones” (53) y el excesivo afán de lucro y especulación que ignoran “los efectos sobre la dignidad humana y el medio ambiente” (56). Tal es el caso de la actual investigación en “nuevas armas ofensivas” (57), aunque de nuevo no dice ni dónde ni quién hace esa investigación.

Mientras hay algunos avances concretos en la mejora del ambiente (58), también “crece una ecología superficial” (59) que evita tomar decisiones importantes (tanto a nivel personal, como en las cumbres climáticas donde, por ejemplo, los acuerdos nunca están a la altura de lo que el mundo requiere).

El Papa sostiene que “los cristianos hemos interpretado incorrectamente las Escrituras” (67): del Génesis no se deduce “un dominio absoluto sobre las demás criaturas”. Pero como no es fácil decir hasta dónde llega ese dominio, la respuesta queda en el aire. Por ejemplo… ¿es ética la ganadería intensiva? No obstante, indica que “podemos hacer un uso responsable de las cosas” y llama a respetar a los animales, porque hay que “respetar la bondad propia de cada criatura” (69), porque “cada criatura tiene una función y ninguna es superflua” (84), aunque no podamos saberlo todo.

El Papa se sorprende de la terrible desigualdad de este mundo, donde unos viven en “una degradante miseria”, “mientras otros ni siquiera saben qué hacer con lo que poseen, ostentan vanidosamente una supuesta superioridad y dejan tras de sí un nivel de desperdicio que sería imposible generalizar sin destrozar el planeta” (90). Esto es más grave, si cabe, en los países pobres (172). También critica la “cultura del relativismo” que lleva al abuso de unos sobre otros, a tratar a otros seres humanos como objetos, y a sólo buscar la propia satisfacción (123).

No puede ser real un sentimiento de íntima unión con los demás seres de la naturaleza si al mismo tiempo en el corazón no hay ternura, compasión y preocupación por los seres humanos. Es evidente la incoherencia de quien lucha contra el tráfico de animales en riesgo de extinción, pero permanece completamente indiferente ante la trata de personas, se desentiende de los pobres o se empeña en destruir a otro ser humano que le desagrada” (91).

¿Son Defendibles las Centrales Nucleares?Como no podía ser de otra manera, el Papa se alegra de los avances tecnológicos, pero también advierte de algunos peligros que pueden entrañar algunos de esos avances, citando explícitamente la energía nuclear, la biotecnología, o la informática como potencialmente peligrosas porque “dan a quienes tienen el conocimiento, y sobre todo el poder económico para utilizarlo, un dominio impresionante” (104). Pero en general, la preocupación principal es por el “modo como la humanidad de hecho ha asumido la tecnología y su desarrollo” (106). Pues aunque “la intervención humana en la naturaleza siempre ha acontecido (…) ahora lo que interesa es extraer todo lo posible”, gracias al poder tecnológico (o de las fuerzas del subsuelo como diría De Jouvenel).

Francisco I critica “la idea de un crecimiento infinito o ilimitado, que ha entusiasmado tanto a economistas, financistas y tecnólogos. Supone la mentira de la disponibilidad infinita de los bienes del planeta, que lleva a «estrujarlo» hasta el limite y más allá del límite” (106). Así pues, concluye que la ciencia y la tecnología no son neutras (107, 114), porque condicionan “los estilos de vida (…). Ciertas elecciones, que parecen puramente instrumentales, en realidad son elecciones acerca de la vida social que se quiere desarrollar” (107). Por ejemplo, ¿afecta esto a la tecnología que usas?

Respecto a la economía, lamenta que “asume todo desarrollo tecnológico en función del rédito, sin prestar atención a eventuales consecuencias negativas para el ser humano. Las finanzas ahogan a la economía real. No se aprendieron las lecciones de la crisis financiera mundial y con mucha lentitud se aprenden las lecciones del deterioro ambiental” (109, 123). Y no pasa por alto criticar a ciertos círculos (sin decir quienes), que sostienen que la tecnología y el crecimiento económico “resolverán todos los problemas” (109, 190), cuando la realidad es que “el mercado por sí mismo no garantiza el desarrollo humano integral y la inclusión social” (109). En el mundo hay un «superdesarrollo derrochador y consumista, que contrasta de modo inaceptable con situaciones persistentes de miseria deshumanizadora» (109, texto sacado de la encíclica Caritas in veritate de Benedicto XVI). La solución pasa por unir la ética a las ciencias y a la técnica (110, 136), y poner en marcha una “ecología económica, capaz de obligar a considerar la realidad de manera más amplia” (141), como también proponían De Jouvenel, Georgescu-Roegen y otros economistas (ver algunas de sus obras resumidas aquí).

El avance de la ciencia y de la técnica no equivale al avance de la humanidad y de la historia” (113), como tampoco lo asegura el crecimiento económico. “Nadie pretende volver a la época de las cavernas, pero sí es indispensable aminorar la marcha para mirar la realidad de otra manera, recoger los avances positivos y sostenibles, y a la vez recuperar los valores y los grandes fines arrasados por un desenfreno megalómano” (114). Con esa frase viene a la mente la idea de decrecimiento y la gran cantidad de obras absurdas que se han hecho en España para el enriquecimiento de unas pocas empresas a costa de la naturaleza de todos: aeropuertos, carreteras… sin justificación técnica, ambiental, ni humana. Y el Papa critica “la falta de preocupación por medir el daño a la naturaleza y el impacto ambiental de las decisiones” (117, 183), lo cual genera una crisis ecológica que es reflejo de una “crisis ética, cultural y espiritual de la modernidad”: “No podemos pretender sanar nuestra relación con la naturaleza y el ambiente sin sanar todas las relaciones básicas del ser humano” (119). “Cuando es la propia cultura la que se corrompe” no va a resolverse el problema sólo con leyes (123) o con soluciones técnicas (200), máxime cuando ya conocemos muchas soluciones, que simplemente no llevamos a cabo.

El Papa alerta que son los “intereses electorales” o la corrupción lo que provoca el crecimiento económico y el consumismo que tanto daño hacen. También advierte que los políticos deberían pensar “en el bien común a largo plazo” (178, 179), sin ocultar información y sin acelerar trámites delicados (184).

Respecto a la pobreza y el trabajo, afirma que “ayudar a los pobres con dinero debe ser siempre una solución provisional para resolver urgencias”, porque el objetivo es que puedan tener una vida digna. Pero de nuevo la tecnología también puede ser muy negativa al disminuir los “puestos de trabajo, que se reemplazan por máquinas”, y esto impacta en el plano económico y social (128). El Papa sostiene que “dejar de invertir en las personas para obtener un mayor rédito inmediato es muy mal negocio para la sociedad”. Para resolver este asunto llama la atención que no diga nada de reducir la jornada laboral para repartir mejor los escasos puestos de trabajo. Sin embargo, sí habla de favorecer los sistemas alimentarios campesinos de pequeña escala (locales), que producen menos residuos y utilizan menos agua y tierra, criticando además que las grandes empresas controlan las infraestructuras de venta y transporte (129). ¿sería posible considerar pecado comprar mucho a ciertas multinacionales?

