El pico del petróleo y el de la sensatez

Mafalda, la sensatez, y el medioambienteLa cantidad de energía disponible puede usarse para medir nuestro potencial para degradar el medioambiente. Es cierto que el ser humano puede usar la energía para fines “sostenibles”, pero la Historia demuestra que gran porcentaje de la energía se usa exclusivamente para aumentar nuestra comodidad a costa la degradación ambiental: extraer más recursos, cambio climático, etc. Esto se aprecia, por ejemplo, en el llamado efecto rebote de la eficiencia energética, según el cual la eficiencia es buena si el ahorro que obtenemos se emplea bien, pero desgraciadamente no ocurre así normalmente. Así pues, aunque la eficiencia es un buen objetivo, lo urgente es una transición energética hacia las renovables.

El pico del petróleo, o peak oil, “es el momento en el que la producción de petróleo llega a su máximo alcanzable y a partir de ahí comienza a declinar”. En un recurso no renovable y estratégico como el petróleo esto influye en toda la humanidad. Algunas fuentes dicen que podría haberse alcanzado en 2015 (el petróleo “barato” posterior se debió, por ejemplo, a nuevas formas de extraer petróleo de peor calidad y mucho más contaminantes, como el fracking o las arenas bituminosas que tan duramente criticó Naomi Klein).

Por similitud, podríamos llamar pico de la sensatez, o peak senses, al momento en el que la sensatez humana alcanza su máximo. Por desgracia, aún estamos muy lejos de ese momento. La buena noticia es que hay margen para el crecimiento de la sensatez. La mala noticia es que las inversiones en esta cartera se devalúan, pues el mercado tiende a mirar más la liquidez, que la sensatez.

No valen soluciones simples, como promover el coche eléctrico o esperar que las renovables nos permitan el mismo nivel de despilfarro. El coche eléctrico será bienvenido si cumple unas condiciones básicas. Y respecto a las renovables, sabemos que no hacen milagros aunque contaminen mil veces menos. Pensemos, por ejemplo, que muchas fases de las renovables usan aún energías fósiles (extracción de materiales, fabricación, transporte…).  Además, las renovables requieren la extracción de materias primas y la fabricación de componentes electrónicos, todo lo cual tiene fuerte impacto ambiental. Ese impacto ambiental es menor en las energías renovables de accionamiento directo, sin electricidad, lo cual no debemos olvidar.

Por tanto, la transición a un modelo energético renovable es un paso fundamental y muy urgente, pero solo eso, es absolutamente insuficiente. La auténtica solución obligaría a hacer “cambios radicales” que pueden ser más incómodos de lo que quisiéramos. Ahora bien, si nuestra sociedad no se levanta en masa ni para pedir con contundencia un modelo energético limpio en contaminación y en corrupción… ¿cómo vamos a esperar que el pueblo exija esos cambios radicales que pueden ser incómodos aunque necesarios? Es preciso que los políticos escuchen a los científicos y les den voz en política para alcanzar una solución urgente.

Te gustará también leer:

Anuncios
Publicado en Cambio Climático, Consumo, Contaminación, Energía, Energía Sostenible, Energía y Contaminación, Medio Ambiente, Pensamiento antisistema, Sostenibilidad | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

EXAMEN: ¿Es tu ciudad sostenible?

¿Qué podemos y debemos hacer los habitantes de las ciudades ante los problemas ambientales que nos amenazan? Estos problemas no son algo lejano, sino que nos afectan directamente. Por ejemplo, el cambio climático está aumentando, el nivel del mar sube más rápido de lo que se pensaba, la contaminación atmosférica nos enferma y nos mata… y entre todos, aunque no de igual manera, arrasamos ecosistemas que sabemos que son valiosos (con autopistas, canteras, minas, puertos, edificios…).

Te invitamos a poner nota a tu ciudad de cero a diez en cada uno de los diez puntos siguientes. Luego calcula la media sumando todos los puntos y dividiendo entre diez. Así podremos ver (más o menos) si tu ciudad es “sostenible”. ¡Empecemos!

¿Cómo serían las ciudades sostenibles?

  1. Ciudades con suficientes parques y árboles, que huyen de las talas y de las podas excesivas, que hacen la ciudad bonita, habitable y respetan su biodiversidad. Golondrinas, murciélagos o cigüeñas, entre otros, deben ser siempre animales bienvenidos. Debe haber árboles en sus calles y parques ecológicos. Este tipo de parques priorizan las plantas autóctonas, evitan usar peligrosos fitosanitarios como el glifosato, abonan con compost, incluyen hoteles para bichos y zonas para flora salvaje, entre otras medidas. También debe haber huertos urbanos comunitarios, o pequeñas parcelas para alquilar.

    La electricidad, como las verduras, lo mejor es producirlas de forma distribuida: Las grandes centrales son más contaminantes.

    La electricidad, como las verduras, lo mejor es producirlas de forma distribuida: Las grandes centrales son más contaminantes.

  1. Ciudades que generan energía renovable distribuida: Debe fomentarse la energía solar, tanto fotovoltaica como para agua caliente (de hecho, calentar agua con el sol es cinco veces más eficiente). Las cubiertas de los edificios son lugares ideales para las energías renovables, pero también para los techos verdes y para los huertos urbanos. También se está extendiendo la generación de electricidad introduciendo pequeñas turbinas en las conducciones de agua, donde sea posible (Portland genera así la electricidad gratis para unos 150 hogares). Las ciudades no deben ser solo consumidoras de energía. ¿Fomentan las administraciones locales todo esto? También podemos incluir en este punto que los ciudadanos, las empresas y las administraciones de la ciudad tengan su contrato en eléctricas que suministran energía renovable 100%.
  1. Ciudades bien diseñadas y cohesionadas: Los barrios deben tener todo lo que la gente necesita (trabajo, compras, ocio, colegios, ambulatorios…). Separar estas zonas nos obliga a usar más el transporte, con la consiguiente pérdida de tiempo y energía. Para evaluar este punto reflexiona con estas preguntas: ¿Puedes ir a los lugares de ocio y hacer la compra básica andando o en bicicleta? ¿Hay barrios en tu ciudad con población envejecida? ¿Hay barrios marginales? ¿Hay mucha desigualdad (diferencias entre ricos y pobres, entre hombres y mujeres, entre distintas razas…)? ¿Hay gentrificación?Click para leer un interesante resumen de ese libro sobre el
  1. Ciudades con transporte sostenible y que facilitan la vida a los peatones y a los ciclistas:
    • Si la ciudad está bien diseñada, las zonas peatonales serán lugares agradables y los carriles bici serán útiles.
    • Poner señales con la distancia a pie entre sitios emblemáticos y facilitar el alquiler de bicicletas son medidas que fomentan lo sostenible. Pensemos que usar la bicicleta en la ciudad es saludable y, por tanto, ayuda a reducir gastos sanitarios.
    • Facilitar el uso del transporte colectivo: No basta con que el transporte público esté bien diseñado en rutas, sino que ha de ser razonablemente barato, tener la posibilidad de trasbordos gratuitos y de poder montar la bicicleta (aunque sea en el exterior de los autobuses o en vagones específicos).
    • Limitar el uso del coche privado: En Copenhague se usa mucho la bici porque es la forma más cómoda de llegar a todos los sitios y no porque los daneses quieran estar en forma o pasar frío. Está demostrado que cuando el coche no puede usarse para ir a cualquier lugar, la gente toma alternativas y se acostumbra a dejar el coche aparcado. Ya que el coche eléctrico está ganando la batalla, las ciudades también deben instalar electrolineras, pero sin perder el objetivo principal: diseñar la ciudad para bicicletas y peatones (y no para coches).
  1. Ciudades fomentando la economía circular y local: No se trata solo de reciclar, sino de fomentar los envases reutilizables, de que los puntos limpios faciliten reutilizar lo que allí llega, así como de establecer mecanismos para que los productos locales, se queden en la región y no tengan que viajar lejos. También es muy necesario que la ciudad convierta en compost sus residuos biodegradables y que sea fácil deshacerse de cosas como el aceite usado o las pilas eléctricas (aunque lo único realmente ecológico es no usar pilas desechables).
  1. Ciudades limpias y sanas: Aquí distinguimos cuatro temas:
    • Limpieza: No se trata de limpiar mucho sino de que los ciudadanos entiendan que es mejor no ensuciar su ciudad. También hay que entender que las hojas de los árboles no son suciedad y que quitarlas con máquinas sopladoras contamina en exceso. Hay tipos de aceras que requieren más gasto en agua y detergentes (por ejemplo, el blanco es peor que el tradicional gris). ¿Hay colillas o plásticos por el suelo? ¿Se depuran bien las aguas residuales?
    • Contaminación: Aquí habría que estudiar si hay industrias contaminantes en la ciudad o demasiado cerca, así cómo si hay medidores públicos con distintos tipos de contaminantes ambientales.
    • Salud: La salud está muy vinculada al lugar donde vives: en nuestra salud influye más nuestro código postal que nuestro código genético. Así, algunas ciudades facilitan el ejercicio de muchas formas: creando lugares apropiados o con sesiones de gimnasia en grupo para todas las edades en sitios públicos. ¿Se fuma en la calle aunque llegue el humo a la gente cercana? ¿Hay excesivo ruido de tráfico, gente…?
    • Comida: ¿Qué comida se sirve en los colegios?  ¿Hay restaurantes vegetarianos por los barrios? ¿Es fácil comprar alimentos ecológicos y de producción local? ¿Resulta más fácil comer una hamburguesa que un plato de legumbres?
  1. Ciudades que ahorran electricidad y recursos: Aquí podemos incluir cientos de temas e ideas, como por ejemplo:
    • Antes de poner un semáforo, hay que pensar si una rotonda es mejor (además de mucho más barata).
    • Antes de poner farolas, hay que pensar en cuántas poner, cómo ponerlas y cuándo encenderlas (no como hace Málaga, un ejemplo de contaminación lumínica y despilfarro).
    • Se ahorra dinero contratando la electricidad municipal con alguna empresa de electricidad 100% renovable, o incluso comprándola directamente en el mercado mayorista (el ayuntamiento de Rivas-Vaciamadrid ahorra 400.000 euros al año de esta forma).
    • Ofrecer agua potable usando fuentes públicas y que los restaurantes y comedores ofrezcan agua sin tener que pedirla (ambos son objetivos de la UE y ya es obligatorio, por ley, en muchas partes de España, como Andalucía, Navarra, Baleares…). También podemos incluir aquí si la ciudad tiene planes y conciencia para minimizar el consumo de agua.
    • ¿Hay lugares para reparar lo que se rompe, sea lo que sea (ropa, pequeños electrodomésticos…)? ¿Hay sitios para comprar o intercambiar cosas de segunda mano?
  1. Ciudades que respetan su herencia cultural y natural: ¿Crecen en tu ciudad los restaurantes de “comida rápida despilfarrando envases de un solo uso”? ¿Es fácil encontrar comida fresca y local? ¿Se respetan las playas, los ríos… en definitiva, los monumentos naturales o artificiales? Por ejemplo, el río Manzanares en Madrid pasó de ser un río medio muerto a ser un río lleno de vida para peces, aves… En contraposición, aunque la desembocadura del Guadalhorce está protegida en Málaga, ahora se va a destrozar Arraijanal, si los malagueños no lo impiden, un reducto de costa natural que aún se mantiene sin cemento.
  1. Ciudades que usan el suelo eficientemente y que no crecen sin medida: No está justificado quitar espacio a la Naturaleza cuando la ciudad tiene muchos pisos vacíos o edificios en ruinas. Hay que evitar que las ciudades crezcan a lo ancho y se pudran por dentro. El ayuntamiento de Málaga, por ejemplo, ha sido acusado de querer despoblar el centro.
  1. Ciudades integradoras, amigas de los extranjeros y de los refugiados: Si nos pusiéramos en la piel del inmigrante y del refugiado, entenderíamos porqué vienen y de qué huyen. Una mala planificación puede generar también ciudades turísticas incómodas para sus habitantes, lo cual produce la llamada “turismofobia“. Las políticas municipales pueden hacer mucho para que la integración sea enriquecedora para todos.

Si tras calcular la nota media entre los puntos anteriores, la nota sale por debajo de 7, debes escribir a tu ayuntamiento mandando este artículo y demandando lo que consideres pertinente. Que lo sepan. También, por favor, pon un comentario con tu ciudad y la nota que ha obtenido.

Nuestra ciudad la hacemos los ciudadanos. No toda la responsabilidad la tienen los ayuntamientos y no olvidemos que ellos hacen lo que los ciudadanos les dejan hacer.

Más información:

Publicado en Agua, Arquitectura y Diseño urbano, Ciclismo, Contaminación, Energía Sostenible, Limpieza, Política, Salud, Sostenibilidad, Transporte | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 10 comentarios

Reutilizar envases (y no reciclar) es lo más ecológico: Por un SDDR para envases retornables

Botellas de vidrio tiradas: Con un SDDR para retornables no pasaríaEl problema de los envases y del plástico es inmenso y bien conocido. Este artículo propone una solución simple, definitiva y barata, basada en dos puntos clave, con el objetivo puesto en reducir los envases de un solo uso y, por tanto, en tener que reciclar menos.

Cuando se habla de ecología, suele pensarse en reciclar y en el cambio climático, pero suele olvidarse lo más importante. Hoy queremos aclarar que reciclar NO es tan ecológico. Es como si alguien dijera que es ecológico tirar una botella a la basura porque es mejor que tirarla al mar o quemarla. Hacer algo mejor que otra cosa no lo convierte en ecológico. Además, aunque reciclar ahorra CO2, está lejos de estar entre las acciones más ecológicas.

¿Reciclar es lo más ecológico?

Cuando reciclamos, primero ya hemos consumido unos recursos para fabricar algo, y segundo, hemos demostrado que somos incapaces de reutilizarlo. Por tanto, solo nos queda reciclar para evitar que ese material se pierda (algo básico en economía circular).

Sobre los productos que llegan a los puntos limpios ya hemos hablado en otro artículo en nuestro blog. En él dábamos recomendaciones interesantes, así como una breve explicación sobre las diferencias entre reutilizar y reciclar.

Ante la avalancha de envases (principalmente de plástico) que invaden nuestros mares, montes, ríos, calles, etc., muchos piensan que hay que reciclar más nuestras botellas, latas de bebidas, envases de yogur, botes de detergentes, tetrabriks… Veamos porqué reciclar no es lo más ecológico y una propuesta para evitar este problema.

Lo más ecológico es Reducir y Reutilizar

Regla de las 3 erres, pero la última es reciclar, lo cual NO es ecológico.Lo primero que hace cualquier ecologista es intentar REDUCIR al máximo el consumo de productos envasados (esa es la primera erre de la regla de las 3 erres). Algunas ideas son comprar productos sin envases (a granel) o en envases grandes.

Cuando un producto ya lo hemos consumido, ¿qué es lo más ecológico que podemos hacer con su envase? Lo más ecológico es devolver el envase al fabricante, para que lo vuelva a utilizar: a eso se le llama REUTILIZAR. Así, un mismo envase puede usarse miles de veces.Vidrio retornable y SDDR, la pareja perfecta

¿Cómo podemos asegurar que los envases se devuelvan al fabricante? La respuesta es el Sistema de Depósito Devolución y Retorno (SDDR) que consiste en pagar un pequeño depósito por los envases que compramos y recuperar ese dinero si los devolvemos: Si lo devuelves, no pagas. Así se hacía en España hace unos 40 años con botellas de leche, cerveza, gaseosa… hechas de vidrio retornable, el envase más ecológico (si se reutiliza).

El SDDR es fundamental para conseguir que la gente perciba la obligación de devolver el envase. Desgraciadamente, sin SDDR la gente tira los envases en cualquier lugar (véanse las islas de plástico en los océanos). Las tasas de reciclaje demuestran que el sistema actual en España de contenedores de colores (SIG) es un fracaso. Ciertamente, es mejor que nada, pero dista mucho de ser un sistema ecológico y sensato. Para colmo, muchas de las toneladas de envases de plástico que se recogen en España no llegan a reciclarse jamás, porque muchas plantas de reciclaje arden en extrañas circunstancias. Después de todo el esfuerzo, todo queda en humo y contaminación. ¿Quién puede asegurar que los envases de plástico recogidos con SDDR no arderán y serán finalmente reciclados?

En algunos países hay máquinas para el SDDR que te dan dinero por cada envase que introduzcas. Puede ser buena idea pero no olvidemos que los aparatos electrónicos contaminan mucho en su fabricación y apenas se pueden reciclar. Por otra parte, estas máquinas ahorran trabajo humano y, por supuesto, deben admitir envases retornables para reutilizarlos (no para reciclarlos).

Nuestra propuesta en dos puntos

Lo que proponemos es muy simple y se basa en dos actuaciones:

  1. SDDR para envases reutilizables.
  2. Las empresas pagarán una tasa por cada envase NO reutilizable que pongan en circulación.

Los envases no reutilizables pueden (y deben) tener también su SDDR, pero si la tasa que pagan las empresas es elevada, este tipo de envases tenderán a desaparecer. Esta tasa puede ser pequeña durante unos pocos años, pero debe subir progresivamente. Las empresas tendrán así tiempo para hacer que sus envases sean reutilizables.

Para otros tipos de envases, como los de caramelos o bolsas de magdalenas, podemos seguir manteniendo los contenedores amarillos, los cuales habría que recoger menos veces e incluso podrían habilitarse también para todo tipo de plásticos (como juguetes, adornos…) que irían al punto limpio, en vez de a la basura como ocurre ahora.

Las máquinas para el SDDR (si se opta por ellas) deberían estar situadas en lugares públicos, igual que los actuales contenedores de reciclaje, pues no sería justo hacer pagar a los pequeños comercios por unas máquinas que, sin duda, son caras. Además, el SDDR es independiente de estas máquinas. Son debates independientes dado que se puede aprobar un SDDR sin instalar ninguna máquina. Esto es importante, ya que algunos defensores del SDDR han sido acusados de tener más interés en el negocio de las máquinas que en reutilizar envases. Es el caso de la organización Retorna, gran defensora del SDDR, y de sus opositores de la plataforma sddr.info. En sus webs hay bastante material para ambas posturas, pero al leerlo no hay que preguntarse solo qué sistema reciclaría más, sino qué sistema reutilizaría más. La respuesta está en los dos puntos de nuestra propuesta hecha más arriba.

Es curioso que hasta la reina de Inglaterra ha prohibido envases de plástico en sus propiedades. Los nuevos envases de palacio deben ser “biodegradables o compostables”, pero no incluye los envases más ecológicos, los reutilizables. Está bien reducir el plástico, pero no a costa de aumentar el consumo de otros recursos.

Resumiendo, deberíamos acostumbrarnos de nuevo a los envases de vidrio para la leche y a verlos con buenos ojos también para otros productos: detergente líquido, yogur, zumos, batidos… y comprar más a granel. El SDDR es ventajoso usado para REUTILIZAR. Lo ecológico es reciclar lo menos posible porque no sea necesario. Hay que cambiar el discurso sobre el reciclaje, porque muchos piensan que el problema está en que no se recicla, y el problema real está en que se producen muchos envases de usar y tirar (que encima no se reciclan). Puede que la cesta de la compra pese algo más con los envases retornables, pero… ¿queremos hacer algo por el planeta sin poner nada de nuestra parte?

Más información relacionada:

NOTA: Este artículo ha sido publicado también en InfoLibre.

Publicado en Basura, Consumo, Contaminación, Economía, Limpieza, Sostenibilidad | Etiquetado , , , , , , , , , , , | 11 comentarios

Las mentiras del Ayuntamiento de Málaga para destruir Arraijanal

Primera piedra para destruir la costa de Málaga en Arraijanal.Recientemente estuve en un evento muy desgraciado: la colocación de la primera piedra de “La Academia” en suelo de gran interés ambiental y cultural en la zona de Arraijanal, en Málaga. Quieren construir en suelo público la ciudad deportiva del Málaga club de futbol, un ente privado. Esto es un desastre ambiental de grandes proporciones con tan solo saber que estamos ante los últimos tramos sin construir del litoral malagueño.

La congoja que produjo en mí fue inmensa. Con mis comentarios, la congoja se trasladó a otros, lo cual nos da energía para seguir luchando contra las mentiras del ayuntamiento, y sus comentarios nerviosos.

Cuando pregunté al arquitecto del proyecto si sabían y habían previsto que hay restos arqueológicos clasificados como BIC (Bien de Interés Cultural) bajo el lugar donde se estaba poniendo la primera piedra, dijo que no, que no había restos arqueológicos y que me informara. Yo le respondí que ya estaba informada y por eso hacia esa acotación. Al preguntar por el informe medioambiental ni siquiera hubo respuesta.

Este terreno es lugar de la azucena de mar, en grave peligro de extinción según el libro rojo de flora vascular de Andalucía. Además, Arraijanal en su conjunto es un muy importante colchón medioambiental para el Paraje Natural de la Desembocadura del Guadalhorce, y el único punto de unión (cada vez menor) de la Sierra de Churriana con el mar.

Es una pena que Málaga siga vendiéndose a entes privados, sin respetar sus escasas y valiosas riquezas públicas y naturales, que destruimos sin ni siquiera considerar un minuto.Plano: Futura Ciudad Deportiva del Málaga club de fútbol, que destruirá la valiosa zona ecológica de Arraijanal.

Adjuntamos algo de información adicional:

Se agradece la difusión de esto, para señalar las mentiras que se nos dicen a los ciudadanos en pro de intereses privados en suelos públicos.

Necesitamos fuerza y restituir el sentido común en una sociedad de verdad democrática: más de 55.000 firmantes han pedido ya que este terreno siga natural y que el Málaga C.F. se coloque en los terrenos que el PGOU de 2009 tenía reservados para eso, y que ahora son urbanizables para que el club especule y consiga dinero para realizar este desastre medioambiental y cultural.

Buen día, energía y alegría, siempre vencerá el sentido común el amor y la alegría de vivir en un mundo mejor.

Elisa Martínez Vizcaíno, arquitecta y vecina de la zona.

Te puede interesar:

Publicado en Arquitectura y Diseño urbano, Denuncias, Malas noticias, Noticias de Málaga, Zonas protegidas | Etiquetado , , , , , , , , | 10 comentarios

Cuidemos el mar: Tres cortos animados de educación ambiental (5)

Dibujados por Pernan Goñi , para AZTI @aztitecnalia, estos tres cortos animados son estupendos para educación ambiental.

1. Aguas de lastre: Los buques transportan muchas veces agua del mar de un lugar a otro para estabilizar el barco. En ese agua viajan especies que pueden convertirse en invasoras. Instalando filtros y legislando adecuadamente se pueden evitar los enormes problemas que generan las especies invasoras.

2. Microplásticos: Muchos de los productos de limpieza que utilizamos llevan plástico en trocitos microscópicos. Son ingredientes como el polipropileno, polietileno y otros más que empiezan por “poli”. Parte de ese plástico se mete en la piel y parte se va por el desagüe, pero las depuradoras no pueden eliminarlo y acaba en el mar, en los peces que comemos y en el agua que bebemos. Si haces jabón en tu casa (que es muy fácil), seguro que no tiene microplásticos.

3. El impacto del turismo de playa: Todo parece idílico en vacaciones pero a veces se esconden auténticas salvajadas ambientales como el drenado de playas para los turistas, los daños de las embarcaciones de recreo en los fondos marinos, especies que se quedan sin su hogar, bosques arrasados…

Te gustará también:

Publicado en Biodiversidad, Consumo, Contaminación, Curiosidades, Dibujos, Medio Ambiente, Noticias del Mundo, Sostenibilidad | Etiquetado , , , , , , , , | 4 comentarios

Puntos limpios: El mejor lugar para ver la insostenibilidad de una sociedad absurda

¿Son limpios los puntos limpios?Punto limpio, punto verde, deixallería, garbigune. ecoparque, etc. Independientemente de cómo se les denomine, tienen el mismo objetivo: recoger y gestionar todos los artículos y materiales que a particulares o empresas ya no les son útiles. Remarco lo anterior porque no es lo mismo dejar de ser útiles para su dueño que no servir ya para nada. Y es que en el largo tiempo que llevo trabajando en uno de ellos me he podido dar cuenta de ese abismo que existe entre estas dos expresiones que parecen tan cercanas.

En la sociedad consumista en la que estamos inmersos, las empresas se han cebado con los consumidores de dos maneras:

  1. Fabricando artículos para que no duren mucho, con fecha de caducidad, lo que se denomina obsolescencia programada.
  2. Gastando inmensas cantidades de dinero en publicidad engañosa, para que pensemos que lo que tenemos ya ha quedado anticuado y desfasado teniendo que tirarlo para comprar el último modelo, aunque funcione el aGeneramos basura para agotar el planeta en pocos añosnterior (obsolescencia percibida).

Esto genera dos grandes problemas:

  1. La inmensa cantidad de residuos que generamos, con su costosa y complicada gestión.
  2. La sobreexplotación de nuestro planeta, extrayendo inmensas cantidades de materias primas para seguir acelerando este ciclo consumista y que los ricos sigan acumulando más aún.

Cada vez está más de moda el reutilizar y reciclar. Pero ¿qué diferencia hay entre ambas palabras que parecen tan similares? Veamos:

  1. Reciclar es fabricar un producto utilizando material procedente de la destrucción de otro. A veces esto puede resultar más caro –por el proceso que conlleva– que fabricarlo con materia prima sin reciclar.
  2. Reutilizar es alargar la vida útil de un producto (usarlo repetidas veces). Se pueden hacer, o no, modificaciones para adaptarlo a otro uso diferente.

Dicho esto, de entrada en los puntos de reciclaje de toda España (independientemente de donde estén situados), entran muchos aparatos, materiales, utensilios, etc., que la gente ya no quiere. Además, los que podrían querer esos aparatos no puede acceder a ellos porque no hay personal para gestionar la afluencia de público para llevarse materiales que quizás incluso no necesiten, o se los lleven pensando en un posible provecho económico, para que finalmente acaben abandonados en cualquier lugar. Por no mencionar que todos los residuos (menos los peligrosos o tóxicos) están al aire libre dificultando alargar la vida de artículos como los electrodomésticos.

Esto provoca que se llegue a niveles extremos, que complican la adecuada gestión de los deshechos, terminando muchos de ellos en vertederos que encima provocan contaminación ambiental.

Demasiado lentamente, las administraciones cada vez son más conscientes de la necesidad de reutilizar todo lo que se pueda para ahorrar en costes y materias primas. En Alemania, por ejemplo, los puntos limpios disponen de página web donde los usuarios que tienen algo de lo que desprenderse lo cuelgan para que los que lo necesitan lo vean y contacten directamente evitando su paso por el punto limpio. Pero hasta que eso llegue a España, hoy por hoy la realidad es la siguiente:

  1. Las administraciones locales tiran muchos materiales que podrían reutilizarse, desde todo tipo de mobiliario urbano (papeleras metálicas, señales, semáforos, etc.) pasando por mobiliario de dependencias municipales (sillas, mesas, muebles, estanterías, armarios, taquillas, etc.). He podido ver desde proyectores en perfecto estado, monitores, pantallas de TV de última generación que fueron compradas para un acto y después descartadas, fotocopiadoras funcionando, incluso a veces materiales que se compraron y nunca se utilizaron como bancos de parques públicos.
  2. Las empresas privadas también se deshacen de muchos materiales que podrían ser reutilizados. Desde moquetas procedentes de congresos con un solo uso, cristales de oficinas, puertas de despachos, mobiliario, etc. Recuerdo una vez que una clínica dental se deshizo de encimeras de silestone azul con el fregadero de aluminio y el grifo pertinente solo por renovación aún cuando estaban en perfecto estado.Generamos tanta basura que no sabemos qué hacer con tantas cosas.
  3. Los particulares no se quedan atrás. A veces acumulan en trasteros utensilios, aparatos, muebles o materiales sobrantes de obras pasadas que después de un tiempo terminan trayéndolos para su destrucción. Electrodomésticos que funcionan perfectamente, muebles de los que se han cansado, o libros que ahora estorban con los ebooks. En los finales de temporada es curioso el trasiego de artículos: en primavera todo lo relacionado con la nieve (esquís, patines, botas, monos…) y los electrodomésticos de invierno (estufas, calefactores…) y en otoño lo del verano (material de buceo, piscinas desmontables, utensilios de playa…) y los electrodomésticos de verano (ventiladores, aires acondicionados portátiles…). Curioso es también ver la cantidad de cosas para los bebés que cuando crecen ya no se sabe donde guardarlas: sillitas, cochecitos, tumbonas, parques infantiles… sin olvidar miles de juguetes.

Hay tantos materiales a los que se podría alargar su vida útil que da miedo solo con pensarlo… pero más miedo da saber que dudosamente serán serán reciclados al 100% (con el inmenso coste que eso conlleva) y que muy probablemente terminarán en un hoyo inmenso cavado en una montaña y cubierto por capas de tierra contaminando nuestro planeta.

Tenemos que dar solución a eso que llamamos “basura“:

  1. Primero educando.
  2. Segundo reduciendo y racionalizando el consumo.
  3. Tercero compostando la basura orgánica y usándola de abono.
  4. Y en cuarto lugar, creando mecanismos para la reutilización, como hacen los puntos limpios alemanes tal y como hemos dicho, como en Turquía, donde los basureros rescatan libros y crean una biblioteca, o como hace LlobreGats en España, para dignificar la vida de los gatos callejeros.

Si lo hacemos bien, la cantidad de materiales a reciclar o enterrar en vertederos será mínima.

José Luis Rodríguez, trabajador en un Punto Limpio
LlobreGats (Facebook, Twitter, Instagram)

Información relacionada:

Publicado en Basura, Consumo, Denuncias, Industria, Malas noticias, Medio Ambiente, Noticias de España, Sostenibilidad | Etiquetado , , , , , , , , | 9 comentarios

Nuevo informe sobre la contaminación en Andalucía: Endesa es la peor empresa

La cementera de Málaga, el mayor foco de contaminación de la provincia, está muy cerca de la playa y de las viviendas.

La cementera de Málaga, el mayor foco de contaminación de la provincia, está muy cerca de la playa y de las viviendas.

Blogsostenible y el Observatorio de la Sostenibilidad han analizado las principales fuentes de emisión de gases de efecto invernadero de Andalucía. Este análisis es una radiografía del sector industrial y energético en relación a sus emisiones verificadas y aceptadas oficialmente entre 2006 y 2016. Solo se cuentan las emisiones procedentes de fuentes fijas y registradas, por lo que las emisiones totales son mucho mayores (las emisiones no fijas reconocidas son el 62,4% y corresponde a fuentes como el transporte, los hogares y la agricultura). El objetivo es fomentar la transparencia para iniciar el camino hacia la descarbonización y hacia una economía baja en emisiones.

El informe detalla los números de forma precisa, pero estas son algunas conclusiones:

  1. Almería: La central eléctrica de carbón que Endesa tiene en Carboneras es el mayor foco de contaminación de Andalucía. Esta instalación ha sido acusada de causar 111 muertes anuales por sus emisiones directas, haciendo que esta localidad sea la que tiene mayores emisiones contaminantes de toda Andalucía, con un 24% de las emisiones totales andaluzas emitidas solo por Endesa y la cementera Holcim.

    Contaminación por CO2, por provincias en Andalucía.

    Contaminación por CO2, por provincias en Andalucía.

  2. Cádiz: Es la provincia que más emite y por ello puede considerarse la más contaminada. Sus causas son su industria petroquímica, la empresa E.ON con su central térmica de carbón en Los Barrios, y la cementera Holcim. Después de Cádiz, la segunda provincia con más emisiones es Almería. Ambas provincias suponen el 61% del total de las emisiones de Andalucía. Junto a Huelva, esas tres provincias emiten el 80% del total andaluz.
  3. Málaga: La cementera de Heidelberg produce importantes emisiones que afectan directamente a la población. Por ello, en el anexo del informe se examinan a fondo los datos que proporciona la Junta de Andalucía y los vecinos de la zona. Esta industria, junto con la central térmica de ciclo combinado de Gas Natural en Campanillas, hace que Málaga sea la capital más contaminante.
  4. Huelva: La inmensa contaminación tiene un origen muy variado, pues procede de Gas Natural, petroleras, cementeras, centrales térmicas, de fertilizantes (Fertiberia), así como otras industrias químicas como Tioxide.
  5. Córdoba y Sevilla: Su contaminación procede principalmente de E.ON, de cementeras, de la industria siderúrgica y de la cal.
  6. Jaén y Granada son las provincias con menos emisiones, pero sus emisiones se concentran principalmente en Bailén y Motril, respectivamente.
  7. La conclusión evidente es que las industrias eléctricas están ignorando las fuentes renovables en Andalucía, a pesar de las inmensas ventajas de las renovables, especialmente en Andalucía. Las empresas Endesa, E.ON, Gas Natural, Iberdrola y otras eléctricas contaminan más que el resto de fuentes. También las petroleras o refinerías y las cementeras suponen una parte importante de las emisiones.
  8. Si miramos localidades concretas, aparte de lo dicho anteriormente, encontramos lo siguiente:
    • San Roque en Cádiz y Palos de la Frontera en Huelva deben ser resaltadas por sus complejos petroquímicos, en los que diversas empresas contribuyen a una preocupante cantidad de emisiones.
    • Los Barrios (Cádiz) y Espiel (Córdoba) tienen demasiadas emisiones y corresponden en ambos casos exclusivamente a sendas instalaciones, ambas precisamente de E.ON.
    • La contaminación por cementeras no sólo asfixia Málaga. Es también la causante de que otros municipios aparezcan en nuestro análisis. Nos referimos en particular a Niebla (Huelva), Córdoba, Gádor (Almería) y Jerez de la Frontera (Cádiz), cuyas emisiones se deben empresas que se citan en el informe.
    • La contaminación de Arcos de la Frontera (Cádiz) se debe a Iberdrola, la de Alcalá de Guadaíra (Sevilla) se debe a una cementera y a una industria siderúrgica, mientras que la de Huelva se debe a Endesa y Ence.

Por tanto, queda claro que el principal punto negro de Andalucía está en Carboneras (Almería) y Endesa es responsable del carbón que allí quema. No obstante, también es responsabilidad del ministro Nadal que se niega a permitir que las empresas cierren las centrales de carbón, a pesar del inmenso daño social y ambiental que generan estas centrales. También quemando carbón encontramos emisiones excesivas en Los Barrios (Cádiz) y en Espiel (Córdoba), ambas responsabilidad de E.ON.

Los datos muestran claramente la inmensa contaminación del carbón en comparación a las demás actividades. Con las inmensas posibilidades que las renovables tienen en Andalucía es una pena que los andaluces sigamos respirando aire tan sucio. A la hora de fomentar las renovables, ténganse en cuenta tanto las renovables eléctricas, como las renovables sin electricidad.

Información relacionada:

Publicado en Cambio Climático, Contaminación, Denuncias, Energía y Contaminación, Industria, Malas noticias, Medio Ambiente, Noticias de Andalucía, Noticias de Málaga | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 9 comentarios

Tecnología HPP para la conservación de alimentos: apto para productos ecológicos

Máquina para la conservación de alimentos usando la tecnología de alta presión HPPLa también llamada pasteurización en frío permite conservar productos manteniendo sus propiedades sin añadidos químicos ni tratamientos agresivos. La empresa IDRO asegura que se puede alargar la vida útil de los alimentos ecológicos y evitar que se desperdicien, manteniendo sus propiedades organolépticas, sin aplicar ningún tratamiento agresivo o nocivo para las personas y sin perder las vitaminas, enzimas y probióticos beneficiosos para el cuerpo.

La creciente demanda de productos ecológicos y no procesados (40% en dos años en España) ha creado un problema en el sector de la alimentación porque no puede llegar a todo el público y competir con los alimentos industriales. Ese es el principal escollo en este momento. Por eso se está empezando a aplicar en estos alimentos la tecnología HPP (procesamiento de alta presión, pasteurización hiperbárica o High Pressure Processing). Esta técnica permite conservar los alimentos sin añadir químicos, eliminando los patógenos y manteniendo sus propiedades. Esta nueva tendencia está revolucionando la industria alimentaria y permite la expansión de productos ecológicos gracias a empresas como IDRO, especializada en esta técnica y en la distribución a los consumidores, algo impensable hasta ahora.

El gran problema de los productos ecológicos es que al ser productos sin químicos y poco procesados su producción es más lenta y delicada. Por eso, transportar los alimentos del productor al consumidor se complica, salvo en distancias cortas.

¿En qué consiste la tecnología HPP?

Funcionamiento de la tecnología HPP para la conservación de alimentos usando altas presionesA partir de un producto previamente envasado por el productor (al vacío o en botellas de plástico) el proceso de pasteurización en frío consiste en someterlo a altas presiones hidrostáticas que llegan hasta los 6000 bares de presión. Esto inactiva los patógenos nocivos (como E. coli o la Salmonella) sin alterar su temperatura, como sucede en la pasteurización tradicional. Se introduce el producto en la vasija HPP, donde se comprime agua para crear una presión hidrostática entre 1 y 8 minutos. El envase flexible transmite la presión al producto, al tiempo que provee una barrera al agua. Para hacernos una idea, la presión ejercida en el producto es seis veces superior a la que ejerce el océano en la fosa de las Marianas (el punto más profundo del planeta, a 10.994 metros).

Así, esta tecnología permite distribuir productos ecológicos a gran escala. Si bien no es una práctica 100% sostenible porque reducir el transporte es primordial para la sostenibilidad, sí que permite evitar la pérdida de alimentos al alargar la vida útil del producto. También ayuda a ser sostenible al reducir transportes innecesarios y no utilizar químicos añadidos lo que nos permite obtener unos productos más naturales.

Aunque esta tecnología fue creada en los años 90, se ha empezado a utilizar en la última década por su gran sinergia en los alimentos ecológicos y sostenibles. El gran problema para los productores es el elevado coste de esta tecnología, valorada en 1 millón de euros. Por eso, la empresa IDRO, situada estratégicamente en Getafe (Madrid), ofrece sus conocimientos e instalaciones a todo tipo de productores para rebajar costes innecesarios y eliminar los intermediarios, siendo el mismo el que trata y distribuye el alimento al consumidor final. Su situación en el centro de España permite reducir mucho el tiempo de distribución por todo el país.

Resumiendo, gracias a empresas como IDRO se puede promover el consumo de productos ecológicos y saludables reduciendo en un gran porcentaje los costes de elaboración. Además, se reducen las pérdidas y los conservantes químicos. Aunque ciertamente los envases son plásticos (vidrio no puede utilizarse de momento), se utilizan siempre biodegradables.

Alba García, IDRO

Información de interés:

Publicado en Alimentación, Consumo, Noticias de España, Tecnología | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

LlobreGats: Dignificando la vida de los gatos en las ciudades

Comedero para gatos reutilizando un contenedor de basura¿Se puede cuidar del medio ambiente y a la vez de las colonias de gatos que sobreviven en nuestras calles? La respuesta es un rotundo SÍ.

Los miembros de la asociación LlobreGats lo llevamos haciendo muchos años. Nuestros objetivos son:

  • Visibilizar y dignificar las colonias y mantener limpios sus alrededores.
  • Controlar el número de colonias a través del método CES (Captura, Esterilización, Suelta).
  • Vigilar la buena salud de todos sus integrantes.

¿Cómo lo hacemos? Reutilizando materiales desechados que llegan al punto verde, alargando su vida útil y mejorando el día a día de estos felinos.

Las ciudades son moles de asfalto y ladrillo, una agresión al medio ambiente. En ellas se ven atrapados los gatos por varios motivos: pérdida, abandono o por llevar generaciones formando parte de la fauna urbana. Parte de esa fauna urbana también son los roedores que sobreviven en las cloacas y que suponen un peligro para la salud de los habitantes al ser portadores de enfermedades. Los felinos –gracias a su instinto– son controladores naturales de estas plagas, así como también de algunos insectos, como las cucarachas.

Es por ello que en muchas ciudades importantes ya se les cuida desde hace años alimentándolos a la vez que se controla su número mediante la esterilización. En nuestro país cada vez son más respetados y cuidados aunque los presupuestos que las administraciones locales destinan no suelen cubrir ni una parte del gasto que soportan los voluntarios que a diario se encargan de su cuidado.Un congelador puede ser una casa para gatos: Reutilización y Animalismo

Viendo la necesidad de dar una segunda vida a muchos materiales desechados, LlobreGats comenzó a adaptarlos para el uso de los felinos, consiguiendo dignificar la zona. Con ello se ha evitado la acumulación de bandejas de plástico y otros enseres donde vecinos y voluntarios depositaban la comida y de paso se decora el lugar.

Con esta idea nacieron los CatDonalds que son contenedores pequeños de basura reutilizados y adaptados en los que tienen el pienso y el agua protegidos de la lluvia. Disponen también de una zona para la comida húmeda. También están los CatHotels que son contenedores grandes en los que además de alimento y agua, pueden descansar en cajas de porexpan aislados de las inclemencias del tiempo.

En LlobreGats no sólo reutilizamos contenedores, sino que también usamos baúles de jardín, congeladores, iglús y contenedores de reciclaje, puertas de lavadoras/secadoras, garrafas, bidones y todo lo que podamos emplear para los gatos. Además, los decoramos con adhesivos o dibujos que artistas grafiteros solidarios nos ayudan para que adornemos el lugar.

En total hemos reutilizado más de 2 toneladas de materiales (en su mayoría plástico) dignificando unas 50 colonias felinas. Como dato, Barcelona capital tiene más de 800 colonias felinas censadas, lo que muestra el tremendo potencial de reutilización que hay en todo el mundo.Area para gatos callejeros y para disfrute de todos

Esta unión de reciclaje, reutilización, cuidado de colonias felinas y decoración urbana ha llamado la atención de países europeos como Andorra (quien nos solicitó una reunión el pasado mes de septiembre), ciudades como Buenos Aires, Camberra, Filadelfia… y asociaciones de New York, Montreal, u Otawa. También, blogs nacionales e internacionales se han hecho eco y Ruth Toledano –reputada periodista animalista hispana– ha escrito un artículo en elDiario.es sobre nuestra asociación. El pasado mes de noviembre participamos en la IX Semana Europea de la prevención de los residuos con un concurso online en el que fueron jurado las escritoras Rosa Montero y Espido Freire y la Cat Welfare Award Agnès Dufau.

Si tienes ideas o quieres más información, contacta con nosotros.

Y no te pierdas las Jornadas Felinas Andaluzas, el 23-24 Febrero en Córdoba, para empoderar a las gateras andaluzas.

Pepi Rodríguez y José Luis Rodríguez
LlobreGats (Facebook, Twitter, Instagram)

Cosas muy interesantes sobre los animales:

  1. Libros animalistas resumidos:
  2. Comer Carne Destroza el Planeta (y a los Animales).
  3. Haz tu Jardín más Ecológico (también para Parques Públicos).
  4. Política animalista en Portugal, algo a copiar.
Publicado en Noticias del Mundo | 1 Comentario

Los actos individuales más ecológicos: Cada vez más gente decide no tener hijos

Los humanos consumimos demasiados recursos La huella ecológica de traer un hijo al mundo en los países ricos es muy superior a dar la vuelta al mundo en avión. Puede que la comparación no sea afortunada, pero no es fácil hablar del daño ambiental de un retoño.

Los hijos, además de satisfacer en ocasiones el instinto parental, aportan sin duda experiencias únicas y enriquecedoras para la mayoría de las personas. Sin embargo, las motivaciones para decidir no tener hijos pueden ser muy variadas. Mientras algunos tienen hijos sin plantearse la enorme responsabilidad que ello conlleva, otros deciden no tener hijos de forma consciente y voluntaria. En nuestra sociedad (aún patriarcal), estos últimos a veces se encuentran con la incomprensión de su entorno. El estupor suele ser mayor si dicen abiertamente que no quieren tener hijos por motivos ambientales, aunque tienen sólidos argumentos avalados por la ciencia.

Decidir no tener hijos contribuye enormemente a frenar la superpoblación y los daños ambientales.Recientemente más de 15.000 científicos de 184 países han firmado un manifiesto para dejar claro que “la trayectoria actual nos llevará a la extinción” y que debemos cambiar urgentemente. Entre sus propuestas están proteger zonas naturales, evitar la extinción de especies, reducir el desperdicio de alimentos, promover dietas con menos productos animales, fomentar las renovables y otras tecnologías no contaminantes, reducir la desigualdad… y también, en un lugar destacado, reducir los índices de fertilidad.

Como personas individuales, a veces nos vemos abrumados porque no podemos incidir de forma significativa en todo eso. No obstante, cada acción cuenta y por eso es importante medir el impacto de lo que hacemos. Un informe científico lo ha medido y concluye que entre las seis mejores acciones individuales para el medioambiente están las siguientes, en este orden de importancia:

  1. Tener un hijo menos: Cada humano que viene al mundo tiene todo el impacto de todas sus acciones durante toda su vida, más el de todos sus descendientes. Por eso, esta acción es la más efectiva para reducir la degradación ambiental, ahorrando sólo en CO2 entre 23 y 117 toneladas al año (por cada año que retrasamos su nacimiento).
  2. Vivir sin coche y sin mascotas: El coche es sin duda una enorme fuente de contaminación. El informe calcula que ahorraremos entre 1 y 5.3 toneladas de CO2 al año, dependiendo de la cantidad y tipo de uso que le demos al coche. Por su parte, otro informe concluye que un perro mediano consume más recursos naturales que un 4×4, y un gato lo mismo que un utilitario. Esos datos sólo cuentan la alimentación del animal y el mantenimiento anual del vehículo (no otros gastos, como su fabricación).
  3. Dejar de volar: Los aviones contaminan muchísimo más que el coche, pero también se usan menos. Podemos ahorrar hasta 2.8 toneladas de CO2 por cada viaje (no por año, aunque puede ser menos en viajes cortos).
  4. Comprar energía renovable: Esto es posible en toda Europa, pero mucha gente no se cambia de compañía por comodidad, ignorando que es muy sencillo y muy seguro. Con esto podemos dejar de emitir hasta 2.5 toneladas de CO2 al año.Consumo de agua de la dieta vegana, vegetariana y carnívora.
  5. Tener una dieta principalmente vegana: Aunque uno no sea estrictamente vegano, reducir el consumo de carne y pescado en la dieta puede suponer ahorrar hasta 1.6 toneladas de CO2 al año, además de la tranquilidad de generar menos sufrimiento animal y de presionar menos los ecosistemas naturales.
  6. Usar coche eléctrico o compartido: Usar coche no es fácilmente sostenible (sea el coche que sea), pero usándolo con sensatez y austeridad, podemos ahorrar hasta 1.1 tonelada de CO2 al año.

La lista continúa con otras acciones menos decisivas, tales como instalar paneles solares en casa, comprar productos eficientes, evitar el despilfarro de comida, reducir el consumo en general, reciclar, comer productos locales, ahorrar agua, evitar transportes innecesarios, compostar la basura, difundir la conciencia ambiental, etc. y otras cosas como las que propone nuestra Cadena Verde, o nuestras cinco cosas sencillas que están mejorando mucho el mundo.

Las comparaciones son, a veces, sorprendentes. Por ejemplo, aunque defendemos el reciclaje de forma taxativa, es bueno saber que dejar de tener un hijo es unas 400 veces mejor que reciclar y una dieta vegana es al menos cuatro veces más efectiva que reciclar y ocho veces mejor que cambiar las bombillas por otras más eficientes. Y eso sólo desde el punto de vista del CO2, sin tener en cuenta otros factores, como antes hemos dicho.

En un artículo de Javier Rico (Ballena Blanca 12, 2017) una pareja le confesaba que: “El mejor regalo que le podemos hacer a nuestro hijo es no traerle a este mundo tan deteriorado; (…) lo consideramos irresponsable para el crío y para el planeta“. Aunque decidir no tener hijos es algo personal, los datos dicen que la natalidad baja en cuanto aumenta la cultura y la igualdad entre hombres y mujeres. O sea, cultura e igualdad no son sólo cuestión de inteligencia y justicia, sino que son importantes para el medio ambiente.

El actor José Coronado declaró en una entrevista: “Le digo una cosa: si tuviese otra vida no tendría hijos. Se lo digo así de categórico. Creo que lo piensa el 99% de los padres. Pero no es políticamente correcto decirlo“. Por otro lado, la actriz Clara Lago nos hablaba en nuestra entrevista de la importancia de ser veganos y recalcaba que “como consumidores, tenemos que ser conscientes del poder que tenemos”.

Es evidente que el inmenso deterioro ambiental tiene muchas causas, pero también está fuera de toda duda que cuantos más humanos habiten el planeta, más complicado será alcanzar la sostenibilidad. Por supuesto, el problema no es traer hijos al mundo, sino traerlos en una sociedad insostenible y enseñarles a vivir de forma insostenible. Por eso, tenemos que alegrarnos cuando bajan los índices de natalidad. Preocuparse por la ausencia de jóvenes (con el burdo argumento del sostenimiento de las pensiones o del envejecimiento poblacional) se ha demostrado que es absurdo y xenófobo.

Igual que no podemos poner “precio” a lo que vale un hijo, tampoco podemos medir su “huella ambiental”, pero ya que podemos decir que un hijo vale mucho, también podemos decir que su impacto ambiental es muy alto. Aunque no se hable de esto, no deja de ser cierto.

Más información:

Publicado en Ciencia, Consumo, Contaminación, Curiosidades, Decrecimiento, Educación, Maltrato animal, Noticias del Mundo, Sostenibilidad, Vegetarianismo | Etiquetado , , , , , , , , | 5 comentarios