Málaga: Un foro para la sostenibilidad urbana, que es insostenible… #GreenCitiesMLG

Cartel demasiado caro para una sala del congreso sobre sostenibilidad Greencities 2016Se celebra en Málaga el 7º Foro de Inteligencia y Sostenibilidad Urbana Greencities, un evento para mostrar los avances e ideas en sostenibilidad en las ciudades y expandir el concepto ambicioso y difuso de Smart City. Tal vez deberían de celebrarse más este tipo de eventos dada la urgencia en alcanzar la ansiada sostenibilidad.

En el evento se exhiben empresas, ayuntamientos y ministerios, lo cual ya pone en alerta a cualquier espíritu crítico. Llama la atención que ninguna ONG ni organización de vecinos tengan algo que decir en este tipo de foros. Quizás ni las han invitado. Tal vez, el auténtico interés no es la sostenibilidad, sino hacer negocio y darse publicidad política (como aquel ridículo de la ministra Tejerina).

Respecto a las ponencias, hay de todo y siempre hay datos de interés, pero aquí nos queremos fijar en lo que nadie se fija, en los pequeños detalles que dicen mucho:

  • Si el agua embotellada es claramente insostenible, ¿cómo un foro sobre sostenibilidad usa agua embotellada? Agua en una jarra sería más lógico y ecológico.
  • No hay contención en el gasto: Los carteles y folletos podrían ser más modestos. El propio folleto del congreso es más bien una revista impresa en un papel de calidad excesiva teniendo en cuenta que es algo que apenas se usará dos días. Los folletos de las empresas también dicen mucho: Les interesa más su imagen de “excelencia” que la sostenibilidad ambiental. Hasta la iluminación es excesiva (y nada de iluminación LED).
  • Hay mucha contaminación oculta: Por ejemplo, se ha celebrado una charla entre cinco alcaldes de distintas ciudades (tres españoles, uno de Uruguay y otro de Costa Rica) en la que cada alcalde ha podido hablar menos de 7 minutos. ¿No se podía haber hecho por videoconferencia ahorrando el costo económico y ambiental de tantos viajes en avión? La videoconferencia debería sustituir ya a toda conferencia o congreso que quiera ser sostenible.
  • GreenWashing (lavado verde): Hay empresas que no pueden vestirse de verde sin que la gente sospeche. ¿Cómo una empresa, como Endesa, que se niega a cerrar sus centrales nucleares nos quiere vender su sostenibilidad promoviendo el coche eléctrico? ¿Cómo una empresa de reciclaje, como Urbaser, se publicita con un catálogo en el que cada pagina es de caro cartón satinado, seguramente no reciclado? Eso no es sostenibilidad, es imagen (mala imagen, para algunos).

En conclusión, se echa en falta en esta sociedad (y más aún en este tipo de foros) un poco más de sencillez y minimalismo. Hasta en el vestir se puede apreciar la conciencia ambiental, pues cualquiera mínimamente interesado sabe que la ropa despilfarra recursos en cada fase y, por tanto, vestir tanta ropa cara y nueva no es lo más sostenible. Desde aquí reivindicamos, de nuevo, el elogio de lo viejo. Y aunque todo lo aquí expuesto puedan ser cosas pequeñas, si no hacemos lo pequeño y fácil, ¿cómo esperamos conseguir los grandes objetivos sobre sostenibilidad, que son mucho más difíciles?

Más información:

Acerca de Pepe Galindo

Estamos en el mundo para aprender y ayudar y, si es posible, disfrutar. Es autor del libro "Salvemos Nuestro Planeta" (del que hay un resumen en www.resumelibros.tk).
Esta entrada fue publicada en Buenas noticias, Denuncias, Industria, Malas noticias, Pensamiento antisistema, Sostenibilidad y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Málaga: Un foro para la sostenibilidad urbana, que es insostenible… #GreenCitiesMLG

  1. Pingback: Convertir tu coche en eléctrico no debería ser caro | BlogSOStenible··· – – – ··· – – – ··· – – – ··· – – – ··· «Otras» noticias, y «otra» forma de pensar…

  2. Beamspot dijo:

    Hola:

    Interesante entrada, pero me temo que hay mucha más tela que cortar, y poco tiempo/espacio para hacerlo.

    Habría que empezar por plantearse que son las Smart Cities y las Smart Grids, para poner en tesitura lo que se discute en esos congresos, así creo que quedaría más evidente porqué son como son y porqué tienen esa pátina de insostenibilidad.

    Lo primero que hay que entender es que todo este tema se focaliza en dos puntos: primero, poner todos los huevos energéticos en una única cesta: la electricidad.

    En mi casa, el 75% de necesidades energéticas son en forma de calor, especialmente calefacción en invierno y ACS. Cocinar también gasta mucho, ojo. Y eso sin contar que la nevera en realidad es una bomba de extracción de calor de dentro hacia afuera, aunque la cuento como ‘gasto eléctrico’.

    Si nos vamos a la sociedad en general, el calor representa el 50% del consumo energético, mientras que la electricidad estrictamente hablando, representa menos del 11%, que encima se puede reducir. Por tanto, algo aquí no casa. Si lo que necesitamos es calor, y encima el sol es particularmente eficiente en ese punto ¿a santo de qué tiene que ser todo eléctrico?

    Y ahí es donde viene el segundo punto. Las Smart cosas son controles electrónicos para la gestión de la energía de diversas formas de forma adecuada a los mercados, regidos por la oferta (diurna, cuando luce el sol) y la demanda (nocturna, pues yo soy tan tonto de encender las luces de noche).

    En mi pueblo, a eso lo llaman ‘cartilla de racionamiento’. Así pues, lo que tenemos es que nos están empujando a poner todos los huevos energéticos en una única cesta, la electricidad, que será gestionada, controlada, comandada por ‘los mercados’ y ‘los bobiernos’. Una pareja de zorros a la puerta de nuestra casa.

    Y encima, se pretende que además de p**as, pongamos la cama: están promocionando que nosotros pongamos y paguemos la infraestructura dentro de nuestra casa para que desde fuera decidan en que podemos o no gastarnos la energía, sin atender a nuestra voluntad. Y con una facilidad para comandar tremenda: con un click en un ratón, o por decisión de un algoritmo informático-bancario-político, se nos puede cortar la luz de casa sin intervención humana. Y eso YA es así, gracias a los contadores ‘inteligentes’.

    Con esta descripción, este punto de vista particular de un ingeniero electrónico con algunos conocimientos sobre el tema, muchas de las preguntas y de los interrogantes que se plantean, toman otro cariz, aparecen algunas respuestas, intereses, sobre el porqué esto es así.

    También se explica porqué nadie se plantea que los coches eléctricos en realidad son contaminantes, que en China contaminan mucho más en su utilización que sus hermanos diesel (es el caso del FluenceZE con el Fluence Diesel, por ejemplo), y que la fabricación de las baterías es enormemente dañino para las zonas donde se extrae el litio, o que emite tanto CO2 que en realidad un Tesla sólo ahorra como el 16% de las emisiones.

    Esto va unido al hecho que la gente cree que la electrónica es ‘verde’ cuando en realidad es una de las cosas más contaminantes que tenemos, pero o bien ‘se olvida’ (voluntariamente, lo cual demuestra que hay una intención detrás) o bien ‘se achaca a otras causas’.

    Por ejemplo, el tóxico teluro que se usa con el tóxico (y prohibido en muchos usos) cadmio para hacer los paneles fotovoltaicos de película delgada tan apreciados por los mismo que apoyan la prohibición del cadmio (excepto para sus intereses), se obtiene como subproducto de la extracción de oro mediante el rociado con cianuro (uno de los venenos más potentes) sobre los restos de extraer cobalto de los restos de extraer cobre (proceso muy contaminante y energéticamente costosi), ese pilar de la creación de la sociedad ‘Smart’.

    Pero esa toxicidad no es ni conocida ni explicada. ¿Por qué?

    También se olvida adecuadamente el papel de las tierras raras, tan necesarias tanto para la electrónica como para los motores de los coches eléctricos o los alternadores de los aerogeneradores, o los inverters de la fotovoltaica, o los teléfonos móviles, cuya extracción, dependiente del mineral de hierro, produce más de un kilo de material radiactivo por cada Kg de tierras raras (en general, para algunas es peor) extraído, con varias toneladas de sulfuros y metros cúbicos de ácidos, que junto al material radiactivo se lanzan a los ríos en la zona de Bayun Obo (la mayor mina de este tipo de materiales, de las dos que suministran el 99% de tierras raras al mundo, situadas en China), de tal manera que el agua de esos caudales nos e puede usar ni para lavar la ropa.

    No en vano, esa zona se llama el valle de las aldeas de la muerte o las aldeas del cáncer. Aldeas donde viven en condiciones precarias los trabajadores de dichas minas.

    Y sin embargo, se pretende inundarlo todo de electrónica para poder ‘gestionar’ todo un presunto sistema, mal llamado renovable, que en realidad es una continuación del extractivismo de siempre.

    Y todo ¿para qué? ¿Para seguir consumiendo cambiando límites al ir eliminando los más próximos?¿Para seguir en esta carrera loca de destrucción de la Tierra?¿Para, bajo la excusa de ‘renovables’ que en realidad son sistemas no renovables que sustraen flujos de energía renovable de otros menesteres, de forma insostenible?

    ¿Por qué piensa la gente que el uso de dichas ‘renovables’ es sostenible? Tenemos el ejemplo de la biomasa, que en USA no duraría ni tres meses.

    Tenemos el ejemplo de la Isla de Pascua, donde sólo con renovables se bastaron para arrasarla por un uso y un abuso de la extracción.

    Tenemos el ejemplo de Mallorca, donde el uso de energía eólica con materiales más renovables (piedra, madera, algo de hierro) casi acaba con los acuíferos en la zona del aeropuerto de Palma, y eso en un entorno rural con más conocimiento y cultura de la sostenibilidad.

    Pero de eso, ni mu. Demasiados intereses en juego.Demasiada adicción a un BAU del que la gente no quiere salir.

    Si no cambiamos la cultura, la manera de hacer las cosas, de entender el mundo, no hay cambio posible de paradigma energético, económico, social. Esta sociedad NO quiere cambiar, porque debemos cambiar todos y dejar estas comodidades en las que estamos instalados, no queremos afrontar las responsabilidades de nuestras acciones.

    Sólo por la fuerza haremos el cambio. Cuando sea demasiado tarde.

    Smart Cities for Dumb Citizens.

    Renovables y sostenibles son dos cosas muy diferentes.

    Beamspot.

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s