El descubrimiento de Chaplin en Bali

Chaplin en Bali bailando danzas balinesasEn 1932, Charlie Chaplin quería alejarse de la civilización. Su hermano Sydney le sugirió ir a Bali, porque aún no había sido «contaminada por la sociedad occidental», y ambos se embarcaron hacia esta isla, actualmente perteneciente a Indonesia. Allí quedó fascinado por sus gentes y sus tradiciones; y rodó con su cámara a los balineses en sus actividades cotidianas, danzas y ceremonias. De sus bailes, también sacó inspiración para su mímica universal.

Pero lo más importante fue que Bali le dio otra visión de la vida, y contribuyó a posicionarse aún más fervientemente contra el capitalismo y contra el colonialismo. El estilo de vida balinés —respetuoso con la naturaleza— le llamó la atención y exclamó: «¡Qué fácil es para el hombre volver a su estado natural!».

Chaplin constató que allí no había gente triste y concluiría: «no son nada codiciosos (…) por eso son felices. (…) En nuestras grandes ciudades tan solo verás almas hostigadas, derrotadas. En la mayoría se percibe agotamiento y desesperación. En cambio, los ojos de los balineses solo transmiten tranquilidad. Sus valores son diferentes a todo lo que yo haya visto. Creo que me podría quedar aquí para siempre. ¡Qué lejos me siento ahora del resto del mundo!».

También es consciente de que los balineses trabajan duro cuando hay que hacerlo y de que algunos viven en la pobreza, en gran medida por la administración colonial holandesa que controlaba la isla desde 1908 y que contaminó el paraíso con la occidentalización. Según Chaplin, en Bali sabían el auténtico sentido de la vida: trabajar y jugar.

Chaplin en Bali, con los aborígenas y un amigoChaplin fue consciente de que el contacto con los occidentales estaba cambiando a los balineses: se cubrían más sus cuerpos y muchos incluso invirtieron los ahorros de su vida en comprarse automóviles, para darse cuenta después del alto precio de la gasolina. Arruinados, dejaron los coches aparcados en los patios traseros, convertidos en gallineros. Tal vez ese sea el futuro de gran parte de los coches que se venden hoy para uso privado, pues no es sostenible (ni siquiera los eléctricos; y todo lo que no es sostenible, es insostenible).

Como tantos otros, Chaplin no solo constató que se puede ser feliz con poco, sino que es más fácil ser feliz con poco. En las sociedades modernas queremos, en masa, tener muchas cosas, muchas comodidades, y eso tiene un coste que se desglosa en distintos epígrafes: coste en felicidad, coste económico, coste ambiental, etc.

A su regreso del viaje, Chaplin planificó una película, su primera hablada, en la que pretendía dar voz a los balineses y satirizar a las potencias coloniales. En ella, los balineses se quejarían de los impuestos que les exigían los holandeses a cambio de carreteras que no necesitaban, y se mofarían de la ambición por el oro de los occidentales. En cierta forma, esto recuerda los discursos sobre los blancos en el considerado como primer documento antiglobalización, Los Papalagi (lectura recomendada). Es posible que Chaplin no llegara a conocer esos discursos en los que un jefe samoano se dirige a su tribu tras viajar por Europa y ver las miserias de la vida en las ciudades.

Chaplin ve el colonialismo como una extensión del capitalismo y lo desprecia descaradamente. La película Flor de Bali no se llegará a terminar, a pesar de tener gran parte del guion preparado. Chaplin se centraría en otros proyectos, como escribir su autobiografía y rodar la película Tiempos modernos, en la que ridiculiza la mecanización y los lujos de la vida “moderna”, seguramente inspirado por su experiencia en Bali.

A los 4 años volverá a Bali y se decepcionará al ver más bicicletas y más coches. «Todo es más comercial» —dejará escrito—. «Navego en un mar de contradicciones. Y no tengo una filosofía de vida a la que aferrarme. Podemos ser sabios o insensatos, pero todos nos las vemos y deseamos para salir adelante en la vida. Solo sé que en este perverso mundo no hay nada permanente. Ni siquiera nuestros pesares».

♦ En la misma línea:

Publicado en Consumo, Contaminación, Denuncias, Liberación, Pensamiento antisistema, Sostenibilidad | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

😄Monólogos de humor para defender el medioambiente y la biosfera

Humor ecologista con un chiste de El Roto: El humor es una fantástica herramienta para la comunicación. Los problemas ambientales también se pueden comunicar con humor: ¿humor verde, en cursiva? Dado que estamos fallando al comunicar los problemas con seriedad y precisión, tal vez tengamos más éxito echándole al asunto humor y amor.

Os dejamos con unos vídeos tuiteados que esperamos que os alegren y os enfaden, a partes iguales:

  1. Eva Hache, nuestra humorista de cabecera:
  2. Marcos Calvo sobre las bolsas de plástico (vídeo de Amigos de la Tierra).
  3. Andreu Buenafuente sobre los culpables del cambio climático.
  4. Joaquín Reyes imitando a Greta Thunberg.
  5. Ricardo Castella sobre medioambiente, reciclaje y el fin del mundo.
  6. Les Luthiers y su canción ecológica Solo necesitamos.
  7. Pésame Street, un canal de Youtube con humor didáctico, del que destacamos estos vídeos:

¿Es serio intentar comunicar la crisis ambiental de esta forma?

Sí. Es muy serio. El humor no se puede despreciar alegremente. De hecho, dado que los científicos, los políticos y los ecologistas están fallando en llegar al corazón verde de los ciudadanos, tal vez lo único que nos queda es que los artistas lo intenten. Por eso, reivindicamos las humanidades ambientales, como una herramienta más para intentar girar el rumbo de este barco que se nos hunde. Por ejemplo, la literatura ecologista no va a resolver todos los problemas pero sí que puede hacer girar unos grados el rumbo y, al menos, hacerlo de forma entretenida.

♥ Más sobre humor y optimismo:

Publicado en Cambio Climático, Consumo, Medio Ambiente | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Una Navidad diferente, sin oro, ni incienso, ni litio

Hay quién dice que este año 2020 ha sido un año sin primavera y que, encima, ahora también nos quitan la Navidad. No culpemos al 2020, porque los culpables somos los humanos.

Los que vemos el vaso medio lleno creemos que esta primavera ha sido diferente, pero nadie nos la ha quitado. El confinamiento fue un pequeño respiro para la naturaleza. El COVID-19 es una desgracia inmensa, pero no podemos decir que sea una desgracia inesperada. Los expertos dicen que vendrán más pandemias si no cambiamos nuestra forma de mirar y tratar a la naturaleza. Gracias al coronavirus podemos (y debemos) aprender mucho. ¿Queremos aprenderlo o preferimos pensar que el mundo es como no es?

Sin duda, estas navidades serán diferentes, pero podemos aprovechar para aprender y para practicar el respeto a los demás, especialmente a los mayores y a los más vulnerables. Respetar a los demás es respetar la distancia, usar las mascarillas, pero también atenderlos para que no se sientan solos a pesar de todo. Esta Navidad, daremos menos besos y abrazos pero nadie nos puede quitar el cariño.

¿Qué Navidad queremos?

La Navidad tradicional no era perfecta. Cuando alguien se atreve a decir que no le gusta la Navidad, rápidamente es señalado como “el raro“. Ser raro no es condenable. Lo censurable es ser “normal” en una sociedad en la que lo normal es no respetar ni al prójimo ni, menos aún, a lo que nos da la vida con su vida, la biosfera.

No somos pocos a los que no nos gusta la Navidad por el nivel de despilfarro que siempre ha habido. Mucha gente ya está cambiando —por obligación o por conciencia— pero hay cambios importantes que hay que impulsar:

  1. Menos luces y menos adornos. Ahorrando en iluminación, las ciudades pueden invertir más en sanidad o educación. Ya hay localidades que lo están haciendo. También tenemos que evitar usar árboles vivos y poner a trabajar nuestra imaginación.
  2. Reduzcamos los regalos, especialmente los de alto impacto ambiental y los fácilmente prescindibles.
    • Eliminemos regalos con oro o con litio, por su alto impacto. No regales ni compres joyas, ni tecnología. El principal uso del litio en la actualidad es para la fabricación de baterías para aparatos tecnológicos. Por eso, debemos alargar todo lo posible la vida de teléfonos, ordenadores… y cualquier cosa con pilas. ¿En serio es necesario un cepillo de dientes eléctrico?
    • Los regalos navideños deberían ser solo para los niños y solo de sus padres. Nos vemos envueltos en una espiral de compromisos difícil de salir. Es comprensible, pero también criticable.
    • Unos regalos son mejores que otros. Escoge regalos útiles, culturales y ecológicos, como por ejemplo, comida vegana y ecológica, libros, o experiencias culturales (visitas a museos, por ejemplo).
  3. Cuida en qué te gastas lo que ahorras por consumir menos. El conocido como efecto rebote afirma que lo que se ahorra por ser ecológicos o eficientes suele emplearse en actividades poco ecológicas. Por eso, debemos pensar antes de consumir. Proponemos estas ideas: hacernos socios de otra ONG, comprar productos ecológicos, e invertir en cultura.

Celebremos de otra forma para crecer y madurar

Está muy bien celebrar, reunirse, ver a familia y amigos. Cualquier excusa es buena para esto. Sin embargo, estas navidades nos toca aprender a celebrar de otra forma y a disfrutar más de los que tenemos más cerca, ahorrando viajes y contaminación. Ser felices con poco es una lección que siempre será útil.

♦ Más cosas para completar:

Publicado en Consumo, Psicología, Sostenibilidad, Veganismo | Etiquetado , , , , , | 4 comentarios

Buenas noticias ambientales y animalistas en 2020 (semestre 2)

EGO vs ECO (egoísmo comparado con ecologismo)El 2020 no es un año especialmente bueno. Pero no podemos quedarnos solo con lo negativo. En el primer semestre hubo buenas noticias y también ha habido buenas noticias en el segundo. Difundir estas noticias da esperanza y demuestra que hay formas correctas de hacer las cosas.

