El Papel de los Políticos y la Participación Ciudadana en el Diseño Urbano: El caso del Bosque Urbano de Málaga

En la ciudad de Málaga no hay acuerdo entre ayuntamiento y vecinos sobre qué hacer en los antiguos terrenos de Repsol. La autora, miembro de Equo, usa este ejemplo para exponer dos formas de gobernar contrapuestas.

Carmen Molina @CarmenMolina_Q,
Coportavoz de EQUO Andalucía y
diputada en el grupo parlamentario de PODEMOS Andalucía

Terrenos de la antigua Repsol en Málaga, donde se pretende hacer un Bosque Urbano.El gobierno municipal de Málaga, encabezado por el Sr. alcalde Francisco de la Torre, mantenía desde el pasado mes julio guardado en un cajón el informe positivo del interventor municipal sobre la posibilidad de hacer una consulta ciudadana para que los vecinos decidan qué hacer con los terrenos donde se ubicaron los antiguos depósitos de Repsol.

En dicha consulta nos iban a preguntar si podríamos disfrutar de una zona verde arbolada con especies autóctonas, el denominado “Bosque Urbano”, o bien construir 4 rascacielos y un frío parque urbano (proyecto original). Los distritos de Carretera de Cádiz y Cruz de Humilladero serían los más afectados y se ha lanzado una campaña de recogida de firmas.

El propio PP votó en su día a favor de esta consulta y sin embargo ha maniobrado durante estos meses para conseguir que no se hiciera. El grupo del partido Ciudadanos también duda sobre la legalidad de la consulta. Esta duda ha venido propiciada, paradójicamente, por el argumento del Concejal de “Participación Ciudadana que dice que ese tipo de consulta no aparece en el articulado de la nueva Ley de Procedimiento Administrativo Común, recientemente aprobada. Primero hay que decir que el hecho de que no aparezca no significa que no sea posible y, como indica Ángel Sánchez en su artículo publicado en la Opinión de Málaga: “Es una paradoja que el responsable de participación se desprenda de una figura significativa de participación ciudadana en la gestión municipal y, en la paradoja, concurre que la afirmación la realiza, sin la menor referencia a la legislación local”. En ese artículo, el catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad de Málaga incluye más argumentos jurídicos de peso que ponen en entredicho la sesgada interpretación del concejal.

El papel de los políticos

Sin embargo, la reflexión que quiero hacer en relación a esta cuestión es sobre el papel que los políticos, como yo, debemos jugar en la gestión de los bienes comunes y del interés público. El PP gobierna la ciudad y lo hace con un modo de gestión de arriba abajo. Ellos piensan la ciudad que quieren para los ciudadanos de Málaga, con la ayuda de técnicos que les asesoran en base a unas directrices que descansan en el modelo neoliberal en el que creen. Tutelan a los ciudadanos, supuestamente por su bien, y no acaban de entender cómo un grupo de vecinos pueden pensar, organizarse, crear y diseñar una propuesta alternativa para el suelo que pisan.

Por supuesto que yo también fundamento mi actuación política en un marco conceptual, el de la ecología política, y que también podría proponer un proyecto “verde” para esos terrenos. Quizá sería más coincidente con la propuesta de la plataforma vecinal pero seguiría adoleciendo del mismo defecto que critico en el equipo de gobierno del PP, si no facilitara e incorporara al máximo posible, la participación de los vecinos en el diseño del proyecto. Especialmente, cuando ellos han tomado cartas en el asunto, como es el caso.

Es un hecho que un grupo de vecinos del barrio han tomado la iniciativa, se han empoderado, han acudido a sus representantes en el ayuntamiento con una petición alternativa a la inicialmente propuesta y no ejecutada. La plataforma ciudadana “Málaga Ahora” tomó nota y propuso en su día en el pleno esa consulta ciudadana para dar cauce a esa participación y fue apoyada por todos los grupos. Fue un pleno con intervenciones de vecinos del barrio, profesores de universidad y en el debate se expusieron problemáticas diversas. Se defendieron: la propuesta del Bosque Urbano, el proyecto original del ayuntamiento y propuestas alternativas del PSOE, Ciudadanos, e Izquierda Unida. El ayuntamiento dio la impresión de estar con los vecinos, escuchándolos e incorporándolos a la toma de decisiones y explicándoles también los condicionantes previos. Desgraciadamente el PP se ha ocupado de convertir aquello en un espejismo.

Dos modelos de gobierno

Cuando desde la calle se grita el “No Nos Representan” lo que se nos está diciendo es que además de votar para elegirnos, quieren que los escuchemos y que los dejemos participar cuando deciden hacerlo, como es el caso.

Creo firmemente que debemos transitar de modelos de gestión de arriba a abajo, como el que está aplicando el equipo de gobierno de la ciudad, a los que se nutren de abajo a arriba, de la raíz a las hojas, especialmente en el ambiente urbano (ver Figura adjunta al final).

No todo lo que se proponga será técnicamente o legalmente posible; pero estoy segura que sí podremos poner en marcha proyectos compartidos que incorporen el poder creativo y la participación de los ciudadanos, aunque voten a partidos distintos.

Así que, a diferencia de la postura del Concejal de Participación (que busca argumentos legales para limitar la participación que debería defender institucionalmente) todos deberíamos buscar los cauces para que los vecinos puedan expresarse porque han sido muchos los que lo han pedido. Somos políticos, no jueces ni fiscales. Podemos cambiar normas legalmente, podemos consultar y sin duda debemos escuchar. Y esto lo deberíamos de compartir todo el arco político porque es nuestra razón de ser y trabajar.

Resumiendo, los políticos, además de defender nuestras ideas de gestión, debemos escuchar a nuestros representados y trabajar para mejorar los cauces de participación de aquellas personas que depositan su confianza en nosotros con el voto, y nunca limitarlos.

Por último, quiero terminar con una imagen que pude ver en una charla presentada por el arquitecto y profesor Carlos Verdaguer en las jornadas para actualizar los objetivos de la Agenda XXI de nuestra ciudad (organizadas por el Observatorio del Medio Ambiente Urbano de Málaga, OMAU). Esta figura representa los dos modelos de intervención que he pretendido traer a colación al criticar la lamentable gestión del PP en este asunto, limitando la participación ciudadana en el caso de los terrenos de Repsol:

Dos modelos contrapuestos de intervención. Fuente: Verdaguer C, 2014. Vías para la sostenibilidad urbana en los inicios del siglo XXI.

Dos modelos contrapuestos de intervención. Fuente: Verdaguer C, 2014. Vías para la sostenibilidad urbana en los inicios del siglo XXI. Consultado 30 de Octubre de 2016. Haga click en la imagen para el documento completo.

 

Te podrá interesar:

Esta entrada fue publicada en Arquitectura y Diseño urbano, Ciberactuaciones, Denuncias, Noticias de Málaga, Política y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El Papel de los Políticos y la Participación Ciudadana en el Diseño Urbano: El caso del Bosque Urbano de Málaga

  1. Pingback: Urbanización sin justicia social en la ciudad insostenible | BlogSOStenible··· – – – ··· – – – ··· – – – ··· – – – ··· «Otras» noticias, y «otra» forma de pensar…

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s