Hummus (con Tahini): Una Crema de Garbanzos con Sésamo, Rica, Rica…

Hummus, con pimentón, aceite, perejil y unos garbancitos.Esta crema es uno de los platos más conocidos en Oriente Medio. Se toma como aperitivo, solo, con pan, o acompañando a otros platos y salsas (tomate frito, pisto…). Sus proteínas vegetales lo hacen muy aconsejable y saludable.

Ingredientes (para 4-6 personas):

  • 125 gr. de garbanzos.
  • 3 cucharadas soperas de tahini (pasta de sésamo): Se encuentra en herbolarios, pero aquí te explicamos cómo hacerlo con semillas de sésamo.
  • 2 dientes de ajo.
  • Zumo de 2 limones (o un limón, si no nos gusta su acidez).
  • Sal (poca sal o incluso sustituirla por especias).
  • Para adornar al final (o para mezclarlo también con el resto): Aceite, pimentón, y perejil (orégano o tomillo también sirven).

Elaboración:

Poner los garbanzos en remojo con agua, la víspera. Cocer los garbanzos durante 1 hora aproximadamente, hasta que estén muy tiernos (los garbanzos de bote también sirven, pero no son tan naturales como deberían, se procesan y se transportan mucho más, por lo que contaminan más: Lee esto sobre el transporte de lo que comemos).

Poner los garbanzos en la batidora con la pasta de sésamo, los ajos pelados y troceados, el zumo de limón y la sal. Triturar, añadiendo si es preciso un poco de agua de la cocción, para que queden como un puré cremoso y consistente. Usar poca sal, al gusto.

Servir poniendo por encima un hilillo de aceite, una pizca de pimentón, perejil picado y unos garbanzos enteros adornando.

Elaboración de Tahini:

El tahini (también conocido como tahine o tahina) es una salsa árabe tradicional. Es una pasta de sésamo que sirve para acompañar una gran cantidad de comidas. Es muy fácil de hacer si se tiene un instrumento para moler las semillas tostadas.

Primero se tuestan las semillas a fuego bien bajo durante unos 5-10 minutos, en sarten sin aceite (o en el horno, aunque también se venden ya tostadas). Una vez que estén levemente doradas (sin que se exploten), se trituran añadiendo agua poco a poco, hasta conseguir una consistencia cremosa, algo espesa. Añade muy poca sal. Opcionalmente también se le puede añadir ajo, zumo de limón, pimentón, perejil, cúrcuma… y viene genial para acompañar muchas comidas. El resultado es una pasta que puede recordar por su olor y sabor a la crema de cacahuete (maní).

Te interesará:

Acerca de Pepe Galindo

Estamos en el mundo para aprender y ayudar y, si es posible, disfrutar. Es autor del libro "Salvemos Nuestro Planeta" (del que hay un resumen en www.resumelibros.tk).
Esta entrada fue publicada en Alimentación, Recetas vegetarianas, Salud, Vegetarianismo y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s