  1. España sube un 132% su presupuesto para avanzar a la neutralidad climática: Los presupuestos de España reflejan la preocupación creciente por el problema ambiental. La oficina de Cambio Climático cuenta con 24.5 millones. No obstante, queremos resaltar algunas cuestiones importantes:
    • Muchas medidas importantes no requieren prácticamente ningún dinero. Se trata de aprobar leyes adecuadas y de hacerlas cumplir.
    • Rebajar las subvenciones al diésel es algo urgente aunque algunos partidos (como el PNV) lo usan para hacer demagogia. La contaminación atmosférica provoca 30.000 muertes anuales en España. El tráfico rodado es el causante del 80% de las emisiones contaminantes de las ciudades y los vehículos diésel son responsables del 80% de esas emisiones. Además, esa contaminación influye directamente en la gravedad de los enfermos por COVID-19.
    • No queda claro qué es eso del “reto demográfico”, pero no avanzaremos hacia la sostenibilidad si lo que se pretende es fomentar la natalidad, repoblar pueblos de cualquier forma, o crear más infraestructuras sin justificación suficiente (como el AVE).
  1. España avanza en la protección de las abejas y otros polinizadores: La Estrategia Nacional para la Conservación de los Polinizadores no es perfecta según Greenpeace, pero es una buena noticia para la conservación de los polinizadores por su reducción del uso de plaguicidas (aunque propiamente lo que pretende es reducir el riesgo de estos plaguicidas). La propuesta del gobierno incluye 37 medidas que si no se llevan a cabo no servirán de nada.
  1. La Junta de Andalucía ha prohibido el uso de glifosato en los espacios naturales protegidos de la provincia de Cádiz: Sorprende que la decisión solo afecte a esa provincia y no a toda Andalucía, como piden los ecologistas. Si el glifosato es malo para Cádiz, es malo para todo el planeta. Se debe prohibir su uso también en la agricultura y en parques públicos donde acceden personas muy vulnerables (niños, ancianos…). El glifosato es un pesticida muy tóxico y muy persistente, el cual está presente en todos los ríos españoles, porque los agricultores abusan sin que nadie les controlen.
  1. San Francisco, primera ciudad en prohibir la venta de botellas de plástico: Poco a poco nos vamos dando cuenta de que los esfuerzos por RECICLAR son contraproducentes, porque fomentan el uso y la contaminación plástica. Vivimos en un mundo tan estúpido que cada minuto se compra un millón de botellas de plástico. A todos los que piensan que no se puede prohibir el plástico de usar de tirar, les demostramos que sí se puede y que tenemos propuestas concretas, como es un SDDR para envases retornables.
  1. Buenas noticias para los animales (y para todos): El trato que damos a los animales refleja nuestro amor a la naturaleza. En materia de animalismo avanzamos más que en materia de ecologismo.
  1. El gobierno de España descarta el embalse de Barrón: Se frena así otro ataque a la biodiversidad que hubiera supuesto perder tierras de cultivo de pequeños agricultores para regar campos de magnates de la industria agraria. La transición ecológica no requiere de grandes infraestructuras sino, más bien, pequeñas para empequeñecernos.
  1. Europa prohíbe la munición con plomo en todos los humedales: 18 países han votado a favor de esta petición histórica de muchas ONG ecologistas. Asun Ruíz, presidenta de SEO/BirdLife decía que es una victoria para las aves, para los humedales, para la naturaleza y para la salud. A la espera de que se prohíba la caza como en otros países (Costa Rica, Ecuador, Kenia…) esto es solo un pequeño paso, pero permitirá evitar la contaminación por plomo de nuestros humedales y de todos los niveles de la cadena alimenticia.
  1. Murcia se libra de los planes urbanísticos de Iberdrola: El Supremo cierra la posibilidad de encementar una de zona protegida, Marina de Cope. Su plan era construir 9000 viviendas, hoteles… El gobierno de Murcia (del PP) está arrasando la región y tienen que ser los jueces los que le paren los pies.
  1. El 77% de los jóvenes españoles está muy preocupado por el cambio climático: El 60% está dispuestos a optar por opciones de transporte más sostenibles, como el tren. Los políticos españoles deberían escuchar más las preocupaciones de las personas y menos las de las multinacionales.
  1. El Dalai Lama apoya a los partidos ecologistas:Buda sería verde” ha dicho, añadiendo que si se uniera a un partido, sería un partido ecologista. Además, ha avisado de que las consecuencias de la inacción climática serán terribles.
  1. El cementerio de Málaga instalará placas solares sobre los nichos: Es una muy buena idea, a pesar de que los paneles no se levantarán para que no se vean, aunque sean por eso menos eficientes. Esto es mejor que llenar el campo de paneles, y deberían levantarse, pues estamos en una emergencia climática lo cual es más importante que la estética funeraria.
  1. El municipio de Los Alcázares aprueba una iniciativa legislativa para dar derechos propios al mar Menor: Tal vez no se acepta, pero sería la única forma de defender un ecosistema único que está muy amenazado. Ya hay precedentes similares en el mundo (en Colombia y Nueva Zelanda, al menos). Por supuesto, el PP está en contra porque amenaza sus intereses políticos y económicos. Pero hay organizaciones que están recogiendo firmas para presentar una ILP al congreso.
  1. Buenas prácticas en España, hasta en los tribunales: La protección de la naturaleza es imprescindible para alcanzar la sostenibilidad. Deberíamos llegar a un mínimo de un 50% de tierras y mares.
  1. Trump pierde las elecciones y EE.UU. vuelve al Acuerdo de París: El nuevo presidente, Joe Biden, lo dijo claramente. Es una buena noticia que uno de los países más contaminantes se tome en serio reducir la contaminación, pero hay que esperar acciones y no solo palabras. Los estadounidenses parece que se están dando cuenta del costo de usar fracking. Sin embargo, Texas, un estado muy petrolero, sigue apoyando a Trump.
  1. Las explotaciones de gas pierden fuerza: El ayuntamiento de Subijana (Álava) deniega la explotación de gas que defendía el PNV, partido que se queda solo defendiendo combustibles fósiles, contaminantes en su extracción y consumo.
  1. El lince ibérico se aleja de la extinción: A pesar de los atropellos y de otros problemas, ha sido un buen año para el lince. Sin embargo, el lince no está libre de problemas: poca variabilidad genética, acoso a sus ecosistemas (como Doñana)…

No está mal, aunque podría ser mejor. Gracias por difundir nuestros artículos.

Te gustará también:

  1. Buenas noticias ambientales: 2020 (semestre 1), 2019 (semestre 1 y 2), 2018 (1 y 2) y la colección completa.
  2. Cinco cosas muy sencillas que están mejorando mucho el mundo: ¿Te unes?
  3. Síguenos en las redes sociales (además de suscribirte a nuestro blog):

Twitter      Facebook      Instagram

Telegram  YouTube

Publicado en Agua, Animalismo, Buenas noticias, Energía Sostenible, Energía y Contaminación, Medio Ambiente, Noticias de España, Noticias del Mundo, ONG, Política, Sostenibilidad | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Cátedras universitarias vendidas a sucios intereses empresariales: otra forma de greenwashing

La palabra cátedra deriva del latín y nombra el asiento en que se sienta el obispo, o alguien ilustre para divulgar su supuesta sabiduría. Algunas cátedras son tan inútiles como algunas sillas.Tras desvelar las vergüenzas de algunos museos, ahora toca visibilizar escándalos en algunas universidades y sus cátedras de “investigación” (entre comillas).

¿Debemos fiarnos siempre de la ciencia? Por desgracia, hay muchos casos en los que se llama ciencia a algo vendido a intereses particulares. Un caso muy conocido lo vemos en el sector farmacéutico. Por encima de los nombres de los autores de cada estudio científico debería ponerse, en letra grande, quién lo ha pagado. Investigar esas relaciones de intereses meramente económicos es, en general, complicado. Sin embargo, hay evidencias imposibles de negar: las cátedras universitarias pagadas por empresas privadas, no para investigar, sino para hacer estudios a medida de sus intereses. A veces es tan descarado que sorprende que empresas y universidades estrechen lazos tan ruines, solo por dinero, aparcando el interés científico sincero y el servicio a la sociedad.

Por supuesto que no estamos diciendo que las empresas no deben apoyar la investigación. De hecho, lo ideal es que lo hagan. Lo que no es admisible es que los resultados de esa investigación estén condicionados por quien los paga, incluso aunque solo haya una duda razonable. Por dejarlo claro: que no vengan los terroristas a hablarnos de amor fraternal, aunque sea con su mejor intención. La universidad no solo debe ser objetiva en sus estudios, sino también parecerlo.

Universidades sin vergüenza

Desgraciadamente, no nos podemos fiar de un estudio por el mero hecho de llevar el logotipo de cierta universidad. Eso queda demostrado con esta sucinta selección de universidades sospechosamente vendidas a intereses privados:

  • Universidad de Castilla-La Mancha: Sin pudor ninguno, una empresa cárnica paga la Cátedra Incarlopsa para que se ensalcen las “propiedades nutritivas y saludables” de la carne. Los resultados están fijados antes de investigar. La objetividad científica queda masacrada y ninguneada. La misma universidad tiene también la Cátedra de Responsabilidad Social Corporativa pagada por el Banco Santander, un banco muy criticado entre otras cosas por financiar la industria armamentística y todo tipo de empresas altamente contaminantes. ¿Qué tipo de responsabilidad es la que investigan? Señora Botín, aplique la RSC a su banco antes de intentar dar lecciones.
  • Universidad Politécnica de Madrid: Una empresa que gestiona los residuos de forma escandalosa paga la Cátedra Ecoembes que siempre concluye que el trabajo de Ecoembes es impecable. Ecoembes también paga, sin rubor, a periódicos y periodistas para que la prensa no sea ingrata con los mayores contaminadores del plástico. Desde esa cátedra se beca a profesionales especializados en preservar el modelo de usar y tirar y, para el mismo objetivo, se involucran a investigadores en otras universidades (Universidad de Alicante, Universidad de las Palmas de Gran Canaria y Universidad de Alcalá), como denuncian Alberto Vizcaíno y Liliane Spendeler. Atentos también porque en el mismo domicilio de la Cátedra Ecoembes está Ecotextil, que pretende hacer con la ropa lo mismo que con los envases: promover el modelo de usar y tirar. Lo raro es que Inditex no participe en ello (que sepamos). Y en la misma UPM encontramos también la Cátedra Iberdrola para los Objetivos de Desarrollo Sostenible en la que, suponemos que se investiga cómo incumplir tales objetivos sin que se note demasiado.
  • Universidad Pompeu Fabra: Mantiene la Cátedra Mercadona de “Economía Circular”. Las empresas que más plástico de usar y tirar venden son los supermercados y uno de los de más éxito pretende dar lecciones de Economía Circular. Serían más coherentes si la cátedra Mercadona fuera de “Economía hacia el Colapso”. En esta misma universidad, otra cátedra distinta sigue la estela de la UPM para generar titulares a la medida de las empresas que se lucran con los envases de usar y tirar. El problema es que esta cátedra no está financiada directamente por una empresa, sino por la ONU. Es la Cátedra UNESCO de Ciclo de Vida y Cambio Climático que, curiosamente tiene programas financiados por Ecoembes, Ecovidrio y Tetra-Pak, que son los grandes magnates en España de los envases de usar y tirar de plástico, vidrio y tetrabrik, respectivamente.
  • Universidad de Sevilla: Una empresa de productos químicos financia una cátedra sobre sostenibilidad, olvidando el detalle de que sus productos químicos son la principal causa de insostenibilidad y de pérdida de biodiversidad por la agricultura. La misma universidad tiene otra cátedra sobre “Comunicación y Tauromaquia”, que obviamente desprestigia a esta universidad sin necesidad de dar grandes argumentos.
  • Universidad de La Coruña: Acoge la Cátedra Inditex de Sostenibilidad, sin tener en cuenta que la industria textil low cost se lucra gracias a reducir costes y producir un alto impacto social y ambiental. Inditex está entre las empresas del sector de mayor impacto ambiental y social (malos salarios, abuso de trabajadoras, esclavitud infantil, artimañas financieras en paraísos fiscales…).
  • Universidad de Vigo: Acepta cobijar la Cátedra Naturgy de Energía y Desarrollo Sostenible. Una empresa de combustibles fósiles no es un buen interlocutor para hablar de nada que tenga que ver con sostenibilidad, pero el caso de Naturgy es más grave pues es una empresa sin escrúpulos hacia la naturaleza. También encontramos la Cátedra ENCE, una empresa altamente contaminante del mar y culpable de la desaparición de los bosques gallegos, investiga la gestión forestal.
  • Universidad Politécnica de Cartagena: FECOAM, federación agraria y ganadera, financia una cátedra para la Agricultura Sostenible en el Campo de Cartagena. Durante años hemos visto que la agricultura sostenible no es el objetivo principal de los agricultores y ganaderos de Murcia y por si hay dudas, mirad el caso del mar Menor un desastre ambiental a la altura del Prestige o de Aznalcóllar. La empresa ya citada ICL financia también en esta universidad otra cátedra sobre sostenibilidad en la agricultura. Otra cátedra se encarga de estudiar la “sostenibilidad de los regadíos”, financiada por los regantes del trasvase Tajo-Segura (SCRATS) un trasvase claramente insostenible.
  • Universidad Politécnica de Vaencia: Tiene la Cátedra Bayer en la que presumen de investigar en agricultura sostenible, pero la empresa Bayer es una de las empresas que más trabaja por la agricultura industrial, insostenible.

Hay bastantes más cátedras financiadas por empresas poco éticas, tales como Endesa, Iberdrola o Cepsa, pero al menos no dicen claramente que su objetivo sea la sostenibilidad, por lo que nos ahorramos la crítica, por el momento. No es ético que los terroristas investiguen en explosivos, pero al menos es coherente.

Fíate de la ciencia, pero no de toda la ciencia

La ciencia lleva años diciendo cosas muy desagradables sobre nuestro insostenible modo de vida y sobre cómo mejorar. En teoría, esto se acepta con desgana, pero en la práctica se rechaza con nuestros actos cotidianos. Nuestra sociedad confía en la ciencia, salvo que diga lo que no queremos oír. Tal vez por eso no genera el escándalo que debería que las universidades se plieguen a intereses particulares. Permitir que nos engañen con lo que otros quieren que oigamos siempre debería abrasarnos la piel.

Harari advirtió que la investigación está condicionada por el dinero y se debe a intereses políticos, económicos o religiosos, pero casos tan exagerados como los expuestos deberían ruborizarnos a todos. No solo se influye sobre las prioridades de investigación, sino que con dudosos estudios científicos se manipula a la sociedad para que el dinero fluya hacia los que pagan esas cátedras. Escandaloso.

♦ Nota: Puedes votar esta noticia en Meneame y si conoces otras cátedras de dudosa reputación pon un comentario en este artículo e intentaremos investigarlas para añadirlas a la lista.

♦ Más temas interesantes:

Publicado en Cambio Climático, Ciencia, Educación, Noticias de España, Noticias de Málaga, Sostenibilidad | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 7 comentarios

Prohibir la caza es lo único razonable – #StopCAZA #LaVerdadDeLaCaza #NoALaCaza

En los países en los que está PROHIBIDO CAZAR, primero se habló de la prohibición y decían que era imposible. Luego, se aceptó como algo posible y beneficioso. Y finalmente se prohibió cazar. Moraleja: Hablemos de PROHIBIR LA CAZA porque es posible, legítimo y ético.

En plena pandemia por el COVID-19, la Junta de Andalucía (PP) autoriza a los cazadores a moverse libremente mientras los demás no podemos pasar de una localidad a otra. Hay más libertad para matar que para disfrutar de la Naturaleza respetándola. No puedes cambiar de localidad para tomarte un bocadillo en el campo, pero si vas a cazar puedes recorrer Andalucía libremente (e incluso ir a Castilla-La Mancha). Es otra de las aberraciones del PP contra los animales y el medioambiente.

Los cazadores alegan que son imprescindibles para el mantenimiento de las poblaciones. Ese es su principal argumento para existir. Y es totalmente falso: la caza no sirve para controlar las poblaciones, porque no es ese el objetivo y, aunque sirviera, el problema de la caza es su falta de ética animal y ecologista (contaminación por la munición, muerte de otras especies, incluso protegidas…). Solo hay que pensar que los cazadores —invariablemente hombres— no cazan por amor a la naturaleza. Cazan porque les gusta matar. Ese es el único motivo que los mueve. Si no les gustara afinar su puntería para matar, no saldrían al campo, por mucha falta que hiciera controlar las poblaciones. ¿Cuántos cazadores plantan árboles? No lo sabemos. Pero sí conocemos a muchos planta bosques, que no cazan.

¿De verdad hay superpoblaciones y la caza es esencial?

Sobre esto hay que exponer cinco ideas básicas:

  1. Los cazadores crían y alimentan artificialmente especies cinegéticas para luego soltarlas y disparar mientras huyen. Hay multitud de imágenes sobre esto, muy lamentables. El negocio de la caza genera superpoblaciones y luego los cazadores pretenden erigirse en los controladores de la naturaleza y en los salvadores del planeta a balazos.
  2. Cuando hay superpoblaciones —de forma esporádica— es porque faltan depredadores, precisamente porque los cazadores los matan. Los mismos cazadores que alegan que hay superpoblaciones para cazar, también defienden cazar el lobo, el depredador más natural. ¿Es eso amor a la naturaleza o amor a las armas de fuego?
  3. Hay formas éticas de controlar las posibles superpoblaciones. El problema ocurre cuando no hay ética, sino ganas de disparar. En Países Bajos, por ejemplo, se aplican métodos éticos, como la esterilización de hembras.
  4. Tráfico alerta de que en época de caza aumentan los accidentes por animales. Los cazadores son los que provocan el problema que dicen querer solucionar. Deprimente.
  5. La caza es la causa directa de la extinción o del declive de cientos o miles de especies (desde el origen del Homo sapiens, y no hemos aprendido nada ni siquiera con la pandemia, y algunos siguen sin querer aprender). Los cazadores no solo disparan a lo que declaran cazar sino que, por el camino, matan a muchas otras especies. Por ejemplo, recientemente en Huesca un cazador mató a una osa (especie protegida) y el mismo día, en Palencia, otro cazador mataba a otra osa. Son “supuestos accidentes” demasiado frecuentes, a los que hay que sumar los que no se publican. En medio de un bosque, ¿quién sabe a qué dispara cada cazador? No podemos permitirnos poner más especies en peligro; pero la lista crece cada año.
  6. Cada año hay muchos accidentes de caza que suponen también un coste para las arcas públicas. Gente paseando por el campo, en bicicleta o recogiendo piñas han recibido disparos de cazadores. Más de 600 víctimas hubo solo en 2020 (hasta septiembre).

¿Qué salud mental y qué formación ética tienen los cazadores, si es más fácil conseguir un permiso de armas que el carnet para conducir?

La caza es un reducto más de un patriarcado en crisis. A la mayoría de los hombres no les gusta matar animales. El porcentaje es casi del 100% entre las mujeres. Una vez más, el feminismo da lecciones de responsabilidad, empatía y sostenibilidad. Igual que no puede haber ecologismo sin minimalismo, tampoco puede haber feminismo sin animalismo. Son caminos que van de la mano.

Si queremos construir una sociedad pacífica, ética y sostenible, debemos urgentemente prohibir la caza, como han hecho otros países. Es algo que se hará tarde o temprano y esperemos que sea a la vez que la abolición de la tauromaquia.

♦ Más, que te gustará:

Publicado en Animalismo, Biodiversidad, Caza, Denuncias, Malas noticias, Medio Ambiente, Noticias de Andalucía, Pensamiento antisistema, Sostenibilidad | Etiquetado , , , , | 7 comentarios

Marco Aurelio: Pensamientos estoicos para el mundo de hoy

Marco Aurelio, un emperador filósofoEl emperador romano Marco Aurelio (121-180) fue un filósofo estoico. Puede decirse que fue uno de los primeros en concebir un Estado justo con igualdad de derechos. Una de sus máximas fue no ser esclavo ni tirano de ningún hombre. El pueblo a veces criticaba sus tendencias filosóficas y él supo ver el riesgo de querer convertir a los demás en filósofos. Se cuenta que un general sublevado llegó a llamar a Marco Aurelio «viejecilla filósofa».

Su obra Pensamientos fue escrita como notas personales sin intención de ser divulgadas. Dado que el estoicismo es una filosofía viva, útil y muy actual merece la pena estudiarse.

Marco Aurelio Antonino fue un emperador extraño. Para empezar, nunca quiso ser emperador pero el destino le colocó en la línea sucesoria al ser adoptado por su tío materno, que se convertiría en el emperador Antonino Pío, el cual fue a su vez hijo adoptivo del emperador Adriano. Para compartir responsabilidades, el mismo día en que fue nombrado emperador otorgó el cargo de coemperador a su hermanastro Lucio Vero (también hijo adoptivo de Antonino Pío) con el que gobernó 8 años, hasta la muerte de éste. Marco Aurelio gobernaría en solitario 11 años más, hasta su muerte (por causas naturales; lo cual es casi otra rareza más).

Marco Aurelio fue criticado por leer en el circo, pero él confesó que ver lo mismo «una y otra vez» le producía «hartazgo». ¿Qué opinaría de la visión del deporte como espectáculo en nuestra sociedad?

Un grave error de Marco Aurelio fue no adoptar como hijo a alguien que pudiera gobernar con sensatez. A su muerte, le sucedió su hijo Cómodo, un emperador excéntrico, ególatra y manirroto, que acabó con la dinastía Antonina y con una temporada de tranquilidad en el gobierno de Roma. Como tantos otros emperadores, Cómodo fue asesinado.

Aunque el estoicismo propiamente anima al filósofo a participar en la vida política, para Marco Aurelio la filosofía no es solo un conjunto de doctrinas, sino una forma muy exigente de vida, que difícilmente puede casar con la tarea de emperador (cfr. [1]). Para Marco Aurelio la vida en la corte y la filosofía son como madrastra y madre respectivamente: a la primera se le debe respeto, pero es con la segunda con la que se disfruta estar.

De la filosofía de Marco Aurelio podemos destacar:

  • Tener muy presente la muerte para relativizar lo que nos pasa (algo a lo que también invita un curioso relato de Paulo Coelho).
  • Admitir la constante transformación de todo (igual que el budismo).
  • Reconocer la insignificancia de las cosas mundanas (como resalta el Eclesiastés), y a la vez estar atentos a la propia vida para no vivir como los ignorantes, insensibles a los detalles que parecen insignificantes.
  • Aceptar lo que la vida nos depare y usarlo como medio para mejorar, buscar la verdad, y vivir con coherencia entre lo que se dice y lo que se piensa.

Marco Aurelio acepta cualquier proposición sensata aunque proceda de distintas corrientes filosóficas (Epicuro, Epícteto…). Es una rareza un emperador austero que deja constancia de su agradecimiento por enseñarle «que es posible vivir en la corte sin necesitar guardias, ni vestiduras ostentosas, (…), sino que es posible reducirse uno mismo lo más cerca posible a un ciudadano particular».

Este emperador no abolió la esclavitud (seguramente no le hubieran dejado hacerlo) pero sí mostró preocupación por ese tema y por otros que en su época no eran en absoluto prioritarios, tales como la condición de los menores y de las mujeres.

Pensamientos (su obra universal)

Comienza alabando y agradeciendo las virtudes más destacadas de la gente con la que ha compartido su vida: su abuelo, su padre biológico (que murió cuando Marco tenía 10 años), su madre, sus maestros… Por ejemplo:

  • De su madre, Domicia Lucila, resalta su generosidad y su forma de vida sencilla «apartado del modo de vivir de los ricos» (a pesar de proceder de una familia adinerada).
  • Del filósofo estoico Sexto de Queronea resalta «el no dar jamás impresión de irritación ni de ninguna otra pasión, sino ser al mismo tiempo el más impasible y el más afectuoso».
  • De su secretario Alejandro de Seleucia resalta «el no decir a nadie (…) eso de estoy ocupado».
  • Del filósofo Catulo destaca «el ser profundamente respetuoso al hablar de los maestros».
  • De Máximo «el saber bromear bien».
  • A su padre adoptivo Antonino Pío le dedica más palabras que a nadie, destacando por ejemplo, el ser «insensible a la adulación» y sencillo en general, especialmente en el vestir.

Marco Aurelio nos invita a estudiar y reconocer las virtudes en los demás y a intentar imitarlos.

«Hemos nacido para colaborar» y vivir «conforme a la naturaleza»

«Hemos nacido para colaborar, como los pies, como las manos» dejó escrito. Marco conocía la fuerza de la colaboración, pero también era consciente de las dificultades. Por eso, cada día se preparaba para encontrarse «con un entrometido, un ingrato, un prepotente, un falso» y, a pesar de ello, no alterarse, «ni tomarle odio». Cultivaba la comprensión y el respeto hacia los demás, independientemente de su posición.

Marco Aurelio filosofa mucho con la muerte, para asumirla con naturalidad: «hazte a la idea, te estás muriendo», sentenció. Para él, no hay mucha diferencia entre morir un día u otro. Preocuparse por eso es superfluo. Mientras llega la muerte, su lema es vivir «conforme a la naturaleza» y poco a poco va desgranando a qué se refiere: «cualquier cosa que hagas, hazla con la intención de ser bueno», apelando a la propia conciencia y rectitud, sin esperar alabanzas, porque «lo que recibe la alabanza no resulta ni mejor ni peor».

Así, cuando uno actúa conforme a la naturaleza no tiene que prestar atención a las consecuencias, entendiéndose que incluso aunque sean negativas no había mala intención. Lo cual no implica, por supuesto, ser irresponsable con dichas consecuencias. Algo similar proclama la vía filosófica-espiritual del Karma Yoga de Vivekananda: actuar sin desear los frutos de la acción. Pero Marco sabe que a veces puede ser un camino difícil y no es un intransigente. Él propone alegrarse solo por notar algún progreso en nuestro camino. En otro pasaje parece referirse a todo esto cuando dice: «Es importante lo que obras e indiferente la materia sobre la que obras».

Este filósofo sugiere estar atento a las pequeñas cosas, poniendo como ejemplo las grietas del pan o los higos que se abren cuando están maduros, pues hasta eso tiene su «belleza particular». En cambio, pensar sobre los demás lo considera una pérdida de tiempo, salvo que sea por algo importante.

Marco pone énfasis en ser «simple y amable» y en poder contestar en todo momento con franqueza y sin rubor si alguien te pregunta en qué piensas. Dos de sus máximas son: «Hazte simple», y «sé sobrio relajadamente» .

En otra simple y poderosa cita consigue sintetizar el estoicismo: «¿Te sucede algo? Bien está». Para Marco, eso que te sucede «te estaba destinado y asignado». No tiene sentido enfadarse por lo que haya ocurrido. Las cosas pasadas están bien; no puedes demostrar que podrían haber sido diferentes. La aceptación es mejor camino que la negación.

«No seas ni de muchas palabras ni de muchas obras»

Eso puede sonar como un consejo raro en una sociedad donde todos quieren que su voz se escuche por encima de las demás y que sus actos sean vistos y alabados. Para Marco, el sabio «no se lamenta, no precisará de soledad ni de multitudes (…) vivirá sin perseguir ni huir» y le dará igual vivir mucho o poco («ni lo más mínimo le habrá de importar si hará uso de su alma en la envoltura del cuerpo durante un plazo mayor o menor de tiempo»).

Citando a Demócrito recalca: «¡Ocúpate en pocas cosas, si es que quieres vivir tranquilo!». Así, cuando perdamos la tranquilidad recomienda pensar si no será esa preocupación «una de esas cosas innecesarias», de las que podemos prescindir para vivir más tranquilos.

Como las filosofías orientales, Marco resalta que «cada uno vive tan solo el presente», porque «lo demás o ya está vivido o es incierto». Por tanto, solo el ahora es real y existe, por lo que es de necios dedicar tiempo excesivo a pensar en lo que no existe. Así pues, recomienda: «atiende solo a lo que haces en el momento presente».

Lo propio del hombre bueno es «amar, aceptar lo que le sucede y le está destinado», ser alegre, «obediente a Dios», sincero y justo.

Tu opinión puede hacerte más daño que la de los demás

Como si criticara el turismo, Marco expresa su desconcierto ante los que buscan lugares para retirarse, cuando la verdad es que «te es posible retirarte en ti mismo a la hora que quieras» y encontrar el «bienestar más completo» al instante. Seguramente se refería a un trabajo de introspección similar a la meditación oriental. Él se encomendaba a sí mismo no angustiarse ni extenuarse. Todos tenemos «ese retiro a la parcelilla de ti mismo», donde reflexionar que las preocupaciones de la vida no son culpa de lo exterior, sino de nuestros pensamientos internos, de cómo interpretamos lo que nos ocurre. Marco lo sintetiza en una frase: «Suprime lo de “he sufrido un daño” y queda suprimido el daño».

El estoicismo de Marco Aurelio tal vez puede resumirse con dos palabras: aceptación tranquila. Aceptación de lo que la vida nos depara a cada uno como si hubiéramos nacido para ello y, por tanto, no tiene sentido estar disgustado por ello. Marco se propone aceptar «lo que sucede, incluso si te parece demasiado áspero, porque (…) eso no le tocaría a nadie si no conviniera al conjunto». Cuando aceptas y dejas de oponerte, llega la tranquilidad.

Él lo tiene claro: «nada me ha de ocurrir que no sea conforme a la naturaleza del conjunto». «A nadie ocurre nada que no pueda naturalmente sobrellevar». «Vive con los dioses el que constantemente les muestra que su alma está satisfecha con lo que le han asignado». Obviamente, se puede intentar cambiar tu situación, mientras aceptas que, por ahora, la situación es la que es. Incluso si alguien te ofende, Marco aconseja dejarle porque ese es su problema y la tarea de cada uno es dominarse a sí mismo para actuar conforme a la naturaleza.

Empatía hacia humanos y animales

Resalta la empatía que muestra Marco Aurelio hacia los demás. Dice: «ponte en lo posible en el alma del que habla». Pero también hacia los animales, afirmando: «A los animales irracionales y a las cosas (…) trátalos (…) magnánima y libremente».

Podríamos decir que Marco Aurelio tenía cuidado de que el poder no se le subiera a la cabeza y se decía a sí mismo: «cuida de no cesarizarte, de no teñirte en púrpura (…). Consérvate simple, bueno, puro, (…) amante de lo justo, piadoso, benévolo, afectuoso»…

«Sea lo que sea lo que alguien diga o haga, yo debo ser bueno (…) [como una] esmeralda y mantener el color que es el mío propio».

«Todas las cosas están entrelazadas»… y cambian constantemente

En muchos contextos se dice que todo está relacionado. Incluso Einstein llegó a recomendar sentirnos conectados al Universo.

Ante el miedo a los cambios, Marco se pregunta «¿qué puede surgir sin cambio? (…) ¿Podrías tomar alimento si no se transformara?». Sin saberlo, este filósofo coincide con el principio budista de Anitya (transitoriedad, inestabilidad), por el que se asume que todo está en continuo cambio.

Respetar a los que obran mal (pero no ser como ellos)

Marco propone «amar también a los que yerran» (Jesús diría a los que pecan). Ahora bien, Marco aclara que los que yerran lo hacen «por ignorancia y contra su voluntad». Los que obran mal lo hacen porque creen que eso es bueno. Decir simplemente que son malos es negarnos a entenderlos (como dice Pigliucci) y por tanto no podremos ni entender sus motivos, ni enseñarles correctamente.

Marco lo explica así: «Cuando alguien cometa una falta contra ti, piensa qué opinión tenía sobre lo bueno y lo malo cuando cometió la falta, pues en cuanto lo veas lo compadecerás y no te sorprenderás ni te irritarás». «Hay entonces que ser comprensivo. Pero si ya no tienes eso ni por un bien ni por un mal, con más facilidad serás benévolo con el desconsiderado». Marco propone abrir nuestro punto de vista, aceptar que todos cometemos errores y aceptar que la vida sigue y que puede ser maravillosa si perdonamos.

Ante los que se equivocan, Marco sugiere corregirlos si es posible y si no, enmendar el error. «Y si no puedes tampoco, ¿a qué te lleva la protesta?». «Los seres humanos han nacido los unos para los otros: así que instrúyelos o sopórtalos». Marco, sin duda, no querría las quejas vacías.

Apegos y rechazos

Una de las causas de mayor sufrimiento es el apego a las cosas, el «apreciarlas demasiado (…) de modo que te veas turbado cuando no estén presentes». Así, cita a Eurípides: «No hay que irritarse con las cosas, pues nada a ellas les importa». También cita el Gorgias de Platón cuando sabiendo que todos vamos a morir, aconseja centrarnos en vivir felizmente lo que nos quede de vida. Marco afirma que «vivir felizmente reside en muy pocas cosas». El «pensamiento sereno» es una de ellas, aunque para ello tengas que aislar tu mente, incluso si gritan contra ti o mientras «las fieras despedacen tus pobres miembros».

Sin duda, el ser humano puede controlar su mente, lo cual no significa que sea fácil. De hecho, él se propone repetir a modo de mantra: «Ahora está en mi poder que en esta alma mía ninguna maldad haya, ni deseo ni turbación alguna en absoluto». Y añade: «Ten en tu mente que este poder es conforme a la naturaleza». ¿No sería fantástico que todos domináramos el poder de no perturbarnos? Es un poder que tenemos, aunque ni siquiera intentemos usarlo.

Dado que el mal —o el error— se genera en la mente, Marco se propone intentar huir de ello y hacer su parte porque, por pequeña que sea, su parte es lo único que está en su poder: «Es ridículo no intentar huir de la propia maldad, lo cual es posible, e intentar huir de la de los demás, lo cual es imposible». Además, rechaza la fama o las alabanzas por hacer las cosas bien: «Cuando hayas hecho el bien y otro haya recibido tu beneficio, ¿qué buscas además fuera de esto?». A los que buscan la fama o alguna recompensa les llama directamente «tontos». Marco tampoco propone rechazar los beneficios de nuestras acciones, sino no esperarlos ni, mucho menos, exigirlos.

En su caso, él buscaba ser buen filósofo pero por culpa del cargo de Emperador se lamenta de que ello se le escape de las manos, consolándose a sí mismo diciéndose: «quédate contento si lo que te queda de vida lo vives como la naturaleza quiere que lo hagas». Marco desprecia las quejas, especialmente las suyas, y por eso se dice a sí mismo: «Que nadie te escuche más lamentarte de la vida en la corte, ni siquiera tú mismo». Fiel a sus principios, se propone aceptar la vida en la corte con sus ventajas e inconvenientes.

Como ayuda para aceptar las cosas como son, Marco escribe: «A ningún hombre le puede suceder nada que no sea un suceso humano, ni a un buey uno que no sea bovino, ni a una vid uno que no sea de viña, ni a una piedra algo que no sea propio de una piedra. Por tanto, si a cada cosa le sucede lo usado y natural, ¿por qué te irritas? En efecto, la naturaleza común no te asigna nada intolerable». En una de sus citas más famosas proclama: «Si sufres por algo de fuera, no es aquello lo que te importuna, sino tu juicio sobre ello. Y borrarlo está ya en tu poder.»

Marco recomienda no hacer suposiciones y centrarse en los hechos. Si te informan de que alguien habla mal de ti, eso no implica que hayas recibido daño alguno. Su objetivo es evitar preocuparse de más, lo cual tiene mucho sentido si tenemos en cuenta que la mayoría de las cosas que más nos preocupan no acaban sucediendo nunca. Esto está muy en la línea del recomendable libro Los Cuatro Acuerdos de Miguel Ángel Ruiz.

«El que comete injusticia, contra sí mismo la comete»

Marco Aurelio condena al que miente, porque «disiente de la naturaleza» y «crea desorden», y al que se equivoca: «El que yerra, yerra contra sí mismo. El que comete injusticia, contra sí mismo la comete, porque a sí mismo se perjudica». No parece que el filósofo tenga en mente la ley del karma, sino más bien, la seguridad de que el que obra mal no vive tranquilo. También condena al que persigue el placer y rehuye el dolor. Obviamente, no se trata de buscar el dolor y rehuir el placer, sino de hacer lo correcto independientemente de que implique placer o dolor. El estoicismo exige aceptar nuestra vida, con todo lo que ello implique, y especialmente, aceptar la muerte porque es «una de esas cosas que la naturaleza quiere».

No tengas miedo, pues eso depende de ti

Marco critica a los que se quejan de las cosas negativas de la vida: «La pérdida no es otra cosa que transformación (…) y desde la eternidad venía sucediendo». Propone cambiar nuestro punto de vista: en vez de pedir a los dioses que no ocurran cosas malas, propone pedir «el no tener ningún miedo de esas cosas, ni desear nada de esas cosas, ni entristecerte por ninguna de esas cosas». No está en tu mano evitar que pasen cosas indeseables, pero sí puedes controlar cómo te afectan. «Entonces, ¿no es mejor hacer uso de lo que dispones con libertad que desesperarte por las cosas que no están en tu poder?». Su propuesta se aplica a todo lo que no nos gusta. Ante una preocupación, Marco compara las preguntas que se hace cualquier persona con las que se formula un filósofo: «Otro: ¿Cómo podré librarme de aquello?; Tú: ¿Cómo no necesitaré librarme de aquello?».

Ante los malvados del mundo, Marco se pregunta: «¿Es que puede dejar de haber desvergonzados en el mundo? No puede ser. Entonces, no pidas lo imposible». Al aceptar que esa gente debe existir, «serás más benévolo hacia cada uno» y evitarás enfadarte porque no merece la pena que los actos de otros te hagan a ti peor persona. Siempre hay que mantener la calma y la «mansedumbre hacia los que intentan ponerte obstáculos» pero, aclara, tanta «debilidad» es «enfadarse con ellos» como «ceder por miedo». Y si tú haces el bien, no esperes recompensa: «¿Qué más quieres al hacer el bien a alguien? (…) Es como si el ojo pidiera recompensa porque ve, o los pies porque caminan».

Marco sabe ser agradecido a la naturaleza y a la vida. «A la naturaleza que da y concede todo, dice el hombre instruido y respetuoso: Dame lo que quieras, toma lo que quieras. Y dice esto no con insolencia, sino solo con obediencia y agradecido a ella».

También es comprensivo con los demás y consigo mismo y sabe valorar lo pequeño: «Quédate satisfecho con el más pequeño progreso, y piensa que lo que resulta de esa pequeñez no es nada pequeño».

Conclusiones

El estoicismo de Marco Aurelio se puede resumir en el desprecio de las cosas materiales, en la aceptación de la vida tal cual ocurre, con total calma, sin enfadarse por lo que no podemos controlar, y en centrarse en lo que depende de nosotros ahora, haciendo nuestras tareas correctamente. Esto está en consonancia con la escuela cínica de la que surge el estoicismo, así como con la vida de famosos ascetas griegos y romanos. Para Marco Aurelio solo el necio se alegra o se aflige por lo que le sucede y por eso condensa el estoicismo en una frase: «¿Te ha acontecido algo? Está bien».

Esa aceptación no implica la inacción. Es decir, que es compatible el intentar mejorar el mundo y, a la vez, aceptar que las cosas están como están. La aceptación en el ecologismo evitaría la frustración pero, por supuesto, eso no implica dejar de pensar qué hacer para mejorar nuestras relaciones con todo. En este sentido, la austeridad estoica —el minimalismo— es algo esencial en cualquier ecologismo sincero.

♦ Lecturas recomendadas:

  1. Marco Aurelio Antonino: Pensamientos, Cartas, Testimonios. Tecnos, 2ª ed. 2010, con un estudio preliminar de Javier Campos Daroca.
  2. Minimalismo: diez retos para un camino más feliz.
  3. Vídeos: 10 pasos para convertirte en un perfecto estoico y 7 ejercicios.
  4. Libro Historia de la Filosofía y de la Ciencia, de Ludovico Geymonat (Resumen).
  5. Resumen de algunas filosofías y religiones orientales.
  6. Libro Vivir (bien) con Menos, de Linz, Riechmann y Sempere (Resumen).
  7. Libros resumidos sobre Filosofía/Religión.

Publicado en Filosofía, Justicia | Etiquetado , , , , , , , | 5 comentarios

Miremos al ser humano desde fuera del ser humano: ¿Merecemos ser perdonados?

Mirar a la humanidad desde fuera de la humanidadLo que proponemos es imposible. Lo sabemos. Pero solo intentarlo nos hará mejores seres humanos. Más humanos. Miremos al ser humano como si no fuéramos miembros de esa especie.

En su libro Ecoanimal, Marta Tafalla sostiene que, a grandes rasgos, la gente suele estar orgullosa de lo que la humanidad ha hecho gracias a la “inteligencia”. Somos violentos, generamos guerras y cometemos genocidios y extinción masiva de especies, pero en cambio, muchos opinan que nos salvamos porque existieron grandes genios como Shakespeare, Cervantes, Miguel Ángel, Mozart, Beethoven o Frida Kahlo.

Tafalla se refería principalmente a la realización estética o artística, pero podríamos también meter aquí a los avances científicos gracias a personajes como Galileo, Newton, Descartes, Pascal, Marie Curie, Einstein, Severo Ochoa, Ramón y Cajal o Margarita Salas, por ejemplo.

Según Tafalla, “no importa cuánto daño causemos, seguimos enamorados de nosotros mismos”. Sin embargo, respecto a la creación artística y científica hay al menos tres razones por las que debemos cuestionar la capacidad del ser humano de crear de forma inteligente, justa y sostenible:

  1. El desastre climático es por culpa del ser humano.La naturaleza es arrasada. Eso demuestra que solo apreciamos lo que nosotros creamos, o bien, que no valoramos la naturaleza de forma general (ni siquiera superficialmente). Los avances científicos y tecnológicos suelen usarse para consumir más y destrozar todo tipo de ecosistemas. Para la ciencia, en general, la naturaleza es más algo a doblegar que algo a conocer. Por eso se modifican genes para que las especies se comporten como nosotros queremos. Por eso se prueban medicamentos y cosméticos en animales generando sufrimientos indecibles. Por eso la tecnología no cesa de investigar cómo exprimir más los recursos naturales para, como dijo De Jouvenel, ser más y más ricos.
  2. Buena parte del arte, al igual que la filosofía o la ciencia, “han servido para legitimar una civilización radicalmente injusta”. En todas las épocas ha habido gente que ha luchado contra las injusticias de todo tipo (esclavitud, racismo, machismo, homofobia, especismo…), pero sus obras no tuvieron la misma repercusión que las obras de los más sumisos. Tafalla denuncia que “un caso paradigmático es la manera como el mundo del arte ha vetado tradicionalmente la creación artística realizada por mujeres” o por artistas de culturas no occidentales. Algo similar puede decirse en la ciencia: ha discriminado a la mujer y, más aún, a los animales. En nombre de un hipotético avance científico se torturan todo tipo de animales, sin compasión. Todo el daño producido a todos los animales en nombre de la ciencia parece ser legítimo por las ventajas para una única especie que se atribuye a sí mismo una superioridad moral inexistente.
  3. No hay interés en una valoración objetiva y ética: El ser humano también destruye o aísla el arte cuando no encaja con sus gustos o cuando el arte critica a los poderosos. Por otra parte, tenemos que denunciar, como hace Harari, que hoy la ciencia está al servicio de quien paga: empresas que buscan su propio beneficio, o gobiernos que valoran los proyectos científicos de forma sesgada por intereses meramente políticos o económicos. No es que la valoración ética sea difícil, es que no hay interés en que se haga (ni en ciencia, ni en tecnología, ni en industrias… ni en eso que se está llamando como nuevas entidades).

¿Puede salvarse a la humanidad de las críticas que nos acusan de destrozar el planeta?¿Deberían salvarse de la crítica los grandes artistas y los mejores científicos? La respuesta es, en general, negativa. Primero, porque muchos artistas y científicos son fichas manipuladas que simplemente han perpetuado los errores. Podrían salvarse de la crítica aquellas personas que han advertido o advierten de los peligros de ciertas obras (artísticas, científicas o de cualquier otra índole). También podrían salvarse de la crítica los pocos que han levantado su voz contra los errores y las injusticias del mundo de su tiempo.

Para Tafalla, es necesario y urgente “dejar de mirarnos tanto el ombligo de nuestras creaciones” y “practicar la humildad. (…) Apreciar la belleza natural exige precisamente renunciar a dominar y poseer”. Así por ejemplo, la caza es un acto principalmente destructivo, porque acaba con el placer de observar un animal vivo, se roba una vida, se genera sufrimiento y se reduce “la riqueza estética de ese animal” y, de hecho, de todo el planeta.

Libro de lectura rápida para entender qué está causando la terrible crisis ambiental global y cómo podemos remediarla.

Libro de lectura rápida para entender qué está causando la terrible crisis ambiental global y cómo podemos remediarla.

Miremos a la humanidad desde fuera de la humanidad: ¿Perdonaría un extraterrestre a la humanidad tras ver sus actos? ¿Perdonaría un cerdo de granja, una vaca lechera o un ratón de laboratorio a la humanidad?

Es hora de pedir perdón y de afrontar cambios sustanciales.

♥ Seguramente, te gustará también leer esto:

Publicado en Animalismo, Ciencia, Consumo, Denuncias, Educación, Maltrato animal, Sostenibilidad, Transgénicos | Etiquetado , , , | 1 Comentario

Minimalismo: diez retos para un camino más feliz

El minimalismo es la tendencia a reducir nuestras posesiones materiales a lo más esencial. Para saber qué es lo más esencial, tendrás que reflexionar sin hacerte trampas, y caminar, poco a poco, en una senda hasta donde quieras llegar.

El minimalismo prioriza el tener menos y el tener más: menos espacio, casas más pequeñas, menos muebles, menos ropa, menos posesiones… pero también más tiempo, más conciencia, más libertad…

Probablemente ya has empezado este camino o quizás nunca has oído hablar de esto. Sea cual sea tu caso, esperamos que te sean útiles nuestro conjunto de retos para caminar hacia el minimalismo y nuestras razones para hacerlo.

Diez retos minimalistas: No te prohíbas ser más feliz

Ideas como estas ya las han puesto en práctica muchas personas por todo el mundo, pero las normas y los retos para ti los pones tú. Es muy posible que algunas ya las hagas. Puedes contarnos tus experiencias e ideas en los comentarios.

  1. Reto 333: Consiste en vivir con 33 prendas durante 3 meses. En esas prendas debes contar todo lo que uses para vestir dentro y fuera de casa (incluyendo zapatos y complementos como collares, cinturones o anillos). Si quieres, puedes no contabilizar la ropa interior, pero intentando minimizarla para ser coherente con el objetivo del reto. Los que lo prueban en serio, lo consiguen y toman conciencia de dos cosas: de que no necesitan tanto como pensaban y de que los demás no se dan cuenta. Es decir, los demás se fijan menos en nuestra ropa de lo que se suele creer. Pero por otra parte… ¿qué importa si lo hacen?
  2. Descarta cada día una posesión (mínimo durante un mes): ropa, zapatos, libros, electrodomésticos, utensilios de cocina, adornos… Cuando te fuerzas a buscar cosas que te sobran, suelen salir más cosas de las que uno imagina. Puedes venderlas o donarlas.
  3. Piensa al comprar: Antes de comprar, pregúntate qué valor aporta a tu vida. No compres por impulso o, al menos, sé consciente de cuándo lo haces. Retrasa la compra un día. Tal vez en ese día descubres que no era tan importante en tu vida y te liberas de esa necesidad. Si compras cosas porque crees que te van a hacer más feliz, ya deberías haberte dado cuenta de que casi nunca funciona.Comprar cosas que no necesitas es la mejor forma de hacerte infeliz y, a la vez, destrozar el planeta. La gente feliz regala más y compra menos. Mucho más importante que deshacerte de cosas inútiles es dejar de comprar cosas que realmente no necesitas (aunque sean útiles).
  4. Revisa y dona tus libros y ropa: Cuando termines un libro, no lo guardes (salvo excepcionalmente si lo quieres releer o consultar). Haz que circule. Revisa tus libros, encuentra alguien que los quiera o dónalos a una biblioteca. Los libros y la ropa suelen guardarse incluso aunque no se piensen volver a usar.
  5. Disminuye tu vida digital: Desconecta el móvil totalmente durante un día. El reto no es dejar totalmente el móvil o las redes sociales para siempre, sino demostrarte —y sentir— que no eres dependiente de todo eso. Una forma es reducir su uso y restringirlo por temporadas. Reflexión: ¿A qué dedicas el tiempo que antes dedicabas a estar conectado?
  6. Observa si tu mente está centrada en lo que estás haciendo (mindfullness): Si estás comiendo, estás comiendo, no mirando el móvil. Si estas charlando con alguien, no estés pendiente de la TV o de otra cosa. ¿Mirar el móvil constantemente te aleja de los que tienes cerca? Y… ¿de tu propia vida?
  7. Medita: Puedes buscar información por Internet (técnicas, meditaciones guiadas…), pero lo más simple es estar en silencio al menos 30 minutos observándote. Puedes contar tus respiraciones, fijarte en tus pensamientos, centrar tu atención en un objeto… Podrás descubrir, por ejemplo, lo poco que necesitas para ser feliz. Si no encuentras calma, es que necesitas practicar. La experiencia es mucho más gratificante si no esperas conseguir nada particular.
  8. Reduce tu colección de algo, más de lo que te gustaría: zapatos, cosméticos, productos de limpieza, libros, ropa, un cuadro… Este reto no trata de dar lo que te sobra, sino de dar algo que te duela, aunque sea un poquito. Ahí es donde descubrirás que eres libre de esas posesiones. Dona algo que te esclavice, algo que creas que realmente necesitas. En cambio, conserva lo que te permita mayor libertad, aquello que no te importará perder. Una modalidad de esto es deshacerte de algo con valor sentimental. El minimalismo exige ciertos sacrificios pero te alegrarás al saber que no necesitas esas cosas que tú creías importantes. De hecho, normalmente esas cosas suelen ser trabas que te impiden crecer y avanzar. Tira lastre en tu vida.
  9. Sé crítico con la publicidad: Piensa en qué dice el anuncio y en qué no dice. ¿Qué impactos ambientales no aparecen en la publicidad? ¿Esconden sufrimiento animal? ¿De verdad la gente del anuncio es tan feliz o están actuando? ¿Cómo afecta ese producto a tu salud?
  10. Usa lo viejo: Descubre que aunque la ropa o los zapatos estén gastados o incluso tengan agujeros siguen siendo (casi siempre) útiles y cumpliendo su misión principal. Lo viejo suele seguir siendo útil y merece elogios. Libérate del qué dirán. En este reto también entra conservar o arreglar lo que tienes antes de sustituirlo por algo nuevo, incluso aunque sea más caro: muebles, coches, ordenadores, teléfonos, electrodomésticos

Si algún reto lo haces solo de forma parcial, no es un fracaso, sino un paso en la buena dirección.

¿Qué vas a conseguir siendo minimalista?

  1. Tendrás cosas útiles y que tengan sentido para ti. Te habrás deshecho de lo que te sobra, de lo que te da trabajo o te estorba. Lo importante es que lo que tengas, sea importante para ti y te haga feliz.
  2. Ganarás tiempo, espacio y molestias. Recuerda que las cosas que tienes, te quitan tiempo y requieren de tu energía para cuidarlas.
  3. Ganarás dinero para las cosas que para ti sean importantes. Si compras menos cosas innecesarias, puedes usar tu dinero de forma más inteligente. Por ejemplo, para comprar cosas de más calidad y mayor duración, o bien, para emplear el dinero en otras causas (asociarte a ONG, colaborar en proyectos…).
  4. Aprenderás que los objetos no te hacen mejor persona ni más valiosa. Eres igual de valioso tengas lo que tengas. Te centrarás en ser más y mejor, en vez de en tener más.
  5. Avanzarás como ecologista. No hay auténtico ecologismo sin minimalismo.
  6. Divulgarás valores importantes en tu entorno. Enseñarás a tus hijos, familiares, amigos o vecinos a valorar lo importante. Los niños aprenden por el ejemplo y verán así más natural desde jóvenes cosas como tener menos juguetes, no tener cosas repetidas, usar menos tecnologías, ser críticos con la publicidad…

Para terminar…

Un lema minimalista dice: “Ama a las personas y usa las cosas, porque lo contrario nunca funciona”. Los consumistas están vacíos por dentro y creen que comprando cosas se van a llenar. Llenan es su casa, no su vida. Y vacían su cartera. Los minimalistas, curiosamente, tienen pocas cosas pero son gente generosa y que regala más de lo que recibe. Son más felices porque han descubierto que la felicidad no procede de las cosas.

El minimalismo no es un estado sino un camino, exactamente igual que el ecologismo, el animalismo, el veganismo, el feminismo, el igualitarismo… Son caminos distintos que acaban confluyendo en un único punto final. Ese punto podría incluso ser el mismo en el que confluyen muchas religiones cuando se viven con devoción sincera y profunda.

♥ Más sobre esto:

Publicado en Consumo, Educación, Medio Ambiente, Psicología, Sostenibilidad | Etiquetado , | 4 comentarios

Efectos disruptivos por nuevas entidades: No conocemos ni los riesgos

Se conocen como nuevas entidades (novel entities) tanto a procesos como a elementos introducidos en el entorno por los humanos (usualmente creados por ellos) que son potencialmente peligrosos y contaminantes (aunque también podrían tener efectos positivos). En el pasado hemos visto casos graves de lo que ocurre cuando no se actúa a tiempo pero, sin embargo, seguimos sin aplicar el principio de precaución. Algunos de los casos bien conocidos por sus efectos negativos son, por ejemplo, la contaminación con productos tales como amianto, benceno, plomo, mercurio, CFC, DDT, PCB, TBT, glifosato, clorpirifós, lindano y muchos más.

Hay multitud de protocolos, recomendaciones, normas y leyes sobre estos productos, pero no hay un sistema de control fiable que garantice que se cumplen las leyes más básicas. La ciudadanía está indefensa. Incluso cuando hay evidencias claras de contaminación, iniciar un proceso judicial es caro y lento.

Esta (moderna) contaminación está propiciada con el aval de científicos y técnicos que trabajan para empresas (muchas veces grandes multinacionales). Son personas muy bien formadas en sus campos, pero poco interesadas en evaluar las consecuencias de sus actuaciones y sin ninguna formación ética, porque la ética es la gran ausente en la formación tecnocientífica.

¿Por qué se llaman nuevas entidades y cuáles son?

La palabra entidades es suficientemente genérica para englobar tanto cosas físicas inertes, como vivas, tanto entes artificiales como naturales y también procesos y tecnologías. Además, al ser de origen humano, todas son más o menos novedosas. Veamos una lista no cerrada de nuevas entidades:

1. Productos químicos

Hay unos cien mil químicos usados comercialmente. De algunos se sabe que son tóxicos, carcinógenos o mutágenos. De otros no se sabe apenas nada. Hay normas interesantes para regular esto pero no son eficientes (por ejemplo la Convención de Estocolmo de 2004 o REACH de 2007). La lista de casos concretos de contaminación grave es larga, pero tal vez el caso más grave es la globalización de la contaminación. Entre los sectores más peligrosos están la electrónica y la agricultura industrial. También podemos añadir la ganadería industrial, primero por su uso masivo de agricultura industrial, pero también por sus purines y por su empleo desproporcionado de medicamentos (como los antibióticos) que acaban contaminando la comida y los ecosistemas. Ya venden carne etiquetada como “sin antibióticos”. Por tanto, la carne que no indica nada lleva antibióticos. El 45% de los alimentos tienen residuos tóxicos. También hay multitud de disruptores endocrinos en el ambiente (sustancias que alteran el equilibrio hormonal), cuyas consecuencias no están suficientemente investigadas.

2. Especies invasoras

Aunque las especies no han sido creadas por el ser humano, sí que han sido introducidas —voluntariamente o no— en ecosistemas donde generan problemas diversos. Las especies siempre han viajado pero nunca antes lo han hecho de forma tan rápida y tan descontrolada como lo hacen gracias al humano. Por ejemplo, un alga invasora procedente de Asia amenaza la pesca en Cádiz.

3. Microplásticos y nanoplásticos

Los microplásticos son trozos de plástico muy pequeño (aunque pueden observarse a simple vista). Más pequeños aún son los nanoplásticos, que tienen un tamaño menor que los coronavirus y pueden viajar por el aire y ser respirados. De ahí que se haya encontrado plástico en nuestra comida, en nuestra sangre y en todos los ecosistemas, incluyendo las zonas polares más remotas. Hay muchos datos sobre este problema. Por ejemplo, un reciente estudio muestra que los peces que comen microplásticos corren más riesgos de ser comidos y mueren más jóvenes. El estudio también señala las complicaciones añadidas de los productos químicos incluidos en el plástico y los procedentes de productos farmacéuticos (hormonas, antibióticos…).

4. Nanotecnologías

Son productos diminutos, de menos de 100 nanometros (un cabello humano tiene 80.000 nanometros de grosor, como mínimo). Estas tecnologías se mueven del laboratorio a los mercados, sin pasar ninguna evaluación ética, ambiental o sanitaria. La liberación de estos nanomateriales en el medioambiente puede tener efectos adversos en plantas y animales. Los ecosistemas acuáticos son especialmente vulnerables por la disolución de los nanoelementos y de sus químicos (igual que ocurre con los nanoplásticos). La salud humana también podría verse afectada, pues son productos tan pequeños que se pueden acumular en los tejidos humanos (como el plástico).

  • Aplicar nanotecnologías a mejorar la producción y almacenamiento de energía es lo que se llama energía nano-habilitada (nano-enabled energy).

5. Nuevas enfermedades, como las zoonóticas

La mayoría de los científicos afirma que el virus de la COVID-19 no fue creado artificialmente por China, pero sí que surge por abusos a la naturaleza. Según la ONU, la mayoría de las enfermedades surgidas recientemente han sido provocadas directa o indirectamente por malas prácticas del ser humano: destrucción de ecosistemas y deforestación, comercio ilegal de especies silvestres, agricultura y ganadería intensivas, cambio climático, abuso de antibióticos…

6. Elementos tecnológicos críticos (TCE, Technological Critical Elements)

Son materias primas básicas para la tecnología, desde ordenadores a turbinas o coches eléctricos. Entre ellos están metales (como el platino o el galio) y los llamados tierras raras (lantánidos, escandio e itrio). La extracción de estos elementos genera degradación del territorio, contaminación de agua y tierras, deforestación, pérdida de biodiversidad y emisiones de GEI. No existe evidencia suficiente para determinar niveles seguros de exposición a estos elementos. Unos datos interesantes son:

  • Implantar procesos más limpios y de economía circular encarecería los procesos dado que, por ahora, contaminar es muy barato.
  • La minería más impactante para la naturaleza es la del el oro y la del litio.
  • La tecnología para reciclar estos elementos es tan pobre que apenas se emplea y, cuando se hace, emite gran contaminación (incluyendo dioxinas).
  • Pensemos que un ordenador necesita 64 elementos químicos (más de dos tercios de los 94 elementos de la tabla periódica que existen de forma natural).

7. Minería submarina

Es un proceso de alto impacto. Existe maquinaria para extraer el fondo del mar y elevarlo al buque, donde se lava y se tiran los restos al mar, generando mucha tierra que ahoga la fauna del fondo, especialmente los filtradores. Al quedar oculto bajo el mar es más fácil arrasar los fondos marinos sin que haya denuncias. Otras consecuencias son: destrucción de fondos marinos, contaminación con sustancias tóxicas, pérdida de biodiversidad, contaminación acústica, lumínica y de sedimentos, etc.

8. Blockchain (cadena de bloques)

Es una tecnología con muchas aplicaciones, como por ejemplo para la seguridad del dinero digital, como los bitcoins. En síntesis es una gran base de datos distribuida por todo Internet, pero que requiere un ingente consumo de energía para procesar toda la información. Se estima que la red de bitcoin consume tanto como Irlanda, pero su tasa de crecimiento es mayor aún. Algunas aplicaciones podrían servir para objetivos ambientales, como el seguimiento de residuos o productos contaminantes pero, también podrían dejar fuera a una parte de la población (desigualdad digital).

9. Agricultura celular

Es una tecnología aún sin desarrollar para la producción de carne y otros productos ganaderos (cuero, lácteos…) a partir de cultivos celulares, que requiera poca o ninguna participación de los animales. Si sale bien, todo serán ventajas —menor impacto ambiental y menor sufrimiento animal—, pero habrá que demostrarlo y esperar a que no surjan otros problemas (propiedad intelectual, aceptación de los consumidores, conflictos éticos, problemas por la producción masiva, consumo excesivo de energía, entre otros). En todo caso, se esta dedicando dinero y esfuerzo en investigar algo poco útil, porque ya tenemos formas naturales y seguras de cultivar proteínas saludables (frutos secos, legumbres, etc.). Es antinatural comer tanta carne producida de forma también antinatural. Los que defienden que comer carne es natural porque otros animales lo hacen, deberían entonces rechazar viajar en coche o avión por no ser algo natural que hagan otros animales.

10. Edición de genes y transgénicos (OMG, Organismos Modificados Genéticamente)

Son técnicas para modificar el ADN de seres vivos. El objetivo es crear organismos a la medida de la agroindustria de monocultivos. Pueden ser muy productivos, pero son insostenibles y de alto impacto ambiental. Las empresas biotecnológicas son privadas y buscan su máximo lucro y no la sostenibilidad. Sus promesas son muy bonitas, pero ellos nunca cuentan los efectos negativos porque no quieren o porque no los saben, ni les interesa estudiarlos. La moderna tecnología CRISPR es tan prometedora como peligrosa. Estas técnicas también permitirían crear armas biológicas, como virus.

11. Nuevos materiales biológicos (engineered bio-based material)

Estos materiales sintéticos pretenden que sean inteligentes, que puedan repararse a sí mismos o avisar ante ciertos cambios. También podrían emplearse microbios para producir plásticos biodegradables o biocombustibles. Otros podrían comerse la contaminación de plásticos o de mareas negras. Sin duda, es interesante pero mucho más interesante es no producir esa contaminación que hay que “comerse”. Además surge la inevitable pregunta de si esos microbios no producirán efectos secundarios no deseados cuando se liberen. Nadie lo sabe.

12. Radiactividad

El mayor foco de radiactividad artificial son las centrales nucleares y todo lo que conllevan: minería, transportes, generación, recarga de combustible y almacenamiento de basura nuclear (ATC, cementerios…). Por fortuna, los bajos precios de las renovables están acabando con la energía nuclear (otras ventajas de las renovables no son tan valoradas por la sociedad).

13. Radiación electromagnética

La radiación está en todos los lugares, especialmente por los teléfonos móviles y por todo lo que se conecta a Internet o a cualquier otro dispositivo o red. La tecnología 5G requiere mucha energía y muchos elementos químicos (TCE) para que funcione. Y todo para usar Internet para cuestiones bastante superfluas casi siempre. Se ignoran las consecuencias a largo plazo.

14. Otras nuevas entidades

Según distintas fuentes, a esta lista se pueden añadir más nuevas entidades con riesgos severos, como por ejemplo, patógenos artificiales, el fracking, organismos procedentes de la fusión del permafrost, la geoingeniería, el cloud computing (poner todo en “la nube”) y la inteligencia artificial. También podemos incluir en esta lista al propio Homo sapiens, como una plaga que está asolando la biosfera.

¿Estamos actuando con diligencia?

La experiencia demuestra que tardamos mucho en tomar medidas, incluso cuando los daños son evidentes. Se tarda mucho en conceder indemnizaciones adecuadas, cuando se conceden (por ejemplo, las indemnizaciones del caso Minamata por contaminación por mercurio tardaron 50 años). La regla de que el que contamina paga debe aplicarse de forma taxativa y diligente. En cambio, lo normal es que los casos más graves de contaminación se salden con fuertes gastos casi exclusivamente de dinero público. Buenos ejemplos en España son el desastre del Prestige, el de Aznalcóllar, o el Algarrobico.

Las señales de alarma deben escucharse siempre, especialmente cuando las pruebas sean evidentes y los costes de la inacción altos. Sin embargo, no siempre se actúa a tiempo. Algunos casos interesantes son, por ejemplo:

  • La presencia de nitratos en el agua ya ha generado graves problemas en distintas localidades españolas y, sin embargo, no se está controlando esta contaminación procedente de la agricultura intensiva.
  • El descenso de la inteligencia en niños se vinculó con el plomo de la gasolina, el mercurio y los bifeniles policlorados (PCB). La gasolina ya no tiene plomo (se prohibió en 2001), pero el pescado sigue teniendo mercurio.
  • El caso del agujero en la capa de ozono debería inspirarnos, pues la voz de alarma generó un movimiento científico y político que terminó con el Protocolo de Montreal que prohibió las sustancias químicas que más afectaban a ese problema.

¿Por qué falla la investigación?

Como denunció Harari, la investigación mundial está dirigida para conseguir productos rentables a corto plazo. No hay interés (económico) en buscar los problemas que esos productos generan. Por ejemplo: los fondos de la UE para la investigación pública sobre nanotecnología, biotecnología y TIC solo dedican el 1% a estudiar peligros potenciales, siendo el resto dedicado a desarrollar productos sin evaluar adecuadamente sus consecuencias. Esa desproporción se entendería en el caso de empresas privadas pero, ¿es razonable que eso ocurra con dinero público? No estamos en contra de la investigación, sino a favor de una investigación seria, completa y no solo centrada en la rentabilidad.

Cada una de estas nuevas entidades requiere un estudio en profundidad, por expertos objetivos. Ahí está el problema, porque los expertos rara vez son objetivos. Precisamente, son expertos porque trabajan en el sector que genera el problema.

¿Qué nos espera el futuro?

Las tecnologías anteriores son grandes consumidoras de energía por lo que es posible que los riesgos sean menores en el futuro, dado que, si hay algo claro, es que nos dirigimos a un futuro con menos energía disponible.

El precio de no hacer nada suele ser muy superior al coste de prevenir. Las consecuencias de tomar medidas demasiado exigentes, no son nada comparadas con las consecuencias de confiar en que todo va a salir bien. ¿Qué más datos necesitamos para actuar decididamente? Por ahora, no se está actuando porque los beneficios son para las empresas y los gastos para los particulares o para los Estados.

No son pocos los que piensan que la tecnología resolverá los problemas, pero en realidad, los problemas más graves son los que está generando la propia tecnología. La comodidad a corto plazo que nos provoca la tecnología, nos impide ver los problemas a medio y largo plazo.

♦ Nota: Este tema se debate en un podcast de Ampliando el debate con Jesús Nácher, Vicente Nácher y un servidor.

♦ Más datos (además de los enlaces insertados en el texto):

Publicado en Cambio Climático, Ciencia, Consumo, Contaminación, Denuncias, Energía, Energía y Contaminación, Industria, Malas noticias, Medio Ambiente, Salud, Sostenibilidad, Tecnología | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 11 comentarios