En definitiva, el Papa alaba “la actividad empresarial, que es una noble vocación orientada a producir riqueza y a mejorar el mundo” (129). Pero esta actividad empresarial debe ser vista con el objetivo de ayudar o servir a la sociedad, y no con el único objetivo de ganar dinero. Para ello, es básico un plan de RSE (Responsabilidad Social Empresarial).

El Papa critica también a “varios países” que abusan de sus poblaciones “en beneficio de quienes se lucran”, por ejemplo, violando leyes de protección de bosques (142), corrupción (172), o presionando a aborígenes “para que abandonen sus tierras a fin de dejarlas libres para proyectos extractivos y agropecuarios que no prestan atención a la degradación de la naturaleza y de la cultura” (146). Sin embargo, es muy lamentable que el Papa no indique ninguno de esos países y, segundo, que sólo diga “varios”, cuando la lista de países que incumplen sus propias leyes de protección ambiental es demasiado extensa: España o Brasil son claros ejemplos. Los consejos genéricos están bien, pero apuntar problemas concretos es un paso aún mayor en la buena dirección. ¿A qué tiene miedo el Papa? ¿A equivocarse? ¿A ser criticado por esos países? ¿A no dar una lista suficientemente exhaustiva? ¿Es mejor ser tibio?

MÁS SOLUCIONES…

El Papa dedica el capítulo 5 a hablar de las soluciones típicas de cualquier manual ecologista (como la completa Cadena Verde) y a agradecer la tarea de las organizaciones de la sociedad civil (166). Entre las soluciones que indica el pontífice, algunas pueden resultar curiosas: agricultura sostenible y diversificada, energías renovables, eficiencia energética, gestión adecuada de recursos forestales y marinos, asegurar el acceso al agua potable (164, 174), “priorizar el transporte público” (153), fomentar el comercio local (180), no ver la biodiversidad sólo como un recurso económico (190), boicotear empresas irresponsables (206), conseguir nuevos hábitos, educar a los jóvenes (209, 213), abrigarse “en lugar de encender la calefacción”, evitar gastar plástico, papel o agua, separar los residuos, cocinar sin tirar alimentos, “tratar con cuidado a los demás seres vivos”, compartir vehículo, plantar árboles, apagar las luces innecesarias, reutilizar las cosas antes de desecharlas (211), “valorar lo pequeño” y ser austeros (222, 223)…

También se lamenta de la desertificación y del cambio climático y de los escasos avances, a pesar de cumbres como la de Rio+20 (169), donde el que fuera presidente de Uruguay dio una charla memorable. El problema ocurre, según el Papa, cuando unos países “privilegian sus intereses nacionales sobre el bien común global” (169), pero sin embargo, no está claro si privilegian sus intereses nacionales, o los de algunas empresas (energéticas, por ejemplo). Suele coincidir que esos países son los que “tienen mayor responsabilidad” porque son los que se han beneficiado ya de un “alto grado de industrialización” (170). El Papa aprovecha para criticar la compraventa de “bonos de carbono”, porque no es “un cambio radical a la altura de las circunstancias”, sino que es un truco más para “sostener el sobreconsumo” (171). “En definitiva, necesitamos un acuerdo sobre los regímenes de gobernanza para toda la gama de los llamados «bienes comunes globales»” (174).Electricidad renovable en tu casa o en tu empresa.

Francisco I alaba las “cooperativas para la explotación de energías renovables que permiten el autoabastecimiento”, porque demuestra que donde los políticos son incapaces de poner orden, el pueblo puede organizarse para avanzar por el buen camino (179). En particular, en España el tema energético es terriblemente grave, y la gente se está pasando a empresas y cooperativas que venden la electricidad de fuentes 100% renovables (resuelve tus dudas aquí). Por eso, el Papa se muestra partidario de que los ciudadanos controlen al poder político (179).

Respecto a la política económica, el Papa critica “la salvación de los bancos a toda costa, haciendo pagar el precio a la población, sin la firme decisión de revisar y reformar el sistema entero” (189). En España, el caso es especialmente aplicable porque los bancos han sido colaboradores necesarios para generar la crisis y encima se les ha regalado muchísimo dinero. En esta línea, dice que “la burbuja financiera también suele ser una burbuja productiva”, con “un impacto ambiental innecesario, que al mismo tiempo perjudica a muchas economías regionales” (189).

El Papa sostiene que hay que “redefinir el progreso: Un desarrollo tecnológico y económico que no deja un mundo mejor y una calidad de vida integralmente superior no puede considerarse progreso” (194). Sin embargo, incomprensiblemente no hace un llamamiento a dejar de usar el PIB, a favor de otras formas más sensatas de medir el progreso, ya que, según afirma, “las empresas obtienen ganancias calculando y pagando una parte ínfima de los costos” (195), y no dejamos de ver guerras entre el poder político y el económico que no benefician ni al ambiente, ni a los pobres (198).

CONCLUSIONES

La principal crítica de Francisco I es al consumismo, y apunta a una de sus causas: “Mientras más vacío está el corazón de la persona, más necesita objetos para comprar, poseer y consumir” (204). En este sentido, te sugerimos este fantástico vídeo que muestra la realidad del consumo. El Papa hace una invitación a una austeridad voluntaria y feliz: “La sobriedad que se vive con libertad y conciencia es liberadora”, pues no son felices los que andan “buscando siempre lo que no tienen” (223). Esta austeridad voluntaria es, de hecho, importante en la felicidad, valorada por multitud de filósofos, incluso aunque no hubiera problema ecológico. También es importante ser agradecidos a la vida, y por eso nos invita “a dar gracias a Dios antes y después de las comidas”, ya que eso “fortalece nuestro sentido de gratitud” y de humildad, a la vez que sirve para reconocer el trabajo de los que hacen que la comida llegue a nosotros, “y refuerza la solidaridad con los más necesitados” (227).

El Papa es consciente de que algunos pueden caer en la desesperanza, y por eso dice que “no hay que pensar que esos esfuerzos no van a cambiar el mundo. Esas acciones derraman un bien en la sociedad que siempre produce frutos más allá de lo que se pueda constatar, porque provocan en el seno de esta tierra un bien que siempre tiende a difundirse, a veces invisiblemente” (212).

La tierra que recibimos pertenece también a los que vendrán” (159). “Mientras la humanidad del período post-industrial quizás sea recordada como una de las más irresponsables de la historia, es de esperar que la humanidad de comienzos del siglo XXI pueda ser recordada por haber asumido con generosidad sus graves responsabilidades” (165). El Papa pide a los creyentes ser “coherentes” (200), no burlarse de las preocupaciones por el medio ambiente, y una “conversión ecológica” (217). En el camino ecológico y espiritual, nos daremos cuenta de que “el místico experimenta la íntima conexión que hay entre Dios y todos los seres, y así «siente ser todas las cosas Dios»” (234).

“Las predicciones catastróficas ya no pueden ser miradas con desprecio e ironía. A las próximas generaciones podríamos dejarles demasiados escombros, desiertos y suciedad.  (…) El estilo de vida actual, por ser insostenible, sólo puede terminar en catástrofes, como de hecho ya está ocurriendo”. Por tanto, el momento de actuar es “ahora mismo” (161).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

PapaFranciscoI

Enlaces de interés:

Publicado en Agricultura, Agua, Animalismo, Basura, Biodiversidad, Buenas noticias, Cambio Climático, Consumo, Contaminación, Denuncias, Economía, Energía, Energía Sostenible, Energía y Contaminación, Espiritualidad, Justicia, Medio Ambiente, Noticias del Mundo, ONG, Salud, Solidaridad | Etiquetado , , , , , , , , , | 5 comentarios

Cuadro de Mando Integral y RSE (2/2): Una Perspectiva Medioambiental para Mejorar tu Empresa

RSE o RSC (Responsabilidad Social Empresarial/Corporativa): una forma de garantizar el futuro de la empresa evitando problemas. El CMI te ayudará a conseguirlo. LEE LA PRIMERA PARTE DE ESTE ARTÍCULO.

RSE o RSC (Responsabilidad Social Empresarial/Corporativa): una forma de garantizar el futuro de la empresa evitando problemas. El CMI te ayudará a conseguirlo. LEE LA PRIMERA PARTE DE ESTE ARTÍCULO.

La sociedad está cambiando. Los consumidores ahora saben que hay cosas que se esconden detrás de los anuncios de publicidad, y las redes sociales amplían nuestras fuentes de información. La gente va sabiendo que hay niños explotados en plantaciones de cacao, o corrupción exagerada en empresas de electricidad, por citar dos graves ejemplos, y muchos no están dispuestos a apoyar ni directa ni indirectamente tales barbaridades. Por eso, la reputación de tales empresas cae, sus inversores se alejan, y sus beneficios o posibilidades de mejorarlos también.

En un artículo anterior dábamos un resumen del Cuadro de Mando Integral (CMI, o BSC), de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE), y de su importancia. La utilidad del CMI quedó clara para cualquier organización (y no sólo para empresas, donde hasta ahora tiene más éxito). El CMI ayuda a conseguir los objetivos de una organización, pero no vale hacerlo a cualquier precio, es preciso usar la ética: no sólo porque lo requiere la ley o los intereses financieros, sino porque evitaremos riesgos reputacionales que nos mermarán la capacidad de alcanzar nuestros objetivos (incluyendo ahí, por supuesto, los financieros). También ampliaremos activos tangibles e intangibles, y conseguiremos mayor felicidad personal y corporativa.

Pero es preciso que los directivos entiendan que la RSE no es sólo para quedar bien (greenwashing), sino que ahorra riesgos de gastos (por errores, multas… ), riesgos en la reputación, además de mejorar los intangibles. Si se incorpora como norma en la organización, la RSE evita problemas cada vez que hay que modificar algún proceso (por demandas externas, por leyes, por los inversores, por protestas ciudadanas…). La RSE siempre sale rentable, pero no siempre podemos cuantificarla económicamente.

Un ejemplo: El Banco Santander financia a la papelera APRIL, implicada en la destrucción de la selva tropical de Indonesia. En 2014, el Santander lo supo y no hizo nada. En 2015, cuando la ONG GreenPeace denunció y publicó el caso recogiendo casi 200.000 firmas, decidió actuar y cumplir sus compromisos firmados de RSE. ¿Cuántos clientes u operaciones perdió por esa mala imagen? Sin duda, hubiera sido mejor atajar el problema en cuánto se supo, ya que ahora es un ejemplo que aún mancha su mala imagen. Otro ejemplo lo vimos en la primera parte de este artículo, donde vimos cómo no querer adaptarse a los nuevos tiempos con energía renovable, está acabando con el negocio de algunas empresas de electricidad, pues están perdiendo clientes masivamente a favor de empresas de electricidad renovable.

Entonces, «empresa responsable» no es sólo aquella que paga por un informe de RSE, sino que es la que consigue que la RSE esté en todos los ámbitos de la empresa (ver vídeo). Hay que unir RSE a lo largo de toda la cadena del CMI (o mapa estratégico). Sin ánimo de ser exhaustivos, aquí vamos a dar algunas ideas para cada perspectiva, aunque los detalles concretos dependerá del tipo de organización, y de su sector de trabajo.

Algunos expertos proponen crear una perspectiva ambiental en el CMI, para darle la importancia que, sin duda, merece. Esta perspectiva ambiental estudiaría el impacto de la organización en el planeta, y la influencia del medio ambiente en la organización. Pero también se pueden conservar las 4 perspectivas tradicionales, y estudiar en cada una de ellas el tema ambiental:

  1. Perspectiva VITAL/Financiera: Es preciso aquí clarificar para qué existe la empresa u organización, cuáles son sus objetivos más importantes, y sus valores. Por supuesto, si es una empresa normal, tendrá que ganar dinero y ese será uno de sus objetivos. Eso es bueno. Lo malo es cuando ese es el único objetivo, y no hay otros valores. Por tanto, hay que meter otros objetivos fundamentales y pensar en cómo medir si los logramos o no.
    • Ejemplos de indicadores en esta perspectiva pueden ser: Además de objetivos financieros, es preciso colocar otros objetivos, como por ejemplo que nos permitan medir cómo conecta la organización con las necesidades sociales de la población local, o cómo contribuye a la sociedad en su conjunto (mejoras ambientales, sociales, huella ecológica…). Deben tenerse en cuenta también las inversiones en sectores éticos, y las operaciones en banca ética: una empresa ética no puede trabajar con un banco tradicional. Indicadores que midan la satisfacción de empleados y clientes pueden colocarse aquí o en otras perspectivas, pero es fundamental medirlo de alguna forma.
  2. Perspectiva del Beneficiario (o del cliente): Consiste en ver la organización a través de los ojos de las personas que se benefician de ella. En las posibles encuestas, será preciso medir el interés en temas ambientales de los mismos. Desde un punto de vista práctico, aquí lo más importante es la satisfacción del beneficiario o cliente. Pero tener clientes satisfechos no implica estar haciendo las cosas bien y eso puede suponer un riesgo reputacional que nos genere problemas en el futuro. El objetivo será minimizar los daños ambientales de los clientes, para conseguir la plena sostenibilidad.
    • Ejemplos de indicadores: Se pueden medir las facilidades que la empresa ofrece a los clientes para arreglar sus averías, o para reciclar sus residuos (aparatos antiguos, por ejemplo).
  3. Perspectiva de Procesos Internos: En el apartado quizás más importante hay que evaluar los riesgos: de accidentes laborales a nuestros trabajadores, de contaminación ambiental… Un vertido o el anuncio de una actividad mala para el medioambiente o para la sociedad, podría tener más pérdidas en clientes presentes y futuros que en indemnizaciones. Algunas empresas no valoran su impacto ambiental (huella ecológica) porque piensan que es caro, sin ni siquiera hacer estudios que miren los costes, la calidad final, y sus relaciones con la comunidad (imagen, reputación, intangibles…). Por ejemplo, la empresa Shell reduce sus beneficios, cada vez que se publica algo de su contaminación y abusos en Níger o de su destrucción en el Ártico. La contratación de electricidad de origen renovable es un factor que muchas empresas utilizan para reducir sus huellas (ecológica, hídrica…), y mejorar su reputación. Es obvio que es preciso también ser exigentes con los proveedores, para no externalizar los impactos negativos. La deslocalización es un proceso por el que algunas empresas sitúan sus centros de trabajo (o subcontratan a otras empresas) en países donde la mano de obra es más barata, o la legislación no es tan estricta (laboral, ambiental, de seguridad…). Un grave accidente en Bangladesh destapó el abuso a mujeres por prestigiosas marcas de ropa, como Zara. Entre las muchas ideas de sostenibilidad, podemos encontrar algunos indicadores interesantes.
    • Ejemplos de indicadores: Tasa de reducción en CO2 u otros tóxicos, tasas de reciclaje, eficiencia energética y material, evaluación de calidad y durabilidad de los productos elaborados (evitar obsolescencia), proyectos o iniciativas sociales/ambientales o de eco-innovación, evaluaciones de impacto ambiental efectuadas, informes de RSE, inversiones en sectores no éticos (armas, energías fósiles…), huellas y otras medidas (de la organización, y de sus suministradores), implantación de energías renovables (autoconsumo solar), número de riesgos ambientales/sociales en nuevos/viejos productos o servicios (multas, o incumplimientos de la normativa interna), y a qué población y extensión afectan, proveedores con informe de RSE positivo, desarrollo de la ley de las 3 erres, sustitución de ingredientes o componentes perjudiciales o de producción lejana (transgénicos, aceite de palma, productos de soja, grasas trans…), auditoría energética (consumo en standby)… Como puede verse, la lista de posibles indicadores ambientales es inmensa.
  4. Perspectiva de Aprendizaje y Crecimiento: Aquí hay que estudiar si es preciso hacer cambios para conseguir mejorar los indicadores y objetivos de las anteriores perspectivas. ¿Están los empleados bien formados? ¿Es la maquinaria adecuada? ¿Estamos usando procedimientos correctos? ¿Hay un clima de trabajo agradable? Para todo esto, las encuestas a los empleados son muy importantes, y que ellos sepan que sus opiniones son escuchadas.
    • Ejemplos de indicadores: Medir la satisfacción de los empleados, y su conciencia ambiental, huella ecológica por cada puesto (o por empleado), acceso de los empleados a información sobre sostenibilidad y al informe RSE de la organización… Por otra parte, la reposición de máquinas mejores (menos contaminantes, más eficientes…) puede ser un buen indicador, pero a veces puede ser engañoso.

Los resultados económicos miran parcialmente el pasado de la empresa, pero el CMI y la RSE predicen y conducen el futuro. La RSE no es cosa sólo de directivos, sino que hay que implicar a toda la empresa, y mejorar la comunicación, en todas las direcciones. La Responsabilidad Social Individual, marca la diferencia, y este vídeo seguro que te va a gustar:

Más información:

Publicado en Buenas noticias, Consumo, Energía y Contaminación, Industria, Medio Ambiente, ONG | Etiquetado , , , , , , , , , , , | 1 Comentario

Comer Carne Destroza el Planeta (y a los Animales)

DiscriminacionAnimalEl consumo de carne a nivel mundial es insostenible: la ganadería industrial o intensiva requiere también agricultura intensiva. Ésta es nefasta para producir alimentos para humanos, pero es mucho peor produciendo alimentos para que los animales se conviertan en comida.

Aunque hay poderosos argumentos para no comer carne, para muchos puede no ser fácil ser vegetarianos en el acto. Por eso, muchos aconsejan poner un día a la semana sin carne (#LunesSinCarne), o mejor aún, ver la carne como algo ocasional y siempre como guarnición (que nunca el plato principal sea carne). Se pueden hacer multitud de platos sin que la carne sea lo principal (ensalada con trocitos de carne, espaguetis con poca carne…), y poco a poco pasarse a platos vegetarianos (o veganos), que no tienen que ser difíciles de hacer (mira alguna de nuestras sugerencias). Hay sustitutos de la carne que tienen un sabor y textura parecidos, como el seitán de trigo (también está el tofu de soja, pero los productos de soja hay que mirar que sean de producción cercana, y ecológica para evitar transgénicos).

A continuación te proponemos un documental muy interesante, “Expediente CARNE” (45 minutos), y más abajo exponemos algunas ideas del mismo para reflexionar, actuar, y difundir:

  1. La carne se consume de forma abusiva en todo el mundo, principalmente por su sabor y por su facilidad de uso, pero no por sus propiedades nutritivas. Muchos ignoran que hay muchas formas de preparar platos sanos, sabrosos y rápidos, sin carne.
  2. Las consecuencias de tanto abuso son muy importantes: contaminación global, cambio climático, o excesivo consumo de valiosos recursos (agua, petróleo…). Y todo por comer algo que NO es sano (colesterol, grasas saturadas, purinas…).
  3. Argentina y Uruguay, países con los mayores índices de consumo de carne vacuna, también son los primeros en cáncer de mama e intestino.
  4. Los animales son vistos como máquinas que transforman cereales en carne, pero de una forma muy poco eficiente: Para producir 1 caloría en forma de carne, se emplean hasta 30 calorías vegetales.
  5. La producción de carne es responsable de ingentes cantidades de contaminación en formas muy diversas: CO2, metano, fitosanitarios, transporte…
  6. Un tercio de la producción mundial de cereales es para alimentar ganado, mientras gran parte de la población pasa hambre crónica: No es sólo un problema ecológico, sino que es un problema de crisis humanitaria.
  7. Países que luchan contra la pobreza plantan soja (transgénica casi siempre) para venderla a los países ricos como alimento de su ganado. Y esto influye directamente en la deforestación de selvas, y en la biodiversidad mundial.
  8. Un kilo de carne requiere en total 20.000 litros de agua, 50 m2 de selva tropical, emitiendo CO2 equivalente a 250 kilómetros de viaje en coche.
  9. Es urgente dejar de subvencionar la carne y evitar un IVA reducido, que debiera aplicarse con más motivos a frutas y verduras.
  10. Es, sin duda, un problema ético, pero no un dilema ético, pues las evidencias son claras: Peter Singer hizo un estudio ético muy riguroso, pero pocos defensores del consumo de carne industrial se atreven a leerlo y a ser coherentes.
  11. Si en los envases se pusieran fotos del sufrimiento animal que provoca el consumo de carne, muchos evitarían su consumo. Por tanto, mucha gente consume carne porque ignora (o quiere ignorar) el sufrimiento y devastación que conlleva.
  12. La carne ecológica es mejor, pero no es la solución, pues sigue siendo poco eficiente, y tiene el mismo problema ético del maltrato animal, aunque algunos problemas menos de salud y contaminación.

Los vegetarianos enferman menos y cometen menos violencia… ¿Casualidad?

Sobre el vegetarianismo/veganismo, aquí tienes una estupenda entrevista a un gran comunicador sobre esta materia y gran defensor de “esos que no pueden hablar para defenderse”, Gary Yourofsky, en un vídeo muy provocador, que no te dejará indiferente:

Y aquí una conferencia algo más en profundidad, pero también muy interesante:

Más información:

Publicado en Alimentación, Biodiversidad, Cambio Climático, Contaminación, Industria, Maltrato animal, Medio Ambiente, Vegetarianismo | Etiquetado , , , , , , , , , , | 8 comentarios

Árboles amenazados en Málaga: Un caso concreto por la Avda. Plutarco

Muchos malagueños están ya cansados de ver cómo se pierden sus árboles por culpa del ayuntamiento de Málaga, o se sustituyen por otros sin razón clara, o simplemente para que alguien haga negocio. Los datos son contundentes, y muy tristes. Especialmente en verano, aún muchos echamos de menos los inmensos plátanos de sombra que sombreaban el Paseo del Parque. Su madera ya habrá ardido.

En la ciudad, los árboles y otras plantas aportan más de lo que la gente cree: Limpian el aire de contaminantes y liberan oxígeno, reducen el ruido, nos dan sombra, cobijan biodiversidad, además de olores, belleza, cultura… Hay estudios psicológicos que demuestran que la visión de algo de “Naturaleza” aporta más productividad y creatividad, en el trabajo y en la vida. También en el interior de las casas las plantas son muy útiles.

En el barrio de Teatinos-Romeral (Málaga) hay un caso que nos preocupa especialmente: La Avda. Plutarco se conectará con la calle Jorge Luis Borges (ver mapa). Suponemos que algunas calles intermedias desaparecerán total o parcialmente, como son la C/ Manuel María Caré, Morenito de Talavera, o Juan Villarrazo. En esa prolongación hay unos árboles que son valiosos para los vecinos del barrio y hay mucha preocupación por su futuro. Son árboles que hemos inventariado en las fotos aéreas siguientes, además de las fotos que se exponen más abajo:                       (pincha en las fotos para ampliarlas)

Espacio entre Avd. Plutarco y Calle Jorge Luis Borges.

Espacio entre Avd. Plutarco y Calle Jorge Luis Borges.

Desde Este a Oeste, junto a la actual calle Manuel María Caré, vemos un grupo de yucas, un braquiquito blanco, dos mimosas, una catalpa, un almendro, una palmera washingtonia, un almendro, un laurel, cinco almendros más, otra palmera washingtonia, dos dragos, una palmera canaria, otro drago, y un almez (a continuación había una mimosa que ya se ha perdido: ver foto en nuestro artículo anterior). En la mediana de la Avda. José Ribera hay una palmera, una morera blanca, un pino y luego una hilera de ficus (los tres primeros corren peligro al hacer la prolongación de Plutarco).

En la calle Morenito de Talavera, encontramos dos Yucas, un braquiquito, unas adelfas, y un arbolito de especie desconocida, luego hay un gran pimentero falso, y tres hermosas y gigantes casuarinas, un grupo de pequeñas palmeritas canarias, y algo más al sur, un precioso limonero.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Conservar estas plantas en su misma ubicación es fácil: el trasplante no suele ser una buena medida. Y sabemos que este ayuntamiento prefiere talar y vender la madera.

Es posible y útil respetar los árboles existentes, incluso aunque no aportaran nada. Y cuando haya que elegir especies, sería ideal elegir árboles autóctonos en nuestros parques mediterráneos: Se ven muy pocos almendros, encinas, higueras, acebuches, majuelos, lentiscos, pinos, algarrobos… ¿Por qué? También podemos respetar las plantas ruderales o espontáneas (ver ejemplo de lo que pasa en Málaga), pues respetar la biodiversidad requiere amar también a estas “traviesas” plantas.

Te interesará saber:

Publicado en Botánica, Denuncias, Medio Ambiente, Noticias de Málaga | Etiquetado , , , | Deja un comentario

AGUA, Derecho Ciudadano

Por Daniel Senderos, @danielsenderos

Un vaso de agua del grifo, por favor.

Un vaso de agua del grifo, por favor.

El 28 de julio de 2010 la Asamblea General de la ONU estableció mediante una resolución que la disponibilidad de agua potable y saneamiento, en tanto que es una condición imprescindible para la vida, debía ostentar la categoría de derecho humano. Desgraciadamente, en muchos lugares del mundo sigue siendo un bien escaso, de nula salubridad y que está empezando a ser utilizado como causa de enfrentamientos políticos y sociales.

Los poderes públicos deben ampliar las garantías de acceso al agua y el saneamiento, especialmente en aquellas zonas que están privadas de ello. Un millón de personas sin agua y ocho millones sin saneamiento, solo en Europa.

Esta llamada a la extensión del derecho se ha visto defraudada en gran medida por muchos gobiernos que no han modificado sus políticas al respecto, llegando incluso a empeorar la política de la que se partía. La aparente desidia de los gobiernos y la degradación progresiva del concepto del bien público inherente al agua, ha llevado a que cada día se incremente la preocupación de muchos ciudadanos y países, que están viviendo bajo la excusa perfecta de los especuladores que buscan en el agua un objetivo de negocio que genera grandes beneficios, privatizando un recurso natural bajo la permisividad de algunas instituciones.

Es importante involucrar a la ciudadanía en el conocimiento y valor del agua como elemento básico en nuestras vidas. Pero la responsabilidad principal es y debe ser de los poderes públicos, que deben velar y garantizar por un correcto uso de un bien público y también comprometer su acción política a garantizar el acceso al agua potable y el saneamiento desde las instituciones locales, provinciales, nacionales y mundiales para asegurarlo como un auténtico derecho ciudadano.

Por eso, debemos apostar por un auténtico pacto social del agua como bien público de todos y para todos.

Tal vez, podría interesarte:

Publicado en Agua, Noticias del Mundo | Etiquetado , , , | 2 comentarios

Viviendas Sostenibles con Energía Renovable

por A. Belén Peña Serrano, @pserranoana

Kit de autoconsumo: Lo único que necesitas es el panel, el microinversor, y unos cables.

Kit de autoconsumo: Lo único que necesitas es el panel, el microinversor, y unos cables.

Son muchas las noticias y los artículos de divulgación que cada día nos muestran que la opción de una vivienda sin factura de electricidad, con autogeneración, es ya una realidad (también suele llamarse autoconsumo de electricidad). Es sin duda una muy buena señal a pesar de que el gobierno en España no favorece la utilización de estas energías renovables.

Existen en la actualidad numerosos ejemplos de viviendas unifamiliares, tanto construcciones adosadas en zona urbana como en viviendas aisladas en zonas rurales, a las que se les ha implantado sistemas de generación de energía renovable y han dejado de depender de la red eléctrica. En Málaga, por ejemplo, existe el caso de la familia Torres, o una familia con un sistema similar al Balance Neto (aunque en España aún no se ha aprobado esa normativa en favor de las renovables). También hay ejemplos en Madrid, y por toda la geografía española.

Son muchas las tecnologías renovables que permiten esta opción en viviendas particulares (paneles solares fotovoltaicos y térmicos, mini-eólica, energía geotérmica obtenida del suelo…) Algunas de ellas enfocadas a la generación eléctrica y otras al calentamiento de agua y aire para uso doméstico y calefacción. Existen empresas que ofrecen sus servicios de energía eléctrica de generación 100% renovable, y sistemas económicos y caseros de ahorro energético como, por ejemplo, un sistema de calefacción solar usando latas de refrescos.

La rentabilidad de este tipo de instalaciones varía dependiendo de diversos factores. Un kit de autoconsumo, por ejemplo, se puede rentabilizarse entre los 8 y los 15 años, aunque con una normativa legal favorable se bajarían esas cifras (y no todo es rentabilidad económica).

A la vista de estos datos, y aunque se extendiera esta filosofía, no dejaría de consumirse energía de la red eléctrica. Las grandes ciudades, polígonos industriales, ciudades dormitorio en los extrarradios de grandes urbes, parques empresariales, instituciones públicas y privadas… todo este colectivo situado en su mayoría en grandes ciudades donde el espacio es a veces escaso, seguirán necesitando de la energía de la red.

La implantación de renovables para comunidades de vecinos, o en otros edificios, podría ser menos viable, por problemas de espacio o de dividir los beneficios entre toda la comunidad, pero hay fórmulas como la de Francia, que obliga a instalar paneles fotovoltaicos en los nuevos edificios comerciales. Por otra parte, las baterías son aún caras y siempre consumen recursos, aunque la reciente batería Tesla supone una revolución en este sector. Por todo ello, cuando se dispone de infraestructuras para distribución eléctrica es mejor seguir aprovechándolas.

Se está viendo actualmente que esta creciente tendencia renovable está afectando a las grandes compañías energéticas. Entra en juego más que nunca el concepto de evolución en el territorio eléctrico, con precios de renovables protagonistas en el mercado energético, y adecuación de profesionales del sector a nuevos negocios más competitivos. Las renovables ya no son “energías alternativas”, sino que son energías muy competitivas, además de tener muchas ventajas extraordinarias.

En muchos casos, apuntarnos a esta tendencia sostenible, puede parecer lejos de nuestro alcance. Los motivos pueden ser diversos: La inversión inicial en algunos casos, falta de conocimiento técnico o de sus ventajas (económicas, ambientales, sociales…), poca mentalidad para el cambio, falta de logística, bien por economía o imposiciones colectivas, política… Aunque la situación política actual en España no es muy favorable, todo indica que habrá cambios importantes en cuanto cambie el gobierno. Porque el autoconsumo de electricidad es viable y rentable, y el principal inconveniente no es técnico, ni económico, sino legal. Muchos países con menos sol han aprobado el Balance Neto (Alemania, Portugal, Italia…), y por tanto España necesita aprobar esa normativa para permitir a las renovables desarrollarse en libertad, sin trabas legales que beneficien a las grandes compañías eléctricas, como las del reciente borrador (aún no aprobado).

Por otra parte, en muchas ocasiones y a veces por el ritmo de vida actual, hay poca flexibilidad al cambio que estamos dispuestos a hacer. Pero hay pequeños cambios que influyen mucho en la sociedad. En particular, existen empresas eléctricas que garantizan que lo que pagamos es para producir electricidad 100% renovable. Cambiarse de empresa, es una forma simple y muy efectiva de dejar de colaborar con empresas de electricidad sucia, contaminante (térmicas, nucleares, de ciclo combinado…). Si en tu factura, el origen de la electricidad de tu empresa no es 100% renovable, eres responsable de parte de la contaminación que produce esa empresa. Resuelve tus dudas, y tal vez decidas que es momento de cambiarse de empresa, lo cual es muy sencillo.

¿Ese estilo de vida y el actuar como la mayoría no te permite ni siquiera pensar en hacer cambios personales?

Ejemplos como los citados en los enlaces anteriores nos muestran que una opción de consumo sostenible y una independencia energética es posible, además de apoyar decididamente las renovables sin pagar más.

Te puede interesar:

Publicado en Buenas noticias, Energía Sostenible, Medio Ambiente, Noticias de España, Tecnología | Etiquetado , , | 4 comentarios

Adopción de Perros: ¿Porqué es recomendable adoptar un adulto en lugar de un cachorro?

Por Andrés Ortega, voluntario de AucmaAdopciones de perros AUCMA

Cuando tomamos la decisión de tener un nuevo componente en la familia, y optamos por la buena idea de adoptar en lugar de comprar, es muy común pensar que lo mejor sería un cachorro, porque esas bolitas peludas son monísimas y adorables. Claro que lo son, pero tenemos que ser conscientes de que a los cachorros tenemos que educarles y requieren muchísima más dedicación para que crezcan correctamente, tanto para alimentarles, educarles, como para darles seguridad de cara a su edad adulta. Es importante que sepa que estás ahí y que sepa comportarse solo (para poder dejarlo en casa mientras vas a clase o a trabajar), y saber que al volver no vas a tener ninguna mala sorpresa, como encontrarte algo roto o que se haya pasado el día ladrando.

No son comportamientos porque sean de una raza u otra, simplemente es su forma de conocer las cosas y entrar en contacto con ellas. Muchas veces muerden cosas. Al principio lo vemos como un juego, o una travesura, pero no es agradable volver a casa y ver que se ha comido unas zapatillas o ropa. Y la culpa no es suya, es tu responsabilidad… ya que los cachorros necesitan mayor actividad: son pura energía y te van a exigir mucho tiempo durante ese periodo de cachorros.

Durante su primer año de vida desarrolla su sistema inmunológico, lo que le hace más vulnerable a infecciones. Es muy importante ponerle las vacunas, y sacarle para relacionarse con otros congéneres, no sólo humanos con caricias interminables.

Como vemos, más allá de tener una bolita de pelo encantadora es una gran responsabilidad, y en su educación estamos definiendo mucho el carácter que tendrá.

Muchos de los abandonos que recibe nuestra asociación, AUCMA, son provocados por una mala educación del animal, lo que genera una convivencia desagradable y, finalmente, muchas familias deciden deshacerse del animal, de ese cachorro tan rico que adoptaron con tan solo mes y medio, y que ahora no conoce nada más que esa familia que lo abandona. Otras veces, el cachorro crece más de lo que se esperaba, o deja de ser tan mono como era de cachorro, pero los cachorros siempre crecen.

Nosotros rehabilitamos a esos animales en casas de acogida y los damos en adopción siendo ya equilibrados y estando preparados para convivir en familias. Este sería un primer motivo para que, al adoptar, os decantéis antes por un adulto.

Y ahora vamos dar más ventajas de adoptar un animal adulto.

Los animales adultos están más acostumbrados al trato humano y ya han pasado las barreras educativas y, por lo general, saben donde están sus límites, con lo que su adaptación a una nueva familia suele ser muy positiva. Si han sido maltratados anteriormente suelen ser agradecidos al ver buen trato y respeto, aunque tengamos que tener algo de paciencia con ellos y dejarles que vayan cogiendo confianza, que tengan su espacio. Una vez cogen confianza, son unos animales excepcionalmente fieles y cariñosos.

De esta forma, si tienen alguna mala costumbre, prestan más atención a este nuevo dueño que les ha acogido. Hay que tener en cuenta que si en algo hay que reeducarles, aprenden mucho más rápido de lo que muchos esperan.

Suelen ser mucho más atentos con los niños de la casa, si cabe incluso muy protectores. He visto a perros adultos adoptados de razas muy grandes que ven a un bebe en la casa y nada más verle le tratan con sumo respeto. Saben perfectamente que es un cachorro humano inocente, e incluso les gusta dormir cerca de ellos por ese instinto protector característico de estos animales.

Puede que si tenemos un mal día nos haga sonreír ver a nuestro cachorro jugar durante unos meses, pero los adultos sienten nuestro estado de ánimo y no dudarán en venir a nosotros para animarnos, intentar jugar, o incluso llorar si nos ven mal, entendiendo nuestro dolor. Creo que esto expresa de una forma estupenda el valor que tienen.

Los adultos entienden mucho más lo que les rodea, pues su edad, más avanzada, desarrolla su cerebro. Por eso es más fácil hacerles comprender qué está bien, y qué está mal. Si han tenido un dueño anterior problemático, y por ese motivo está en una protectora, o han sido abandonados a su suerte, valoran lo que se les da y quieren poner de su parte para conservarlo. Por lo general, su educación y cuidado es bien sencillo, porque va a querer estar con nosotros y será un compañero estupendo para nuestro día a día.

Podemos pensar que al ser adultos no van a jugar como un cachorro, pero nada más lejos de la realidad, pues tienen un instinto de juego completo hasta una edad muy avanzada.

Después de todo, tenemos que pensar que la edad de cachorro dura en torno a un año, y es una gran responsabilidad, no un mero capricho. Si al crecer el animal se comporta de forma indebida la culpa no es suya, es solamente del dueño porque es quien tiene que decirle cómo comportarse y cómo ser respetuoso.

Suele ser habitual algo tan lamentable como que una raza se ponga de moda y la gente los compre para poder “lucirlos” pero ¿qué ocurre cuando esa moda pasa? Las protectoras se llenan de perros que ya no están de moda. Esto no es una prenda de vestir que ya no se lleva y la podamos dejar abandonada en un armario. Deberíamos permanecer alejados de las modas, tendencias absurdas, y no alimentarlas. En especial si hablamos de tener un ser vivo, un compañero a nuestro lado, que nos cogerá cariño, respeto y para el que ver como le abandonamos será muy doloroso, porque “ya no está de moda”.

Los mestizos no tienen desventajas demostradas frente a los animales “de raza”, y sí muchas ventajas. Los perros que no son de raza suelen ser más cariñosos y más sanos. Pensemos que cada raza suele tener enfermedades genéticas que pueden afectarles más. Al hacer cruce de razas, estos pequeños huecos genéticos se van cubriendo, creando una raza nueva y más resistente.

Ante todo, recuerda que un perro (u otra mascota) es un compañero, alguien más en la familia, y no es ningún juguete siendo un cachorro para sacarle miles de fotos, o una moda para pasearte con él como si de un bolso se tratara. Va a estar contigo el resto de su vida y así debería ser siempre, pues si tú le quieres y le respetas, te va a querer y respetar mucho. Son animales muy agradecidos.

En las casas de acogida suele haber más animales adultos que cachorros. Los cachorros tienen una adopción más fácil, porque la gente ignora las ventajas de adoptar un animal adulto. Los adultos llegan a pasar meses esperando que alguien se interese por ellos, e incluso a veces esperan toda una vida.

Yo he conocido a muchos de esos ángeles, desde que colaboro con AUCMA. Recuerdo a todos y a cada uno de ellos y me alegra verles en sus nuevas familias, felices, ¡y adaptados rápidamente! He de reconocer que me sorprendió, pues la sociedad no tiene el concepto de que educar a un perro adulto es mas fácil que educar a un cachorro. Yo, desde luego, pensaba que era al revés.

Si vas a adoptar, piénsalo dos veces, y no seas como el resto. Marca la diferencia, llévate a casa al mayor, al cojo, al despeluchado, al que más te necesite, y… ¡jamás te arrepentirás!

Adoptar un animal adulto es un acto de generosidad que te hace más humano.

– Te puede interesar:

Publicado en Animalismo, ONG | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario

España se mueve #PorElClima, pero su Gobierno Apenas NADA

Se ha presentado la web www.unmillonporelclima.es, una iniciativa del gobierno de España para que los ciudadanos adopten compromisos por el clima, y los registren en dicha web. Los compromisos pueden ser relativos a energía, agua, movilidad, consumo, basuras, o huella de carbono.

La ministra Tejerina, firmando su compromiso #PorElClima

La ministra García Tejerina, firmando su compromiso #PorElClima

Quieren conseguir un millón de compromisos antes de la COP21 de París en Diciembre 2015, para intentar demostrar que los  españoles (no su gobierno) están haciendo algo por el clima, y contra la contaminación.

La iniciativa es interesante en la medida en que consiga comprometer realmente a los ciudadanos que se registren. La presentación se hizo con el hashtag Twitter #PorElClima, y al acto asistió la ministra de Agricultura, Alimentación y Medioambiente, Isabel García Tejerina, que se atrevió a tomar dos compromisos personales que a su juicio eran muy trascendentes: Evitar los ascensores “siempre que pueda”, y mantener en buen estado la presión de los neumáticos (pinche en la foto superior para ampliarla y leer bien el compromiso de la ministra, si es que no se lo cree).

