La fiebre del reciclaje: Hay muchas cosas mejor que reciclar

Por Santiago Fernández Padilla, de @Yourgreensite

Si no gestionamos bien nuestra basura, vuelve a nosotros: Chiste de una playa con basura.Seguramente la mayoría de los que estáis leyendo este artículo recicláis asiduamente (los que no, ya estáis tardando). Las tasas de reciclaje de los distintos residuos en España no dejan de aumentar. Y aunque sobre “reciclar” queda mucho camino por recorrer, hay cosas que son mejores que reciclar.

Por poner un dato, Ecoembes señala que la tasa de reciclaje de envases ligeros, papel y cartón se sitúa en torno al 74,8% en 2015, es decir, que de cada 100 kilos de envases que entran en el mercado, casi 75 kilos son depositados en el contenedor adecuado (aunque seguramente estos datos son demasiado optimistas).

Cuando señalo que aún queda mucho que hacer, me refiero, por ejemplo, a la falta de contenedores dedicados exclusivamente a materia orgánica (actualmente se recogen, en casi toda España, con los restos de basura no reciclable). Además, la mayoría de la población tiene una gran ausencia de información acerca de los residuos que van a cada contenedor o de las consecuencias de reciclar o no reciclar.

Aunque este tema tiene mucha miga, hoy vamos a hablar sobre algo que podemos hacer para contaminar menos y que es incluso mejor que reciclar. Estoy hablando de otras tres ERRES: Reducir, Reparar y Reutilizar (además de la R de Reciclar).

Es cierto que en el colegio ya enseñan (a veces) la importancia de regirnos por las tres erres, pero una vez que somos adultos (o con dinero para gastar) nos incitan a convertirnos en consumidores, por lo que Reducir es algo que se antoja difícil a veces, ya que la publicidad y el marketing hacen muy bien su trabajo y terminamos comprando cosas que ni necesitamos ni queremos.

No te pierdas este breve documental animado sobre la obsolescencia programada y percibida

Por cada kilo de basura que reciclamos, la industria ha producido 70 kilos de residuos que no se reciclan.

Por ello os pido a vosotros, mis apreciados lectores, que antes de adquirir un producto os preguntéis si de verdad os hará feliz dentro de un año. ¿Por qué digo un año? Seguramente todos hemos comprado algo, ropa por ejemplo, que ni hemos estrenado, o solo nos la hemos puesto un par de veces, y cuando hacemos la limpieza del armario vemos esa prenda ocupando espacio. Esta pregunta no solo es para la ropa, ya que tenemos el ejemplo de esa licuadora o esas mancuernas que nos compramos en un impulso y después solo ocupan sitio en el hogar.

Para reducir el consumo también recomiendo comprar “calidad”, productos que no se rompan al poco de usarlos, ya que te evita tener que reemplazarlos: ¡Cuánto bien ha hecho la obsolescencia programada al capitalismo! Como ejemplo concreto, te recomiendo que compres las bombillas del hogar en una ferretería o en una tienda especializada y no en un bazar barato; a la larga, el medio ambiente y tu bolsillo te lo agradecerán.

Alargascencia es una idea de Amigos de la Tierra, para alargar la vida de las cosas.

Alargascencia es una idea de Amigos de la Tierra, para alargar la vida de las cosas.

Una vez hemos hecho todo lo posible para reducir, ponemos en práctica una R que nunca nos enseñaron de pequeños, pero que es muy importante: Reparar.

A veces, cuando se nos rompe algún objeto únicamente pensamos en comprarnos otro nuevo para sustituir el estropeado. Por ejemplo, cuando se rompe una televisión que tiene más de 5 años, pensamos que arreglarla puede suponer más gasto que comprar otra nueva. Sin embargo, en muchos casos la garantía tiene un periodo de vigencia mayor al que creemos, sobre todo cuando el fallo se debe a un error de fabricación. Por lo tanto, recomiendo en primer lugar, buscar los datos de compra para ver si dispone de garantía vigente. También podemos informarnos en la web del producto o llamar a “atención al cliente”. En caso de que la rotura no la cubra el seguro, tenemos la alternativa de acudir a un taller donde nos puedan reparar el objeto por un precio aceptable (aquí tienes una lista de establecimientos donde reparar, intercambiar, alquilar y prestar en toda España).

Por otra parte, cuando ya hemos agotado la posibilidad de reparar el objeto para que cumpla con su función primaria, es hora de buscarle una función secundaria: Reutilizar. Un ejemplo sencillo que podemos aplicar es utilizar la ropa vieja como trapos o donarla si está en buen estado. También podemos utilizar las tablas de los muebles viejos para hacer otros muebles o macetas. Hay que aclarar que determinados objetos no se deben reutilizar para otra función, ya que pueden poner en peligro el medio ambiente, como por ejemplo desmontar una nevera.

La reutilización de objetos puede ser algo divertido si se hace de forma creativa, de tal forma que con un pequeño esfuerzo consigamos objetos decorativos para nuestra casa o para regalarlos a nuestros amigos y familiares. De esta manera damos una segunda oportunidad a objetos cotidianos como botellas, tarros o maderas. Si quieres ir mas allá podrás encontrar en Internet ejemplos para hacer cosas chulas, como un horno solar, muebles, cosas para el jardín o incluso un jardín vertical con palés, un generador eólico con un ventilador de ordenador o con una rueda de bici

Finalmente, una vez que hemos hecho todo lo posible por reducir, reparar y reutilizar, pasamos a la última R: Reciclar. Parece que hoy en día el reciclaje está bien visto y extendido (entendiendo como reciclaje el hecho de usar los contenedores), pero continúa habiendo mucha confusión sobre qué tirar a cada contenedor.

Algunos errores típicos son confundir cristal y vidrio y, así, tirar cristal (vasos o ventanas rotas) en el contenedor verde (sólo apto para vidrio), o no tener claro lo que son envases para el contenedor amarillo. Por ejemplo, la ley considera como envase reciclable las perchas de plástico que se venden con la ropa, pero no las perchas que se venden por separado. Si en algún caso tienes dudas sobre dónde tirar un residuo, te recomiendo que hagas una búsqueda en Internet.

Punto limpio: Los ayuntamientos deben informar a los ciudadanos.Además, se siguen tirando productos altamente contaminantes, como tubos fluorescentes o botes de pinturas, a la basura convencional o a otros contenedores erróneos. Estos residuos deben ser depositados en puntos limpios (pregunta en tu ayuntamiento si no sabes dónde están).

Si en tu barrio no existen contenedores de reciclaje, pide a tu ayuntamiento que los instale. Si vives en una casa aislada en el campo, no te molestes en exigir los contenedores, ya que los camiones de recogida no irán a una ubicación remota. Otra cosa muy distinta es que varios vecinos pidan que se coloquen contenedores en algún punto de la carretera, de tal forma que a la Administración no le suponga un gasto excesivo.

Por último, concluimos que reciclar es importante, pero debe ser siempre el último recurso, ya que hay alternativas mejores para el medio ambiente y para el bolsillo como reducir, reutilizar y reparar.

