Libro Entre pinos y sembrados, de Víctor Quero @pinosysembrados (reseña)

Pasear por la naturaleza es siempre un disfrute, pero si uno va acompañado de un guía naturalista, el placer aumenta. Aprendemos a mirar… y veremos lo que antes estaba oculto.

Este libro (Tundra, 2020), escrito por el naturalista y bloguero Víctor Quero García, es como pasear por el campo sin salir de tu casa. Uno respira los aromas que evocan las palabras en la memoria. Brotan ganas de comerse el campo con los ojos, de rebuscar todo lo que nos cuenta el libro y que antes ignorábamos.

Es un libro ideal para jóvenes naturalistas, para amantes de la naturaleza o para educadores que quieran inculcar el amor por lo vivo. No es un manual. Es un relato en forma de diálogo entre un padre y un hijo, en el que se van transmitiendo —palabra a palabra— respeto y saberes, como la importancia de conocer los animales y plantas locales (para evitar que nuestros jóvenes conozcan mejor las marcas de coches o de ropa).

El primer capítulo nos cuenta por qué los zorros (los machos aparentemente) ponen sus deposiciones en alto, en una piedra o sobre una planta. Marcan su territorio. También aprenderemos a rastrear a un jabalí (haya o no huellas en el suelo), a buscar nidos de pájaros carpinteros en los pinos donde haya hongos yesqueros, o a descubrir si una piña ha sido roída por un ratón o por una ardilla.

En otro capítulo, titulado La utilidad de los árboles, nos enseña la diferencia entre árboles caducifolios, perennifolios y marcescentes. Si los árboles dieran gominolas o WIFI —dice el autor— todos querrían plantar árboles. Es una pena que los árboles den cosas más valiosas y no haya apenas interés en plantar bosques. Los árboles son salud y tienen ventajas que mucha gente ignora. Aquí te dejamos una breve guía para plantar árboles.

También aprenderemos a distinguir águilas de milanos, y milanos negros de milanos reales. En otra conversación se cuenta el orden en el que devoran un cadáver los carroñeros (cuervos, buitres…) y los descomponedores (hongos, escarabajos, moscas, bacterias…), y de dónde viene el nombre del quebrantahuesos. El libro nos enseña las diferencias entre conejos y liebres, y no solo físicamente, sino también en su forma de vivir. Mientras los conejos hacen madrigueras subterráneas, las liebres duermen en la superficie, protegidas por algún arbusto (encamadas). Una explicación es que las crías de las liebres no requieren tanta atención como las de los conejos.

Hacer de detectives es algo que suele entusiasmar a los menores. El libro nos enseña cómo descubrir qué ha pasado, si encontramos las plumas de un ave en la naturaleza, o cómo averiguar qué especie hace una madriguera según lo que veamos alrededor, huellas u otros indicios de presencia. Las huellas del tejón son apasionantes, así como la diferencia entre las huellas de zorro y de perro. El autor también ilustra maravillosamente la diferencia entre hábitat y ecosistema o la curiosa forma de comer caracoles del zorzal.

¿Qué hacer si vemos un animal en peligro por cruzar lentamente una carretera? Podemos ayudarle a cruzar a donde iba (y nunca ponerlo en el lado del que venía, pues es muy posible que vuelva a querer cruzar). Si lo cogemos, es mejor hacerlo con guantes, para no contagiar enfermedades (zoonosis).

¿Por qué hay zorros en los parques eólicos? Ellos saben —sin duda mejor que nosotros— que allí mueren muchas aves al chocar con las aspas. El problema es muy grave, pero no se puede medir, porque las aves pequeñas que son derribadas, se las llevan depredadores como zorros, jinetas, garduñas… Por este motivo, solo quedan en el terreno las aves grandes, cuya muerte es solo una parte del problema. Las renovables no siempre son ecológicas.

Aprenderás también a distinguir, entre otras cosas, cuernas de cuernos, abejas de avispas y libélulas de caballitos del diablo (estos dos últimos son insectos odonatos y se distinguen bien si están en reposo, por la postura de sus alas: abiertas para las libélulas y plegadas hacia atrás para los zigópteros). Por cierto, las abejas y las avispas no pican si las dejas tranquilas. Solo pican para defenderse. En el caso de las avispas, solo pican las hembras (como los mosquitos). Los machos pueden morder, pero no picar. Si te pican, el remedio más inmediato es aplicar calor (p.e. una piedra al sol).

Algunas curiosidades sorprendentes:

  • Cornejas y urracas —que son córvidos— se defienden en grupo cuando llega un azor, poniéndolo en peligro. Es algo que muy pocas aves hacen.
  • Aposematismo: método de defensa de los animales que ahuyenta a posibles depredadores por tener rasgos llamativos: colores especiales (salamandras, avispas…), olores repulsivos (mofeta…) o sonidos (serpiente de cascabel…).Patas de las aves, estructura y tipos
  • Huellas zigodáctilas: aquellas que tienen las aves con dos dedos hacia adelante y dos hacia atrás. Lo normal es tener tres dedos hacia adelante y uno hacia atrás (anisodáctilas). Son propias de los pájaros carpinteros (con huella en forma de X) y de las rapaces nocturnas (buhos, con huella en forma de K).
  • El halcón peregrino es el animal más rápido del mundo. Puede alcanzar 350 Km/h cayendo en picado.
  • Los bichos bola son muy frecuentes en España y son de la familia de los crustáceos, como las gambas. Solo hay dos crustáceos de tierra.
  • Los nidos de los aviones son un cuarto de esfera, pegados a la pared y al techo, pero los de las golondrinas, nunca se pegan al techo y quedan abiertos totalmente por arriba. Los vencejos no hacen nidos, crían en agujeros, por ejemplo bajo las tejas. Estas 3 aves insectívoras están protegidas, al igual que sus nidos que no pueden destruirse ni aunque estén vacíos. También se pueden distinguir por su silueta al volar.
  • El Tapetum lucidum es una especie de espejo que tienen algunos vertebrados nocturnos en los ojos. Sirve para reflejar la luz y poder ver mejor. Es lo que hace que brillen mucho sus ojos en la oscuridad. Lo tienen, por ejemplo, perros, caballos, cetáceos, cocodrilos y bóvidos.

    Libro resumido sobre medioambiente, ecología, naturaleza, animales, huellas, aves, mamíferos...

    Si te ha gustado este libro, mira esta lista de otros libros resumidos que te gustarán también.

  • Una forma de controlar las poblaciones en la naturaleza son las epidemias. En el caso del zorro, un animal casi sin depredadores, una enfermedad típica es la sarna, por la que se le cae el pelo. De hecho, la palabra alopecia viene del griego alopex (zorro).
  • Mirlos y estorninos ponen huevos azules. Los estorninos imitan los cantos de otras aves y por ello se les llama políglotas.

♥ Otros libros afines:

Acerca de Pepe Galindo

Estamos en el mundo para aprender y ayudar y, si es posible, disfrutar. Es autor de libros como "Salvemos Nuestro Planeta", "El buscador de lo inefable" y "Relatos Ecoanimalistas"; ademas de publicar regularmente en dos blogs: 1) blogsostenible.wordpress.com y 2) historiasincontables.wordpress.com
Esta entrada fue publicada en Biodiversidad, Ciencia, Educación, Libros, Sostenibilidad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s