Las inundaciones se pueden evitar pero… ¿cómo?

Las inundaciones son algo típico de todos los años, pero se pueden evitar.Hace más de 40 años, cuando yo era pequeño, mi padre me decía:

¿Ves esa casa? Pues no debería estar ahí. Algún día lloverá fuerte y esa zona se inundará. En España se construye muy mal.

Han pasado más de 40 años y en eso España ha retrocedido. Se ha construido mucho y mal, y lo que estaba mal permanece e incluso se ha reformado. Por si fuera poco, estamos en un contexto de crisis climática grave, que está haciendo que los fenómenos meteorológicos extremos sean más frecuentes. En cada desastre suele decirse que es “lo peor” que ha pasado en 30 ó 50 años. Como si fuera mucho tiempo. Sabemos que volverá a pasar lo mismo, o tal vez, algo peor. Y volverán a decir que es “lo peor” que ha pasado en 30 ó 50 años. ¿Podemos hacer algo para remediarlo?

Según Ecologistas en Acción (EeA), las construcciones en zonas de riesgo están creciendo cada año, lo cual aumenta el riesgo de que haya víctimas mortales. En España, las inundaciones son el desastre natural que más muertes causa, y el urbanismo descontrolado es una de las grandes causas de corrupción, especulación y problemas sociales y ambientales. España ya ha aprobado la Declaración de Emergencia Climática con todos los grupos votando a favor salvo Vox. Eso tiene que materializarse en algo más que palabras.

Las inundaciones por lluvias torrenciales se repiten todos los años en distintas zonas de España. Si no hacemos nada pasarán cada vez más. Evitar tantos desastres está en nuestra mano:

Todos podemos plantar árboles con esta sencilla guía.

Todos podemos plantar árboles con esta sencilla guía.

  1. Plantar árboles. Hablamos tanto de árboles de ribera junto a los cauces, como de árboles en montes cercanos. Los árboles retienen el agua y la tierra, evitan desprendimientos y frenan la velocidad del agua. Plantar árboles es la primera medida del ecologismo, porque sus beneficios son inmensos y los árboles trabajan año tras año gratuitamente. Aquí te ofrecemos una breve guía para plantar árboles.
  2. Detener y eliminar las construcciones en cauces y zonas con riesgo de inundación. Las edificaciones ya construidas hay que desmontarlas si no queremos que el desastre se repita (como hizo Holanda). Limpiar el barro de la zona afectada es una medida necesaria a corto plazo, pero todos sabemos que una zona que se inunda un día, volverá a inundarse antes o después. Hay que estudiar si se le puede dar otra salida al agua.
  3. No “limpiar los cauces”. Los políticos incultos llaman “limpiar” a quitar la vegetación (no las construcciones). Lo que ellos llaman “suciedad”, es el hogar de muchas especies (vegetales y animales). Además, cuanto más “limpio” esté un cauce, mayor será la velocidad del agua y mayores serán los daños producidos.
  4. Estudiar en detalle las subvenciones. El Estado tiene que ayudar a las personas víctimas de catástrofes, pero cuando el problema persiste y no se hace nada para resolverlo hay que plantearse que las subvenciones vayan también para resolver el problema y no solo para paliar los efectos del problema. ¿Habría que buscar y sancionar a los alcaldes y concejales de urbanismo de los desastres que se repiten? ¿Y los que han dado licencias de construcción en zonas claramente contrarias a la ley?
  5. Plan de evacuación de animales: Los animales también sufren las catástrofes. Si nos estamos aprovechando de ellos, es justo que al menos intentemos salvarles la vida. Ya hay propuestas hechas y, por supuesto, los costos finales deben ser asumidos por los propietarios de los animales.
  6. Responder ante la crisis climática. No basta con acciones concretas para un problema concreto. Si miramos el problema con amplitud, veremos que hay muchas acciones que podemos hacer para minimizar estos problemas: fomentar las renovables, dejar de usar el coche privado, reducir nuestras compras en general, comer menos carne y pescado, poner nuestro dinero en banca ética, cambiar nuestra electricidad a una empresa de renovables

La legislación española prohíbe construir en los cauces e incluso obliga a las administraciones a eliminar estas construcciones (artículo 28 del Plan Hidrológico Nacional). ¿Por qué no se cumple la ley y nadie es castigado? Cada inundación supone muchos gastos para el Estado, pero “casi ninguna administración hace nada por corregir esta situación”, según EeA. El Colegio Oficial de Geólogos mantiene algo similar.

Concluyendo, la ley no se cumple ni por aquellos que deben hacerla cumplir. Los desastres se repiten y sabemos lo que tendríamos que hacer. Es obvio que si no hacemos nada, volverá a pasar.

Los eventos meteorológicos extremos de 2019 ya han provocado en el mundo el mayor número de desplazados desde que se tienen registros. Podemos hacer las cosas mejor o podemos hacerlas como hasta ahora y esperar tener suerte. La suerte no solo es cuestión de suerte. La suerte se puede buscar. Está en nuestras manos.

♥ Más información afín:

Acerca de Pepe Galindo

Estamos en el mundo para aprender y ayudar y, si es posible, disfrutar. Es autor del libro "Salvemos Nuestro Planeta" (ver apartado de libros resumidos de Blogsostenible).
Esta entrada fue publicada en Animalismo, Arquitectura y Diseño urbano, Cambio Climático, Denuncias, Medio Ambiente, Noticias de España, Política, Solidaridad y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Las inundaciones se pueden evitar pero… ¿cómo?

  1. Pingback: Idiotilandia, la democracia y el “problemilla” ambiental – Historias Incontables

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s