¿Por qué arden los almacenes de chatarra y de coches viejos?

En España, los residuos arden de forma ilegal: coches, chatarra... pero también plásticos, envases, papel, colchones, maderas, neumáticos... de todo.España está indignada ante la avalancha de incendios en los centros de almacenamiento de residuos. Entre ellos, los centros de reciclaje y puntos limpios se incendian misteriosa y frecuentemente. La intuición dice que neumáticos, plásticos, colchones, maderas, papel… tienen un reciclaje tan caro que sale más barato quemarlos. Así, liberan espacio para los nuevos residuos que nuestra sociedad genera masivamente. Las empresas cobran para reciclarlos, pero nadie supervisa si se reciclan.

Por si fuera poco, el material de reciclaje que se quema, ya se ha contabilizado como material reciclado. España contabiliza el material como “reciclado” cuando se recoge y no cuando realmente se recicla. Es una estafa. Es un caos. Es un abuso del sector del reciclaje en España, denunciado por Greenpeace y por muchos expertos como Alberto Vizcaíno o Fernando Follos. Hasta Europa ha expedientado a España por no informar correctamente de los índices de recogida de residuos.

Ecoembes se pone el traje verde pero Ecoembes está formada por las empresas más contaminantes del planeta (Nestlé, Coca-cola, Danone…). Es la prueba del mundo al revés de Galeano.

Al quemar esos recursos se pretende que desaparezcan, pero no desaparecen. Dejan cenizas tóxicas y contaminan el aire provocando problemas de salud y muertes (hasta hay relación con el cáncer de cerebro).

En esta carrera por quemar nuestras basuras también arden “misteriosamente” almacenes de chatarra y de coches viejos, pero eso tampoco “desaparece” al quemarse. Igual que los incendios en centros de reciclaje, los de chatarra suelen también producirse en similares circunstancias: de noche, sin testigos, sin heridos, con solo daños materiales y, algunos, se incendian repetidamente por causas “desconocidas”.

¿Por qué arden este tipo de residuos-recursos? ¿Será por reducir el peso de otros materiales para que el metal se recicle mejor? ¿Cuántas sustancias químicas tóxicas se emiten al quemar estos materiales con tantos elementos contaminantes? (plásticos, aceites minerales, productos químicos y otros venenos…).

La siguiente lista de incendios pretende ser solamente una muestra y una denuncia de lo que está ocurriendo. No es una lista exhaustiva e intentaremos actualizarla poco a poco. Para ver la lista de incendios de otro material de “reciclaje” mira este otro artículo (plásticos, envases, neumáticos, papel, colchones… cualquier tipo de residuo se está quemando en España).

  1. Albal (Valencia), el 4/1/2019.                                     (noticia puesta en MENEAME)
  2. San Fernando de Henares (Madrid), el 25/2/2019.
  3. Loeches (Madrid), el 12/5/2019.
  4. El Franco (Asturias), el 15/5/2019.
  5. Málaga, el 17/5/2019, aunque no está claro si el incendio empezó en el desguace.
  6. Sangonera la Seca (Murcia), el 2/6/2019.
  7. Ceuta, el 3/6/2019.
  8. Lorquí (Murcia), el 10/6/2019.
  9. Zaragoza, el 3/7/2019.
  10. Ceuta, el 16/7/2019, en el puerto arden coches repetidamente.
  11. Renedo de Esgueva (Valladolid), el 17/7/2019, de chatarra y coches (con irregularidades).
  12. Bouzas (Vigo, Pontevedra), el 19/7/2019.
  13. Fuenlabrada (Madrid), el 22/7/2019, de chatarra.
  14. Loeches (Madrid), el 29/7/2019.
  15. Leganés (Madrid), el 1/8/2019, de chatarra y neumáticos.
  16. La Oliva (Las Palmas, Canarias), el 2/8/2019.
  17. Palma de Mallorca (Baleares), el 17/8/2019.
  18. Ceuta, el 19/8/2019.
  19. El Burgo de Ebro (Zaragoza), el 3/9/2019.
  20. Ceuta, el 6/9/2019.
  21. Ceuta, el 17/9/2019 (y se habla de “oleada de incendios”).
  22. La Jonquera (Girona), el 16/9/2019.
  23. Nigrán (Vigo, Pontevedra), el 18/9/2019 (cerca de 100 vehículos y la Guardia Civil halla acelerante).
  24. Massamagrell (Valencia), el 9/10/2019.
  25. Málaga, el 15/10/2019.
  26. Valladolid, el 19/10/2019.
  27. Pontecesures (Pontevedra), el 8/11/2019.
  28. Córdoba, el 11/11/2019, dos coches abandonados.

En lo que va de 2019 ha habido, al menos 28 incendios (seguro que faltan incendios en muchas ciudades, como en Ceuta donde ya no saben qué hacer con los coches quemados). Las causas de estos incendios parece que no se quieren aclarar. Tal vez sean venganzas entre “clanes” por el robo de chatarra, o bien porque algún tipo de chatarra vale más quemada que mezclada con otros materiales, o incluso tal vez se busque la subvención del seguro si el precio de la chatarra está muy bajo.

Las autoridades deberían velar por nuestra salud y por una sociedad sostenible, pero no lo hacen. Provocar un incendio de residuos debería ser considerado “atentado ambiental” con castigos y multas ejemplares. Una sociedad sostenible no genera basuras y, por supuesto, no las quema. Tenemos que exigir envases reutilizables y que todos los bienes que se generen tengan garantizado el reciclaje fácil de todos sus materiales. Esos incendios nos muestran que algunos están jugando con nuestra salud y la del planeta.

♥ Lee más sobre residuos:

 

Publicado en Basura, Contaminación, Denuncias, Malas noticias, Noticias de España, Sostenibilidad, Tecnología, Transporte | Etiquetado , , , , , , , | 2 comentarios

El turismo y las construcciones amenazan San Juan de Gaztelugatxe

La plataforma SOS GAZTELUGATXE nace para responder y canalizar la rabia contenida de muchos vecinos de la comarca ante las agresiones que la Diputación Foral de Bizkaia está poniendo en marcha en Gaztelugatxe. Se pretende convertir este espacio natural protegido en el “epicentro del turismo costero de Bizkaia” a costa de destruir el mayor valor que tiene la costa de San Juan de Gaztelugatxe, el ecológico.

Pincha aquí para firmar por la protección de Gaztelugatxe.

Pincha aquí para firmar por la protección de Gaztelugatxe.

En los últimos años estamos asistiendo a una afluencia masiva de visitantes a Gaztelugatxe especialmente como consecuencia de la aparición de este enclave natural como escenario en la serie “Juego de Tronos”. La propia administración pública participa en la promoción incesante en medios de comunicación y redes sociales. En pocos años ha pasado de ser un lugar muy poco conocido a recibir este pasado verano más de 235.000 visitas, llegándose a registrar hasta 6.150 visitas en un solo día.

Este hecho ha situado a Gaztelugatxe en el segundo destino turístico de Bizkaia, después del Guggenheim. Las autoridades políticas de la administración foral diseñan estrategias de desarrollo para afianzar y fortalecer este reclamo turístico y convertir este lugar en “motor de la economía de toda la zona costera de Bizkaia”, y lo hacen aludiendo de forma engañosa e interesada a conceptos como el desarrollo sostenible, el turismo verde y la protección del medio ambiente.

Esta política de turismo y desarrollo económico, de crecimiento ilimitado, que persigue atraer a más y más personas, acarrea un coste ambiental irreparable que se traduce en: masificación del entorno, pérdida progresiva del paisaje y degradación significativa de los valores naturales, sociales y culturales que determinan la singularidad de este magnífico lugar.

Contaminación turística

Como en otras partes del planeta, aquí se está empezando a producir el fenómeno de la “Contaminación Turística”, cuyo resultado final es la destrucción irreparable de la zona. La Diputación Foral está decidida a poner en marcha, sin previo acuerdo ni consenso con los Ayuntamientos de Bakio y Bermeo, las actuaciones propuestas en el “Plan integral de actuación y gestión de San Juan de Gaztelugatxe”, redactado por la consultora Deloitte, el cual no ha sido sometido a ningún tipo de procedimiento de aprobación pública y que está hecho a la medida de los intereses de algunos dirigentes políticos de la administración foral.

El día 25 de octubre de 2019 se publica en el B.O.B. el anuncio para el inicio de la fase de información pública y audiencia de la “II fase del proyecto de accesibilidad de San Juan de Gaztelugatxe”. Este proyecto tiene como objetivo la construcción de un aparcamiento para 51 coches y dos autobuses, todo ello, según los promotores, con la intención de “ordenar y calmar el tráfico en el el entorno de Gaztelugatxe” y  potenciar el uso del transporte colectivo y la movilidad sostenible”.

¡De sostenible nada! Es una obra ambientalmente irreparable. Tiene un plazo de ejecución de 13 meses, conlleva la construcción de una plataforma de 1.600 m², con tres muros de escollera hormigonada de hasta 105 m de longitud y 15 m de altura, 3.000 m³ de excavación y 9.500 m³ de relleno procedentes de las canteras de Forua y de Ereño, obras de drenaje (tubos, cunetas, colectores, arquetas…), de firme, de pavimento y de señalización.

Las medidas preventivas y correctoras contempladas no compensan de ningún modo la pérdida de los valores naturales y ambientales ni el daño ocasionado por la obra al medio natural.

Un aparcamiento para llevar más coches

La plataforma SOS GAZTELUGATXE entiende que no hay justificación para la construcción de un nuevo aparcamiento en Urizarreta, porque:

  • Lejos de resolver los problemas de aparcamiento los va a agravar por el efecto llamada que tiene una infraestructura de estas características: más aparcamientos, más coches, más contaminación.
  • No se analizan ni evalúan las repercusiones ambientales que esta obra va a generar en los espacios naturales protegidos cercanos a la zona, en la que confluyen 3 figuras de protección (referentes científicos internacionales):
    1. Biotopo Protegido de San Juan de Gaztelugatxe.
    2. Zona de Especial Conservación de San Juan de Gaztelugatxe.
    3. Zona de Especial Protección para las aves Ría de Urdaibai, incluidas en la Red Natura 2000.
  • Consume y destruye de forma irreversible e irreparable recursos naturales de gran valor y de mucho potencial ecológico (suelo, vegetación, fauna, hábitat, nichos ecológicos…). El aparcamiento se pretende ubicar en un talud de fuerte pendiente recuperado hace pocos años con cientos de árboles y vegetación autóctona (robles, abedules, fresnos, etc.).
  • Repercute de forma negativa en la biodiversidad, afectando a diversas especies de flora y fauna y a sus hábitats.
  • Es una obra económicamente derrochadora, con un presupuesto total cercano al millón de euros, con cargo al erario público. Cada plaza de aparcamiento va a tener un coste aproximado de 20.000 €. Una auténtica barbaridad.
  • Favorece al vehículo privado, lo que propicia un incremento de la contaminación atmosférica y de la emisión de gases efecto invernadero, tanto en la fase de construcción como en la de utilización, y en consecuencia contribuye a agravar el problema del calentamiento global, en total disonancia con la Declaración Institucional de Emergencia Climática del Gobierno Vasco y de su compromiso con la Estrategia de cambio climático Klima 2050 y la Estrategia energética 2030 (parecen tener de referente a Donald Trump).
  • No se plantean alternativas y el proyecto no justifica técnicamente la necesidad de realizar esta obra.
  • Se trata de un proyecto impositivo que carece de consenso y de participación previa. Se ha actuado a la vieja usanza, de forma autoritaria (ordeno y mando), llevándonos de vuelta a la época de las obras públicas innecesarias, despilfarradoras e impactantes y a las políticas que promueven de forma totalmente irresponsable la explotación de los recursos naturales, el uso del hormigón y del ladrillo y la creación de grandes infraestructuras.
  • Este tipo de proyectos de desarrollo ciego y consumista hacia ninguna parte, no hace sino fomentar la cultura del desapego y del olvido. ¡Lo que vemos hoy en Gaztelugatxe, quizás no volvamos a verlo nunca jamás!

SOS GAZTELUGATXE entiende que para la ordenación y el calmado del tráfico en Gaztelugatxe se deben adoptar medidas dirigidas a limitar el acceso en vehículo privado a dicho enclave y a impulsar de forma decidida el transporte público. A menor número de vehículos más calma y más orden. El transporte público, bien organizado y adecuado a la demanda existente, mediante lanzaderas desde Bakio y Bermeo, dotado de vehículos eléctricos o energéticamente eficientes, ayudaría sin duda a descongestionar la zona y posibilitaría un acceso y una estancia mucho más ordenada, limpia, saludable y sostenible.

Además, al objeto de evitar el deterioro y el vandalismo en Gaztelugatxe (erosión por pisoteo y compactación, ruido, rotura de plantas, sustracción de piedras, suciedad…) y de proporcionar al visitante una experiencia de calidad, proponemos que se adopten medidas para limitar el acceso, estableciendo un cupo máximo de visitas, especialmente los meses de verano y los días de mayor concurrencia (del mismo modo que se ha hecho en otros lugares como Altamira, Santimamiñe, Urederra…). Gaztelugatxe es un espacio que ofrece muy buenas condiciones para un control efectivo de visitantes.

No es pretensión de la plataforma limitar el desarrollo económico y turístico de la comarca, en absoluto, pero Gaztelugatxe tiene una determinada “capacidad de acogida”; donde el número y nivel de satisfacción de los visitantes, tiene que estar en equilibrio con el menor impacto ecológico soportable.

Pueden generarse nuevas oportunidades laborales en la zona que beneficien y dignifiquen a las personas si evitamos que Gaztelugatxe se degrade y muera de éxito, privando a las generaciones futuras del derecho de poder contemplar y disfrutar este único y maravilloso enclave natural.

Cuidemos Gaztelugatxe. No al aparcamiento ni a las obras innecesarias y destructivas. Exigimos un plan de accesibilidad basado en objetivos mesurables y rigurosos criterios técnicos y medioambientales, consensuado, respetuoso con el medio ambiente y con la salud de las personas, que impulse de verdad y con firmeza la movilidad sostenible y abogue por el transporte público eficiente.

Pincha aquí para firmar por la protección de Gaztelugatxe.

Plataforma SOS GAZTELUGATXE

♥ Te gustará leer también:

Publicado en Arquitectura y Diseño urbano, Biodiversidad, Denuncias, Malas noticias, Sostenibilidad, Transporte | Etiquetado , , , , , , | 1 Comentario

50 medidas urgentes y fáciles para afrontar la crisis climática desde las Universidades

Las reivindicaciones ecologistas son cada vez más frecuentes y efectivas.Para afrontar la crisis climática hay muchos documentos que nos aportan ideas sobre qué hacer. Algunas ciudades han elaborado su plan específico. Málaga, por ejemplo, publicó un documento lleno de ideas interesantes pero tan vagas y tan genéricas que cuesta creer que desde el ayuntamiento vayan a tomarse en serio su propio plan.

Una medida clásica y muy interesante es “ahorrar agua“. Sin embargo, medidas tan generales son difíciles de llevar a la práctica sin un plan más concreto. Por ejemplo, se puede proponer recoger agua de lluvia para regar. Esa es una buena medida, pero hay que especificar dónde se hará y dotarla de presupuesto (construir el depósito, mantenerlo…). No es una medida fácil ni rápida de tomar. En cambio,  hay otras medidas urgentes que sí son rápidas de tomar, con costes pequeños y con impacto inmediato. Eso no implica que vayan a gustar a todo el mundo.

Aquí exponemos una lista de medidas fáciles que pueden tomarse para conseguir que las universidades sean más respetuosa con el medioambiente. Muchas de ellas también pueden aplicarse a otras organizaciones, especialmente centros docentes. Las agrupamos en nueve temas clave:

DOCENCIA:

  1. Ofrecer sesiones abiertas de sensibilización de la situación crítica en que se encuentra el planeta. En el caso de las universidades, pueden ir dirigidas al alumnado, al profesorado y al personal de administración y servicios, pero también deben abrirse a la sociedad. Es fácil encontrar oradores entre, por ejemplo, el profesorado, los estudiantes, ONG locales…
  2. Instar a incluir aspectos de la crisis ecológica, climática y social (causas, consecuencias y posibles soluciones) al menos en algunas asignaturas de cada grado. Reconsiderar, en general, los planes de estudios oficiales y propios para que se trate la emergencia climática y no vayan en contra de la sostenibilidad.
    • Por ejemplo, incluir la bioeconomía de forma trasversal en las titulaciones afines a la economía y siempre que se hable del PIB, usar otras medidas alternativas (como el IPG).
  3. Premiar los mejores TFG, TFM y tesis doctorales relacionados con la emergencia climática para fomentar el trabajo en estos temas.
  4. Crear un código de conducta y buenas prácticas medioambientales. El alumnado y el personal deberían firmar un compromiso de respeto ambiental. Algunas universidades obligan a los alumnos a firmar un documento en el que se comprometen a ser honestos en el sistema de evaluación (no copiar). Igualmente, en un escenario de emergencia climática es necesario exigir un compromiso de respeto ambiental que puede ir acompañado de algunas medidas concretas: apagar luces, cerrar grifos, reducir los residuos, reducir viajes en avión… y otras medidas que exponemos a continuación.

INVESTIGACIÓN Y TRANSFERENCIA:

  1. Incluir en el plan propio de investigación una línea específica para financiar proyectos relacionados con la emergencia climática.
  2. Fomentar la investigación ética: Hay investigaciones en las que la ética es, cuanto menos, discutible, tales como aquellas que utilizan animales de prueba o que versan sobre temas delicados (manipulación genética, clonación…). Una universidad puede dedicar los mismos fondos a fomentar otro tipo de investigaciones y, por supuesto, se debe supervisar la ética en cualquier investigación.
  3. Total transparencia a través de Open Access y de Open Data de todos los resultados científicos relacionados con el clima y el medio ambiente.