Te gustará también leer esto:

Publicado en Basura, Consumo, Contaminación, Medio Ambiente, Noticias de España | Etiquetado , , , , , , , | 3 comentarios

La basura que tiramos a nuestros mares, vuelve y nos la comemos

Lorena Barea, de @Enunclick_CC

Envases en el mar: Un grave problemaLos mares se están convirtiendo desde hace más de 30 años en vertederos inmensos de basura, alcanzando las 6,4 millones de toneladas vertidas anualmente desde 2008 y aumentando considerablemente año tras año. Achim Steiner, el ex director de PNUMA (Programa de Naciones Unidad del Medio Ambiente) afirma: “La basura en el mar es el síntoma de una enfermedad grave: el mal uso y la constante mala gestión de los recursos naturales”.

El Mediterráneo y concretamente el mar de Alborán es uno de los mares más afectados. Cada día se trasportan a las orillas españolas gran diversidad de materiales como plásticos, latas… (y no solo con las etiquetas en español), los cuales no constituyen ni un 15% de la cantidad de residuos que se acumulan dentro del mar. El 85% restante sigue viajando por los mares, reduciendo poco a poco su tamaño (por la erosión y la fotodegradación causada por la radiación solar) y convirtiéndose en microplásticos, que acaban como un compuesto más de la arena marina o incluso en parte de la dieta de los peces que posteriormente consumimos.Las tortugas no distinguen entre medusas y bolsas de plástico: Se las comen y se indigestan.

Entre los animales que más sufren la contaminación podríamos destacar los cetáceos, los peces comunes que forman parte de la dieta humana, algunas aves como las gaviotas e incluso reptiles como la tortuga boba (Caretta caretta), la cual, al ser un animal voraz y omnívoro consume bolsas de plástico o tapones por error. Esta equivocación, muchas veces le causa la muerte directamente, pero en otros casos le ocasiona problemas de diversa índole, como por ejemplo, problemas de flotabilidad que le imposibilitan sumergirse.

Otro problema añadido es la contaminación química de las aguas, en las que podemos encontrar pilas u otros desechos que posteriormente acaban en la sangre de los animales marinos. Es especialmente grave la contaminación por mercurio (por lo que no se aconseja comer mucho atún, especialmente durante el embarazo).

La basura que tiramos a los ríos, llega al mar y luego a la playa.Por ultimo, también hay que tener el cuenta el tema de la salud humana, pues además del riesgo de consumir pescado contaminado, también hay otros problemas añadidos, como cortes en la playa con un vidrio roto, por ejemplo. Además, las basuras flotantes incluyen todo tipos de desechos como compresas (véase una alternativa más sostenible) u objetos de higiene íntima que no deben tirarse al inodoro. Esos objetos pueden transportar elementos patógenos como estreptococos, coliformes y otros contaminantes bacterianos. Hay que tener en cuenta que los bañistas ingieren también involuntariamente agua, con el consiguiente riesgo.

Por tanto, ante este problema que nos afecta a todos, creemos que una de las posibles soluciones que más puede atraer a la población hacia el reciclaje es el SDDR (Sistema de Depósito, Devolución y Retorno). El SDDR es un sistema por el que cada envase tiene un precio, convirtiendo de esta manera cada residuo en un recurso con valor en el mercado, y haciendo que los ciudadanos quieran ser responsables en la devolución de los envases. Así, se facilita que la materia prima de los envases se recicle en nuevos productos, suponiendo a su vez un menor coste de producción.

Actualmente hay países, como Alemania o Noruega, que poseen este sistema de reciclaje. Además, hay empresas que apuestan por este sistema colocando en sus establecimientos maquinas para la recogida de envases usados, como es el caso de Lidl. En España, en cambio, algunas empresas como la popular Coca-Cola, están frenando la implantación del SDDR.

Puede que te interese también:

Publicado en Basura, Biodiversidad, Denuncias, Malas noticias, Medio Ambiente, Noticias del Mundo, Salud | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario

ZOOXXI, un nuevo paradigma para los zoológicos centrado en la educación y la conservación

Claudia Roca, de ZooXXI.

Iniciativa ciudadana en Barcelona para unos zoos sin maltrato animal.Los zoos han evolucionado a lo largo de su historia. De ser una forma de propaganda imperialista (que pretendía demostrar haber conquistado tierras lejanas mostrando animales y personas de allí), han pasado a ser centros de entretenimiento, donde pasar una tarde de domingo con las niñas y niños viendo espectáculos con animales.

El siguiente paso que los zoos parecen querer dar es convertirse en centros de educación y conservación de la naturaleza. Tras el rechazo social a la cautividad y al maltrato de los animales, sólo con esos argumentos de educación y conservación justifican su existencia y el mantener animales exóticos encerrados de por vida. ¿Se basa esta retórica en la realidad de los zoológicos actuales o es solo maquillaje?

Efectivamente, los animales no se extinguirán mientras los zoos consigan reproducirlos, pero sufrimos el riesgo de llegar a creer que los hábitats naturales de los animales son jaulas, mientras que esa realidad, vivir en cautividad, está demostrado que enloquece a los animales. Extrayendo datos de las propias páginas web de los zoológicos, vemos que la mayoría de animales que están en programas de cría en cautividad no disponen de un programa de reintroducción efectivo. De hecho, cuando esta reproducción se convierte en un “inconveniente” y no saben qué hacer con el animal, lo matan. Esta práctica se llama “culling” y se encuentra recogida en el manual de buenas prácticas de las asociaciones internacionales de zoos y acuarios EAZA y WAZA de las que el zoo de Barcelona, por ejemplo, forma parte.

¿Tienen los animales problemas de reproducción en la naturaleza y necesitan la ayuda del ser humano para procrear? Por supuesto que no. Analizando los mismos datos de las webs de los zoológicos vemos que la principal causa de la desaparición de los animales en la naturaleza es la desaparición de sus hábitats debido a la presión humana (seguido de otras causas como la introducción de especies exóticas, por ejemplo). ¿Para qué nos sirve entonces esta reproducción y conservación ex situ? Simplemente para garantizar que los zoos siempre tendrán animales que exhibir. Por más que se empeñen en venderlo como una estrategia ecológica sigue siendo una estrategia económica.

Los zoos son otra “especie amenazada”. Necesitan una estrategia de conservación, un cambio de paradigma si no quieren desaparecer.

En Barcelona nació un grupo de activistas que, tras 8 años protestando en las puertas del zoo para exigir su cierre, entendieron que el cierre de los zoológicos es perjudicial para los animales que viven en ellos, pues sólo una gran minoría podrían ser trasladados a santuarios. La mayoría irían a parar a otros zoológicos, y otros con menos suerte a peleterías, cotos de caza o restaurantes de comidas exóticas. Para no trasladar el problema a otra parte pero tampoco quedarse de brazos cruzados, nació la Plataforma ZOOXXI:

ZOOXXI propone un cambio de paradigma, un nuevo modelo de zoo, un zoo que deje de sacar provecho de los animales para convertirse en un centro provechoso para ellos. Un zoo adaptado a la sensibilidad y los conocimientos científicos del siglo XXI. Un zoo con menos animales, que haya enviado a todos los que pueda a santuarios y reservas. Un zoo que haga verdaderos esfuerzos para la conservación in situ protegiendo los hábitats y, con ellos, a los animales, y mostrando esta realidad a través de avanzadas tecnologías inmersivas con las que podremos entender la verdadera existencia de las especies y la biodiversidad. Un zoo dedicado al rescate de todos aquellos animales que, hoy por hoy, no sabemos qué hacer con ellos, vengan de donde vengan (tráfico ilegal, circos, maltrato…).Barcelona recoge firmas para hacer un zoo más responsable con los animales

ZOOXXI ha lanzado una Iniciativa Ciudadana en Barcelona, el mismo recurso democrático con el que se prohibieron las corridas de toros en Cataluña en 2010. A través de la recogida de firmas de personas empadronadas en Barcelona, se abre un proceso en el Ayuntamiento para debatir si aplicar este nuevo modelo de zoo. Si se consiguen las 14.000 firmas que se necesitan, el zoo de Barcelona podría ser el primero de una larga cadena de zoos del siglo XXI. Esta es la primera batalla de una lucha que terminará por transformar todos los zoos del mundo. Una estrategia de conservación como nunca se ha visto.

