Las dos lecturas de “El jardín de las delicias” de El Bosco

El jardín de las delicias de El Bosco, un curioso tríptico con dos lecturas muy diferentes.El rey Felipe II mandó construir el monasterio de El Escorial (Madrid) incluyendo el panteón real, donde están sus restos y los de muchos reyes españoles. Estando muy enfermo y viendo cerca su final (era Junio de 1598) decidió trasladarse a El Escorial, donde pasó sus últimos días. El rey pidió estar cerca de dos ayudas que facilitaran su tránsito. Por una parte, las miles de reliquias que había atesorado en El Escorial, incluyendo huesos o extremidades de casi todos los santos, cabellos de Jesús y María y astillas de la cruz. Por otra parte, el rey mandó que le trajeran a su aposento algunos cuadros para orar ante ellos. Entre esos cuadros se dice que el rey exigió traer uno de sus tesoros más preciados y más extraños, El jardín de las delicias del pintor flamenco El Bosco (1450-1516), situado ahora en el Museo del Prado de Madrid.

La Gloria de Tiziano, donde Carlos I rey de España abandona sus riquezas para entrar en el cielo.Felipe II copiaba así a su padre Carlos I, quien mandó que le llevasen otro cuadro, el de La Gloria de Tiziano, el cual tuvo que viajar al monasterio de Yuste donde se retiró tras abdicar (unos tres años antes de morir). Pero el cuadro de Tiziano, que también está en El Prado, es comprensible que lo quisiera tener cerca, pues lo mandó pintar él mismo y representa el paraíso abriéndose para recibirlo. Carlos I aparece en ese cuadro de rodillas ataviado solo con una túnica blanca y dejando su corona abandonada a sus pies. El rey meditaba largo tiempo mirándose entrar en la Gloria, como si el cuadro fuese una llave para tan decisivo tránsito.

Un cuadro para meditar

El cuadro que escogió Felipe II era mucho más misterioso y había sido criticado por la multitud de cuerpos desnudos disfrutando en un paraíso de animales y frutas exóticas. Felipe II era un gran admirador de El Bosco y tenía muchos de sus cuadros. ¿Por qué un rey católico escogió un cuadro tan extraño para meditar al acercarse su muerte?La creación de El Bosco, en el tríptico cerrado de El jardín de las delicias

El tríptico de El jardín de las delicias es una obra supuestamente moralizante que podemos dividir en 4 partes. Todas transmiten la sensación de que cada vez que nos fijamos vemos nuevos detalles:

  1. La creación del mundo: Cerrando el tríptico como si fuera un armario, vemos una esfera de cristal y dentro una isla mágica que surge de la nada. Encima vemos a Dios y unas palabras en latín evocando la creación divina.Detalle de El paraíso de El Bosco.
  2. El Paraíso: Abierto (que es como está expuesto en el Museo del Prado), vemos a la izquierda un paisaje idílico donde se ven tres personas en primer plano. Es fácil identificarlas como Adán y Eva y, entre ellos y vestido, Dios. Suele decirse que ahí no encontramos más humanos, pero una mirada atenta permite encontrar uno más sobre el elefante (aunque podría ser un mono). Vemos también multitud de animales y plantas reales e imaginarios (jirafa, unicornio, conejo, oso… un drago, un gato que acaba de atrapar un ratón, multitud de patos y aves de todo tipo, incluyendo una lechuza en el centro exacto).Detalle de el jardín de las delicias de El Bosco, con el misterioso mejillón gigante
  3. El jardín de las delicias: La obra central incluye muchos símbolos eróticos de la jerga neerlandesa de la época del pintor. Lo más llamativo es la profusión de cuerpos desnudos y animales muy variados, algunos gigantescos y otros mitológicos, junto con frutas descomunales. Aquí todos parecen divertirse.Detalle de El Infierno de El Bosco, con el monstruo que engulle y defeca personas.
  4. El Infierno: Usando colores más oscuros, representa edificios ardiendo y personas sufriendo variadas torturas. Por ejemplo, convirtiendo una presa en cazador: un conejo cuelga a una persona al revés mientras parecen estallar sus entrañas, tal vez de un balazo. Hay instrumentos musicales gigantes que se usan como instrumentos de tortura (un laúd, un arpa, una zanfona, un tambor…). Un monstruo con cabeza de pájaro engulle personas para defecarlas en un pozo, donde también vomita un supuesto comilón (pecador de gula).

Las dos interpretaciones de un cuadro único

Varios siglos antes de pintarse esa obra maestra, Fray Joaquín de Fiore (1135-1202) fue un visionario que vaticinó la llegada del Reino milenario, un periodo de mil años durante los cuales Jesús tomaría el control de nuestro destino. El Reino milenario es el nombre más antiguo de este cuadro de El Bosco y refleja lo que el monje esperaba que ocurriera en el mundo. Según este visionario, la Historia puede interpretarse de dos formas y así lo refleja el tríptico de El Bosco:

  1. Interpretando el tríptico de izquierda a derecha (camino de la advertencia), vemos, como hemos dicho, la creación del hombre y de la mujer y el paraíso terrenal. Luego viene la multiplicación de la humanidad y la corrupción del pecado de la carne. Finalmente, a la derecha, vemos el castigo con los horrores del infierno. Es la interpretación clásica y simple, aunque hay cosas que no encajan bien en ella.
  2. Interpretando el tríptico de derecha a izquierda (camino de la profecía), vemos primero el mundo actual, donde predominan las obras humanas y sin apenas nada natural. Además, esas obras se han vuelto contra el hombre, por lo que se ve sufrimiento y horrores. Luego, pasamos al panel central en el que el mundo se recupera. Vemos agua y comida en abundancia, y la humanidad se ha convertido en una comunidad alegre y ordenada. De hecho, mirando con detalle el panel central, no se ven pecados, sino calma y paz en un mundo futuro, cuando el humano evolucione. Tras ese estado evolucionado, lo siguiente es el Paraíso, donde en el cielo los humanos estarán con Jesús (porque de hecho, esa figura es Jesús, y si fuera la creación no tendría sentido que apareciera Jesús pues aún no habría nacido).

En tiempos de El Bosco, la visión de Fray Joaquín de Fiore se había extendido y aumentaba la gente que veía en la Iglesia una institución más opresora que espiritual, con la Inquisición como elemento disuasorio para cualquiera que se atreviera a contradecir sus enseñanzas. Según algunos, El jardín de las delicias fue una obra encargada por los Hermanos del Espíritu Libre (o adamitas), para poder meditar sobre el origen y el destino. Los adamitas creían que el pecado no existía por el hecho de ser todos hijos de Adán, tenían ritos que realizaban desnudos y fueron perseguidos por la Iglesia.

Un obra con muchos misterios

Las lechuzas son aves que ven en la oscuridad y al menos en la obra hay pintadas tres. Algunos dicen que son seres psicopompos (seres que conducen las almas al más allá) o cerraduras para acceder a la clarividencia.

Aún hoy son muchos los misterios que encierra esta obra. Por ejemplo, ¿quién es el único personaje vestido que aparece en la esquina inferior derecha de la tabla central? ¿Tal vez el mecenas que le encargó la obra?

Más allá del posible sentido trascendental de esta obra maestra, El Bosco parece querer decir que aquí, en la Tierra, podemos construir un paraíso (o vivir en el paraíso que es la Tierra si no la destruimos). El Bosco quiere decirnos que somos los humanos los que decidimos si queremos vivir aquí y ahora en un infierno o si preferimos hacer que esto sea un paraíso. Este planeta tiene recursos suficientes para que todos vivamos bien, pero todas esas riquezas pueden ser insuficientes para saciar una ambición desmedida de un puñado de avariciosos.

¿Queremos estar en el lado de los que hacen el paraíso y la felicidad o en el lado de los ambiciosos amargados deseosos de conseguir más y más?

Más información:

Publicado en Amor, Curiosidades, Espiritualidad, Filosofía, Pensamiento antisistema, Religión, Solidaridad | Etiquetado , , , , , , | 3 comentarios

¿Es ética y ecológica la gestación subrogada? ¿Y la fecundación in vitro?

Una mujer no puede tratarse como una máquina de traer niños al mundo.Traer hijos al mundo es un acto poco ecológico. Se ha demostrado científicamente, aunque el problema no es traer hijos, sino traerlos en una sociedad insostenible y enseñarles a vivir de forma insostenible. Dicho esto, cualquier cosa que fomente la natalidad hay que cuestionarla seriamente y examinarla con un riguroso filtro ético.

La gestación subrogada consiste en que una mujer soporta la gestación de un niño durante los nueve meses pero renuncia a ser la madre legal del mismo. Esta técnica, también llamada vientres de alquiler, se está poniendo de moda entre los ricos que quieren tener hijos. Esto está expresamente prohibido en muchos países, como en España, por lo que algunos deciden contratar el vientre en países que lo permitan. El Parlamento Europeo condenó esta práctica en 2015 porque  “socava la dignidad humana de la mujer” al ser utilizado su cuerpo y sus funciones reproductivas “como una mercancía”.

El embarazo, el parto y el postparto es un proceso largo y costoso, que socava la salud de la madre. Por eso, para que una mujer acepte hacerlo y renuncie a su hijo, es obvio que su situación económica debe ser precaria. Prueba de ello es que en los países en los que es legal hacerlo de forma altruista (sin pagar), como Reino Unido o Canadá, la mayoría de la gente se va a otros países en los que sea legal hacerlo pagando. En Ucrania es legal previo pago de 40.000 euros como mínimo. Curiosamente, Ucrania no da la nacionalidad a los niños nacidos por esta técnica.

Un niño no es algo que pueda regalarse o venderse. No existe el derecho a ser padre o madre.Como decía la periodista Sandra Sabatés, todos podemos tener el deseo de ser padres, pero ese deseo no es un derecho, y no puede conseguirse pisoteando los derechos de las mujeres más vulnerables. Además, a los propios niños se les trata como objetos comerciales. A veces, incluso se puede elegir, como en un catálogo, a la madre que hará la gestación o incluso si se quiere niño o niña.

Los que piden que esta práctica sea legal, están pidiendo que se elaboren leyes para que sea legal la explotación de las mujeres, como se hace, por ejemplo, con los animales en las granjas de cría. Se debería regular para evitar los trucos (legales o no) que usan algunos para saltarse la prohibición. Algunos de los que pretenden usar esos trucos y se han ido al extranjero a contratar la gestación subrogada, luego se quejan de los problemas para inscribir al niño como hijo suyo. El fraude está en que el niño no es un hijo fruto del vientre de la supuesta madre (aunque puede que sí sea un hijo genéticamente hablando de al menos uno de ellos, lo cual habría que demostrar). A eso se unen los casos de parejas estafadas y los pagos en paraísos fiscales por esta práctica (es decir, fraude fiscal). Por otra parte, no es raro que las mujeres que prestan su vientre se arrepientan.

No es razonable que el niño sufra por los errores de aquellos que pagaron por su gestación, pero tampoco es razonable que por el hecho de que el niño ya está en el mundo, sus compradores sean absueltos de cometer un delito que en España está penado. El artículo 221 del Código Penal castiga con penas de prisión de 1 a 5 años y de inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de la patria potestad, tutela, curatela o guarda por tiempo de 4 a 10 años, penas que se extienden “a la persona que lo reciba y el intermediario, aunque la entrega del menor se hubiese efectuado en país extranjero”.

La gestación subrogada es como la prostitución, al menos en tres aspectos: nace de una falta de ética y conciencia, explota el cuerpo de una mujer por parte de quien puede pagarlo, el cual se beneficia de la necesidad económica de la mujer. Puede haber excepciones, pero son eso, excepciones.

La fecundación in vitro no tiene tantos problemas éticos, pero es otro mecanismo para traer hijos al mundo; a un mundo en el que 8.500 niños mueren de hambre CADA DÍA. Ya no es solo por la dignidad de las mujeres o por cuestiones ecológicas, sino que es mucho más humano fomentar las adopciones, por delante de la gestación subrogada, la fecundación in vitro e incluso de la propia gestación.

Por supuesto no decimos que se prohíba tener hijos, sino que se piense bien, como parte de una paternidad responsable. El proceso de adopción no puede ser un trámite de 5 minutos, pero en un mundo con tantos niños faltos de cariño no podemos permitir que los procesos de adopción sean excesivamente largos.

Puede interesarte:

Publicado en Noticias de España, Política, Sostenibilidad | Etiquetado , , , , , , , , | 2 comentarios

Ciudades que quieren reducir su consumo de carne: Porqué y cómo

Dejar de comer carne ahorra muchísima agua, energía, árboles...Lo dicen científicos y ecologistas: evitar la carne y los productos lácteos es la forma más sencilla de reducir nuestro impacto ecológico. Para producir tanta carne son necesarias una ganadería y una agricultura intensivas que son muy dañinas para todos: contaminación por plaguicidas o por purines, pérdida de hábitats, excesivo consumo de agua… por no hablar del sufrimiento animal, especialmente a las hembras.

¿Qué es el Pacto de Milán?

El Pacto de Milán sobre política alimentaria urbana promueve una alimentación sostenible y ya ha sido firmado por 177 ciudades de todo el mundo (véase más abajo la lista de ciudades españolas). El Pacto establece 44 indicadores para medir si se avanza o se retrocede. Con esos indicadores medirán cosas tales como, por ejemplo:

  • si se promueven políticas alimentarias desde el ayuntamiento,
  • el número de ciudadanos con diabetes,
  • si hay programas para reducir el consumo de azúcar, sal y grasas,
  • si se fomentan los huertos urbanos,
  • la venta de productos locales,
  • la creación de compost con la basura orgánica,
  • el número de mercados municipales para fruta y verduras frescas,
  • si existen políticas para reducir el desperdicio de alimentos,
  • etc.
  • Además, hay un indicador (el nº 10) que establece que las ciudades deben medir su consumo medio de carne y pescado con objeto de determinar si se reduce y ver si se avanza hacia la sostenibilidad.

¿Por qué es tan importante comer menos carne y pescado?

Todos podríamos enumerar muchas acciones para conseguir ciudades sostenibles. Entre ellas, reducir el consumo de carne y pescado es algo imprescindible. Hay muchos argumentos para ello, que se suelen sintetizar en cuatro:

  • estas industrias generan graves daños ambientales,
  • propician comidas muy procesadas y con muchas grasas, que son poco saludables,
  • producen sufrimiento animal, absolutamente siempre, y
  • generan problemas a otros seres humanos (aunque sea indirectamente).

El Pacto de Milán habla de “carne” (meat), pero aclara que también se incluye el pescado, algo que es importante dados los problemas de la pesca (especialmente la pesca de arrastre) y del pescado de piscifactoría. Aunque es posible que el consumo de pescado tenga menos impacto ambiental que el consumo de otras carnes, está justificado hablar siempre de forma conjunta de los impactos de carne y pescado (pérdida de ecosistemas, contaminación, sobreexplotación, maltrato animal…). Si no se hiciera así podría ocurrir que el consumo de carne se sustituyera por pescado, generando la falsa sensación de sostenibilidad.

Sorprendentemente, el Pacto ni siquiera sugiere cómo conseguir esos objetivos sino que solo insta a medir el consumo de carne y pescado a través de encuestas. Pero solo hacer encuestas no ayudará a conseguir el objetivo. Tras la encuesta se debería informar sobre su finalidad, pero aún así, es insuficiente.

¿Cómo puede una ciudad reducir su consumo de carne?

Aunque no lo parezca, el gobierno municipal puede hacer mucho para esto. Además de hacer las encuestas informativas, sugerimos estas acciones:

  1. Un curioso vídeo sobre el consumo de carne, basado en MatrixCampañas de información: Hay muchos lugares donde centrar estas campañas (colegios, mercados, centros culturales, asociaciones de vecinos, en la calle…) y muchas formas de informar a la ciudadanía de que comer carne y pescado en exceso no es bueno (carteles, mesas informativas, documentales, charlas…).
  2. Fomentar los huertos urbanos: La gente que cultiva sus propias frutas y verduras tiende a consumir este tipo de alimentos más que antes. Los huertos se deben fomentar tanto en suelo municipal (huertos comunitarios o alquilados) como a nivel individual (en terrazas o balcones).
  3. No dar permisos a granjas de animales, especialmente las macrogranjas: Hasta la prensa internacional se ha hecho eco del problema ambiental de las macrogranjas en España, donde ya hay más cerdos que personas. Conceder licencias para estas instalaciones supone hacer ganar dinero a unos pocos a costa de daños ambientales que sufrimos todos. Por eso Greenpeace está recogiendo firmas para frenar la ganadería industrial. Hay formas de fomentar la economía rural que no destruyen la naturaleza (por ejemplo, fomentar el turismo sostenible o generar energía renovable como hizo el pueblo de Utrillas).
  4. Limitar las licencias de apertura para carnicerías, charcuterías y restaurantes donde la carne sea su comida principal: No se trata de prohibir la comida basura, pero sí de ponerle todas las trabas que sean posibles. En todas las ciudades del mundo proliferan hamburgueserías o shawarmas. Esa comida no es sana y, por tanto, poner unos límites a este tipo de establecimientos ayudaría mucho a reducir su número de clientes. También es posible obligar a estos establecimientos a poner carteles indicando los problemas de una dieta basada en carne, y más en el caso de carne procesada, esa en la que realmente el consumidor rara vez sabe (o pregunta) qué es lo que está realmente comiendo.
  5. Fomentar en los colegios comidas sanas, ecológicas, de procedencia LOCAL y bajas en carne y pescado: Se puede ayudar a los colegios para que mejoren sus dietas escolares e informen a padres y alumnos de lo que se está haciendo y del porqué. Prohibir todo tipo de comida frita es también algo necesario. No basta con promover dietas que reduzcan la obesidad, sino que el Pacto de Milán pide reducir carnes y pescados. La iniciativa Lunes sin carne lleva mucho tiempo fomentando un día para la concienciación con el lema “Si quieres cambiar el mundo, ¡comienza por tu plato!“. El objetivo es ampliar a dos días a la semana para 2020. Hay muchas experiencias donde los padres se implican en la calidad de la comida escolar.Símbolo V de producto alimenticio vegano
  6. Fomentar menús con opciones veganas: Eso se debe pedir urgentemente en bares y comedores situados en lugares públicos (museos, universidades, hospitales, residencias…). Pero también se puede solicitar que todos los restaurantes de la ciudad ofrezcan opciones veganas en sus cartas y menús (y las marquen con la típica V de vegano), y que se sumen a los “Lunes sin carne”. Las hamburguesas vegetarianas o veganas ya están presentes en muchos restaurantes y supermercados, además de ser muy fáciles de hacer.
  7. Ir migrando las fiestas insostenibles a fiestas más saludables: En muchas ciudades hay fiestas o eventos en los que se consume mucha carne por tradición (algunas tienen hasta su plato típico). Dado que la tradición no es un argumento suficiente para mantener o fomentar algo, hay que alentar productos sostenibles que sustituyan, al menos en parte, todos esos productos obtenidos de la explotación animal.
  8. Subir los impuestos a los mataderos, a los barcos de pesca y a todas las actividades que dependan directamente de la explotación animal: Si decidimos que fomentar la carne o el pescado es malo, habrá que gravar más ese tipo de actividades. El dinero, por supuesto, debe emplearse en mitigar los efectos de tan dañinas actividades. No te pierdas, si te atreves, este espeluznante vídeo sobre la actividad en los mataderos.
  9. Realizar y difundir estudios de contaminación en todos los alimentos, incluyendo carne y pescado: Aunque ya sabemos que todos los alimentos vegetales pueden estar contaminados por los pesticidas que usan los agricultores, también la contaminación en carne y pescado es muy peligrosa, pues sabemos que antibióticos y hormonas se cuelan en los músculos, y que muchos peces tienen una alta contaminación por mercurio (el atún o el pez espada, por ejemplo).
  10. Priorizar las mejores opciones: No todas las opciones de carne o pescado son igual de nocivas. Se puede instar a que se usen las opciones con menor impacto ambiental, tales como carnes de ave o pescado local, de pesca sostenible, y por supuesto que no procedan de la pesca de arrastre (la ley exige que toda venta de pescado exponga claramente el método de pesca y la procedencia geográfica). Esto puede ser un paso hacia la sostenibilidad.
  11. Firmar la Declaración “Dieta sana, planeta sano”: Es un compromiso público para fomentar una alimentación sana, donde predominen los alimentos de origen vegetal, ecológicos, locales y de temporada, así como reducir el desperdicio de alimentos. En España, Zaragoza por ejemplo ya se ha adherido a ese manifiesto.

Evidentemente, no todas estas medidas pueden ser llevadas a cabo de forma directa y unilateral por parte de cualquier consistorio, pero las ciudades firmantes del Pacto de Milán tienen la responsabilidad de actuar hasta donde sea posible e instar a gobiernos u organismos competentes a que trabajen en esta línea en aras de un mayor compromiso con la salud y el medioambiente.

Comamos menos carne y pescado, por el bien de “todo”

Resumiendo, cualquier cosa que hagamos para reducir el consumo de alimentos que procedan de los animales redundará en mayor salud de la naturaleza y menor sufrimiento animal. Pero además, también implicará una mayor generosidad hacia los que pasan hambre. El ser humano no es un depredador irracional como el león, sino que ha creado una maquinaria extraordinariamente cruel e impactante para generar carne barata, carne muy barata, con un alto coste, que no es solo ambiental.

Te gustará:

  1. La reducción del consumo de carne pisa fuerte en la 4ª reunión anual del Pacto de Milán, por Greenpeace.
  2. Comer Carne Destroza el Planeta (y a los Animales).
  3. Datos reveladores: La agricultura intensiva contamina todo, hasta nuestra comida; Pueblos fumigados con Glifosato, Clorpirifós, Lindano…
  4. EXAMEN: ¿Es tu ciudad sostenible?
  5. Política y urbanismo: La ideología influye en las ciudades.La ganadería industrial es uno de los peores crímenes de la historia
  6. El carnismo mata, por Ruth Toledano @ruthtoledano.
  7. Libro “Comerse el Mundo” de J. Riechmann (Resumen): Los 12 problemas del consumo de carne.

NOTA: Las ciudades españolas firmantes del Pacto de Milán son Bilbao, Ciudadela de Menorca, Córdoba, Dénia, Fuenlabrada, Godella, Granollers, Las Palmas de Gran Canaria, Madrid, Málaga, Mieres, Navás, Oviedo, Pamplona, Rivas-Vaciamadrid, San Sebastián, Santiago de Compostela, Valencia, Villanueva de la Cañada, Vitoria-Gasteiz y Zaragoza.

Impactos de los alimentos que proceden de los animales

Publicado en Agricultura, Alimentación, Animalismo, Buenas noticias, Ciberactuaciones, Consumo, Contaminación, Pesca, Recetas vegetarianas, Sostenibilidad, Vegetarianismo | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 15 comentarios

¿Es ecológico revitalizar pueblos despoblados o abandonados?

¿Es ecológico repoblar un pueblo abandonado?La historia está llena de lugares habitados por el ser humano que fueron posteriormente abandonados (Machu Picchu, Isla de Pascua, o las ruinas mayas son ejemplos famosos). En España, muchos pueblos se han despoblado. El desarrollo, la industrialización y el cambio climático han desplazado mucha población hacia las ciudades. Incluso, la construcción de fallidos pantanos han obligado a abandonar pueblos inútilmente (como Jánovas). Unos 2000 pueblos están en riesgo de extinción o ya abandonados y a menudo surgen iniciativas para volver a poblar esos pueblos. Muchas veces se cargan de argumentos “ecológicos”, pero desde el punto de vista ecológico, repoblar un pueblo puede ser peor que dejarlo como está. Todo depende de cómo se haga.

No hay nada inherentemente malo en que se abandonen los pueblos (salvo que sea de forma forzada). Abandonar unas tierras supone devolver a la Naturaleza algo que previamente se le quitó. Por otra parte, vivir en una población grande permite ser más eficiente en cuanto a ciertos consumos, pero por supuesto depende mucho de cómo se viva. Es decir, vivir en un pueblo no es necesariamente más ecológico que vivir en la ciudad. Para calcular lo más ecológico hay que hacer un análisis concienzudo, pues influye el estilo de vida más aún que el lugar de residencia. Veamos unos ejemplos:

  • Climatización y otros servicios del hogar: Los científicos Nebel y Wrigth dicen en su famoso libro que para climatización “los hogares suburbanos aislados requieren de 1.5 a 2 veces más energía que los alojamientos de las urbes”. Por supuesto, será distinto si se usa leña local, renovables o métodos tradicionales (sombras, gruesos muros…). Pero usar calefacción eléctrica en una casa aislada suele ser muy caro por  las enormes pérdidas térmicas, lo cual aumenta la huella ecológica. También se encarecen las instalaciones de agua y electricidad cuanto más separadas están las viviendas entre sí. Y por supuesto, no olvidemos el tratamiento de las aguas residuales.
  • Ocupación del territorio: Uno de los mayores problemas del planeta es que el ser humano está ocupando demasiado territorio, desplazando o aniquilando todo tipo de ecosistemas. De media, el territorio para vivienda por persona es mayor en pueblos que en ciudades. La ocupación puede ser mayor aún en las típicas urbanizaciones de chalets en las afueras (con parcela, piscina…). Tanta urbanización lleva a una “disminución en la filtración” del agua de lluvia, con los problemas ambientales consecuentes (el caso de Delhi es dramático, por ejemplo). Por supuesto, hay que contabilizarlo todo y no solo la vivienda.
  • Transporte: Distinguimos aquí varias categorías.
    1. Transporte de personas: En una ciudad suele haber transporte público para llegar a los lugares más señalados. En un pueblo a veces no, y más si el pueblo es pequeño. Eso es bueno si se va andando o en bici, pero depender del coche para comprar, trabajar y divertirse no es sostenible. El coche es, en sí mismo, un símbolo de insostenibilidad que la ciudad puede ahorrar gracias al transporte colectivo, pero por supuesto, depende de cada estilo de vida. Todos sabemos que en las ciudades hay muchos que no usan el transporte público y prefieren su coche privado.
    2. Transporte de productos: El transporte de productos en grandes ciudades es más eficiente, porque se transportan cantidades mayores. Así pues, vivir en un pueblo será más ecológico si uno no consume productos manufacturados que requieran ser transportados hasta el mismo pueblo.
    3. Carreteras interurbanas: Vivir en un pueblo puede suponer usar más esas carreteras, de forma directa o indirecta, las cuales pueden generar mayor impacto que los transportes urbanos (más emisiones, más atropellos de fauna…). Cuando esas carreteras se colapsan, a veces se transforman en autovías, con los graves problemas ambientales que implican.Columpios abandonados
  • Servicios públicos: En pueblos pequeños, muchos servicios de todo tipo tienen mayor impacto ambiental y mayor coste para las arcas públicas. Ejemplo de esto son la sanidad o la educación, pero también servicios como el mantenimiento de parques, columpios, la iluminación, la limpieza, o la recogida de basuras y de material para reciclar.
  • Barrios abandonados: ¿Tiene sentido preocuparse de los pueblos abandonados antes que de los barrios abandonados en las ciudades medianas o grandes? Cuando mucha gente huye de un barrio, se genera el efecto conocido como gentrificación, que debería evitarse.

Por supuesto, hay que establecer mecanismos para que los habitantes de pueblos poco poblados tengan fácil acceso a servicios básicos (salud, educación, servicios bancarios…). Puede intentarse aumentar la población para aumentar su fuerza reivindicativa, pero que esto sea ecológico o no, depende mucho de todo lo ya dicho. Y tampoco es fácil: muchos fondos europeos han sido inútiles para aumentar la población. Como dice Sergio del Molino, “no se trata de repoblar, como se anuncia a veces cuando llegan fondos de Europa o se inaugura una autopista, sino de algo mucho más complejo y menos fotogénico: atender las necesidades pedestres y elementales de quienes viven allí“.

Es también importante subrayar que hay intereses para la implantación de actividades de gran impacto que ven una ventaja que las zonas se estén despoblando. Nos referimos a actividades por ejemplo como minería, macrogranjas, canteras, extracción de áridos… En casi todos los casos es más fácil parar esos proyectos que repoblar zonas con ese único fin. De hecho, podría ser contraproducente ya que esos proyectos generarían empleo para los pobladores de esas zonas y, por tanto, podrían ser los propios pobladores los que defendieran tales proyectos.

Vivir en un pueblo será muy ecológico si uno hace que su vida sea ecológica: no usar el coche, comer poca carne y pescado, plantar un huerto (en tu casa o cerca), no emplear mucha electricidad, no consumir mucha ropa, ni zapatos, ni comida elaborada fuera del pueblo… y, por supuesto, no viajar en avión, ni en vacaciones. Pero casi todo eso, también se puede hacer viviendo en una gran ciudad. Con un estilo de vida así, quizás no hace falta ni tener acceso a contenedores de reciclaje: no generar nada para reciclar sí que es ecológico.

Concluyendo, se puede decir que vivir en pequeños pueblos puede ser el sueño de muchos sentimientos ecologistas, pero tengamos en cuenta que vivir en la ciudad puede ser más ecológico, porque vivir ecológicamente depende más de cómo vivas que de dónde vivas.

Te interesará leer también:

  1. ¿Qué es SER ECOLOGISTA? ¿Somos Todos Ecologistas?
  2. Los actos individuales más ecológicos: Cada vez más gente decide no tener hijos.
  3. EXAMEN: ¿Es tu ciudad sostenible? (y aquí examinamos el caso de Málaga, una ciudad insostenible).
  4. El cambio climático también está detrás del despoblamiento, por Teresa López.
  5. Política y urbanismo: La ideología influye en las ciudades.
  6. Urbanización sin justicia social en la ciudad insostenible.
  7. Urbanismo exacerbado: daños sociales y ambientales.
  8. Resumen del libro “Ciencias Ambientales: Ecología y Desarrollo Sostenible” por Nebel/Wrigth.
Publicado en Arquitectura y Diseño urbano, Basura, Consumo, Energía y Contaminación, Medio Ambiente, Noticias de España, Salud, Sostenibilidad, Transporte | Etiquetado , , , , , , , , , , , | 4 comentarios

Paella vegana

Paella vegana. Foto

Paella vegana

Muchos piensan que la comida vegana es cara, complicada de hacer, insípida, o las tres cosas a la vez. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Este es un plato sencillo, económico. muy sabroso… y cuyos ingredientes es fácil tenerlos siempre en casa.

Ingredientes para 4 personas:

  • Una cebolla que no sea muy grande.
  • Alcachofas. En invierno podemos comprar 2 alcachofas que no sean muy grandes. Fuera de temporada, podemos encontrarlas congeladas y echaremos unos 200 grs. (no hay inconveniente en echar más).
  • Champiñones. Unos doscientos grs., que trocearemos.

    Paella vegana. Un vaso de agua lleno hasta arriba de arroz

    Un vaso de agua lleno hasta arriba de arroz

  • Guisantes. Un volumen aproximado de medio vaso de agua (125 ml.). Si se substituyen por judías verdes planas, podemos echar unos 200 grs.
  • Un pimiento rojo. Le quitamos las pipas y lo hacemos trocitos pequeños.
  • Cúrcuma. Una cucharada sopera
  • Pimienta negra. Media cucharadita de las de postre (con la pimienta, mejor quedarse corto).
  • Sal. Una cucharada colmada, de las de postre.
  • Tomate frito. Un tomate mediano puede ser suficiente.
  • Arroz. Un vaso de los de agua, o una taza de las que se utilizan para tomar té (250 ml.) totalmente hasta arriba.
  • Aceite de oliva virgen. Que cubra con una capa muy fina la superficie del recipiente en el que haremos la paella vegana.
  • Agua. Medio litro (siempre el doble de arroz).

Preparación de la paella vegana

Las verduras frescas y los champiñones los echaremos en un plato. Encima del contenido echaremos la cucharada de sal (no es necesario hacerlo así, pero es una buena forma de no olvidarse).

Las verduras congeladas las coceremos siguiendo las instrucciones del envase. Una vez cocidas, las dejaremos aparte y echaremos el agua sobrante en un vaso.

La cebolla la picaremos con una batidora, al objeto de que no se encuentre ni un solo trozo que delate su presencia.

Elaboración de la paella vegana

Primera parte de la elaboración de la paella vegana

Echamos el aceite en el recipiente en el que vayamos a hacer la paella vegana. No es necesario que sea una paellera, pero sí es importante que tenga una base grande y no sea muy alta.

Paella vegana. Echamos el arroz

Es necesario remover pues, de lo contrario, el arroz queda arriba y no se cuece adecuadamente

A continuación echamos la cebolla que acabamos de picar. Es importante que el fuego no esté muy fuerte porque, si la cebolla se pega, se nos pegará después el arroz.

No dejaremos que la cebolla se dore, sino que únicamente la pocharemos. Una vez pochada la cebolla, echaremos el contenido que hemos reservado en el plato.

A continuación echaremos el tomate frito, dos vasos colmados de agua (un total de medio litro, incluida el agua en el que hemos cocido la verdura congelada). Echaremos también la cúrcuma y la pimienta. Ponemos a cocer, procurando que el fuego no esté demasiado fuerte, para que no se pegue. Cuando estemos seguros de que está hirviendo, bajaremos el fuego casi al mínimo.

Dejaremos cocer a fuego lento durante un par de horas.

Segunda parte de la elaboración de la paella vegana

Una vez cocidos los ingredientes, echaremos las verduras congeladas que habíamos reservado aparte, y el arroz. Volvemos a subir el fuego (pero moderadamente) hasta que rompa a hervir. Entonces bajaremos el fuego casi al mínimo, para que no se pegue.

Paella vegana. Ya está hecha, pero aún se ve caldo en la cazuela. Removiendo desaparece el caldo

Pasados 20 minutos, la paella aparece aún caldosa. Removiendo, conseguiremos que se absorba el agua

Es conveniente remover de vez en cuando para evitar que se pegue. En cualquier caso, es necesario remover al principio para que el arroz no se quede arriba (en este caso no se cocería correctamente).

La paella está hecha cuando se ha consumido el agua, pero si pasados 20 minutos vemos que aún hay mucho caldo, basta con remover y lo normal es que el agua desaparezca inmediatamente. Si esto no sucede, puedes dejarlo un poco más, pero removiendo y sin quitar ojo… para que el arroz no se pase. La gracia de la paella es que los granos estén sueltos.

OBSERVACIONES

  1. La primera parte de la elaboración de la paella vegana puedes realizarla el día antes y guardarla en la nevera. Guárdala preferiblemente en un recipiente distinto, al objeto de poder lavar muy bien la cazuela donde harás al día siguiente la paella vegana.
  2. Si por un descuido se te pega la cebolla, puedes continuar con la primera parte de la elaboración de la paella vegana, pero antes de echar el arroz es fundamental que laves bien la cazuela donde habrás de cocinar el arroz.
  3. El uso de la pimienta es optativo y, en cualquier caso, debe ser muy moderado. La única finalidad de utilizar pimienta es facilitar la asimilación de la cúrcuma y en ningún caso debe robar protagonismo al resto de ingredientes.
  4. Mi consejo es utilizar arroz basmati, porque queda más suelto.
  5. Las verduras congeladas se pueden cocer junto al resto de ingredientes, pero es preferible cocerlas previamente, porque conviene echarlas en agua hirviendo para que no pierdan vitaminas.

Te interesará:

Publicado en Recetas veganas, Recetas vegetarianas, Veganismo, Vegetarianismo | Etiquetado , , , , , , , , , , | 5 comentarios

¿Qué es una Nueva Cultura del Agua? Conclusiones del X Congreso Ibérico de Gestión y Planificación del Agua

Beber agua del grifo es un gran acto ecológicoLa Nueva Cultura del Agua (NCA) no es algo del pasado. Proporciona una base conceptual para enfrentarnos a los retos actuales y futuros, no solo desde el plano técnico y de gestión, sino especialmente desde el plano de los valores, los principios, los paradigmas y las estrategias. Las propuestas y principios que la inspiran —la capacidad crítica, la honestidad intelectual y el compromiso con la transformación socioecológica de las políticas del agua en España y Portugal— son tan necesarios hoy como hace 20 años, cuando nació la NCA.

En su décimo Congreso Ibérico de Gestión y Planificación del Agua, celebrado entre los días 6 y 8 de septiembre de 2018 en Coímbra, Portugal, se llegó a las siguientes conclusiones.

Ahora sabemos mejor lo que hacemos bien y mal

Respecto a la Directiva Marco del Agua (DMA), que proporcionó una legitimación jurídica y un marco conceptual y de actuación convergente con la Nueva Cultura del Agua, se constata que queda mucho por hacer para conseguir que tenga un impacto real sobre el estado de las masas de agua. Como aspectos positivos podemos resaltar que es posible que su aplicación haya frenado el deterioro de las masas de agua, pero no hemos avanzado en la mejora de su estado. Por ello y de cara a una posible revisión, consideramos que la DMA aún no se ha aplicado plenamente y hay mucho margen para conseguir avances con una implementación rigurosa y ambiciosa. La Directiva no se ha agotado.

Por otro lado, ha mejorado sustancialmente el conocimiento sobre el estado de las aguas y el funcionamiento de los ecosistemas acuáticos. Aunque, en los dos primeros ciclos de planificación se ha abusado de la figura de masas de agua muy modificadas para reducir los objetivos ambientales y siguen sin utilizarse indicadores ya establecidos, como peces o indicadores hidromorfológicos, lo que resulta en un falso diagnóstico positivo del estado de muchas masas de agua.

Los ríos no se gestionan para el bien común, sino que se subordinan a los sectores hidroeléctrico y agrario

Además, se constata la influencia política sobre los usos económicos del agua. Así, los impactos de los principales sectores (agrícolas e hidroeléctricos) no se caracterizan adecuadamente. No se vinculan las presiones con las fuerzas motrices concretas que las generan, lo que impide la elaboración de medidas eficaces. El cambio climático y su impacto sobre el agua disponible agudiza la necesidad de reconsiderar las demandas y de vincular los sectores que generan las presiones con el estado de las masas afectadas.

En Portugal, el poder de estos sectores se refleja, por ejemplo, en la reciente construcción de nuevos grandes embalses para producción hidroeléctrica (ejemplos: Ríos Tua y Sabor) que han tenido grandes impactos ambientales y cuyo aumento de potencia total es insignificante.

En España se refleja en el continuado dominio del sector agrícola sobre las decisiones y políticas de agua, a pesar de la grave contaminación que genera la agricultura y no solo en el agua. Y está pendiente saber si se nacionalizan las centrales hidroeléctricas cuando caduquen sus concesiones (ya han pasado dos a gestión pública).

De cara al siguiente ciclo de planificación hay que incidir en invertir en la mejora del estado de las masas de agua. Es necesario mejorar la conectividad de los ríos ibéricos, retirando los azudes abandonados cuando sea posible, adaptando la explotación de los embalses y centrales hidroeléctricas a los nuevos objetivos ambientales; desarrollando e implementando regímenes de caudales ecológicos que incorporen caudales máximos, mínimos, tasas de cambio y caudales generadores. Pero también estudiar y evaluar la eficacia de estas medidas en la mejora del estado. Finalmente, es necesario planificar sistemáticamente las acciones de conservación y restauración fluvial de manera que logremos los máximos beneficios con las medidas adoptadas.

¿Quien manda en el agua?

Sobre la gobernanza del agua, en el Congreso se concluyó que la gestión del agua requiere una estructura institucional que sea capaz de articular los cambios necesarios y actúe con eficacia. En Portugal, el desmantelamiento de los organismos de gestión del agua debilita enormemente la presencia del agua en el debate político y dificulta la gestión. En España, son necesarios avances sustanciales en la coordinación y cooperación entre administraciones a todos los niveles, incluyendo la funcionalidad real de los Comités de Autoridades Competentes.

Además, hay que avanzar en la utilización de instrumentos económicos en las políticas de aguas. El principio de recuperación de costes no es un objetivo en sí mismo, sino un instrumento para mejorar el estado de nuestras aguas, fundamentalmente a través de la aplicación del principio de quién contamina (o deteriora) paga. Asimismo, su aplicación tiene que tener en cuenta criterios de equidad, accesibilidad, contexto territorial y socioeconómico. En el ámbito urbano hay que garantizar el acceso al agua independientemente de la capacidad de pago, a través de políticas y estrategias adecuadas.

Es necesario también reformar el modelo de participación social ya que los procesos de participación pública al calor de la DMA se han mostrado insuficientes para asegurar la participación real de la sociedad en la toma de decisiones. En cambio, a pesar de esta frustración con procesos de participación formales, en el ámbito local se están generando múltiples procesos de participación pública en torno a problemáticas y objetivos concretos (véase en el documental “Trileros del agua” la comparación entre los modelos de gestión de Cádiz y Jerez de la Frontera).

Debemos prepararnos hoy para los efectos futuros del cambio climático

Los impactos del cambio climático han sido una de las cuestiones principales debatidas en el Congreso, ya que este fenómeno se afianza como una componente imprescindible de la política de aguas por sus efectos sobre el ciclo hidrológico. De hecho, la Península Ibérica está definida como un territorio natural de riesgo frente a los fenómenos hidroclimáticos al que se han adaptado tradicionalmente las poblaciones locales. Además, las intervenciones humanas en el territorio están fabricado ‘nuevos paisajes de riesgo’, incrementando el riesgo natural y la vulnerabilidad frente a los fenómenos extremos.

Las instituciones tienen la responsabilidad de articular marcos normativos que ayuden a gestionar el riesgo, reducir la vulnerabilidad y transformar los modelos territoriales vigentes. En el ámbito de la Unión Europea, la Directiva de Inundaciones (Directiva 2007/60/CE) ha supuesto un hito fundamental en este sentido. En España la aprobación de la nueva Ley del Suelo en 2008 (RDL 2/2008) y la reforma del Reglamento del Dominio Público Hidráulico en 2016 (RD 638/2016) han representado importantes avances en la gestión del riesgo de inundación.

Mientras, en el ámbito urbano es necesario adaptar las ciudades a las alteraciones climáticas a través de la implementación de soluciones basadas en la naturaleza como la expansión de áreas verdes permeables, reducción de usos de agua potable y utilización de aguas residuales tratadas para usos no domésticos, prioridad del drenaje natural en el espacio urbano. En este sentido, la experiencia de la ciudad de Lisboa, con la intervención en el ciclo urbano del agua y el desarrollo de una estructura verde en la totalidad del territorio urbano, es un gran ejemplo.

Hay que mejorar en educación ambiental

Finalmente, en el Congreso, en el que participaron más de cien personas expertas, se determinó que los retos pendientes no son retos de conocimiento, sino que son retos de transformación de modelos de desarrollo, de transformación socioecológica. Con el fin de contribuir a esta transformación tenemos que cambiar los instrumentos de comunicación y acción que nos permitan comunicar a sectores más amplios de la sociedad e incidir en los procesos de toma de decisiones con más eficacia. La educación es uno de los ejes centrales de todo sistema sociopolítico, y por ello hay que preguntarse si el sistema educativo ayuda afrontar los complejos retos de sostenibilidad a los que nos enfrentamos.

Fundación Nueva Cultura del Agua, un recurso tan valioso que hay que estudiarlo con detalleEquipo de la Fundación Nueva Cultura del Agua
(síguenos en Facebook y Twitter)

Te interesará también:

Publicado en Agua, Buenas noticias, Cambio Climático, Noticias del Mundo, ONG | Etiquetado , , , , , , , , , | 3 comentarios

HYPERLOOP en Málaga: La obsesión por la velocidad del tren súper veloz del futuro de Elon Musk

 ¿Es el futuro o es un timo? Todas las preguntas que despierta el HyperloopPreguntado el consejero de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía, en comisión parlamentaria, por la implicación de la Junta en el proyecto de “Innovación” de Hyperloop en Bobadilla (Antequera), mostró una actitud receptiva a dicho proyecto.

Hyperloop es el nombre comercial de un sistema en desarrollo para el transporte de pasajeros y mercancías en tubos al vacío, a tan alta velocidad que se acercaría a la del sonido (1234,8 km/h). En términos generales, el consejero se manifestó en sintonía con iniciativas que, según su opinión, implican modernidad y generación de empleo, tanto más si es en I+D+i. La pregunta, realizada por el portavoz del grupo C’s aludía a la reciente firma de un convenio entre ADIF y la empresa Virgin. Esta empresa dice querer aprovechar las naves sin uso en Bobadilla del fallido anillo ferroviario de Antequera, propiedad de ADIF y la infraestructura ferroviaria de titularidad autonómica de alta velocidad entre Antequera y Marchena sin uso definido actualmente.

La ligereza con la que se respondió a tal pregunta me sorprendió por la ausencia de datos que avalen tan arriesgada y costosa aventura y la falta de ponderación sobre su necesidad real para la ciudadanía, mas allá de la creación de un puñado de puestos de trabajo durante su compleja construcción. Las buenas ideas no necesariamente se convierten en buenos proyectos y los buenos proyectos no siempre responden a las necesidades de la ciudadanía. Este podría ser el caso, aunque no se lo planteara así el portavoz de C’s, para quien esta buena idea parece ya, de manera obvia, la mejor apuesta para el futuro: el tren súper veloz que todos necesitamos. Lo tenía tan claro que no se molestó en detallar las necesidades que vendrá a cubrir, el coste que supondrá, los efectos en el territorio con nuestra complicada orografía, el impacto ambiental… Le parecía tan obvio que es un gran proyecto, que… ¿para qué detenerse en minucias como esas? Además, como cualquier inversión en infraestructura se traduce en empleo, ¿es que hay que aclarar algo más?

De hecho, en la sección de economía de algunos medios ya se felicitaban afirmando: “España está de suerte. Málaga albergará un centro de desarrollo del Hyperloop, el transporte del futuro ideado por Elon Musk, fundador de Tesla, y desarrollado por Virgin”. Así que —y disculpen el humor— solo falta que envíen un cenachero al espacio con un par de molletes para acompañar sus sardinas en un Hyperloop interplanetario. ¡Menuda suerte tendrían Málaga y Antequera! Nuestra marca en el espacio sideral de forma inminente… pues prevén que concluya la fase de prueba en 2020.

Son tales las expectativas que ponen en presente lo que es un hipotético futuro. Quieren hacerlo visible explicando que se convertirá en un complejo valorado en 500 millones de dólares (unos 433 millones de euros) que generará 250 puestos de trabajo de “alta cualificación” en cinco años, además de otros cientos de empleos indirectos.

El protocolo suscrito entre el consejero delegado de Virgin Hyperloop y la presidenta de ADIF, asume como fiable el estudio de viabilidad realizado por la empresa estadounidense. ADIF dice, no obstante, que la inversión está “supeditada” a la obtención de 126 millones de euros en convocatorias de ayudas públicas, en forma de préstamos y en subvenciones de I+D+i para las instalaciones. Ya los quisieran algunos esforzados investigadores del plan nacional, que reciben unos 200.000€ de media, si son afortunados, para tres años de proyecto. Si “pillaran” el 1% de la subvención propuesta, se financiarían más de 100 proyectos a nivel europeo en nuestra tierra, pudiendo contratar a más de 200 investigadores y seguramente con resultados tangibles para problemas que ya tenemos aquí. Por ejemplo, la Xylella que viene, o el cambio climático que ya ha llegado, y que, según los modelos de la propia Junta, fulminará la mayor parte de nuestra franja de clima Mediterráneo subtropical en pocos decenios. ¡SÍ! Está amenazado ese clima sobre el que descansa el turismo de la Costa del Sol o la producción de frutas subtropicales. Eso también es I+D+i, pero más pegado a la tierra y a las necesidades y problemas reales de los andaluces, que ya vemos cómo se nos aproxima un futuro menos halagüeño de lo que nos gustaría.Mapa del anillo de trenes de Antequera

Y, sí, yo estaba en esa comisión atónita, ojiplática viendo al consejero y escuchando su respuesta. Sorprendida por la facilidad con que se pueden dar por válidos y con muy poca información disponible contrastada proyectos de una envergadura como la propuesta, y que seguramente se acabarán financiando con dinero de todos, sin detenerse un poco, sin poner algunas reservas. Espero equivocarme, por el bien de todos, pero puede que además de naves vacías en Bobadilla y de las vías abandonadas del AVE, nos encontremos pronto con unos decorativos tubos de tecnología aeroespacial en la vega de Antequera. Y, cuando pasen muchos, muchos años, alguien lo verá tan interesante como los dólmenes de este paraje milenario.

No voy a entrar en muchos detalles sobre las razones que me hacen dudar tanto de la viabilidad de este proyecto. Son aspectos técnicos de fácil comprensión, sobre todo si los explican aquellos que saben. Y en este caso hay quien lo hace muy bien. Los podéis consultar en el blog del ingeniero Luis Rodríguez, en este enlace.

Carmen Molina @CarmenMolina_Q,
Coportavoz de EQUO Andalucía y
diputada en el grupo parlamentario de PODEMOS Andalucía

También te recomendamos leer:

Publicado en Industria, Malas noticias, Noticias de España, Noticias de Málaga, Política, Sostenibilidad, Transporte | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Todo por el clima, porque significa mucho más que eso: #RiseForClimate o #EnPiePorElClima

Contaminación No se puede hablar del cambio climático sin hablar de otros problemas ambientales también muy graves. Entre esos problemas podemos citar, por ejemplo, la contaminación atmosférica, la del agua, la procedente de nuestros agricultores, o la pérdida de hábitats, que van desde la muerte de corales hasta las talas en selvas amazónicas, pasando por millones de hectáreas que se pierden por cultivar algo tan secundario como “aceite de palma“.

Talar árboles es nefasto para el climaLos que pedimos políticas para mitigar el cambio climático pedimos también políticas para reducir todos los graves problemas ambientales que existen. Todo está relacionado. El cambio climático es un símbolo de toda la problemática ambiental; un símbolo en el que el hecho de que cambie el clima no es lo más grave.

Un reciente trabajo interactivo del New York Times te permite averiguar cuánto ha aumentado la temperatura en tu ciudad a lo largo de tu vida. Por ejemplo, en Málaga (al Sur de España), hace 50 años hubo 4 días al año en los que se llegaban a los 32ºC o más. En la actualidad ya son 32 días los que superan esa temperatura. Sabemos que serán más cada año.

Todo está relacionado. Japón, Noruega e Islandia están acabando con las pocas ballenas que quedan de algunas especiesWWF ha denunciado que Japón ha cazado 50 ballenas en una zona protegida. Matar ballenas con fines comerciales está prohibido desde 1986, pero Noruega, Islandia y Japón no cumplen la normativa. Japón sigue cazando con la excusa de una investigación científica, pero sabemos que la carne de ballena acaba en los supermercados japoneses. En lo que va de 2018 Japón ha cazado 333 ballenas minke incluidas 122 hembras preñadas. Sin compasión. Es así como se acaba con la especie. Los españoles deberíamos saberlo muy bien, pues durante siglos se capturaron en el mar Cantábrico las ballenas francas, también llamadas (por algo) ballenas de los vascos (Eubaleana glacialis), dejando la especie casi extinta.

¿Qué relación hay entre las ballenas y el cambio climático?

Las ballenas son una pieza más de los cimientos que sustentan la vida. Las ballenas son un remache del hipotético avión de la biodiversidad en el que viajamos. Se estima que perdemos unas 150 especies cada día, muchas de ellas desconocidas para la ciencia. Si no somos capaces de conservar las ballenas que tanto nos gustan… ¿cómo vamos a poder conservar especies que no conocemos aunque sepamos que son también parte importante de las cadenas tróficas que facilitan la vida del ser humano? Hay que acabar con la caza, en general, de ballenas, de lobos y prácticamente con toda la caza, porque hoy la caza tiene una difícil justificación ética.

Pongamos dos ejemplos más. En primer lugar, el problema de las migraciones masivas no se está tratando de raíz y hay una componente ambiental muy fuerte. Hay propuestas simples basadas en la gestión del agua que es necesario estudiar detenidamente. Por otra parte, no podemos entretenernos en discusiones pueriles sobre si aumentar los impuestos al diésel o a la gasolina. Necesitamos un plan claro para erradicar la fabricación de coches con motor de explosión. Pese a quien pese. Pensemos que los coches contaminan nuestras ciudades y nos matan. Necesitamos pasar a planes de movilidad plenamente sostenible, basada en transporte público, bicicleta y coches sostenibles (eléctricos, con energías renovables, compartidos…). Necesitamos construir ciudades sostenibles, en todo su sentido.

Es momento de actuar

No necesitamos más evidencias. Necesitamos una ciudadanía fuerte y unida que exija a los gobiernos leyes adecuadas y que se cumplan. Una economía ecológica es tan necesaria que tiene que ser forzosamente posible.

El antropólogo Emilio Santiago nos dice que “mientras el crecimiento económico sea un precepto sagrado, la ecología estará obligada a rebajarse a marketing verde“. Las empresas conocen bien lo que es el greenwashing, pero los gobiernos también buscan el voto verde sin hacer nada realmente efectivo. No lo consintamos.

Una transición ecológica hará perder empleos en los sectores contaminantes, pero se ganarán otros en sectores limpios. Puede que el balance sea negativo en empleos, pero si no lo hacemos el balance será negativo en vidas humanas, en sufrimiento, en destrucción… en caos. La posible pérdida de empleos se puede compensar con reducir la jornada laboral y con poner impuestos a los robots y ordenadores, los cuales también contribuyen a eliminar puestos de trabajo. Los ciudadanos tenemos que estar dispuestos a ciertos sacrificios, pero no será grave si sabemos hacerlo bien. Pero lo peor es no hacer nada.

Pongamos un último ejemplo: no podemos conformarnos con subir un poco el porcentaje de reciclaje (más aún si tenemos en cuenta que reciclar no está entre las acciones más ecológicas). Tenemos que exigir una legislación encaminada a hacer desaparecer por completo los plásticos que se fabrican para usarse una sola vez, para que no haya que reciclarlos. Eso es lo único realmente sostenible. Lo demás, pueden ser mecanismos que usen algunos para engañar a la opinión pública, como las mentiras de Ecoembes.

Aún estamos a tiempo de exigir a los gobiernos una transición ecológica, sensata, sincera y urgente; sin medias tintas y con datos científicos. Todos ganaremos, porque si no lo hacemos, será mucho lo que todos perderemos, especialmente las siguientes generaciones. Todo sea por ellas… y por el clima.

Por todo lo dicho, os animamos a manifestar abiertamente vuestra inquietud climática y para ello se han organizado manifestaciones en todo el mundo para el 8 de Septiembre, con el lema #EnPiePorElClima. En España, la cita es en Madrid. Ponte en pié por el clima y por todo lo que te importe conservar.

NOTA: Este artículo se publicó en la sección Ecologismo de Emergencia del diario Público.

Te gustará, seguramente:

  1. La vida del Dr. Biología (un cuento que se hará realidad, de alguna forma, probablemente).
  2. Las Cuatro Leyes de la Naturaleza.
  3. Libro “Esto lo cambia todo” de Naomi Klein (Resumen): El capitalismo contra el clima.
  4. Humor ecologista: el Cambio Climático es gracioso.
  5. Para los que No Creen en el Cambio Climático.
  6. La complejidad de la sostenibilidad: Las huellas de emisiones y empleo del Reino Unido.
  7. Máquinas y robots nos quitan el empleo pero mejoran nuestra vida.
  8. ¿Qué fuente de energía requiere menos empleo? (Empleos por Megavatio).
Publicado en Arquitectura y Diseño urbano, Buenas noticias, Cambio Climático, Medio Ambiente, Noticias del Mundo, Sostenibilidad | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Hablemos de agua (y de cambio climático, derechos humanos, políticas europeas, sostenibilidad…)

Fundación Nueva Cultura del Agua, un recurso tan valioso que hay que estudiarlo con detalleDurante los próximos días, del 5 al 7 de septiembre, vamos a reunirnos en Coimbra (Portugal) para debatir sobre los temas más importantes relacionados con el agua y su gestión, en el marco de la política europea y de los procesos de cambio climático a escala global. Somos más de 200 investigadores, técnicos, profesionales, empleados públicos, responsables de oenegés y activistas los que haremos posible el X Congreso Ibérico de Gestión y Planificación del Agua.

El agua es un asunto de vital importancia y de ahí que el evento que os presento tenga tanto relieve. Hablamos de preocupaciones actuales clave, como:Agua de grifo vs agua embotellada o mineral

  • el impacto del cambio climático sobre los ecosistemas acuáticos y sobre la disponibilidad de agua, tanto en cantidad como en calidad, debido al ya indiscutible aumento de temperaturas y a la intensificación de los extremos climáticos.
  • el derecho humano al agua, es decir, la necesidad de garantizar agua para todas y todos, defendiendo un modelo de gestión pública transparente, participada y con rendición de cuentas de los abastecimientos urbanos. Seguro que os suenan casos de corrupción como los del Canal de Isabel II o los protagonizados por corporaciones como FCC, Ferrovial, ACS o Agbar. Estarán sobre la mesa.
  • las directivas europeas que regulan la gestión del agua, caso de la Directiva de Aguas Residuales Urbanas y la Directiva Marco del Agua, dos ejemplos que, por cierto, muestran un desfase muy importante entre los objetivos que establecen y el nivel alcanzado tanto en España como en Portugal.
  • la imprescindible transición general hacia la sostenibilidad, su concreción, sus claves, sus resistencias y sus posibilidades.

Son ya 20 los años que llevamos reuniéndonos de forma bianual, de forma alterna entre España y Portugal, al amparo de la Fundación Nueva Cultura del Agua (FNCA). Así que sabemos lo que nos espera y lo que os ofreceremos:Argumentos ecológicos y métodos para ahorrar agua y otros valiosos recursos

  • Multidisciplinariedad. El carácter poliédrico del agua nos permitirá tratar la temática desde disciplinas complementarias, como la Ecología, la Economía, el Derecho, la Ingeniería, la Historia, la Geografía, la Sociología, la Antropología, la Cultura, la Pedagogía y la Política, sin olvidar las dimensiones relacionadas con la Comunicación Social.
  • Testimonios directos, con experiencias sobre el terreno, de toda la diversidad de agentes involucrados en los debates sobre agua, así como de las víctimas de determinados procesos, a las que por supuesto acompañarán las luchas y soluciones.
  • Un compromiso firme y continuo con las políticas y normativas europeas más avanzadas en la materia, sabiendo que no hay alternativas ambientales sin cambios en los modelos de desarrollo territorial.
  • Diversidad generacional y de género, pues en los diferentes congresos que llevamos celebrados hasta ahora, hemos sido capaces de incorporar diferentes generaciones de científicos y activistas. También quiero destacar la incorporación de las mujeres a la organización y dirección de estos eventos, a pesar de que tradicionalmente se trata de un campo en el que el protagonismo ha sido acusadamente masculino.
  • Una perspectiva hispano-portuguesa, pensada desde la unidad geográfica de la Península Ibérica e incorporando sus archipiélagos. En el marco europeo, pero con especial sensibilidad a la diversidad histórica, cultural y política de los diferentes territorios de ambos Estados.

No todos los días se cumplen 20 años de trabajo conjunto ni se celebra el décimo aniversario de los congresos, así que os animo a seguirnos a través de la web de la Fundación Nueva Cultura del Agua, así como a través de sus perfiles en Facebook y Twitter (@FNCAgua).

Leandro del Moral
Catedrático de la Universidad de Sevilla
Miembro de la FNCA

Te interesará también:

Publicado en Agua, Buenas noticias, Cambio Climático, Noticias del Mundo, ONG | Etiquetado , , , , , , , , | 4 comentarios

Dos microrrelatos por la Libertad de Expresión

Raptaron su Voz

La libertad de expresión es un derecho fundamentalRaptaron a su hijo de unos cuatro años. Lo vi todo y no hice nada. Un adolescente lo metió en el coche a la fuerza y se fueron sin correr. Nos quedamos todos mirando sin ni siquiera querer recordar la matrícula. Cuando se fue el coche todos seguimos con nuestras vidas.

Eran mis vecinos. Cuando llegué a casa escuché los llantos de la madre en la calle. Me asomé y pensé: “Yo no puedo hacer nada“. Mientras unas mujeres la consolaban, llegó su marido, el bloguero. Le llamaban bloguero porque escribía cosas en Internet. Cosas que eran verdad, yo las leía, pero que eran muy molestas para los poderosos. Por eso no hicimos nada. Por eso pensábamos que no podíamos hacer nada.

Me dio vergüenza enfrentarme a ese adolescente, porque nadie se atrevió a decir nada. Ahora me da vergüenza no haber hecho nada. Nada de nada. Aún escucho los llantos de la madre, mezclándose con los míos. Si al menos me hubiera atrevido a decir algo, tal vez los demás me hubieran apoyado y ese crío seguiría vivo.

Raptaron a su hijo y lo mataron. Su padre ya no escribe, por sus otros hijos y por su propia vida. Raptaron también su voz y con ella han silenciado la esperanza de un pueblo. Y yo soy culpable. Ahora sé que de mí también depende la justicia. Raptaron su voz, pero no podrán secuestrar nuestra conciencia, la semilla de la acción.

 

Nuestro bosque es vuestro

Los bosques nos dan más de lo que pensamos: Siempre dan más.Un bosque no da dinero. Un bosque aporta calidad de vida a todo el planeta, pero solo los que se acercan a él pueden percibirlo y, normalmente, solo unos pocos de ellos lo experimentan.

Dividieron a nuestro pueblo cuando nos expropiaron las tierras para construir la autopista y el complejo turístico. Y ese fue su mayor triunfo. Como dijo mi padre, mientras estuviéramos divididos, su proyecto avanzaría.

Mi amigo Toni no sabía qué hacer. Él mismo me dijo que sentía ser nadie. No era ni político, ni empresario, ni famoso, ni… ni adulto. “Pero tenemos rotuladores“, me dijo. Cogió un póster que habíamos hecho en el colegio y por detrás empezó a escribir en letras grandes todo lo que el bosque era para nuestro pueblo: piñones, setas, moras, agua, aire, paz, paseos, turismo, juegos… Arriba, como título, puso en letras más grandes “Nuestro bosque es  vuestro“, porque, según él, el bosque es de todos, de todos los seres vivos.

Al salir del colegio se iba al ayuntamiento y se sentaba en la puerta con su cartel. Nadie le hacía caso al principio, pero tras varias semanas la gente fue juntándose con “el niño del cartel“. La gente hablaba de él y de lo que perdíamos si permitíamos que talaran nuestro bosque. Eso tuvo que molestarle mucho a alguien, pues le rompieron su cartel y le pegaron una paliza.

En el hospital nos enteramos de que el proyecto no se haría jamás. Gracias a Toni, que es mi amigo.

Puede que te guste también:

Publicado en Cuentos, Justicia, Libertad de expresión, Violencia | Etiquetado , , , | 1 Comentario