ALIMENTACIÓN: Comedores sostenibles

  1. Fomentar la comida vegana: Dejar de servir carne y pescado en los menús de los comedores y restaurantes. Esto puede hacerse a distintos niveles o gradualmente, empezando por exigir que haya opciones veganas todos los días, establecer un día (o más) de alimentación vegana, o, eliminar la carne de ternera totalmente de los comedores universitarios, como ha hecho la Universidad de Coímbra o la de Londres.
  2. Fomentar los alimentos ecológicos y locales. Establecer un porcentaje mínimo del 40% de este tipo de alimentos en los comedores universitarios.
  3. Servir pescado de pesca sostenible (certificado MSC), de cría ecológica y, al menos, que no sea de pesca de arrastre. Es mejor servir menos pescado y de mayor calidad. Se debe evitar el pescado carnívoro de piscifactoría (dorada, lubina…).
  4. Establecer mecanismos para evitar el despilfarro alimentario: Donar la comida sobrante a comedores sociales o a alumnos que lo soliciten. Ya hay universidades que han instalado neveras solidarias, con comida para llevar. Esta es una buena medida, pero no puede suponer un incremento de envases de plástico. Habría que pensar en que la gente trajera su envase, para reutilizarlo y nunca usar envases de usar y tirar.
  5. Disponer de huertos ecológicos en la universidad. Estos servirían como apoyo a ciertos grados (agroalimentación, magisterios…) y para que los alumnos y empleados pudieran aprender a cultivar sus propios alimentos. Parte de la producción se podría utilizar en los mismos comedores de la universidad. Esta medida requiere poca inversión anual si se consigue gente comprometida.
  6. Permitir a productores locales vender sus productos un día a la semana en la Universidad. Por ejemplo, se podría habilitar una zona de parking para un mercado semanal y facilitar la compra de “cestas” de productos previamente concertados.
  7. Habilitar puntos de venta de fruta en las cafeterías sin envase de plástico (plátanos, manzanas…), prestando atención a que no procedan de países lejanos.

MOVILIDAD:

  1. Abraza a un árbolAumentar las zonas para aparcar bicicletas. Estas zonas deben estar ubicadas preferentemente cerca de los accesos a los edificios y bajo techo. En relación a los patinetes eléctricos, debe tenerse en cuenta que no son un transporte ecológico, por lo que no deberían considerarse como alternativa.
  2. Vestuarios: Habilitar taquillas y duchas para fomentar el uso de la bicicleta como medio habitual de desplazamiento a la universidad. Al menos una zona de vestuarios por centro/campus o a demanda de los usuarios, dependiendo del tamaño y de la organización física de la universidad.
  3. Transporte público: Estudiar si hay rutas que no existen y que serían utilizadas. Solicitar un aumento de la frecuencia, así como una reducción drástica del precio para los usuarios frecuentes. Por ejemplo, cofinanciar bonos gratuitos de transporte (o muy rebajados) para los alumnos y para el personal reduciría el uso de vehículos privados. Especialmente importante es para aquellos profesores que se muevan entre distintos centros.
  4. Reducción de los transportes: Emplear mecanismos para evitar el transporte al centro de trabajo los cinco días de la semana, tanto al personal como a los estudiantes (concentrar horarios, fomentar el teletrabajo algunos días en los puestos que lo permitan, clases por videoconferencia, fomentar los vídeos docentes para reducir las clases presenciales, tutorías web…).
  5. Eliminación de los vuelos en avión siempre que sea posible. Financiar congresos que acepten la participación on line y justificar muy bien el viaje en aquellos congresos que no admitan esa modalidad.
    • ¿Tenemos idea de cuánto se gastan las universidades en billetes de avión, hoteles y dietas para asistir a congresos que tienen la modalidad on line?
    • En las reuniones o eventos sobre actividades de investigación o docentes, primaran las modalidades de viajes en medios de transporte sostenibles, como el tren, siendo financiadas únicamente las opciones más sostenibles en el caso de que existan varias.
    • La universidad establecerá un límite anual para los viajes de avión ineludibles.
  6. Reducción de las becas de movilidad internacional que deban realizarse en avión. Potenciar aquellas becas en las que se pueda acceder en tren, el medio de transporte más sostenible.
  7. Reducir las plazas de parking y/o establecer en algunos una tasa por ocupación (cuyo importe se destinaría a financiar otras medidas ambientales). Las plazas ahorradas pueden convertirse en zonas verdes. Se pueden alejar los aparcamientos de las entradas, para desincentivar su uso.
    • Podría favorecerse el vehículo eléctrico, pero ese tampoco es un coche sostenible, pues sigue requiriendo de mucha energía para su construcción y grandes cantidades de materiales no renovables y contaminantes.

ENERGÍA:

  1. Comprar la electricidad a empresas de energía 100% renovable: No basta con que la empresa energética certifique que la electricidad que vende es renovable, porque si la empresa vende electricidad sucia, esa electricidad la está vendiendo a alguien. Hay muchas empresas de electricidad 100% renovable y sus precios son, en general, mejores que las empresas de electricidad sucia.
  2. Cuidar la iluminación: Los lugares comunes (pasillos, servicios, exteriores…) deben estar moderadamente iluminados y cuando no haya luz natural. Las farolas mal colocadas generan muchos gastos y contaminación lumínica.
  3. Analizar el consumo de los edificios del campus con el fin de buscar posibles soluciones bioclimáticas, de rehabilitación energética o de introducción de renovables.
  4. Elaborar un plan de optimización de calefacción y aire acondicionado, considerando las aportaciones de la energía solar y difundirlo.
  5. Divulgar pautas de uso para reducir el consumo energético.

RESIDUOS:

  1. Eliminar los envases de usar y tirar (plásticos, botellas, latas, vasos…): Prohibir la venta de cualquier producto en esos envases y evitar productos enlatados en las cocinas.
    • Por ejemplo, rechazar el agua mineral en botellas de plástico ayudaría a reducir drásticamente el volumen de residuos y la contaminación.
    • Esto debe ir acompañado de poner fuentes de agua (evitando sistemas no sostenibles).
    • Las universidades deben utilizar jarras y vasos reutilizables para poder eliminar todos los envases de usar y tirar (como botellas y vasos de plástico) en todos sus actos (jornadas, charlas, conferencias, congresos, tesis…).Máquinas de vending: productos poco sanos y envasados en plástio o metal, muy perjudicial para el medioambiente
  2. Retirar las máquinas de vending con plásticos: Los alimentos plastificados suelen ser, además, poco sanos y acarrear otros problemas medioambientales (como puede ser la utilización del aceite de palma). Las máquinas de café se pueden dejar pero sin vaso, de forma que cada uno deba llevarse el vaso de casa y lavarlo al terminar.
  3. Eliminar la mayoría de las papeleras genéricas: Tener una papelera siempre “a mano” hace que la gente tire cosas que podrían reciclarse. Si hay contenedores de reciclaje relativamente cerca, podemos quitar las papeleras y sustituirlas por carteles que expliquen porqué se han quitado.
  4. Ubicación de contenedores de residuos orgánicos para compostaje. Se podría compostar en distintos lugares concretos (en huertos, zonas ajardinadas…), y luego podría utilizarse como abono. También podría ser gestionado por los servicios municipales de compostaje.
  5. Papel: Utilizar papel reciclado y reducir su uso a través de procesos electrónicos (PDF, firma electrónica, exámenes en ordenador…). Crear programas de intercambio de libros/apuntes.
  6. Instalación de contenedores para el reciclaje de material de oficina (bolígrafos, pequeño equipamiento electrónico, etc.) usando ideas para reciclar objetos difíciles de reciclar.
  7. Limpieza: Utilizar productos de limpieza ecológicos y dar órdenes para minimizar las cantidades. Se puede eliminar el uso de ciertos productos (como ambientadores, lejía…) y usar papel reciclado en los WC.
  8. El aceite usado de las cocinas se puede emplear para hacer talleres para la fabricación de jabón artesano, apto para lavadoras, lavavajillas, fregasuelos…

AGUA Y BIODIVERSIDAD:

  1. Riego y fuentes ornamentales: Revisar los sistemas para hacer un uso más responsable del agua. Utilizar para riego y para fuentes ornamentales agua regenerada no potable.
  2. Aumentar las zonas verdes (que nos ayuden ante el incremento de temperaturas). Se puede, sencillamente, dejar que crezca lo que la naturaleza quiera (naturaleza espontánea).
  3. Optar por plantas autóctonas y prácticas sostenibles eliminando todos los fitosanitarios tóxicos y/o procedentes de la industria petroquímica.
  4. Instalar cajas nido para murciélagos, aves insectívoras (golondrinas, vencejos…) u otras aves urbanas. Se pueden impartir talleres dirigidos a toda la sociedad para construir estos nidos de forma barata, usando maderas de deshecho (viejos palets…).
  5. Reproducir endemismos de plantas locales en las zonas apropiadas del campus. Podrían ser también objeto de trabajos para estudiantes e investigadores.
  6. Cartelería de la biodiversidad: Poner letreros explicando la biodiversidad que podemos encontrar en distintas zonas o parques cercanos. Las plantas se pueden indicar con una breve explicación (nombre, procedencia, distribución, curiosidades…). Respecto a la fauna, se puede hacer un cartel común para toda la que podamos encontrar en la zona.