Dada la relevancia de su cargo todos hubiéramos deseado compromisos personales de mayor calado: comprometerse a defender las energías renovables ante el ministro de Industria (en público, por supuesto), comprometerse a aprobar alguna ley favorable al medio ambiente (ley de costas, ley de montes…), o comprometerse a obligar a Fertiberia a limpiar su contaminación en Huelva, por citar algunos ejemplos.

Curiosamente, el mismo día GREENPEACE presenta su informe «Radiografía Social del medio ambiente en España», con más de 400 puntos negros, que pueden dar muchas ideas a la ministra para comprometerse en el futuro (en lo que le queda en su cargo). No es casualidad que la organización ecologista destaque los casos de puertas giratorias, indicando que el más preocupante está precisamente en la persona de la propia ministra de Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, que fue durante años directiva de Fertiberia, una «empresa con el peor historial de contaminación del país», contaminando gravemente las marismas del río Tinto, y negándose repetidamente a retirar sus contaminantes fosfoyesos.

Si se alcanza el millón de compromisos #PorElClima (ojalá sea así), se demostrará que la población española está interesada en el clima, pero la dejadez del gobierno en comprometerse seriamente ha quedado patente, una vez más. La credibilidad del PP y del PSOE en materia ambiental “es cero”, afirmaba recientemente el periodista ambiental José Luis Gallego (@ecogallego en Twitter).

Si el mayor compromiso de la ministra es evitar los ascensores “siempre que pueda”, no vamos a avanzar mucho en la lucha contra el Cambio Climático (el mayor problema de la humanidad), salvo que cambiemos a este gobierno tan corrupto, ineficaz, y tan poco preocupado por lo ambiental.

Mientras, el presidente Rajoy no se atreve ni a nombrar el “Cambio Climático”, desde sus tristes y ya famosas declaraciones sobre su primo (ver vídeo muy gracioso).

Más información relacionada:

Publicado en Buenas noticias, Cambio Climático, Consumo, Denuncias, Educación, Medio Ambiente, Noticias de España, Noticias del Mundo | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Cómo NO Diseñar Carriles Bici: El Ejemplo de Málaga

Escalón mal rebajado: muy incómodo para ciclistas

Escalón mal rebajado: muy incómodo para ciclistas

Diseñar un carril bici no es tan fácil como parece. Es algo más que pintar una línea en el suelo. Los ciclistas notan cuando el carril bici ha sido diseñado por alguien que no es ciclista, y que nunca usa el carril bici que él mismo diseñó. Si no usas la bicicleta, no diseñes carriles bici.

La bici no es sólo para pasear. Los carriles bici deben estar pensados para mejorar la movilidad urbana, por lo que deben facilitar un mínimo de velocidad a los ciclistas, para animar a usarlo como transporte habitual.

Málaga (España) es un gran ejemplo de lo que NO se debe hacer. Ya expusimos algunos desaguisados en los carriles bici de esa ciudad. Aunque algunos problemas se han resuelto, la mayoría persisten, y han surgido otros nuevos. Además de exponerlos, aquí damos seis ideas de lo que NO se debe hacer al construir un carril bici. Añadimos nuevas fotos en la parte inferior, a las ya publicadas en el artículo anterior:

  1. Carriles bici de pequeña longitud y/o sin conectar entre sí, por cualquier excusa. Por ejemplo, en Málaga esto pasa en la zona universitaria de Teatinos (ampliación del campus), o en la Foto 1 abajo, en la que el carril bici está cortado “por culpa” de una rotonda.
  2. Carriles bici que pasan por zonas de escaso interés, y conectando puntos solitarios. Pueden ser interesantes, pero posiblemente la inversión no compense. El carril de la Foto 1 está en una zona de escaso tránsito ciclista en Málaga.
  3. Carril bici que tiene giros bruscos innecesarios, o absurdos, mientras los coches van recto. La bici no es práctica si nos obligan a los ciclistas a girar bruscamente sin necesidad. Y si los coches no tienen tantos giros, es culpa de un mal diseño, por lo que muchos ciclistas preferirán ir con los coches. Ver Foto 2 y Foto 3, abajo. También en Málaga, otro ejemplo es el absurdo cruce de carriles bici entre calle Sta. Rosa de Lima y calle Cómpeta… ¡mejor vamos andando!
  4. Escalones en medio del carril bici, o baches para salvar escalones. Esto crea puntos negros en los carriles por su peligrosidad, además de ser incómodo para el ciclista y obligar a frenar sin necesidad. Vea la foto superior, y otras fotos en el artículo anterior.
  5. Carriles bici encima de la acera, y sin una separación clara. Esto es MUY PELIGROSO. Los carriles bici deben estar bien separados de los peatones y sin quitarles su espacio. Muchos ciclistas prefieren ir con los coches si hay que compartir el carril bici con los peatones (enfrentándose a sanciones, y accidentes). Más grave es si la acera es estrecha, o si hay otros elementos urbanos (kioskos, paradas de bus, contenedores…). Ver “graciosas” fotos en el artículo anterior.
  6. La señalización vertical es también importante. Pocos carriles bici cuentan con señalización vertical (por ejemplo señales para coches cuando se cruzan con un carril bici). A veces, es fundamental para evitar puntos negros.

Aunque ir en bici no es peligroso, si preguntáis a la gente, muchos os dirán que no usan la bici porque es peligroso. La sensación de seguridad es importante, y por eso, un buen diseño es fundamental.

Finalmente, unas reflexiones para fomentar el uso de la bicicleta: ¿Cuánto ahorraríamos en salud, si se fomentara el uso de la bicicleta como medio de transporte? Francia paga a los ciudadanos que van al trabajo en bici. ¿Cuánto petróleo dejaríamos de comprar? ¿Cuánto mejoraría nuestra balanza de pagos? ¿Y el aire que respiramos? ¿Cuánto vale la calidad del aire?

PINCHA en las FOTOS para ampliarlas:

Agradecimientos: Los comentarios de Julio Garralón (colaborador de la asociación ciclista malagueña Ruedas Redondas) y de Manuel Enciso han sido muy valiosos para la redacción de este artículo.

Artículos relacionados:

  1. Descubre la Bicicleta en la Ciudad.
  2. Málaga: Ciudad aún sucia, y que podría reciclar mejor.
  3. ¿Pedaleamos de Forma Eficiente? Adapta tu bicicleta para la ciudad.
  4. Bicicletas en Málaga, con Carriles y SIN CARRILES.
  5. Contaminación atmosférica: España prefiere las autovías.
Publicado en Arquitectura y Diseño urbano, Ciclismo, Malas noticias, Noticias de España, Noticias de Málaga, Transporte | Etiquetado , , , , , | 5 comentarios