¿Demasiada fauna para un planeta pequeño?

Los animales sufren por culpa del ser humano¿La única fauna que necesitamos para vivir es la que vive en granjas? No. La mayoría de la gente no piensa eso. Sencillamente no piensa en nada que tenga que ver con la “fauna”. Ni siquiera cuando se come una costilla de algún ser vivo. Menos aún si es una hamburguesa, en la que los músculos son triturados para que su forma redondita no rememore al animal del que procede.

Para muchos, la fauna es solo un puñado de animales que vemos en los documentales de la televisión durante los 30 segundos que tarda alguien en cambiar de canal.

Necesitamos la biodiversidad

Pero la fauna, la veamos o no, es muy necesaria. De hecho, mantener la biodiversidad (fauna y flora) es uno de los cuatro principios básicos para la sostenibilidad (los otros tres son: usar energía solar, reciclar todos los materiales y evitar la superpoblación de cualquier especie). O sea, según ese principio, si no mantenemos la biodiversidad, el sistema que nos permite cierta calidad de vida se hundirá. Y se está hundiendo (por si no lo has notado). ¿Cuántas especies de animales o plantas se extinguen? La verdad es que ni se sabe con certeza, porque aún hay muchas especies que la ciencia no conoce. Por citar un dato, los científicos dicen que cada año desaparecen dos especies de vertebrados. Los invertebrados los conocemos menos, los vemos menos, pero hay más y por tanto las cifras deben ser bastante peores para ellos.

La misma tragedia ocurre con las plantas. Muchísimos medicamentos proceden de las plantas y seguro que se descubrirán ahí medicamentos para el futuro. Sin embargo, muchísimas plantas están desapareciendo, para siempre, antes de ser estudiadas; antes incluso de que tengan asignado un nombre científico. Una auténtica tragedia para la naturaleza, pero también para el propio ser humano.

¿Por qué desaparecen tantas especies?

Hay varias causas y detrás está la mano del ser humano. Es decir, depende de nosotros continuar o detener la extinción de especies. Por ejemplo, si el ser humano aumenta su demanda de madera, será necesario talar más bosques, poniendo en peligro no solo a ciertas especies de árboles, sino también a muchas de las plantas y animales que viven en esos bosques.

El consumo creciente de carne también contribuye a talar bosques para plantar lo que comen la ingente cantidad de cabezas de ganado del planeta. Por otra parte, alimentos tan extraños y tan usados como el aceite de palma (presente en chocolates o champús), están contribuyendo también a la pérdida de grandes selvas, incluso aquellas en las que viven animales tan maravillosos como los orangutanes. Perder tantos bosques, complica la vida a infinidad de especies que allí viven. Y no olvidemos que un campo de palmeras aceiteras no es un bosque, sino un cultivo, y en un cultivo, la biodiversidad se reduce muchísimo, porque la biodiversidad no es rentable para el propietario. Por eso, ellos usan herbicidas e insecticidas y por eso la agricultura es la responsable de gran parte de la contaminación mundial, contaminando ríos, mares, tierras y hasta el aire. De hecho, los agricultores han sido acusados de causar la mayor parte de los cánceres que padecen los humanos.

Otra causa de la desaparición de especies es la explotación −sobreexplotación− de multitud de otros recursos (metales, petróleo, gas, agua, pesca…) pues el ser humano arrasa donde llega. Una minúscula élite ve negocios donde hay destrucción. El crecimiento de las ciudades y la creación de infraestructuras (autovías, aeropuertos, estadios…) también va expulsando a todo ser vivo de su casa natural. Otra causa es el calentamiento global, pues muchas especies no se pueden adaptar a los cambios climáticos a la velocidad en que estos se producen.

Aunque algunas especies no hayan desaparecido aún, solo el hecho de estar en peligro de extinción hace que su variabilidad genética disminuya y, por tanto, se reduzcan sus posibilidades de adaptación al futuro. Es decir, una especie amenazada mantiene su riesgo de extinción incluso aunque su población aumente, porque aunque aumente su población, su genética será más uniforme y con mayores dificultades de supervivencia. Es la selección natural que con tanto acierto definió Darwin. Este gran científico definió la selección natural con el concepto de la supervivencia del más apto. Es decir, que en la naturaleza sobreviven aquellos individuos mejor adaptados al medio. Por eso, para que una especie no esté amenazada no solo es importante que haya muchos ejemplares, sino que haya suficiente variación genética entre todos los individuos. Así, esa variabilidad facilita que algunos puedan estar mejor adaptados que otros. De ahí la importancia de que haya poca consanguinidad en las poblaciones.

Nuestra especie tiene tres características que hacen que su extinción sea muy complicada (a corto plazo). Primero, hay muchos individuos de nuestra especie (de hecho, hay demasiados). Segundo, es una especie con gran variación genética (hay multitud de razas, lo cual supone un gran potencial de adaptación ante cualquier cambio). Y por último, el ser humano ha demostrado ser capaz de adaptarse a vivir en casi cualesquiera circunstancias, por duras que sean.Las noticias más calientes en el mundo de las cucarachas

Esas tres características también las tienen otras especies. Por ejemplo, las cucarachas son animales muy numerosos, con más de 4500 especies y bastante versátiles, lo cual hace que no estén amenazadas, como muestra el divertido vídeo de Pésame Street. De hecho, muchas ciudades se gastan ingentes cantidades de dinero en su exterminio y no pueden acabar con ellas a pesar de contaminar con toneladas de insecticidas. Mucha gente piensa que las cucarachas sobrevivirían a una guerra nuclear, pero aunque eso no es del todo cierto, sí lo es que estos animales tienen mayor resistencia a las radiaciones que los vertebrados en general. Su dosis letal es entre 6 y 15 veces mayor que la de los humanos, pero hay otros insectos que resisten aún más, como por ejemplo la mosca de la fruta.

¿Por qué debemos preocuparnos?

Si la subsistencia de nuestra especie no está amenazada, ¿por qué debemos preocuparnos?

  1. Primero, porque a la mayoría de nosotros no solo nos preocupa que nuestra especie viva, sino que queremos vivir nosotros, nuestra familia, nuestros amigos, nuestra cultura, nuestras ciudades… todo eso que llamamos “nuestro” (lo sea o no).
  2. Segundo, porque la mayoría de nosotros queremos también conservar las cosas maravillosas que aún existen en este planeta. Y no solo las grandes maravillas, como son el Amazonas, el desierto del Sáhara, las selvas boreales o las sabanas africanas, sino también las pequeñas maravillas, como son el pequeño nacimiento junto a tu pueblo o ese árbol tan memorable que conoces y saludas al pasar.
  3. Tercero, porque también queremos vivir con cierta calidad de vida. No nos resignamos a subsistir en un mundo degradado y tóxico, sino que queremos disfrutar de un mundo limpio, vital, saludable y generoso.

Centremos la atención un momento en un recurso tan valioso como el agua. España es un país con sequías periódicas y sin embargo el despilfarro de agua y el descontrol es brutal. No solo se permiten miles de pozos ilegales (Murcia y Huelva son casos extremos), sino que se autorizan cultivos de regadío en zonas donde el agua no sobra. Y ningún gobierno pide que se consuma menos agua, ni menos carne… Pensemos que hacen falta unos 9000 litros de agua para criar un solo pollo. Tampoco nos piden que no compremos agua embotellada, pero para fabricar solo una botella de plástico de un litro, hacen falta emplear 4 litros de agua, y eso sin contar el gasto de energía, transporte, o incluso lo que requiera su reciclaje, si es que llega a reciclarse (y no se quema por el camino).

La falta de agua potable es solo uno de los problemas que tendremos en el futuro, si no lo remediamos. Pero tendremos otros problemas. Y muchos de esos problemas están tomando un nombre común que engloba a gran parte de ellos: cambio climático.

Cambio climático, calentamiento global, efecto invernadero…

Sus causas son múltiples, desde la deforestación hasta el consumo de tantos combustibles fósiles (carbón, petróleo, gas…), pero hay otras causas como la excesiva ganadería. Particularmente, la cría de vacas produce muchísimo metano, un gas de efecto invernadero mucho peor que el famoso CO2.

En el fondo, el cambio climático es un enemigo común a todo el planeta y que reúne los mayores problemas ambientales. Por eso, intentar minimizar el cambio climático reduce también otros problemas. Por ejemplo, para detener el cambio climático debemos favorecer la plantación de árboles, acabar con la contaminación del transporte, reducir el consumo energético, reducir los tóxicos que se usan en la agricultura… e incluso reducir el sufrimiento de los animales en la poderosa maquinaria de la industria cárnica.

Esas soluciones para paliar el cambio climático harían que el planeta fuera más habitable para las siguientes generaciones. Pero además, tenemos que tomar conciencia de que en este planeta ya somos demasiados humanos. Nuestra especie es, sin duda, una especie invasora que afecta a todos los ecosistemas. Pero por supuesto, el impacto ambiental no es igual para cada persona del planeta, pues influye mucho el estilo de vida. Un estilo de vida consumista en un país puede tener una huella ecológica decenas de veces mayor que un estilo de vida humilde en algún país pobre.

Podemos hacer mucho y bueno

Cuando somos conscientes de tan graves problemas, lo primero que se nos ocurre es exigir cambios urgentes a nuestros gobiernos, porque ellos tienen más poder y más responsabilidad. Lo siguiente es pensar qué podemos nosotros hacer a nivel individual. Unos científicos lo estudiaron y estas son las cinco acciones más importantes que todos deberíamos conocer para actuar con mayor conciencia:

  1. Primero, lo más ecológico es dejar de tener hijos, pues aunque solo sea un hijo menos, el impacto de cada humano es excesivamente grande (aunque depende mucho, como hemos dicho, del estilo de vida que inculquemos y elija ese ser humano).
  2. En segundo lugar, vivir sin coche y sin mascota. Un coche contamina mucho, pero un perro mediano consume más recursos naturales que un 4×4, y un gato lo mismo que un coche normal.
  3. En tercer lugar, dejar de volar en avión. Los aviones contaminan muchísimo más que el coche, pero también se usan menos. Podemos ahorrar de media hasta 2.8 toneladas de CO2 por cada viaje individual (puede ser menos en viajes cortos).
  4. En cuarto lugar, comprar electricidad renovable para tu casa: Esto es posible en toda Europa, pero mucha gente no se cambia de compañía eléctrica por comodidad, ignorando que es muy sencillo, muy seguro y… ¡está en cuarto lugar!
  5. En quinto lugar, algo muy difícil para algunos: tener una dieta principalmente vegana. Reducir mucho el consumo de carne y pescado supone reducir mucho nuestra huella ecológica, incluso aunque no seamos veganos del todo.

La lista continúa con otras acciones menos decisivas pero siempre importantes, tales como usar coche eléctrico o compartido, instalar paneles solares en casa, comprar productos eficientes, evitar el despilfarro de comida, reducir el consumo en general, reciclar, comer productos locales, ahorrar agua, evitar transportes innecesarios, compostar la basura, difundir la conciencia ambiental, usar banca ética, plantar algo de lo que comemos… y otros consejos ecológicos como los que propone la “Cadena Verde“.

Hemos mostrado que tenemos que trabajar en muchos frentes. Dos de los más importantes son intentar frenar el consumismo y que la población humana no crezca tan deprisa. Queremos que haya mucha fauna, pero no cualquier tipo de fauna. La fauna que hay en exceso es la fauna humana y la de su ganadería.

NOTA: Este artículo se publicó en el libro “¿Qué nos dirían los animales si pudieran hablar?” basado en la web serie de Pésame Street.

Más información:

Acerca de Pepe Galindo

Estamos en el mundo para aprender y ayudar y, si es posible, disfrutar. Es autor del libro "Salvemos Nuestro Planeta" (ver apartado de libros resumidos de Blogsostenible).
Esta entrada fue publicada en Agricultura, Agua, Biodiversidad, Cambio Climático, Consumo, Contaminación, Medio Ambiente y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s