A veces son las consecuencias las que generan las causas

Relaciones causa-efecto y su inversiónSolemos pensar que  las cosas tienen una causa y que la relación causa-efecto es irreversible, pero no es cierto. En algunas cosas importantes para el ser humano, se ha demostrado que la implicación se invierte, o sea que el efecto es también la causa, y viceversa. Así, encontramos los siguientes ejemplos:

  • Serás más feliz si sonríes (aunque sea de forma forzada).
  • Si quieres tranquilizarte, respira de forma tranquila.
  • La forma de mirar influye en lo que amamos.

Una de las reglas más famosas de inferencia lógica es la llamada “modus ponens“. Según ella, si tenemos una implicación del tipo A→B (léase “A implica B“, o sea, que un hecho A genera una consecuencia B), y además tenemos que A es verdad, entonces, deducimos que B es verdad. Un ejemplo sencillo de implicación sería: “Si llueve, se moja el campo”. Así, si sabemos que llueve, podemos deducir que se moja el campo. Obviamente, no podemos deducir en sentido contrario: si sabemos que el campo está mojado, no podemos deducir que ha llovido. En cambio, si sabemos que el campo no está mojado podemos deducir que no ha llovido (es la regla del modus tollens: si A→B entonces ¬B → ¬A, o sea, la negación de B implica la negación de A).

Por otra parte, el ser humano tiende a simplificar la realidad para entenderla mejor. Así, muchas veces “inventamos” reglas del tipo A→B que no son del todo ciertas, pero que parecen cumplirse siempre. Por eso, en muchas de esas reglas encontramos que la causalidad es la inversa, o al menos, que lo que era la consecuencia B favorece considerablemente la causa A. Esto es interesante cuando queremos conseguir un hecho A que pensamos que está fuera de nuestro alcance, pero en cambio sí podemos hacer algo para que B sea verdad. Veamos tres ejemplos bien demostrados.

1. Sonríe para ser feliz

Solemos pensar que la felicidad hace que la gente sonría: Felicidad→Sonreír. Y es cierto, pero también es cierto que la gente que sonríe es feliz: Sonreír→Felicidad.

Es decir, el mero gesto de sonreír, aunque sea con una sonrisa forzada, genera endorfinas, que son las llamadas hormonas de la felicidad. Esas endorfinas tienen propiedades analgésicas y antidepresivas, además de otros beneficios, como son: aumentar la creatividad, ayudar a encontrar soluciones a los problemas, reducir la presión arterial y mejorar el sueño y la digestión. De hecho, se ha probado que la técnica del lápiz es efectiva. Esta técnica consiste en poner en la boca un lápiz atravesado, de forma que se genera de forma forzada el gesto de sonreír. Y ese mero gesto forzado, genera todos los beneficios que tiene sonreír. Por tanto, no esperes a ser feliz para sonreír: sonríe ahora.

2. Respira tranquilamente para quitarte estrés

Pasemos al segundo caso. Si te observas, verás que cuando estás nervioso, respiras de forma nerviosa. Está demostrado desde hace siglos que una forma de relajarse es respirar tranquilamente. Es, de hecho, una de las técnicas del yoga, en la cual la respiración (llamada Prâna) es un elemento esencial. De hecho, el control de la respiración (Prânâyâma) es uno de los 8 pasos del yoga de Patañjali, y ayuda tanto a la concentración como a equilibrar y simplificar la vida. Nuestro estado anímico se refleja en la respiración, pero también es cierto que controlando nuestra respiración podemos modificar nuestro ánimo y, por tanto, nuestra salud. Así pues, respira tranquilamente para tranquilizarte.

3. Mira a la cara para amar más

Finalmente, las personas que se quieren y se aprecian, suelen mirarse a la cara. ¿Qué ocurrirá si dos personas totalmente desconocidas se miran a la cara unos minutos? Lo has acertado: si dos personas se miran a la cara durante un rato, surge entre ellos una complicidad y afinidad, incluso aunque no se conozcan previamente. El vídeo de Amnistía Internacional lo demuestra. Al final, las personas que pensamos que son muy diferentes a nosotros, no lo son tanto.

Información adicional:

Acerca de Pepe Galindo

Estamos en el mundo para aprender y ayudar y, si es posible, disfrutar. Es autor del libro "Salvemos Nuestro Planeta" (ver apartado de libros resumidos de Blogsostenible).
Esta entrada fue publicada en Amor, Filosofía, Psicología y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a A veces son las consecuencias las que generan las causas

  1. Pingback: Libro “Sapiens, de animales a dioses: Breve historia de la humanidad” de Y.N. Harari (Resumen) | BlogSOStenible: Noticias medioambientales y datos… aportando soluciones

  2. Pingback: Libro “Sapiens, de animales a dioses: Breve historia de la humanidad” de Y.N. Harari (Resumen) - Formación Sostenible

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s