Libro Resarcir a Eva (Historias sobre evolución), de Javier Pérez González: ¿Por qué hemos creado una sociedad consumista?

Somos como somos por la evolución. El proceso que dio fama a Darwin explica también nuestras emociones, motivaciones y comportamientos, además de la anatomía y fisiología. Ahí se entrelazan muchos fenómenos entre los que el autor de Resercir a Eva destaca dos: sexo y colaboración. Sin embargo, ante los retos ecológicos parece que no estamos dispuestos a colaborar. ¿Tiene esto una explicación científica mirando nuestra evolución?

Javier Pérez es doctor en Ciencias Biológicas y profesor en la Universidad de Extremadura. Con este libro, editado por su universidad (2020), mezcla ficción y divulgación científica. Cada capítulo empieza con un relato que ayuda a plantear los temas científicos que se tratan a continuación. De forma muy entretenida, nos conduce a entender parcialmente por qué pasa lo que pasa, y a meternos en temas controvertidos para los que la ciencia no tiene respuestas simples.

Es un libro de divulgación científica apoyado por relatos breves de ficción. Recorre la historia evolutiva del ser humano y cómo diversos procesos selectivos dieron lugar a lo que somos en la actualidad. En el capítulo final se plantea cómo el ecofeminismo puede ser un movimiento que redirija la evolución humana hacia unos individuos capaces de colaborar más. Esta conclusión no se debe a cuestiones éticas, sino científicas.

1. Evolución biológica

“Todas las especies que han existido o existen en la actualidad descienden de la primera célula que se originó en la Tierra a partir de procesos bioquímicos”. A partir de ahí, el factor clave es el tiempo. En más de 3.500 millones de años ha habido tiempo para que billones de generaciones hayan permitido la maravillosa biodiversidad actual (aunque por culpa del hombre se están perdiendo muchas especies, para siempre).

Un relato sobre una lagartija que llega por azar a una isla es la excusa perfecta para explicar de forma práctica e intuitiva conceptos como mutación, selección natural, deriva genética, reproducción sexual y asexual, así como migración, especiación y extinción de especies. Todo está influenciado por muchas condiciones, tales como que los recursos son limitados en la naturaleza (alimentos, refugios, parejas… no existen en cantidades infinitas).

El surgimiento de la reproducción sexual cambió el proceso evolutivo. El sexo se expandió por la naturaleza diferenciando hembras y machos, individuos sobre los que la evolución actúa de forma diferente. El éxito de esta novedosa reproducción radica en la variedad de descendientes que pueden surgir de una pareja de individuos. Los hijos no son copias casi idénticas de sus padres y esa enorme variabilidad facilita la adaptación ante condiciones desfavorables que siempre surgen. La reproducción sexual tiene un inconveniente —hay que encontrar pareja—, pero los beneficios superan los costes.

Por otra parte, “en la inmensa mayoría de especies que se reproducen mediante el sexo, el esfuerzo invertido por las hembras para la reproducción es mayor que el de los machos. Las hembras gastan más, pero los hijos son tanto de sus madres como des sus padres”. Eso es “el gran dilema de la biología evolutiva”, y no está claro el porqué. Cuando el macho contribuye a la cría, el dilema desaparece, pero casi siempre la hembra es la encargada del cuidado de los hijos y el macho se encarga de conseguir el mayor número de apareamientos posibles.

El libro nos desvela curiosidades como esta: En especies con gran dimorfismo nos encontramos caracteres sexuales extravagantes principalmente en los machos (cornamentas, vistosos colores, comportamientos extraordinarios…). También es habitual la escasa colaboración por parte de los machos en las tareas de cría. Cuando los machos aportan importantes recursos a la prole, no suelen encontrarse ese tipo de características (hay más igualdad). A veces, esas características extravagantes comprometen la supervivencia de los machos, pero se compensa por la obtención de muchos apareamientos. Pensemos, por ejemplo, en el pavo real cuya vistosa cola le hace ser más torpe.

Cuando los machos no cuidan de la prole, hay más machos disponibles para la reproducción y, por tanto, las hembras son un “recurso limitante por el cual los machos compiten”. Las hembras elegirán machos con “buenos” genes para sus crías: por ejemplo, los que ganen tras una lucha (como el caso de los ciervos). Esta predilección podría dirigir la evolución a esas características extravagantes (como la impresionante cornamenta de los ciervos). Pero existen otros modelos para explicar la evolución de esas especies: todo podría iniciarse por un carácter que aportara realmente una ventaja significativa. En el pavo real, una cola más larga en los machos podría haber favorecido el vuelo. Las hembras favorecerían la reproducción con esos machos, con lo cual se expandirían mejor los genes de colas largas, pero también la predilección por los machos de colas largas. Con el tiempo, los machos de colas largas llegarían a ser más exitosos, no porque volaran mejor, sino porque son preferidos por las hembras.

Las hembras eligen a los machos mejores (que cuidan más de las crías, con mejores territorios, más alimento o protección…). Incluso algunos machos dan la vida por la fecundación. Este comportamiento caníbal se da en las mantis religiosas y en las arañas lobo. Por otra parte, hay aves del ártico en el que las hembras ponen los huevos y los machos son los que incuban y cuidan de los pollos. Así, las hembras pueden tener varios nidos atendidos por un macho cada uno. Aquí son los machos los que eligen a las hembras y son éstas las que tienen coloraciones más vistosas.

Hay varios sistemas de apareamiento y cuidado de crías estándares, aunque en muchas especies los individuos tienden a comportarse de forma promiscua:

  • La monogamia (formar parejas estables) es frecuente entre las aves, pero en especies monógamas, las cópulas fuera de la pareja son muy frecuentes. En el fondo, “ambos progenitores están interesados en que la prole salga adelante, aportando la cantidad mínima de recursos” (para usarlos en el futuro, no por egoísmo).
  • En la poligina, las hembras se reproducen con un único macho mientras los machos compiten por copular con el mayor número posible de hembras. Estos casos son frecuentes entre los mamíferos y en ellos el cuidado de las crías es tarea exclusiva de las hembras. Pero aquí también es frecuente que las hembras traten de copular con varios machos, dándose casos de miembros de una misma camada que pertenecen a padres diferentes. Es una estrategia buena para aumentar la diversidad genética de los descendientes.
  • La poliandria es el caso contrario y el cuidado de las crías suele recaer sobre los machos. Es un sistema poco frecuente que se da principalmente en algunas aves.
  • En la poliginandria varias hembras y varios machos intervienen en la reproducción. Todos los que participan, cuidan de la descendencia. Es también poco frecuente.

La vida en sociedad tiene ventajas e inconvenientes, y obliga a interactuar a los individuos de una población, actuando dos fuerzas: el bien individual y el bien común. A veces se forman sociedades jerarquizadas o no; y organismos con castas encargadas de diferentes tareas (eusociales), como en las hormigas o abejas, en las que la mayoría de los individuos no se reproducen. Entre los vertebrados, solo dos especies de roedores subterráneos de África pueden considerarse eusociales.

Aparentemente, la selección natural no debería favorecer comportamientos altruistas, pues el objetivo principal es perpetuar los genes propios y no los ajenos. Sin embargo, no siempre es así. Hay especies de aves y de mamíferos en los que algunos individuos no se reproducen y ayudan a los demás a la crianza. “Son los genes los que actúan de manera egoísta. El aparente altruismo de los individuos no es más que la expresión del egoísmo de sus genes”. Ofrecer ayuda podría facilitar dejar más copias de los propios genes (ayudando a parientes cercanos, por ejemplo). Hay otros argumentos para ayudar: por corresponder a una ayuda anterior, porque se recibió ayuda de otro, o porque he visto a otros individuos ayudar. “Las poblaciones con individuos egoístas tendrán más probabilidades de desaparecer en condiciones adversas” (las cuales siempre llegan). Pero para que las poblaciones altruistas funcionen se deben detectar a los egoístas y penalizarlos. En caso contrario, los egoístas obtendrán ventajas y, con el tiempo, los altruistas desaparecerían.

2. Evolución humana

Los australopitecos (antepasados humanos) se apareaban siguiendo un sistema poligínico con comportamientos promiscuos con distintos matices. Los de mayor estatus social copulaban con mayor frecuencia dado que otros machos no se lo impedían y eran preferidos por las hembras. El libro también analiza la competición espermática y la forma del pene humano. En especies de primates actuales, próximas a nosotros y a nuestros ancestros, se observan conductas promiscuas, competencia espermática y cópulas a cambio de recursos.

Esas adaptaciones y otras se efectuaron hace varios millones de años. Ante un gran cambio climático, nuestros antepasados se fueron adaptando lentamente: postura erguida, habilidad manual… Vivieron en la frontera entre la selva y la sabana y colaboraban para sobrevivir (como bien explica Harari). El problema con el cambio climático actual es que el ritmo del cambio es tan rápido que impide a muchas especies adaptarse, además de otras consecuencias dramáticas. “No somos otra cosa que monos bípedos” y “primates extraños”. Así nos define, de forma certera, Javier Pérez.

Para que un homínido sea considerado humano debe tener gran volumen cerebral y capacidad para fabricar herramientas. Por primera vez, el Homo habilis fabricaba cuchillos y otras herramientas de piedra. Esas herramientas no le permitían cazar, pero sí despiezar animales muertos, ser carroñeros. Este consumo extra de proteínas permitió que el cerebro pudiese crecer, pues es un órgano que demanda mucha energía. Sin embargo, otros animales consumían más proteínas aún y no desarrollaron un gran cerebro. La explicación está en otras presiones evolutivas.

En los primeros humanos el estatus social regulaba el acceso a recursos y la reproducción, pero ese estatus no se favorecía solo por el poderío físico, sino también por las habilidades y la inteligencia. Es decir, los individuos más inteligentes eran preferidos por las hembras y, por tanto, sus genes se fueron favoreciendo.

El humano no es el único animal que utiliza herramientas. Aves como los alimoches o mamíferos como las nutrias marinas también lo hacen. Incluso, animales como los córvidos y los chimpancés modifican estas herramientas (las fabrican) para que sean más efectivas.

Los grupos de humanos que vivían en la frontera aceptaban nuevas incorporaciones de inmigrantes, lo cual era muy positivo para evitar los problemas de la endogamia. En esos grupos, los egoístas se aprovechaban de los demás sin ofrecer nada a cambio y esto les permitió prosperar y difundir sus genes. Pero en condiciones adversas, los grupos en los que predominaban los egoístas acabaron desapareciendo. La colaboración fue esencial para sobrevivir. Los individuos colaboradores adquirían buena reputación y recibían beneficios sociales. Esto dio lugar a sociedades complejas, en las que también estaba la estrategia del pícaro (individuos que intentan engañar para tener buena reputación sin merecerla).

“Las emociones no son exclusivas de los humanos”. El miedo, el dolor, el asco, la alegría, la sorpresa… se encuentran en multitud de especies de animales. Algunas emociones están más desarrolladas en los humanos: la culpa, la vergüenza, el remordimiento, la humillación, la venganza, la compasión, la gratitud, la admiración…

Perros o chimpancés, por ejemplo, expresan sus emociones con los gestos, pero en los humanos es algo mucho más innato. Y eso demuestra que la colaboración predominó por encima de estrategias egoístas o pícaras. Las expresiones (involuntarias) sirven para intercambiar información eficazmente en sociedades colaborativas, lo cual no hubiera prosperado en sociedades egoístas. Por ejemplo: mostrar el sentimiento de culpa o vergüenza facilita el perdón. Mostrar cuando uno necesita ayuda (pena) o cuando puede ofrecerla (alegría) permite sociedades más eficaces. “Se puede afirmar que la colaboración fue el principal determinante de nuestra historia evolutiva; nuestra sonrisa da fe de ello”.

Con interesantes reflexiones, el libro se sumerge en la evolución de nuestra anatomía: los brazos pasaron a ser más débiles, pero más hábiles, las piernas más largas y se adaptaron músculos y huesos al modo de andar bípedo del Homo erectus. El calor de la sabana propició la segregación de sudor para refrescar la piel. El pelo dificultaba la refrigeración, por lo que se tendió a individuos con menos pelo, salvo en la cabeza para protegerla del sol (en axilas y pubis pudo conservarse para liberar mejor las feromonas). La piel tendió a oscurecerse por el pigmento melanina (que absorbe la radiación ultravioleta). El volumen craneal siguió creciendo y las caderas se fueron estrechando para incrementar la eficiencia al andar, lo cual complicó los partos y favoreció a las mujeres con partos anticipados. La maduración del cerebro debía completarse fuera del útero materno.

La evolución hizo crecer la monogamia, lo cual dirigía esfuerzos de ambos padres a sus hijos (aunque el padre nunca podía estar seguro de ello). Esto se demuestra en el dimorfismo sexual: los machos humanos son más corpulentos que las hembras, pero esa diferencia disminuye en el Homo erectus. Además, entre los mamíferos es muy extraña la ovulación oculta de las hembras humanas. O sea, la mayoría de los mamíferos macho saben cuando las hembras están ovulando, cosa que no ocurre en el humano. Esto podría haberse originado como una estrategia para favorecer la presencia del macho en el entorno familiar, aportando recursos y protección en todo momento (y no solo cuando la hembra estaba en celo).

Esta monogamia, aunque fuera parcial, trajo grandes cambios. Por ejemplo, en especies monógamas la elección de pareja es importante, lo cual dirige la evolución hacia individuos con las características de los más atractivos, que suelen predecir un mayor éxito reproductor. Las mujeres de todas las culturas prefieren hombres grandes, musculosos, mayores que ellas, con experiencia y estatus social. Los hombres, en cambio, prefieren mujeres jóvenes, pechos relativamente grandes y una proporción cintura/cadera que se acerque a 0,7. Puede parecer curioso la predilección de los hombres por mujeres con dificultad de movimientos (cuerpos no atléticos). Esto lo explica por el principio del hándicap: esas mujeres deben tener buena calidad genética porque en caso contrario habrían muerto. Ese mismo principio podría haber funcionado en el caso de la predilección por un pelo largo y bien cuidado, ya que esto parece más un inconveniente que una ventaja. Otras características comunes a ambos sexos para ser atractivos son la simetría (la cual facilita los movimientos y explica nuestro gusto por el baile), la inteligencia, la reputación, y el rechazo al pariente (para aumentar la diversidad genética), entre otras.

El Homo erectus no alcanzó un desarrollo tecnológico destacable: los hallazgos de los primeros yacimientos africanos son herramientas similares a las encontradas en las más recientes poblaciones euroasiáticas. Sin embargo, la colaboración paterna y la monogamia hizo surgir un sentimiento vital para el humano actual: el amor (que no existía ni entre australopitecos ni entre los Homo habilis).

Ser inteligente tiene ventajas evidentes, pero al parecer pudo haber una mutación genética en una niña, por la cual “se sentía atraída por los hombres más inteligentes”. Esa mutación se dispersó rápidamente entre sus descendientes. En Homo habilis y Homo erectus las personas inteligentes eran preferidas porque solían tener más estatus social, pero ahora la inteligencia en sí era el carácter atractivo y de ahí surgieron distintas especies de humanos cada vez más inteligentes (Homo heidelbergensis, H. antecessor, H. neanderthalensis o, por fin, H. sapiens). Este puede ser el motivo de que la inteligencia humana sea el carácter más extraordinario del proceso evolutivo.

Ahora bien, ¿cómo se evalúa la inteligencia? Todo apunta a que fue por el lenguaje. “Las personas que mejor utilizan y expresan el lenguaje tienden a ser más inteligentes (…). Aquellos hombres con más labia eran los que resultaban atractivos”. Esto, unido a la necesidad de cooperación, potenció el desarrollo de un lenguaje cada vez más complejo. Otros animales se comunican (danza de las abejas, silbidos en delfines, gestos y sonidos en chimpancés…), pero no con la riqueza del humano. De hecho, este lenguaje articulado ha permitido el desarrollo cultural y tecnológico, que hubiese sido imposible sin él.

Este rico lenguaje también permite fabricar mentiras y potenciar comportamientos egoístas que podrían no ser detectados y, por tanto, no ser penalizados. Si eso hubiera sido así, nuestros antepasados habrían sido cada vez más egoístas. Eso no ocurrió, porque antes o después el mentiroso es descubierto y eso tiene consecuencias en el estatus y la reputación. Los mentirosos no son atractivos. No obstante, “las mentiras piadosas disfrutan de cierta aceptación social y, normalmente, no son castigadas”.

Imagen reconstruida de un Homo erectus (obsérvese la frente, más inclinada que en los humanos actuales)Hace menos de un millón de años, la humanidad la formaban distintas especies que, eventualmente, se cruzaban entre sí y, como siempre, todo evolucionaba de manera conjunta. Aparentemente, una variante de la mutación anterior preferiría a los inteligentes más por su volumen cerebral que por su habilidad con el lenguaje, posiblemente porque la existencia de distintos idiomas y dialectos dificultaba hacer la evaluación. El pelo impide ver bien el volumen cerebral, pero podría haber servido mirar la frente para estimar la inteligencia, de forma que aquellos individuos con la frente más vertical serían más atractivos, haciendo desaparecer paulatinamente los genes de las frentes inclinadas.

“Después de aparecer el hombre erguido, ninguna especie de humano se ha extinguido”. Las especies se fueron hibridando y el proceso acabó generando una única especie, el hombre sabio (Homo sapiens). “El criterio de elección de pareja en base a la altura de la frente determinaba que los hombres sabios fuésemos más atractivos que los hombre de neandertal”, por ejemplo. Sin embargo, el humano actual aún conserva en su ADN genes de neandertal.

3. Evolución, cultura, consumismo y ecofeminismo

Evolución cultural y evolución biológica no son procesos independientes y ambos influyen en la configuración de las sociedades. Cultura es todo aquello que aprendemos unos de otros y perdura en el tiempo creando tradiciones. Muchas especies animales tienen hechos culturales (chimpancés, macacos, cetáceos…). La cultura humana y las enormes densidades de población están generando graves impactos en los ecosistemas y en sus ciclos biológicos que “ponen en peligro la preservación de multitud de procesos naturales de los que dependen las especies”, y que “pueden poner en riesgo nuestra propia existencia”.

Nuestra especie se ha convertido en una especie eminentemente cultural, una revolución que nos alejó de los procesos naturales. Ese cambio comenzó  hace unos 10.000 años. Entonces, conseguir recursos no era una tarea complicada y los humanos pasaban mucho tiempo ociosos o desocupados. Había, por supuesto, épocas de escasez. El surgimiento de la agricultura y la ganadería fue la Revolución Neolítica (que pese a otras opiniones, no trajo algo mejor según Harari). Poco a poco se fueron abandonando la caza y la recolección de frutos. Los alimentos eran tan abundantes que se produjo una explosión demográfica y se desarrolló el comercio y el mercado. La necesidad de gestionar esos recursos abundantes, originaron la escritura y desarrollaron las matemáticas, con todo lo que eso conlleva. También propició la división del trabajo y las profesiones (artesanos, comerciantes, guerreros…) y luego la división social en clases. Pertenecer a una u otra clase social dependía del tráfico de influencias, de nacer en cierta familia… Es decir, personas de baja calidad genética podían alcanzar la clase social alta. Por el físico ya no se sabía la clase (ni la capacidad de conseguir recursos), por lo que se empezaron a usar vestimentas, pinturas, adornos…

“Hace unos 10.000 años, los criterios de elección de pareja —por parte de las mujeres— cambiaron”. Paso de ser importante cómo uno era a lo que uno tenía. La evolución cultural comenzó a determinar los cambios ocurridos en nuestra especie. Se llegaron a fenómenos extremadamente raros en la naturaleza, como gastar recursos en acciones que no estaban relacionados directa o indirectamente con la reproducción (fiestas, por ejemplo). Poseer muchos recursos no implicaba mayor éxito reproductivo. Durante los últimos 6.000 años la presión de selección hacia la obtención de recursos perdió intensidad. Más de un millón de años se ha invertido en criar hijos y solo 6.000 años se ha estado gastando en otras cosas.

Ir de compras puede parecer una actividad alejada de nuestra naturaleza, pero en realidad “las motivaciones que nos empujan a consumir son de índole biológica”. Sabemos que el consumo desmedido genera problemas ambientales importantes (contaminación, agotamiento de recursos, pérdida de ecosistemas, crisis climática…). Sin embargo, seguimos consumiendo incluso en cosas triviales y aparentemente innecesarias. Sabemos la gravedad de los problemas ambientales y cuáles son las soluciones (véase el mejor documental al respecto). Sin embargo, “cuesta mucho asumir los cambios necesarios (…). Es difícil pensar que el marketing sea capaz de manipular nuestra mente hasta el punto de motivar un comportamiento innecesario, artificial y trivial a costa de poner en peligro nuestra supervivencia como especie”. Puede que el marketing nos conozca mejor que nosotros mismos y, por eso, las marcas intentan que las asociemos a las emociones.

Todo comportamiento tiene un porqué evolutivo, cuya base tiene dos factores:

  • Factores últimos: El animal hace algo porque obtiene una ventaja para su éxito reproductivo. Ejemplo: hay aves que cantan para atraer a las hembras.
  • Factores próximos: El comportamiento es permitido o inducido por procesos fisiológicos, neurológicos o anatómicos. Ejemplo: las aves cantan porque hay cambios hormonales que les inducen a ello.

“Lo que realmente predispone a realizar un comportamiento son los factores próximos, las causas inmediatas”, mientras los factores últimos solo son el contexto que ha asociado ese comportamiento con el éxito reproductivo. Para entender el consumismo debemos utilizar estos dos tipos de factores.

Con respecto a los factores últimos, consumimos para mostrar estatus y para expresar algunas de nuestras características (inteligencia, personalidad, capacidad de adaptación, pertenencia a una subcultura…). Esto nos aporta algunas ventajas para elegir pareja y formar coaliciones. El estatus social se muestra mediante el consumo. Muchos productos se venden más caros de lo que podría esperarse porque así los compradores suben su estatus. Exhibir joyas, por ejemplo, ayuda a crear un círculo de amistades o asociaciones profesionales de alto nivel. Pero también, productos a precios asequibles se consumen masivamente para que los demás puedan ver que no se está en un estatus bajo. Nuestra sociedad asocia el consumo de tecnología o hacer viajes caros a elevados niveles de inteligencia (teléfonos inteligentes, coches inteligentes…).

Por otra parte, la selección natural ha ido favoreciendo a aquellos individuos con mayores niveles de flexibilidad. Esto podría estar detrás de la ventaja que aportaría seguir las modas, pues con ello se mostraría a nuestras posibles parejas que tenemos capacidad de cambio. Que sean los adolescentes y jóvenes los más obsesionados con las modas es un argumento a favor de que esto está motivado por la evolución.

En los países pobres, la evolución podría estar siguiendo un curso más natural, pero en los países desarrollados, la tecnología y los avances científicos favorecen la supervivencia a gran parte de la población, independientemente de su genética. Por supuesto, las personas con mayor estatus social, mayor inteligencia y mayor nivel cultural pueden tener una mayor esperanza de vida. Se ha demostrado que los hombres de mayor estatus tienen más hijos que los de menor estatus. En mujeres no ocurre así (tal vez por la menopausia, porque los hombres las prefieren jóvenes…). Las mujeres prefieren a los hombres de mayor estatus y el consumo y la exhibición de ciertos productos indican ese estatus. Aunque hay “minorías marginales” que pueden tener muchos hijos, lo cierto es que, en general, las mujeres ven más atractivos a los hombres con estatus alto, y así —indirectamente— están favoreciendo la competencia.

Las personas que suelen llegar a puestos de mayor responsabilidad y mejor remuneración son personas inteligentes, competitivas, ambiciosas, egoístas, y con habilidades para la manipulación y la mentira. Si además son varones, tenderán a producir un mayor número de hijos. Esos caracteres se transmitirán a las siguientes generaciones con mayor probabilidad que los caracteres que fomentan la colaboración. Todo cambiará ante el escenario de colapso al que nos acercamos.

Así pues, el consumo de productos triviales (consumismo) “probablemente esté motivado por procesos relacionados con la elección de pareja o la formación de coaliciones”. Intentar afrontar la crisis ambiental implica enfrentarnos a nuestras motivaciones biológicas, que son difíciles de cambiar. Si todo esto es cierto, la inercia consumista no hará más que aumentar, se fomentará más aún la competencia y los grandes problemas ambientales crecerán más aún. El autor plantea una duda: ¿aceptarías perder tu empleo por salvar la mitad del Amazonas?

Aunque Javier Pérez apunta a la revolución tecnológica para ofrecer soluciones, reconoce que “está tardando”. La tecnología puede que aporte soluciones algún día, pero por ahora, es solo la principal causa de los graves problemas ambientales. No obstante, apunta a otra esperanza: un cambio social que ya se está produciendo, aunque sea lentamente.

“Desde la Revolución Neolítica, hasta hace relativamente poco tiempo, no se han producido cambios relevantes en el comportamiento de nuestra especie. (…) En los últimos dos siglos se han ido acumulando una serie de cambios sociales que han acabado posibilitando el desempeño de profesiones por parte de la mujer.” El concepto de madre trabajadora puede es revolucionario y necesario. Aunque sigue habiendo machismo y desigualdad de género, también hay políticas de igualdad para que hombres y mujeres tengan las mismas posibilidades de acceder al trabajo que deseen. “Las mujeres seguirán manteniendo un mayor coste reproductivo, pero tendrán las mismas posibilidades que los hombres de conseguir recursos para la descendencia”.

Esto puede traer cambios importantes porque pueden dejar de ser atractivos los caracteres que aún se asocian a la masculinidad. Las mujeres podrían elegir hombres menos masculinos, con predisposición a colaborar con los hijos, aunque aporten menos recursos y tengan menos estatus social. Rompiendo la relación entre estatus social y éxito reproductivo en los hombres, podría reducir la competitividad y facilitaría afrontar los retos ecológicos.

Si conseguimos una plena igualdad de género en el mercado laboral, las mujeres podrían tener hijos sin importar la situación de su pareja, por lo que elegirán a otro tipo de pareja. Hoy día eso no ocurre, como lo demuestran las tasas de paro femenino, los bajos salarios de las mujeres trabajadoras, la escasez de mujeres en puestos de responsabilidad (techo de cristal), o la violencia de género.

“Una mujer que decide tener hijos tiende a disminuir de manera significativa su capacidad de competir en el mercado laboral —al menos, durante un tiempo—.” La competencia (no la colaboración) domina en la sociedad consumista de mercado libre. Una empresa que quiera maximizar beneficios tiende a contratar más hombres que mujeres, salvo que se obligue a la baja por paternidad, de igual duración que la baja por maternidad, como ya ocurre en algunos países. Aún así, hay otras consideraciones a tener en cuenta.

Las mujeres de mayor estatus tienden a tener menos hijos, justo lo contrario que los hombres de mayor estatus. Una causa es que el periodo fértil de la mujer coincide con la intensa actividad académica, formativa y profesional, necesaria en muchos casos para alcanzar alto estatus. Los hombres en cambio son fértiles superados los 40 años y siguen siendo atractivos para las mujeres. “Las mujeres que invierten en éxito profesional, lo hacen a costa de su éxito reproductivo”, por lo que no transmiten mucho los genes de competencia. Podría ocurrir que esos genes se activaran en el hombre y se inhibieran en la mujer.

Como se ha dicho, en nuestros antepasados lejanos aparecieron presiones selectivas que favorecieron genes implicados en la colaboración. En cambio, la sociedad actual propicia la competencia en los hombres (y en las mujeres, aunque ellas tienen menos descendencia). Por otra parte, el ecofeminismo está ganando terreno y podría ser el “cambio social que necesitamos para preparar a nuestra especie para los retos ecológicos que se nos plantean”.

“En situaciones extremas, nuestra especie ha recurrido a la colaboración para poder sobrevivir. Nos enfrentamos a situaciones extremas, pero las personas que deciden nuestro futuro están muy motivadas a la competencia”. Aumentar la representación de la mujer en las élites profesionales equivaldría a reducir las motivaciones competitivas, siempre que haya conciliación con la vida familiar y permita promocionar a las madres. El autor destaca la disminución de la tasa de natalidad como un problema, cuando tal vez sea algo básico para alcanzar la sostenibilidad. Las tasas de paro juvenil y la inmigración demuestran que no se necesita fomentar la natalidad. Por otra parte, para aumentar la conciliación de la vida laboral y familiar será fundamental reducir la jornada laboral.

♥ Te gustará también:

Publicado en Biodiversidad, Cambio Climático, Ciencia, Consumo, Cuentos, Medio Ambiente, Sostenibilidad | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Los ganaderos cuyas reses sean atacadas por el lobo deben ser sancionados y no subvencionados

A veces, las cosas se hacen al revés. La racionalidad del humano es muy baja. Así ocurre en España con el lobo. Si un ganadero abandona su ganado en el monte y el lobo le ataca, recibe subvenciones por cada animal que pierde. O sea, reciben premio los que no cuidan de su negocio ni de sus animales.

Esta estrategia produce que muchos ganaderos abandonen en zonas loberas —a concienciaaquellos animales enfermos o que no les interesan por cualquier motivo. Es un fraude que ocurre desde hace años y en algunos casos hay más de 300 ganaderos imputados por estafa en los ataques de lobo. Incluso, algunos han comprado reses débiles y en mal estado precisamente para cobrar las subvenciones. En un caso compraban potros por entre 150 y 300 euros cada uno, y cobraban ayudas de 900 euros. También falsificaban los datos para cobrar dos veces por el mismo animal. Hecha la ley, hecha la trampa.

Si un padre abandona a su hijo en el monte y el lobo le ataca, la ley actuará duramente. Por el mismo motivo, la ley debe actuar contra aquellos ganaderos que no cuidan bien de sus animales. Están obligados a ello por dos motivos básicos: es su negocio, y tienen en sus manos la vida y el sufrimiento de animales sensibles y sintientes. Mientras el ganado se perciba como meros objetos progresaremos muy lentamente hacia una sociedad sostenible y ética. Por cierto, que la palabra “res” viene del latín “res”, que significa “cosa” o “propiedad”, lo que refleja de dónde venimos, pero que no condiciona a dónde vamos.

El lobo tiene muchas ventajas económicas y ecológicas, incluyendo reducir los accidentes con fauna salvaje, ahorros económicos a los ganaderos y mejoras en los pastos. Los ganaderos que no aceptan esas ventajas, lo hacen más por ignorancia que por dinero. Deben aprender de tantos otros ganaderos que conviven con el lobo sin problemas, porque la convivencia es posible y fácil (cuando se quiere). Mientras haya subvenciones —y estas tiendan a ser cada vez mayores—, los ganaderos no van a estar interesados en cuidar totalmente de los animales que tienen a su cargo. Menos subvenciones, más educación.

Hemos sobrepasado 4 de los 9 procesos básicos de la Tierra —llamados límites planetarios—, y la biodiversidad es, tal vez, lo más preocupante. La pérdida de ecosistemas y de especies está entre las causas de las pandemias. Es uno de los mayores problemas de la humanidad. Dejemos de discutir si una especie salvaje merece o no vivir.

No vivimos en el paleolítico. En pleno siglo XXI, la caza deportiva debe ser prohibida: de todas las especies, en todos los territorios.

♣ Más sobre el lobo y la biodiversidad:

Publicado en Animalismo, Biodiversidad, Malas noticias, Noticias de España, Sostenibilidad | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Meditar, una de las cosas más sostenibles. Meditación por los bosques del planeta

Meditar bajo los árbolesUna de las cosas más respetuosas con la naturaleza es no hacer nada, a ser posible, ni siquiera pensar. Solo observarse a uno mismo es un ejercicio sano y sostenible. Se puede llamar meditar.

Si vas por la vida corriendo, frena. Si nunca te detienes, detente ahora. Si crees que tú no dañas a la naturaleza, escucha tu mente. Si crees que estás despierto, cierra los ojos un momento.

El escritor Yuval N. Harari descubrió la meditación por casualidad y, tras muchos intentos fracasados, quedó fascinado. En uno de sus libros explica que la meditación no tiene que asociarse a ninguna religión y que, en definitiva, la meditación es cualquier método de observación directa de nuestra propia mente. Es muy útil porque el origen del sufrimiento está en la propia mente. Cuando deseamos que ocurra algo y no ocurre, generamos sufrimiento. Es una reacción de la mente. Es la mente la que provoca el sufrimiento. “Aprender esto es el primer paso para dejar de generar más sufrimiento”. Los humanos somos máquinas de generar sufrimiento, empezando por nosotros mismos, y parar esto es más fácil de lo que pueda parecer.

El místico indio Deepak Chopra dejó escrito: “Actualmente, la felicidad de las personas depende de que otro sea infeliz (por pobreza, explotación, guerra, crimen y división de clases), o bien de que cerremos los ojos ante la fragilidad de la felicidad actual frente a un cambio en el futuro”. Y daba una salida: “Una antigua manera de ser feliz ha llevado al mundo al borde del abismo; una nueva manera de ser feliz puede salvarlo (…). La contribución más importante que puedo hacer para la sanación de nuestro planeta es ser feliz. Al propagar esa felicidad allá donde vaya, suscito una respuesta sanadora. Es fundamental comprender que nada de esto exige hacer algo especial (…). Mientras más intensa sea tu felicidad, mayor será su efecto sanador” (cfr. La receta de la felicidad).

Decía Pablo d’Ors en su Biografía del silencio, que vivimos muy dispersos y que la meditación nos ayuda a recuperar la niñez perdida. Los niños saben vivir el presente, especialmente cuando juegan. Para este sacerdote, uno de los efectos de la meditación es que “no quieres hacer daño a nada ni a nadie porque te das cuenta de que en primera instancia te dañarías a ti mismo”. Meditando aprendemos a ser más indiferentes a nuestros apegos y a nuestras aversiones, eso que nos agrada o nos desagrada. Conseguiremos aceptar mejor la realidad y dejar de manipular lo externo para intentar acomodarlo a nuestros gustos e intereses. Para él, meditar no es dejar la mente sin pensamientos, sino contemplarlos y ver cómo vienen y van mientras tú eres otra cosa. Otras frases sobre la meditación de este último libro son:

  • “Casi todos los frutos de la meditación se perciben fuera de la meditación”. Esos frutos son, por ejemplo, una mayor aceptación de la vida tal cual es, más serenidad y benevolencia, más felicidad, más madurez, “capacidad de asumir las propias responsabilidades”… y también “un superior aprecio a los animales y a la naturaleza”.
  • Cuanto menos somos, más queremos tener. La meditación enseña, en cambio, que cuando no se tiene nada, se dan más oportunidades al ser. Es en la nada donde el ser brilla en todo su esplendor. Por eso, conviene dejar de una vez por todas de desear cosas y de acumularlas; conviene comenzar a abrir los regalos que la vida nos hace para, acto seguido, simplemente disfrutarlos. La meditación apacigua la máquina del deseo y estimula a gozar de lo que se tiene”.
  • “Todo lo que haces a los demás seres y a la naturaleza te lo haces a ti”.
  • “El mejor modo de ayudar a los demás es siendo uno mismo”.
  • “Gracias a la meditación se aprende a no querer ir a ningún lugar distinto a aquel en que se está (…) [y] la verdadera dicha es algo muy simple. (…) No hay que inventar nada, sino recibir lo que la vida ha inventado para nosotros; y luego, eso sí, dárselo a otros. Los grandes maestros son, y no hay aquí excepciones, grandes receptores”.
  • “Más de un ochenta por ciento de nuestra actividad mental —y es probable que me haya quedado corto en esta proporción— es totalmente irrelevante y prescindible, más aún, contraproducente”.

¡Qué razón tiene al decir que el principal de los ídolos del ser humano es el bienestar! Nos obsesionamos por vivir bien, por nuestra comodidad, por huir del sufrimiento… y nos perdemos vivir. “La tristeza y la desgracia están ahí para nuestro crecimiento”, para aprender a no resistirnos a la realidad y ser, así, felices con las cosas como son.

En definitiva, hay muchos motivos para meditar, pero lo mejor es no esperar nada, y dejarse sorprender por el silencio. Si esperas algo concreto, seguramente quedarás defraudado.

Para terminar, proponemos esta extraña meditación por los bosques. Es extraña porque no se debe meditar “por” nada, ni “para” nada, pero aún así, la transformación sucede:

♥ Nota: Lee otras citas de los grandes personajes aludidos en este artículo (y de otros).

♥ Transcripción de la meditación por los bosques:

Siéntate o túmbate relajadamente… Adopta una postura cómoda, con la espalda recta. Cierra tus ojos suavemente. Visualiza cómo tu cuerpo se relaja empezando por los dedos de los pies… La relajación va subiendo por los tobillos, espinillas, rodillas, muslos, caderas, abdomen, tórax, brazos, manos, cuello, mandíbula inferior… hasta la cabeza completa.

Ahora vamos a iniciar un camino transformador… Imagina que estás en un bosque. Hay una brisa apacible… vas caminando por un sendero y los árboles te transmiten su fuerza, su energía, su paz, su calma… Aumenta ahora tu capacidad de observación. Fija tu atención en un árbol concreto. Examínalo en detalle: su tronco, sus raíces que asoman parcialmente entre la tierra, sus ramas, sus hojas… tal vez sus flores o frutos… ¿No notas algo extraño? Sí, estas sintiendo también su tristeza… y te preguntas por qué.

Te acercas y sientes que está llorando… son lágrimas de resina. No es solo una herida física… es pena por todo lo que sufren los árboles y los bosques.

El lugar sigue siendo tranquilo… Con plena paz, decides contactar con un árbol majestuoso para que te cuente el motivo de su tristeza. Lo miras y sientes una especial conexión con él. No necesitas abrazarlo, pues solo estar junto a él te transmite su calma, pero también su tristeza. Y tú le preguntas… ¿por qué lloras?