Enlaces que te interesarán:

Publicado en Animalismo, Biodiversidad, Buenas noticias, Denuncias, Maltrato animal, Medio Ambiente, Noticias de España | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Las “Humanidades Ambientales” son tan necesarias como los Avances Tecnocientíficos

“Lo malo de los que se creen en posesión de la verdad es que cuando tienen que demostrarlo no aciertan ni una” – Camilo José Cela (Nobel español de Literatura, 1916-2002).

Podemos hacer las cosas mejor, si las hacemos de forma diferenteLas humanidades son un conjunto de disciplinas relacionadas con la cultura humana, como son: literatura, arte, filosofía, filología, historia, derecho, periodismo, música, sociología… A veces se les llama estudios de «letras», en contraposición a las «ciencias», pero en realidad la frontera entre ambas es, a veces, imprecisa (por ejemplo, en medio de esas dos familias pueden situarse disciplinas como la economía o la psicología). Por otra parte, en todas las disciplinas de las humanidades hay ramas que tienden las ciencias, y viceversa (considérese la historia de la ciencia, o la tecnoética, como ejemplos).

Los avances científicos han otorgado gran notoriedad a la ciencia. El poder de las máquinas (desde la máquina de vapor de Watt) pareciera como si nos hubieran hecho todopoderosos. Pero, sin embargo, no lo somos. Los avances tecnocientíficos nos han permitido grandes logros, pero no podemos esconder también sus costes (ambientales y humanos). Sin embargo, las sociedades ricas viven como si los problemas creados por ese desarrollo trepidante fueran a solucionarse con más inventos tecnocientíficos. ¿Y si no fuera así? ¿Por qué debemos creer que todo se solucionará de alguna forma?

Poesía con conciencia ambientalComo decía Gala Arias, los problemas no los han creado los inventos científicos, sino los humanos. No hemos sabido gestionar adecuadamente esos avances y para ello es importante desarrollar las humanidades ambientales, un campo en expansión que trata temas como la historia medioambiental, la ecología política, la filosofía medioambiental, el derecho ambiental, el periodismo ambiental, la ética medioambiental, la ecoteología (recordemos la encíclica Laudato Si) o, por supuesto, la poesía ambiental.

En España, lejos de fomentarse el conocimiento y el debate, la última ley educativa margina la filosofía (ver resumen del sistema educativo español). Según una encuesta, los jóvenes piensan que en el colegio se habla muy poco sobre medio ambiente y energía.

La educación ambiental es básica si queremos alcanzar la sostenibilidadHay gente que piensa que la sociedad no tiene más remedio que empeorar (o que ya lo está haciendo), pero en las sociedades occidentales demasiada gente da por supuesto que todo se solucionará para siempre mejorar. No hay seguridad ninguna de que la humanidad vaya a mejorar (gracias a la ciencia o a lo que sea). De hecho, muchas sociedades no superaron sus crisis. Pero los que así lo creen, ni se han parado a mirar más allá de su corta vida y cuando intentan demostrarlo… “no aciertan ni una” (como decía Cela). Tanto si mejoramos, como si empeoramos, será porque nosotros así lo hemos hecho, y esa responsabilidad es real, es nuestra, aunque asuste.

Las ciencias pueden ayudar a resolver problemas ambientales, pero parece que por sí mismas son insuficientes, porque las tecnologías crean problemas que “no queremos” resolver. Tal vez la clave esté en el demostrado espíritu crítico de las humanidades, y en unir las ciencias con las humanidades ambientales, especialmente los investigadores y las empresas. Pero de hecho, toda la ciudadanía puede colaborar. Igual que podemos estudiar y hacer ciencia sin grandes medios (observación de aves, experimentos científicos caseros…) también podemos, con pocos medios, estudiar y hacer humanidades en general (y ambientales en particular).

Por supuesto, leer sobre medioambiente o comunicar sus virtudes y sus problemas (en prosa o en verso) no nos va a salvar del abismo, pero tampoco lo harán los avances tecnocientíficos si no estamos concienciados para usarlos adecuadamente y la conciencia colectiva es cosa de las “humanidades”.

⇒Puede interesarte:

Publicado en Ciencia, Filosofía, Medio Ambiente, Poesía, Política, Tecnología | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Empresas que suman: Sostenibilidad y esperanza… gracias a Ecooo

Andrés Montesinos Campos, @Andres_SomE
Portavoz del Grupo Local de Som Energia Valencia
Presidente de la Sección Territorial Valencia de Som Energia

Mis amigas y amigos de Ecooo y su Revolución Solar vuelven a la carga con un nuevo proyecto, y ya pierdo la cuenta de las veces que lo han hecho y lo han conseguido.

No sé cuánto tiempo de sus vidas dedicarán, en esa cocina experimental de mentes inquietas que forman, a preparar y condimentar con esmero ideas y soluciones posibles. Ignoro los ingredientes, aunque intuyo que hay grandes conocimientos y experiencia técnica hábilmente maridada con imaginación, ilusión y la inteligencia necesaria para que todo esto se transforme en realidades palpables que nos benefician a todas. Y cuando digo a todas, hablo de personas. Sí, a ti también, aunque jamás hayas oído hablar antes de Ecooo y su trabajo en pro de las energías renovables.

Estas buenas gentes llevan doce años como empresa sin ánimo de lucro cuyos beneficios se destinan a informar, sensibilizar y educar  para conseguir un nuevo modelo energético, trabajando y creciendo de forma colaborativa y cooperativa, en contraposición al modelo actual imperante de competitividad, ineficaz para satisfacer las necesidades de la gente, a la par que nos conduce directamente al colapso.

Doce años en los que han alumbrado 107 instalaciones fotovoltaicas sobre tejados, consiguiendo que mas de 2.600 personas pudiesen participar y se beneficiasen económicamente de la producción obtenida. Lo que antes estaba solamente al alcance de inversores con cierta capacidad económica, Ecooo lo ha hecho posible para toda la población, fraccionando estas inversiones en paquetes de 100 euros, sin que por ello varíe la tasa de interés que percibe quien invierte.

Cote Romero, directora de Ecooo, y Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO/BirdLifeEn los últimos años han socializado 70 plantas fotovoltaicas, algunas mediante “Recupera el Sol” en colaboración con los Grupos Locales de Som Energia en Madrid, Valencia, La Rioja y Navarra. Estas plantas, tras los recortes y eliminación de primas, pasaban por dificultades económicas, con el riesgo de caer en manos de fondos buitre, o de bancos que carecían de los medios técnicos y del más mínimo interés por mantenerlas en funcionamiento.

Lo que Ecooo ha hecho es pagar por las plantas un precio justo y ponerlas a disposición de la ciudadanía, que puede adquirir participaciones y beneficiarse de su producción, manteniéndolas en funcionamiento y aportando todas las ventajas de la energía sostenible. Al contrario de lo que durante mucho tiempo se nos ha intentado hacer creer, las renovables no solo evitan contaminación y gases de efecto invernadero (hasta la fecha, más de 21,700 toneladas de CO2 dejadas de lanzar a la atmósfera por esta iniciativa), sino que también abaratan el precio de la electricidad, lo cual beneficia directamente a toda la población independientemente de su grado de implicación o conocimiento sobre el tema.

En este tiempo, no solo se ha generado una energía de 25.000 MWh (y los que todavía quedan gracias a la larga vida de los paneles solares instalados) sino que ha fluido y esperemos que fluya durante mucho tiempo, otro tipo de energía igual de especial y positiva. Me refiero a la energía entre las personas, porque Ecooo ha trabajado muy activamente en la economía del bien común y se ha fundido con el mercado social, poniendo en práctica su visión de una economía al servicio de las personas y no una economía depredadora de recursos naturales y sociales, que esclaviza en pos de la competitividad y los beneficios accionariales.

Iniciativas como Ecooolocal, están ayudando a varios ayuntamientos de toda España a reducir su factura energética, reproduciendo el modelo desarrollado en el municipio de Rubí. Estos municipios no solo actúan desde un punto de vista técnico para reducir las emisiones y aumentar la eficiencia y el ahorro, sino que reducen la partida de gastos municipales involucrando directamente a las personas, lo cual ha demostrado ser tremendamente efectivo.Oleada solar con la tierra puesta a escala... demuestra la inmensidad del sol, al cual nos debemos.

Hoy me sorprenden otra vez con una nueva, y desde mi punto de vista, brillante idea: la llaman “Oleada Solar”. Una campaña en la que buscan cien familias con tejados propios que deseen instalar en sus casas autoconsumo solar pese a las trabas que impone el denominado “impuesto al sol” (el cual es sólo para instalaciones superiores a 10 kw).

Cien familias en cuarenta y cinco días, ese es su reto, para conseguir mediante una compra colectiva de los materiales y la instalación de sus paneles, una reducción del 30% sobre el precio habitual de mercado.

¿Y ya está? Para una empresa de nuestro actual sistema económico esto sería más que suficiente, pero ya dije que son mentes inquietas, y la visión de una responsabilidad social corporativa va siempre un paso más allá e incluye al resto de la sociedad, también a quienes no participamos. Además de las ventajas de formar parte de la Comunidad Oleada Solar, al alcanzar las cien participaciones se pondrá en marcha un “Generador Solar Solidario”. Este consistirá en una instalación solar fotovoltaica sobre el tejado de la organización social que decidan libremente las participantes del proyecto.

Así, con ideas y optimismo van trabajando, van sumando, van construyendo un futuro sostenible junto a las personas y para las personas.

Enhorabuena a todas quienes hacen posible este nuevo modelo.

Tal vez te interese también:

Publicado en Buenas noticias, Contaminación, Energía, Energía Sostenible, Energía y Contaminación, Noticias de España, Sostenibilidad | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Lista de empresas que deben ser multadas y boicoteadas (HAZLO VIRAL)

El economista Jeffrey Sachs dijo que los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) pueden ser la respuesta a la desigualdad, el cambio climático, el desempleo… y esa ristra de graves problemas a los que nos tenemos que enfrentar ahora y, con más fuerza aún, en un futuro cercano. También propuso crear una lista de compañías dañinas para la humanidad y el medio ambiente y boicotearlas.

El poder de la gente unida es enorme. Cada acto de “comprar” tiene su influencia. Cuando compras estás apoyando a una empresa y todo lo que ella hace. Por eso, boicotear una empresa es una forma directa de decirles que quieres que cambien.

Vamos a dar una lista de empresas dignas de ser multadas y boicoteadas (por la información disponible). Ciertamente, a veces no hay leyes suficientes para multar a empresas que abusan en lejanos países, donde la legislación y los controles son menos estrictos. En esos casos, lo que hay que exigir es leyes que obliguen a las empresas que operen en Europa cumplir un mínimo respeto en los demás países donde actúen. Esta lista no es exhaustiva, pero es un buen comienzo para plantearnos a quién no debemos dar nuestro dinero:

1. Nestlé

Nestlé es, posiblemente, la empresa más boicoteada del mundo, por múltiples motivos, tales como, usar aceite de palma, usar esclavitud infantil, usar transgénicos, abusar de los agricultores de países pobres, apropiarse de agua pública… Es una empresa tan fuerte y con tantos productos, que parece que los boicots no le afectan, pero es un gigante con pies de barro, porque el poder no lo tiene esta empresa, sino sus clientes. Como muestra mira esta recogida de firmas mundial para pedirle que cumpla sus propios compromisos respecto al origen de su aceite de palma: Firma AQUÍ.

2. Endesa y otras eléctricas españolas

Endesa es la cuarta empresa más contaminante de la UE y la primera de España, con gran diferencia respecto a las siguientes: Gas Natural, EDP, E.on e Iberdrola. Todas estas empresas tienen las dos peores formas de producir electricidad: centrales nucleares y de carbón. Y lo peor es que no quieren cerrarlas a pesar de que saben que provocan el cambio climático, contaminación a corto y largo plazo y miles de muertes anuales. Lo más curioso es que es muy simple dejar de ser cliente de estas pérfidas compañías eléctricas, pues ya hay empresas más pequeñas que suministran energía 100% renovable de forma garantizada y más barata: Resuelve aquí tus dudas. Cambiar de compañía eléctrica a una de renovables es una de las cinco cosas sencillas que están mejorando el mundo.

3. Inditex, el imperio de Amancio Ortega

Inditex (Zara, Pull&Bear, Massimo Dutti, Bershka, Stradivarius, Oysho, Uterqüe…) es una empresa española muy criticada por sus malas prácticas en lejanos países. Lo demuestran demasiados documentales (como el de Jordi Évole), informes (como el de Setem Ropa Limpia) o libros (como el de Carro de Combate). Amancio Ortega amasa una ingente fortuna, sostenida por el sufrimiento y la injusticia lejos de sus ojos. La aberración se sublima ante la evasión fiscal descarada y desmedida, y ante la indiferencia de quienes deberían denunciar, controlar y legislar para evitar esta falta de ética que, a veces, es incomprensiblemente legal. Así, las donaciones del Sr. Ortega no son, obviamente, actos altruistas, sino de simple lavado de imagen e ingeniería fiscal.

4. McDonald’s, Burguer King… y otros burguers

Que estos sitios venden comida basura lo saben bien todos sus clientes, y más tras reconocer la OMS que ciertas carnes son cancerígenas. También saben sus clientes la ingente cantidad de residuos que generan: vasos de plástico con tapadera, cajas para las patatas, sobres de ketchup… todo en envases de un único uso. Lo que ya no es tan común saber es que usan mucho aceite de palma, que son causa directa de la deforestación tropical, y que los animales son, en general maltratados y alimentados masivamente con soja transgénica. Tampoco se sabe mucho de las pésimas condiciones en las que trabajan los que fabrican los micro juguetes que regalan con sus hamburguesas, ni el enorme daño ambiental que genera la producción de carne.

5. Shell, la peor petrolera de la historia

Shell es una empresa petrolera sin ningún tipo de escrúpulos, con una larguísima lista de abusos y atrocidades (asesinatos, contaminación, mentiras…). Comprar gasolina de esta petrolera es contribuir a sus desmanes, en los que el CO2 es ya lo de menos.

6. Coca-Cola, burbujas azucaradas que esconden desastres

Empresa líder en el sector de las bebidas ultra-azucaradas, ha sido descubierta pagando para ocultar los daños que el azúcar provoca en la salud. Sus directivos han decidido producir multitud de envases no retornables (plásticos, latas…), lo que conlleva una gran contaminación asociada a su fabricación, transporte y reciclado (cuando se recicla). En España, Coca-Cola no quiere implantar el sistema SDDR que permitiría aumentar el reciclado y evitar que toneladas de sus envases acaben en el mar o en las montañas. Pero probablemente, lo más grave es que Coca-Cola está entre las empresas más contaminantes del Planeta (contaminando agua, aire…) y que genera conflictos por el abuso de acuíferos por todo el mundo (El Salvador, India…). Todo esto se evitaría si bebiésemos más agua (del grifo) y otras bebidas locales, que no hagan que el dinero emigre al país más rico del mundo. Recientemente hemos sabido que los partidos políticos PP y Ciudadanos han sido convencidos por el lobby del azúcar para hacerles pagar menos impuestos, a costa del dinero y la salud del ciudadano corriente.

7. Kellogg’s

Kellogg’s utiliza gran cantidad de aceite de palma en sus productos, y para ello también usa esclavitud infantil según Amnistía Internacional. También está entre las empresas más contaminantes del Planeta y nunca ha rechazado usar cereales transgénicos.

8. Banco Santander y banco BBVA

Son 19 los bancos que, junto a otras empresas, han sido descubiertos por sus inversiones sucias en empresas armamentísticas. Pero el Banco Santander y el BBVA, además de encabezar la lista de los mayores inversores en la industria de la guerra, han sido también descubiertos por beneficiarse y fomentar el inmenso fraude que suponen los paraísos fiscales (lee aquí un resumen sobre esos paraísos). Es cierto que la ética es difícil en los bancos, pero hay grados y, sin duda, estos hechos son intolerables. Sorprende también que esto lo haga un banco que se ha llevado mucho dinero público, y no nos referimos a Bankia (que tampoco tiene ética en sus inversiones) sino a BBVA.

9. Otras empresas que usan aceite de palma con esclavitud infantil

En el informe de Amnistía Internacional, además de Nestlé y Kellogg’s, están otras conocidas marcas como el dentífrico Colgate-Palmolive, los cosméticos Dove, helados Magnum, la sopa Knorr, KitKat (que es de Nestlé), el champú Pantene, Ariel, y Pot, junto a compañías como Noodle, Unilever, Procter & Gamble, AFAMSA, ADM, Elevance, y Reckitt Benckiser.

10. Malas empresas según el tipo de tus preocupaciones

  • Si lo que te preocupa es la destrucción del medioambiente, algunas de las empresas más contaminantes son las siguientes, según un informe de Oxfam: Coca-Cola, Danone, Nestlé, PespiCo, Kellogg’s, Mars, General Mills, Mondelez, Unilever y Associated British Foods. Otros trabajos señalan como “terroristas ambientales” a empresas como Bayer, HSBC, BBVA, Santander, Benetton, British Petroleum (BP), Calvo, Canal de Isabel II, Continental, Endesa, Nestlé, Pescanova, Repsol YPF, Sol Meliá, Shell, Suez, Syngenta, Telefónica, Unilever o Unión Fenosa (que es de Gas Natural).
  • Si te preocupan las empresas que maltratan a los animales, debes evitar todo lo relacionado con zoos, acuarios, circos y laboratorios con animales y, por supuesto, las granjas. Laurel Braitman demuestra que todos esos lugares son cárceles que enloquecen a los animales. Además de todas las grandes industrias cárnicas y de comida rápida americana, podemos concretar algunas empresas de cosméticos e higiene como Revlon, Avon, Mary Kay, y Estee Lauder, que han sido denunciadas por probar cruelmente sus productos en animales. En otro informe también han sido denunciadas H&S, Herbal Essences, Pantene, Wella Professional, Olay, Max Factor, L´Oreal (Garnier, Kerastane, Lancaster, Biotherm, Giorgio Armani, Ralph Lauren, Cacharel, Diesel, YSL, Vichy…), y muchas más.
  • Si te preocupan las empresas que abusan de sus trabajadores, además de Inditex, debes tener cuidado tanto con marcas de ropa barata como cara (Primark, Mango, Desigual…). En particular, Nike, Adidas y Puma, son grandes empresas de material deportivo que pagan en países pobres salarios de esclavitud, incluso a niños. Año tras año, escándalo tras escándalo, estas marcas consiguen que la gente mire para otro lado. Y su respuesta siempre es que eso es cosa del pasado, pero en el pasado, también dijeron lo mismo.

¿Puede haber una gran multinacional ética?

Vemos que las empresas de la lista anterior son, sin excepción, grandes multinacionales. En teoría, las grandes empresas pueden comportarse éticamente, pero en la práctica es muy complicado, porque la ética frena el crecimiento de la empresa dificultando el llegar a ser una gran multinacional.

Por su parte, las pequeñas empresas tienen menor potencial de hacer daño y menor posibilidad de saltarse las leyes, así como de “comprar” a políticos y jueces. Este es otro motivo más para consumir productos locales (lo cual es otra de las cinco cosas sencillas para mejorar el mundo).

Conclusiones

La lista anterior es una pequeña muestra de empresas que es mejor evitar. Es cierto que los consumidores tenemos mucho poder, pero también es cierto que no podemos confiar en que los problemas se solucionen por el consumo responsable de una minoría: Para eso precisamente estamos pagando a un buen número de políticos.

Boicotear a una empresa es mejor que nada, pero la auténtica lucha es hacerle llegar a los políticos que no les votaremos si no hacen bien su trabajo. Y su trabajo es, entre otras cosas, controlar a estas empresas.

Más información:

NOTA: Este artículo fue publicado en El Salmón Contra Corriente, un medio informativo sobre economía real, ecología y mucho más.

Publicado en Cambio Climático, Comercio justo, Consumo, Energía Sostenible, Energía y Contaminación, Industria, Malas noticias, Noticias de España, Noticias del Mundo, Pensamiento antisistema, Política, Salud, Sostenibilidad | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 9 comentarios

Estupifagia: ¿Haremos algo para evitar el desastre?

La estupidez humana es ilimitada, pero podemos y sabemos hacer las cosas bienEn el libro “Esto lo cambia todo“, Naomi Klein afirma que “vivimos dentro de una historia cuyos renglones se han escrito con carbón“, y subraya que son muchas las “batallas ideológicas” que han enfrentado a bandos en esa negra historia desde la Revolución francesa (1789). Lea aquí un interesante resumen de ese libro.

La Revolución francesa marcó el final definitivo del feudalismo y del absolutismo en Francia y sentó las bases de la democracia moderna con el principio de la soberanía popular. Tantos méritos, sin embargo, no fueron conseguidos pacíficamente. Al menos 10.000 personas fueron guillotinadas por contrarrevolucionarias, pero tal vez fueron 40.000, incluyendo al mismo rey Luis XVI (guillotinado en 1793).

La historia está llena de gobernantes absolutistas que acabaron de forma trágica. Tal vez, si ellos no hubieran abusado de su poder, las reformas se podrían haber hecho sin derramamiento de sangre. Me pregunto si gobernantes como ellos hubieran cambiado sus actos de haber sabido su trágico final. La respuesta es imposible de conocer, pero seguro que más de uno hubiera hecho exactamente lo mismo. Es lo que llamo “estupifagia” (del latín. stupĭdus, aturdido o necio, y del griego φαγειν phagein, comer) porque es como “comerse la propia estupidez”. Más que “comerse”, tal vez sería más apropiado hablar de “atragantarse”, por estúpido.

Seguro que muchos piensan que exagero, que la gente es racional y que, por tanto, sabiendo el desenlace uno puede decidir mejor cómo actuar. Pero como muestra ejemplar, tenemos el cambio climático del que Klein nos advertía. Hay que ser ya muy “stupĭdus” para negarlo, pero sin embargo nadie se escandaliza de que se anuncien coches por televisión, cuando las fábricas de coches deberían ser nuestra particular Bastilla (como símbolo del despotismo capitalista que nos arrasa).

La ciudadanía piensa que son los gobernantes los que deben solucionar el problema ambiental, en general. Los gobernantes, por su parte, piensan que hay poca gente que pida políticas ecológicas profundas, y que por tanto no merece la pena hacer nada serio, pues bastan dos retoques de maquillaje ecologista o animalista para contentar a una opinión pública suficientemente aletargada. “Mientras buscamos inteligencia en el espacio (…) negamos violentamente la de los millones de criaturas que nos rodean” nos espeta Marta Peirano, intentando una reflexión masiva que no llega.

Naomi Klein, una mente lúcida contra el Cambio Climático: Lee AQUÍ un resumen de su más famoso libro.Naomi Klein resalta que los combustibles fósiles son seres muertos, fosilizados, y que nuestra sociedad tiene que “dejar de ser una sociedad de ladrones de tumbas“. Y añade que los combustibles fósiles, las fuentes de energía del capitalismo, destruyen la vida en todas partes. Especialmente el carbón, del que dice que “cuando se deja en su sitio, el carbón es muy útil porque mantiene capturado no solo el carbono que las plantas sustrajeron del aire millones de años atrás, sino también toda clase de toxinas“; toxinas que nadie quiere, ni debe, respirar… salvo nuestro ministro Nadal, que apoya convencido la electricidad del carbón (y la nuclear, por supuesto).

Ahora que ya lo sabemos… ¿haremos algo para evitar el desastre?

Por si la respuesta fuera positiva, aportamos una lista de algunos de los problemas globales más urgentes que hay que abordar.

Te gustará seguir leyendo esto:

Publicado en Cambio Climático, Consumo, Curiosidades, Denuncias, Energía y Contaminación, Medio Ambiente, Pensamiento antisistema | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Autonomía y Bienvivir: Las Claves de la Sostenibilidad

Por Autonomía y Bienvivir, @AutnmyBienvivir

Hace cuatro años algunas personas decidimos fundar una asociación, alarmadas por el grave deterioro medioambiental y social —asumido ya por los principales medios de nuestro país—. En nuestra visión, ambos hechos están profundamente relacionados.

Nuestra sociedad ha sido incapaz de cumplir los sueños de nuestros abuelos y bisabuelos. Así por ejemplo, en 1848 el economista clásico John Stuart Mill lamentaba que sus colegas (que en aquella época se definían como “economistas políticos”) fuesen incapaces de apreciar el estado de la humanidad, definido como estacionario, en el que se deja de acrecentar la riqueza y se dedica a disfrutar de ella. En palabras de Mill:

“No puedo considerar el estado estacionario del capital y la riqueza con la sincera aversión tan generalmente manifestada hacia ese estado por los economistas políticos de la vieja escuela. Me inclino a creer que sería, en conjunto, una mejora muy considerable en nuestra condición actual. Confieso que no estoy encantado con el ideal de vida sostenido por aquellos que piensan que el estado normal de los seres humanos es el de luchar por seguir adelante; Que el pisotear, aplastar, dar codazos y perseguir al otro, que forman el tipo de vida social existente, son la suerte más deseable de la especie humana, o solo los síntomas desagradables de una de las fases del progreso industrial”

Siglo y medio después, las condiciones señaladas por Mill perduran, pero quizás de forma todavía más contradictoria en medio de una gran abundancia material. La riqueza más opulenta sigue conviviendo con la miseria, especialmente en los países en vías en desarrollo, pero también en los países desarrollados, con el drama de los desahucios, los que comen de la caridad o simplemente los desempleados. Muchos de los que gozan de cierto desahogo económico no por ello son felices, ya que necesitan continuar con el “pisotear, aplastar, dar codazos y perseguir al otro”. Lo muestran las estadísticas de suicidios, trastornos mentales o el consumo de fármacos para aliviar la depresión o la ansiedad.

Esta situación es un despropósito mayúsculo ¿Tiene sentido seguir aumentando la producción, y por tanto de forma ineludible los residuos y el agotamiento de recursos (como combustibles fósiles con una elevada tasa de retorno energético, minerales o ecosistemas) mientras parte de la población continúa careciendo de condiciones materiales básicas, y los que disponen de ellas no son felices?

Algunos continúan negando la relación entre el deterioro medioambiental y nuestro bienestar, especialmente porque es posible vivir por encima de nuestras posibilidades durante un cierto periodo de tiempo. Es como si una persona que dispusiese de ciertos ahorros viviese de ellos en lugar de vivir de las rentas que producen. Es evidente que con el tiempo agotaría sus ahorros. A lo largo de la historia disponemos de varios ejemplos de civilizaciones que han “agotado su capital”. Autores como Jared Diamond, Joseph Tainter y Ronald Wright han popularizado el concepto de “colapso civilizatorio”. Parece que llegamos al final de la expansión: nuestra obligación es aprender de la historia y evitar que ello tenga repercusiones graves sobre los seres humanos.

Pensamos que no tiene sentido continuar con el modelo actual, pero ¿cómo salir de este atolladero?  Decidimos dar un paso más allá y no apelar simplemente a la igualdad y a la sostenibilidad, sino pensar en las condiciones que harían posible una sociedad más equitativa y menos dañina con la biosfera.

Estas condiciones son la autonomía y el bienvivir. El bienvivir surge como esa condición de equilibrio dinámico entre el individuo, la sociedad y la biosfera, en la que el individuo rechaza el narcisismo solipsista propio de nuestra civilización, para reconocer su interdependencia con la sociedad y el entorno biofísico, autolimitarse y asumir el cuidado de ambos para garantizar su existencia y su felicidad. Como diría el ex presidente de Uruguay Pepe Mujica, no es un elogio de la pobreza, sino de la sobriedad. Sobriedad para ser felices, porque una vez cubiertas las necesidades fisiológicas básicas o de seguridad, el resto no depende prácticamente de los bienes materiales, pues son necesidades de afecto, entendimiento, participación, etc., que no pueden ser cubiertas por el sistema de producción industrial, aunque este sí puede crear pseudosatisfactores, convencernos de que tal o cual producto cubrirá una necesidad inmaterial de afecto o identidad, incitarnos al consumo y dejarnos finalmente frustrados e insatisfechos, con grave deterioro de nuestro bienestar.

Para poder alcanzar la conformidad con nuestra condición material necesitamos ser autónomos, decidir sobre nuestro tiempo y nuestras acciones con la seguridad de no poder ser excluidos. Imagine que puede decidir que cuatro horas de trabajo son suficientes para alcanzar el nivel de renta que le satisface, sin miedo a perder su trabajo y verse privado de las condiciones necesarias para su subsistencia e integración social: eso es precisamente ser autónomo. La autonomía está evidentemente relacionada con el bienvivir: el último es condición necesaria de la primera, como diversas tradiciones filosóficas han puesto de manifiesto a lo largo de la historia.

No es un alegato a favor del atraso, ni mucho menos. Creemos en la tecnología y en su potencial para emancipar al ser humano, si bien creemos que no es automático: no toda tecnología es un avance o contribuye a la autonomía. Debemos diferenciar entre tecnologías útiles y tecnologías que nos restan autonomía, las cuales debemos rechazar.

La autonomía y el bienvivir son nuestros principios, los valores que creemos serán esenciales en el siglo XXI si nuestra civilización quiere permanecer, y si queremos que el ser humano sea espectador inteligente que se maraville ante la belleza de la vida. Para lograr que nuestra sociedad se rija por esos principios planteamos nuestro Programa para una gran transformación, un conjunto de medidas que se podrían tomar desde un gobierno favorable a una transición hacia una sociedad sostenible. Quizás el problema no son tanto las medidas a tomar sino el ser conscientes de que son, no solo necesarias, sino deseables. Para mostrar esto imaginamos una sociedad sostenible regida por los principios de la autonomía y el bienvivir: “una modesta utopía” que, como todas ellas, nos sirve más de guía para el camino, que de imagen estática y fija de la sociedad que deseamos alcanzar.

Sin duda estamos lejos de alcanzar nuestro objetivo. Todavía los partidarios del crecimiento económico como principio supremo que rija nuestra sociedad siguen siendo mayoría a pesar de las evidencias en su contra que no les impiden obviar el problema fundamental de la dimensión de la economía en relación a la naturaleza y la sociedad. Nicholas Georgescu-Roegen lo denominó la Economía del Jardín del Edén, porque ignora los principios de la termodinámica. Es la economía vista como un flujo aislado que opera como una maquina de movimiento perpetuo tal como se representa, sin sonrojo, en los libros de texto de economía.

Lo que planteamos no es absolutamente novedoso. Entre otros, el economista Ernst Friedrich Schumacher lo vio claro. No decimos nada nuevo, pero lo decimos con mayor urgencia. Al no tener el apoyo de los principales medios de comunicación, en  manos de los beneficiarios del actual estado de las cosas, estas ideas requieren mucha colaboración para que lleguen a ser generalmente aceptadas por la sociedad. Quienes buscamos un cambio en este sentido tenemos la responsabilidad de exponerlas, difundirlas y cuestionar las creencias que lo impiden. Si nuestro proyecto te parece interesante no dudes en contactar con nosotros.

⇒Información adicional:

 

Publicado en Consumo, Decrecimiento, Denuncias, Economía, Filosofía, Medio Ambiente | Etiquetado , , | 3 comentarios

El único riesgo de la energía renovable es la lentitud en su implantación

Andrés Montesinos Campos, @Andres_SomE
Portavoz del Grupo Local de Som Energia Valencia
Presidente de la Sección Territorial Valencia de Som Energia

Puedes pagar por electricidad renovable sin poner paneles solares. Deja que otros los pongan por ti, y ahorra en tu factura.

Puedes pagar por electricidad renovable sin poner paneles solares, y encima pagarás menos. Deja que otros los pongan por ti.

Frente a las energías renovables, y para impedir su avance, están en España las grandes compañías energéticas que forman el conocido oligopolio eléctrico, es decir, Endesa, Iberdrola, Gas Natural-Fenosa, Viesgo y EDP. En España siempre han estado contra el fomento de las renovables, y lo estarán hasta que los echemos por la fuerza de la razón y con la ley en la mano.

Como brazo ejecutor de sus políticas empresariales, donde el único objetivo es la maximización del beneficio, hay algunos partidos políticos que, desde el gobierno, han convertido sus instrucciones en leyes que debemos acatar. Hasta ahora, los principales han sido PSOE y PP, por su responsabilidad en los diferentes gobiernos de España, aunque otros muchos participan por activa o por pasiva en el mantenimiento de los privilegios de estas empresas. No hay más que ver el enorme listado de políticos “giratorios” de los que se nutren sus consejos de administración y los sueldos que perciben por ello (y por cierto, no son sólo políticos de esos dos partidos, y no se colocan sólo en las citadas empresas, sino que el sector energético tiene otras empresas involucradas).

Recientemente, una extraña maniobra del partido Ciudadanos apoyó el veto del PP a una proposición de ley que ellos mismos habían presentado a favor del autoconsumo.

5 cosas muy sencillas que están mejorando mucho el mundo

5 cosas muy sencillas que están mejorando mucho el mundo

Como resultado de todo esto tenemos una política energética en España que llega al absurdo:

  • precios de la electricidad entre los más caros de Europa,
  • desprecio absoluto por las medidas de ahorro y eficiencia,
  • contaminación desbocada,
  • altas emisiones de CO2 y basura nuclear,
  • pobreza energética,
  • perdida de competitividad empresarial,
  • quiebra del sector de las renovables, que fue puntero en España y que representa la mejor energía del presente, y que será mejor aún en el futuro como única alternativa a la decadencia de las fuentes fósiles y nucleares,
  • y un largo etcétera de sinsentidos (impuesto al sol, hachazo a las renovables…).

Cabe destacar, aunque no en un sentido exclusivo, ese regalo que se ha dado en llamar la posverdad (la cual se basa en que lo importante es que algo aparente ser verdad, aunque no lo sea). ¿No me creéis? Pues solo tenéis que ver en televisión esos anuncios de pretendidas empresas eléctricas “responsables”. Algunas dicen que te regalan electricidad o que te avisan si tu tarifa se puede mejorar para que ahorres el máximo posible. Algunas se venden como si su energía fuera verde, cuando sólo es renovable una pequeña parte.

En este contexto de la posverdad, nos quieren hacer creer que por el monte corren las sardinas, pero es mentira y es fácil de demostrar, a través de la información. Lástima que los grandes medios de comunicación, se encuentren comprados por parte de estas grandes compañías mediante publicidad y regalos a periodistas. Los medios son propiedad de grupos editores que no desobedecerán las indicaciones de tanto político en nomina.

Las noticias pueden, o no, cambiar el foco de atención de la ciudadanía, cambiar su punto de vista, hacerles partícipes del camino que tomamos como civilización dependiente de la energía, o mantenerlos en el placido sueño de los ignorantes. Frecuentemente son muchas las noticias que echo en falta cuando repaso los medios, y frecuentemente me escandaliza su parcialidad y su sumisión a la línea editorial.

Ahora, en plena tarea por alargar la vida útil de las centrales nucleares españolas, podría ser un buen momento para llamar a las cosas por su nombre, y frente a esa pretendida energía limpia y barata que proviene de la quema del combustible nuclear, mirar hacia ese Chernóbil a cámara lenta que es Fukushima. Un accidente que comenzó hace seis años y continuará por muchos más sin visos de solución, visto el estrepitoso fracaso de las medidas adoptadas hasta el momento.

El error de Fukushima era previsible y nos puede servir de revulsivo frente al discurso de esas compañías que construyen posverdad al mismo ritmo que beneficios multimillonarios. Mientras ellas se auto califican de verdes, poseen un parque nuclear obsoleto, y altamente peligroso, que basa sus beneficios en unos precios que bajarían por la entrada de más energía renovable al sistema eléctrico. Eso lo reconoce ya, hasta la Secretaría de Estado de Energía, y hasta el dimitido ministro Soria (el más antirenovables de la historia de España, por ahora).

Más aún, mientras estas grandes empresas se califican de “sostenibles”, también tienen centrales de carbón y de ciclo combinado, donde queman carbón y gas, algo claramente insostenible. Y todas estas tecnologías, incluso la hidroeléctrica, les permiten manipular los precios de mercado (ya que España tiene un sistema injusto y el gobierno se niega a una auditoría para conocer realmente porqué pagamos tan cara la electricidad).

Son también estas mismas empresas las que, mientras se autocalifican de responsables, se oponen a medidas que puedan paliar la pobreza energética en nuestro país.

Pensadlo bien. Mientras estas empresas marquen la agenda política, mientras controlen los medios de comunicación, mientras sigan abrazando las energías sucias con toda la intensidad de que son capaces, seguirán frenando el avance de las energías renovables para sacarle más partido a sus viejas y sucias centrales. El cambio de modelo energético que tan desesperadamente necesitamos, se verá obstaculizado.

Tomemos consciencia, comencemos a cambiar las cosas.

Te gustará:

Publicado en Contaminación, Energía, Energía Sostenible, Energía y Contaminación, Malas noticias, Noticias de España, Sostenibilidad | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | 3 comentarios

Escuelas de Negocios Sostenibles

Eduardo Pla
Profesional de producción, distribución, comercial y ventas.

La economía es parte de la ecología y puede mejorarla o empeorarla.Por definición, una Escuela de Negocios es un centro docente de enseñanza superior que imparte materias como administración, contabilidad, economía, mercadotecnia, finanzas, emprendimiento, comportamiento empresarial… En demasiadas ocasiones, los contenidos en RSE y sostenibilidad son más bien escasos.

En general, las escuelas de negocios destacan por la excelencia y la dedicación de los docentes, que son, en muchos casos, profesionales y directivos de empresas que dedican parte de su apretada agenda a impartir estas materias y ofrecer a sus alumnos unos contenidos de primer nivel. Al mismo tiempo las escuelas de negocios son el nexo de unión entre empresas y candidatos a ocupar puestos de responsabilidad como mandos intermedios o directivos.

Los alumnos, ávidos de conocimientos, demandan el contacto y la experiencia de ejecutivos de empresas vanguardistas que están en la cresta de la ola y que, debido a sus conocimientos y experiencia, pueden transmitir su visión y enfoque para dirigir un negocio con éxito.

Esta fórmula da buenos resultados a los implicados: a las empresas porque de esta forma pueden reclutar alumnos en prácticas con cierta formación, y a los profesionales porque pueden repasar, ampliar y reciclar sus conocimientos. En definitiva un círculo que se retroalimenta regado en España con los planes de ayuda a la Formación financiados por el FSE y la Fundación Tripartita.

El perfil del alumnado en las maestrías no siempre coincide con el del joven que aspira a un mando intermedio o directivo y que se puede permitir los estudios, sino que también encontramos empresarios y directivos que desean rellenar lagunas de conocimientos. Por tanto, no tienen porqué ser expertos gestores de recursos ni tener estudios universitarios.

A pesar de todos los indicios de calidad expresados, los contenidos en RSE y sostenibilidad son muy exiguos, incluso teniendo en cuenta que, de hecho, para tener una empresa sostenible desde el punto de vista energético y medioambiental no hacen falta grandes conocimientos, sino simplemente hacer uso del sentido común y seguir unas simples pautas que hay que conocer (como la Cadena Verde, el CMI, o la esencia del ser ecologista).

El papel de las escuelas de negocios en un mundo finito

Partiendo de su posición de actores de cambio, las escuelas de negocios deben aceptar su papel de intermediación entre la sociedad y el mundo empresarial. Dentro de sus responsabilidades no está solo la formación para las competencias profesionales o mejorar intelectual y personalmente a los trabajadores, sino que también deben incluir contenidos que prioricen la sostenibilidad de las empresas, porque vivimos en un mundo finito, con recursos limitados.

Frente a esta realidad, encontramos a veces en el mundo empresarial afirmaciones como “La producción de energía no es nuestro modelo de negocio, a mí tráigame energía barata”, o que “la economía verde no es rentable”. Este tipo de afirmaciones pone en evidencia a las personas que las utilizan, bien por desconocimiento o bien porque tengan otros intereses propios diferentes a los intereses de la mayoría. La realidad es que la economía verde es un nicho rentable y poco explotado por las PYME, las cuales forman más del 90% del tejido productivo de España.

Por tanto, desde la dirección de las escuelas de negocios se debería de priorizar la inclusión de contenidos acordes a las necesidades del mundo en el que vivimos. El cuidado del medio ambiente, la reducción de emisiones de CO2 y de otros gases contaminantes, son temas de enorme interés para la sociedad debido a la gran contaminación en la que vivimos y al ineludible calentamiento global. Además, todo esto es ya una prioridad de la mayoría de los países como así lo demuestra la firma del Acuerdo de París (COP21).

En la mayoría de las escuelas de negocios, para poner en valor los conocimientos adquiridos, se utiliza la metodología del método de casos. Este es un modo de enseñanza en el que los alumnos aprenden sobre la base de experiencias y situaciones de la vida real, lo que les permite construir su propio aprendizaje en un contexto realista. Como mostraremos más abajo, siguiendo esa metodología se pueden encontrar infinidad de casos reales, en el día a día de cualquier empresa, que se podrían usar como casos de estudio de distintas soluciones para la mejora continua en la gestión de todo tipo de recursos (energéticos, hídricos, materiales, humanos…).

Ideas para mejorar el aspecto medioambiental de las escuelas de negocios

Efectivamente, hay multitud de ideas y casos de estudio “verdes” que pueden y deben estudiarse en las escuelas de negocios, no sólo por RSE o reputación corporativa, sino por rentabilidad económica y por simple ética. Vamos a enumerar aquí brevemente solo algunas ideas que demuestran que hay mucho que aprender:

1. Gestión de recursos: Energía, agua…

2. Compras y transporte

3. Política y economía empresarial responsable/sostenible

Finalmente, es necesario reconocer la ecología como sinónimo de riqueza y el que no lo pueda aceptar así, que cuente todo su dinero sin respirar.

Por un nuevo modelo energético más justo.

Seguro que te interesará también:

Publicado en Economía, Educación, Energía y Contaminación, Industria, Pensamiento antisistema, Sostenibilidad, Transporte | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario