Por un uso responsable de Internet para reducir su INMENSO impacto ambiental

Internet lo forman miles de ordenadores que consumen como si fuera el SEXTO país más contaminante del mundoInternet se ha convertido en una herramienta esencial para muchas cosas importantes: ocio, educación, cultura, teletrabajo, activismo, relaciones personales… Sin embargo, también supone una huella ecológica muy elevada. Si Internet fuera un país, sería el sexto más contaminante del mundo, sin contar la huella ambiental de la fabricación de los millones de dispositivos que se utilizan para acceder a la red. Internet consume el 10% de toda la electricidad del mundo.

Cada búsqueda en Internet libera 0.2 gramos de CO2, mil búsquedas equivale a conducir un coche durante un kilómetro. Obviamente, almacenar y transmitir una película contamina algo más que una búsqueda. Solo dejar el ordenador “suspendido” (sin apagar) tiene un impacto en el planeta (igual que dejar la TV o la impresora en modo stand by). El uso de bitcoins requiere un consumo bestial de energía y de cientos de computadoras dedicadas a esa gestión.

El consumo insensato acabará con nuestra civilización

Amazon es un mal negocio para el planeta: Si pides dos libros te llegarán en paquetes distintos, porque uno viene de Hong Kong y otro de Massachusetts. El exceso de embalajes es el menor de los problemas. También tenemos alta contaminación por los transportes personalizados, cierre de pequeños comercios, reducción de empleo, consumismo, pérdida del consumo local

Una de las cosas mejores de la tecnología es que reduce las horas de trabajo. Esa ventaja se aprovecharía mejor si se redujera la jornada laboral. Es decir, hay que repartir entre todos las ventajas de la mecanización y de Internet. Urge subir los impuestos a grandes empresas y bajar las horas de trabajo (aunque sea poco a poco). En vez de despedir empleados, las empresas pueden repartir las horas de trabajo (algunas empresas ya lo hicieron en la crisis de 2008). Conviene anticiparse a la gran crisis que se nos avecina.

Por otra parte, también Internet evita contaminación (teletrabajo, videoconferencias, GPS…). Sin embargo, el mal uso hace que los ahorros sean insignificantes. Usar el GPS es muy útil, pero no parece razonable usarlo para todo en vez de organizar el trayecto con el clásico “mapa”. El consumo de energía es muy alto y, además, estamos haciendo que nuestro cerebro trabaje menos, ya que el GPS nos dice por donde ir sin necesidad de hacer el “esfuerzo” por orientarnos nosotros mismos. ¿Estamos dejando que las máquinas dirijan nuestra vida o somos nosotros los que tenemos el timón? Harari nos advierte del poder de los algoritmos.

¿Qué porcentaje de uso de Internet es para cosas banales, directamente inútiles o incluso negativas? No es fácil responder, pero nos quedaremos cortos si contestamos que mínimo un 80% del uso de Internet no aporta beneficios suficientes para compensar los graves perjuicios de su impacto ambiental.

Y llegó el polémico 5G

No está claro si el 5G será inocuo para la salud (incluso se ha relacionado con el coronavirus porque Wuhan fue elegida para probar el 5G). Ahora bien, para el medio ambiente el 5G será algo nefasto. Bruselas o Florencia han dicho no al 5G. Esta tecnología aumenta las ondas electromagnéticas, aumenta el consumismo de datos y de productos, y además requiere muchas más antenas, satélites… todo con un altísimo impacto ambiental. “El 5G es una idea megalomaníaca” advierte el científico A.M. Turiel, añadiendo que “solo tiene sentido bajo la suposición de que el mundo tiene recursos ilimitados y que podremos tapizarlo con antenas para poder transmitir en 1,2 segundos la última película de moda“.

Algunos dicen que la solución es usar energías renovables para Internet. Las renovables son muy buenas y abogamos por la transición energética urgente, pero es imposible generar con renovables todo el consumo actual de energía del mundo. Es decir, la transición energética requiere obligatoriamente reducir el consumo. Pensemos que la energía empleada para fabricar dispositivos es unas 5 veces más alta que la energía que esos dispositivos emplean a lo largo de toda su vida.

Mantener Internet como hoy será difícil en el futuro (teniendo en cuenta energía, materiales y el sistema productivo). Si no moderamos nuestro consumo de energía (también en Internet), veremos caer servicios que ahora pensamos que estarán siempre disponibles. Urge clasificar los contenidos de Internet en por lo menos dos categorías: contenidos superfluos y contenidos importantes. Deberíamos tender a eliminar los contenidos superfluos de Internet o, al menos, limitar su uso. Así, cosas importantes (como la Wikipedia o vídeos educativos) podrán seguir activos en un futuro de escasez energética.

La estupidez de un WhatsApp cada “x” minutos

Cada minuto se envían en el mundo 38 millones de mensajes de WhatsApp, se visualizan 266.000 horas de Netflix, 4,3 millones de vídeos en YouTube y se realizan 3,7 millones de búsquedas en Google. ¿En serio necesitamos tanto?

Tal vez ahora pienses dos veces antes de conectarte a Internet (salvo que quieras leer Blogsostenible). Ahora bien, como no lo hagamos todos, o se organice desde los gobiernos, la cosa pinta mal: el colapso está cada día más cerca.

♥ Más datos, datos, datos…

Publicado en Consumo, Educación, Energía y Contaminación, Malas noticias, Noticias del Mundo, Sostenibilidad, Tecnología | Etiquetado , , , , , , , | 1 Comentario

Un paseo mental por la Sierra de Cazorla, muchos paraísos que hay que respetar

Cascada del arroyo Linarejos en el Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y las VillasEl Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas es un espacio natural de la provincia de Jaén (España) con una extensión de 214.300 ha. Se trata del mayor espacio protegido de España, del segundo de Europa y es una de las zonas naturales más visitadas de toda España. El parque podría ampliarse hacia las provincias de Granada y Albacete, pues la naturaleza no entiende de fronteras políticas.

Esta región fue nombrada Provincia Marítima en 1748 por la masiva utilización de sus árboles para construir barcos. En el Museo de la Madera puede verse cómo se talaron y transportaron millones de árboles.

Una de las mayores amenazas actuales es la sobreexplotación turística sin control. Por ejemplo, en Arroyo Frío ha crecido mucho la oferta turística pero no lo han hecho las infraestructuras. Así, la depuradora de Arroyo Frío —pensada para unas 400 personas— se ve saturada todos los fines de semana, causando el vertido de aguas fecales sin la suficiente depuración al río Guadalquivir con el consiguiente perjuicio para la fauna y flora. Hay que repartir el turismo entre los 23 municipios del parque para evitar que el Guadalquivir se contamine casi desde su nacimiento.

Otros problemas son la caza furtiva, la reducción y fragmentación de hábitats, los atropellos de fauna salvaje, la extracción de madera y el cambio climático, que ya está afectando a la conservación de la flora y fauna autóctonas y a sus endemismos.

La oferta de rutas y senderos dentro del parque es inmensa y, afortunadamente, la conciencia ambiental va aumentando y los visitantes conservan en general bien el entorno, evitando tirar basuras o arrancar plantas, por ejemplo. Si uno va atento puede observar mucha variedad de plantas y de fauna. Algunos zorros salen al camino a saludar a los visitantes, pero también es fácil ver otras especies: ciervos, cabras montesas, jabalíes, muflones o gamos. Entre las aves destacan el buitre leonado, el águila real y el quebrantahuesos, pero también hay ruiseñores y oropéndolas. Tal vez el más fácil de ver es el buitre leonado sobrevolando nuestras cabezas. Como ejemplo, resumamos dos rutas apasionantes.

Ruta de la Cerrada de Utrero

Es una ruta circular de dificultad baja y de solo 1,7 km. La ruta sale en el punto de información Cerrada de Utrero, donde podremos informarnos sobre la zona y comprar productos típicos (especialmente aceite de oliva). Antes de cruzar el puente sobre el Guadalquivir, sale un sendero hacia la izquierda. La ruta acompaña al río metiéndose en un impresionante cañón que es conocido como Cerrada de Utrero. Puede verse el muro de la antigua presa utilizada para generar electricidad en una central hidroeléctrica aguas abajo. Ahora está abandonada, pero se construyó para el aserradero de Vadillo Castril, usado principalmente para hacer traviesas para las vías de tren donde ahora se sitúa el Museo de la Madera.

