Destruir autopistas o ponerles peaje: ¿Es ecológico usar las autopistas de peaje?

Las autopistas de peaje y el medioambiente, mala combinación

Las autopistas de peaje y el medioambiente, mala combinación. AVISO: Este artículo es “radical”, porque intente ir a la “raíz” de los problemas ambientales.

La aversión ecologista a las autopistas de peaje (de pago) se debe a no querer dar dinero a una causa tan sumamente destructora y contaminante como es una autopista. Sin embargo, ese análisis es simplista y puede tratarse con mayor profundidad (aunque lo más importante se dirá en las conclusiones finales).

Reflexionar sobre este asunto es necesario en España, país de records en infraestructuras de transporte mal planificadas (hay más aeropuertos que en Alemania, algunos sin usarse).

Ventajas e inconvenientes de las autopistas

La ventaja de las autopistas es, casi exclusivamente, que permiten correr más de forma más segura. Para usar una autopista de peaje hay que valorar si la alternativa supone recorrer muchos más kilómetros (con el consiguiente mayor gasto en tiempo y combustible). Otra ventaja (para algunos) es que en las autopistas de peaje hay menos radares de la policía y los que hay, suelen estar bien señalizados. De hecho, muchos aprovechan las autopistas de peaje para correr más de lo legal.

Más aún, a veces, cuando se construye una autopista de peaje como alternativa a una autopista anterior, en la antigua autopista ponen más restricciones de velocidad y más radares, para forzar a pagar el peaje al que quiera correr sin tanto riesgo a ser multado. Ese es el caso, por ejemplo, de la autopista de Las Pedrizas entre el puerto de ese mismo nombre y la ciudad de Málaga.

Los inconvenientes de las autopistas, por otra parte, son múltiples:

  • Deforestan y arrasan gran cantidad de territorio.Puentes para fauna, fundamentales para que las carreteras no sean la muerte de tantos animales
  • Dividen bosques y ecosistemas en dos separando poblaciones de especies y evitando su cruce biológico, lo cual reduce las posibilidades de supervivencia de cada grupo a ambos lados de la autopista. Más grave aún es cuando recursos tan importantes como el agua quedan solo en un lado de la autopista. Algunas autopistas cuentan con puentes para la fauna, pero son aún muy raros a pesar de que deberían ser obligatorios (especialmente cuando atraviesan ciertos ecosistemas naturales).
  • Multitud de animales mueren atropellados a pesar del vallado (desde insectos hasta pequeños mamíferos, reptiles, anfibios…). Al aumentar la velocidad, los atropellos son inevitables.
  • La mayor velocidad supone mayor contaminación acústica y mayor contaminación por gases contaminantes. Esto depende, por supuesto, del tipo de conducción, pero en general, a mayor velocidad mayor contaminación por kilómetro.
  • Muchas autopistas de peaje generan tan pocos ingresos que el Estado las rescata para evitar pérdidas a sus “amigos“, a los que les permitió construirlas sin justificación. Este es otro ejemplo de cómo el dinero público pasa a manos privadas en España: Al menos perderemos 3.700 millones por las autopistas mal planificadas.

Tres medidas: Menos autopistas, más peajes y…

Nuestras alternativas son claras:

  1. Evitar hacer una autopista donde no esté totalmente justificada. En España, por ejemplo, ya no se deben construir más. Hay demasiadas y algunas sin justificación. Hacer autopistas incita a usar más el insostenible coche privado. Incluso, algunas autopistas deberían ser destruidas (como parte del necesario decrecimiento).
  2. Casi todas las autopistas debieran tener peaje, con ciertas condiciones. Esto no implica privatizar autopistas. Poner peaje puede ser impopular, pero tiene una explicación razonable:
    • El peaje se usará (de por vida) para mantener la autopista y para restaurar (de alguna forma) todo el daño ambiental que provocó su construcción (construir puentes para la fauna, programas de fomento de la biodiversidad, reforestación…). Por supuesto, en caso de empresas privadas éstas podrán además obtener beneficios, auditadas por el gobierno, sin menoscabo de sus obligaciones ambientales.
    • Deberían librarse del peaje las circunvalaciones de las ciudades, ciertas autopistas de especial interés, vehículos de transporte colectivo y los transportes de bienes básicos.
    • No es justo que todos los ciudadanos paguen de su bolsillo el mantenimiento de las autopistas interurbanas cuando sólo una mínima parte de la población las usa cotidianamente. Si el costo de usar una autopista lo paga el que la usa, muchos se pasarán al transporte colectivo.Carretera de tres carriles, con uno para adelantar, alternativamente
  3. Fomentar carreteras de 3 carriles alternando el uso del carril central: La carretera que minimiza daños a la Naturaleza y molestias a los conductores es aquella que tiene numerosos tramos de 3 carriles alternando el carril central para cada sentido (para facilitar adelantamientos). Puede que estas carreteras no sean tan rápidas como las autopistas pero son mucho más baratas y generan menos daños ambientales. Y la fauna también agradece puentes en este tipo de vías.

Conclusiones

Todo lo dicho puede parecer absurdo si coincidimos todos en que el coche privado no es, ni de lejos, un medio de transporte ecológico, ni aunque sea 100% eléctrico. Ya hemos tratado eso en este blog.

Por otra parte, es evidente que los ecologistas deben evitar usar coches privados, para evitar emisiones contaminantes, pero mientras no se restrinja el uso de coches privados para todos no avanzaremos lo suficiente.

No hace mucho, a propósito del caso de Leonardo Dicaprio, llegamos a la conclusión de que “los problemas ambientales no se van a resolver por los buenos actos altruistas de un puñado de ecologistas“. Por tanto, son necesarias “leyes ambientales adecuadas” y una “fiscalidad ambiental” que desincentive destruir la Naturaleza, nuestra casa común.  En esa “fiscalidad ambiental” deben entrar los peajes de las autopistas. Mientras nos acercamos a ese modelo, aquí hemos propuesto tres medidas que nos permitirán aumentar nuestra sostenibilidad en materia de transporte por carretera.

Más información relacionada:

Anuncios

Acerca de Pepe Galindo

Estamos en el mundo para aprender y ayudar y, si es posible, disfrutar. Es autor del libro "Salvemos Nuestro Planeta" (del que hay un resumen en www.resumelibros.tk).
Esta entrada fue publicada en Denuncias, Energía y Contaminación, Medio Ambiente, Pensamiento antisistema, Transporte y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Destruir autopistas o ponerles peaje: ¿Es ecológico usar las autopistas de peaje?

  1. Razlobo dijo:

    ¿Destruir autopistas? No, no, no.

    Mucho mejor convertirlas en ciclovías, porque intentar viajar en bici en este país es una verdadera aventura y, teniendo buenas redes de comunicación para su uso se fomentaría el uso de la bicicleta e, incluso, del velomóvil que, en versión eléctrica, podría ser un buen sustituto del automóvil para viajes personales en distancias medias.

    Salud y Revolución.

    Lobo.

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s