Andalucía debe adaptarse al clima futuro: propuestas en diez áreas temáticas

Blogsostenible y Observatorio de la Sostenibilidad, ante las trascendentales elecciones andaluzas del 19 de junio de 2022, presentan propuestas en diez aspectos para avanzar en medioambiente, así como en adaptación y en mitigación de las graves consecuencias de la crisis climática. Las acciones planteadas son esenciales si tenemos en cuenta que vivimos un momento donde observamos olas de calor cada vez más graves y frecuentes, sequías e inundaciones relacionadas con la crisis climática, pérdida de biodiversidad y problemas de contaminación, desigualdad, desempleo, etc. Además, todo ello en un territorio como Andalucía, especialmente frágil y vulnerable al cambio climático. Cuanto más se avance en todos y cada uno de estos ejes, mejoraremos en calidad de vida, en salud, en ecosistemas, en recursos naturales y la población andaluza será más próspera y podrá vivir más tiempo en su territorio. En otro caso, los andaluces seremos los primeros españoles en convertirnos masivamente en refugiados climáticos, como advierten algunos expertos.

No se trata de asustar, sino de advertir lo que la ciencia concluye. De una forma u otra, todos estamos ya percibiendo los cambios.

Andalucía sostenible, tierra de oportunidades

Andalucía debe de avanzar en sostenibilidad, ya que tiene graves retos que solucionar. A continuación resumimos en diez puntos, las medidas necesarias y urgentes que deben de ser acometidas por el nuevo gobierno que salga de las urnas el 19 de junio. Sin pretender ser exhaustivos, se nombran algunos problemas y soluciones que tendrán buen impacto en la mejora de la calidad de vida y en la resiliencia ante el futuro de esta región.

1. CRISIS CLIMÁTICA:

  • Disminución de emisiones en todos y cada uno de los sectores productivos. Se debe pretender una descarbonización de la economía y un plan detallado de adaptación a la crisis climática que minimice los riesgos, por ejemplo, de olas de calor, inundaciones o subidas del nivel del mar. Ya sabemos que esos efectos son inevitables, pero podemos prepararnos para afrontarlos en mejores condiciones. La emergencia climática exige un plan urgente y realista para la reducción de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) con objetivos y datos semestrales de la Comunidad Autónoma, de las diputaciones, los ayuntamientos, de todos los sectores económicos y de todas y cada una de las empresas. El compromiso ha de ser colectivo y dirigido por leyes adecuadas.
  • Plan de rehabilitación de viviendas para su adaptación al cambio climático.
  • Estudiar la resiliencia de todos los sectores en Andalucía con especial atención a los colectivos más vulnerables.
  • Apagar la mitad de las farolas y encenderlas menos horas ahorraría millones de toneladas de CO2 al año. Es algo que se hará pronto por motivos económicos, pero debemos hacerlo ya por salud y por ecologismo.
  • Examine los siguientes datos que demuestran que la crisis climática ha llegado también a Andalucía (haga clic en las imágenes para aumentarlas): Fíjese que en las provincias de Córdoba y Jaén el aumento de temperaturas roza los 2º C. Si no lo remediamos, pronto veremos migraciones masivas en esas provincias.

Datos que demuestran que la crisis climática ha llegado a Andalucía.

Aumento de temperaturas en localidades de Andalucía. Cada franja es un año.

2. ECOSISTEMAS Y BIODIVERSIDAD:

  • Elaborar un plan para los ecosistemas forestales, con especial atención a la prevención del fuego y a la coordinación para su control cuando ocurra. No puede ser que se restaure —o se plante con la mejor voluntad— por una parte, y se incendie por otra. Los bosques que arden son de mucho mayor valor ecológico que los restaurados.
  • Creación de soluciones basadas en la naturaleza en todos los ríos y arroyos, especialmente a su paso por zonas urbanas. Renaturalizar los ríos evita riadas e inundaciones y baja la temperatura de las ciudades. Por ejemplo, renaturalizar los ríos Guadalmedina y Campanillas, en Málaga, o el Genil en Granada, crearía corredores verdes que bajarían las temperaturas, aumentarían la belleza, y todo a muy bajo coste.
  • Aumentar la actual red de espacios protegidos, estableciendo corredores ecológicos entre las zonas de mayor valor natural.
  • Ciudades vegetales: calles verdes, peatonales, aumento de arbolado, creación de fachadas y azoteas verdes, huertos urbanos, etc.
  • Creación del bosque urbano en Málaga, con toda la extensión que proponen los vecinos (sin rascacielos).
  • Cierre inmediato de los regadíos ilegales de Doñana y compromiso de no ampliar los legales, tal y como solicita la UE para evitar multas a España. Se deben controlar actuaciones puntuales, como la romería de El Rocío. El paso de cientos de rocieros destroza el 65% de los nidos de abejarucos; ensucia y contamina el entorno; maltrata a caballos y bueyes; y molesta a la fauna salvaje en un Parque Nacional.

3. COSTAS RESILIENTES:

  • La costa se debe adaptar a los efectos del cambio climático. Se debe paralizar la construcción en primera línea del mar y esponjar las construcciones; retirándose de esta primera línea para evitar riesgo de inundaciones, por temporales y por la inexorable subida del nivel del mar.
  • Derribar el hotel ilegal de El Algarrobico en Almería, para cumplir con la justicia y restaurar la costa por esas obras ilegales.
  • Desechar el hotel que impulsa el ayuntamiento de Níjar (Almería) en el Parque Natural de Cabo de Gata, en la playa de Los Genoveses.
  • Paralización de los rascacielos de Málaga (en el puerto y en la zona aprobada para el bosque urbano).
  • Paralizar la destrucción de la costa de Arraijanal por parte del ayuntamiento de Málaga capital.
  • Desechar el plan para construir un hotel, residencias y pasarelas en las dunas de Real de Zaragoza, en Marbella.

4. AGRICULTURA SOSTENIBLE ALINEADA CON LA ALIMENTACIÓN SANA:

  • Reducción de regadíos o, al menos, paralizar las concesiones y multar los regadíos ilegales. Los casos como el entorno de Doñana o la Axarquía malagueña son evidentes, pero no únicos. La restauración de ríos y ecosistemas mejora el suministro de agua en un contexto de mayores sequías.
  • Minimizar el empleo de pesticidas y fertilizantes en agricultura con los objetivos de reducir la contaminación y aumentar la agricultura ecológica hasta superar el 50% de todas las superficies agrarias para 2030.
  • Acabar con las malas condiciones laborales (especialmente a trabajadores inmigrantes) en la agricultura y en los mataderos.
  • Paralización de todos los proyectos actuales de macrogranjas o de ganadería industrial; y una evaluación de las que ya están en funcionamiento exigiendo el cumplimiento de la legislación.
  • Acabar con el modelo masivo de invernaderos de Almería, que se está extendiendo con todos sus inconvenientes: contaminación, ocupación del territorio, pérdida de cosechas por no ser rentables, malas condiciones de los trabajadores, vertidos de plásticos al campo y al mar, abuso de agua (ilegalmente en ocasiones), etc.
  • Fomentar una alimentación sana y sostenible en colegios y centros públicos; así como también en el resto de la población: reduciendo drásticamente los alimentos de origen animal y aumentando los vegetales, preferentemente de agricultura local y ecológica. No olvidemos que es más importante reducir los alimentos de origen animal, que el hecho de consumir alimentos locales.
  • Plan para evitar ahogamientos de fauna en las balsas de agua y en los canales de riego. Aquí debería incluirse todo tipo de fauna, desde insectos a pequeños y grandes mamíferos.
  • Reducir la erosión y la desertificación y crear islas y linderos de vegetación natural entre los cultivos. Esto es básico para adaptar al cambio climático los ecosistemas agrarios.

5. DEPURACIÓN Y GESTIÓN RACIONAL DEL AGUA:

  • Plan para depurar las aguas residuales, hasta limpiar el 100% de las aguas y que posibiliten que los ecosistemas puedan volver a utilizarlas.
  • En muchas regiones (por ejemplo en la zona de Cazorla) las depuradoras son insuficientes (especialmente en temporada alta, por turistas).
  • Plan de ahorro y reutilización de aguas, para riego y otros usos.
  • Plan de caudales ecológicos, y conservación de riberas, evitando lo que algunos llaman «limpiar» el río, refiriéndose a destrozar todo el ecosistema.
  • Plan de adaptación de los recursos acuáticos al cambio climático: garantizar el suministro y la calidad del agua ante un futuro incierto.
  • En las regiones en las que la calidad del agua del grifo no sea razonable para la población, hay que mejorar dicha calidad. Hay que fomentar su consumo, para evitar el impacto del agua mineral (transporte, plásticos…).

6. ENERGÍAS RENOVABLES SIN IMPACTOS SOBRE LA BIODIVERSIDAD NI EL PAISAJE:

  • El tema es alarmante porque el RD 6/2022 agiliza los trámites para estas instalaciones, incluso prescindiendo del estudio de impacto ambiental y de la colaboración ciudadana.
  • Aumentar la energía fotovoltaica en zonas urbanizadas y con el menor impacto, como tejados de ciudades, vertederos, y zonas de infraestructuras. Los proyectos fotovoltaicos no deben tener ningún impacto en zonas agrícolas o forestales.
  • Fomentar la energía solar térmica, para agua caliente, ya que es altamente eficiente.
  • Paralización de proyectos de alto impacto ambiental de plantas solares o eólicas. Siempre se deben evaluar las alternativas de menor impacto que puedan existir, tales como utilizar zonas artificiales, especialmente edificios públicos, polígonos industriales, etc.
  • Evaluar las líneas eléctricas existentes y las que están en construcción o en proyecto, para minimizar los daños a la avifauna. Muchas de estas líneas no están justificadas suficientemente.

7. EDUCACIÓN EN SOSTENIBILIDAD Y CREACIÓN DE ASAMBLEAS CIUDADANAS:

  • Es imprescindible que los políticos, alcaldes, concejales, directores de empresas, trabajadores, operarios, etc. tengan una adecuada formación en sostenibilidad y emergencia climática y ambiental. La toma de decisiones debe estar basada en la ciencia, con transparencia y con participación ciudadana.
  • Aunque los jóvenes reciben cierta información en los colegios, esta es escasa, lo cual es grave en un contexto en el que entre los adultos hay demasiada desinformación.
  • Ante los grandes retos que las crisis climática y ambiental nos plantean, tenemos que acometer cambios inmensos en nuestra sociedad. Para evitar la desinformación es urgente un plan para informar basándose en datos científicos, sin manipulación. Este asunto puede ser difícil porque hay fuertes intereses económicos para que no se informe adecuadamente.
  • Será necesaria la convocatoria de asambleas ciudadanas para hacer partícipes a todos de las decisiones especialmente complicadas que se planteen.

8. SALUD Y CALIDAD DE VIDA:

  • Hay que prestar especial atención a los procesos que afectan a la salud relacionados con la sostenibilidad, en temas tan relevantes como la calidad del aire, los tóxicos ambientales, o la gestión y tratamiento de residuos, especialmente los industriales como, por ejemplo, el caso de los fosfoyesos en Huelva, zona que debe ser descontaminada urgentemente.
  • La Ley de residuos y suelos contaminados obliga a identificar los suelos contaminados, pero no aclara qué se entiende por eso. Las macrogranjas, la agricultura intensiva y la minería deben ser declaradas actividades contaminantes del suelo.
  • Controlar las actividades mineras para evitar desastres como lo sucedido en Aznalcóllar (Sevilla).
  • Plan de cierre de vertederos de productos peligrosos, como el de Nerva (Huelva) o, al menos, evitar la importación de estos residuos a nuestra tierra.