IMPLICAR A LA SOCIEDAD:

  1. Favorecer la temática ambiental en las actividades culturales de la universidad.
  2. Disponer de un espacio permanente en la web sobre la emergencia climática. Serviría también para dar difusión a los estudios y las acciones que se lleven a cabo e incentivar actividades, individuales o grupales, dentro y fuera de la universidad.
  3. Disponer de un fondo bibliográfico sobre el tema a disposición de toda la sociedad con publicaciones a distintos niveles.
  4. Puesta en marcha de una semana de sensibilización, invitando a participar a distintas organizaciones (científicas, ONG…).
  5. Creación de un espacio de intercambio de ropa y otro tipo de utensilios cotidianos (menaje, complementos, etc.).

GOBERNANZA Y COMPRAS VERDES:

  1. Las vertientes ecológica y climática deben estar contempladas en  todas las acciones que se desarrollen en los diferentes órganos (vicerrectorados, departamentos…), valorando el impacto ambiental y la huella ecológica.
  2. Generar sinergias y sistemas de comunicación para compartir información, experiencias y medidas adoptadas, tanto con administraciones públicas como con organizaciones interesadas (empresas, ONG…). Si la información fluye, se avanzará mucho más rápido.
  3. Compras y contrataciones verdes y éticas: A la hora de gastar dinero en algo, exigir un mínimo de compromiso ambiental, y por supuesto, social. Si alguna compra se sale de presupuesto, tal vez se puede posponer o, al menos, quedará constancia de un asunto para mejorar.
    • Un ejemplo de esto es el plan de Euskadi o las compras verdes del gobierno de Aragón.
    • Esto implica, por supuesto, trabajar con empresas éticas, no relacionadas con la extracción de combustibles fósiles, con la destrucción del planeta o con el abuso laboral a sus trabajadores, además de exigencias estrictas de calidad ambiental, ecológica y social en todos los acuerdos, convenios, etc.
  4. Finanzas éticas: Todas las cuentas bancarias deben estar en banca ética y todas las inversiones (si las hay) deben hacerse a través de estrictos controles éticos.
  5. Comprar productos con la máxima durabilidad y con el menor uso de recursos y que sean de origen sostenible. Por ejemplo, escoger teclados y ratones inalámbricos obliga a comprar pilas, con el consiguiente gasto y contaminación. Los productos de madera/papel/cartón se pueden comprar con la certificación sostenible FSC.

A esas medidas se pueden unir muchas otras que, posiblemente, sí conllevan un incremento más importante en el gasto. Por ejemplo, aplicar arquitectura ecológica en las nuevas construcciones, plantar árboles autóctonos, instalar energía solar (fotovoltaica o térmica donde sea posible), mejorar el aislamiento de edificios, comprar el 100% de los alimentos en mercados locales o ecológicos, sistemas de recogida de agua de lluvia, etc.

Todas estas medidas también pueden ser aplicables a otras organizaciones, como empresas o ayuntamientos. Hemos querido resaltar actuaciones que son fáciles de tomar porque apenas requieren inversión económica. Se trata de cambiar hábitos y mentalidades. Si no se toman este tipo de medidas es porque no se piensa que la emergencia climática sea real, o sea, por falta de interés y no por falta de recursos.

Estas medidas demuestran que la falta de recursos no puede ser una excusa para que la sociedad, empezando por quienes tienen la responsabilidad de liderazgo en sus centros de actividad, empiece a movilizarse decisivamente. Entre todos debemos frenar la amenaza que suponen nuestros hábitos de consumo para el medio ambiente, así como en la repercusión de la crisis climática y ambiental.

Comunitat @UJIxPlaneta  y  @Blogsostenible

♥ Te va a gustar también:

Publicado en Agua, Basura, Cambio Climático, Comercio justo, Consumo, Contaminación, Educación, Energía Sostenible, Energía y Contaminación, Limpieza, Medio Ambiente, Sostenibilidad, Transporte | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Libro “Residuo Cero” de Yve Ramírez @laecocosmopolita (Resumen)

Portada del libro RESIDUO CEROLlamamos basura a lo que ya no nos sirve. En cambio, la naturaleza no produce basura. Un estilo de vida sostenible requiere dejar de usar la palabra basura. En este libro, Yve Ramírez, nos resume su proceso para acercarse a una vida sin basura: Residuo cero (zero waste).

El libro nos alerta de los problemas del plástico y de los microplásticos, y de cómo llegan por la cadena alimentaria a nuestro cuerpo. Además, provocan la muerte de animales (como el caso de miles de tortugas como esta). El plástico tiene dos características que podrían ser grandes ventajas pero que se convierten en graves inconvenientes: es un material muy barato y además muy persistente. A pesar de ello, seguimos usando plástico sabiendo que no lo estamos usando bien. Ni siquiera el reciclaje es una buena solución: no se consigue reciclar todo y es un proceso costoso (si fuera muy rentable no habría cientos de incendios en plantas de reciclaje y puntos limpios).

Por si fuera poco, algunos microplásticos están insertados dentro de los ingredientes de productos de cosmética o pastas de dientes. Vienen identificados como polietileno o polipropileno y van directamente al mar porque las depuradoras no están preparadas para filtrar elementos plásticos tan diminutos.

Yve Ramirez con su libro RESIDUO CEROYve Ramírez está presente en InstagramTwitter, y en este libro nos muestra datos para que reflexionemos. Por ejemplo, es inquietante saber que solo se ha reciclado el 9% de todo el plástico producido. El 12% ha sido incinerado. El restante 79% está en vertederos, rellenos sanitarios o en la naturaleza. Gran parte de ese plástico seguirá estando donde no debe cuando hayamos muerto nosotros y nuestros hijos.

El movimiento Residuo Cero no es solo para generar menos basura, sino que implica otras bondades: ventajas para la biodiversidad, reducción de la huella ecológica, lucha contra la crisis climática, mejoras en la alimentación, etc. Hay muchos productos ecológicos que no son sanos (alimentos multiprocesados), ni buenos para el planeta (por ejemplo, si vienen desde lejos). El Residuo Cero fomenta los productos locales, la soberanía alimentaria y también la lucha contra el consumismo y contra los abusos de las multinacionales.

Soluciones con diez erres

Lo bueno del libro es que está lleno de ideas y soluciones para todo el mundo. A los políticos, la autora les recuerda que la regla es simple: premiar a quien lo haga bien y penalizar a quien lo haga mal. Por su parte, la gente corriente no puede esperar a que le resuelvan todos los problemas. Hay que actuar y no basta con ir a una manifestación por el clima.

Las tres erres clásicas son Reducir, Reutilizar y Reciclar, en ese orden. Reciclar debe ser lo último y debemos evitarlo siempre que sea posible: primero, porque funciona mal y segundo, porque el plástico solo se puede reciclar 4 ó 5 veces. Pero además, la autora nos ofrece otras erres muy inspiradoras: Reflexionar, Respetar, Rechazar, Reemplazar Reparar, Regalar y Reclamar.

¿Para qué sirven las 10 erres?

  1. Reducir el consumo: el lema es comprar menos y mejor.
    • ¿Te has preguntado por qué la ropa es tan barata? Se produce de mala calidad y sin respetar los derechos laborales más básicos (principalmente a mujeres, pero también a animales). Para ahorrar es mejor dejar de comprar que comprar en rebajas.
    • ¿Podemos reducir los productos de limpieza? (detergentes, suavizantes, quitamanchas, fregasuelos, lejía…). Por supuesto que sí: hay unos limpiadores básicos y ecológicos: agua, jabón casero, vinagre y bicarbonato de sodio. El vinagre mezclado con agua da un limpiador desinfectante estupendo y cuyo olor a vinagre se va rápido. El libro explica cómo usar bicarbonato de sodio en nuestra higiene personal y cómo la industria intenta vendernos muchos productos (gel, champú, acondicionador…) de los que podemos prescindir teniendo uno para todo. Evitemos que nuestras casas se llenen de botes de plástico, cuando con una pastilla de jabón lo tenemos todo resuelto de forma más ecológica.
    • A la hora de hacer la compra, hay tiendas que te rellenan el envase que tú lleves y pagas por lo que te llevas, no por el envase.
  2. Reutilizar es una de las erres favoritas de la autora. Es la erre que evita tener que reciclar. Hay que conseguir reutilizar una y otra vez todo lo que usemos cotidianamente, desde envases, hasta maquinillas de afeitar, pañales o compresas. Para evitar esto último lo mejor es usar la copa menstrual. Otras ideas son, por ejemplo, usar servilletas y pañuelos de tela, y discos desmaquillantes que se puedan lavar.
  3. Reciclar: Para los envases, reciclar no es muy ecológico, pero para basura orgánica es lo más recomendable. Se llama compostar y puedes hacerlo en huertos urbanos o en tu propia casa (en el balcón, o en interiores con vermicompostaje).
  4. Reflexionar, antes de comprar cualquier cosa: ¿Es necesario comprar? ¿Puede ser de segunda mano? ¿De dónde viene? Nos encanta el consejo para salir de una tienda en la que ya hemos entrado: mirar el reloj y salir corriendo. Pero hay más preguntas para reflexionar: ¿Qué condiciones laborales se usan en la empresa a la que compramos? (por ejemplo, el caso del abuso laboral en las compañías aéreas low cost) ¿De qué está hecho? ¿Es de usar y tirar?
  5. Rechazar las cosas gratis o negativas para la salud o el medioambiente:
    • Salvo que vayas a usarlo, los regalos pueden llenarte la casa de cosas inútiles (especialmente los regalos de empresas: bolígrafos malos, camisetas que no nos pondremos…). Tal vez decidas avisar a tu gente de que no quieres regalos por tu cumpleaños o por Navidad (exención de regalo).
    • Rechaza también fumar y tirar colillas al suelo, pues acaban contaminando mucho y son la causa de muerte de miles de animales, por intoxicación o atragantamiento.
    • Los platos, cubiertos y pajitas de plástico ya han sido prohibidos a partir de 2021, pero mientras llega ese día rechaza todos los objetos de usar y tirar, incluyendo vasos, botellas y bolsas de plástico.
    • Rechaza también los productos con bioplástico, que se usan para mantener un sistema insostenible de usar y tirar. Recuerda que algunos no son realmente compostables y, aunque lo sean, pueden contaminar y matar mientras se biodegradan.
    • Rechaza los productos en tetrabrick y también los lácteos y la carne, pues son “altamente contaminantes”. Investiga si es ético comer huevos.
  6. Regalar sosteniblemente: Un regalo sostenible es más una experiencia que algo material (entradas de teatro, cine o concierto, viajes cortos en tren, suscripciones a ONG…). En caso de ser cosas materiales, opta por una manualidad con material reciclado o una comida hecha con cariño (y vegetariana, por supuesto). Para envolver, usa papel reutilizado (periódicos…), o bien un pañuelo que luego pueda reutilizarse (furoshiki, en japonés). ¿Qué mejor destino para lo que no usamos que regalarlo? Las cosas que no usamos se pueden ofrecer a familiares y amigos. ¿Y si donamos libros o revistas a bibliotecas y ropa a alguna ONG?
  7. Reemplazar los productos que usan elementos tóxicos por otros más sanos y ecológicos. En la lista de productos analizados encontramos, por ejemplo el hilo dental, el cepillo de dientes, los bastoncillos para los oídos (aunque estos últimos tal vez deberían estar en el apartado de rechazar, pues los médicos aconsejan no usarlos o usarlos con mucho cuidado), trapos, esponjas, cosas para excursiones…
  8. Reparar todo lo que se rompa, desde calcetines a teléfonos, muebles, electrodomésticos… con el objetivo de alargar la vida de lo que ya tenemos.
    • También hay que acabar con la obsolescencia programada (que las empresas fabriquen algo para que se rompa pronto o para que no se pueda reparar) y con la obsolescencia percibida (que compremos cosas nuevas porque no nos gustan las que ya tenemos, aunque sigan sirviendo).
    • Se calcula que cada persona genera casi 7 kilos de basura electrónica al año y apenas se recicla el 20%. Esa cantidad no es igual en todos los países.
    • Los residuos que no sabemos dónde depositar hay que llevarlos a un punto limpio (aunque demasiados también se incendian misteriosamente).
  9. Respetar todo. Para la autora, respeto es una palabra clave. En este apartado habla del desperdicio alimentario, a pesar de los millones de hambrientos que hay en el mundo. Se desperdicia entre el 20 y el 45% de lo que producimos: cereales, lácteos, huevos, frutas, verduras, carnes y pescadosCada año se desperdicia la carne equivalente a 75 millones de vacas. Millones de vidas sufren para nada. En la UE, el 42% del desperdicio de alimentos se produce en nuestras casas y el 39% durante la fase de producción. Quitar la corteza al pan o dejar el borde de la pizza es desperdiciar alimentos. El desperdicio de alimentos genera tantas emisiones de carbono que, si fuera un país, estaría en tercer lugar, tras las emisiones de China y EE.UU.
  10. Reclamar. Además de las acciones particulares, también está bien exigir cambios en las leyes y en las empresas. También se puede actuar desde las redes sociales, como Twitter y sus ecologistas, o pegando pegatinas en el supermercado que inviten a reflexionar para comprar menos. Unirse a grupos de consumo o activistas es la mejor manera de reclamar cambios.

Todo depende de nosotros

La electrónica genera muchos daños colaterales: el coltán ha ocasionado 6 millones de muertes en 20 años, por no hablar de los niños esclavizados, de las violaciones a los derechos humanos o de los animales en peligro de extinción. Al comprar un teléfono asegúrate, por lo menos, de que usa minerales sin conflictos y de que es fácil cambiar la pantalla y la batería (dos averías frecuentes).

Son muchas las personas que solo compran en tiendas sin envases de usar y tirar. Para comprar fruta o verduras no tiene sentido gastar plástico. Por otra parte, la economía colaborativa ahorra costes económicos y ambientales.

No te dejes engañar por la publicidad. La publicidad suele esconder algo que no quiere que veas. Hay palabras que sirven para convencer al cliente. Si ves estas palabras, lo que te venden seguramente no es lo que tú esperas: Natural, Casero, Sin aditivos, Sin azúcar, Light… La acción en este caso es simple: Piensa por ti mismo y no olvides las dos columnas del consumo responsable.

♥ Información que te va a encantar:

Publicado en Alimentación, Basura, Buenas noticias, Cambio Climático, Consumo, Contaminación, Medio Ambiente, Noticias de España, Sostenibilidad | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

El cine documental, una herramienta clave para remover conciencias, por @JuventudXClima

Documental sobre la juventud que se rebela contra los desastres ambientales de nuestro mundo.El movimiento Fridays for Future aparece a nivel internacional en agosto de 2018 y surge por la falta de acción política ante la emergencia climática y el miedo que nos despierta. En España, nace a principios de 2019 con el nombre de Juventud x el clima, con la primera sentada en Madrid el 1 de marzo y la primera huelga mundial por el clima el 15 de marzo. En muy poco tiempo hemos visto como se ha pasado de 10.000 personas en la primera huelga a más de 150.000 en la última del pasado 27 de septiembre. Es impresionante la capacidad de organización, determinación y compromiso de unas cuantas personas que se quedan sin tiempo libre ni descanso para organizar una huelga y una manifestación. Es un esfuerzo que reconforta, porque ves los resultados.

Es indiscutible que el movimiento está creciendo a una velocidad brutal, casi alarmante, y es maravilloso. A diferencia de otros países donde está protagonizado por adolescentes, en Juventud x el clima vemos una mezcla de generaciones concienciadas, aunque sí predominan los jóvenes porque hemos crecido más expuestos a las advertencias y peligros de la emergencia climática. Precisamente los más pequeños serán quienes más sufran los desastres y cambios del planeta. Además, estos jóvenes saben que aún no están en edad de formar parte de instituciones o gobiernos que puedan efectuar los cambios, y eso da mucho miedo. Es una situación que genera ansiedad y frustración pero que también nos mueve hacia la determinación y movilización. Es por esto que los jóvenes son la cabeza de Fridays For Future.

Las herramientas que utilizamos en nuestra labor de activistas principalmente son las manifestaciones y las redes sociales, pero también estamos dando charlas en institutos sobre la emergencia climática y participando en festivales como Another Way Film Festival. Este es el festival sobre cine documental y progreso sostenible de referencia que se celebra en Madrid. Este año se lleva a cabo la actividad Fridays For Another Future, que tendrá lugar el 25 de octubre y consiste en la proyección del documental Youth Unstoppable. Se mostrará en más de 30 cines y centros de culturales de 13 ciudades españolas (Madrid, Almería, Badajoz, Bilbao, Burgos, Cádiz, Córdoba, Fuengirola, Pamplona, Salamanca, Sevilla, Toledo y Burgos). Después de cada una de las proyecciones habrá un debate/coloquio con un miembro de Juventud x el clima y los asistentes, principalmente estudiantes de colegios, institutos o universidades.

Es maravilloso cómo a través del cine, y de películas que tratan la temática ecologista, se pueda llegar a mucha más gente. El cine nos hace reflexionar pero también entender realidades de manera más entretenida y menos “didáctica”, de la forma en que tradicionalmente se entiende este concepto. Gracias a esto muchos de estos estudiantes estarán más receptivos a la hora de reflexionar y aprender sobre la problemática.

El cine nos ayuda a concienciar y a mostrar otras realidades de manera más directa porque las imágenes, y más especialmente en la actual era de la tecnología, siempre llegan más que las palabras. Los datos numéricos y las explicaciones son necesarias, pero una imagen o un vídeo hace que llegue la información (o al menos su contexto) como un rayo, sin necesidad apenas de pensar. En la sociedad actual en que apenas tenemos tiempo para nada, ni para formarnos o reflexionar sobre determinados temas, el cine nos ayuda a obtener esa información que necesitamos de manera rápida y concreta. Es por eso que el cine, y en concreto los documentales, son la gran herramienta de muchos movimientos.

Paula Mancebo @TheDarkPaloma, Juventud x el clima

♥ Lee más:

Publicado en Buenas noticias, Cambio Climático, Consumo, Denuncias, Educación, Medio Ambiente, Noticias de España, Sostenibilidad | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Cuatro costes ocultos de los vuelos baratos (low cost)

Volar en avión es una temeridad ambiental, pero muchos prefieren cerrar los ojosVolar ha sido un sueño del ser humano. Ahora lo podemos hacer a buen precio. Es barato (en dinero). Pero tiene, al menos, cuatro costes ocultos que pagamos todos (los que vuelan y los que no vuelan). El primer coste oculto es el de la contaminación, el segundo son las ayudas públicas, el tercero es la masificación turística y el cuarto coste oculto es la precariedad laboral.

1. Contaminación por correr y volar

Los viajes de bajo costo han multiplicado el número de vuelos y están convirtiendo a las compañías de bajo coste, como Ryanair o EasyJet, en las empresas más contaminantes, adelantando incluso a las empresas que queman carbón. Si viajar en avión contamina demasiado, aumentar el número de vuelos multiplica los efectos de la crisis climática. Sobre los efectos de los vuelos en avión recientemente hemos publicado un resumen con este vídeo breve.

2. Dinero de todos para las empresas que contaminan

Los aeropuertos que no son rentables reciben dinero público. Compañías como Ryanair han recibido al menos 236 millones de dinero público (y se investiga si son ayudas ilegales). Es imposible saber cuánto dinero se destina a fomentar este tipo de vuelos, porque las ayudas las dan los gobiernos a todos los niveles (local, autonómico y estatal).

Se ha denunciado que las subvenciones a los vuelos desde Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla son un “chollo” para las aerolíneas, a costa de todos los españoles. La gente más rica es la que más se aprovecha de estos vuelos subvencionados, porque los ricos son los que más viajan. Se subvenciona hasta el 75% del precio, pero solo se benefician las aerolíneas y los que vuelan. ¿Y si ese dinero se destinara a sanidad, educación o crisis climática? ¿No sería más rentable y lo disfrutaría más gente?

Un reciente estudio concluye que “las ayudas a la aviación son en parte responsables del rápido crecimiento de las emisiones de efecto invernadero del sector” que ha crecido a más del doble en los últimos años. Es una contradicción firmar acuerdos ambientales (como el Acuerdo de París) y subvencionar viajes en avión.

3. Turismo masivo e insostenible

El turismo y todo lo que implica (vuelos, regalos, recuerdos, aire acondicionado de los hoteles, gasolina…) es responsable de casi el 10% de las emisiones de gases de efecto invernadero, lo cual llega hasta el 80% en algunos países. Para un turismo responsable hay que cumplir ciertas normas, y entre las más básicas está la de NO viajar en avión.

El turismo genera empleo y riqueza. Sin embargo, si se hace a costa de destruir nuestro futuro y el de las siguientes generaciones, entonces eso NO es riqueza, aunque el maldito PIB diga lo contrario. Por otra parte, un turismo masivo es muy molesto para los ciudadanos y no es extraño que surja la turismofobia.

4. Si vuelas barato, abusas de los trabajadores

Los empleados low cost de las compañías de bajo coste son los modernos esclavos que se ocultan detrás de un viaje barato: sueldos precarios, horarios imposibles, medios y preparación insuficientes, lesiones laborales, trabajo temporal, derechos mínimos, amenazas… Todo eso y más es lo que se fomenta volando barato.

Las compañías de bajo coste recortan gastos absurdos, pero también gastos esenciales en una sociedad justa. Por supuesto, es responsabilidad del gobierno controlar esos abusos, pero cuando el gobierno no lo hace… ¿hasta dónde es responsabilidad de los que viajan barato y saben las consecuencias?

Conclusiones

Sorpréndete: Pincha aquí para ver un vídeo breve sobre las implicaciones que tiene volar en avión.

Si queremos hacer cierto el lema que proclama que “el que contamina, paga”, tenemos que aumentar los precios de volar y de hacer turismo. Eso es algo que no gusta a nadie (a los ecologistas también les gusta hacer turismo), pero si queremos la sostenibilidad tenemos que actuar.

Dedicar dinero público o privado a sectores contaminantes como la aviación es insostenible desde el punto de vista ambiental. Mientras el sistema colapsa, algunos se están forrando a costa de todo(s) lo(s) demás. Una cosa es cierta: los viajeros de los vuelos low cost son felices en su ignorancia o en su indiferencia.

♥ Más información:

Publicado en Cambio Climático, Consumo, Contaminación, Denuncias, Energía y Contaminación, Malas noticias, Noticias de España, Noticias del Mundo, Sostenibilidad, Tecnología, Transporte | Etiquetado , , , , , , , , | 2 comentarios

Montar a caballo y toda la hípica se basa en esclavizar animales

Montar a caballo es maltrato animal, poco o mucho, pero es maltratoNo volveré a montar a caballo en mi vida. Me he dado cuenta de que no es ético, y mucho menos con riendas, bocado y silla de montar. Hay estudios que documentan problemas de salud y dolores a partir de los 20 minutos de ser cabalgado por un adulto. Pero incluso aunque el caballo no sufra, ¿es ético usarlo así?

¿Por qué montar una tortuga laúd es visto claramente como maltrato animal y montar caballos no? En la India, se ha documentado cómo torturan a elefantes hasta domesticarlos para que se puedan subir los turistas (firma esta petición para evitarlo). Sencillamente, nos hemos acostumbrado a ver a los caballos esclavizados. Si a otros animales (cebras o leones) se les hiciera lo mismo que a los caballos, no lo veríamos ético.

Hay gente que ama a los animales, pero solo porque les son útiles. Hay gente que ama a los animales pero les gusta verlos encerrados. Eso no es amor. Es el caso de la hípica, de los zoos, de los acuarios y de los delfinarios. Más drama aún se respira en los circos con animales, en los laboratorios científicos, en las granjas y en los mataderos. Todos los animales deben ser libres. Los de especies llamadas “salvajes”, mucho más. El comercio ilegal de especies está acabando con esos animales.

El que tenga dudas del sufrimiento que producen esos negocios es que no conoce la realidad. Laurel Braitman dedicó buena parte de su vida a investigar cómo viven los animales capturados por el hombre y lo documentó en un libro apasionante. Javier Ruiz hizo algo similar en otro libro. Sobre mascotas también se ha escrito bastante. Pero hay un animal común que no es una mascota normal (tal vez por su tamaño), que participa a la fuerza en deportes olímpicos y que nuestra sociedad no se ha planteado si es o no ético su uso. Nos referimos al caballo doméstico (Equus ferus caballus).

Los que tienen caballos y los cuidan siempre dicen lo mismo: “Mis animales están bien cuidados, comen bien y están sanos”. Curiosamente, eso es justo lo mismo que decían hace siglos los que tenían esclavos. Aunque no todos los casos son iguales, podemos generalizar diciendo que los dueños de los caballos y los dueños de esclavos ven a los caballos y a los esclavos de la misma forma. Desde su punto de vista, los caballos y los esclavos son animales que pueden tener dueño y que, por tanto, están al servicio del propietario. Los caballos, como los esclavos, están obligados a hacer lo que se les pide, cuando se les pide, y no son libres de salir, de entrar o de correr cuando lo deseen.

La mayoría de los caballos pasan más tiempo encerrados en su jaula que en un lugar suficientemente grande para correr a su antojo. Pasan el día encerrados, esperando a que alguien los saque un rato y, cuando lo hacen, normalmente es para un paseo corto o para cargar con uno o varios humanos en el mejor de los casos. En otras ocasiones, se ven obligados a tirar de pesados carros y carretas durante largas jornadas. La montura y las riendas también pueden provocar heridas y, en todo caso ¿quién querría vivir con ellas a la fuerza? Los caballos son animales dóciles y el ser humano abusa de esa cualidad. Por suerte para los leones, ellos no se dejan domesticar fácilmente.

Animales maltratados frente al ayuntamiento de Málaga, sin que nadie haga nadaEn muchas ciudades españolas, como Málaga, Sevilla o Córdoba, hay carrozas turísticas en las que se puede dar un paseo por la ciudad obligando a un caballo a tirar del carro. El caballo no lo hace libremente, sino que se le obliga a la fuerza. Ha sido obligado a ser sumiso y obediente por medio de la violencia, empleando siempre maltrato animal. Si un animal no es sumiso, se descarta y se sacrifica para emplearlo como carne.

Caballo de turistas desmayado por el maltrato animalPara que un puñado de personas puedan darse un paseo de media hora en una carroza, cientos de animales son obligados a permanecer de pie durante horas, al sol, sin apenas comer ni beber. No es raro que en verano los caballos se desmayen. Ciudades como Barcelona han eliminado esa cruel atracción turística. Nos guste o no, en la naturaleza de un caballo no está tirar de las carrozas humanas.

Mención aparte merecen los caballos de competición hípica. En este “deporte” hay bastantes modalidades: carreras de caballos, doma, adiestramiento, salto ecuestre, concurso completo, acrobacias, enduro, enganches, rodeo, polo…

El bocado es una pieza metálica que se mete en la boca del animal para producirle dolor cuando no obedece. Tirar de las bridas o riendas supone hacer daño al caballo.

El bocado es una pieza metálica que se mete en la boca del animal para producir dolor cuando no obedece. Tirar de las bridas o riendas supone hacer daño al caballo.

Para dominar a los caballos, doblegarlos y entrenarlos se usan elementos de maltrato: alambres de púas, fustas o látigos con descarga eléctrica, espuelas, serretas (pieza metálica con púas que se coloca sobre el morro del caballo)… pero la herramienta esencial de sumisión es el bocado, una pieza metálica que se coloca en la boca del animal y que le provoca dolor cuando el jinete tira de las bridas. Es ese dolor el que obliga al caballo a obedecer, a ir hacia adelante, hacia atrás o a girar. Los caballos están asustados y obedecen por el miedo infringido durante largas sesiones de entrenamiento.

Por supuesto, cuando los animales pierden la condición física que les permite competir, o cuando los dueños se cansan y no quieren gastar más en cuidar a sus animales, éstos son enviados directamente al matadero, se abandonan o llegan a un refugio. Mantener un caballo es caro y si no es rentable no interesa. Todo esto demuestra que no hay tanto amor a los animales en la hípica como nos quieren hacer creer. En los refugios para animales pueden contaros muchas historias de cómo llegó allí cada animal.

Sistemáticamente, si a un jugador de polo le dices que casi todos los caballos de polo sufren lesiones, te dirán que sus caballos están bien cuidados. Independientemente de la calidad del cuidado, tenemos que ser conscientes de que los caballos nunca elegirán jugar al polo. ¿Tan difícil es de entender?

Lo ético es dejar de cosificar a los animales. Tenemos que entender que ellos y sus vidas no pueden estar al servicio del ser humano a cualquier precio. Los que alegan que los caballos han sido criados para eso y que sin actividades hípicas los caballos no existirían, vuelven a usar los mismos argumentos que los esclavistas del siglo XIX.

Cada vez hay más manifestaciones contra el maltrato y explotación de los animales. Algún día la hípica dejará de ser deporte olímpico: ¿Cuántos años deben pasar para dejar de maltratar animales en la calle o para las Olimpiadas?

♥ Más información que te va a sorprender:

Publicado en Amor, Animalismo, Denuncias, Maltrato animal, Solidaridad | Etiquetado , , , , , , , | 3 comentarios

Costa Rica, un ejemplo a seguir: renovables, bosques, autobuses eléctricos…

Costa Rica, un país centroamericano que conserva muy bien sus bosques y que fomenta la energía renovableAños de tala descontrolada arrasaron dos tercios de los árboles de Costa Rica. Cuando dejaron de talar, los bosques crecieron. Pero eso no fue algo que simplemente ocurrió, sino que fue organizado por los dirigentes del país. Reconocieron que los bosques generan muchos beneficios que no salen en las cuentas económicas.

Costa Rica empezó a dar beneficios fiscales a quienes conservaban sus tierras sin degradarlas. Entendieron que proteger sus “recursos naturales” es beneficioso a largo plazo. Los llamados Pagos por Servicios Ambientales (PSA) están sirviendo para reconocer que los ecosistemas sanos generan beneficios y que se debe pagar por ellos (captura de carbono, filtración de agua, mantenimiento de acuíferos y aire con calidad, provisión de alimentos y medicamentos, etc.). Cuando esos procesos ambientales son gratis, las personas no tienen incentivos para conservarlas. Lo gratis no se valora. En zonas rurales, los PSA han servido además para reducir la pobreza.

¿Talar o reforestar?

Detener la deforestación fue un proceso que duró varios años. En 1998 su tasa de deforestación llegó a CERO. Hoy, los resultados son palpables: Costa Rica ha duplicado sus bosques en pocas décadas, frenando la desertificación, el desastre climático y la pérdida de especies, entre otros beneficios para ellos y para todo el planeta vivo. Recientemente han hallado allí una nueva especie de rana.

La constitución de Costa Rica habla de que todas las personas tienen derecho “a un entorno saludable y ecológicamente equilibrado. Otros países tienen algo similar en su constitución (en España está en el art. 45), pero Costa Rica no se lo ha tomado a broma y no antepone los intereses de las multinacionales a los intereses de la población (véase en España el caso de Doñana).

Costa Rica vive muy bien del ecoturismo, conservando sus bosquesTalar bosques hubiera dado beneficios rápidos, pero también hubiera condenado al país a graves problemas en el futuro. En cambio, los bosques han traído un beneficio que muchos no esperaban: una lluvia de viajeros que ansían disfrutar de la naturaleza. Algunos lo llaman “ecoturismo“, aunque para ponerle ese nombre no se puede viajar en avión, además de otras normas del turismo responsable.

La pérdida de bosques es una tendencia internacional, principalmente para convertirlos en campos de cultivo. En muchos casos se arrasan selvas (provocando incendios, como los recientes en la selva Amazónica) para plantar cultivos muy cuestionables como soja o palma aceitera, o bien para poder producir carne ante el aumento mundial de la demanda. Costa Rica ha demostrado que si se aplican las políticas adecuadas las hectáreas de bosques pueden crecer.

¿De dónde saca el dinero Costa Rica para respetar el medioambiente?

La pregunta es engañosa, porque para respetar el medioambiente no hace falta dinero. A medio y largo plazo, el medioambiente nos da ventajas que valen más que el dinero. No obstante, Costa Rica ha tomado medidas bastante peculiares. Por ejemplo, Costa Rica es un país sin ejército (en el mundo ya hay al menos 25 países sin ejército).

En general, los ciudadanos desconocen cuántos millones se gasta su país en mantener una estructura militar normalmente sobredimensionada y de escasa utilidad real. Por ejemplo, en España, según el BOE (2018) los gastos de Defensa son 8.400 millones, lo que equivale a los gastos conjuntos de Sanidad (4.253), Educación (2.581) y Justicia (1.780). Algunos estudios incluyen gastos militares ocultos y la cifra asciende a unos 32.000 millones de euros.

Energías renovables

Un sector en claro auge en todo el mundo, y especialmente en Costa Rica, son las energías renovables. Desde 2017, el país tiene muchos meses cuya energía se obtiene exclusivamente de fuentes renovables. Su mix energético básico es: energía hidroeléctrica, eólica, biomasa, solar y geotérmica. La planta hidroeléctrica Reventazón ha recibido el premio Blue Planet 2019 por sus esfuerzos de sostenibilidad ambiental y social (a pesar de lo complicado que es conceder un premio ambiental a una infraestructura así).

Conforme crece el PIB de Costa Rica, el país quiere más energía. Esperemos que no destrocen zonas ahora protegidas para conseguir más energía hidroeléctrica o geotérmica, porque no siempre las renovables son ecológicas y en Costa Rica todos los volcanes están en parques nacionales protegidos. Si no reducimos nuestra demanda de energía, la sostenibilidad será cada vez más difícil.

Movilidad eléctrica, compost, territorio protegido…

Con respecto a la movilidad, el plan de este país es que un tercio de los autobuses sean eléctricos en 2035 y casi todos los demás vehículos para 2050 (incluyendo trenes). También quieren fomentar el transporte público y crear compost con la basura.

Costa Rica tiene ya 29 parques nacionales protegidos, que abarcan el 25% del territorio. España dispone de 16 parques nacionales, que protegen aproximadamente el 0.7% de su superficie. Aunque hay otras figuras de protección, la figura de Parque Nacional es la más estricta.

Costa Rica es también uno de los pocos países que ya han prohibido la caza deportiva, pero la lista va creciendo. Colombia, Botsuana o Zambia también están en esa lista.

También en salud este país ha mejorado: han reducido el tabaquismo y el sedentarismo, factores de riesgo del cáncer. El tabaco, además de muchas molestias y gastos sanitarios, genera demasiada contaminación.

Otras noticias que han llamado nuestra atención y que muestran que también Costa Rica, tiene mucho que mejorar en materia ambiental:

Costa Rica saca sobresaliente en los temas de bosques y energía, pero como todas las naciones, también tiene problemas sociales y ambientales. Al menos, en algunos temas tienen claro qué hacer y lo están haciendo. Los siguientes pasos a dar son esenciales para la sostenibilidad: residuos sólidos, agroquímicos, contaminación del aire, protección del agua, fomentar el veganismo y, en general, plantear el decrecimiento.

En la reciente Cumbre del Clima de la ONU, el presidente de Costa Rica Carlos Alvarado defendió que “no hay excusa” para que los Gobiernos legislen contra la crisis climática y puso como ejemplo la gestión de su nación.

Las manifestaciones por el clima y el planeta de estos días deberían hacernos mejorar aún más a todos, empezando por los gobernantes. Y si no mejoran, deberíamos sencillamente cambiarlos.

Noticias que te interesarán:

Publicado en Basura, Buenas noticias, Cambio Climático, Energía Sostenible, Energía y Contaminación, Medio Ambiente, Noticias del Mundo, Política, Sostenibilidad | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , | 3 comentarios

Las inundaciones se pueden evitar pero… ¿cómo?

Las inundaciones son algo típico de todos los años, pero se pueden evitar.Hace más de 40 años, cuando yo era pequeño, mi padre me decía:

¿Ves esa casa? Pues no debería estar ahí. Algún día lloverá fuerte y esa zona se inundará. En España se construye muy mal.

Han pasado más de 40 años y en eso España ha retrocedido. Se ha construido mucho y mal, y lo que estaba mal permanece e incluso se ha reformado. Por si fuera poco, estamos en un contexto de crisis climática grave, que está haciendo que los fenómenos meteorológicos extremos sean más frecuentes. En cada desastre suele decirse que es “lo peor” que ha pasado en 30 ó 50 años. Como si fuera mucho tiempo. Sabemos que volverá a pasar lo mismo, o tal vez, algo peor. Y volverán a decir que es “lo peor” que ha pasado en 30 ó 50 años. ¿Podemos hacer algo para remediarlo?

Según Ecologistas en Acción (EeA), las construcciones en zonas de riesgo están creciendo cada año, lo cual aumenta el riesgo de que haya víctimas mortales. En España, las inundaciones son el desastre natural que más muertes causa, y el urbanismo descontrolado es una de las grandes causas de corrupción, especulación y problemas sociales y ambientales. España ya ha aprobado la Declaración de Emergencia Climática con todos los grupos votando a favor salvo Vox. Eso tiene que materializarse en algo más que palabras.

Las inundaciones por lluvias torrenciales se repiten todos los años en distintas zonas de España. Si no hacemos nada pasarán cada vez más. Evitar tantos desastres está en nuestra mano:

Todos podemos plantar árboles con esta sencilla guía.

Todos podemos plantar árboles con esta sencilla guía.

  1. Plantar árboles. Hablamos tanto de árboles de ribera junto a los cauces, como de árboles en montes cercanos. Los árboles retienen el agua y la tierra, evitan desprendimientos y frenan la velocidad del agua. Plantar árboles es la primera medida del ecologismo, porque sus beneficios son inmensos y los árboles trabajan año tras año gratuitamente. Aquí te ofrecemos una breve guía para plantar árboles.
  2. Detener y eliminar las construcciones en cauces y zonas con riesgo de inundación. Las edificaciones ya construidas hay que desmontarlas si no queremos que el desastre se repita (como hizo Holanda). Limpiar el barro de la zona afectada es una medida necesaria a corto plazo, pero todos sabemos que una zona que se inunda un día, volverá a inundarse antes o después. Hay que estudiar si se le puede dar otra salida al agua.
  3. No “limpiar los cauces”. Los políticos incultos llaman “limpiar” a quitar la vegetación (no las construcciones). Lo que ellos llaman “suciedad”, es el hogar de muchas especies (vegetales y animales). Además, cuanto más “limpio” esté un cauce, mayor será la velocidad del agua y mayores serán los daños producidos.
  4. Estudiar en detalle las subvenciones. El Estado tiene que ayudar a las personas víctimas de catástrofes, pero cuando el problema persiste y no se hace nada para resolverlo hay que plantearse que las subvenciones vayan también para resolver el problema y no solo para paliar los efectos del problema. ¿Habría que buscar y sancionar a los alcaldes y concejales de urbanismo de los desastres que se repiten? ¿Y los que han dado licencias de construcción en zonas claramente contrarias a la ley?
  5. Plan de evacuación de animales: Los animales también sufren las catástrofes. Si nos estamos aprovechando de ellos, es justo que al menos intentemos salvarles la vida. Ya hay propuestas hechas y, por supuesto, los costos finales deben ser asumidos por los propietarios de los animales.
  6. Responder ante la crisis climática. No basta con acciones concretas para un problema concreto. Si miramos el problema con amplitud, veremos que hay muchas acciones que podemos hacer para minimizar estos problemas: fomentar las renovables, dejar de usar el coche privado, reducir nuestras compras en general, comer menos carne y pescado, poner nuestro dinero en banca ética, cambiar nuestra electricidad a una empresa de renovables

La legislación española prohíbe construir en los cauces e incluso obliga a las administraciones a eliminar estas construcciones (artículo 28 del Plan Hidrológico Nacional). ¿Por qué no se cumple la ley y nadie es castigado? Cada inundación supone muchos gastos para el Estado, pero “casi ninguna administración hace nada por corregir esta situación”, según EeA. El Colegio Oficial de Geólogos mantiene algo similar.

Concluyendo, la ley no se cumple ni por aquellos que deben hacerla cumplir. Los desastres se repiten y sabemos lo que tendríamos que hacer. Es obvio que si no hacemos nada, volverá a pasar.

Los eventos meteorológicos extremos de 2019 ya han provocado en el mundo el mayor número de desplazados desde que se tienen registros. Podemos hacer las cosas mejor o podemos hacerlas como hasta ahora y esperar tener suerte. La suerte no solo es cuestión de suerte. La suerte se puede buscar. Está en nuestras manos.

♥ Más información afín:

Publicado en Animalismo, Arquitectura y Diseño urbano, Cambio Climático, Denuncias, Medio Ambiente, Noticias de España, Política, Solidaridad | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Manifestaciones por el clima y por el planeta: ¿Para qué?

Debemos pensar qué mundo queremos y cómo actuar en élCon frecuencia confundimos el porqué con el para qué. Las manifestaciones por el desastre climático y por la crisis ambiental son cada vez más frecuentes. Y no van a parar. Cada vez hay más gente que toma conciencia de la gravedad del problema, aunque aún hay demasiada que no se entera (o no quiere enterarse). Se avecina un futuro próximo lleno de manifestaciones con un trasfondo ambiental. ¿Por qué? ¿Para qué?

El porqué está claro. Es necesario manifestarse porque la situación ambiental es mala y está empeorando. Al planeta se le están encendiendo todas las luces rojas: hemos sobrepasado 4 de los 9 procesos básicos de la Tierra, los incendios en el Amazonas son múltiples e imparables, los de África o Siberia son aún peor, comemos plástico sin querer y respiramos basura en cualquier ciudad. Podríamos escribir varios libros con las barbaridades que estamos haciendo.

Más de 300 organizaciones y cientos de escritores se han sumado a las manifestaciones mundiales por el clima. Algunas organizaciones están consolidadas, como Greenpeace o Ecologistas en Acción, pero otras son nuevas, juveniles, y vienen con fuerza, tales como Fridays For Future y Extinction Rebellion. La joven Greta Thunberg tiene mucho que ver en todo esto, pero hay mucha más gente empujando desde hace años para cambiar “el sistema”, pues es un sistema en crisis.

Tenemos que manifestarnos pero… ¿para qué?

Manifestaciones por el planeta: PERFECTO pero... ¿para cuándo cambiar nosotros?Una vez que tenemos claro el porqué nos manifestamos, hay que pensar el para qué. O sea, qué pretendemos cambiar de la sociedad y sobre todo qué estamos dispuestos a cambiar de nosotros mismos. Cambiar la sociedad es una tarea muy compleja y hay que ser un gran “influencer” para cambiar algo sustancial. Sin embargo, cambiarnos a nosotros mismos está esencialmente en nuestra mano. Veamos…

Las manifestaciones no se hacen para pedir cambios personales, sino para pedir que los demás cambien: que cambien los gobiernos, que cambien las empresas… Pedir que cambien los demás es más fácil que cambiar uno mismo. No obstante, es legítimo y necesario pedir que cambien ellos, porque el cambio necesario ha de ser en conjunto y los poderosos (gobiernos y empresas) tienen más responsabilidad que la gente corriente. Sin embargo, mientras la gente corriente no cambiemos, esos poderosos saben que no estamos pidiendo cambios en serio:

  • ¿Aceptará la gente que se cierren autovías o que se les ponga un peaje ambiental?
  • ¿Aceptará la gente que viajar en avión o en tren AVE sea más mucho más caro?
  • ¿Aceptará la gente la molestia de llevar envases retornables para cosas como gel, zumo o mayonesa?
  • ¿Aceptará la gente que se prohíban los coches por el centro de las ciudades? (hemos visto la negativa de los liberales en Madrid).
  • ¿Aceptará la gente una fuerte tasa a la carne (jamón incluido) que se use para abaratar frutas y verduras?
  • ¿Aceptará la gente un decrecimiento sensato y planificado para evitar el colapso?
  • ¿O preferimos manifestarnos pero que las cosas no cambien demasiado?

Estas son solo algunas preguntas que nos demuestran que no solo estamos ante un grave problema ambiental, sino que también nos enfrentamos a un grave problema mental.

¿Qué es ser ecologista?

Cualquiera puede sentirse ecologista. Basta con tener un mínimo de preocupación. Los españoles son de los europeos más preocupados por el cambio climático pero… ¿son ecologistas? Ser ecologista tiene fuertes implicaciones. Tan fuertes como uno quiera, pero lo que el planeta necesita no es una mano de barniz ecologista.

Por si no ha quedado claro, no estamos defendiendo el cambio individual sin exigir cambios en la política y en las leyes. Lo que estamos diciendo es que esos cambios llegarán después de que la gente esté dispuesta a cambiar su forma de vida cómoda y contaminante. Solo si somos capaces de vivir una vida austera y ahorrar dinero para dedicarlo al planeta, demostraremos que estamos preparados para que gobierno y empresas hagan lo mismo.

Mientras votemos a los mismos, las políticas no cambiarán mucho aunque se hagan mil manifestaciones cada semana. Necesitamos revolucionar las calles, pero también los c♥raz♥nes.

♥ Por favor, lee también esto:

Publicado en Biodiversidad, Buenas noticias, Cambio Climático, Consumo, Decrecimiento, Denuncias, Educación, Energía Sostenible, Energía y Contaminación, Globalización, Medio Ambiente, Noticias del Mundo, Política | Etiquetado , , , , , , , , , | 6 comentarios