Libro Entre pinos y sembrados, de Víctor Quero @pinosysembrados (reseña)

Pasear por la naturaleza es siempre un disfrute, pero si uno va acompañado de un guía naturalista, el placer aumenta. Aprendemos a mirar… y veremos lo que antes estaba oculto.

Este libro (Tundra, 2020), escrito por el naturalista y bloguero Víctor Quero García, es como pasear por el campo sin salir de tu casa. Uno respira los aromas que evocan las palabras en la memoria. Brotan ganas de comerse el campo con los ojos, de rebuscar todo lo que nos cuenta el libro y que antes ignorábamos.

Es un libro ideal para jóvenes naturalistas, para amantes de la naturaleza o para educadores que quieran inculcar el amor por lo vivo. No es un manual. Es un relato en forma de diálogo entre un padre y un hijo, en el que se van transmitiendo —palabra a palabra— respeto y saberes, como la importancia de conocer los animales y plantas locales (para evitar que nuestros jóvenes conozcan mejor las marcas de coches o de ropa).

El primer capítulo nos cuenta por qué los zorros (los machos aparentemente) ponen sus deposiciones en alto, en una piedra o sobre una planta. Marcan su territorio. También aprenderemos a rastrear a un jabalí (haya o no huellas en el suelo), a buscar nidos de pájaros carpinteros en los pinos donde haya hongos yesqueros, o a descubrir si una piña ha sido roída por un ratón o por una ardilla.

En otro capítulo, titulado La utilidad de los árboles, nos enseña la diferencia entre árboles caducifolios, perennifolios y marcescentes. Si los árboles dieran gominolas o WIFI —dice el autor— todos querrían plantar árboles. Es una pena que los árboles den cosas más valiosas y no haya apenas interés en plantar bosques. Los árboles son salud y tienen ventajas que mucha gente ignora. Aquí te dejamos una breve guía para plantar árboles.

También aprenderemos a distinguir águilas de milanos, y milanos negros de milanos reales. En otra conversación se cuenta el orden en el que devoran un cadáver los carroñeros (cuervos, buitres…) y los descomponedores (hongos, escarabajos, moscas, bacterias…), y de dónde viene el nombre del quebrantahuesos. El libro nos enseña las diferencias entre conejos y liebres, y no solo físicamente, sino también en su forma de vivir. Mientras los conejos hacen madrigueras subterráneas, las liebres duermen en la superficie, protegidas por algún arbusto (encamadas). Una explicación es que las crías de las liebres no requieren tanta atención como las de los conejos.

Hacer de detectives es algo que suele entusiasmar a los menores. El libro nos enseña cómo descubrir qué ha pasado, si encontramos las plumas de un ave en la naturaleza, o cómo averiguar qué especie hace una madriguera según lo que veamos alrededor, huellas u otros indicios de presencia. Las huellas del tejón son apasionantes, así como la diferencia entre las huellas de zorro y de perro. El autor también ilustra maravillosamente la diferencia entre hábitat y ecosistema o la curiosa forma de comer caracoles del zorzal.

¿Qué hacer si vemos un animal en peligro por cruzar lentamente una carretera? Podemos ayudarle a cruzar a donde iba (y nunca ponerlo en el lado del que venía, pues es muy posible que vuelva a querer cruzar). Si lo cogemos, es mejor hacerlo con guantes, para no contagiar enfermedades (zoonosis).

¿Por qué hay zorros en los parques eólicos? Ellos saben —sin duda mejor que nosotros— que allí mueren muchas aves al chocar con las aspas. El problema es muy grave, pero no se puede medir, porque las aves pequeñas que son derribadas, se las llevan depredadores como zorros, jinetas, garduñas… Por este motivo, solo quedan en el terreno las aves grandes, cuya muerte es solo una parte del problema. Las renovables no siempre son ecológicas.

Aprenderás también a distinguir, entre otras cosas, cuernas de cuernos, abejas de avispas y libélulas de caballitos del diablo (estos dos últimos son insectos odonatos y se distinguen bien si están en reposo, por la postura de sus alas: abiertas para las libélulas y plegadas hacia atrás para los zigópteros). Por cierto, las abejas y las avispas no pican si las dejas tranquilas. Solo pican para defenderse. En el caso de las avispas, solo pican las hembras (como los mosquitos). Los machos pueden morder, pero no picar. Si te pican, el remedio más inmediato es aplicar calor (p.e. una piedra al sol).

Algunas curiosidades sorprendentes:

  • Cornejas y urracas —que son córvidos— se defienden en grupo cuando llega un azor, poniéndolo en peligro. Es algo que muy pocas aves hacen.
  • Aposematismo: método de defensa de los animales que ahuyenta a posibles depredadores por tener rasgos llamativos: colores especiales (salamandras, avispas…), olores repulsivos (mofeta…) o sonidos (serpiente de cascabel…).Patas de las aves, estructura y tipos
  • Huellas zigodáctilas: aquellas que tienen las aves con dos dedos hacia adelante y dos hacia atrás. Lo normal es tener tres dedos hacia adelante y uno hacia atrás (anisodáctilas). Son propias de los pájaros carpinteros (con huella en forma de X) y de las rapaces nocturnas (buhos, con huella en forma de K).
  • El halcón peregrino es el animal más rápido del mundo. Puede alcanzar 350 Km/h cayendo en picado.
  • Los bichos bola son muy frecuentes en España y son de la familia de los crustáceos, como las gambas. Solo hay dos crustáceos de tierra.
  • Los nidos de los aviones son un cuarto de esfera, pegados a la pared y al techo, pero los de las golondrinas, nunca se pegan al techo y quedan abiertos totalmente por arriba. Los vencejos no hacen nidos, crían en agujeros, por ejemplo bajo las tejas. Estas 3 aves insectívoras están protegidas, al igual que sus nidos que no pueden destruirse ni aunque estén vacíos. También se pueden distinguir por su silueta al volar.
  • El Tapetum lucidum es una especie de espejo que tienen algunos vertebrados nocturnos en los ojos. Sirve para reflejar la luz y poder ver mejor. Es lo que hace que brillen mucho sus ojos en la oscuridad. Lo tienen, por ejemplo, perros, caballos, cetáceos, cocodrilos y bóvidos.

    Libro resumido sobre medioambiente, ecología, naturaleza, animales, huellas, aves, mamíferos...

    Si te ha gustado este libro, mira esta lista de otros libros resumidos que te gustarán también.

  • Una forma de controlar las poblaciones en la naturaleza son las epidemias. En el caso del zorro, un animal casi sin depredadores, una enfermedad típica es la sarna, por la que se le cae el pelo. De hecho, la palabra alopecia viene del griego alopex (zorro).
  • Mirlos y estorninos ponen huevos azules. Los estorninos imitan los cantos de otras aves y por ello se les llama políglotas.

♥ Otros libros afines:

Publicado en Biodiversidad, Ciencia, Educación, Libros, Sostenibilidad | Etiquetado , , , | Deja un comentario

El Ayuntamiento de Málaga (PP) debe Pedir Perdón (PP)

Definitivamente, Málaga es una ciudad con el encefalograma ambiental plano. El analfabetismo ambiental de los dirigentes es digno de estudio en facultades de Ciencias Ambientales, como ejemplos de lo que no se debe hacer y de un greenwashing que pretende engañar a la población y que aparentemente lo consigue. Obviamente, todo apesta más a intereses económicos que a simple ignorancia de la casta política.

El caso Arraijanal

Lo acaecido con Arraijanal debe divulgarse. Se trata de un espacio natural que el ayuntamiento cedió al jeque propietario del Málaga C.F. para construir campos de fútbol. La mayoría de los malagueños no saben nada de lo que hay detrás de la Academia de fútbol (y puede que les interese).

Primeramente, en Arraijanal el ayuntamiento expropió terrenos para protegerlos, y precisamente el propio ayuntamiento aprueba, posteriormente, destruir su valioso hábitat. ¿Es eso coherencia?

La cosa es más grave porque el objetivo original se fragmentó en varios proyectos para eludir la Evaluación Ambiental Estratégica. Talaron árboles para hacer sitio a los campos de fútbol y cuando se quedaron sin dinero, pararon las obras. En enero de 2021 las obras continuaron pero con objetivos más modestos, porque la crisis también afecta, afortunadamente, a la destrucción de ecosistemas.

Muscari parviflorum una planta en peligro que solo vive en Málaga.Las mentiras y las imágenes de destrucción, protesta y tala de árboles afectaron negativamente a la imagen del ayuntamiento. ¿Qué hicieron? Una barbaridad más. Buscaron una especie de planta en peligro que viviera en Arraijanal. Y como hay varias, escogieron a la Muscari parviflorum. Decidieron desenterrar 2.000 bulbos de estas plantas y traslocalizarlos a otra zona cercana más protegida (en la desembocadura del Guadalhorce). Al cambiar las condiciones de vida, nada garantiza que esos bulbos sobrevivan. De hecho, en la nueva zona no había ejemplares de Muscari parviflorum, a pesar de la cercanía. Por tanto, las plantas podrían morir en su nueva ubicación, o incluso generar conflictos con otras especies allí presentes. Es un caso ejemplar de greenwashing político demencial.

Pero lo importante es difundir la actuación como si fuera una acción ecologista para salvar una especie en peligro. Si ya no hay especie en peligro, se puede arrasar Arraijanal, sin problemas. Los del ayuntamiento ignoraron otras plantas y animales en peligro de extinción (como el sapo de espuelas, Pelobates cultripes), y también ignoraron que al arrasar el terreno también se perderán los bulbos que no fueron encontrados y las semillas que estaban adecuadamente diseminadas. No es solo un sapo y una flor lo que perdemos pero, aunque así fuera, ¿sabemos que los sapos y las ranas previenen enfermedades? ¿Sabemos la influencia de los árboles en nuestra salud?

Como dice el biólogo Oscar Gavira, “las traslocaciones son una práctica aliada con el capitalismo verde, por la que un ecosistema se simplifica a una o unas pocas especies que son extraídas de su entorno natural y trasladadas a otro lugar, facilitando la destrucción de su hábitat original”. Si de verdad queremos conservar una planta, lo mejor suele ser respetar su ecosistema. Las traslocaciones permiten usar espacios protegidos para destruir otros espacios que son valiosos y que deberían igualmente protegerse.

Breve resumen de un ayuntamiento contra natura

Cuando uno hace algo incorrectamente, lo primero es pedir perdón y lo segundo restaurar el daño ocasionado. El Ayuntamiento de Málaga debe hacer ambas cosas, por Arraijanal, pero no solo por Arraijanal. La lista de tropelías del PP malagueño no acaba con la Muscari parviflorum. Es, de hecho, excesivamente larga, pero podemos iniciarla:

  1. Defienden una cementera pegada a la ciudad, a colegios y a las playas, sin importarles la contaminación ni la salud de los malagueños. Esta cementera quiere destruir una cueva que podría tener gran valor geológico, biológico y arqueológico.
  2. Efectúan arboricidios constantes con burdos o nulos argumentos “técnicos” y contra el Plan Director de Arbolado de Málaga (que no es un mal plan, si se cumpliese).
  3. Las plantas alóctonas son preferidas en vez de las autóctonas. Especialmente llamativo es la gran cantidad de palmeras que se plantan, mientras desaparecen los árboles.
  4. Hacen podas excesivas, caras y fuera de temporada, sin sentido estético ni ético, incluso destruyendo nidos de aves de distintas especies (no solo cotorras como quiso defender un concejal para justificar lo injustificable; que curiosamente era el mismo concejal que ya recibió el premio Atila de Ecologistas en Acción por su propuesta de exterminar cotorras, cosa que el ayuntamiento no olvida).
  5. Se niegan a apoyar el Bosque Urbano de Málaga, a pesar de que fue aprobado con el pleno (con el voto en contra del PP, por supuesto).
  6. Su proyecto es hacer una ciudad de cemento y rascacielos, una ciudad gris, pero en la que unos pocos hacen un buen negocio. El ministerio y el mundo de la cultura están contra el rascacielos del puerto, incluyendo a Guillermo Busutil (reciente Premio Nacional de Periodismo Cultural).
  7. El propio ayuntamiento publica un Plan del Clima, lleno de ideas bonitas y difusas, que no concreta ni realiza (más greenwashing).
  8. Una ciudad con pocos y malos carriles bici, desconectados y algunos sobre la acera (salvo algunas encomiables excepciones, ciertamente).
  9. Una ciudad con excesivas farolas y mal colocadas, sin visión práctica ni ambiental. Es frecuente encontrar farolas encendidas de día y zonas demasiado iluminadas a las 4 de la mañana.
    • Muchas farolas tienen una potencia excesiva y las LED son fácilmente regulables.
    • No hay ningún interés en la contaminación lumínica por parte de este ayuntamiento, lo que genera que comercios e instalaciones como el puerto, abusen de forma evidente.
    • Lo último es utilizar farolas solares, NO para reducir el consumo, sino para aumentar la luz incluso en zonas con construcciones ilegales. Cada farola vale 3.000 euros, sin contar la instalación.
  10. Málaga es una ciudad que se diseña para los que tienen coche, ejemplo de movilidad insostenible.
  11. Tienen un plan para tapar el río Guadalmedina y encauzar el río Campanillas (nada de renaturalizar ríos que es la tendencia y lo sensato). Se trata de gastar cemento y dinero público como si fuésemos ricos, para que el dinero acabe en manos de empresas constructoras (como el despilfarro que se hizo en las fuentes del río, que apenas se usaron).
  12. Regularmente arrasan la flora y fauna del río con la excusa de limpiarlo (como ocurre en tantos y tantos sitios, bajo el paraguas de la ignorancia). Destrozan la cubierta vegetal sin entender su utilidad en el cauce y sin escuchar a los demás. Hasta la hierba seca retiene el agua y los sedimentos, siendo útil para la biodiversidad. Lo mismo hacen en otras zonas, porque la flora silvestre no es bienvenida. Los malagueños se han unido para recoger firmas contra la destrucción de la vida del Guadalmedina.
  13. Es una ciudad donde el césped de plástico prolifera, bien abonado con ignorancia, porque sus consecuencias no interesan.
  14. El ayuntamiento firmó el Pacto de Milán pero no ha hecho nada para mejorar la alimentación urbana.
  15. El ayuntamiento usa energía de fuentes contaminantes, lo cual podría resolverlo eligiendo otra comercializadora (como han hecho otros municipios y millones de españoles). También se podrían promover las energías renovables en los edificios urbanos, especialmente los públicos.
  16. Se da el visto bueno para construir una EDAR en plena vega del Guadalhorce, destruyendo cultivos y sin el apoyo de los vecinos.
  17. La UE amenaza a España con más sanciones por la falta de depuración en el río Guadalhorce. El agua sin depurar va al mar, donde se bañan los turistas. Han convertido el río en una cloaca con los vertidos de Cártama, Álora, Pizarra… y el ayuntamiento no se queja.
  18. Quemas descontroladas de chatarra casi diariamente: En la zona de Los Asperones estos incendios liberan sustancias tóxicas que respiran los malagueños. Los bomberos lo han denunciado (muchas veces), llegando a tener que intervenir hasta 20 veces en una semana. Son tan comunes que ni salen en los medios de comunicación. Desgraciadamente, esto ocurre en otras ciudades españolas.
  19. Tratamiento de la costa sin respeto ambiental. Por ejemplo, el Aula del Mar y Ecologistas en Acción se oponen a la playa en los Baños del Carmen, zona que podría ser reserva ecológica, para respetar las especies protegidas. El 20% del litoral de Málaga está en riesgo grave de erosión y la capital malagueña, desde Guadalmar hasta San Andrés, destaca por la alta ocupación del DPMT (Dominio Público Marítimo Terrestre).
  20. Apoyo a la falsa “regeneración de playas“, cuando lo único que hacen es enterrar la playa y a toda su biodiversidad. Para el ayuntamiento, una playa es un lugar turístico económico, y no un ecosistema. Hace no mucho, los malagueños recogían coquinas en la playa de Huelin. ¿Volverán?
  21. Jardín Botánico: Aún no tiene Plan Director. Así se puede seguir haciendo negocio sin respetar flora y fauna. Por ejemplo: quieren poner un espectáculo navideño. Llenar de luces y ruido una zona natural es un atentado ambiental. No piensan en la fauna, sino en el negocio.
  22. La iluminación navideña es insostenible, excesiva, especialmente en un contexto de crisis ambiental y climática. No solo se ilumina el centro para aumentar el consumismo, sino que se traslada a los barrios, durante demasiadas horas de sueño general. Invertir en luz, nos retrae recursos para actuaciones que serían más útiles y a más largo plazo.
  23. Contaminación con metales pesados en La Misericordia: Aunque el ayuntamiento lo niega porque sus mediciones fueron en otras zonas. Al menos dentro del perímetro de la antigua fundición Los Guindos, hay niveles de plomo cinco veces por encima de lo permitido, además de cobre, zinc, cromo, níquel, cadmio y mercurio. Las corrientes marinas pueden haber contaminado otras zonas de la costa y la bahía. Todas las piedras que se ven sobre la arena en esa zona son restos de escoria de la galena al procesarla, y la mayor concentración se da a cierta profundidad, sobre todo en las capas de arena más oscura. Los niños juegan con la arena sin que se sepa el riesgo que corren.
  24. Contaminación acústica: No hay control de ruidos, en absoluto. Las motos ruidosas circulan libremente, y los sopladores de hojas se usan a cualquier hora sin control de decibelios, a veces incluso por operarios municipales, sin que se tengan en cuenta las molestias y los riesgos de estos aparatos.
  25. Tauromaquia: Cada vez hay más ayuntamientos que dejan de financiar la tortura de mamíferos para divertir a una minoría. El ayuntamiento de Málaga, en cambio, sigue apoyando esta crueldad en contra de la economía y de la cultura de la ciudad.
  26. …y no olvidemos que se sigue destruyendo Arraijanal.

Ciudades como Málaga están esperando a que otros resuelvan los problemas ambientales evitando asumir su responsabilidad. El objetivo es (quizás) maximizar beneficios económicos a corto plazo (para unos pocos), a costa de hipotecar a las generaciones venideras. Emplazamos a esas generaciones a quejarse a sus padres y gobernantes por permitir lo que está sucediendo.

♣ Más información sobre Málaga:

Publicado en Arquitectura y Diseño urbano, Biodiversidad, Botánica, Cambio Climático, Contaminación, Denuncias, Energía y Contaminación, Malas noticias, Noticias de Málaga, Salud, Sostenibilidad | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Libro Zona a defender, de Manuel Rivas (resumen)

Este libro (Alfaguara, 2020) bien podría ser una segunda parte del glorioso Patas arriba, la escuela del mundo al revés, del ínclito Eduardo Galeano. Entre sus líneas encontramos el reflejo de una sociedad poco sana y mal encaminada (una zoociedad adolescente). El diagnóstico de Manuel Rivas —periodista y escritor— es que la gravedad se puede remediar con determinación y, a veces, luchando. Ejemplos esperanzadores no faltan.

Zona A Defender (ZAD) es una denominación que se extendió en Francia para definir los espacios que no deberían ser profanados por megaproyectos urbanísticos o intervenciones de alta violencia catastral” (como infraestructuras viarias, aeropuertos, presas, minas, agricultura o ganadería intensiva, etc.). “En el mundo deberían multiplicarse las zonas a defender. Ya metidos en sueños, la propia Tierra debería ser una ZAD”. Manuel Rivas se queja de la falta de información en miles de casos: “La inseguridad está en el expolio de ríos y tierras que sufren poblaciones indígenas en el silencio de la intemperie informativa”.

Políticos y políticas conduciendo hacia el desastre

Hipercapitalismo impaciente, entre la distopía y la ciencia ficción, con ese aire de feudalismo futurista”. Así llama Rivas al sistema económico global, demostradamente injusto y peligrosamente ineficiente, con “extralimitación ecológica, de aceleración en las desigualdades, de abaratamiento humano y bullshit jobs (trabajos de mierda), de vigilancia autoritaria y conductismo tecnológico, de quiebra social y lucha entre generaciones, de nueva guerra fría”.

Y dice: “Defiendo el freno de emergencia frente a la aceleración, un nuevo contrato de la sociedad con la naturaleza. La idea de desarrollo o crecimiento sostenible ya es un tópico publicitario”. Estamos hartos de marketing verde y greenwashing. La sostenibilidad no se va a alcanzar por usar plásticos biodegradables o reciclar, y tenemos que desconfiar totalmente de los que vendan algo que se parezca al “desarrollo sostenible” sin decrecimiento. Digámoslo muy claro, aunque duela: solo el decrecimiento ordenado nos puede salvar de lo peor del colapso que se nos viene encima. Para el que no se haya enterado: el colapso ecosocial y ecológico es ya inevitable. Solo podemos evitar que sea extremadamente grave y, para ello, necesitamos medidas contundentes que no se están tomando, ni se las espera.

Contra los términos “crecimiento sostenible” o “transición ecológica”, Rivas propone hablar de “decrecimiento sostenible” y “nuevas formas de abundancia compatibles con el retorno a la naturaleza” (abundancia creativa, solidaria, en las relaciones, en los cuidados, en el intercambio de saberes… abundancia en el tiempo libre).

“Defiendo una justicia internacional que también actúe contra los ecocidios”. Sin embargo, hoy en día los culpables siguen erigiéndose a sí mismos como salvadores, ante la pasividad de los votantes aletargados. Un ejemplo reciente está en el colapso del Mar Menor (Murcia, España), un ecosistema prácticamente muerto a pesar de que algunos llevamos años denunciando el abuso. La agricultura intensiva e ilegal, fomentada y permitida por el gobierno regional (del PP, no lo escondamos) ha llevado a un estado de eutroficación gravísimo, hiriendo de muerte a toda la laguna y a sectores tan importantes como el pesquero y el turístico. Sin embargo, el presidente regional, López Miras, sigue haciéndose ver como salvador de un desastre que él ha provocado directamente, ayudado por la abundancia de agua procedente de otro desastre ecológico, el trasvase de agua Tajo-Segura (lo dice Greenpeace).

El autor es también consciente de que “también hay mucha gente que frunce el ceño cuando se habla de frenar el despilfarro y entrar en una fase de austeridad moratoria y decrecimiento”, citando a Henry David Thoureau: «Cuanto más pobre, más rico soy».

Tecnologías y empresas para agravar los problemas

El libro critica el «solucionismo tecnológico», es decir, ese confiar en las nuevas tecnologías —como las energías renovables, la inteligencia artificial o la robótica—. No nos engañemos, esas tecnologías van a permitir que unos pocos ganen mucho, pero no van orientadas a la sostenibilidad global como objetivo prioritario. De hecho, cada nueva tecnología esconde cientos de problemas de los que nos vamos enterando poco a poco. Son tantas las dudas y tantos los problemas que para nombrarlas a todas se ha tenido que escoger un nombre extraordinariamente genérico: nuevas entidades.

“El nuevo fascismo, advirtió Orwell, vendrá camuflado con la bandera de la libertad”. Rivas resalta la libertad camuflada que se defiende para mantener privilegios, para expoliar recursos comunes, para recortar derechos, para levantar muros, para dividir en clases a la gente, para ser impunes… Por tanto, Rivas nos advierte que tengamos cuidado con esos políticos que abusan de la bonita palabra libertad, escondiendo un peligroso neoliberalismo (libre mercado) cuyas medidas ya se han demostrado desastrosas en buena parte del planeta.

“La producción de mentiras es una de las actividades más valoradas y mejor pagadas”. A veces, el periodismo basa sus ganancias en esto, nos dice Rivas. Y nosotros lo hemos comprobado: por ejemplo, conocemos el desastroso trabajo de Ecoembes gestionando los residuos y, también sabemos que se gasta ingentes millonadas en publicidad y en pagar a periodistas y medios de comunicación completos para que hablen bien del reciclaje en España. Todo mentira. Todo pagado por las grandes industrias, las más contaminantes. Es cierto lo que nos dice este periodista: “a mayor inversión en reputación, más ocultación, mayor corrupción en los reputados”. Él defiende “el periodismo como un activismo democrático (…) que no renuncie al porqué, a la causa de las cosas. Un periodismo antídoto de la propaganda y el servilismo”…

Animales, víctimas inocentes del egoísmo sapiens

El libro nos cuenta muchas historias de seres a defender, como la peripecia de dos vacas, Hermien y Zus, que se dieron a la fuga cuando querían llevarlas al matadero. Es “la historia de la rebelión animal frente al maltrato, la tortura, la cacería y la producción industrial de la muerte”. La muerte por plástico de un cachalote también se explica en el libro, como ejemplo de millones (tal vez billones) de a animales que mueren plastificados por dentro.

No se puede defender la naturaleza sin mencionar la caza deportiva, porque los cazadores se visten de verde para pasar desapercibidos como asesinos de lo natural. Manuel Rivas se pregunta: “Lo único que tendríamos que tomar de un paisaje son fotografías. (…) ¿Por qué las sociedades de cazadores no se refundan como sociedades fotográficas?”. El manido argumento de que los cazadores equilibran la naturaleza ha quedado miles de veces desmentido. “No son los seres silvestres los que generan desequilibrios en la naturaleza. Somos nosotros, los sapiens, los más dañinos. Los causantes de un desequilibrio letal para muchas especies, incluida la humana”. Rivas nos cuenta tal vez uno de los casos más dañinos, el campeonato de España de la caza del zorro, subvencionado con dinero público y celebrado anualmente en Galicia: cada año se masacran doce mil zorros. Este tipo de matanzas, junto con las torturas taurinas, suelen ser defendidas por gente de ideología de derechas (partidos que han demostrado ser un peligro para el medioambiente). Ante esta triste evidencia, el autor concluye que “sería una gran revolución positiva que en España los conservadores se hiciesen conservacionistas”. Y recuerda la muerte de Félix Rodríguez de la Fuente como una tragedia para esa transición necesaria.

Las abejas sufren una guerra no declarada oficialmente, que se ha intensificado en los últimos años con el uso masivo de plaguicidas, el gran negocio de las multinacionales agroquímicas (…). La inmensa mayoría de las plantas, y en España más del 70% de los cultivos destinados a alimentarnos, necesitan de la polinización de abejas, abejorros y mariposas. Gracias al trabajo de ecologistas, apicultores e investigadores, personalidades científicas no sumisas al dictado de las multinacionales agrotóxicas, en la Unión Europea se ha paralizado el uso de algunos plaguicidas. Falta todavía mucho por hacer para evitar el declive mundo adelante”. Algunos pretenden sustituir las abejas con drones, otro caso de solucionismo tecnológico que más nos valdría no investigar, para dedicar el esfuerzo a cosas más simples y efectivas.

Rivas nos cuenta la lucha por mantener el bosque de Hambach y su propuesta para que los árboles sean considerados ciudadanos, con todos sus derechos; la desgracia del perezoso; la matanza de periodistas por trabajar honestamente en lo suyo; la injusticia del “Sáhara Occidental, la tierra ocupada por el Estado invasor marroquí” (recomendando la película Hamada, de Eloy Domínguez); el antisemitismo que rebrota en Europa y cómo Hitler supo “engatusar de la manera más ruin a un pueblo: buscar un «enemigo» indefenso y aniquilarlo”; junto con la anécdota del jurista nazi Roland Freisler cuando dirigiéndose a un judío acusado le dijo que su destino era «el infierno», y éste le contestó: «Le permito ir delante». “Al poco, hubo un bombardeo y Freisler se fue al infierno”.

Vivimos en el patriarcado de «Bulolandia»

El libro pretende también despertar al ciudadano medio. Una de sus alabanzas es para la redacción de Maldita.es, «periodismo para que no te la cuelen», porque “en el nutrido supermercado de la desinformación, la verdad es incómoda y además incomoda”, un “periodismo necesario” en “Bulolandia”, donde un tercio de las mentiras que circulan tienen como objetivo dañar la imagen de la migración (para generar un odio que se parece bastante al antisemitismo nazi).

Rivas recuerda la «marcha de la sal» de Gandhi en la India. Reclama así que “el mundo necesita estas formas imaginativas de protesta y acción directa, siempre pacífica, contra el colapso ecológico”. Y también nos dice que “cuestionar el patriarcado, esa injusticia estructural, ese mundo mal hecho desde la raíz, supone cuestionar todas las injusticias”… ¿Incluyendo las que se cometen contra los animales?

Era inevitable en un libro así hablar de feminismo. Como dice este escritor, ellas “cuidan más de los demás que de sí mismas” y por algún motivo “hay más mujeres que hombres en la mayoría de las ONG y asociaciones civiles comprometidas con causas solidarias”. ¿Qué está pasando con los hombres? —nos preguntamos también. Con gran ironía, Rivas sostiene que la primera fake news fue divulgada por el Génesis para subordinar la mujer al hombre (siendo ella creada de una costilla de él).

El colapso que ya vemos

Ante la inminencia de un colapso, surge la colapsología, el estudio de las catástrofes ambientales. Sabiendo lo que se nos viene encima, bien podríamos prepararnos y enseñar a nuestros menores cómo afrontar un futuro tan incierto en algunos aspectos, pero tan claramente desastroso en otros. Rivas sostiene que los ricos son conscientes del desastre ambiental y, mientras se niegan a reconocer y reducir su excesiva contaminación, se van a vivir a los barrios y ciudades menos contaminados. Lúcidamente, Rivas nos advierte que los brotes de xenofobia son más bien de aporofobia: “La raza que no les gusta es la de los pobres”. Y tiene razón, porque no hay fronteras más abiertas para un africano que las Europeas, siempre que gane mucho (por ejemplo, pegándole patadas a un balón).

Los grandes monocultivos son catalogados de “régimen agrototalitario”. Imponen sus normas a la sociedad y a la naturaleza y los pesticidas son la norma, destacando el glifosato de Bayer (creado por la misma empresa que fabricó el agente naranja que achicharró Vietnam, Monsanto). La contundencia de este régimen se ha mostrado en muchos desastres (como Doñana, o el ya comentado caso del Mar Menor).

Más frases del libro, para reflexionar

  • “Es una verdad fácil de constatar que las personas competentes no compiten, solo compiten los incompetentes”.
  • “La desconexión entre generaciones es uno de los procesos más dañinos en el despiece de lo comunitario”.
  • “Lo que mejor sabemos de los animales es cómo matarlos. Descubrir,  con respeto y cautela, aspectos de su vida secreta conlleva de entrada poner al desnudo la ignorancia humana y los grandes disparates escritos por sabios o que presumían de tales”.
  • “La fragilidad de las personas no humanas como los orangutanes, víctimas de un auténtico genocidio“.
  • “Lo que llamamos cambio, calentamiento o emergencia climática son eufemismos de una guerra no declarada y difusa en la que somos a la vez retaguardia y trinchera”.
  • “Se habla siempre de la Isla de Pascua como una gran enigma para evitar la verdad más sencilla: las compañías de seguros no respondieron al riesgo por exceso de inversión en ídolos gigantes”.
  • “Tenemos que poner fin a esta Era del Plástico Infinito. No hay otra solución. Está contaminándolo todo. ¿No notan que hasta los discursos políticos son de plástico?”
  • “Más allá de la desconfianza y el miedo, es curioso el poco interés que despiertan los humanos al resto de los animales”. Y es cierto, aunque hay algunas excepciones, como la que se cuenta en el magnífico documental Lo que el pulpo me enseñó.
  • “Hay un estupefaciente gratis, y quizás el más consumido, que es mentirse uno a sí mismo. Como toda adicción, el resultado suele ser lamentable. Todo depende de la carga de verdad de la mentira”.

Rivas cita a Harari, como ejemplo de trabajo para “limpiar el miedo”. Y no hay nada mejor para afrontar el miedo que saber la verdad. Manuel Rivas ha creado con este libro un buen manual que debería leerse en los colegios, tal vez con más premura que El Quijote. Por fortuna, no tenemos por qué elegir entre uno u otro.

♥ Otros libros en la misma onda:

Contraportada del libro Zona a defender, de Manuel Rivas, resumido en este artículo

Publicado en Curiosidades, Decrecimiento, Denuncias, Educación, Maltrato animal, Noticias del Mundo, Política, Sostenibilidad | Etiquetado , , , , , , , , , , , | 1 Comentario

El desastre de la urbanización dispersa y con piscinas

Hace siglos que sabemos que la forma de diseñar una ciudad influye en la calidad de vida y en la sostenibilidad. Vivir en ciudades sostenibles es tan necesario y tan importante que no puede ser complicado. Requiere compromiso de los ciudadanos y voluntad política de los gobernantes elegidos. Cuando los ciudadanos no demandan medidas saludables y ecológicas, los gobernantes favorecen a las empresas de alto impacto ambiental (por ejemplo, constructoras o empresas que talan árboles).

A pesar de que la natalidad en España es —afortunadamente— baja, muchas ciudades se están expandiendo a un ritmo irrazonable, agravado por la llamada urbanización dispersa: chalets o casas aisladas (a veces adosadas), o bien, urbanizaciones privadas y cerradas. Y todos con jardines y piscinas. Esta urbanización dispersa es descaradamente insostenible, de alto impacto ambiental y económico:

  • Se requiere coche hasta para comprar el pan. No tienen cerca tiendas, ni lugares de ocio, ni colegios, ni centros de salud… Tampoco hay transportes públicos, o son escasos. Y la bicicleta no es una opción porque todo está demasiado lejos.
  • Altos costos públicos en los suministros (electricidad, agua, recogida de residuos, limpieza…). En contraposición, es evidente que las ciudades compactas —que alternan bloques con parques, y mezclan negocios y viviendas—, requieren menos gastos para la hacienda pública.
  • Altos consumos en climatización. Calentar y enfriar viviendas aisladas suele requerir mayores consumos que en bloques de viviendas.
  • Requieren nuevas infraestructuras (carreteras, depósitos de agua, saneamiento…). La creación y el mantenimiento de esas infraestructuras aumenta el impacto y los gastos.
  • Se reduce la filtración de agua. Al ocupar mucho terreno, las ciudades dispersas cambian radicalmente el flujo de agua, impidiendo la recarga de los acuíferos.
  • Se eliminan zonas naturales o de agricultura, con las consecuencias negativas para la biodiversidad y para la soberanía alimentaria.

Y si todo eso fuera poco, muchas viviendas —incluso unifamiliares— tienen piscinas.

  • Las piscinas tienen un alto consumo, principalmente de agua pero también de otros recursos: productos de limpieza, cloro o sal, electricidad… Una piscina pierde mucha agua en su uso normal (por los bañistas, por salpicaduras…), además de por evaporación. Todo depende del número de usuarios, de su comportamiento, de la temperatura, del tamaño de la piscina… pero cualquier piscina, por pequeña que sea, cada semana estival hay que rellenarla con miles de litros de agua limpia. Incluso las piscinas saladas tienen que reponer la sal en varias toneladas al año. Podría concluirse que las piscinas unifamiliares son auténticos atentados ambientales, aunque los ricos no suelen reconocer su alto impacto ambiental.

Una propuesta ecológica es prohibir las piscinas (construir y llenar) cuando la división entre el número máximo de personas residentes y la superficie de la piscina, sea inferior a 6 hab/m2. Esto supone hoy un escándalo para unos pocos… pero cuando no haya agua el escándalo será que no podamos beber.

Todo esto no es nuevo. Hace muchos años que se ha dicho (por ejemplo por Nebel y Wrigth). Sin embargo, se siguen diseñando ciudades para los coches, cuando ni siquiera los vehículos eléctricos son una opción inteligente, aunque reciban millones en subvenciones (4.300 millones recientemente). Lo inteligente son las ciudades compactas, con muchas zonas verdes, bicicletas y buen transporte público (incluso gratis)… ciudades de 15 minutos, donde los coches privados quedan aburridos… aparcados.

♠ Sobre ciudades sostenibles:

Publicado en Agua, Arquitectura y Diseño urbano, Basura, Contaminación, Noticias de España, Sostenibilidad, Transporte | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

Cómo hacer helados naturales de frutas: fáciles y veganos (sin maltrato animal)

Helados de frutas naturales: ricos, sanos, fáciles, vitamínicos y sin maltrato animal..Sustituir ingredientes animales por ingredientes vegetales es fácil, ético y necesario para afrontar la crisis ecológica, ambiental y sanitaria (la pandemia es culpa del maltrato a la naturaleza).

Ya hemos mostrado anteriormente muchas recetas veganas con trucos para sustituir ingredientes como lechehuevos o mantequilla. Ahora presentamos un postre sin leche ideal para el verano: helados veganos de frutas.

◊ Ingredientes:

  • Fruta, al gusto: Más o menos, utilizar una pieza del tamaño de una naranja grande por persona. Sugerencias: melón, mango, naranja, mandarina, limón, melocotón, albaricoque, paraguaya, níspero, cereza, uva… ♦Nota: Se recomienda que la fruta sea de temporada y local (mira la procedencia, para evitar comprar frutas que hayan viajado miles de kilómetros).
  • Edulcorante opcional: Recomendable si la fruta es ácida (como el limón). Se puede usar azúcar, estevia, sirope de ágave… y mucho mejor otras frutas como un plátano, una manzana o pera dulce, un dátil, o unas brevas. La fruta que se use para endulzar, puede estar sin congelar.

◊ Preparación:

  1. Pelar y trocear la fruta (pueden mezclarse distintos sabores).
    • La pera y la manzana no hay que pelarlas si no te molesta encontrarte trocitos de piel. Lo mismo ocurre con las semillas.
    • Obviamente, hay que quitar las semillas de melón, melocotón, paraguaya… y mejor también las de las uvas.
  2. Poner los trozos en un recipiente y congelarlos.
  3. Cuando estén bien congelados, separar los trozos y triturarlos con una batidora potente (de vaso).
    • Es posible que no se requiera usar máxima potencia.
    • Cuando esté bien batido, ya tenemos el helado hecho.
  4. Opcional: Probar y añadir algún edulcorante si lo vemos necesario. Se puede servir sin edulcorar y que cada uno endulce su ración al gusto. Es recomendable no abusar de edulcorantes artificiales.
  5. Recomendaciones: Para adornar, se pueden usar frutos secos, chocolate líquido, trocitos de chocolate sólido, canela, hierbabuena…

◊ Ideas: Con un melón bueno, sale un helado exquisito, sin endulzar. También está muy rico de naranja con manzana, o de naranja con plátano. Si tienes nuevas ideas o preferencias, háznoslas saber en un comentario.

A propósito de la campaña #MenosCarneMasVida del Ministerio de Consumo que ha levantado en contra a buena parte del mismo gobierno, debe tenerse en cuenta que la Estrategia España 2050 aprobada por el propio gobierno de España y, por tanto, por el Presidente Pedro Sánchez, afirma que España debe reducir “su ingesta de alimentos de origen animal”. No es solo reducir la carne, sino también pescado, lácteos, huevos… Por tanto, la salida de tono del presidente Sánchez debería ser aclarada, porque todo apunta a que el presidente apoya al lobby cárnico por encima de la salud de los españoles y del medioambiente global. ¿Acaso el presidente aprueba documentos sin leerlos?

Recordemos que la industria láctea no solo contamina en exceso, sino que maltrata a sus animales de forma inevitable (igual que pasa con la industria de la carne, el pescado y los huevos). Si esos alimentos no son más caros en precio es porque no se paga por el maltrato animal ni por la contaminación inherente. Hasta la ciencia recomienda reducir el consumo de alimentos animales. ¿Te unes al cambio?

Te interesará:

  • Síguenos en las redes sociales (además de suscribirte a nuestro blog):

Twitter      Facebook      Instagram

Telegram       YouTube

 

Publicado en Alimentación, Maltrato animal, Recetas veganas, Recetas vegetarianas, Veganismo, Vegetarianismo | Etiquetado , , , , , , | 3 comentarios

La teoría del pelotón de fusilamiento ambiental

Las penas compartidas son menos penas. Lo mismo ocurre con las culpas, pero con una importante diferencia. La pena es un sentimiento subjetivo, mientras que la culpa es —también—, un hecho objetivo. Los sentimientos de pena y culpa se pueden superar, pero los hechos permanecen; porque el pasado no puede cambiarse. Solo puede olvidarse.

Para algunos, no importa que la culpabilidad no pueda borrarse, siempre que pueda diluirse entre varios «culpables». Esa es la esencia del pelotón de fusilamiento (propio de la justicia militar). Formar un pelotón de fusilamiento permite matar a alguien pero sin sentirse culpable del todo. Para aumentar el efecto de difusión de la responsabilidad a veces algunas armas se cargan con cartuchos de fogueo. La mente humana facilita que el fusilero crea que su bala no fue la que asesinó al reo.

Si el pelotón asesino estuviera formado por un único disparador, el culpable del homicidio sería evidente. En cambio, cinco o seis tiradores son suficientes para que la culpa no sea excesiva. Sobra decir que el mayor culpable —también en un fusilamiento— suele estar lejos del crimen y sin mancharse las manos.

Sin embargo, este efecto de difusión no siempre funciona. Por eso, entre los fusileros es típico encontrar problemas de alcoholismo, traumas psicológicos o suicidios. Es la conciencia.

¿Está pasando algo similar con la crisis climática y ambiental?

Buscamos la felicidad mientras diluimos nuestras culpas y —como suele suceder— los mayores culpables se ocultan lejos del crimen y sin mancharse las manos: políticos, empresarios, grandes inversores, ricachones

Durante la guerra civil española se acuñó la expresión “llevar al paredón” para expresar la condena a morir fusilado. Pues bien, hemos llevado al paredón a toda la biosfera, pero no hay signos de culpabilidad entre los fusileros, porque la mente humana facilita el hacernos creer que nuestra culpa es pequeña; aunque votemos a los políticos que destrozan el planeta; aunque seamos clientes de empresas sin escrúpulos; aunque invirtamos en negocios poco éticos, aunque despilfarremos lo que nos sobra, etc.

No pretendo que un puñado de lectores se sienta más culpable aún. Pretendo que no se diluyan las culpas de los que estamos por abajo y que no se recurra al que actúen otros. Si lo conseguimos, los mayores culpables quedarán en evidencia y aislados. Culpabilizados, tendrán que evolucionar.

♣ Leer otros paralelismos:

Publicado en Biodiversidad, Cambio Climático, Crisis, Filosofía, Medio Ambiente, Psicología, Sostenibilidad | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

¿Jabón líquido o sólido? ¿Es una estafa diferenciar gel y champú?

Nos gustaría hacer un artículo sobre las cápsulas de café; para que los consumidores las dejaran de usar. Absurda idea. Los consumidores de esas cápsulas jamás leerán artículos como estos. Prefieren disfrutar —sin cargos de conciencia— de su café cargado. Prefieren pensar que las cápsulas son biodegradables o reciclables, aunque sospechen que su empresa cafetera miente. Prefieren pagar más, y que nadie les diga que están siendo estafados.

Dejando a un lado ese espinoso y aromático tema, queremos centrar ahora nuestro olfato en un asunto más práctico: el jabón. La industria ha sido capaz de convencer masivamente a la población para que se use separadamente jabón líquido, gel y champú. En el fondo son tres productos prácticamente idénticos, pero al diferenciarlos consiguen que en cada casa haya, al menos, tres botes distintos por cada cuarto de baño (sin contar los de repuesto). A veces incluso hay tres por persona. En envase de plástico de usar y tirar, por supuesto. ¿Cuántos botes hay en tu cuarto de baño? ¿Cuántos de ellos serían prescindibles si estuviéramos en una crisis ambiental sin precedentes?

Hay que acabar con los envases de usar y tirar, de plástico, de metal, de vidrio o de lo que sea. Además, los productos con esos envases viajan miles de kilómetros desde donde se producen y sus ingredientes han viajado aún más kilómetros.

Algunos lectores pueden tener sus preferencias específicas sobre el tipo de champú, por ejemplo. Lo entendemos. Es fácil de entender. Pero es justo plantearse hasta qué punto necesitamos ese consumo de químicos, plástico multicolor y transportes humeantes. Tal vez podamos alternarlo —si no sustituirlo— con alternativas más sostenibles.

Eco-alternativas para gel, champú y jabón líquido

Lo más responsable es hacer nosotros mismos nuestro jabón sólido. Es fácil hacerlo en casa, para que sea casero de verdad (no como las sopas caseras en tetrabrik). También podemos hacer jabón líquido, pero no merece la pena. El jabón sólido es práctico y eficiente. Se gasta menos y no requiere envases (solo una jabonera reutilizable). Se puede hacer jabón para distintos usos (cuerpo, ropa y lavadora, friegasuelos…) o usar uno para todo.

Aunque no hagas tu propio jabón, pasarse al jabón sólido es algo que impacta duramente contra la industria del usar y tirar.

El ecologismo no aboga por la comodidad a toda costa sino por la responsabilidad aunque cueste. Y tal vez, esa responsabilidad obliga a comprimir gel, champú y jabón en una pastilla, cómoda, ecológica, eficiente, perfumada y con todas estas ventajas:

→🧼Dura más.
→→🧼Contamina menos.
→→→🧼Usa menos envases, menos plástico.
→→→→🧼Es más barato.
→→→→→🧼Menor huella hídrica.
→→→→→→🧼Sirve para piel y cabello.
→→→→→→→🧼Es más sano y natural.
→→→→→→→→🧼Puedes hacerlo en casa.

♥ Cosas que te gustarán:

Publicado en Consumo, Contaminación, Sostenibilidad | Etiquetado , , , | 1 Comentario

Libro Noticias del Antropoceno, de José María Merino (reseña)

Portada del libro Noticias del Antropoceno, del académico José María MerinoJosé María Merino es un multipremiado miembro de la Real Academia Española que compagina su faceta de novelista con el género del relato. Con Noticias del Antropoceno (Penguin Random House, 2021) va más allá de provocar al lector la reflexión sobre el rumbo ecosuicida de la humanidad. En esta línea sugerimos también los Relatos ecoanimalistas que ya analizamos en Blogsostenible.

El Antropoceno se define como una nueva era geológica, la que sigue al Holoceno. El humano (anthropos) ha alterado tierra, mar, aire, agua y clima, lo suficiente como para romper la estabilidad del Holoceno, con las consecuencias que se puedan intuir, o no.

En uno de los relatos, el Papa Francisco sueña con que el mismo Dios dimite ante la evidencia de que su máxima creación ha sido un gran fracaso. En otro, dos científicos viven un fugaz romance estudiando el “colchón de basura” de una de las islas de plástico oceánicas. La apicultura itinerante se asoma para mostrarnos un negocio que no debería ser negocio: no debería ser necesario transportar abejas porque no debería haber crisis en los polinizadores. El amor por el mar y por los pulpos es la base de otro relato que evoca —tal vez sin querer— el emotivo documental romántico Lo que el pulpo me enseñó (que recibió un premio Oscar en 2021).

La basura que se encuentra en la naturaleza (basuraleza) entra en conflicto entre dos personajes cuando uno entiende que no es posible eliminarla y decide ver su parte más estética, mientras otro lo ve algo inaceptable. En el fondo, ambos personajes son parte del problema como consumidores de envases de usar y tirar. A propósito de la basuraleza, es un término que usan la empresa Ecoembes y la ONG SEO/BirdLife para limpiar de basura un trocito de naturaleza. Tristemente, no mueven un dedo contra las grandes industrias que se llenan los bolsillos con esos plásticos y latas. Ecoembes vive gracias al dinero de las grandes industrias del usar y tirar. ¿Qué interés tendrá en eliminar ese tipo de envases?

En otros relatos se apunta al paso del tiempo, o se plantea si es adecuado o no contactar con civilizaciones extraterrestres inteligentes, teniendo en cuenta que posiblemente la insolidaridad sea algo inherente a lo que llaman “inteligencia”. También se levanta el debate sobre si alimentar o no a la fauna salvaje cuando pasa por malos momentos, o la impunidad con la que la corrupción usa los paraísos fiscales para vivir como si fueran felices comprando amores diarios.

Algunos de los cuentos tocan temas muy dramáticos, tales como el tráfico de órganos, los refugiados sirios, el tapón de toallitas y grasa de las cloacas, un extraño virus artificial liberado en China, las fake news, o la financiación ilegal de cierto partido político (usando una caja B).

En otros relatos se tratan temas a los que nuestra sociedad tiene que enfrentarse: el excesivo uso de la comunicación electrónica, el poliamor, las familias monoparentales, los deportes de riesgo, la cirugía estética, el futuro de los libros en papel, la pérdida de intimidad por los drones, la vida que hay detrás de un mendigo, la pedofilia en tiempos de Internet, la crisis de 2008 desde una inquietante perspectiva, o la decepción cuando alguien descubre el sufrimiento que se esconde en los animales de granja cuyas historias se venden bucólicamente a los inocentes niños.

Algunas frases interesantes esparcidas en el texto son:

  • «Los pueblos más ricos cada vez tenemos más deteriorado el planeta, y ni siquiera hemos eliminado el hambre del mundo o tratado de erradicar ciertas enfermedades, cuando no nos afectan directamente».
  • «Salvo un puñadito de humanos, la inmensa mayoría convive impasible con el sufrimiento ajeno».
  • «Cuando tengáis un dilema importante, descubriréis vuestro doble».
  • «Somos demasiados humanos. Y demasiado malos».
  • «Entre los deep-fakes y las fake news, creo que vivimos en un mundo que cada vez está más impregnado de lo ultrafalso».
  • «Es sorprendente la facilidad con que nos convence cualquier argumento cuando estamos predispuestos».
  • «Y de repente sintió una lastimosa ruina dentro de sí y comprendió que había dejado de ser pequeña y que había descubierto algo espantoso: que los tiernos y simpáticos animales [de granja] que cantaban y bailaban en la pantalla y en los libros eran una enorme mentira de los mayores; que la verdadera relación con ellos era la del monstruo con sus víctimas; que en sus padres, y en sus abuelos, y en todos los adultos, había una sorprendente hipocresía».
  • «Ya estaba acostumbrando a su hija a una dieta que excluía la carne y el pescado, bajo la supervisión de un especialista, pero no dejaba de sentir la amargura de pertenecer a una especie tan insensible e hipócrita».
  • «La realidad no necesita ser verosímil».
  • «Dejar de consumir combustibles fósiles, aunque le viniese bien al medio ambiente, crearía problemas graves».
  • «La ejecución de bastantes propuestas ecologistas supondría un descenso del nivel de vida de muchísima gente, lo que es políticamente insostenible. Además, el crecimiento de la población humana es lo que está determinando la desaparición masiva de numerosas especies animales».
  • «Si los seres humanos no se amoldan, el planeta los reducirá a un número menor o los condenará a la extinción».

A pesar de los finales interrumpidos que decepcionarán a muchos lectores, los cuentos de Merino merecen ser leídos y, si es posible, debatidos. Permítanos reiterar nuestra recomendación del libro Relatos ecoanimalistas, que toca algunos de estos temas pero desde otra perspectiva. ¿Cuál prefieres? Déjanos un comentario.

♥ Te gustará también:

Publicado en Basura, Biodiversidad, Cuentos, Curiosidades, Denuncias, Libros, Maltrato animal, Medio Ambiente, Sostenibilidad | Etiquetado , , | 2 comentarios

Nada hay más ecológico que aceptar la muerte

La negación de la muerte es una obra de Ernest Becker. Publicada curiosamente meses antes de su muerte, en 1973, mezcla filosofía y psicología para varear las conciencias de los que se dejen.

Becker sostiene que el hombre vive la realidad de la muerte con ansiedad. El ser humano tiene una naturaleza dual —un cuerpo físico y un yo simbólico—. La parte física sabemos que morirá inevitablemente. Entonces, el humano es capaz de trascender el dilema de la mortalidad a través del heroísmo. Becker llama “proyecto de inmortalidad” a vivir pensando que somos parte de algo eterno o que estamos construyendo algo eterno, y que así somos heroicos, porque viviremos tras la muerte. Esto da al hombre la sensación de que su vida tiene sentido; un propósito. Para Viktor Frankl, ese propósito está entre las cosas más importantes de la vida: “El hombre no necesita realmente vivir sin tensiones, sino esforzarse y luchar por una meta o una misión que le merezca la pena” (lea otras citas de este y otros autores).

Para Becker, cuando se cae en enfermedades mentales, como la ansiedad, es porque falla ese proyecto de inmortalidad. Aunque la religión tradicional facilita esa inmortalidad, actualmente sus planteamientos no son convincentes para muchas personas, que se agarran a otros proyectos heroicos como la ciencia, el consumismo, o la acumulación material. Es el mito de Adán y Eva: lo tenían todo pero querían más. Se busca un consuelo, pero como no se va al fondo, lo que se encuentra no alcanza para dar un sentido vital. Para él no hay solución perfecta y espera que podamos conseguir un mundo mejor conociendo las motivaciones innatas de los humanos, sin autoengaños.

Si nos observamos a nosotros mismos, posiblemente descubriremos que muchas de las cosas las hacemos para sentirnos eternos (escribir un libro, mantener un blog, tener hijos, construir algo, hacer fotos…). Incluso hay cosas cotidianas que las hacemos porque nos permiten continuar nuestro proyecto de inmortalidad (comer, trabajar…). Nuestro miedo a la muerte nos hace buscar evasión y consuelo, donde sea posible. ¿Aceptaríamos un funeral ecológico aunque impidiese ser recordados, o preferiríamos tener una pirámide para nuestro cuerpo embalsamado?

Tal vez es por eso por lo que nos cuesta aceptar el cambio climático y la crisis ambiental. Nos enfrentamos a una crisis monumental, de la que no sabemos si saldremos “heroicos“. Los cambios que los científicos vaticinan nos enfrentan a nuestro terror existencial, destruyen nuestro proyecto de vida. Y esto es difícil de aceptar. Algunos se agarran a la tecnología como tabla de salvación, cuando precisamente es la tecnología la que ha generado el problema (y los problemas aumentarán mientras lo permitamos). Otros sufren ecoansiedad, trastorno que afecta también (con más motivo) a los científicos que estudian el medioambiente. Una opción es agarrarse al optimismo y tener la sensación de estar haciendo algo bien, aunque sea sacar agua con un dedal mientras el barco se hunde bajo la mirada impasible de los que podrían reflotarlo moviendo un dedo (o suicidándose…).

También están los que se agarran al placer o a comprar cosas innecesarias (lo cual tiene una base científica evolutiva). Tener mucha ropa, por ejemplo, crea la falsa sensación de que vivirás lo suficiente para disfrutar de todo, pero solo tienes una vida y un cuerpo. Cada vez que compramos algo, estamos reservando esos recursos para nosotros y eso implica que no están disponibles para otros.

Quizás podamos encontrar en el cuidado de la Tierra, en su restauración, un nuevo proyecto de inmortalidad que nos una como humanidad. La evolución del ser humano podría ir en ese sentido (como sugiere Javier Pérez en su libro sobre la evolución humana). Sin embargo, tal vez haya que pasar antes por un colapso más o menos dramático, porque el ser humano escucha a la ciencia como los adolescentes a sus padres (unas veces sí y otras no).

En todo caso, aceptar la muerte y que estamos aquí solo de paso es una actitud sana y natural que deberíamos practicar. Esto mismo recomendaba el estoicismo, por ejemplo. Tal vez, si nos relajamos y entendemos que nuestro proyecto de inmortalidad es —más o menos— inútil, podamos concentrar esfuerzos en temas más fáciles, como en una vida simple. Al menos sabemos que dentro de unos 5.000 millones de años el sol morirá y con él toda la vida sobre la Tierra.

♥ Agradecimientos: A Carolina Flynn de Climaterra, por sus interesantes sugerencias.

♥ Deberías también leer esto:

Publicado en Curiosidades, Filosofía, Pensamiento antisistema, Psicología, Religión, Tecnología | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Buenas noticias ambientales y animalistas en 2021 (semestre 1)

Por supuesto. En el 2021 también va creciendo la conciencia ambiental. Vamos muy lento, pero no queremos estar todo el día quejándonos. Queremos celebrar la gran cantidad de buenas noticias para el medio ambiente, porque esto demuestra que las cosas se pueden hacer bien y, además, estas noticias dan ideas de todo lo que podemos hacer… todos. Si otros lo han hecho… se puede.

  1. Adiós a los proyectos de minería de tierras raras en Ciudad Real: El TSJ-CLM sienta jurisprudencia sobre los impactos de la minería en espacios protegidos. El proyecto había sido dividido en varias fases para que el impacto ambiental pareciera menos grave, pero la empresa minera ha quedado en evidencia y se ha quedado con las ganas de destrozar el monte.
  1. El Tribunal de Justicia de la UE determina que España ha incumplido sus obligaciones para proteger Doñana: Puede ser un pequeño alivio para el Parque Nacional. Las extracciones ilegales de agua son intolerables y España lo ha permitido durante años (igual que en Murcia). ¿Seguiremos produciendo fresas ilegalmente? ¿Cuándo se hará justicia con los ladrones de agua?
  1. El Tribunal Constitucional declara toda la Red Natura 2000 no urbanizable: Esto es nacional y las comunidades autónomas no pueden cambiarlo, lo cual supone un golpe para la Junta de Andalucía (entre otros gobiernos autonómicos aficionados a construir donde les resulta rentable).
  1. Se publica el libro Relatos Ecoanimalistas, un libro en el que hemos puesto mucho esfuerzo y mucha ilusión. Esperemos que podamos recuperar la inversión y, sobre todo, que la ilusión por la naturaleza se propague con alegría. ¿Nos ayudas a que llegue lejos? GRACIAS.
  1. Buenas noticias para los animales (y para todos): El trato que damos a los animales refleja nuestro amor a la naturaleza. En materia de animalismo avanzamos más que en ecologismo.
  1. Austria, Irlanda y Malta… prohíben las armas nucleares en su territorio: Se unen al acuerdo internacional para la abolición de estas armas (ICAN, Nobel de la Paz 2017). El resto de países de la UE deberían unirse inmediatamente. España aún no lo ha hecho.
  1. Shell, condenada por contaminar el delta del Níger tras 13 años de litigio y también condenada a reducir su contaminación mundial al 45%: La petrolera deberá indemnizar a los afectados por los derrames de petróleo en el delta del Níger (Nigeria), aunque no podrá devolver a la vida a los que fueron condenados por protestar, como Ken Saro-Wiwa. También deberá instalar sistemas de detección de fugas en sus oleoductos. Las empresas europeas deben saber que no pueden hacer lo que quieran ni dentro ni fuera de la UE.
  1. Lisboa instala compostadores comunitarios en sus calles: Colaborar con el medioambiente es opcional, pero muy fácil. La basura orgánica ya no es basura, sino que se convierte en abono. El éxito está haciendo que crezca el número de compostadores.
  1. WWF presenta un documento con ejemplos exitosos de restauración de espacios naturales en la UE: la demolición de la presa de Robledo de Chavela (Madrid), la recuperación del delta del Danubio (Rumanía), o la restauración de las turberas de Estonia, son solo algunos ejemplos. WWF pide que la UE restaure, al menos, el 15% de la superficie marina y terrestre para 2030.
  1. Ley de cambio climático en España: Era una ley urgente y necesaria, aunque todos los grupos ecologistas coinciden en que le falta ambición. Exponemos algunas de las cosas positivas y negativas.
    • Se prohíben nuevos proyectos de exploración y explotación de hidrocarburos y minería de uranio en todo el territorio nacional, incluido el mar.
    • Las ciudades deberán tener zonas de bajas emisiones: A partir de 2023 será obligatorio para ciudades de más de 50.000 habitantes, lo que implica que el 52% de los españoles respirará mejor y ahorraremos gastos sanitarios. Si nos interesa la salud y/o el medioambiente lo único coherente es restringir la libertad del coche privado.
    • Se pretenden fomentar las renovables evitando los impactos negativos en la biodiversidad.
    • La contratación pública puede exigir medidas de reducción de emisiones y de huella de carbono.
    • Cosas negativas:
        • Decepciona poner un objetivo tan bajo como reducir solo en un 23% los GEI en 2030 cuando la ciencia reclama al menos un 55%.
        • El lobby del gas ha extendido su tiempo de vida, cuando es un combustible fósil muy contaminante y que retrasará la electrificación.
        • No tiene en cuenta la inherente insostenibilidad de la electrificación del transporte privado, en coche privado.
        • Se habla de alimentación sana pero no se concreta en algo realmente efectivo (como estas ideas, por ejemplo).
        • Se obliga al sector financiero a hacer informes para la descarbonización de su cartera, pero ¿cómo se va a controlar?
        • Se habla de fiscalidad verde pero no se concreta nada para hacer verdad el lema de “quién contamina paga”.
        • No se reducen las subvenciones a sectores contaminantes: combustibles fósiles, aviación, agricultura industrial… Quedan fuera de la ley la prohibición de vuelos si hay alternativas en tren de menos de dos horas y media, cosa que sí figura en otras leyes de Europa.
  1. El Gobierno ampliará las reservas naturales fluviales: Son una figura de protección que tiene como objetivo garantizar la conservación de aquellos tramos de ríos inalterados que todavía subsisten en nuestro país.
  1. Francia prohibirá los vuelos nacionales cuando haya trenes disponibles: Se prohibirán los vuelos nacionales en rutas que se puedan hacer en tren en menos de dos horas y media, como parte serie medidas climáticas y ambientales. También Francia quiere cambiar coches por bicis, mientras España apuesta más por la absurda ideal del coche eléctrico.
  1. Alemania prohibirá el glifosato en 2023, por los insectos: Defender la biodiversidad no puede postergarse.
  1. La justicia europea desestima el recurso de Bayer contra los límites en el uso de dos plaguicidas perjudiciales para las abejas: ¿Bayer quiere ser famosa por matar abejas?
  1. España rechaza la caza y la pesca en los Parques Nacionales: La propuesta de Vox ha sido rechazada por ser absurda. La incompatibilidad entre la caza deportiva y los espacios protegidos se estableció en 1918, cuando se proclamó el primer parque nacional en España. La caza ha extinguido muchas especies y no tiene como objetivo la conservación. Por tanto, lo mejor para conservar las especies es proteger espacios y prohibir la caza deportiva (de todas las especies, en todos los territorios).
  1. El Ayuntamiento de Zaragoza promueve huertos escolares y aulas al aire libre: Se consigue así mejorar la educación ambiental acorde a un escenario de crisis climática y sanitaria por la COVID-19.
  1. La OTAN discute por primera vez sobre crisis climática: Las fuerzas armadas tienen una huella ecológica colosal y es un valor que debe reducirse con urgencia. En Europa equivale a la huella de 14 millones de automóviles, o a las emisiones de los vehículos de Portugal, Grecia y Noruega.
  1. México prohibe cultivar maíz transgénico y limita el uso de glifosato, hasta su eliminación total: Habríamos ganado mucho tiempo si se hubiera escuchado a organizaciones ecologistas como Greenpeace, pero aún se siguen fomentando transgénicos y usando glifosato, hasta en parques urbanos.
  1. El Gobierno de Japón propone la semana laboral de cuatro días: Intentará convencer a las empresas, para promover los cuidados, evitar suicidios y, dice, reactivar el consumo. Es una buena noticia por distintos motivos, pero obviamente “reactivar el consumo” sin más, es algo malo para el medioambiente (todo depende de en qué se consuma). Trabajar menos puede suponer menos salario, pero no debería ser proporcional, de forma que no se pierda significativamente poder adquisitivo.
  1. Un panel de expertos publica una definición internacional de ecocidio: El objetivo es incluir el ecocidio como quinto crimen del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, junto a los crímenes de genocidio, lesa humanidad, guerra y agresión. Algunas empresas están muy preocupadas por esto: empresas energéticas, mineras, de ganadería intensiva, de alimentación plastificada…

No está mal esta lista, aunque podría ser mejor… Gracias por difundir nuestros artículos.

♦ Te gustará también:

  1. Buenas noticias ambientales: 2020 (semestres 1 y 2), 2019 (1 y 2), 2018 (1 y 2) y la colección completa.
  2. Cinco cosas muy sencillas que están mejorando mucho el mundo: ¿Te unes?
  3. Libro Relatos Ecoanimalistas, de J. Galindo (reseña).
  4. ¿Estamos esperando a que otros actúen para detener la crisis ambiental? — El caso de Málaga.
  5. Síguenos en las redes sociales (además de suscribirte a nuestro blog):

Twitter      Facebook      Instagram

Telegram  YouTube

Publicado en Agua, Animalismo, Buenas noticias, Energía Sostenible, Energía y Contaminación, Medio Ambiente, Noticias de España, Noticias del Mundo, ONG, Política, Sostenibilidad | Etiquetado , , , , , , | 1 Comentario