Y él contesta muy tranquila y pausadamente:

—Lloro por todo lo que sufren mis hermanos los bosques y mis hermanos los animales. Por todo el mundo el ser humano está arrasando los bosques, talándolos o quemándolos, para hacer campos de cultivo, carreteras, edificios… El ser humano no necesita plantar tanto. Casi toda esa comida la usa para alimentar ganado que, como esclavos, viven encerrados hasta que engordan lo suficiente para morir. También se pierden bosques porque los humanos comen muchos productos procesados con aceite de palma. Se eliminan bosques para plantar palmeras, y desaparece así el hogar de animales tan escasos como el orangután. No es solo eso —sigue diciendo el árbol—, en las ciudades también se maltratan a los árboles: algunos se talan sin pensar en todo lo que aportan a la ciudad, otros se podan en exceso sin pensar en el daño que se le hace al árbol. Las ciudades serían más acogedoras con muchos árboles. Se respiraría mejor, habría menos ruido, más salud…

Un silencio largo suspende la explicación…

El árbol te mira y siente también tu tristeza, pero también intuye que quieres saber más, por lo que continúa hablando:

—Se pierden bosques también para plantar eucaliptos, un cultivo para la industria papelera. En los cultivos se pierde biodiversidad, se pierden muchas especies… Personas que vienen a disfrutar de los bosques, dejan su basura, sus latas, sus plásticos… contaminando así el suelo, los ríos y los mares. También contaminan los cazadores con sus balas y su ruido. Matar a un animal salvaje no es respetar la vida. Es un atentado contra la Naturaleza, salvo que no tengas otra cosa que comer. Los animales no son trofeos para adornar o para presumir. Amigo… también se pierden bosques extrayendo del subsuelo materiales que los humanos quieren: oro, petróleo, minerales…

Te sientes en comunión con ese árbol, y con todo el bosque… Y todo el bosque siente tu compromiso para ayudarles:

  • Decides no comprar más carne, porque ahora sientes el impacto directo en los bosques del mundo.
  • Decides comprar menos cosas, porque para fabricar casi todo se emplea petróleo y minerales. Evitaremos también las cosas con plástico de usar y tirar.
  • Decides no cazar y no comer nada que provenga de la caza.
  • Decides no comprar alimentos con aceite de palma o sus derivados.
  • Decides gastar menos productos de papel, incluyendo cosas como papel higiénico.
  • Decides defender los árboles en las ciudades y pedir que se planten más.
  • Decides entender que casi todo lo que hacemos influye en los bosques y en los árboles, cercanos o lejanos.

El bosque ha entendido tu compromiso y deja de llorar… Empieza a sonreír. Lo sientes y tú también dibujas una suave sonrisa mientras te despides.

Abre los ojos lentamente, cuando te parezca bien… Siente en tu corazón una transformación especial que no tienes que explicar ni definir. Algo ha cambiado. Tú has cambiado y te sientes bien con el cambio. Te sientes más fuerte, con más energía y con más motivación para llevar una vida feliz y respetuosa con los bosques y con los animales.

Más sobre bosques y árboles:

  1. Bosques, siempre sorprendentes.
  2. Libro Los árboles te enseñarán a ver el bosque, de Joaquín Araújo (resumen).
  3. Costa Rica, un ejemplo a seguir: renovables, bosques, autobuses eléctricos…
  4. ¿Sabías que los BOSQUES curan? — 4 reportajes cortos que no puedes perderte.
  5. Giono y los Árboles (inspiradora historia).
  6. Breve guía para plantar árboles.
  7. Los árboles nos miran y no nos entienden.
  8. Podar los árboles acorta su vida.
Publicado en Consumo, Denuncias, Espiritualidad, Paz, Psicología, Sostenibilidad, Veganismo, Vegetarianismo | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Todos contra el plástico: los vecinos de Málaga actúan; el ayuntamiento no

La conciencia ambiental anti-plástico está creciendo, pero aún no está cerca el día en el que se dejen de utilizar envases de usar y tirar. Los grandes problemas del plástico son que se consume masivamente, que su reciclaje no es rentable y que es un proceso con altos impactos ambientales (transporte, gestión, separación…). Todo ello hace que se abandonen todo tipo de residuos en la naturaleza, generando contaminación hasta el extremo de que el plástico ya está en nuestra comida más habitual.

La solución a este problema es bastante simple, empezando por obligar a reutilizar todos los envases, pero los gobiernos parecen estar amordazados por las grandes industrias. Al ciudadano corriente solo le queda dejar de comprar productos “plastificados”, protestar, separar bien los residuos y efectuar campañas de concienciación. En este último punto se enmarca una curiosa campaña.

El pez que sí come plásticos

En Málaga, la Asociación de Vecinos de El Palo, con la colaboración del Distrito Este y el Colegio Safa-Icet han colocado en la playa el “Pez come plásticos” (a la altura de calle Quitapenas, 69, el 3 de junio). Es un pez de 4 metros de largo con la leyenda “Este pez SÍ come plásticos”.

La estructura del pez la hicieron alumnos de FPO del colegio Safa-Icet que desde el comienzo de esta aventura se ofrecieron a participar entusiastamente. Se pretende llamar la atención de los ciudadanos sobre la importancia de no tirar plásticos en la playa ni en la calle, porque pueden acabar en el mar.

Uno de los mayores problemas es el mercadillo que funciona los sábados. Los comerciantes dejan nuestras playas llenas de plásticos. Hemos hecho reuniones con los interesados y el ayuntamiento para explicarles la importancia que tiene que tiren los plásticos en los contenedores correspondientes. Han pasado tres años de esa iniciativa y los comerciantes no han cambiado su conducta. El ayuntamiento mira para otro lado, al igual que la policía que debería estar controlando la zona. Es otro dato que demuestra el poco compromiso ambiental del Ayuntamiento de Málaga.

El ayuntamiento habla de su compromiso con los objetivos de desarrollo sostenible, los ODS, dentro de la agenda 2030, lo cual queda muy bonito, PERO… hay que pasar a los hechos, a las acciones. La realidad es que la playa se llena de plástico ante la inacción del ayuntamiento, sin tener en cuenta que el mar se contamina. Así, es habitual encontrar plásticos en el agua.

Entonces, decidimos pasar a la acción y comenzamos por las noches de San Juan y algo hemos logrado revertir. La campaña #ElPalo0plásticos marca nuestro propósito. Podemos conseguirlo con la colaboración de todos. En esa noche especial unos 20 voluntarios recorren las playas explicando la importancia de no ensuciar la playa. Volvemos a pasar varias veces hasta las 2 de la mañana, cuando miramos que esté todo bien recogido. Con pequeñas acciones, se puede hacer mucho.

Estos dos últimos años nuestras playas aparecen esa noche limpias de plásticos y restos de basuras. Nos hemos de felicitar todos por esto. El nuevo desafío es lograr que las personas reciclen lo que llevan a la playa. Todo se andará.

Graves consecuencias del plástico

Debido a que el plástico es muy persistente y se dispersa fácilmente, podemos encontrar plásticos en todos los rincones del planeta, desde el Ártico hasta la Antártida. Una vez los objetos de plástico llegan al mar pueden ser ingeridos por la fauna marina y acumularse en su interior, pueden quedarse en suspensión o flotando en la superficie, o bien hundirse y permanecer en el fondo marino, o incluso pueden quedar atrapados en el hielo del Ártico. Ya se han encontrado plásticos hasta en las zonas más profundas, a más de 10.000 metros de profundidad.

En las costas y el litoral también se pueden encontrar altas concentraciones de plásticos, especialmente en regiones con altas poblaciones costeras, con sistemas de gestión de residuos inadecuados, pesquerías intensivas, o turismo elevado, como ocurre en nuestra ciudad.

En el Mediterráneo también encontramos una gran cantidad de microplásticos, similar a las de las “sopas” de plásticos. De hecho, entre un 21% y 54% de todas las partículas de microplásticos del mundo se encuentran en la cuenca del Mediterráneo. Durante las investigaciones que Greenpeace llevó a cabo en 2015, se recogieron una media de 320 objetos de basura por cada 100 metros de playa muestreada en España, siendo el 75% de estos residuos objetos de plástico. Cada día se siguen abandonando 30 millones de latas y botellas de plástico en España, que pasan a contaminar nuestro entorno terrestre, costero y marino.

Una vez los objetos de plástico llegan al medio marino tardan entre décadas y cientos de años en degradarse. El tiempo de degradación depende del tipo de plástico y de las condiciones ambientales a las que se expone (luz solar, oxígeno, agentes mecánicos…). En el caso de los océanos, la radiación UV procedente de la luz solar es el principal agente que degrada el plástico. La acción del oleaje acelera este proceso y como resultado los fragmentos más grandes se van rompiendo en trozos más pequeños, generando microplásticos y nanoplásticos.

Es difícil estimar el tiempo que tarda en biodegradarse el plástico en los océanos, pero se considera que es mucho más lento que en tierra. Una vez que el plástico queda enterrado, pasa a la columna de agua o queda cubierto por materia orgánica o inorgánica (lo que es muy frecuente en el medio marino) queda menos expuesto a la luz solar, y disminuyen las temperaturas y el oxígeno, lo que retrasa su degradación.

Durante todo este tiempo hasta que se degraden, todos los objetos de plástico que llegan al mar pueden causar graves daños a la fauna marina. Actualmente, unas 700 especies de organismos marinos se ven afectados por este tipo de contaminación. Cada año, más de un millón de aves y más de 100.000 mamíferos marinos mueren como consecuencia de todos los plásticos que llegan al mar (Informe de Greenpeace).

Reflexiones de los jóvenes

Para finalizar os dejamos algunas reflexiones entrañables de los alumnos del Colegio Safa-Icet.

  • Canción elaborada por alumnos:

Yo no tengo pa darte una estrella,
pero aquí te dejo mi botella.
Para darte yo tengo poquito,
pero es fácil coger plastiquitos.

Yo no tengo pa llenar tu malla,
pero si dejar limpia mi playa.
Y aunque es poco lo que yo te ofrezco, con orgullo,
¡¡¡TODO MI PLASTICO ES TUUUYOOO!!!

  • “Este pez SÍ come plástico” vídeo realizado por Paco Valentín.
  • Los niños del colegio Safa-Icet han llamado al pez Safacito y estos son los 10 compromisos que han asumido:
    1. Infantil. Me comprometo a usar las tres “R”, Reducir, Reutilizar y Reciclar (por este orden).
    2. 1º primaria. Me comprometo a comprimir botellas, plásticos y bolsas para que haya más espacio para otros residuos.
    3. 2º Primaria. Me comprometo al uso de productos biodegradables (garantizando que lo sean).
    4. 3º Primaria. Me comprometo a cuando vaya al supermercado llevar mis propias bolsas de tela o cartón.
    5. 4º Primaria. Me comprometo a hacer uso de un consumo responsable de electricidad y agua.
    6. 5º Primaria. Me comprometo a donar ropa, libros y juguetes en buen estado.
    7. 6º Primaria. Me comprometo a contar este proyecto a mi familia y amigos para que colaboren conmigo.
    8. 1º ESO. Me comprometo a recoger los plásticos que vea en la arena para con ellos alimentar a nuestro pez.
    9. 2º ESO. Me comprometo a una compra responsable, comprando lo que vayamos a usar y necesitar para no desperdiciar.
    10. 1º Bachillerato. Me comprometo a vivir en coherencia con estos compromisos y así desde SAFA-ICET cambiar mi parte del mundo, para hacer de él un sitio mejor para todos y todas.

Asociación de Vecin@s de El Palo.

♥ Lee también esto:

Publicado en Arquitectura y Diseño urbano, Basura, Buenas noticias, Consumo, Contaminación, Educación, Noticias de Málaga, Sostenibilidad | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

BlogSOStenible cumple ONCE AÑOS

¿A qué edad es mayor de edad un blog? Como las personas, lo importante no es la edad, sino la madurez.

Celebramos nuestro undécimo cumpleaños y hemos hecho algo especial: un libro de literatura breve (y esperamos que intensa): Relatos Ecoanimalistas.

También tenemos otros libros y otros proyectos que esperamos pronto se hagan realidad. Gracias a todos nuestros seguidores por el apoyo y la difusión de todo lo súper-eco-bio-verde.

Recordemos algunos de los artículos de este año, curiosidades y la tradicional poesía de efemérides. Para no perderte nada, suscríbete a BlogSOStenible y síguenos en nuestras redes sociales (Instagram, Telegram, Twitter, Facebook y Youtube).

Datos sobre BlogSOStenible para este cumpleaños

Poesía de cumpleaños

¿Y SI…? (mayo 2021)

¿Y si hoy mi voz llega donde nunca antes llegó?
¿Y si hoy entendemos que solo juntos somos fuertes?
¿Y si soñamos despiertos sin humareda?
¿Y si la esperanza gana a la desesperación?

¿Y si el optimismo por fin nos visitó?
¿Y si no esperamos más muertes?
¿Y si no importa que nuestra libertad retroceda?
¿Y si anteponemos la salud y la igualdad, de todas, con decisión?

¿Y si pensamos en todo antes?
¿Y si pensamos en ello cuanto antes?
¿Y si pensamos así como antes?
¿Y si pensamos y meditamos?

Publicado en Animalismo, Buenas noticias, Curiosidades, Medio Ambiente, Noticias de Málaga, Poesía | Etiquetado , | Deja un comentario

El melón puede salvar la vida de muchas vacas: Haz tu propia bebida vegetal con las semillas

Jugoso y apetitoso melón: No volverás a tirar sus semillas porque salen batidos riquísimos¿Qué hace un ganadero con una vaca lechera cuando ya no es joven ni rentable? La vende al matadero.

Aunque no se piense, beber leche de cualquier animal implica matarlos y hacerles sufrir a las vacas . Ya enumeramos los problemas éticos de los lácteos, pero tenemos una buena noticia: hay multitud de alternativas, leches o bebidas vegetales, que además podemos hacer fácilmente en casa: de almendras, de arroz… Son sanas, baratas y más respetuosas con el medioambiente y con los animales.

Aquí presentamos una receta de “leche de melón” para hacer en casa, aprovechando sus pepitas con su pulpa, las cuales tienen muchas propiedades (vitaminas, fibra…).

♦ Ingredientes:

  • Todas las semillas de un melón, con su pulpa.
  • Una tajada de melón.
  • Un litro de agua.
  • Opcional: se puede añadir un poco de edulcorante (una cucharadita de azúcar, melaza, sirope de ágave…).

♦ Realización: Ponga todos los ingredientes en la batidora y bata a máxima velocidad unos 2 minutos. Dejar reposar un rato para que los restos de semillas se depositen en el fondo (esto es importante) y luego colar el batido vertiendo lentamente. Se puede usar un colador metálico fino o de tela. Si se atasca el colador, remover con una cucharilla. Se recomienda beber lo antes posible para que no pierda propiedades. Lógicamente, el sabor depende de cada melón. Probar sin edulcorantes y, siempre se puede endulzar ligeramente.

♦ Opciones: Algunas recetas recomiendan dejar las semillas en remojo durante unas ocho horas. Otras recomiendan lavar las semillas, aunque ello hace que se pierda la rica pulpa del centro del melón. Para sacar más sabor, se puede batir primero solo con medio litro de agua y luego, tras colar ese medio litro, volver a batir con lo que quedó en el colador, y volver a colar.

Gracias a estas alternativas vegetales estamos cambiando el mundo:

  • La demanda de leche está cayendo a mínimos históricos.
  • Se maltratan menos animales.
  • Se reduce la contaminación mundial procedente de la ganadería.
  • Si se hace en casa, se evitan los envases de tetrabrik, que no se reciclan (porque es muy caro).

♦ Te interesará:

Publicado en Alimentación, Animalismo, Buenas noticias, Consumo, Recetas veganas, Recetas vegetarianas, Sostenibilidad | Etiquetado , , , , | 3 comentarios

Málaga, la ciudad donde los árboles lloran

“Hubo árboles antes de que hubiera libros, y acaso cuando acaben los libros continúen los árboles. Y acaso llegue la humanidad a un grado de cultura tal que no necesite ya de libros, pero siempre necesitará de árboles, y entonces abonará los árboles con libros” (Miguel de Unamuno).

El Ayuntamiento de Málaga, entre otros, ha decidido que no necesitamos árboles frondosos y sanos en nuestra ciudad. Es un misterio que quizá algún día resolvamos. Llevamos años siendo testigos de podas y talas injustificadas de ejemplares que por ahora son irreemplazables por su porte, su edad, y su masa foliar.

No es necesario que nos gusten los árboles para defenderlos, es tanto y tan importante lo que aportan al sostenimiento de nuestra vida, que quizá sea el momento de comenzar a abonarlos con libros, ahora que leemos en ebooks, móviles y ordenadores.

Unas cuantas talas recientes para entender la magnitud de la tragedia

Caso primero. Avenida de Velázquez, año 2006, obras del metro de Málaga. Se retiran los árboles que molestan para el metro y sus estaciones con la promesa de que volverán. Año 2021: los árboles no han vuelto, ni han sido sustituidos, ni hay hueco para ellos. La solana es insoportable.

Caso segundo. Calle Héroes de Sostoa. De forma similar, después de terminar la construcción del metro, han colocado grandes macetones con pequeños ficus en la acera norte, y en 2019 plantaron árboles y arbustos en la acera sur. La acera norte, como ocurre en la Alameda, es la más soleada.

Caso tercero. Juan XXIII. Otro ejemplo similar. Al preguntar al Ayuntamiento por qué no se reponen los árboles, se justifica mintiendo con que el metro pasa por debajo. Preguntando a Metro Málaga, contesta que el metro no pasa bajo el acerado de la calle, y que no afecta a los árboles que se puedan plantar en sus aceras.

 Caso cuarto. Plátanos del Paseo del Parque. Se talan plátanos de sombra, según algunas fuentes por enfermedad, debido a las malas podas realizadas que favorecieron la aparición de hongos. En ese momento, el alcalde no sabía la razón de la tala. Se sustituyen por almeces (italianos), que tardarán muchos años en dar la sombra que daban los plátanos (si llegan a darla).

Nos preguntamos: si se gastan un millón de euros en curar a las palmeras del picudo rojo, ¿por qué no contratan profesionales que saben cómo y cuándo se poda un árbol? ¿Habrán contratado ya el arborista que Raúl Jiménez aseguró que estaba en plantilla en 2018?

Caso quinto. Calle Órfila. Mayo 2015. Se talan 34 tipuanas del Parque Huelin, aduciendo que levantaban las aceras en un informe elaborado a posteriori por la concesionaria (Tahler) que consiste en un párrafo y una foto de un alcorque, en la que no se ve la acera levantada. Tras la tala, se ve que las aceras están en perfecto estado. Aún así, las rehicieron. La protesta de la Plataforma No Más Talas paralizó la tala del resto de la calle.  Las tipuanas suponen menos del 10% del censo de árboles de la ciudad (8,76%) por lo que no hay riesgo de monocultivo de esta especie y no está justificada la reducción de su número para aumentar la diversidad de especies.

Caso sexto. Calle Princesa. Se talan más tipuanas y desde entonces se están plantando y replantando árboles que acaban secándose en su mayoría. La sombra se marchó para no volver, el humo del tubo de escape de los coches se queda.

 Caso séptimo. Avenida de los Guindos. Otoño 2015. Talan tres ficus en la esquina donde semanas después se abre un Carrefour Express. ¿Qué fue primero, el huevo o la gallina?

Caso octavo. Calle Ildefonso Marzo. 27 de abril de 2016. Talan ambas aceras, por turno, sin informes técnicos, solo siguiendo una lista de talas por calles en las que se especifica que se talen todos los árboles de la calle. A día de hoy, el estado de los árboles es un misterio.

Caso noveno. Calle Leo Delibes. Noviembre 2016. Se tala una acera completa, sin que se conozca la causa. Otro misterio sin resolver.

 Caso décimo. Calle Villanueva del Trabuco. Noviembre 2016. Se talan 31 ficus sanos sin mantenimiento desde su plantación. En la Junta de Distrito se aprobó la tala de 8 de ellos,  por dañar el muro del IES Mare Nostrum. Sin embargo, se talaron todos los que había en la calle sin previo aviso ni explicación posterior.

 Caso undécimo. Avenida Virgen de Belén. Noviembre de 2016. Se talan los árboles de la acera derecha de la Avenida.  Tras la tala, observamos que los operarios miden el grosor de los troncos de los árboles de la Avenida de Isaac Peral. Sospechamos, por este y otros casos, que los árboles de menor grosor se pagan peor.

 Caso duodécimo. Calle Martínez de la Rosa. Noviembre de 2016. Talan todos los plátanos de la calle, y se sustituyen por Pittosporum, arbustos con porte arbóreo. Los vecinos habían solicitado por escrito en la Junta de Distrito que se sustituyeran por árboles de gran copa que dieran sombra. Nuestro pésame. Sospechamos que la razón de la tala fue la cámara de tráfico, a la que le molestaban los árboles.

 Caso decimotercero. Avenida de Europa. Enero 2017. Se talan plátanos, aduciendo pudriciones y riesgo de caída, resultado de malas podas y un deficiente mantenimiento. Las razones técnicas han sido provocadas por el servicio que debe cuidar de la salud del árbol.

 Caso decimocuarto. Gibralfaro. Junio 2017. Se talan árboles para construir un mirador. Los vecinos se oponen y se les justifica la tala como parte de un Plan contra Incendios. Se trituran las ramas in situ para acolchado, lo que en época estival es contrario a la prevención de incendios. El 24 marzo de 2021 se realizan nuevas talas. En ambos casos las empresas contratadas son de otras comunidades autónomas. Se dejan los troncos apilados durante semanas.

El PP de Málaga no quiere árboles en la ciudad Caso decimoquinto. Cerrado de Calderón. Junio 2017. Mismo caso que en Gibralfaro, misma justificación. La empresa que realiza las talas, como en Gibralfaro, no es andaluza. Talan los ejemplares más gruesos y dejan los troncos más finos. Al consultar, las instrucciones eran talar los más jóvenes y dejar los más gruesos. Se repite la práctica de triturar las ramas finas y dejarlas como acolchado. Los troncos quedan apilados durante semanas. No se aseguran de no dañar animales que puedan habitar los árboles, y nos encontramos a un camaleón aferrado a una valla, un refugiado ambiental de una especie protegida en toda Europa, menos en Málaga.

 Caso decimosexto. Camino del Pato. Circa 2018. Se talan las jacarandas de la acera del Colegio Público Victoria Kent. La razón que se da es que manchan. Desde entonces se plantan y replantan árboles que se secan tercamente.

La historia de cómo se destrozó y sigue destrozando Arraijanal es indignante. Caso decimoséptimo. Arraijanal. Marzo 2018. Ecologistas denuncian talas de árboles sin permiso en Arraijanal, donde el ayuntamiento cede (con mentiras) terrenos públicos para una academia privada de fútbol. Los terrenos tenían especies amenazadas y restos arqueológicos clasificados como BIC.

 Caso decimoctavo. Avenida de Plutarco y adyacentes. Se venía avisando, pero finalmente no hubo forma de evitarlo. En la conexión de la Avenida de Plutarco con la Avenida de José Ribera, había una serie de ejemplares que “estorbaban” para dar más espacio a los coches, cuando en la situación en la que estamos, son los coches los que “estorban”.

 Caso decimonoveno. De nuevo, Avenida de Plutarco. Enero 2021, en el extremo opuesto al caso anterior. Talaron al menos una docena de árboles (falsos pimenteros), en buen estado y con magnífico porte. La absurda excusa fue “para ampliar la acera”.

Caso vigésimo. Mayo 2021. Avenida José María Garnica. “Trasplantan” siete ficus porque se va a construir un edificio de viviendas sociales. Poco antes se ha construido justo al lado de esa parcela un hotel, que ha respetado los tres árboles de la misma hilera que tiene delante.  Ambas parcelas tienen acceso por calle lateral, por lo que los árboles no molestan para entrada y salida de vehículos y maquinaria. Desde Medio Ambiente alegan que los árboles van a ser replantados en la zona del Polideportivo Martín Carpena. De cara al verano, con poca base y con la poda salvaje de sus ramas, tienen pocas probabilidades de sobrevivir. ¿Por qué y a quién molestan esos árboles?

No solo se talan y desaparecen árboles: también se podan exageradamente

Hasta ahora, todos los informes que hemos visto —cuando ha habido informes o nos han permitido acceder a ellos— no justifican las talas. Solo hemos visto un informe técnico bien hecho y con un planteamiento de tala y reposición razonable, que es el que se realizó para Pinares de San Antón. En el distrito 7, por ejemplo, son meras cuartillas. Nos preguntamos por qué esa diferencia entre zonas.

Las expuestas son talas colectivas de las que tenemos noticia. Hay muchas otras en las que un árbol ha desaparecido y no se repone en años o se elimina el alcorque (véase este ejemplo). En el centro de Málaga se han producido talas por molestar los árboles a las procesiones de Semana Santa, o a terrazas de bares. Y dad gracias a nuestra mala memoria. ¡Hay muchas más!

Sobre podas, el Plan Director del Arbolado de la ciudad especifica claramente que las podas deben ser realizadas por brigadas especializadas y sin intervención de sierras. A día de hoy, no hemos visto ni una sola brigada podando los árboles sin sierras. Se deben realizar en las épocas de paro vegetativo de los árboles, que pueden ser, según el árbol, en verano o en invierno. Nunca en primavera, porque debilita los árboles, y se pone en riesgo la anidación de las aves (véase este sangrante caso en mayo 2021). Además, podar las copas de los árboles, cuando su sombra y el frescor son más necesarios, es absurdo (y afecta a la salud y longevidad del árbol). Sin embargo, todos los años asistimos a podas primaverales, que, valga como ejemplo lo ocurrido hace solo unos días, han provocado la muerte de polluelos en Ciudad Jardín y Carlos Haya.

El maltrato sistemático al arbolado por parte del Ayuntamiento de Málaga es evidente, aunque sea inexplicable. Los gestores de la ciudad presumen de su gestión, mientras parecen no comprender que los árboles urbanos son una infraestructura básica, necesaria, y determinante de la calidad de vida, y que en las presentes circunstancias necesitamos más que nunca, para mitigar el calor que nos trae el cambio climático.

¡Mi reino por un árbol que me dé sombra!

M. Domínguez (activista ambiental)
M. Bengoechea (copywriter y activista ambiental)
Plataforma No Más Talas Málaga

♦ Más sobre Málaga:

Publicado en Arquitectura y Diseño urbano, Botánica, Denuncias, Malas noticias, Noticias de Málaga, Sostenibilidad | Etiquetado , , , | 2 comentarios

💩Toallitas húmedas: lo que usa un garrulo para limpiarse el…

Me da vergüenza escribir esto. Pero alguien tenía que decirlo. Tenemos que aprender a hacer pipí y popó… (y a tratar bien estos residuos).

Creemos que lo que tiramos por el váter desaparece… o se depura, porque confiamos en nuestros gobernantes. Pero NO. Ellos no son gente de fiar. Lo han demostrado año tras año, aunque la plebe sigamos votando a los mismos, hipnotizados por sus cuentos.

Aunque lo más ecológico sería un servicio sin agua que compostara los residuos (compost toilet), es obvio que no hay sitio para esto en las ciudades actuales pero, sin embargo, podemos minimizar nuestro impacto al hacer nuestras necesidades. Lo importante es reducir el uso de papel y de agua lo máximo posible:

  1. Pipí: Podemos reducir el uso de agua usando varias técnicas:
    • Tirando de la cisterna tras varias micciones, especialmente cuando intuimos que pronto se volverá a usar el servicio (y cuando hay confianza entre los convivientes y no hace calor…).
    • Hay cisternas que permiten gastar menos agua, usando distintos botones, o con un botón que corta la descarga si se pulsa dos veces. Otras cisternas permiten descargar un poco de agua si se pulsa el botón suavemente, sin llegar al fondo.
    • Si mezclas la orina con agua, se puede usar para regar aprovechando el nitrógeno como abono. No se debe abusar, para no secar las plantas.
    • Si haces compost casero, la orina también puede servir para humedecer la mezcla y acelerar el proceso.Toallitas húmedas, un problema grave
  2. Popó: Las empresas han conseguido que haya una minoría de personas que usan toallitas húmedas para limpiarse. Esto genera graves problemas ambientales y económicos: se ensucian los mares porque las depuradoras no depuran bien, y se atoran los conductos por sus resistentes fibras. Los costes los pagamos entre la naturaleza y los contribuyentes.
    • Las toallitas húmedas deberían estar prohibidas (pero si las usas, no las tires al váter), y no te fíes de ningún producto que ponga que es biodegradable (las empresas mienten).
    • Para limpiarte, puedes usar saliva sobre el papel higiénico normal.
    • Un gran impacto ambiental lo están provocando los perros con sus defecaciones. Ellos no gastan toallitas húmedas, pero sí bolsas de plástico: insostenible y demencial. No tiene sentido tirar una bolsa de plástico por cada caca de nuestro perro. Lo más sensato es usar papel (de periódicos, revistas, publicidad…). Y si lo pones en el suelo en el momento adecuado, te ahorras manchar el pavimento. Aunque lo más ecológico es no tener mascotas, si las tienes, intenta ser sostenible también con sus cosas.

Otra forma interesante de ahorrar agua es —como dice la Cadena Verde— usar un cubo en la bañera para recoger tanto el agua fría hasta que sale la caliente, como el agua (gris, con jabón) que cae de nuestra ducha. Y luego usarla directamente en el inodoro.

Y por favor, nunca tires al inodoro residuos tales como plásticos, bastoncillos de los oídos, colillas, aceites, pelo (de pelarse, depilarse o afeitarse), ni tampoco pinturas u otros productos químicos. Las colillas son responsables de estar intoxicando a los organismos marinos (y matándolos).

Podríamos haber hecho este artículo más aburrido explicando datos como que:

Si valoras el agua más que su precio, seguro que descubrirás cómo no despilfarrarla. Imagina que el agua fuera oro…

♣ Más cosas… ¿interesantes?

Publicado en Agua, Denuncias, Noticias de España, Sostenibilidad | Etiquetado , , , , , , , | 1 Comentario

Libro Cambio climático, el gigante que amenaza la Tierra, de Cayetano Gutierrez Pérez @disfrutalacienc (reseña)

Un libro muy interesante para educación ambiental juvenil. Los chavales pueden identificarse con la fórmula del libro: una fábula en la que unas hormigas van al colegio y la profesora les manda tareas de investigación sobre la crisis ecológica. Esta forma de estudiar el problema, desde un punto de vista externo al ser humano, ayuda a ser más objetivos.

De forma amena y divertida se tratan muchos temas que cohesionan en los jóvenes los conocimientos que estudian en distintas asignaturas, dando datos y razonamientos que suelen faltar en la educación básica.

Por ejemplo, se explican las cuatro leyes de la naturaleza y su importancia en los ecosistemas. Muchos niños (y adultos) se extrañan aún de frases como esta: “Los humanos y demás seres que respiran oxígeno somos parásitos de los vegetales”. El texto, además, relaciona el incumplimiento de esas leyes por parte de los humanos, con las multinacionales que fomentan el consumismo, así como con la obsolescencia programada y su alternativa, la alargascencia. También resalta la desconexión entre ese consumismo y la felicidad.

Dado que “es imposible un crecimiento ilimitado, en un planeta con recursos naturales finitos” y que ya hemos sobrepasado algunos límites planetarios, la única alternativa sensata es el decrecimiento. Es razonable teniendo en cuenta que, por ejemplo, se ha deforestado gran parte del planeta para aumentar la agricultura “con la falsa excusa de que era imprescindible para alimentar a tantos millones de personas, cuando hoy en día se sabe que se desperdicia casi un tercio de la comida que producimos”.

El libro trata de forma amena y práctica temas como el efecto invernadero (y sus gases), los problemas con los combustibles fósiles, los lobbys que manipulan a políticos y a la opinión pública, y las consecuencias del cambio climático (muertes por calor, enfermedades, subida del nivel del mar, pérdida de ecosistemas, fenómenos meteorológicos extremos, problemas sanitarios, mayor desigualdad, hambre, migraciones masivas…).

Se pone sobre la mesa cómo los países pobres van a sufrir más con el cambio climático siendo los menos culpables. Por tanto, es lógico que los países ricos no solo hagan más esfuerzos por reducir la contaminación, sino que también ayuden a los pobres a mitigar los problemas.

¿Cómo podemos mitigar el cambio climático?

El libro incluye 50 medidas individuales para mitigar el cambio climático y la crisis ambiental. Muchas coinciden con la Cadena Verde, tocando temas de alimentación, energía, consumismo, agua… Por supuesto, se resalta la importancia de una dieta baja en carne con unos datos curiosos sobre el consumo de agua diario por cada tipo de dieta:

  • Dieta vegana: 1.134 litros (aunque el veganismo es más que una dieta).
  • Dieta vegetariana: 4.448 litros.
  • Dieta con carne: 15.120 litros, lo cual es un dato aproximado porque depende mucho del tipo de carne: “cambiar 1 kg de ternera por 1 kg de pollo, supone un ahorro de agua importantísimo, de entre 9.000 y 16.000 litros”. La ternera, el cordero y el cerdo son carnes de impacto ambiental extremo.

Muchos colegios y organismos (como el ejército de Noruega) están imponiendo un día a la semana sin nada de carne ni pescado, por salud y ecologismo (aunque hay más motivos).

También se propone en este libro propiciar el comercio local, reducir el consumo de productos enlatados, y cambiar a coches eléctricos (aunque en realidad ningún coche privado puede ser sostenible). Respecto al reciclaje, deja claro que “reciclar no es suficiente“, y trata el problema de los microplásticos proponiendo soluciones interesantes, tales como no comprar tejidos sintéticos que liberan contaminantes al lavarlos, siendo mejores las fibras naturales (algodón, lino o cáñamo). También propone la lana, pero al ser un producto de origen animal, tiene un impacto mucho mayor que los productos netamente vegetales. Otra de las medidas que propone es tener menos hijos, de lo cual no se habla mucho en los medios a pesar de que está en línea con lo que dicen los científicos. También es justo decir que no todas las personas contaminan lo mismo, siendo principalmente culpables los más ricos del planeta.

Algunas frases interesantes para reflexionar:

  • “La agricultura actual consume aproximadamente el 70% del agua que gasta toda la humanidad, aunque los productos de esa agricultura se usan fundamentalmente para alimentar ganado”. ¿No incita esto a entender que comer menos ganado implica consumir menos agua? ¿Y también menos petróleo, pesticidas…?
  • “El metano es un gas de efecto invernadero unas 20 veces más potente que el dióxido de carbono. Procede fundamentalmente de la industria ganadera, es decir, del consumo de carne” (pero también de lácteos y huevos).
  • “La solidaridad de las naciones, a la hora de abordar las medidas para paliar el cambio climático, es fundamental”.
  • “Entre 250 y 1.000 millones de personas perderán sus casas o se verán forzadas a mudarse de territorio y hasta de país en los próximos 50 años, por el cambio climático, provocando más desplazamientos que un conflicto armado”.
  • “Nada tiene tanto impacto sobre nuestra salud y sobre el medio ambiente como nuestra dieta” (descubre el veganismo y el flexitarianismo).

El libro termina con una lista de iniciativas interesantes y buenas noticias que demuestran que hay mucha gente trabajando para hacer bien las cosas. “Es demasiado tarde para ser pesimistas”, dice, por lo que necesitamos un cambio de modelo que requiere el compromiso de buena parte de la población. Con las graciosas hormigas del ilustrador Mateo Ripoll, el libro es ideal para leerlo en los colegios en varios días, pues incita a la reflexión y a la acción.

♥ Te gustará también:

Publicado en Biodiversidad, Buenas noticias, Cambio Climático, Ciencia, Consumo, Educación, Energía y Contaminación, Libros, Sostenibilidad, Veganismo, Vegetarianismo | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario

Los despidos de la banca son un ataque a nuestra sociedad

El presidente de CaixaBank se acaba de triplicar el sueldo. A la vez, plantea el despido de 8.291 trabajadores, el 19% de su plantilla. BBVA despedirá a 3.800 trabajadores. Como empresas privadas tienen legítimo derecho a hacerlo bajo la legislación actual. PERO: ¿Qué clase de empresarios depredadores son los que no cuidan a sus empleados, y ni siquiera son agradecidos con el país que les trata excelentemente?

El Banco de España cifró en 1.376 millones de euros el coste del rescate a los bancos (a estas alturas podría ser más). Son muchos millones los que vamos a perder los españoles a cambio de tener un sistema financiero “saneado” (saneado no significa saludable). A cambio de ese REGALO del Estado español, esos bancos se han convertido en una maquinaria de enriquecer a los de arriba y de despedir trabajadores. OJO a esta noticia: “Los grandes bancos prevén el despido de 17.400 empleados mientras recuperan los bonus millonarios a la cúpula“. Es absolutamente intolerable y no se edulcora ni con prejubilaciones, algunas de lujo y otras que cargan, aún más, la sufrida caja de pensiones española.

Siendo así, podemos afirmar categóricamente que los bancos, estos bancos, están entre los organismos más antisistema de nuestra sociedad. Hay otra forma de hacer banca, se llama banca ética y la mayoría de la población, desgraciadamente, ni la conoce ni se plantea cambiar de banco… ¡hasta que despidan a uno de los suyos!

El Estado debe defenderse de este ataque tan frontal y más en un contexto de crisis en triple sentido: crisis económica, sanitaria y también, no lo olvidemos, crisis ambiental. A este escenario se suma una gran crisis que vendrá irremediablemente. Así, tenemos que pensar, desde ya, cómo vamos a resolver el problema de tener millones de desempleados. Modestamente, hemos dado nueve propuestas que consideramos útiles y esenciales. Reducir la jornada laboral es la primera de ellas. Se puede estar o no de acuerdo; lo que no se puede es mirar para otro lado como si el problema no existiera.

¿Por qué sobran tantos trabajadores en los bancos?

  1. Se están fusionando bancos, haciéndose más grandes, reduciendo la competencia y, entonces, unifican oficinas y sucursales, minimizando sus costes.
  2. Las nuevas tecnologías permiten que la gente se atienda “sola”: Los cajeros automáticos ya trajeron despidos, pero el uso de la banca online está reduciendo mucho la necesidad de mano de obra. Los bancos tienen menos gastos, más ingresos y por eso suben los salarios a sus directivos y despiden a sus trabajadores.

Solución: legislar para reducir la jornada laboral

Tenemos en bandeja la oportunidad de probar en los bancos lo que ocurre cuando, en vez de despedir trabajadores, se REPARTE el trabajo, reduciendo la jornada laboral de cada trabajador. Eso ya lo han hecho voluntariamente empresas de todos los países, incluyendo España, y sin bajar salarios. Los ingentes ingresos de los bancos permiten reducir la jornada sin bajar los salarios. En otros sectores, tal vez, bajar el salario sería admisible si se hace solo a los salarios más altos y reduciendo el sueldo menos del correspondiente a las horas que se dejan de trabajar.

Repartir el trabajo es mejor que despedir trabajadores, es más inteligente, es lo propio de una empresa pro-humana, es más solidario y es lo único razonable. Tener mucha gente parada no interesa a nadie (a los ricos tampoco). Pero los bancos no lo van a hacer si no se les obliga por ley a hacerlo. Para eso tenemos a nuestros gobernantes… ¿O es que ellos no velan realmente por el interés general?

Reducir la jornada laboral tiene grandes ventajas: disfrutar más, contaminar menos, aumentar la justicia social y reducir la desigualdad. Está demostrado que baja el consumo de energía, la huella ecológica y la de carbono. Necesitamos ir más lento en la economía y más rápido en la transición, por favor.

♦ Más cosas relacionadas que te van a gustar:

Publicado en Cambio Climático, Denuncias, Economía, Malas noticias, Noticias de España, Solidaridad, Sostenibilidad | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios