馃殺Europa consume gran parte de la producci贸n mundial: lo que nos llega por el canal de Suez

Un buque encallado en el canal de Suez amenaz贸 la cadena de suministro de buena parte de los pa铆ses ricos. El incidente dur贸 poco, pero las p茅rdidas dicen que son cuantiosas: 10.000 millones de d贸lares por una semana. Cuando se abri贸 de nuevo el canal estaban esperando casi 400 buques: petroleros, graneleros, buques de contenedores… El corte de esta v铆a mar铆tima afecta directamente al empleo de muchos transportistas, as铆 como al precio de productos como el caf茅 y los combustibles. Y si sube la gasolina, todo sube. Esto demuestra la enorme dependencia de nuestro sistema de vida: dependencia energ茅tica, pero tambi茅n del transporte internacional y de sus v铆as.

Estos 193 kil贸metros de canal navegable conectan el mar Rojo con el mar Mediterr谩neo y por ellos fluye m谩s del 10% del comercio mundial, unos 8.150 millones de euros diarios, 340 millones a la hora. Dar la vuelta a 脕frica supone unos 10 d铆as m谩s de viaje, lo que aumenta tambi茅n los costes. Cada d铆a pasan por el canal unos 50 enormes buques, como el encallado, el cual puede transportar 18.000 contenedores (los TEU, del tama帽o de un cami贸n grande).

Este incidente puede ayudarnos a ver la magnitud de los desastres ambientales que estamos provocando 芦los ricos禄. Aparentemente, en los pa铆ses industrializados crece la conciencia ambiental. Por ejemplo, la poblaci贸n es consciente de problemas como la crisis clim谩tica o el pl谩stico y se desarrollan leyes ambientales (aunque sean superficiales y nos lleven a pensar que se hacen m谩s por imagen que por ecologismo). Sin embargo, los pa铆ses ricos siguen importando millones de toneladas de materiales de todo tipo que tienen, en conjunto, un ingente impacto ambiental. Desde todos los rincones del mundo llegan a los pa铆ses ricos todo tipo de productos: alimento para el ganado, productos qu铆micos y electr贸nicos, minerales, maquinaria… Y gran parte de esos productos no son de comercio justo y se convierten en basura en pocos a帽os. Y decimos que se convierten en “basura” porque ni siquiera se intentan reciclar. Entre los productos que se transportan tambi茅n hay animales vivos, que son transportados en condiciones deplorables. Por eso, Igualdad Animal est谩 recogiendo firmas para prohibir este tipo de maltrato animal.

Si ocho de cada diez bienes que consumimos en el mundo viajan por mar, 驴d贸nde queda el consumo local, b谩sico en una sociedad sostenible? 驴En qu茅 queda entonces esa conciencia ambiental que “creemos” que est谩 aumentando entre los ciudadanos m谩s cultos y ricos? Sospechamos que la sensibilidad ambiental es solo un fino barniz verdoso. A las empresas multinacionales no les interesa que nada cambie. Y los gobiernos no van a cambiar nada mientras haya una venda voluntaria que cubra las conciencias de buena parte de la sociedad.

El canal de Suez ahorra mucho dinero en transporte de mercanc铆as, pero lo que circula por el canal tiene un alto coste ambiental. De hecho, el propio canal es un atentado ambiental por la cantidad de especies invasoras聽que cruzan del mar Rojo al Mediterr谩neo y viceversa. Para acrecentar este impacto, la presa de Asu谩n en el Nilo reduce el flujo de agua dulce y de nutrientes vertidos por este r铆o en el Mediterr谩neo, lo que ha provocado un descenso de la pesca y un incremento de la salinidad que, a su vez, ha facilitado que las especies del mar Rojo se puedan adaptar al Mediterr谩neo (un mar hist贸ricamente bastante menos salino). Es otro ejemplo de los da帽os ambientales de embalsar el agua de un r铆o.

Por si fuera poco, la contaminaci贸n de los barcos es inmensa: si fuera un pa铆s ser铆a el sexto m谩s contaminante del planeta. Reducir solo un 10% la velocidad de los barcos, conllevar铆a un ahorro considerable en contaminaci贸n y en accidentes con cet谩ceos. El combustible de los barcos emite muchos m谩s contaminantes que el de los coches. Tambi茅n se debe obligar a usar velas, aunque sea parcialmente y en largos recorridos.

El planeta es suficientemente fuerte para aguantar muchos de nuestros impactos ambientales, pero no los aguantar谩 gratuita e indefinidamente. Si no frenamos nuestra maquinaria de producci贸n, transporte, consumo y deyecci贸n, el colapso estar谩 m谩s cerca de lo que piensan la mayor铆a de los consumidores.

鈾 Otros art铆culos sobre consumo:

 

Acerca de Pepe Galindo

Estamos en el mundo para aprender y ayudar y, si es posible, disfrutar. Es autor de libros como "Salvemos Nuestro Planeta", "El buscador de lo inefable" y "Relatos Ecoanimalistas"; ademas de publicar regularmente en dos blogs: 1) blogsostenible.wordpress.com y 2) historiasincontables.wordpress.com
Esta entrada fue publicada en Basura, Comercio justo, Consumo, Industria, Malas noticias, Noticias del Mundo, Sostenibilidad, Transporte y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a 馃殺Europa consume gran parte de la producci贸n mundial: lo que nos llega por el canal de Suez

  1. gorka lopategi dijo:

    Nuestro NO consumo puede cambiar el mundo, tenemos en nuestras manos el futuro del planeta y no somos conscientes.
    La gente que no consume es la gente m谩s feliz. Estamos programados para temer la escasez y consumir todo lo que podamos.
    Somos nosotros los que elegimos estar dormidos o preferimos dar un pu帽etazo encima de la mesa y despertar nuestra curiosidad y nuestra forma de cuestionar y consumir.

Deja tu opini贸n

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesi贸n:

Logo de WordPress.com

Est谩s comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesi贸n /  Cambiar )

Google photo

Est谩s comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesi贸n /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Est谩s comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesi贸n /  Cambiar )

Foto de Facebook

Est谩s comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesi贸n /  Cambiar )

Conectando a %s