Educación Ambiental para Jóvenes, desde el Hogar

Definitivamente, hay muchas carencias en educación (aparte del hecho de que España está en muy mala posición educativa con respecto a otros países de la OCDE). Nadie nos enseña a algo tan básico como amar: Se puede aprender a ser buen amigo, buena pareja sentimental, buenos padres, e incluso a ser amantes de la Naturaleza. El interés en aprender esto es importante, pero no suficiente.

Con el sugerente título de «Cómo hablar para que sus hijos le escuchen y cómo escuchar para que sus hijos le hablen», Faber y Mazlish ofrecen técnicas básicas pero muy útiles para solventar (casi milagrosamente, dicen) los conflictos de los padres con sus hijos: La importancia de hablar de los sentimientos, cómo estimular la autonomía de los hijos, los peligros de los castigos, cómo propiciar la colaboración en casa, etc.

Con respecto al último tema, propiciar la colaboración, exponen unas técnicas básicas para conseguir que los hijos cooperen, sin menoscabar su autoestima, es decir, los gritos, las regañinas, los insultos, los malos modales, los sermones, e incluso los castigos están descartados por principio. Estas técnicas pueden (y deben) emplearse para conseguir que los jóvenes aprendan a cooperar en las tareas de casa (poner la mesa, limpiar, ordenar…), pero también pueden emplearse para esas “otras” tareas de casa que hacen que un hogar sea más respetuoso con la Naturaleza. En la Cadena Verde tenemos un montón de eco-ideas, pero ¿Cómo conseguir que los más jóvenes de la casa sean ecologistas?  Repasemos, muy brevemente, estas técnicas, con ejemplos «verdes»:

  1. Describir el problema, sin dar órdenes: Se trata de dar al hijo la oportunidad de entender por sí mismo los que hay que hacer, sin regañar. Ej.: En vez de decir «eres muy torpe, estás mezclando papel con envases», es mejor indicar «veo papel en el contenedor de envases» (descripción precisa, sin reproches).
  2. Dar información del problema, o de lo que hay que hacer, sin acusaciones. Ej.: En vez de decir «Eres muy lento en la ducha y consumes mucha agua», es preferible indicar «Sería estupendo gastar entre todos poca agua al ducharnos». También se puede añadir información de porqué hay que hacer las cosas así, siempre y cuando sea información adecuada a la edad, pues si es algo muy obvio puede sonar a sarcasmo.
  3. Expresarse sucintamente, sin sermones: Los jóvenes odian los sermones. Los recordatorios breves son más efectivos. No debe usarse su nombre, para que no se sienta censurado directamente. Ej.: En vez de decir «cierra el grifo rápido, ya que estás tirando agua innecesariamente y eso supone un despilfarro de un recurso natural y de la energía que hace que el agua llegue hasta aquí porque…», es mejor indicar «¡el grifo!».
  4. Comentar nuestros sentimientos, sin atacar al joven: Hablar tranquilamente de los sentimientos hace que el niño aprenda eficientemente. Ej.: Frases que empiezan por «No me gusta que…», o «Me molesta que…», tal como «Me frustra que yo intente ir a los sitios en bicicleta, mientras tú uses el coche/moto para distancias cortas», o bien «Me siento triste al ver que compramos demasiadas cosas de las que podemos prescindir fácilmente».
  5. Escribir una nota: Escribir puede ser más efectivo que hablar. Puede darse en mano, o dejarla que la encuentre. Esto funciona aunque el niño no sepa leer, pues rápido preguntará qué pone, y se recuerda y respeta mejor lo que se ve escrito. Ej.: Unas notas pueden decir:
    1. «¿Por qué te olvidas de apagarme? Fdo.: La luz del pasillo».
    2. «Si dejas la bici fuera se estropeará con la lluvia y contaminaremos más. Fdo.: Papá».
    3. «Comer frutas y verduras es más sano y contamina menos que comer derivados de animales. Fdo.: Un cerdito».
  6. Dar opciones sobre cómo y cuando hacer las cosas. Ej.: Los niños comerán más fruta si se les da a elegir: «¿Prefieres melón o manzana?».
  7. Usar el humor. Ej.: «Aquí el marciano Jujuy, si gastas muchas pilas tendréis que veniros a vivir a Marte porque la Tierra no os aguantará».

Los conflictos existen siempre en cualquier grupo humano como la familia, y puede que más aún si hay niños con necesidades especiales o superdotados. Ante cualquier conflicto, las autoras del libro anterior proponen un plan en 4 simples fases: a) Hablar de los sentimientos y necesidades del niño (porqué hace mal algo y qué siente antes y después). b) Hablar de los sentimientos y necesidades del padre/madre (porqué queremos que haga algo de otra forma y qué sentimientos surgen). c) Anotar todas las soluciones que se nos ocurran conjuntamente, sin censurar ninguna, ni criticar nada (todo hay que estudiarlo, hasta la opción más extraña: Los niños agradecerán que sus ideas sean tenidas en cuenta y por eso hay que escribirlas). d) Tachar las opciones peores, y elegir las mejores, razonando. Por supuesto, todo esto no son técnicas milagrosas, pero funcionan y, sin duda, son mejores que gritar, enfadarse, o castigar pues, según estas autoras los castigos pueden generar sentimientos negativos (odio, venganza, culpabilidad, autocompasión…).

Todas estas técnicas son útiles para propiciar la colaboración, en cualquier aspecto, no sólo el ambiental, pero si descuidamos la educación ambiental de los más pequeños… ¿qué futuro les espera?

Anuncios

Acerca de Pepe Galindo

Estamos en el mundo para aprender y ayudar y, si es posible, disfrutar. Es autor del libro "Salvemos Nuestro Planeta" (del que hay un resumen en www.resumelibros.tk).
Esta entrada fue publicada en Educación, Libros, Medio Ambiente y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Educación Ambiental para Jóvenes, desde el Hogar

  1. Pingback: BlogSOStenible cumple DOS AÑOS | BlogSOStenible··· – – – ··· – – – ··· – – – ··· – – – ··· «Otras» noticias, y «otra» forma de pensar…

  2. sofia dijo:

    me parece un blog muy interesane para fortalecer la educacion ambiental para las futuras generaciones

  3. LEIDY TELLO dijo:

    ME ENCANTA LA INFORMACION, EXCELENTE PARA NUESTRA JUVENTUD DONDE LOS QUE SOMOS PADRES DEBEMOS APRENDER Y APLICAR

  4. Julián dijo:

    Vídeo sobre educación de niños y adolescentes:

  5. Pingback: Una educación para formar personas, no meros trabajadores | BlogSOStenible··· – – – ··· – – – ··· – – – ··· – – – ··· «Otras» noticias, y «otra» forma de pensar…

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s