9. ECONOMÍA CIRCULAR:

  • Organizar la reducción de los residuos que se llevan a vertedero o incineradora al máximo. Tras eso, un plan que ponga en conocimiento de toda la comunidad autónoma posibles residuos que puedan ser utilizados como materias primas en otras industrias.
  • Prohibición de nuevas incineradoras y plan de cierre de las existentes, especialmente las que estén cerca de núcleos urbanos (como la cementera de la ciudad de Málaga o la de Alcalá de Guadaíra).
  • Habilitar los puntos limpios como zonas de reutilización de muebles, electrodomésticos, enseres, y materiales diversos. Por Internet podría publicarse un inventario.

10. INFRAESTRUCTURAS Y MOVILIDAD SOSTENIBLE:

  • El vehículo de combustión intoxica el aire, y dado que los tipos eléctricos o híbridos no son una alternativa sostenible, concluimos que se debe fomentar el transporte público y la bicicleta. La mejor forma de fomentar el transporte público es restringir los privilegios del vehículo privado y ponerlo gratuito. No tiene sentido que la mayoría de las autovías sean gratis y los autobuses no.
  • Paralizar los proyectos que pretendan extender el tren AVE, por ser un modelo de movilidad caro, agresivo contra el territorio y la avifauna e insostenible. Un estudio estimó que cada año mueren 60.5 aves por kilómetro de AVE (en vías con 53 viajes diarios). Y eso es solo por atropellos, a los que hay que añadir las muertes por electrocución en la catenaria, y por chocar contra los cables o en los puentes y vallas perimetrales.
  • Paralizar todas las autovías en proyecto o en construcción, por ser un modelo caduco y de altísimo impacto ambiental.
  • Mejorar los trenes de cercanías y de larga distancia, habilitando trenes nocturnos para largos recorridos.

Únicamente si avanzamos en sostenibilidad, Andalucía podrá ser auténticamente una tierra de oportunidades. Así es vista, incluso internacionalmente, por una parte importante de la población europea e incluso de multinacionales tecnológicas que ven en esta zona una tierra de innovación e inversión, aunque a la vez, también ven un futuro incierto ante todo lo que hemos enumerado.

¡Por una Andalucía más verde que su bandera!

Pepe Galindo, de Blogsostenible y
Fernando Prieto, del Observatorio de la Sostenibilidad (Tlf. 669479593).

♦ No te pierdas tampoco:

 

Publicado en Agricultura, Alimentación, Arquitectura y Diseño urbano, Biodiversidad, Cambio Climático, Consumo, Contaminación, Educación, Energía, Energía Sostenible, Energía y Contaminación, Industria, Medio Ambiente, Noticias de Andalucía, Pesca, Salud, Sostenibilidad, Transporte, Veganismo, Vegetarianismo | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 1 Comentario

La política es básica para salir del agujero: el caso de la provincia de Málaga, por @blogsostenible y @iSostenibilidad

La mortalidad en Málaga es superior a la media nacionalSi ya has decidido comer menos carne (y pescado), no viajar en avión (ni por vacaciones ni en low cost), y además no compras ropa todos los años… eres de las pocas personas que está entendiendo la gravedad de la crisis. Hablamos de la crisis climática y ambiental, que arrastrará a la económica. La sanitaria (la crisis del COVID) será otra crisis de juguete.

Las decisiones individuales son muy importantes, primero porque influyen directamente en el impacto ambiental; segundo, porque educan con el ejemplo; y tercero porque mandan un mensaje a los que mandan. Algunos se hacen los sordos. Pero leen con avidez las encuestas y estudios de opinión. Por supuesto, el mensaje más directo es votar en las elecciones y mandarles cartas (o mails) exigiéndoles medidas contundentes (o denunciando el greenwashing).

No mitigaremos las consecuencias de la crisis climática si elegimos como gobernantes a los que han demostrado no entender qué es lo que ocurre; a los que no escuchan a los científicos; o a los que quieren mantener su estatus negando la realidad del mayor problema de la humanidad.

Un caso no muy particular: Málaga

La provincia de Málaga tiene problemas muy serios. Algunos no quieren hablar de esto, pero es mejor afrontarlos hoy que esperar a que sea demasiado tarde. Aquí solo exponemos un resumen de algunos de los problemas (no tan particulares) de esta provincia española:

  1. Desarrollo turístico: Se pretende mantener una industria turística en crecimiento constante. Y no hay nada que pueda crecer constantemente. Nada. Todos los problemas del turismo mal gestionado pueden verse en Málaga, desde la llegada de transatlánticos para estar solo unas horas, con graves efectos sobre la calidad del aire y de masificación, hasta la construcción de puertos y otras infraestructuras que, sin duda, se verán afectadas por el aumento del nivel del mar.
    • Solo Marbella acumula inversiones millonarias en hoteles y apartamentos, algunos en la poca costa que queda sin edificar, como las dunas de Real de Zaragoza.
  2. Desarrollo urbanístico en toda la provincia y especialmente en la costa (asociado o no al turismo), sin poner ningún límite al crecimiento urbano. Veamos unos datos concretos:
    • En la Axarquía la construcción ilegal es casi una tradición.
    • La Sierra de Churriana (Plan Rojas-Santa Tecla) es otro punto más.
    • En Benalmádena/Torremolinos las construcciones siguen creciendo, saltando la autovía, que hubiera sido un buen límite (observe y compare estas dos fotos, y ya se ha construido más aún).
    • Destrucción en Maro (Plan Larios; en Nerja). Puedes entender la gravedad de esto en el documental El último vergel.
    • Málaga es la provincia de España con mayor superficie construida en los primeros 500 metros de costa, seguida por Alicante y Barcelona. Algunas zonas como la Costa del Sol apenas tienen costa natural, habiéndose convertido en una gran fachada de cemento sobre el litoral. Es la costa más edificada de todo el Mediterráneo y existen cientos de edificaciones ilegales, en Estepona, Marbella, Benalmádena, además de campings y edificaciones temporales como chiringuitos.
  3. Sierra Bermeja quedó fuera del Parque Nacional de Sierra de las Nieves a pesar de sus enormes valores ecológicos. La casa del pinsapo debe ser protegida urgentemente.
  4. Incendios en zonas sensibles y susceptibles de ser protegidas: Un ejemplo claro está en Sierra Bermeja. Desde que se planteó defenderla como Parque Nacional, ha sido incendiada reiteradamente, aprovechando cuando las condiciones dificultan apagar el fuego. Ante estos incendios hay que actuar:
    • Actuaciones de prevención, planificación y detección temprana del fuego.
    • Proteger el territorio, incluso aunque sean zonas incendiadas. La naturaleza puede regenerarse si se la deja. Sierra Bermeja merece ser protegida como Parque Nacional, aunque fuera solo cenizas.
    • Conrolar la caza en zonas incendiadas, para evitar que los cazadores se aprovechen de animales debilitados y que no pueden escapar.
    • Impedir la construcción de infraestructuras en los alrededores de la zona incendiada: autovías, campos de golf…

      Evolución de las temperaturas en la ciudad de Málaga, temperaturas medias y diferencias anuales. Fuente: Observatorio de la Sostenibilidad.

      Evolución de las temperaturas en la ciudad de Málaga, temperaturas medias y diferencias anuales. Fuente: Observatorio de la Sostenibilidad.

  5. Según el Observatorio de la Sostenibilidad, las temperaturas de Andalucía están subiendo de forma muy preocupante. Todas las provincias están en riesgo de desertización, pérdida de cosechas, de playas, de ecosistemas, de especies… además de otras consecuencias no evaluadas suficientemente.
  6. La mortalidad en la provincia de Málaga es superior a la media nacional en casi todos los municipios. Preocupan las altas tasas de suicidios que, tal vez, podrían reducirse mejorando las condiciones ambientales. Se ha demostrado que los árboles y los bosques son buenos para la salud mental y física.
  7. Talas y podas excesivas en el arbolado urbano. Demasiados municipios maltratan a los árboles y, a través de ellos, a sus vecinos: Marbella, Rincón de la Victoria, Torremolinos… y por supuesto, Málaga capital, ciudad con un largo historial de maltrato a los árboles.
  8. Plantas fotovoltaicas y eólicas: Con la excusa de fomentar las renovables —o el desarrollo rural— en realidad están arrasando ecosistemas o cultivares para enriquecimiento de unos pocos bolsillos. Está pasando en toda España y así lo denuncia la organización Aliente. En Andalucía están afectadas todas las provincias, destacando especialmente las de Sevilla y Málaga. En esta última están amenazados, por ejemplo, el valle del Guadalhorce, la Sierra de las Nieves y la Serranía de Ronda. El tema es aún más alarmante porque el RD 6/2022 agiliza los trámites para estas instalaciones, incluso prescindiendo del estudio de impacto ambiental y de la colaboración ciudadana.
  9. Ampliación de explotaciones mineras y canteras en Coín. El aire que se respira y el agua que se bebe podría estar afectado.
  10. Sierra de Mijas: devorada por canteras y urbanizaciones, en todos sus municipios (Alhaurín de la Torre, Torremolinos, Mijas, Benalmádena…). También producen muchos daños los cazadores y la construcción de líneas eléctricas que atraviesan la sierra (ver foto). Recordemos que es una sierra con gran valor ambiental y con muchas especies autóctonas.
  11. Ampliación de regadíos subtropicales en la Axarquía malagueña. Los regadíos se han triplicado en menos de 40 años. La desalación para uso agrícola no es sostenible y el boro del agua desalada produce necrosis celular en las plantas. La Axarquía camina hacia la desertificación por los mangos y los aguacates plantados en fincas que deberían ser de secano. Julio Barea de Greenpeace lo equipara a plantar maíz en el desierto de Los Monegros.
  12. También en la provincia de Málaga van creciendo los invernaderos, con el mismo estilo insostenible de Almería.
  13. Contaminación por aguas residuales sin depurar, nitratos y plaguicidas que acaban en ríos y acuíferos. Tal vez la zona más afectada sea la del Bajo Guadalhorce. Las depuradoras actuales son insuficientes y funcionan mal. A eso, se une que los ciudadanos son irresponsables en el consumo de agua y en el uso del retrete (tiran toallitas, colillas…). Este es otro tema por el que Bruselas apremia a España a cumplir las normativas ambientales.
  14. Agresiones al litoral y al mar de Málaga: Las agresiones no solo son desde tierra (puertos deportivos, paseos marítimos, urbanizaciones, campos de golf, etc), sino también desde el mar. La pesca de arrastre sigue empleándose en ecosistemas que deberían cuidarse. Proliferan las embarcaciones (como las motos acuáticas) que molestan y dañan a los delfines (y a los humanos). De ahí que surjan iniciativas como la de Amigos del Mar, que recogen firmas para pedir una costa más tranquila.
  15. Abandono del transporte público colectivo. En lo único que se ha invertido es en el metro de Málaga y en el tren de alta velocidad (un tren caro, insostenible y que ha eliminado el tren Talgo, más barato y sensato). Los trenes de cercanías y autobuses metropolitanos están en retroceso. Se han reducido trayectos y la bicicleta sigue sin ser bien recibida.
  16. Impactos por nuevas infraestructuras de transporte. Hay demasiados proyectos de autopistas: entre Marbella y Ronda, entre Málaga y Ronda, entre Ronda y Campillos, entre La Axarquía y el Oeste de la provincia… El PP es el mayor promotor de estos proyectos, sin entender que los precios de los combustibles se van a disparar. Actualmente es más sensato dedicar el dinero público a mejorar el tren (no AVE). Las autopistas que se construyan hoy no podrán amortizarse, posiblemente ni poniéndoles peaje (el peaje para particulares —no a empresas— permitiría que los costes no recayeran en los que no las usan).
  17. Infraestructuras hidráulicas. Algunos de los proyectos del PP son la llamada «autovía del agua» desde la Costa del Sol occidental hasta la Axarquía (para que puedan seguir regando campos de secano); el trasvase del pantano de Iznájar (para lo mismo); trasvases y presas en los ríos Genal y Guadalhorce; la presa de Gibralmedina en el Campo de Gibraltar para abastecer a la Costa del Sol; y como no, nuevas desaladoras.
  18. Contaminación lumínica: Toda la costa de Málaga (y buena parte del interior) es un despilfarro absoluto de energía. ¿Solo apagaremos las luces cuando la energía sea aún más cara? Parece que aún es barato despilfarrar. Las farolas de Málaga son un ejemplo de idiotez municipal.
  19. Abandono y vulnerabilidad del colectivo usuario de la bicicleta y los VMP (Vehículos de Movilidad Personal) en Málaga y otras ciudades de la provincia. Por ejemplo, llevar la bicicleta en tren, en metro o en autobús debería ser cómodo y gratis.

Málaga capital, buen ejemplo de tozudez ambiental

En esta lista (que está creciendo) hay recopilados 34 problemas serios del medioambiente en esta ciudad. Resumiendo, encontramos problemas como los siguientes:

  • Contaminación por plomo en una de las playas de la ciudad y mala calidad del agua en demasiadas ocasiones.
  • Contaminación de la cementera, empresa que amenaza la cueva La Maravilla Blanca en La Araña, un patrimonio natural que deberíamos proteger. Esta cementera-incineradora está entre los mayores focos de contaminación tóxica y de GEI de la provincia. Además, el ayuntamiento tiene la intención de construir una nueva incineradora de basuras en el Oeste de la ciudad.
  • Depuración deficiente de aguas, por lo que la UE ya ha avisado de futuras sanciones. Las infraestructuras propuestas para resolver el problema tampoco han sido pensadas con conciencia (por ejemplo en la Vega de Mestanza).
  • Aniquilar la flora natural del río Guadalmedina y su proyecto de encementarlo, negándose incluso a recibir ayudas para su renaturalización, lo cual sería la opción más barata y sostenible.
  • Ladrillazos: El ayuntamiento de Málaga no ve límites en la construcción y ya planea ampliar la ciudad. Dicen que la ciudad se ha quedado sin sitio, pero los solares y casas deshabitadas no les interesan. Para el PP de Málaga, todo lo que lleve cemento, es bueno. Un rascacielos es lo mejor, incluso aunque sea en terrenos en los que se aprobó hacer un bosque urbano. Cientos de autoridades de la cultura y la ciencia han manifestado su oposición al rascacielos del puerto, un proyecto que taparía la emblemática Farola de Málaga.
  • Fuentes de contaminación poco conocidas: Además de la Central Térmica de Campanillas, el puerto y los cruceros emiten humos cancerígenos. El aeropuerto es otro punto clave, símbolo evidente de transporte insostenible.
  • Incumplimiento del Pacto de Milán.
  • La contaminación de la ciudad de Málaga es comparable a la de Madrid o Barcelona, según el Observatorio de la Sostenibilidad.
  • …y no olvidemos que se sigue destruyendo Arraijanal.

¿Alguien piensa que todos esos problemas se van a resolver apelando al respeto ambiental voluntario e individual? En absoluto. Dejemos de centrar el cuidado ambiental en reciclar y exijamos acciones más relevantes (a los ricos y a los que mandan).

Los problemas son numerosos e importantes. Si intentamos hacer un simpa para evitar pagar, nos va a salir más caro. Por ello, hacemos las siguientes propuestas.

Medidas para mejorar la sostenibilidad de Málaga

A pesar de todos estos problemas, Málaga capital y provincia puede ser una tierra de oportunidades. Así es visto, incluso internacionalmente, por empresas que ven aquí innovación e inversión. Para mejorar las oportunidades y la imagen es necesario hacer lo siguiente, empezando por la capital de la provincia:

  1. Creación del bosque urbano en toda la superficie que proponen los vecinos (sin rascacielos), aumentar el arbolado, creación de fachadas y azoteas verdes, fomentar los huertos urbanos, etc. Esto bajaría la temperatura de la ciudad.
  2. Paralización del rascacielos propuesto en el puerto, el cual tendría considerables efectos perniciosos sobre el paisaje de la ciudad, entre otros argumentos (zona inadecuada, desarrollo insostenible…).
  3. Paralización de la destrucción de Araijanal.
  4. Creación e un corredor verde y aplicación de soluciones basadas en la naturaleza en los ríos Guadalmedina y Campanillas (renaturalizarlos). Esto evitaría riadas e inundaciones.
  5. Depuración integral de las aguas hasta nivel terciario de todos y cada uno de los efluentes de la ciudad. Dialogar con los vecinos de las zonas afectadas y con los grupos de interés para buscar las mejores soluciones.
  6. Descartar la construcción de la nueva incineradora, porque la incineración de residuos es la peor de todas las opciones.
  7. Cerrar la cementera o, al menos, controlar que no se incineren residuos tóxicos.
  8. Implantación del Plan del Clima aprobado por el propio ayuntamiento; y de una auténtica economía circular para conseguir disminuir los porcentajes de vertido final.
  9. Plan de rehabilitación de viviendas para adaptación al cambio climático.
  10. Aumento de renovables en la ciudad.
  11. Cumplir los compromisos adquiridos por el ayuntamiento al firmar el Pacto de Milán.

En la provincia de Málaga se proponen las siguientes actuaciones:

  1. Ralentización de la construcción: Hay que controlar especialmente la primera línea de costa, pero también es necesario poner límite al crecimiento urbano, así como promover acciones de adaptación al cambio climático y repensar muy bien cada permiso de obra, pública o privada. En la costa y en las riberas hay que eliminar construcciones para evitar daños recurrentes ante fenómenos meteorológicos.
  2. Reducción de regadíos. En casos como la Axarquía es evidente, pero también en el conjunto de la provincia para adaptarse al cambio climático.
  3. Revisar qué tramos de ríos se pueden renaturalizar, especialmente al pasar por zonas urbanas. Esto mejoraría la gestión del agua.
  4. Plan de detección, prevención y planificación de los ecosistemas forestales para realmente proteger los bosques del fuego. Conservar los bosques es más importante que restaurarlos.
  5. Plan para depurar las aguas residuales que limpien el 100% de las aguas y que posibiliten que los ecosistemas puedan volver a utilizar estas aguas.
  6. Plan de integración de proyectos solares y fotovoltaicos para que no tengan impacto relevante ni en zonas agrícolas ni forestales. Los parques solares deben utilizar zonas urbanas o industriales. Por su parte, los parques eólicos deben tener evaluaciones de impacto ambiental rigurosas para evitar que mueran aves y murciélagos.
  7. Plan contra la erosión y desertificación, así como diseñar una adaptación al cambio climático de los ecosistemas forestales y agrarios.
  8. Plan para concienciar a ayuntamientos y agricultores para minimizar el uso de fitosanitarios y fertilizantes en la agricultura y evitar sus graves efectos. Esto facilitaría la transición a una agricultura ecológica, que debería potenciarse urgentemente. Recordemos que la ley de residuos obliga a compostar la basura y que los fertilizantes están subiendo de precio a buen ritmo.
  9. Plan de economía circular que extienda el conocimiento real y sin falsedades de este concepto.
  10. Potenciar el tren como el transporte más sostenible, salvo el tren de alta velocidad que tiene un gran impacto. Para largas distancias deben retornar los trenes nocturnos. El tren debe también fomentarse para transporte de mercancías.

La sostenibilidad mejora la calidad de vida y nos hará resilientes ante los cambios que se avecinan, pero también mejora la economía, porque no hay economía que pueda sobrevivir en entornos degradados. Se podrían proponer muchas más acciones, pero nos contentaríamos con que los poderes públicos se comprometieran con estas de forma decidida. Y eso depende de los votantes.

Pepe Galindo, de Blogsostenible y
Fernando Prieto, del Observatorio de la Sostenibilidad.

♦ Lee más en:

Publicado en Biodiversidad, Denuncias, Energía y Contaminación, Malas noticias, Noticias de Málaga, Pensamiento antisistema, Política, Sostenibilidad | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 1 Comentario

Libro Filosofar entre rejas, de José Barrientos (ed.) en @plazayvaldes

Acercar la filosofía a los que están privados de libertad puede tener importantes beneficios. Este libro muestra la experiencia de un grupo de personas expertas en filosofía que han trabajado en prisiones de España y Latinoamérica. En el fondo, cualquier vida puede convertirse en una cárcel. Y a la vez, es posible sentirse libre estando en prisión.

El objetivo de José Barrientos Rastrojo (editor del libro y profesor de la Universidad de Sevilla) es fortalecer el pensamiento crítico, conocerse mejor y aprender a controlar mejor las emociones. Su herramienta es la filosofía estoica.

Estoicismo experiencial y enkrateia

La filosofía no es solo para explicarla en clases teóricas. Se puede también practicar y aprender de las experiencias de la vida.

El estoicismo es una escuela filosófica que suele decirse que surge con Zenón de Citio (siglo III a.C.) y dura hasta Marco Aurelio (siglo II), aunque en realidad la filosofía estoica nunca se fue del todo. En esta escuela se enmarcan Epícteto, Séneca, Crisipo, Sellar, Foucault y Boecio, por citar algunos personajes. La esencia del estoicismo podría ser la imperturbabilidad ante las dificultades de la vida (el ethos), es decir, controlar bien las pasiones para no ser dominados por los instintos. Se trata de entrenarse (como gladiadores) para poder soportar los golpes de la fortuna (en tres dimensiones: el logos, el ethos y la physis).

Boecio escribió en prisión La consolación de la filosofía, un año antes de ser ejecutado. Pretende explicar por qué a veces los malvados tienen éxito y los justos pueden acabar condenados. De ahí toma el nombre el proyecto BOECIO para llevar la filosofía a las cárceles. No pretende la reinserción social de los presidiarios, sino sacar a las personas del estereotipo de ciudadano que consume para ser feliz. Son muchos los que roban para satisfacer esas necesidades falsas y artificiales que nos han colocado en la mente.

En la cárcel —como en la vida— resulta muy útil aprender a manejar la violencia, la manipulación, el pensamiento crítico y la cooperación. Como dice Barrientos, «la libertad no se posee, sino que se entrena para poder ejercerse». La vida puede ofrecernos una prisión más cerrada que una cárcel. Por ejemplo, cuando deseamos comprar algo que no necesitamos, o cuando no podemos disfrutar de las vacaciones que nos gustaría.

El estoicismo llama pasiones a las emociones dañinas (ira, ignorancia, codicia, culpa, insatisfacción…) y sugiere analizar los problemas de la vida primero desde fuera, como un espectador en un teatro, y luego desde dentro. El budismo se acerca al estoicismo al intentar eliminar el apasionamiento desmedido y gobernar las pasiones (enkrateia), o los estados alterados de conciencia. Para ello, se proponen once mecanismos. Uno consiste en estar atentos a los primeros síntomas y detener ahí la pasión, intentando ver la realidad, sin interpretaciones. También se puede aplicar el humor; y dejar de darle vueltas mentales al problema: hay que pensar menos y actuar más (ocuparse y no preocuparse), pero sin pretender conseguir un logro. Es decir, hay que actuar en conciencia, desapegados del objetivo (tal y como Vivekananda explicaba en su Karma Yoga). Otras técnicas son apartarse de personas o situaciones que nos generan problemas; y entender que los contratiempos (o enemigos) son oportunidades para crecer y para demostrar nuestra fortaleza.

Podemos perderlo todo

La Praemeditatio malorum es una actividad que consiste en imaginar que perdemos algo, con el objetivo de prepararse para esa posibilidad. Dado que la persona sabe que la pérdida no es real, hay cierta relajación que facilita el entrenamiento. Se puede empezar imaginando pérdidas poco dolorosas e ir aumentando la importancia.

Al morir, lo perdemos todo. Por eso es importante prepararse para perder cualquier cosa, incluso la vida. Como efecto secundario, se consigue apreciar más lo que tenemos, empezando por el simple hecho de vivir. Librarse de apegos y deseos es esencial para evitar el sufrimiento. La vida nos enseña que podemos perder cualquier cosa que sea valiosa para nosotros. Es mejor estar preparados.

Es un error suponer que todo lo que tenemos lo hemos conseguido exclusivamente por nuestro esfuerzo. Entender eso nos hace ser más agradecidos. El ejercicio sobre esto debe incluir reflexionar sobre lo que hacemos para conservar aquello que valoramos. En el caso de que sean personas, se puede contactar con ellas para mostrarles explícitamente agradecimiento.

Un ejercicio adicional sobre esto es practicar la pérdida de algo real de forma voluntaria. Por ejemplo, dejando de comer algo que nos guste, evitando fumar unos días, rechazando usar un brazo en ciertas actividades, regalando algo…

Otra técnica es la prosoché, el acto de atención. Consiste en centrar la mente en el presente y alejarla de otros pensamientos. Podemos fijarnos en nuestras percepciones, deseos y aversiones concretas. Esto es muy similar a algunas prácticas budistas y al mindfulness.

Aceptación

En toda vida hay situaciones que no se pueden cambiar. En tal caso, la frustración es fácil que surja, pero también es inútil. En cambio, aceptar las cosas como son nos permite vivir con mayor serenidad. Algunas preguntas clave que se plantean son: ¿Podemos ser felices estando privados de libertad? ¿La libertad depende de nosotros?

Uno de los ejercicios que se plantean es poner audios con sonidos incómodos o fotos desagradables, por ejemplo, de temas ambientales (contaminación, basuras, deforestación…). El ejercicio consiste en pensar cómo incentivar la aceptación humilde, a la vez se reflexiona sobre qué se puede hacer ante esa situación. Hay que ejercitarse en buscar soluciones y, donde no sea posible actuar, evitar el enfado y la queja constante. Séneca decía que «hay que habituarse a la condición de uno y quejarse de ella lo menos posible», e invitaba a usar la razón para buscar soluciones cuando sea posible.

Otro ejercicio que se plantea es buscar situaciones reales y estresantes para los participantes. El objetivo puede ser rendirse ante todo aquello que no se puede controlar. Séneca diría que esto es lo propio en seres extraordinarios que logran desprenderse de todo, para dedicarse a su propia vida. Por su parte, Epícteto dijo: «Suelta el deseo; no desees mucho y lo obtendrás»; y también: «No pretendas que lo que sucede, suceda como quieres, sino quiérelo tal como sucede, y te irá bien».

Epícteto añadió: «Nunca digas respecto de nada “lo he perdido”, sino “lo he devuelto”». Esto nos recuerda que todo lo que tenemos, lo tenemos prestado. Toda la vida es de paso. Por eso, debemos buscar la belleza en todo. Marco Aurelio encontraba fealdad en ciertas cosas (la podredumbre, o la espuma de la boca de los jabalíes) y de ellas dijo que «sin embargo, al ser consecuencia de ciertos procesos naturales, cobran un aspecto bello y son atractivas».

Para lograr esa aceptación es útil usar la fortaleza estoica. Una técnica que recomendaba Marco Aurelio es alejarse mentalmente de la circunstancia que provoca el conflicto. Es como visualizar los hechos desde arriba, de forma alejada y externa.

Gymnastiké y diakrisis

Los estoicos no solo trabajaban la mente. También el cuerpo. Esta gimnasia (gymnastiké) puede ser de muchas formas. El libro recomienda pequeñas situaciones físicas adversas. El objetivo no es sufrir sino fortalecerse. Epícteto veía bien acostumbrarse a pasar frío, calor, sed, hambre, a una cama dura, a tener paciencia en el trabajo e incluso a saber abstenerse de placeres. Controlarse a uno mismo nos prepara para poder afrontar las adversidades (físicas y psíquicas).

Los ejercicios que nos proponen pueden ser, por ejemplo: ayunar, no fumar, dormir en el suelo algún día, hablar con alguien que nos resulte antipático, guardar silencio durante 24 horas, aguantar la respiración, ejercicios de calistenia (flexiones, sentadillas…), aguantar situaciones indeseables (ruidosas, con frío…), etc. Según Séneca, soportar los tormentos nos obliga a usar grandes virtudes: paciencia, fortaleza, prudencia o perseverancia, por ejemplo. Por su parte, Epicteto recomendaba «hacer desaparecer de la propia vida los padecimientos y las lamentaciones».

Marco Aurelio resaltó que mucha gente busca retirarse lejos para descansar, cuando retirarse en uno mismo es algo más fácil, y al alcance de todo el mundo.

El proceso de diakrisis es el que permite distinguir lo que podemos modificar de nuestra existencia de aquello que es inmutable o no depende de nosotros. Los estoicos animan a ocuparse de cambiar lo primero y aceptar lo segundo. El libro comenta varias técnicas para ambas cosas. Un ejemplo: Si no está en nuestra mano evitar la muerte de un ser querido o resucitarlo, hay que ser indiferente para que, al menos, la vida no nos robe el sosiego y el equilibrio. Pero aclara: La aceptación no es sinónima de inacción (…), sino un mecanismo inteligente para dirigir las fuerzas limitadas hacia aquello que se pueda cambiar. Séneca decía: «Esfuérzate en no hacer nunca nada a la fuerza» (lo cual recuerda al wu-wei del taoísmo).

Phantasia y phantasma

Crisipo y Epícteto destacan cómo, nuestra interpretación de lo que nos sucede dirige nuestra vida. Crisipo llama phantasia a nuestra representación de la realidad basada en hechos, y llama phantasmas a opiniones no basadas en la realidad, sino en algo imaginado. Por ejemplo, estar en la cárcel no suele ser algo deseado, pero se puede ver como el peor de los castigos (algo que no es real), o como un momento que puede aprovecharse para aprender y transformarnos. Los hechos que valoramos como negativos, podemos verlos como posibilidades para nuestro entrenamiento filosófico, para mejorar nuestro control sobre nosotros y agradecer a la vida esa posibilidad. Séneca decía: «Cada uno es tan desgraciado como lo cree».

Los tres últimos capítulos se dedican a fomentar el pensamiento crítico, una herramienta que somete a análisis los objetivos últimos de la acción del individuo que lo emplea. Especialmente interesante es el estudio de las falacias, formas de argumentar típicas de la clase política, con las que se pretende sustentar una idea basándose en elementos que nada tienen que ver con la misma. Algunas de las estudiadas son las falacias ad hominen, ad populum, ad baculum, la falacia del falso dilema y las falacias de apelación a la tradición o a la innovación. Por ejemplo, esta última falacia se emplea mucho para defender tradiciones (como la tauromaquia o la caza) o para defender lo nuevo (como todo lo tecnológico), pero nada es mejor (o bueno) por ser una tradición o por el mero hecho de ser algo innovador. Por eso, sin una actitud crítica, será muy fácil que nos manipulen desde la publicidad o desde la tarima de cualquier mitin.

♥ Te encantará también leer esto:

Publicado en Consumo, Filosofía, Libros, Pensamiento antisistema, Psicología, Violencia | Etiquetado , , , | Deja un comentario

¿Por qué maltratamos así a nuestros vecinos los árboles?

Durante los últimos años se está generalizando la poda abusiva, intensiva o salvaje del arbolado urbano. Estas podas se han practicado intensamente durante el último invierno. Personalmente, he podido constatar que esto está ocurriendo en los municipios de mi entorno, en Málaga, pero se extienden a lo largo de la geografía nacional. Casi a diario surgen en las redes y en los medios denuncias de malas prácticas por parte de algún ayuntamiento, tanto de podas intensivas como de talas injustificadas.

Algo está fallando cuando existen unos claros y sencillos criterios técnicos y científicos ampliamente respaldados que sistemáticamente están siendo ignorados. ¿Qué lleva a los políticos municipales a actuar así?

Los ayuntamientos podan a lo loco

Los beneficios que nos aportan los árboles en las ciudades son numerosos: filtración de partículas contaminantes, mitigación del ruido, disminución de la temperatura de las ciudades, cobijo para las aves, reducen niveles de estrés y ansiedad en las personas, nos aportan sombra, etc. Después de las podas salvajes (y por supuesto de las talas) dejamos de recibir todos estos beneficios. Y no olvidemos que muchos de ellos se consideran servicios ecosistémicos esenciales en la lucha contra el cambio climático.

Los motivos que llevan a los responsables políticos a practicar estas podas son variados. En algunos casos se realizan para evitar posibles caídas de árboles o ramas y para controlar plagas. Obviamente, hay casos en los que esta justificación es lícita. Sin embargo, hay que tener en cuenta que las podas son lesivas para los árboles, haciéndolos más débiles y, por tanto, más proclives a sufrir plagas, enfermedades o padecer riesgo de caída. En ocasiones, se crea un problema a un árbol que estaba sano. Es muy común que durante un trabajo de poda en el que no se tomen las medidas de bioseguridad adecuadas (limpieza de equipos entre árbol y árbol, entre otras) se propague, sin querer, una enfermedad entre los árboles.

Sin embargo, el principal motivo es puramente estético. Una inmensa mayoría de árboles son podados para darles una forma artificial. Se abusa de esta poda de manera indiscriminada, sin tener en cuenta la edad del árbol, la idoneidad de esta poda o los riesgos asociados. Esta es una medida electoralista, porque da una falsa sensación a la ciudadanía de que el ayuntamiento está trabajando y cuida de la ciudad, sin tener en cuenta las necesidades reales del arbolado, ni de los vecinos. ¿Cómo nos gusta más un árbol? ¿Con apariencia natural o artificial? ¿Es más importante que el árbol tenga forma geométrica o sus servicios ecosistémicos? ¿A qué otra cosa se podría dedicar todo ese dinero?

En contraposición a la tendencia actual consistente en unas políticas guiadas por criterios subjetivos, estéticos y electoralistas, lo más adecuado sería aplicar criterios técnicos y científicos. Estos están extensamente desarrollados y no dejan margen de duda: la gestión que se está realizando no es adecuada y está resultando gravemente lesiva para el conjunto de árboles, lo que redunda en una menor calidad de vida de los ciudadanos y una menor esperanza de vida de los árboles.

El objetivo del mantenimiento del arbolado debería ser tratar de conseguir la mayor masa foliar posible, la mejor salud de cada árbol y la menor intervención posible, siempre y cuando no sea un obstáculo para otros usos de las calles. Sin embargo, lo que tenemos son árboles con copas cada vez más pequeñas, una salud menguante y podados asiduamente. A veces, se talan para ampliar una calle o una carretera.

Tratar a los árboles científicamente

A través de la Asociación Española de Arboricultura podemos encontrar multitud de libros, revistas, cursos y demás documentación que profundizan en estos criterios. Me quiero centrar en el Estándar Europeo de Poda de Árboles. Este texto ha sido redactado por profesionales de diversos países, de reconocida trayectoria y compromiso con el árbol. Cuenta con el apoyo de la Comisión Europea y tiene por objeto definir los procedimientos técnicos utilizados para la poda de árboles. Hay multitud de aspectos de este estándar que no se tienen en cuenta en nuestras ciudades. Enumeremos algunos puntos importantes:

  • “En general no se recomienda la poda de árboles para resolver problemas triviales percibidos (…), ya que cualquier intervención puede destruir los servicios ecosistémicos prestados por el árbol y a menudo puede dar lugar a árboles inestables y a trabajos de seguimiento innecesarios”.
  • “Es importante reconocer que, generalmente, los árboles no necesitan ser podados”.
  • “La poda provoca lesiones que pueden aumentar la colonización de la madera por parte de hongos y provocar reacciones a las heridas que consumen energía”.
  • “La poda debe limitarse a los casos en los que el efecto positivo del trabajo realizado supere claramente el potencial negativo de las lesiones resultantes. De lo contrario, es preferible continuar con el statu quo y no intervenir”.
  • “Las personas que se dedican profesionalmente a la poda corren un alto riesgo de transmitir plagas y enfermedades entre los árboles”.
  • “El arborista/supervisor cualificado debe proporcionar a todos los trabajadores una sesión informativa sobre el trabajo y una evaluación de riesgos específica del lugar de trabajo”.
  • “Las condiciones que se consideran no recomendables para la poda incluyen: Poca vitalidad y malas condiciones de crecimiento”.
  • “Todos los trabajos realizados en los árboles y su entorno deberían tener en cuenta la posible presencia de organismos acompañantes, en particular de especies protegidas”.
  • “Hay que actuar con la debida diligencia para evitar que se dañen y destruyan los hábitats de las especies valiosas y protegidas”.
  • “La poda de los árboles debería realizarse preferentemente con herramientas manuales (sierra de mano o tijeras de podar)”.
  • “El tamaño de las heridas de poda debe minimizarse”.
  • “Las ramas muertas son una parte natural de la copa de un árbol y no deberían eliminarse a menos que sea necesario”.
  • “La madera muerta debería conservarse en la medida de lo posible para proteger el hábitat asociado y los procesos de descomposición en condiciones naturales (en la copa y en el suelo)”.
  • “La eliminación del área foliar no debería superar el 30%”.
  • “Evite siempre la poda durante largos periodos de sequía”.
  • “Ciclos generales de poda:
      1. Árbol joven: poda regular, pequeñas intervenciones (una vez cada 2-3 años).
      2. Árbol semimaduro: el ciclo se alarga, se deja que el árbol se desarrolle más libremente.
      3. Árbol maduro: Intervenir solo cuando sea realmente necesario”.
  • “Lo ideal es que todas las operaciones de poda (futuras) se definan en un plan de gestión de arbolado a largo plazo”.
  • “Antes de establecer una forma artificial, es necesario un análisis de costes y beneficios”.
  • “La parte superior de la copa siempre debe ser conservada y favorecida (sin reducciones)”.

Conociendo los preceptos de este estándar y observando los trabajos hechos en nuestras ciudades, es fácil darse cuenta de que no se están haciendo las cosas bien. Por citar algunas transgresiones flagrantes del estándar, en Torremolinos, este pasado invierno, a pesar de la intensa sequía, se han realizado desmoches a casi la totalidad del arbolado del centro urbano. Otro caso está en Vélez-Málaga, donde los responsables políticos parecen obsesionados con la forma artificial y especialmente la rectangular, incluso en árboles maduros o semimaduros y aplican sistemáticamente la poda de la parte superior de la copa.

Sobre los ayuntamientos descansa la responsabilidad de ejecutar una correcta conservación del arbolado urbano sin disponer de una normativa de respaldo. Por ello, en lugar de aplicar criterios técnicos se aplican otros dudosamente estéticos y electoralistas.

La mejor forma de llevar a cabo un adecuado mantenimiento sería a través de planes municipales de conservación del arbolado urbano, efectuados por arboristas o técnicos cualificados, que cuenten con un inventario del arbolado, que reflejen la justificación de cada trabajo de poda, que contemple el seguimiento del estado de conservación de los árboles antes y después de las podas, que siga los preceptos del estándar europeo de poda y demás criterios técnicos, etc. Tan importante como el plan director es su correcta ejecución. Ciudades como Málaga o Sevilla cuentan con planes correctamente redactados, pero no se llevan a cabo adecuadamente.

El resto de administraciones superiores a las locales deberían de trabajar para buscar la fórmula que obligue a los ayuntamientos a realizar correctamente su trabajo en esta materia. Se podría plantear una Ley Nacional de Arbolado Urbano, o leyes autonómicas; las consejerías de Medio Ambiente podrían destinar esfuerzos en controlar una correcta conservación; las diputaciones podrían prestar asesoramiento técnico, etc. Las posibilidades son numerosas y es evidente la necesidad de actuar ya.

La buena gestión del arbolado urbano se enmarca dentro de las soluciones basadas en la naturaleza, primordiales en la lucha contra la crisis climática. Otra medida relacionada y necesaria es la renaturalización de las zonas verdes de las ciudades (como los cauces de los ríos), también reclamada por la Comisión Europea en la Estrategia de la UE sobre la Biodiversidad de aquí a 2030. Llevar a cabo la renaturalización es muy sencillo y económico, probablemente más económico que las políticas de zonas verdes actuales: solo es necesario aplicar criterios técnicos y un plan director que priorice la biodiversidad y una estética natural, en lugar de una estética artificial.

Muy exitosos y celebrados han sido los casos de renaturalización de los tramos de los ríos Manzanares y Guadalquivir a su paso por Madrid y Córdoba respectivamente. Con inversiones mínimas se consigue traer la naturaleza de vuelta a la ciudad con todos los beneficios que eso conlleva. Han provocado, así mismo, un efecto llamada, multiplicándose por toda España iniciativas para renaturalizar cauces de ríos en entornos urbanos. Pero no solo los ríos son susceptibles de la renaturalización. En todas las zonas verdes urbanas o parques podrían aplicarse criterios ecológicos. Los beneficios serían incalculables: en educación, para conservación de la biodiversidad, para la salud, etc.

Algunas de las medidas podrían ser: respetar e integrar las plantas autóctonas (que no son malas hierbas), favorecer una mayor diversidad de hábitats para polinizadores en entornos urbanos, minimizar las podas de plantas y arbustos, especialmente en época de floración o de cría de aves, dejar espacios libres de césped y vegetación, reducir el uso de biocidas, cambiar parques por bosques urbanos, implantar huertos urbanos, plantar bosques comestibles, promover los alcorques vivos y amplios, reducir o eliminar la práctica de desbroce de praderas, no usar césped artificial, etc.

En definitiva, es necesario cambiar el paradigma jardinero y dejar de maltratar a los árboles y a toda la vegetación, por nuestra salud, para proteger la biodiversidad y para adaptarnos al cambio climático.

Juan Lisbona @juanlr988, Arquitecto Técnico.
Emergencia Climática Axarquía.

♥ Te gustará leer también:

Publicado en Arquitectura y Diseño urbano, Biodiversidad, Botánica, Denuncias, Malas noticias, Noticias de España, Sostenibilidad | Etiquetado , , , , | 1 Comentario

BlogSOStenible cumple DOCE AÑOS

Nos quedamos sin tiempo para reaccionar ante el crack climático y ambiental.Doce añitos hemos cumplido; algo hemos vivido. Nuestros Relatos Ecoanimalistas cumplen un año; un libro para equilibristas; para educar incluso a los maleducados ambientales; para intentar librarnos de algunos males.

Nuestro mensaje es un grito de alerta. Nos quedamos sin tiempo para reaccionar ante el crack climático y ambiental. El colapso ya ha comenzado y ni siquiera estamos reaccionando para evitar el gran choque, la gran crisis.

Estamos buscando una buena editorial que nos ayude a publicar un resumen de nuestros 12 años. ¿Nos ayudas?

Recordemos algunos de los artículos de este año. Lee, difunde y debate, porque el silencio nos hace cómplices de los ignorantes (y/o egoístas). También añadimos unas curiosidades y la tradicional poesía de efemérides. Para no perderte nada, suscríbete a BlogSOStenible y súmate a nuestras redes sociales. ¡Vamos!

♥ Datos sobre BlogSOStenible para este cumpleaños

♥ Poesía de cumpleaños: Y todo sigue (mayo 2022)

Le llamaron cambio climático.
Y no lo entendieron…
Le llamaron crisis climática.
Y algunos se rieron…
Quisieron tapar tantos abismos…

Unos usaron otros nombres:
sobrepasar los límites, colapso, crack, debacle…
climática, ambiental, ecosistémica… o planetaria.
Otros siguieron votando a los mismos.

Los ricos manejan el cotarro.
Los pobres no se enteran, no votan o no cuentan.
Los científicos gritan, lloran y se tragan sus nerviosismos.

Las empresas compran intereses.
Y te venden sus espejismos.
Y mientras… mueren los realismos.

♥ Sugerencias:

Publicado en Buenas noticias, Curiosidades, Medio Ambiente, Noticias de Málaga, Poesía | Etiquetado , | Deja un comentario

La economía circular es un estupendo limpiador verde: #GreenWashing

Cuidado con las palabras. La economía circular es una herramienta que puede usarse bien o mal. Añadir palabra «circular» no garantiza que ningún proceso sea sostenible. De hecho, a veces se emplea para engañar (greenwashing).

Un ejemplo: las nuevas Apps para compra/venta de productos de segunda mano podrían ser tanto una herramienta de economía circular como una herramienta de consumismo facilón.

La palabra «circular» nos recuerda el «reciclaje». Pero la economía circular debe ser mucho más: un modelo de producción y consumo que, para ser auténticamente ecológico, debe partir primero de REDUCIR la producción y el consumo. Luego, después de esa reducción —y solo después de esa reducción— un modelo de economía circular implica compartir lo que se pueda (gratuitamente o por alquiler), reutilizar, reparar… y al final del todo —y solo al final— reciclar los materiales. A veces se empieza por el reciclaje sin haber hecho ninguno de los pasos previos. Las empresas deberían estar obligadas a diseñar todo para que tenga máxima durabilidad y máxima facilidad para reparar y reciclar. En España, la reciente Ley de residuos es un intento de quedar bien sin que nada sustancial cambie, para no molestar a las empresas que dominan la política. El tiempo lo demostrará.

¿Es economía circular comprar productos de segunda mano?

Depende. Si se ha sido honesto en el paso de «REDUCIR» (el primer paso), entonces es posible que sí sea economía circular. Por tanto, no siempre lo es. Antes de comprar algo de segunda mano, piensa:

  1. ¿Realmente necesitas ese producto? No uses la economía circular como excusa para comprar cosas de las que, en conciencia, puedes prescindir fácilmente.
  2. Compres lo que compres, hay contaminación (más o menos) oculta: Piensa en toda la energía y materiales necesarios para fabricar y enviar un producto a tus manos (especialmente si compras por Internet). Algunos opinan que en productos de segunda mano no hay que considerar el impacto de su fabricación, pero es falso (véase el punto 4).
    • Antes de vender algo a grandes distancias, piensa en los transportes y embalajes. Posiblemente, decidas venderlo o regalarlo localmente.
  3. Al comprar un producto estás evitando que ese producto pueda adquirirlo alguien que lo necesite más que tú. Debes ser tú quién valore si realmente merece la pena. No olvides que tu compra influye en la demanda global. Ya sabes: hay que pensar globalmente y actuar localmente.
  4. Al comprar un producto estás haciendo girar la rueda de la industria. Hay gente que se compra ropa nueva porque sabe que luego puede venderla de segunda mano. O sea, la posibilidad de vender productos usados es, a veces, un reactivo para comprar nuevos. Sin quererlo, los compradores de ropa de segunda mano están colaborando a que se fabrique ropa nueva.

Tres claves básicas en economía circular

  1. Tenemos que comprar menos si queremos un planeta habitable —con biodiversidad— y si queremos dejar de alimentar el crack climático.
    • Ahora bien, si todos compramos menos, se pueden perder empleos. ¿Cuál es la solución? Reducir también la avaricia y la jornada laboral (y otra erre igual de importante, la Renta  Básica).
    • Una investigación ha mostrado que pequeñas acciones pueden generar grandes beneficios y propone seis cambios esenciales (en el mundo rico) que podrían frenar la crisis ambiental. Uno de esos cambios es comprometerse a NO comprar más de tres prendas de ropa al año. El informe no aclara si son o no prendas reutilizadas, porque no es relevante. No es que el impacto sea igual. El impacto —las emisiones— pueden ser distintas, pero depende de muchos factores (tipo de prenda, si es de cuero…).
    • Es habitual que los que compran en exceso se sientan peor tras comprar (o al menos, que no se sientan mejor). Compran para ser felices, pero no evalúan si realmente consiguen la felicidad que esperan. Si se hiciera esa evaluación, seguro que se compraría menos. Está bien demostrado que el exceso de cosas dificulta el ser felices.
  2. Es difícil que reciclar sea ecológico. Reciclar solo es ecológico si se hacen bien un buen montón de etapas previas, y siempre que su costo se incluya en el precio inicial del producto. Hoy no se cumple ninguno de esos dos requisitos, en ningún producto. Por tanto, reciclar no es ecológico. Por supuesto, tirar los materiales a la basura es peor.
  3. Quemar basuras no es economía circular. La basura suele tener muchos contaminantes que se liberan al aire al incinerarla. Aunque no lo creas, aún hay políticos españoles (del PP) que proponen estas y otras barbaridades.

♥ No te pierdas:

Publicado en Basura, Consumo, Contaminación, Denuncias, Economía, Energía, Globalización, Industria, Malas noticias, Noticias del Mundo, Sostenibilidad, Transporte | Etiquetado , , , , , | 3 comentarios

Seis tipos de deportes que deberían estar prohibidos

El deporte es sano, cuando se practica con cabeza y sin caradura. Nos referimos al deporte en general, porque el deporte de élite no es tan bueno. Además de miles de casos de dopaje, incluye mucha corrupción y sucios negocios. Por ejemplo, la Supercopa de fútbol de España (2022) se juega en Arabia Saudí para que unos pocos ganen mucho (24 millones), sin importar que sea un país que no respeta los derechos humanos.

Dejando al margen esos detalles, queremos centrarnos en algunos deportes que tienen problemas éticos tan importantes como para que pidamos su prohibición inmediata. Su práctica nos está afectando a todos de forma grave y evidente. Ahora tenemos información que no teníamos cuando esos deportes empezaron.

No todo vale para divertirse o para ganar dinero.

Seis deportes que deben prohibirse

  1. Automovilismo: Un coche de Fórmula 1 consume, como mínimo, de 25 a 30 litros a los 100 kilómetros. Gastan más combustible en los entrenamientos que en las carreras. Cada equipo quema unos 90.000 litros de combustible durante cada temporada. Los coches de rallies (WRC) pueden llegar a consumir hasta 60 litros a los 100 kilómetros. Pero el impacto ambiental no es solo por el combustible. Los rallies suelen atravesar ecosistemas naturales, en los que erosionan el territorio y contaminan el entorno (ruido, humo, basuras, muchedumbres…). Tampoco es raro que atropellen fauna silvestre. Pensemos que cada neumático de competición puede costar más de 1.000 euros. Si algo es caro, su coste ambiental suele ser aún más costoso (aunque normalmente lo pagamos entre todos).
  2. Motociclismo: Su consumo parece poco si se compara con los coches (de media 17 litros a los 100 para una MotoGP). En todo caso, no tiene ningún sentido quemar valioso petróleo dando vueltas a un circuito. Puede ser entretenido, pero no es inteligente en un contexto de grave crisis climática. El motocross y los paseos en quad son más de lo mismo.
  3. Motonáutica y esquí acuático: Las carreras en lanchas motoras tienen, de nuevo, los mismos problemas que el automovilismo y el motociclismo. Se trata de quemar combustibles fósiles por diversión, contaminando y molestando. Estamos seguros de que podemos divertirnos de formas más inteligentes.
  4. Hípica: Montar a caballo es obligar a un animal a hacer algo que obviamente no está en su naturaleza ni en su voluntad. A eso le llamamos esclavizar. Los caballos suelen estar encerrados en pequeños cubículos casi toda su vida. Y si son caballos de competición, son obligados a entrenar durante largas jornadas. Ellos no quieren participar ni ganar nuestras estúpidas pruebas deportivas. El deporte con animales —sea o no olímpico— debe ser abolido.
  5. Caza: Los problemas de la caza son muchos y graves: contaminación, maltrato de fauna silvestre, pérdida de biodiversidad, destrucción de ecosistemas, ruido, subvenciones de dinero público, accidentes contra la fauna y las personas, freno al desarrollo rural, fomento de la violencia, maltrato y abandono de perros, etc. Todo un cóctel antiética. Por eso, cada vez hay más países donde la caza deportiva está totalmente prohibida: Colombia, Costa Rica, Botsuana, Zambia, Kenia…
  6. Pesca: La pesca industrial tiene graves problemas económicos y ecológicos. La pesca deportiva tiene casi los mismos problemas, aunque sea a otra escala. Y todo, solo por diversión. Incluso aunque sea pesca sin muerte, es evidente que se causa un daño innecesario a un pez que está en su casa. Debemos dejar de cosificar a los animales. Prohibir la pesca no es una utopía: Colombia ha prohibido recientemente la pesca deportiva por el maltrato animal.

Si estos argumentos no te han convencido es que realmente no entiendes la gravedad del problema ambiental, ni te conmueve el sufrimiento animal. No eres un bicho raro. Desgraciadamente, hay demasiada gente así. Y por eso vamos como vamos. Pero si tú cambias, aunque sea un poco, todo cambia.

Medidas para hacer el deporte más respetuoso

Los problemas de los deportes anteriores no tienen solución razonable (que no te vendan la moto del coche eléctrico, por ejemplo). En cambio, otros deportes generan conflictos que pueden solucionarse con un poco de ingenio.

  1. Reducir gastos en iluminación: Jugar de día, ahorra dinero y contaminación. Las competiciones deberían organizarse siempre teniendo en cuenta este aspecto.
  2. Reducir emisiones en el transporte: Moverse siempre en transporte colectivo (público). Los equipos que juegan en otra ciudad deberían trasladarse en tren (o autobús en el peor caso). Si el avión es «imprescindible» se debería exigir (ética o legalmente) la compensación de esas emisiones y poner un límite a estos viajes (máximo uno o dos por temporada).
  3. Pádel: En las pistas con paredes de cristal, los pájaros mueren al chocar contra ellas. Un dato: en 600 pistas de Valencia mueren 75.000 aves al año: gorriones, golondrinas, lavanderas, ratoneros, petirrojos… Si detectas un pájaro muerto, no esperes a ver otro: pega pegatinas (o cintas) repartidas principalmente por la parte superior. Es una solución simple para un grave problema.
  4. Tenis/Pádel: Las pelotas de estos deportes se descartan cuando pierden presión. Aunque hay formas de volver a inflarlas, el aparato es caro y es un proceso lento. Deberían poder inflarse con un simple inflador.
  5. Esquí/snowboard: El esquí alpino tiene varios problemas. Uno de ellos es el alto consumo energético: remontes, transportes… porque normalmente las estaciones de esquí no están cerca de tu casa. ¿Cuánto contaminan los viajes de todos los esquiadores? Los remontes y las pistas de esquí, a veces ocupan demasiado territorio natural. Además, en algunas estaciones, el consumo de agua para fabricar nieve puede ser un serio problema energético, ambiental y social. En el caso de Sierra Nevada, hablamos de cinco millones de litros al día. Mucho más respetuoso es el esquí de fondo, pero solo si vives en zonas donde la nieve es algo habitual.
  6. Natación: Podría ser un deporte muy sostenible cuando se practica en el mar o en un lago. El mantenimiento de las piscinas requiere mucho consumo de agua y de productos químicos. Hay opciones que usan plantas en vez de tratamientos químicos.
  7. Golf: Es un deporte que requiere hierba bien cuidada, lo cual lo hace adecuado solo para climas húmedos, donde el agua no sobre. Algunos campos existen porque se talaron bosques y se abusan de acuíferos.
  8. Fútbol americano y rugby: Son deportes de impacto que generan muchas lesiones, algunas muy graves. Los jugadores de fútbol americano tienen una alta tasa de suicidios debido a las lesiones cerebrales. El caso se cuenta en la película La verdad duele. Estos deportes deberían modificar sus normas y protecciones para reducir la tasa de lesiones.
  9. Olimpismo: Cada evento olímpico consume varias toneladas de metales exclusivamente para las medallas. La construcción de infraestructuras, los vuelos en avión o los millones de litros de agua embotellada en plástico… tienen un impacto brutal. Cuando el colapso llegue, las olimpiadas serán muy diferentes. O no serán.
  10. Otros aspectos:
    • Usar ropa de fibras naturales (no artificiales como el naylon o el poliéster).
    • Usar todo el material lo máximo posible, evitando caer en modas y caprichos.
    • Descartar el «usar y tirar» (botellas de plástico, papel de aluminio para el bocata…).
    • Correr en el suelo (en cinta se gasta electricidad y materiales).
    • Usar jabón sólido (hecho por ti mismo, si es posible).
    • Evitar las masificaciones en espacios naturales.

Los deportes más sostenibles

En su libro Ética práctica, Peter Singer decía que:

«Nos queda para desarrollar una nueva ética del medio ambiente. Dicha ética consideraría que todas las acciones que son perjudiciales para el medio ambiente son éticamente discutibles, y las que son innecesariamente perjudiciales sencillamente son malas. (…) Para una ética del medio ambiente, la virtud supondría guardar y reciclar los recursos, y lo contrario sería el despilfarro y el consumo innecesario. Por poner solo un ejemplo: (…) nuestra elección de esparcimiento no es éticamente neutral. (…) Una vez que nos tomemos en serio la necesidad de conservar nuestro medio ambiente, las carreras de coches y el esquí acuático dejarán de ser una forma aceptable de entretenimiento, al igual que ya no lo son hoy las peleas de gallos».

Posiblemente, el deporte más sostenible es el plogging. Consiste en hacer ejercicio al aire libre y, por el camino, ir recogiendo la basura que vayamos encontrando. Otros deportes muy respetuosos son el ciclismo, correr, la gimnasia, el senderismo y las artes marciales.

La diferencia entre pensar y hacer las cosas sin pensar es evidente. Pensemos.

♦ Fórmate e infórmate:

Publicado en Animalismo, Cambio Climático, Caza, Consumo, Contaminación, Denuncias, Energía y Contaminación, Maltrato animal, Pesca, Sostenibilidad | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 4 comentarios

💩La mejor manera de usar la publicidad del buzón: que tu perro se cague en ella… #NoQuieroPublicidadEnMiBuzón

Lista de cosas que debes tener en cuenta antes de tener una mascotaNo sé si es mejor dejar la caca de perro en la acera o recogerla con una bolsa de plástico. Los que dejan la caca en la acera se olvidan de ella. Los que usan la bolsa de plástico, se olvidan de ella y de la bolsa.

Nos llenan el buzón de publicidad absurda, que no hemos solicitado, SPAM puro. A veces son interminables folletos o auténticos libros de la desvergüenza que evidencian un atentado ambiental, legal y socialmente aceptado. ¿Cuántos árboles estarían vivos si la publicidad del buzón fuera restringida al tamaño máximo de una cuartilla? No necesito saber el número exacto. Son millones. Demasiados.

El desastre anímico crece en Navidad y también con la propaganda electoral de los partidos políticos. Nunca voto a los que despilfarran dinero público metiéndome su papeleta en mi buzón. Tampoco compro a los que atascan los buzones. Entiendo que las empresas quieran darse a conocer entre sus vecinos, pero en una cuartilla o en el tamaño de una tarjeta de visita hay espacio suficiente para presentarse. Si la publicidad tiene más de un folio, la empresa queda marcada en mi subconsciente. ¿En el tuyo no?

#NoQuieroPublicidadEnMiBuzón

La campaña #NoQuieroPublicidadEnMiBuzón sirve para quejarse en las redes sociales. La idea es romper la publicidad de la empresa anunciante y publicar la foto, preferentemente echándola en un contenedor de reciclaje (el azul).

Si tienes perro y lo sacas a pasear para que haga sus necesidades, no uses plástico. Una bolsa al día por cada perro son millones de toneladas de plástico. Puedes emplear el papel de la publicidad. Si eres rápido y pones el papel en el suelo antes de que caiga el regalo, la recogida es más rápida y la acera no se mancha.

Los científicos han dejado claro que entre las cosas más efectivas para reducir el impacto ambiental están tener menos hijos, vivir sin coche y sin mascotas. Las mascotas —como las personas— contribuyen a mover la maquinaria industrial: piensos, utensilios, medicamentos… Y hay que sumar el dolor de los abandonos de mascotas. ¡Cuánta gente tiene mascota sin haber pensado bien en todas las consecuencias!

Se encierran animales durante horas —o durante vidas enteras— solo para un disfrute humano efímero y minúsculo. ¿Quieres ahora tener un pez, un pájaro, un caballo o un hámster?

♣ Más sobre publicidad y mascotas:

 

Publicado en Basura, Consumo, Denuncias, Maltrato animal, Sostenibilidad | Etiquetado , , , , , , | 1 Comentario

Las multinacionales y la responsabilidad. ¿Aceite y agua?

Un reciente estudio refleja lo mal que las empresas hacen su RSE (Responsabilidad Social Empresarial). Los científicos han analizado cómo las empresas miden sus actividades de RSE y su coherencia tanto con su actividad principal como con los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible). Los resultados sugieren que las compañías no se interesan por medir el impacto de su RSE porque no saben cómo hacerlo, o bien, porque creen que no hay castigo ni recompensa social.

El estudio también muestra una desconexión entre la RSE y las actividades comerciales centrales de las empresas. Las multinacionales reconocen que los ODS son una guía para abordar los problemas más urgentes del mundo y están comenzando a vincular sus iniciativas de RSE con objetivos particulares. Sin embargo, tales esfuerzos aún son incipientes y parecen dirigidos a rellenar páginas para informes de sostenibilidad, ya que no parece existir un interés real por alcanzar esos ODS.

La RSE es una fuente de creación de valor para cualquier empresa. Sin embargo, ni siquiera las empresas grandes la integran en su estrategia empresarial. Tal vez, porque piensan que cumplir la ley es suficiente. Las multinacionales no se sienten responsables a la hora de afrontar los grandes desafíos globales, como la inestabilidad, el cambio climático, la crisis ambiental o la pobreza.

Aunque algunas empresas tienen su propia estrategia de RSE, no suele haber auténtico interés en ser empresas responsables y eso, se nota en su forma de aplicarla y en su forma de llevar su estrategia general.

Hay muchos ejemplos de multinacionales altamente irresponsables y entre ellas encontramos prestigiosas —y peligrosasfirmas del IBEX-35. Por citar un ejemplo, un estudio reciente revela que el Banco de Santander ha invertido 43.000 millones de dólares en la industria fósil (solo) desde el Acuerdo de París. También es un banco que ha generado escándalos por financiar empresas papeleras vinculadas con la deforestación en Asia o por invertir en la industria armamentística.

Es importante medir para mejorar

Se ha detectado que cuando las empresas miden sus acciones de RSE, no necesariamente valoran cómo generan un cambio social o un impacto social positivo, sino cómo benefician a la organización. Es decir, si no hay beneficio —normalmente económico— las empresas no valoran adecuadamente sus acciones y se corre el riesgo de reducir el interés en este tipo de iniciativas. En resumen, las empresas no miden el impacto real de sus acciones de RSE (por ejemplo, la cantidad de personas alcanzadas, la cantidad de árboles plantados, la superficie restaurada…).

Se ha detectado que las empresas tienden a ignorar temas que entienden como polémicos, tales como la contaminación de su propia empresa, la corrupción, la desigualdad, o la discriminación. Prefieren centrarse en movimientos más seguros, generalistas y en los que no se les pueda culpar directamente (pobreza, educación…). En Málaga, hay un ejemplo muy claro de esto: la cementera de la ciudad es una industria altamente contaminante, habiendo estudios contundentes al respecto. Sin embargo, la empresa, en vez de reducir su contaminación, se dedica a financiar un grupúsculo de ONG locales para callar sus críticas y lavar su imagen. No hay interés en ser una empresa responsable, sino en acallar voces y reducir el riesgo reputacional.

En general, la RSE de cada compañía no está relacionada con sus actividades principales. Suelen enfocarse en proyectos que beneficien a la comunidad, en lugar de minimizar el impacto negativo de sus operaciones. Prefieren seguir haciendo las cosas mal, y que la RSE sea un mecanismo de lavado de imagen, sin haber un interés real en hacer las cosas bien.

Por otra parte, hay empresas que ensalzan sus inversiones en RSE, pero no cuidan a sus empleados. Cuidar a la plantilla es esencial en una empresa responsable: empresas pro humanas, empresas que reducen (algo) la jornada laboral, que abordan la discriminación, etc.

El estudio subraya que las empresas serán evaluadas como empresas responsables no solo por sus informes o por el grado de diálogo y acuerdo con sus grupos de interés, sino por la eficacia de sus acciones para alcanzar los ODS. El 40% de las empresas más grandes del mundo incluyen los ODS en sus informes de sostenibilidad. Ciertamente, las PYMES tienden más a no medir el impacto, por falta de conocimientos, interés o recursos, para el poco rendimiento que esperan obtener.

Cuatro conclusiones al aplicar la RSE

  1. Las empresas deben usar mecanismos para medir e incrementar su responsabilidad, independientemente de los resultados. Por ejemplo, el Cuadro de Mando Integral (CMI o BSC) es una herramienta interesante que siempre debería incorporar indicadores sociales y ambientales sobre el impacto de la empresa en su contexto.
  2. La legislación y las inspecciones deben ser más estrictas: Esto es importante dado que el concepto de responsabilidad real es ignorado, cuando no pisoteado. De hecho, el estudio expone casos en los que los gobiernos aprobaron impuestos verdes para forzar a las empresas a reducir su contaminación. Aunque la RSE sea loable, no se puede confiar en ella para resolver problemas graves generados por las propias empresas.
  3. Es muy complicado que una empresa grande sea responsable y no cometa grandes errores o fraudes. Por tanto, en general, parece adecuado evitar ser cliente y no invertir en ese tipo de empresas. Véase cómo en el IBEX-35 la ética apenas existe.
  4. ¿Sirve la RSE para algo? Por supuesto que sí. Ninguna empresa mediana o grande debería hoy carecer de su informe de RSE. No obstante, también hay que denunciar cuando se emplee la RSE para lavar la imagen. Incluso, a veces, multinacionales culpables de graves daños ecosociales son también las que comunican muy bien sus acciones de RSE (o esconden muy bien sus artimañas) y, por ello, disfrutan de buena reputación (Nestlé es un claro ejemplo).

Aunque el estudio se basa en empresas de México, cita otros estudios que demuestran que en otros países las conclusiones son muy similares.

♠ Para ampliar tu horizonte:

Publicado en Economía, Industria, Malas noticias, Noticias del Mundo, Sostenibilidad | Etiquetado , , , , , , , , , , , | 1 Comentario

Seguiremos comiendo plástico: la Ley de Residuos obligará a nuestros nietos a resolver el problema

En España, la nueva Ley 7/2022 de residuos y suelos contaminados para una economía circular —así la han llamado— es un agridulce pasito hacia adelante. Tiene algunas cosas positivas, pero se ha perdido una oportunidad histórica de hacer una ley realmente buena para las personas. Se ha pensado mucho en las multinacionales y poco en la ciudadanía. Los partidos conservadores ni siquiera han apoyado esta ley… y no ha sido porque les parezca poco ambiciosa, sino por seguir en su línea antiecologista.

Examinemos algunos puntos de sus 156 páginas en el BOE (PDF).

⊗ ¿Quién paga? La ley deja muy claro que, de acuerdo con el principio «quien contamina paga», los costes relativos a la gestión de los residuos y a los impactos medioambientales, tendrán que ser sufragados por el productor inicial de residuos o por el poseedor anterior o actual (art. 11). Por ejemplo, los ayuntamientos NO deberían pagar nada por la recogida de residuos de envases. ¿Se cumplirá la ley? Las empresas deberían pagar para limpiar calles, ríos, mares y carreteras (desde plásticos, a neveras).

⊗ Programas de prevención (art. 14). La ley dice que se tienen que hacer. Al no fijar nada concreto, todo queda en una bonita intención con algunos ejemplos (anexo VI). Nada se exige sobre educación, o para evitar el greenwashing en la publicidad. Seguiremos viendo anuncios con soluciones absurdas, como los envases biodegradables o presumiendo de ser envases reciclables.

⊗ Compras públicas (art. 16). La ley obliga a que las administraciones públicas favorezcan el uso de productos de alta durabilidad, reutilizables, reparables o de materiales fácilmente reciclables. Muy bonito, pero poco práctico. Por ejemplo, podrá seguir usándose dinero público para comprar agua embotellada. La ley obliga a «fomentar» el uso de agua del grifo, por ejemplo, con fuentes (art. 18), pero no concreta cuándo y dónde se aplicará esa exigencia.

⊗ Reducir (art. 17 y 18). La ley no apuesta por la reducción de residuos de forma consistente. Por tanto, se seguirán generando problemas y se pasa la patata caliente a las siguientes generaciones, las cuales recibirán el problema más grande y en un planeta aún más degradado. Todo un regalazo.

  1. Establece unos porcentajes ridículos para la reducción de residuos (13% para 2025). Simplemente son deseos envueltos en papel del BOE. No hay ningún plan en caso de incumplimiento: una ley no puede hacerse con objetivos deseables para el futuro, sino con acciones aplicables en el presente.
  2. No se prohíben los envases de un solo uso, ni se establece un calendario para su eliminación. Este es, posiblemente, el error más grave de la ley.
  3. El art. 18 tiene una buena lista de medidas «para prevenir la generación de residuos» (posiblemente sacadas de algún manual ecologista). En cambio, no se obliga a aplicarlas a nadie de forma concreta, con alguna excepción. Se prohíbe la destrucción o eliminación en vertedero de excedentes no vendidos de productos, tales como textiles, juguetes o aparatos eléctricos. Se obligará a algunos productores de residuos peligrosos a hacer un «plan de minimización». Parece un poco absurdo, porque las industrias ya tienen ese plan por motivos económicos. Lo que hay que hacer es que contaminar sea más caro y no exigir un documento que puede redactarse en una tarde y que seguramente nadie va a leer.
  4. Bares y restaurantes deben «ofrecer» agua gratuita y «no envasada». Es una medida interesante y animamos a los clientes a agradecer con una propina para aquellos establecimientos que pongan agua en la mesa sin preguntar.
  5. Venta a granel con envases reutilizables. A partir de 2023, los comercios de alimentación cuya superficie sea igual o mayor a 400 metros cuadrados destinarán al menos el 20% de su área de ventas a productos presentados sin embalaje primario. Desgraciadamente, no se aprueba un plazo para obligar a los compradores a reutilizar sus propios envases. La ley deja la responsabilidad en manos del ciudadano y eso no funciona. Por eso se ponen límites de velocidad en las carreteras.
  6. Obsolescencia prematura. El gobierno analizará la vida útil de algunos productos e informará en el plazo de dos años. Se regulará un índice de reparabilidad con objeto de que quienes comercializan equipos eléctricos o electrónicos informen al consumidor sobre si el producto es reparable o no. ¿Y si no lo es? No pasa nada. ¿Se acabará así la obsolescencia programada? Seguramente no.
  7. Se cobrará de forma separada (diferenciándolo en el ticket de venta) por vasos de plástico, tapas, tapones y recipientes para alimentos de usar y tirar (art. 55). Se ha perdido la oportunidad de prohibir estos productos tan dañinos.
  8. Tetrabrik, un envase de alto impacto y que no se puede reciclar, que sigue sin controlarse. Es vergonzoso que no se diga de esto ni una palabra.

⊗ Residuos alimentarios (art. 19). Se establece un orden de prioridades para las empresas: donación de alimentos o redistribución para consumo humano; transformación si siguen siendo aptos para el consumo; alimentación animal y fabricación de piensos; su uso como subproductos en otra industria; y en última instancia, el compostaje.

⊗ Incendios por negligencias de los gestores de residuos. La ley no contempla acciones contra los incendios, por muy reincidentes que sean, ni en centros de reciclaje o puntos limpios, ni por incendios de chatarra. Un olvido que parece intencionado.

⊗ Reutilización (art. 24). La ley dice que los residuos susceptibles de ser preparados para reutilización o reciclados no podrán destinarse a incineración. Hubiera estado bien que los residuos que se puedan reutilizar no puedan destruirse para ser reciclados. Pero eso no interesa a las grandes empresas embotelladoras, especialmente las de vidrio (el impacto del reciclaje de vidrio no se ha tenido en cuenta).

⊗ Reciclaje.

  1. Ante el escaso apoyo a la reutilización, la ley exige porcentajes variables de reciclado cuando se sabe que será muy difícil de comprobar. Por ejemplo, a partir de 2025, solo podrán venderse botellas PET con al menos un 25% de plástico reciclado (art. 57). ¿Veremos multas por incumplir este artículo? No cuentes con ello.
  2. Se establecen porcentajes mínimos de recogida de botellas de plástico con respecto a lo introducido en el mercado (art. 59). La ley no aclara cómo podremos saber las cantidades reales vendidas. ¿Debemos fiarnos de las empresas envasadoras?
  3. Según la ley, únicamente se pondrá en marcha un SDDR si no se cumplen los objetivos marcados para 2023 o para 2027. ¿Hay alguien que piense que se van a incumplir esos objetivos?
  4. El error del SDDR. Es un terrible error poner en marcha un SDDR para envases de un solo uso (pero la Disposición adicional 17 solo dice que «se podrá implantar» y, en ese caso, será exclusivamente para botellas de plástico hasta 3 litros). Nada de tetrabrik, latas, vidrio o envases de yogur, por poner un ejemplo. Esto es una medida absolutamente insuficiente. Lo auténticamente sensato y sostenible es un SDDR para envases reutilizables (el vidrio es el mejor envase para ello). El objetivo con el plástico no debe ser reciclarlo, sino eliminarlo. Por tanto, lo importante sería poner unos impuestos crecientes que dejen claro el camino. Eso no se ha hecho.

⊗ Valorización (art. 25): Pone fechas para la recogida separada de residuos: papel, metales, plástico, vidrio, bioresiduos, aceites de cocina, textiles…

  1. Compostaje de la materia orgánica. Habría que tener como objetivo reducir el uso de fertilizantes químicos (por su contaminación o porque ya sabemos que sus precios se van a disparar). En la actual crisis energética, el país que lo haga bien salvará a su agricultura. En cambio, la ley permitirá un 20% de residuos impropios en el compost, por lo que el abono será mediocre. Se permite «plástico compostable» (art. 28) a pesar de ser productos de usar y tirar. Lo biodegradable es una forma de greenwashing.
  2. La ley habla de «plástico», por lo que se entiende que incluye todo tipo de plástico, desde envoltorios de caramelos a juguetes, por ejemplo.
  3. Porcentaje de recuperación. La ley pretende que para esos residuos se recupere el 50% en peso como mínimo y que vaya mejorando (art. 26). Otra declaración de intenciones nimia. Poner un deseo en el BOE no aumenta la eficacia de la ley. Incluso podría ser contraproducente para las comunidades que ya lo alcancen.
  4. Residuos de construcción (art. 30). Deben clasificarse en madera, minerales (hormigón, piedra…), metales, vidrio, plástico, yeso y elementos para reutilizar (tejas, sanitarios…).

⊗ Responsabilidad ampliada del productor:

  1. El art. 37 dice que los productores podrán ser obligados a un montón de cosas interesantes. Habrá que verlo, porque la ley dice que podrán ser obligados y no que serán obligados. Algunos ejemplos:
    • Los productores podrán ser obligados a diseñar productos para reducir su impacto ambiental. Esto animará a muchas empresas a usar el greenwashing.
    • Se podrá restringir la venta de productos cuando se demuestre que los residuos generados por dichos productos tienen un impacto negativo muy significativo en la salud humana o el medio ambiente. Según eso, se podrán prohibir las botellas de plástico. ¿Se hará? No cuentes con ello.
    • Se podrá aumentar los periodos de garantía. ¿Se aplicará?
    • Se podrá garantizar el derecho del consumidor a reparar los productos. ¿No se aclara cómo se conseguirá?
    • Este artículo establece que el productor podrá ser obligado a establecer un SDDR para la reutilización o tratamiento del residuo, pero no se aclara en qué condiciones ni para qué residuos, mientras que el art. 59 ya comentado solo trata «botellas de plástico».
  2. El art. 43 dice claramente que las empresas deben pagar los costes que generen sus productos, tales como, por ejemplo:
    • Costes completos de la recogida separada de residuos.
    • Costes de recuperar residuos de vías públicas, zonas verdes, áreas recreativas y playas. Un ayuntamiento, una confederación hidrográfica o la Dirección General de Carreteras podrán hacer que se limpien calles, ríos y arcenes, y pasar la factura a las empresas del plástico, tabaqueras, etc. ¿Se hará o seguiremos pagando entre todos?
  3. No se prohíben ni se controlan productos banales, efímeros y de alto impacto ambiental, tales como las toallitas húmedas, globos o bolsas de plástico ligeras (art. 60).
    • Según la ley se hará pagar a los fabricantes los costes que provoquen sus productos. ¿Pagarán las empresas de toallitas los costes de depuración y de los atascos? ¿Cuánto se pagará por cada tortuga que muera atragantada?
    • También deberán pagar medidas de concienciación (art. 61) para un «comportamiento responsable» con esos productos, así como para productos de la pesca (véase el documental Seaspiracy) y de compresas (la copa menstrual debe fomentarse, pero la ley ni la cita). No se aclara la cantidad a emplear, por lo que gastar un céntimo en medidas de concienciación sería suficiente para la ley.

⊗ Prohibiciones de la ley. Son pocas.

  1. Quemas agrícolas. «No está permitida la quema de residuos vegetales generados en el entorno agrario o silvícola» (art. 27).
  2. Se prohíben un puñado de objetos de plástico de usar y tirar. Son los que más se recogen en las playas y los que menos daño hacen a las grandes empresas (art. 56):
    • Cubiertos, platos, pajitas, bandejas y vasos de poliestireno, bastoncillos…
    • Plástico oxodegradable (fragmentable en microplásticos).
    • Microplásticos de menos de 5 milímetros.
  3. Se prohíben los ftalatos y el bisfenol A en los envases (art. 18). Son tóxicos disruptores hormonales. Nadie entiende que los senadores quisieranquitar esta prohibición. Esto demuestra (una vez más) que el Senado es una cámara absurda, innecesaria y que no justifica su alto coste.

⊗ Impuesto al plástico no reutilizable (art. 67): Solo 0,45 euros por kilogramo. Esto supone 2 céntimos en una botella de litro y medio. Es una cantidad ridícula, más aún cuando la ley no establece que esa cantidad crezca anualmente, lo cual sería una medida importante para fomentar la reutilización. Al comprador de esos productos no le importará pagar 2 céntimos más, por lo que la ley no resuelve el problema que pretende.

  1. No se pagará el impuesto si el plástico se manda a otros países (art. 73). O sea, al legislador no le importa contaminar fuera de España.
  2. Solo paga el plástico no reciclado (art. 77). Lo malo de esta norma es que habilita un agujero legal para pagar menos impuestos, ya que es prácticamente imposible comprobar la cantidad de plástico reciclado que tiene un producto. Pronto empezaremos a ver envases con etiquetas avisando del alto porcentaje de material reciclado. Nadie lo comprobará y así se ahorrarán esos impuestos.
  3. La ley define plástico biodegradable, aunque afortunadamente no contempla ningún tratamiento particular. Se supone que también pagará el impuesto si es no reutilizable.

⊗ Canon al vertido e incineración de basuras (art. 84). Es una de las buenas noticias. Se penalizarán estos tratamientos con un impuesto y lo recaudado deberá invertirse en políticas dirigidas a la reducción de residuos. Problema: el impuesto es ridículo (máximo 40 euros por tonelada para los residuos no peligrosos; art. 93). Resulta curioso, gracioso e irritante que:

  1. Los residuos peligrosos pagarán menos (máximo de 8 euros por tonelada).
  2. La incineración es más barata que el vertedero. Increíble, pero cierto.
  3. La coincineración no paga nada. Es decir, quemar basuras en una cementera será gratis, aunque sus tasas de cáncer sean las mismas que si se queman en una incineradora. Preguntas fáciles: ¿Dónde se van a quemar las basuras de España? ¿Quién va a respirar sus toxinas?

⊗ Suelos contaminados (art. 98). Cuando una finca se venda, será obligatorio indicar en el Registro de la Propiedad «si se ha realizado o no alguna actividad potencialmente contaminante del suelo». Se deja para el futuro aclarar a qué se refiere. ¿Serán las macrogranjas o la agricultura intensiva declaradas actividades contaminantes del suelo?

⊗ Amianto (d.a. 14). Los ayuntamientos deberán censar las instalaciones con amianto y retirarlo.

⊗ Exportar e importar residuos. La ley le dedica el art. 32, en el que se mencionan otras normativas para evitar que la ley restrinja al máximo este tipo de transportes. Para el poder legislativo es mejor no restringir lo que las empresas no quieren.

  1. Algunos países receptores de basuras están al borde del colapso. Cuando dejen de llevarse la basura de los países ricos, deberíamos estar preparados.
  2. Respecto a la importación de residuos, recientemente hemos visto como los vecinos de Nerva (Huelva) se oponen rotundamente a que su pueblo sea un basurero de residuos peligrosos traídos de otros países.

⊗ Recogida de residuos puerta a puerta. La ley reconoce que es un sistema eficiente y exitoso; pero no lo promociona de ninguna forma. Tal vez sea el mejor sistema de recogida selectiva; y permitiría poner el pago por generación (que pague más el que más basura genere).

⊗ Sanciones (art. 109). Pueden ser de hasta 3,5 millones de euros. La ley es tan difusa que será complicado que veamos todas las sanciones necesarias para resolver el problema. Ojalá, el tiempo demuestre que nos equivocamos.

Comentario final

El poder legislativo en España no se ha enterado de la gravedad del problema. La ley es compleja, farragosa y con multitud de excepciones explícitas. Es comprensible, dado que pretende regular un montón de actividades, pero sin molestar demasiado a las industrias. Una ley adecuada hubiera alzado vivas protestas de algunos sectores. Cuando están callados es porque no les afecta demasiado.

La ley es un parche oportuno y descaradamente insuficiente. Para que este barco no se hunda habría que enviarlo a dique seco y no dotarlo de un ridículo salvavidas.

♥ Nota: Dada la complejidad de la ley analizada, es posible que se nos haya colado alguna imprecisión o incorrección. Rogamos sepan perdonarnos y nos informen para corregirlo.

♥ Información relacionada:

Publicado en Basura, Buenas noticias, Contaminación, Malas noticias, Noticias de España, Sostenibilidad | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | 7 comentarios