En la orilla de enfrente puede verse la cascada del arroyo Linarejos con su bonita laguna. Más adelante podemos ver un mirador desde donde se divisa la central hidroeléctrica abandonada y el valle que se abre para el Guadalquivir.

Marihuana de los tontos, hierba de ballesteros o eléboro fétido (Helleborus foetidus L. 1753) es una especie botánica perteneciente a la familia Ranunculaceae. El bosque aquí es principalmente de pino resinero (Pinus pinaster) y de pino laricio (Pinus nigra), también llamado pino salgareño o pino negral. Lavanda y romero son dos aromáticas fáciles de encontrar. Hay que entender un poco más para ver azafrán silvestre o blanco (Crocus nevadensis) que es una especie del género del azafran (Crocus sativus). La cornicabra (Pistacia terebinthus) es una planta que tras la picadura de insectos produce unas agallas en forma de cuerno de cabra. Sus hojas son imparipinnadas y recuerdan a las del algarrobo. También podemos encontrar eléboro o marihuana de los tontos (Helleborus foetidus), planta tóxica y que puede confundirse con la planta del cannabis por tener hojas similares.

El nacimiento del Guadalquivir y los Tejos milenarios

Partiendo también desde el punto de información Cerrada del Utrero, cruzamos ahora el puente sobre el Guadalquivir y a pocos metros sale un camino a la derecha. La distancia al nacimiento del Guadalquivir es de 14 km pero se puede ir en coche por un camino sin asfaltar. Hay que estar atentos para disfrutar de la gran biodiversidad. A la izquierda puede verse un pino que es el árbol de mayor biomasa de España (y tal vez de Europa occidental).

En la copa de los pinos vemos los nidos blancos de la procesionaria, pero aquí no es una plaga. La procesionaria es un lepidóptero que se come las hojas de los pinos, pero también es alimento de muchas aves. Si ves sus orugas en el suelo, en fila, debes dejarlas. Recuerda que lo mejor es no interferir en la naturaleza y que están cubiertas de pelos urticantes. Tenlo en cuenta también si vas con perro.

Sobre los pinos laricios es muy fácil ver muérdago blanco, liga o visco (Viscum album). Es una planta semiparásita que hunde sus raíces dentro de las ramas del pino, dando la apariencia de que es una rama del pino con hojas diferentes de color amarillo verdoso. El fruto es una baya no comestible, verde al principio y blanca cuando madura. La multiplicación del muérdago la hacen los pájaros distribuyendo las pegajosas semillas. Al germinar se desarrollan unas raíces capaces de absorber la savia de las ramas del árbol parasitado. Las hojas del muérdago son capaces de realizar la fotosíntesis. Por eso es una planta semiparásita, ya que se aprovecha del árbol sobre el que nace, pero también fabrica su alimento con la fotosíntesis.

Aparte de los pinos, una de las plantas más fáciles de encontrar es el enebro de la miera (Juniperus oxycedrus). También se le llama cada y oxicedro. Es fácil diferenciar este arbusto del también presente enebro común (Juniperus communis) por las bandas estomáticas de sus hojas que hacen que el primero tenga dos rayas blancas y el segundo solo una. De los frutos del enebro común (gálbulos), se elabora la ginebra. Del mismo género, encontramos la sabina mora o sabina negral (Juniperus phoenicia) cuyas hojas se parecen más a las del ciprés que a las de los enebros con los que está más emparentado.

Menos conocidas son las distintas especies de orquídeas, que están entre las plantas más evolucionadas. Precisamente eso les hace depender demasiado de algunas especies de insectos para su polinización. Por ejemplo, podemos encontrar la abejera oscura (Ophrys lupercalis u Ophrys fusca).

El nacimiento del Guadalquivir está bien indicado y no es un lugar especialmente atractivo si lo comparamos con otros nacimientos. No obstante, es un sitio singular y con la curiosidad de que el nacimiento puede variar dependiendo de las lluvias. Cerca sale el Sendero de los Tejos Milenarios (1,2 km solo ida). Por el camino se ven impresionantes árboles tanto vivos como muertos. Los árboles muertos son parte del paisaje y aumentan la biodiversidad. Jamás deben verse como “basura” o “maleza”. Al final del sendero hay un grupo de tejos (Taxus baccata), destacando especialmente un ejemplar macho con un tronco excepcionalmente grueso y listado, con más 1.000 años.

Otras plantas que pueden verse son, por ejemplo, fresnos, avellanos, chopos, bojes, lentiscos, encinas (Quercus ilex), majuelos o espinos albar (Crataegus monogyna), primaveras (Primula vulgaris), rosales silvestres o escaramujos (Rosa canina) y muchas otras especies (Daphne laureola, Daphne gnidium, Narcissus hedraeanthus, Narcissus bujei…). También hay reptiles y anfibios, como el sapo carredor (Bufo calamita) o la rana verde (Rana perezi).

Concluyendo

Este parque natural es de una belleza y valor ecológico inestimable. Hay argumentos suficientes para que sea Parque Nacional y, si no se proclama así, es más por intereses económicos que ecológicos. En todo caso, es necesario controlar mejor el turismo y ampliar los límites del parque para que pueda conservarse mejor.

Los turistas deberían entender que simplemente ir a un entorno natural no es “ecoturismo”. El turismo sostenible tiene otras implicaciones.

♥ Te gustará también:

Publicado en Biodiversidad, Botánica, Excursiones, Noticias de Andalucía, Zonas protegidas | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Ideas ecológicas para estar a gusto en casa

Asomarse por la ventana y observar no es una pérdida de tiempo.

Asomarse por la ventana y observar no es una pérdida de tiempo.

Nos han vendido que la felicidad está ahí fuera, pero no hay que ser muy inteligente para darse cuenta de que eso es un mito para que compremos más y gastemos el dinero contaminando el planeta.

Muchas veces, la forma más ecológica de hacer algo es no hacerlo. Entendiendo eso, hay cosas que bien podrían ser oxímoron: turismo sostenible, carne ecológica, joyas éticas, crecimiento verde, plástico de usar y tirar ecológico (o biodegradable)…

Parece claro que es importante estar a gusto con uno mismo en el lugar en el que esté. La crisis del coronavirus ha implicado el confinamiento doméstico de buena parte de la población mundial. Eso supone para muchos un reto importante. Si se gestiona mal se pueden generar conflictos personales, rupturas sentimentales, problemas psicológicos… o simplemente aburrimiento.

No pretendemos hacer una lista exhaustiva de las cosas que se pueden hacer sin salir de casa, sino más bien, dar algunas ideas para aprovechar el tiempo de manera agradable, especialmente pensando en mejorar como seres respetuosos con el medioambiente:

  1. Aprovechar el aceite usado para hacer jabón casero: Solo necesitas un poco de aceite usado, sosa y agua. Si eres una persona sana, seguro que no cocinas nada frito, por lo que es posible que no tengas aceite usado. En ese caso, tal vez puedas pedirlo llevando tus recipientes (a tus vecinos, a restaurantes…).
  2. Acometer una reducción en el consumo de carne y pescado, aprendiendo recetas veganas: Muchas veces no organizamos bien lo que comemos por falta de tiempo. Si pasamos más tiempo en casa, será más fácil organizar y cocinar una dieta más sana y sostenible. El flexitarianismo está ganando muchos adeptos, por muchas razones.
  3. Aprender: Leer es un clásico del entretenimiento, pero hay muchas formas de leer. Lo clásico es leer libros, pero también se pueden buscar blogs interesantes o libros resumidos (para aprender mucho leyendo solo las ideas más importantes). También se puede aprender viendo documentales, visitando los museos del mundo por Internet, escuchando audiolibros, algún podcast del tema que te guste o una radio del mundo, y viajando con Google Maps. Recomendamos dar un paseo por la Biblioteca Digital Mundial (mapas, textos, vídeos…).
  4. Activar el cuerpo físico: Hacer ejercicio es fundamental para el cuerpo físico y para la mente. Hay multitud de ejercicios que se pueden hacer en casa, en poco espacio y sin aparatos. Puedes usar pesas simples como una botella de agua o un montón de libros. Evidentemente, hay que tener cuidado y moderación para no lesionarse. Dicen que en 5 días de reposo perdemos el 9% de nuestra fuerza y el 3,5% de nuestra masa muscular.
  5. Apaciguar la mente: Intentar serenar la mente de tantas ideas que fluyen, que vienen y van, es también algo extraordinariamente útil. La meditación y el yoga llevan miles de años haciendo felices a millones de personas. Por algo será. El escritor Y.N. Harari cuenta su experiencia con la meditación y la recomienda para conocernos mejor. Simplemente estar en silencio unos minutos observando lo que pasa por nuestra mente, siendo nosotros nuestro propio objeto de estudio. Recomendamos también la experiencia de Saúl Martínez sobre cómo esas experiencias nos hacen darnos cuenta de lo poco que necesitamos y de lo fácil que es llenar el vacío que nos hace desear lo que no tenemos.
  6. Agricultura doméstica con un huerto en una ventana o en un balcón: No necesitas mucho espacio para hacer un pequeño huerto. Necesitas un poco de agua, de sol y de tierra. Si no tienes tierra, la puedes fabricar (lentamente) haciendo compost casero, lo cual es esencial en una economía circular y sostenible. Las semillas puedes sacarlas de, por ejemplo, cualquier tomate.
  7. Analizar las cosas que tenemos en casa: Cada cosa que tenemos nos aporta beneficios y perjuicios. Si algo no lo usamos o podemos fácilmente prescindir de ello, es el momento de deshacerse de ello: regalarlo o donarlo, nunca tirarlo. Dar una nueva vida a libros, ropa, zapatos, aparatos… reduce el consumo de energía y materiales del planeta. Recomendamos leer un cuento breve sobre esto de Paulo Coelho.
    • Esto también incluye la comida. No se debe almacenar comida como si fuera eterna. Las latas, además de contaminar mucho, también caducan.
    • Ordenar es también algo interesante, pero deshacerse de cosas simplifica más.
  8. Anímate con actividades artísticas o manualidades: Pintura, dibujo, costura, hacer punto o croché… son fantásticas ideas para pasar el tiempo de forma creativa y productiva. Aprender ese tipo de cosas es fácil teniendo Internet. También se puede reciclar la ropa. Por ejemplo, aquí puedes aprender a hacer bolsas con ropa usada. Otra buena forma de mantener el cerebro activo es escribir sobre el tema que te guste (poesía, relatos, ensayos…). ¿Has probado a escribir tu propio blog o a colaborar en blog ya existentes? También puedes componer música, hacer papiroflexia o hacer vídeos (musicales, teatro, cine, educativos, documental…).
  9. Atender, escuchar y entender: Tenemos la sensación de que a la gente le gusta más hablar que escuchar. Cuando escuchamos algo, ¿tenemos prisa por dar soluciones o nuestra opinión? ¿Y si probamos a escuchar activamente mordiéndonos la lengua para no opinar? Simplemente escuchar e intentar entender. Especialmente, las personas mayores atesoran un montón de conocimiento, anécdotas y experiencias que podrían perderse para siempre. Sus conocimientos pueden ser poco útiles en un mundo muy tecnológico, pero ante un más que posible colapso, esos conocimientos ancestrales podrían ser los que ayuden a subsistir.
  10. Atisbar la vida: Observar lo que ocurre fuera o dentro de nuestra casa intentando no interferir. Algunos hacen concursos para ver cuántas especies de aves ven desde su ventana. Puedes hacer nidos para pájaros o ponerles comida. También es fácil observar la fauna (y flora) dentro de casa o no muy lejos: hormigas, lepismas, arácnidos, salamanquesas…

Solo tener una casa donde cobijarnos ya es tener mucha suerte en la vida. No seamos de ese tipo de gente que se queja continuamente tanto de estar muy estresada como de aburrirse cuando no tiene nada que hacer.

A pesar de que algunas de las opciones planteadas requieren el uso de Internet, recomendamos no banalizar el uso de esta red. Mantener los ordenadores encendidos y funcionando requiere grandes cantidades de energía y materiales, por lo que reducir su uso es respetuoso con el planeta.

¿Te has fijado que todas nuestras sugerencias comienzan por la letra “A”?

Concluyendo: menos es más

“Sin salir más allá de tu puerta, puedes conocer los asuntos del mundo. (…)
Cuanto más lejos vas, menos conoces.
Así pues, el sabio conoce sin viajar, ve sin mirar, y logra sin actuar”.

Son palabras de Lao Tse en la obra esencial del taoísmo. También se afirma que la preocupación por pasarlo bien (tener dinero, honores…) impide ser feliz. Alcanzar la felicidad es dejar de buscarla: “La alegría perfecta es estar sin alegría. La alabanza perfecta es no ser alabado”. ¿Alguien lo entiende?

♥ Lee también:

Publicado en Alimentación, Consumo, Energía y Contaminación, Psicología, Salud, Sostenibilidad | Etiquetado , , , , , , , , , | 4 comentarios

Lecciones impartidas por el coronavirus de la COVID-19: El decrecimiento “ordenado” es posible

El coronavirus de la COVID-19 nos ha enseñado grandes cosas, y tenemos que aprender a sacar partido de todas las situaciones

No te aburras en casa: Aquí te damos diez súper ideas que empiezan por la letra A.

Muchos han muerto y otros morirán por culpa de la enfermedad del COVID-19. Si una muerte ya es algo dramático, una pandemia es algo muy triste. Pero este episodio nos deja unas cuantas lecciones impartidas que podemos aprender (o no). Veamos:

  1. El decrecimiento, algo que parecía una utopía para muchos, se ha hecho realidad, aunque sea temporalmente. Esta es la principal lección que debemos aprender y practicar. Reducir la contaminación es posible y deseable. Por malo que sea este coronavirus, la reducción en la contaminación ha salvado más vidas que los fallecidos. El frenazo en la producción ha supuesto un respiro para toda la biosfera (Homo sapiens incluidos).
  2. La segunda gran lección que debemos aprender es la humildad. Los seres humanos somos vulnerables y la tecnología no resuelve todos los problemas. Los problemas que resuelve la tecnología requieren grandes cantidades de energía y materiales. Cuando no tengamos acceso a ello, las soluciones tecnológicas no estarán disponibles. Actuar unidos y con sensatez es el mayor poder del ser humano, en cualquier contexto.
  3. Resolver los problemas a tiempo tiene ventajas respecto a dejarlos para el final. Los problemas ambientales ya son demasiado graves y tenemos un amplio abanico de soluciones que tenemos que aplicar urgentemente. ¿A qué estamos esperando?
  4. Este virus ha servido para tomar conciencia de que viajamos demasiado y de que es muy fácil viajar menos. Millones de vuelos han sido cancelados y la humanidad no ha percibido graves efectos más allá de inconvenientes a minorías. Tenemos que replantearnos el turismo y las relaciones profesionales. Con virus o sin virus, deben evitarse los viajes en coche o avión que sean prescindibles. El avión es el medio de transporte más contaminante jamás inventado (con más problemas aún si es low cost).
  5. La globalización tiene grandes ventajas y grandes inconvenientes, pero podemos minimizar los problemas. Una enfermedad en China se convierte en pandemia global. Igualmente, la contaminación en China mata a personas por todo el globo, aunque eso no sea tan evidente a pesar de que los científicos lo han dejado claro.
  6. Los cambios radicales son aceptados y entendidos por la sociedad, cuando los gobernantes los explican apoyados en la ciencia.
  7. Las TIC nos ofrecen mecanismos para trabajar desde casa, evitando pérdidas de tiempo y contaminación. Hasta el gobierno español ha hecho videoconferencias (con los presidentes de las distintas comunidades) ahorrando también pingües gastos de dinero público. La asistencia a congresos con dinero público debería ser exclusivamente a distancia.
  8. Reducir la jornada laboral es algo positivo para las personas y el planeta y no tiene que ser necesariamente algo negativo para las empresas. Lo importante no es estar presentes en el lugar de trabajo muchas horas sino cumplir objetivos. Para no ser calificados de “radicales”, pedimos al menos probar una microrreducción de la jornada laboral, algo fácil de implementar en casi todos los trabajos y que seguramente conlleva un aumento de la productividad (como ha ocurrido anteriormente).
  9. No todos los empleos son igual de necesarios y el sector público es muy importante. Hay sectores que son muy importantes (sanidad, educación, redes eléctricas, trenes…) pero otros son muy prescindibles o directamente perjudiciales. Debemos hacer una transición sensata a una economía verde, potenciando los sectores importantes desde lo público, lo cual nos garantiza una respuesta controlada y equitativa ante cualquier contratiempo. La transición es obligatoria. Nosotros podemos decidir si hacerlo ordenadamente, o hacerla cuando un colapso ecológico nos obligue de forma poco agradable.
  10. Se pueden cancelar actos contrarios a la vida y a la ética sin trastornos. El coronavirus ha hecho cancelar eventos de tauromaquia y jornadas de caza. Miles de animales han salvado su vida y cientos se han salvado, por el momento, de una tortura atroz.
  11. Se pueden escuchar los pájaros en las ciudades o simplemente el silencio. ¿No nos avergüenza a los humanos ser más productores de ruido que de música?
  12. Se puede relajar el objetivo de déficit para las cosas importantes. La Comisión Europea lo ha hecho con Italia (pero no lo hizo con las crisis de Grecia ni de España). Algunos dicen que es “porque el coronavirus también mata a gente rica y amenaza con un nuevo derrumbe económico global“. Es muy urgente eliminar la norma que imposibilita que el BCE preste dinero a Estados (Art. 104.1 del Tratado de la UE). El objetivo de ese artículo es evidente: no importa el bien común, lo importante es que llegue a los bancos el dinero de los de abajo.
  13. Rescatemos la solidaridad y la unidad. En tiempos convulsos, surge lo mejor (y puede que lo peor) de algunas personas, pero la solidaridad siempre está presente. Debemos potenciarla para que la conciencia de equipo y el bien común estén por encima de intereses particulares. El coronavirus nos ha servido para darnos cuenta de la calidad humana de muchos profesionales (médicos, enfermeros, trabajadores de tiendas de alimentación, distribuidores, centrales eléctricas…). Por solidaridad y justicia, las grandes fortunas y las grandes empresas tienen mayores compromisos para con esta transición. Los paraísos fiscales son un cáncer que nos impide avanzar en la dirección correcta.
    • David Trueba ha inventado una distopia posible: Imaginen que el coronavirus se extiende por Europa incontroladamente. Si África fuera un lugar seguro, ¿emigrarían allí los europeos? ¿Aceptarían los africanos la llegada de europeos pobres?

Así pues, la crisis del coronavirus nos ha mostrado que podemos hacer grandes cambios, sin grandes trastornos. Algunas personas han salido perdiendo con estos cambios, pero el bien común es más importante que el bien particular.

El impacto en la economía será muy fuerte, pero muy necesario y una excelente oportunidad para reformular muchos planteamientos (fomentar turismo local, reducir jornada laboral, quitar privilegios a los bancos y a los coches…). No obstante, las pequeñas empresas y los más vulnerables deben ser ayudados ante estos cambios. Recordemos que el primer mundo tiene muchos tipos de pobreza y la solución es siempre la misma.

Un posible riesgo asociado al confinamiento de la población por el coronavirus es que dentro de 9 meses haya un boom demográfico. Los científicos han concluido que tener un hijo tiene un impacto ambiental descomunal (comparado con otras acciones como dejar de viajar en avión, reciclar o usar renovables). Uno de los objetivos ambientales más difíciles de controlar es la superpoblación.

Conclusiones

La emergencia climática es una emergencia sanitaria de mayor gravedad y urgencia que la del COVID-19. Pase lo que pase con el coronavirus, algunas medidas tomadas deberían mantenerse. Y otras medidas urgentes no deben postergarse más. Por ejemplo, la agricultura ecológica será parte de la solución, sea cual sea ésta (como explica Vandana Shiva).

Para terminar, la primera letra erre de la ley de las tres erres es REDUCIR: reducir la producción, reducir el consumo, reducir los viajes, reducir las horas de trabajo, reducir la natalidad… Algunas demandas ecologistas “clásicas” han sido implementadas de forma inmediata por culpa de un virus que, al fin y al cabo, es menos letal que la contaminación atmosférica. Hemos aprendido que podemos hacerlo. Y además, sin virus es más fácil organizar y pensar las cosas con calma y con sentido ambiental.

♥ Aprende más en:

 

Publicado en Buenas noticias, Ciencia, Consumo, Decrecimiento, Energía y Contaminación, Globalización, Noticias del Mundo, Solidaridad, Sostenibilidad, Transporte | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 10 comentarios

Encarecer la carne y el pescado, una medida más que necesaria

La UE urge a imponer un impuesto sobre la carne para frenar la emergencia climática. Cada filete debe incrementar su precio un 25% con el objetivo de reducir la producción de carne, pero también para producir y comer mejor: más calidad y menos cantidad. Un tuit anunciando esa medida ha generado un puñado de airadas reacciones que van desde el insulto a la indignación, pasando por la crítica sin mucho fundamento.

 La enorme huella ecológica del consumo de carne, por National Geographic

La enorme huella ecológica del consumo de carne, por National Geographic

Una de las objeciones comunes ha sido que la carne no debe convertirse en un producto de ricos. Esa crítica nace de la falsa creencia de que comer carne es “sano”. Los ricos ya pueden comer más cosas que los pobres (caviar, ostras, percebes…) y nadie se escandaliza por eso. Hay que tener claro que comer carne puede ser sano o no dependiendo de muchos factores, pero comer carne barata no es, en general, muy sano. De lo que no hay duda es de que, globalmente, comer carne es uno de los mayores problemas ambientales de toda la humanidad. Lo dicen los científicos.

Tanto una dieta carnívora como una vegana pueden ser sanas o no, porque lo que hace sana una dieta no es un único alimento, sino el conjunto y su calidad. El objetivo de reducir el consumo de carne debe ir acompañado del compromiso de mejorar la calidad.

Los nutricionistas han dejado ya claro que una dieta vegana puede ser saludable si se hace correctamente. La clave es comer variado (frutas, verduras, legumbres, cereales, semillas…) y un complemento de vitamina B12. Respecto a este tema, hay que comentar que los que comen carne industrial consumen más pastillas de B12 que los veganos, porque los ganaderos se las suministran al ganado. Para más datos recomendamos encarecidamente el humorístico vídeo sobre la vitamina B12 de Pésame Street (solo dura 4:28 minutos).

El objetivo no es encarecer toda la carne y todo el pescado, sino que se ponga un impuesto en función del impacto ambiental: la ganadería industrial y los barcos arrastreros tienen un impacto enorme en el planeta y deben pagar por ello.

¿Debe ser barata la comida con alto impacto ambiental?

La ternera es un alimento de alto impacto ambiental. El cerdo y el queso tienen también muchas consecuencias negativas.

La ternera es un alimento de alto impacto ambiental. El cerdo y el queso tienen también muchas consecuencias negativas.

Un lema ecológico básico es: “el que contamina paga”. Ese lema no es la solución a todos los problemas ambientales, pero es intolerable que actividades con un alto impacto ambiental sean baratas o estén subvencionadas (como volar en avión, por ejemplo).

Sorprende la cantidad de gente que no quiere ver los daños que provoca la ganadería industrial. Si queremos un planeta “sano” hay que hacer que pague el que contamina (o prohibir directamente lo que contamine en exceso). Nos afecta a todos. Si no hacemos nada será peor.

El problema es que la gente olvida EL PROBLEMA: la producción de carne habitual (industrial) es insostenible. Se ha demostrado que para reducir la huella ecológica de lo que comemos es más importante reducir los productos animales que cuidar la procedencia de nuestra comida. La ganadería genera una inmensa contaminación y un intolerable maltrato animal. Hay muchas implicaciones que están detrás: incendios en el Amazonas, sobrepesca (sí, la ganadería come pescado), contaminación de ríos, de tierras, de acuíferos, un alto consumo energético y de agua, eutroficación…

De hecho, las industrias cárnicas y lácteas son culpables de la mayor pérdida de especies de la historia. La ganadería industrial es una fábrica de cambio climático y ello provoca una extinción de especies sin precedentes. Una investigación de 2018 reveló que seguir una dieta basada en vegetales es la manera más efectiva y simple de combatir los problemas medioambientales. Es incluso «más efectivo que dejar de viajar en avión o comprar un coche eléctrico», decía el autor del estudio. Resumiendo, comer carne destroza el planeta, lo cual afecta a toda la biosfera, donde los humanos somos una especie más.

Pero la agricultura industrial también es altamente contaminante. ¿Por qué un filete va a contaminar más que los tomates o el trigo? Muy sencillo, porque la mayor parte de la producción agraria se dedica a alimentar ganado. Es decir, que dejar de comer carne haría que se devolvieran a la naturaleza más de la mitad de las tierras que ahora se dedican a agricultura.

El impacto ambiental de comer pescado es también muy alto (aunque tal vez sea menor que comer carne). Algunos impactos de comer pescado son: pérdida de especies (no solo las especies objetivo), contaminación y destrucción de ecosistemas. Por si fuera poco, las piscifactorías aumentan aún más los problemas.

Si no resolvemos esto, VAMOS MAL

Las reacciones a la noticia de encarecer la carne han sido mucho más contundentes que ante la noticia de que la ONU critica a España por el aumento de la desigualdad y la pobreza extrema. Así, podemos intuir que algunos perciben como un ataque personal el hablar de los efectos de “comer carne” y, por tanto, atacar lo que comen se siente como algo más intolerable que la misma existencia de la pobreza extrema o el aumento de la desigualdad.

Poner impuestos a la comida con alto impacto ambiental es tan necesario como elevar los impuestos a los extremadamente ricos. Sin lugar a dudas, los ricos provocan un impacto ambiental per cápita mucho más grave que los carnívoros del mundo. Algunos ricos, utilizan helicóptero privado como medio de transporte habitual, hasta para llevar a los niños a jugar al baloncesto. Nos parece una falta de sensibilidad asombrosa, pero eso no nos va a hacer callar todas las graves consecuencias que tiene comer un filete.

♦ Temas afines:

Publicado en Agua, Alimentación, Consumo, Contaminación, Denuncias, Malas noticias, Maltrato animal, Noticias de España, Pesca, Sostenibilidad, Veganismo, Vegetarianismo | Etiquetado , , , , | 6 comentarios

¿Libertad o Igualdad? Lo que elijas marca tu futuro y el de los demás

«Libertad, igualdad, fraternidad» es el lema oficial de la República Francesa, surgido de su famosa revolución. Si hubiera que elegir una cualidad entre las tres, sin duda la tercera es la más completa, pues tratar a todos como hermanos facilita las relaciones. En cambio, las dos primeras cualidades esconden contradicciones entre ellas. ¿Qué prefieres? ¿Libertad o igualdad?

La libertad

La libertad es la capacidad para pensar y obrar según la propia voluntad de cada persona. La libertad ha sido alabada por filósofos y poetas pero, ¿acaso nuestra voluntad no es voluble? ¿acaso no hay miles de ejemplos en que elegimos incorrectamente? Por ejemplo, se habla mucho del “culto a la imagen” y mucha gente hace proezas para estar guapa, desde operarse hasta maquillarse al detalle diariamente… (miles de horas y dinero se dedican exclusivamente a estar más guapos). Es parte de nuestra libertad pero… ¿queremos ser guapos por nosotros mismos o porque nos han inculcado que es mejor? ¿Puede un simple anuncio de publicidad cambiar la voluntad de los consumidores? Al sobrevalorar la belleza,  ¿estamos contribuyendo a inculcar esa forma de pensamiento a otros?

Piense que los gobiernos dedican ingentes cantidades de dinero a producir leyes y a hacer que se cumplan y la mayoría de las leyes restringen las libertades. ¿De qué libertad hablamos cuando hablamos de «la libertad»? ¿Queremos un mundo sin leyes para ser más libres?

La igualdad

Igualdad: La mujer, alegoría de la justicia, lleva en su mano izquierda la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789 - grabado de 1793 de Jean-Guillaume Moitte (1746-1810)La igualdad es una característica de una sociedad en la que todos sus individuos ejercen sus derechos. Hay muchos tipos de “igualdades“: igualdad ante la ley, igualdad de oportunidades, igualdad social, igualdad económica, igualdad en salud…

¿Tiene sentido pretender la igualdad cuando todos somos claramente diferentes? ¿No habrá siempre ricos y pobres? ¿Qué hay de malo en ser rico? ¿No debe cada uno buscarse su propio porvenir libremente aunque ello genere desigualdad?

El liberalismo quiere libertad

Si anteponemos la libertad y queremos todos ser libres, debemos permitir algo tan simple como que cada uno haga lo que quiera con su dinero y, por tanto, debemos reducir impuestos, una medida esencial en el liberalismo. Pero reducir impuestos supone que el estado tiene menos dinero para sanidad, educación… lo cual será peor para los más pobres. Ese es un ejemplo de por qué la libertad genera desigualdad. Otras medidas clásicas del liberalismo son, como documenta Naomi Klein en La doctrina del Shock:

  • privatización de empresas y bienes públicos (porque supuestamente el mercado se encargará de regularlo todo y porque el Estado debe controlar lo menos posible),
  • desregulación de ciertos sectores comerciales (porque la libertad en esos sectores llevará supuestamente al sistema óptimo) y
  • recortes en el gasto social (porque cada uno debe ser libre de buscarse sus propios medios).

Sin embargo, ese sistema no ha generado más que graves problemas: sociedades desestructuradas, desiguales e inestables, especialmente cuando se ha llevado al extremo. En definitiva, aumentar la libertad genera que los ricos sean más ricos y los pobres más pobres. En el mundo hay mucha desigualdad debido al éxito de las políticas liberales.

La igualdad total es una utopía pero acabar con la desigualdad extrema no

Se dice que el comunismo pretendió la igualdad, pero es falso. Todos los regímenes comunistas han violado gravemente los derechos humanos con dirigentes dictadores, corruptos… La igualdad total es una utopía, pero es innegable que la igualdad implica mayor calidad de vida. Los diez países con más igualdad son: Suecia, Hungría, Noruega, Luxemburgo, Malta, Serbia, Eslovaquia, Austria y República Checa.

Si te desagrada vivir en alguno de los países anteriores, seguro que menos aún preferirías ser un ciudadano de clase baja en alguno de los diez países con mayor desigualdad: Namibia, Sudáfrica, Lesotho, Botswana, Sierra Leona, República Central Africana, Haití, Colombia, Bolivia y Brasil.

No hay que pretender la igualdad total sino acabar con la desigualdad extrema. A esto ayudaría establecer un salario máximo, el cual podría incluso estar en función del salario mínimo (dentro de la misma empresa o referido al SMI legal). El informe de la ONU sobre la pobreza en España es algo que avergüenza a (casi) toda la ciudadanía española. Por tanto, debemos exigir y trabajar para poner fin a la desigualdad extrema.

La desigualdad es, en el fondo, una bomba que tarde o temprano estalla. Incluso, puede estallar a otros países, por ejemplo, por la inmigración masiva. Así, podríamos generalizar diciendo que la inmigración no es un problema. El problema es la desigualdad global. Una mandataria del FMI planteó recientemente «reducir la desigualdad, que en la última década se ha convertido en uno de los problemas más complejos y desconcertantes de la economía mundial».

Conclusiones

El diagrama de Nolan divide la “libertad” en dos dimensiones para graficar la ideología política: libertad personal (para las personas) y libertad económica (para el dinero y las empresas).

  • Conceder mucha libertad a las empresas genera desigualdad y abusos ambientales, lo cual nos enferma a la vez que coarta la libertad personal.
  • Por otra parte, conceder poca libertad a las empresas, puede generar desinversión y falta de empleo.

¿Y si controlamos a las empresas sin asfixiarlas y sin permitir que nos asfixien? ¿Y si educamos en la fraternidad? ¿No daría eso oportunidades a los más pobres?

El conflicto entre libertad e igualdad es evidente. Solo sería superfluo si hubiera fraternidad. Mientras no la haya, las leyes deben defender la libertad y la igualdad pero, ante la duda, favorecer la igualdad garantiza sociedades más pacíficas, más habitables y tal vez, por tanto, también más sostenibles.

♥ Te encantará leer también esto:

Publicado en Economía, Filosofía, Justicia, Liberación, Política, Psicología, Solidaridad, Sostenibilidad | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario

El virus de la COVID-19 reduce la contaminación y podría salvar más vidas de las que mata

Los coronavirus son una familia de virus que pueden causar diversas afecciones, desde el resfriado común hasta otras enfermedades (como MERS-CoV o SRAS-CoV). Se llaman coronavirus porque en la superficie del virus hay protuberancias o picos.

Recientemente ha provocado un gran revuelo una enfermedad provocada por un coronavirus que era desconocido. A la enfermedad se le ha puesto el nombre de COVID-19 (COronaVIrus Disease, enfermedad en inglés; el 19 procede de que la enfermedad se conoció en diciembre de 2019). El virus se transmitió a los humanos aparentemente al comer carne contagiada (transmisión zoonótica).

Al parecer, esta enfermedad es tan contagiosa como la gripe y el 82% de los contagiados son casos leves (algunos ni se enteran que tienen el virus). La tasa de mortalidad es menor al 2 ó 2.5% considerando solo los casos conocidos. Por tanto, la mortalidad es bastante más baja teniendo en cuenta que hay miles de casos no diagnosticados, estimándose menor al 1% según algunos expertos (0,7% fuera de Wuhan el epicentro del contagio). China se acerca a los 2.700 fallecidos (en unos 3 meses) y en el resto del mundo las cifras van cambiando día a día, pero veamos otros números.

El coronavirus y la contaminación

La crisis del coronavirus ha ralentizado la economía China reduciendo un 25% sus emisiones de CO2. Por otra parte, más de 108.000 chinos mueren al año solo por la contaminación de las fábricas que producen para la UE y EEUU. La contaminación de China no se queda en China y se calcula que es responsable de más de 64.800 muertes prematuras al año en otras regiones; 3.100 muertes solo en Europa occidental.

Es decir, podemos sintetizar que la contaminación producida en China mata al menos a 170.000 personas al año, lo que equivale a unas 14.000 vidas al mes, lo cual es mínimo de cinco veces más que todos los fallecidos por el famoso coronavirus hasta el momento. Si hacemos los cálculos solo por mes, nos sale que la contaminación de China provoca 15 veces más muertes que el coronavirus (con los datos actuales: 14000/(2700/3 meses)).

Suponiendo que reducir la contaminación produzca una reducción proporcional en el número de fallecidos, podemos decir que, de seguir así, el coronavirus podría estar salvando más de 3.500 personas cada mes (14000*0,25). Obviamente, son datos poco exactos, pero lo importante no son los números exactos imposibles de calcular, sino entender que la contaminación tiene efectos muy graves y poco importa si son peores o mejores que los efectos del coronavirus.

Empresas altamente contaminantes como Coca-cola y Apple ya han anunciado que el coronavirus bajará sus ventas. Malas noticias para ellos, pero no para el planeta. El coronavirus es una tragedia pero hay unas lecciones importantes que debemos aprender. Sería otra tragedia no aprender tales lecciones.

La contaminación no asusta tanto como un virus

Greenpeace denuncia que la contaminación por combustibles fósiles mata a 4,5 millones de personas al año en el mundo. Los médicos sostienen que los gases contaminantes matan a más de 10.000 personas al año en España, que las partículas en suspensión de las zonas urbanas acortan en 8,6 meses la vida de los europeos y que hay una relación muy clara entre la intensidad del tráfico y los ingresos hospitalarios. ¿Por qué no asusta la contaminación atmosférica?

No decimos que no sea necesario tomar medidas contra el coronavirus. Lo que queremos resaltar es que:

  1. Los datos de mortalidad de la contaminación son mucho más alarmantes que los del coronavirus y no se está actuando contra ellos.
  2. Además de la mortalidad, hay que tener en cuenta la larga lista de enfermedades que produce y agrava la contaminación, así como los inmensos gastos sanitarios: contaminar nos está saliendo muy caro (y eso sin tener en cuenta los costos del cambio climático).
  3. Comprar productos de China sale barato, porque todos pagamos parte del precio, especialmente los chinos que se están comiendo la contaminación que implica producir productos para los países ricos.Mafalda: Lo urgente no deja tiempo para lo importante
  4. El coronavirus ha demostrado que se puede reducir el crecimiento económico sin generar tragedias. Las muertes, por coronavirus o por la contaminación, son la tragedia. La reducción de la contaminación es más positiva que negativa, aquí y en China.

Decía Mafalda que “lo urgente no deja tiempo para lo importante“. El problema es aún mayor cuando ni siquiera sabemos bien qué es importante y qué es urgente. ¿Y si respiramos hondo y nos tomamos un tiempo para decidir qué es importante y qué es urgente?

♦ Más sobre China y sobre un país con un rumbo opuesto, Costa Rica:

Publicado en Buenas noticias, Cambio Climático, Ciencia, Decrecimiento, Energía y Contaminación, Malas noticias, Medio Ambiente, Noticias del Mundo, Salud, Sostenibilidad | Etiquetado , , , , , , , , , | 9 comentarios

¿Quién será líder de la liberación animal?

Todos los lácteos provocan maltrato animal

Todos los lácteos provocan maltrato animal: Lee 6 razones para no consumir lácteos.

La historia de la humanidad está llena de injusticias. Sin embargo, a veces surgen personajes que lideran a los oprimidos y los guían hacia la liberación, pagando incluso con su vida. Veamos unos ejemplos:

  • Ante la segregación racial de los afroamericanos en Estados Unidos, surgieron personajes como Martin Luther King (Nobel de la Paz) o Malcolm X (que eran de raza negra).
  • Ante el racismo del Apartheid en Sudáfrica, Nelson Mandela (Nobel de la Paz) abrió el camino a la libertad (y también era negro).
  • Ante la injusticia y los abusos de los británicos en la India, Mahatma Gandhi, un indio, ganó la batalla con la paz.
  • Ante la prohibición del voto femenino en España, Clara Campoamor protestó y consiguió el sufragio universal. En otros países también hubo lideresas, invariablemente mujeres, tales como por ejemplo, Christabel Pankhurst y Annie Kenney en Reino Unido, Alicia Moreau de Justo y Eva Duarte de Perón en Argentina o Elvia Carrillo Puerto en México.
  • Ante la degradación ambiental por parte de la petrolera Shell en la tierra de los Ogoni (Nigeria), Ken Saro-Wiwa se opuso hasta el extremo de ser ahorcado.
  • Ante la injusticia y discriminación de los indígenas en Guatemala y especialmente de las mujeres, una mujer indígena se reveló: Rigoberta Menchú (Nobel de la Paz).
  • Incluso, ante la esclavitud infantil en Pakistán, un niño protestó y por ello fue asesinado, Iqbal Masih.

Es decir, los movimientos de liberación de los oprimidos han sido en numerosas ocasiones liderados precisamente por individuos oprimidos. Las personas que sufren las injusticias encuentran la fuerza y los argumentos para protestar y para visibilizar las tropelías contra su gente.

Sin embargo, hay un tipo de injusticias en las que los oprimidos no van a levantar su voz. Ellos no tienen voz. Son suficientemente sumisos y no tienen sindicatos. Tienen sentimientos y saben comunicarse, pero no pueden hablar. Nos referimos, por supuesto, a los animales no humanos. Hay un hecho triste:

Ningún animal podrá protestar para exigir justicia

Utilizar animales y comer alimentos que proceden de ellos provoca, sistemáticamente maltrato animal y un alto impacto ambiental. Puede que haya excepciones, pero son tan raras que no tiene sentido detenerse en ellas. Así, siempre hay maltrato animal al comer carne o pescado, al consumir lácteos o huevos, al montar a caballo e incluso al tener casi cualquier tipo de mascota (porque suelen ser “fabricadas” en criaderos donde lo que importa es maximizar el beneficio y no el bienestar animal). Los animales se tratan como posesiones porque no pueden defenderse. Puede haber excepciones, pero son eso, excepciones.

Si los animales hablaran, aunque tuvieran un lenguaje reducido, no podríamos negar sus sentimientos. Los animales se comunican de mil formas distintas. Pero no hablan; y eso les condena a ser tratados, en muchos casos, como objetos.

En un relato animalista unos indígenas mantenían como ganado a miembros de otra raza pero les rompían las cuerdas vocales para que no pudieran hablar. Si hablaran podrían defender sus derechos y proclamar sus deseos. Descubrieron que es mejor que los oprimidos no hablen. ¿No estamos ignorando los deseos más evidentes de los animales porque no hablan y porque son extraordinariamente sumisos?

Mientras, la UE dedica decenas de millones de euros cada año a campañas para promover que los europeos coman carne, algo indefendible por cuestiones de clima, medioambiente y salud. El objetivo es transferir dinero público a empresas cárnicas que son muy poderosas, todavía.

Resumen de abusos para quien (no) se quiera enterar: Pincha en los enlaces (o no)

  • Comer carne y pescado: El maltrato animal es aquí evidente. Ya nadie duda de que los peces sufren al morir asfixiados. Aunque los animales de granja sean aturdidos antes de su sacrificio, se produce mucho maltrato en toda la cadena: separación de madres e hijos, embarazos forzados, hacinamiento, abuso de antibióticos, transporte en malas condiciones, estrés… y por supuesto la matanza.
  • Lácteos: Los lácteos no son éticos y tienen fácilmente sustitutos, como las leches vegetales. Aparte de aspectos ecológicos y humanos (contaminación de la ganadería industrial, envases de usar y tirar, injusticias, salud…), los lácteos provocan sistemáticamente maltrato animal: separación de madres e hijos, sacrificios cuando las hembras no dan suficiente leche, embarazos forzados para que den leche sin parar…
  • Huevos: Tienen una alta huella ecológica y maltrato animal. Y hay sustitutos muy baratos.
  • Montar a caballo y toda la hípica es maltrato animal: Los caballos son cosificados para que sean nuestro motor de transporte o para que nos permitan ganar medallas.
  • Zoos, acuarios, circos, laboratorios y granjas son cárceles que enloquecen a los animales. Es la conclusión a la que llegó Laurel Braitman tras investigar el bienestar animal, físico y psicológico.

Los niños merecen un trato digno, aunque no puedan exigirlo. Ningún animal va a exigir un trato digno, pero eso no significa que no lo merezcan. Entonces… ¿qué podemos nosotros hacer para darles voz? ¿Y para reducir su sufrimiento?

♥ Te interesará también:

Publicado en Alimentación, Animalismo, Consumo, Contaminación, Denuncias, Industria, Liberación, Malas noticias, Maltrato animal, Solidaridad, Sostenibilidad, Veganismo | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Enumeremos las consecuencias de la crisis climática (que es una crisis ambiental) y algunas soluciones

Pincha en esta imagen para escuchar un PodCast que enumera las consecuencias del cambio climáticoLa crisis climática, el desastre climático, el calentamiento global o el cambio climático es algo que solo muy pocos tienen el descaro de negar. Los científicos no tienen dudas: el ser humano es culpable. La mayor duda es si los políticos han entendido lo que dice la ciencia. Sin embargo, como dijimos hace bastantes años, la crisis ambiental es aún más difícil de negar y, al fin y al cabo estamos hablando de lo mismo. Pero… ¿qué consecuencias tiene esto? ¿Por qué tenemos que actuar urgentemente? ¿Qué pasa si seguimos sin hacer algo decisivo?

Respondamos a esas preguntas de forma esquemática (aunque no exhaustiva):

  1. Aumento de temperaturas: Este es el efecto más intuitivo del calentamiento global. Las olas de calor serán más frecuentes y más graves. Sin duda, aumentarán las muertes por este motivo y cambiarán, entre otras cosas, los flujos turísticos.
  2. Meteorología más extrema: Aumento de tormentas, huracanes, sequías e inundaciones. Donde estos fenómenos eran raros, se verán con más frecuencia, y donde eran frecuentes serán más frecuentes y más inesperados. Esto implica más gastos en reparar los destrozos, aunque algunos alcaldes ya están proponiendo no arreglarlo todo, para evitar que se vuelva a romper. Adaptarse es más inteligente que oponerse a lo irremediable.
  3. Más enfermedades: Virus, animales y personas portadoras podrán infectar en latitudes donde ahora no llegan ciertas enfermedades como la malaria, el dengue o el chagas. Sin embargo, estamos ya viviendo en una “sopa química” y los científicos piden que se controlen los contaminantes. También hay muchas enfermedades físicas (enfermedades cardiorespiratorias…) y psicológicas (solastalgia, ecofatiga…). Las enfermedades de los animales están menos investigadas pero, por ejemplo, ya se ha demostrado que los quebrantahuesos están muriendo por la malaria aviar, una enfermedad transmitida por un mosquito, lo cual ha sido posible por el cambio climático.
  4. Cambios en los ecosistemas: Ese punto es, de hecho, un macropunto porque incluye varios apartados de gran importancia. Pensemos en que los ecosistemas realizan funciones esenciales para la vida (regulan lluvias, depuran el agua, permiten la vida…):
    1. Se reducen los glaciares: Solo en los Pirineos ya se han perdido el 80% de los glaciares y lo mismo está ocurriendo en todo el planeta desde el Himalaya a los Andes. Esto implica pérdida de reservas de agua dulce y pérdida de biodiversidad. Por ejemplo, las aves alpinas están muy amenazadas.
    2. Desertización: Un solo dato, en 2090 la península Ibérica será como el Sáhara. Casi todos los que nazcan hoy en España o Portugal, tendrán que emigrar, serán refugiados climáticos.
    3. Más incendios forestales y más grandes: La subida de un solo grado de media tiene fuertes implicaciones también en esto. Lo hemos visto en 2019 con los incendios en Australia, en Brasil o en Rusia. Devastadores incendios, difícil de extinguir, muchos de ellos provocados por el ser humano, pero también hay causas naturales (como los rayos secos).
    4. Pérdida de corales: Los arrecifes de coral se están muriendo y eso implica un daño inestimable en la base de la cadena alimentaria marina.
    5. Pérdida de biodiversidad: Este uno de los límites planetarios que hemos sobrepasado con mayor rotundidad. No sabemos donde está el límite para tener graves consecuencias, pero detener la pérdida de especies es algo esencial y muy urgente.
  5. Muchas ciudades se inundaránSube el nivel del mar: En unos 100 años el nivel ha subido 19 cm. (casi todo ha sido en los últimos años). De seguir así las implicaciones son importantes, aunque no lo aparente: pérdida de playas, inundación de ciudades costeras, desaparición de islas, pérdida de lugares turísticos, migraciones, pérdida de terrenos fértiles (como el Delta del Ebro, aunque en este caso también es culpa de la falta de sedimentos por la construcción de embalses)… En España, más de 200 mil hogares corren el riesgo de desaparecer. Un caso muy preocupante lo encontramos en las islas Marshall: La subida del nivel del mar amenaza un inmenso vertedero nuclear abandonado por EE.UU. Ese país no ha pagado ni siquiera indemnizaciones por las enfermedades ocasionadas.
  6. Reducción de recursos básicos: Muchos recursos escasearán por estas causas:
    1. sobreexplotación (pesca, minerales, agua…),
    2. contaminación o erosión (agua, tierra fértil…), o
    3. pérdida de productividad (agricultura, industria…).
  7. Especies desacopladas: Hay especies que se están adaptando al cambio climático, mientras otras no lo hacen. Las especies se han acoplado entre sí para funcionar rítmicamente. Por ejemplo, algunas flores salen cuando hay insectos que las polinicen. Si esas especies se desacoplan podría reducirse mucho la polinización, con todo lo que ello implica (menos frutos, menos semillas, menos nuevas plantas…). Entre animales también pasa, pues hay depredadores que dependen de sus presas. Sin presas se complica la supervivencia de depredadores, y sin depredadores las presas pueden proliferar hasta afectar gravemente a otras especies, o incluso su propia subsistencia. La naturaleza es compleja y aún no se sabe bien las implicaciones de cada especie en cada ecosistema. La crisis climática está generando cambios tan rápidos que muchas especies no pueden adaptarse, por lo que se complica su supervivencia (aparte de otras causas más directas).
  8. Más especies invasoras: El cambio climático permitiría que las especies viajen y encuentren condiciones adecuadas. Estas especies podrán convertirse en invasoras generando graves problemas. Algunas de las especies invasoras que ya estamos viendo incluyen medusas, mosquitos tigre o algas. Por ejemplo, un alga procedente de Asia amenaza la pesca en Cádiz.
  9. Más plagas: El cambio climático y todo lo anterior podría generar las condiciones idóneas para que proliferen especies indeseadas para el ser humano (picaduras, enfermedades, daños a la agricultura, ganadería o pesca…). Las plagas pueden ser de especies autóctonas o alóctonas. Una de ellas es la avispa asiática que devora a las abejas. Sin abejas, la polinización se ve mermada y dependemos de la polinización para miles de alimentos.
  10. Menos alimentos, más caros y menos nutritivos: Por todo lo anterior, es fácil esperar una menor producción de alimentos y por tanto, mayores precios si no se controla. Pensemos que algunas crisis alimentarias se han producido más por la especulación que por la escasez de alimentos, pero la escasez no ayuda. Más aún, algunos estudios señalan que alimentos como el trigo o el arroz serán menos nutritivos y que en nuestra comida encontraremos menos elementos esenciales como el zinc o el hierro. Los agricultores tienen que adaptarse al nuevo clima, pero esto implica una sucesión de cambios difíciles de programar y predecir (nuevos cultivos, menos agua, más riesgos…).
  11. Guerras por recursos: En un mundo más degradado, el surgimiento de guerras es más fácil que en el mundo “civilizado” actual. El curso de la Historia nos está llevando a un mundo más homogéneo, con más sensatez y más unidad, pero el rumbo podría cambiar. De hecho, la guerra de Siria empezó por unas malas cosechas por culpa del cambio climático. Miguel Eguiluz, de MSF, decía recientemente: “El cambio climático recrudece los conflictos en Nigeria”. Cuando el agua y la comida sean escasas… ¿seremos capaces de hacer un reparto justo y equitativo?
  12. Aumentan las migraciones: Con el tiempo, veremos más refugiados climáticos, aunque tal vez ni ellos sepan que están migrando por nuestra afición a quemar combustibles fósiles. Ya hay muchos refugiados climáticos incluso dentro de Estados Unidos.
  13. Riesgos en los suministros (agua, energía, fertilizantes químicos…): Por todo lo anterior, podemos esperar más cortes en los suministros y de mayor duración cada vez.
  14. Acidificación de los océanos: Este es uno de los nueve límites planetarios que aún no se ha sobrepasado (hemos sobrepasado 4 de los 9 procesos básicos de la Tierra). Detener la quema de carbón totalmente es básica para reducir la lluvia ácida. Afortunadamente, la quema de carbón se está reduciendo por motivos económicos (que no ambientales).La contaminación mata y nos mata
  15. Problemas por la contaminación: La contaminación adopta muchas formas en el moderno mundo industrializado (contaminación atmosférica, acústica, lumínica, de suelo, de agua…). Es fácil imaginar los ingentes problemas que esto provoca y de los que hemos hablado bastante en este blog (reducción de pesca, intoxicaciones, cánceres…). Por ejemplo, se estima que solo en España mueren unas 30.000 personas cada año por culpa exclusivamente de la contaminación del aire. La contaminación por ozono provoca unas 17.000 muertes al año en Europa, aparte de daños a la vegetación.
  16. Pérdida de puestos de trabajo y de riqueza: El actual ritmo de consumo y crecimiento económico es insostenible. Entonces, si somos incapaces de organizar un decrecimiento ordenado, nos llegará una corrección a la fuerza, porque toda la riqueza procede de la naturaleza, a la cual estamos agrediendo, sobreexplotando y contaminando. La pérdida de productividad industrial parece algo inevitable, salvo que consigamos producir más, contaminando y extrayendo menos.
  17. Colapso de toda nuestra civilización: Si todo lo anterior supera cierto límite nos exponemos a perder no solo grandes avances tecnológicos sino hasta los derechos humanos. La calidad de vida del Estado del Bienestar está seriamente amenazada, aunque esta amenaza no venga de golpe ni de forma inmediata.

La lista anterior es solo un resumen y no pretende asustar, sino concienciar. Todos podemos hacer mucho para algunos de los problemas comentados. Hay que ver en esto una oportunidad para mejorar, para enfrentarse a la crisis ambiental desde muchos frentes, con miles de soluciones como por ejemplo las siguientes:

El que no hace nada es porque no quiere. Hay alternativas. Sabemos lo que tenemos que hacer. Si no lo hacemos las consecuencias serán muy graves. Si somos conscientes de a qué nos enfrentamos podremos prepararnos mejor y frenar todo lo posible esta carrera hacia el abismo.

♦ Nota: Este artículo se debate en un podcast de Ampliando el debate con Jesús Nácher, Vicente Nácher y un servidor.

♦ Te gustará también:

Publicado en Agua, Alimentación, Biodiversidad, Cambio Climático, Ciencia, Contaminación, Economía, Energía y Contaminación, Malas noticias, Medio Ambiente, Noticias del Mundo, Salud, Sostenibilidad | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 3 comentarios

Inconvenientes del césped artificial: ¿No prefieres ver tierra y plantas reales?

El césped artificial en las ciudades es una mala opciónEl plástico está en nuestra sangre y en nuestros alimentos. Los científicos no saben las implicaciones de esto. ¿Qué debemos hacer? Por lo pronto reducir todo el plástico de “usar y tirar” (es bastante fácil). También debemos reducir todo el plástico prescindible. Una de las aplicaciones más absurdas es usar césped artificial en parques, jardines o medianas. Por supuesto, para campos deportivos el tema es distinto.

En una ciudad, las únicas ventajas que tiene el césped artificial son: que queda “bonito” (para algunos) y que es (supuestamente) “barato“. Un análisis en profundidad puede hacer cambiar esos dos aspectos:

  1. El césped artificial tapa el suelo y evita que veamos la tierra. ¿Acaso el verde artificial es más “bonito” que los colores naturales? La apreciación estética requiere un mínimo de reflexión para que no sea superficial. Simplemente la tierra es bella. ¿Por qué las ciudades han de estar cubiertas de asfalto y de plástico verde?
  2. El césped artificial evita que crezcan plantas ruderales, que son naturales y cuyas flores son aprovechadas por las abejas y otros insectos. No hace falta decir el problema inmenso que tienen los insectos en general y las abejas en particular. Con razón podemos decir que la ciudad moderna destierra la naturaleza. Las ciudades deberían tener (por ley) islas de naturaleza salvaje, tierra libre, sin necesidad de que la jardinería se encargue de todo. Más barato y ecológico, imposible.
  3. El césped artificial almacena más calor que las plantas y que la tierra, por lo que aumenta el efecto isla de calor en las ciudades.
  4. El césped artificial no permite que el agua se filtre al suelo (o reduce mucho la infiltración). Esto puede generar problemas de sequedad en los árboles y plantas adyacentes, así como inundaciones y charcos en zonas cercanas si no hay un buen drenaje.
  5. El césped artificial está fabricado de fibras sintéticas derivadas del petróleo. Por tanto, usar ese producto favorece una de las industrias más contaminantes del planeta. Normalmente se fabrica con plásticos y otros materiales, algunos de ellos peligrosos, aunque la UE prohíbe que contenga materiales pesados (hierro, cromo, aluminio, cobre, magnesio…). El césped artificial no será nunca un elemento de jardinería ecológica.
  6. El césped artificial se degrada con el tiempo, generando microplásticos y contaminando ríos y mares. El césped artificial es ignífugo porque tiene productos químicos, pero una colilla por ejemplo puede derretir las fibras y acelerar el deterioro.
  7. El césped artificial evita que se pongan plantas reales, las cuales pueden ser muy baratas de mantener si se escogen plantas autóctonas y adaptadas al clima local. El césped natural es caro de mantener y en ciertos climas, como el mediterráneo, es realmente una mala opción. ¿Y si plantamos lo que vemos en el campo? Por ejemplo, en climas mediterráneos podemos plantar aulagas, tomillo, romero, algarrobos, pinos, alcornoques…
  8. El césped artificial reduce hasta un 60 % el número de gorriones en cuatro años, según un estudio científico. Es posible que otras aves urbanas (lavanderas, mirlos…) también se vean afectadas.
  9. ¿Qué consecuencias tiene todo lo anterior sobre la salud? No lo sabemos, pero sin duda, no son buenas.

En definitiva, un análisis tranquilo demuestra fácilmente que el césped artificial no es más bonito y no es más barato que dejar la tierra “desnuda” o con plantas autóctonas de bajo mantenimiento. Los ayuntamientos que usan el césped artificial lo hacen por ignorancia (suya y de sus ciudadanos). Hay que hacerles ver que se equivocan. Os animamos a mandar este artículo a los ayuntamientos obsesionados con el césped artificial.

Te gustará aprender también aquí:

Publicado en Agua, Arquitectura y Diseño urbano, Biodiversidad, Botánica, Contaminación, Denuncias, Medio Ambiente, Sostenibilidad | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario