Elogio de lo Viejo

Paul Wolfowitz, presidente del Banco Mundial en 2007, tuvo que descalzarse al visitar una mezquita en Turquía. Despertó mucho interés en los medios, no por lo que dijo, sino por los agujeros de sus calcetines.

Paul Wolfowitz, presidente del Banco Mundial en 2007, tuvo que descalzarse al visitar una mezquita en Turquía. Despertó mucho interés en los medios, no por lo que dijo, sino por los agujeros de sus calcetines.

Este panegírico no es sarcástico como el de Erasmo de Roterdam. Pretende, realmente, elogiar lo viejo, lo usado, lo antiguo… aunque esté roto… siempre que pueda seguir siendo útil. ¿Cuántas cosas nuevas son más inútiles que un simple trapo viejo que sigue limpiando igual que el primer día? Exentos de este utilitarismo están, obviamente, las personas viejas pues en el valor de una persona poco importa su “edad”, su “utilidad”, o su “sabiduría”, y ciertamente los ancianos tienen una sabiduría que nuestra sociedad no sabe aprovechar.

Hace ya años que el economista Bertrand De Jouvenel se quejaba de nuestra “civilización de lo efímero”, de ese USAR y TIRAR, sin enterarnos de dónde viene o a donde va lo que usamos. Se quejaba también de “la moda” que, en campos como el de la ropa, impone “una rápida renovación del guardarropa”, desechando ropa en perfecto estado. Así, “la moda” y la “rauda obsolescencia” están imponiendo un despilfarro energético intolerable. Intolerable para el Planeta, y para gran parte de la población mundial que queda al margen de ese consumo, o aplastados por él… Escudero Freire decía que “la riqueza causa todo tipo de opresión y explotación del hombre”.

La idea es muy simple… agotar la vida útil de los objetos (¡los móviles, ordenadores, electrodomésticos, coches y zapatos son también objetos!), para Reducir el consumo de todo (y luego regalarlos, Reutilizarlos o Reciclarlos, y no almacenarlos). Ahí está la esencia de la ley de las 3 erres (argumentada científicamente precisamente por un economista rumano, Georgescu-Roegen, padre de la economía ecológica con su bioeconomía).

Este Consumo Responsable debe ser llevado hasta donde uno quiera, pero pensando, de forma reflexiva, como plantea la famosa Cadena Verde. ¿Qué importa si un calcetín tiene un agujero si puedo seguir usándolo igual? (o incluso puede ponerse el calcetín girado). En 2007 el que era presidente del Banco Mundial fue criticado por tener agujeros en sus calcetines (véase foto adjunta)… un símbolo de austeridad voluntaria no debería ser motivo de risa, sino de alabanza. El símbolo del Consumo Responsable bien podrían ser unos calcetines rotos o, directamente, los calcetines de Wolfowitz.

NOTA 1: Quede claro que nuestra alabanza a la supuesta austeridad del ex presidente del Banco Mundial, no implica apoyo ni a su gestión, no exenta de algunos escándalos de corrupción, ni al Banco Mundial como institución que no hace su trabajo lo bien que debería como es el caso del escándalo de los paraísos fiscales, o su apoyo al contaminante carbón.

NOTA 2: Nuestro elogio de lo viejo no plantea que todos vayamos vestidos con harapos, sino que pensemos qué es un harapo y qué cosa no lo es, y que pensemos cómo nuestro consumo influye en los demás, y en el estado del planeta.

Acerca de Pepe Galindo

Estamos en el mundo para aprender y ayudar y, si es posible, disfrutar. Es autor del libro "Salvemos Nuestro Planeta" (del que hay un resumen en www.resumelibros.tk).
Esta entrada fue publicada en Consumo, Energía y Contaminación, Solidaridad y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

19 respuestas a Elogio de lo Viejo

  1. Train dijo:

    Qué feliz coincidencia, esta semana quería hablar de algo parecido.
    Tengo una pregunta que quizá alguien algún día me sepa responder: cuando afirmamos que la frugalidad es la vía para conseguir un mundo justo la mayoría de los mortales lo ven contradictorio “Si consumes menos no ayudas a los comerciantes y trabajadores varios a comer” . Está claro que no es cierto ¿pero hay argumentos breves y sencillos para rebatirlo? Porque yo al menos acabo yéndome por las ramas (demasiados factores) y no consigo ser muy convincente.
    Saludos

  2. Pepe Galindo dijo:

    La pregunta se puede responder de varias formas. Una de ellas está en el libro Vivir (bien) con Menos (cap. 3, del que hay un resumen aquí, de la web resumelibros.tk). El CONSUMO genera crecimiento económico y empleos, pero el crecimiento económico no puede ser ilimitado en el tiempo, y llevamos muchos años de crecimiento y el paro sigue existiendo.

    Lo más importante es QUÉ consumimos: no es lo mismo comprar tomates que diamantes. Casi todo consumo conlleva algo de contaminación y alteración del entorno, y normalmente esa contaminación es “gratis”, o sea, que el consumidor no paga por ello: Por extraer oro y diamantes muchos pierden sus campos de cultivo, pero los que lucen sus joyas ni se enteran, ni les pagan daños.
    Por tanto, al consumir hay que ver de donde viene lo que consumimos, para poder hacer la evaluación. Gran parte del consumo suele ir a crear pocos empleos y enriquecer desmedidamente a grandes empresas (las multinacionales son las más beneficiadas… ganan mucho en proporción a los empleos que generan, y pagando muchas veces injustamente, generando pobreza y contaminación en distantes lugares…).

    En breve: Para reducir el paro no es bueno consumir y contaminar más (eso es malo para nosotros y nuestros descendientes). Lo mejor es REPARTIR el trabajo, REDUCIR la jornada laboral: Tendríamos más tiempo libre, y menos dinero para consumir MENOS. Si nuestro sistema no es “SOStenible”, nos caeremos todos…

    Por cierto, cuando escribas algo al respecto… espero que nos lo hagas saber!!

  3. Train dijo:

    Es que ya hace tiempo que lo escribí. Gracias, me gusta tener “nuevos argumentos” porque los míos están manidos.
    Lo del trabajo a tiempo parcial es clave, pude disfrutarlo y cualquiera vuelve a España con sus turnos partidos en horarios absurdos. Pero suelen responder con mucha razón que aquí llegas a ganar 800 por jornada completa ¿cómo sobrevivir con poco más de la mitad sin tener vivienda en propiedad? y… meto el rabo entre las piernas y sigo hablando de recursos finitos, pero ya con la boca chica.
    Buena continuación vecin@s

  4. Pepe Galindo dijo:

    Pásanos el enlace a lo que escribiste…

    En el libro de Riechmann y otros que cité en el comentario anterior, habla de cómo algunos países fomentan en trabajo a tiempo parcial, o el tomarse años sabáticos: Se gana menos, pero se contribuye a que otros ganen más y a tener más tiempo libre.
    Respecto al caso personal que comentas, puede ser complicado. Habrá casos en los que no se puedan permitir ganar menos, pero la mayoría de la gente sí puede ganar algo menos… lo cual puede implicar leer más e ir menos al cine, comida más barata, no cambiar de móvil a menudo, vacaciones más cortas y a lugares más cercanos… y eso es bueno para la economía local, y para el medio ambiente… Puede haber elementos contradictorios, pero a veces, uno se da cuenta de que todo encaja, de alguna forma. Ejemplo: La comida vegetariana puede ser más barata, es más saludable, contamina menos, y es más respetuosa con la naturaleza, con los animales y con los demás. Hay buenos argumentos para comer menos carne, sin tener que convertirse en vegetariano o vegano estricto. Por cierto, que en otro libro de Riechmann se dan doce problemas del consumo de carne.

  5. Andarríos dijo:

    Nosotros jugamos en desventaja, porque esos mensajes simplistas, como lo de consumir para ayudar a otros, hacen mucho daño y tienen un gran calado social díficil de combatir. Y todavía hoy suena el “agua para todos”, el lema por el que se pedía el trasvase del Ebro, argumentado en una supuesta solidaridad hacia zonas más “pobres” en agua, para satisfacer la “demanda” que limita el desarrollo, reclamando el derecho a arrebatar los recursos de otras tierras, arrasando la vida de los ríos de otras zonas, porque “el agua se pierde en el mar”. Cómo desmontar estos mensajes simplones y engañosos es difícil, y yo no tengo la solución, sin irme por las ramas como bien dices, Train. Tal vez sea porque nos estamos equivocando en utilizar palabras, porque hay otras formas de comunicar, y en el caso del agua se podría decir que eso es la fluviofelicidad.

    Cuánta razón tienes, Pepe, en que hay que trabajar menos. Gastamos nuestras vidas trabajando para mantener un nivel de vida que no es tan necesario. No hace falta trabajar tanto para vivir, y yo me conformo con trabajar poco, y ganar poco, pero vivir al fin y al cabo. Al menos yo no necesito mucho para vivir; ¿de qué otro modo, sino, con un sueldo mileurista habría podido comprarme una “cueva” sin necesidad de hipotecarme? Claro que vivir en casa de los padres ayuda, pero ¿porqué otros en igualdad de condiciones no han podido y yo sí? Y desde luego que yo no me he privado de mis “vicios” (todos sanos) y mis gustos, aunque defender naturaleza también me ha limitado bastante, pero puedo decir que he visto cosas que pocos han visto alguna vez, que he estado en lugares que pocas personas han pisado, que he sentido emociones que muchos sólo imaginan de las películas, y he realizado grandes viajes sin tener que desplazarme muy lejos… Ésta, desde luego, no es la casa de mi vida, pero es un comienzo, y el hecho de no tener la obligación de trabajar para el banco es una gran ventaja, porque teniendo un lugar donde caerme muerto puedo permitirme el no trabajar y el elegir el trabajo que más me gusta, y el que más me conviene, sin tener que vender mis principios e ideales.

    Y aprovecho ahora para reclamar la renta básica: el derecho a recibir un sueldo por residir en una sociedad. No es necesario que sea un gran sueldo, basta con que sea el mínimamente suficiente para sobrevivir, de modo que muchas personas no se conformarán con ello y trabajarán para conseguir más ingresos, así que la sociedad no se va a derrumbar por esto. El resto de personas, las que “no trabajan”, no van a gastar sus días cruzados de brazos, seguro, porque todo el mundo hace algo y posiblemente estén también contribuyendo a la sociedad con una labor no remunerada.

  6. Pepe Galindo dijo:

    Andarríos, te felicito pues parece que has conseguido vivir sin renunciar a tus principios. Mucha gente se siente obligada a renunciar a esos principios teóricos, ese vivir con poco, por diversos motivos: codicia, por el qué dirán los demás… o por amor, pues cuando uno vive en familia no debe imponer sus principios a todos y, es complicado una coincidencia plena en tales principios. De ahí surge un debate interno de compleja solución… que se resuelve con tolerancia…

    La renta básica que comentas tiene serias ventajas para la sociedad, pero también algunos inconvenientes, que se evitan simplemente estableciendo una renta básica pequeña, y tal vez que crezca con la edad.

  7. Train dijo:

    Pepe, no es por no pasarte el enlace, es que son muchos porque hago monográficos espesos de lo que tu hablas con otro enfoque😉
    Todo cuanto propones llevar a la práctica son grandes verdades para mí. En lo referente a la gente que debe renunciar a sus principios por esos motivos… demasiado intenso para tanto debate jeje.
    Andarríos y Pepe, la renta básica la veo tan fantástica como utópica. Creo más factible que trabajemos tod@s los que estemos en condiciones de hacerlo, DURO y POCO. Saber que tendremos lo necesario hagamos lo que hagamos creo que no incentivaría a algunos que se aprovecharían del sudor de los demás, sin ni tan siquiera compartir las conclusiones sacadas de su vida contemplativa.
    Puede que su impacto negativo en la labor colectiva sea mínimo pero…Lo admito, hablan los prejuicios sacados de mi educación, experiencia vital y muchos ejemplos a lo largo de la historia.
    Jornada reducida alternada con períodos libres, y en horarios como el resto de los europeos ¿dónde tengo que firmar?
    Y como también me gusta la fluviomúsica, os dejo con Pedro
    (ha compuesto otras, como “se enamoró de un río”, pero ésta siempre me ha gustado más).

  8. Trotalomas dijo:

    Vivir mejor (y apostaría que más) con menos es algo tan deseable por quienes pensamos en global como impensable por quienes lo hacen con las directrices que impone el mercado. ¿Cómo concebir el trabajar menos, ganando menos, si tenemos más tiempo libre para ir a comprar o gastar en ocio?

    Como decís, si la gente no piensa en alternativas de ocio “posmaterialistas” donde no se imponga el consumo, no va a haber voluntarios suficientes como para que se genere el debate y un futuro más a la europea, con horarios más justos y que permitan llevar una vida propia plena. Creo que es vital un cambio de concepto en la sociedad, porque si partimos de que el jefe te mira mal si te vas a tu hora en lugar de quedarte hasta las tantas (incluso con horarios flexibles donde él llega tarde y uno intenta hacerlo a primera hora para compaginar el tiempo libre por la tarde con actividades que le hagan sentir realizado) ya llevamos torcido el camino, por ejemplo.

    Lo de “si consumes menos generas paro porque los comerciantes y productores no contratarán a tanta gente” me suena a “si tiro el papel a la calle genero empleo porque hacen falta barrenderos”. Pero, ¿resulta gratuito tirar algo a la calle? No, porque ese trabajador será pagado con los impuestos. Si no consumimos, ¿haremos decrecer el empleo? Pues tal vez ese sí, no harán falta tantos móviles o tantos coches, por ejemplo, pero sí que serán necesarios, por ejemplo, monitores ambientales que nos guíen en nuestras salidas al campo, actores o cuentacuentos que amenicen nuestro tiempo libre o, muy importante, actividades de carácter social que hoy día no están valoradas en el plano económico y que deberían formar parte del mismo por contribuir al bienestar social y personal.

    En resumen, que nos queda mucho por hacer, me temo.

    Saludos.

  9. Andarríos dijo:

    Esta semana me he enterado por las noticias de que en Gran Bretaña los subsidios por desempleo tienen un carácter vitalicio. Bien, pues eso es renta básica. Parece ser que el primer ministro está un poco molesto por eso y va a obligar a realizar servicios sociales a los parados que rechacen las ofertas de empleo, lo cual me parece justo. Lo que quiero resaltar con esta noticia es que la renta básica existe, es una realidad en ciertos lugares del planeta. Ahora bien, tampoco es conveniente extrapolar de cualquier manera este modelo a cualquier parte, ni tampoco las jornadas laborales reducidas, especialmente cuando procede de países con una huella ecológica tan alta, cuando las consecuencias de su desarrollo económico tienen que pagarlo otros países.

  10. Pingback: ¿Por qué Debemos CONSUMIR MENOS? | Blog SOStenible··· – – – ··· – – – ··· – – – ··· – – – ··· «Otras» noticias, y «otra» forma de pensar…

  11. Pingback: La GRAN CRISIS (que no es esta crisis de juguete) | Blog SOStenible··· – – – ··· – – – ··· – – – ··· – – – ··· «Otras» noticias, y «otra» forma de pensar…

  12. Pingback: ¿Qué es SER ECOLOGISTA? ¿Somos Todos Ecologistas? | Blog SOStenible··· – – – ··· – – – ··· – – – ··· – – – ··· «Otras» noticias, y «otra» forma de pensar…

  13. Pingback: ¿Ruben Mendoza es ecologista? ¿Qué es SER ECOLOGISTA? ¿Somos Todos Ecologistas? « Iniciativa Personal

  14. Pingback: BlogSOStenible cumple UN AÑO | Blog SOStenible··· – – – ··· – – – ··· – – – ··· – – – ··· «Otras» noticias, y «otra» forma de pensar…

  15. Pingback: famproa Conserva el Ambiente

  16. Pingback: Trabajo a Tiempo Parcial y Austeridad Voluntaria: Algo básico en Economía Sostenible | BlogSOStenible··· – – – ··· – – – ··· – – – ··· – – – ··· «Otras» noticias, y «otra» forma de pensar…

  17. Pingback: Productos de Segunda Mano: La compra más ecológica | BlogSOStenible··· – – – ··· – – – ··· – – – ··· – – – ··· «Otras» noticias, y «otra» forma de pensar…

  18. Mink dijo:

    Hola, me he encontrado alguna vez en la situación que expone Train, mi argumento es siempre el mismo, no sé si más o menos certero: reducir el consumo no significa gastar menos necesariamente. El dinero circulante sería el mismo, simplemente habría menos materia física. En lugar de 20 pares de zapatos a 20€, se tendrían 4 pares de 100€, fabricados artesanalmente, dedicando el productor menos horas de su tiempo al trabajo, o las mismas horas pero en condiciones de menor presión. La calidad del producto mejora y las condiciones laborales también. Además se fomentaría otro tipo de fuentes de ingresos que francamente, parece que la gente tendentes al usar y tirar ha olvidado: los servicios de reparación (sobretodo en pequeños electrodomésticos, que parece misión imposible), piezas sueltas, etc. Mismo dinero, menos horas de trabajo para ganarlo y menos pero mejores bienes. La sostenibilidad y el minimalismo, no pasa por no gastar dinero, pasa por invertirlo en bienes de calidad, duraderos, en los que yo decido pagar más para que otros no tengan que pagarlo por mí, y siempre, dentro de mis posibilidades. Todo esto, no obstante, se hace complicado en la sociedad de consumo fomentada de forma tan agresiva por las infinitas formas que adopta la publicidad, tendente única y exclusivamente a que consumamos más y peor.

  19. Pingback: Málaga: Un foro para la sostenibilidad urbana, que es insostenible… #GreenCitiesMLG | BlogSOStenible··· – – – ··· – – – ··· – – – ··· – – – ··· «Otras» noticias, y «otra» forma de pensar…

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s